(navigation image)
Home American Libraries | Canadian Libraries | Universal Library | Community Texts | Project Gutenberg | Children's Library | Biodiversity Heritage Library | Additional Collections
Search: Advanced Search
Anonymous User (login or join us)
Upload
See other formats

Full text of "Diccionario historico cronologico, geografico y universal de la santa Biblia"

Google 



This is a digital copy of a book that was prcscrvod for gcncrations on library shclvcs bcforc it was carcfully scannod by Google as parí of a projcct 

to make the world's books discoverablc onlinc. 

It has survived long enough for the copyright to expire and the book to enter the public domain. A public domain book is one that was never subject 

to copyright or whose legal copyright term has expired. Whether a book is in the public domain may vary country to country. Public domain books 

are our gateways to the past, representing a wealth of history, culture and knowledge that's often difficult to discover. 

Marks, notations and other maiginalia present in the original volume will appear in this file - a reminder of this book's long journcy from the 

publisher to a library and finally to you. 

Usage guidelines 

Google is proud to partner with libraries to digitize public domain materials and make them widely accessible. Public domain books belong to the 
public and we are merely their custodians. Nevertheless, this work is expensive, so in order to keep providing this resource, we have taken steps to 
prcvcnt abuse by commercial parties, including placing lechnical restrictions on automated querying. 
We also ask that you: 

+ Make non-commercial use of the files We designed Google Book Search for use by individuáis, and we request that you use these files for 
personal, non-commercial purposes. 

+ Refrainfivm automated querying Do nol send automated queries of any sort to Google's system: If you are conducting research on machine 
translation, optical character recognition or other áreas where access to a laige amount of text is helpful, picase contact us. We encouragc the 
use of public domain materials for these purposes and may be able to help. 

+ Maintain attributionTht GoogXt "watermark" you see on each file is essential for informingpcoplcabout this projcct and hclping them find 
additional materials through Google Book Search. Please do not remove it. 

+ Keep it legal Whatever your use, remember that you are lesponsible for ensuring that what you are doing is legal. Do not assume that just 
because we believe a book is in the public domain for users in the United States, that the work is also in the public domain for users in other 
countries. Whether a book is still in copyright varies from country to country, and we can'l offer guidance on whether any specific use of 
any specific book is allowed. Please do not assume that a book's appearance in Google Book Search means it can be used in any manner 
anywhere in the world. Copyright infringement liabili^ can be quite severe. 

About Google Book Search 

Google's mission is to organizc the world's information and to make it univcrsally accessible and uscful. Google Book Search hclps rcadcrs 
discover the world's books while hclping authors and publishers rcach ncw audicnccs. You can search through the full icxi of this book on the web 

at |http: //books. google .com/l 



DICCIONARIO 

HISTÓRICO, CRONOLÓGICO, GEOGRÁFICO 

Y UNIVERSAL 

DE LA SANTA BIBLIA. 



t 



* * 



/F-^ 



* *•- ' 



*► 



' V 



.■«■ 



DICCIQNARIO 

HISTÓRICO , CRONOLOGICX) , GEOGRÁFICO 

Y UNIVERSAL 

DE LA SANTA BIBLIA: 

Con la declaración de muchas frases , y voces de la 

Sagrada Escritura , y varias reflexiones morales^ 

tomadas de los Santos Padres ^ y Expositores 

de mejor nota* 

SEDA EN ÉL 



i: 



Una noticia puntual de la vida , y hechos más prñicipales dé los 
Patriarcas del Viejo Testamento : de los Juezes , Reyes, y Cau« 
dillos del Pueblo de Dios : de los Profetas , Apóstoles , £van* 
gelistas, y sus escritos : de los Discípulos de Jesu-Christo , y pri- 
meros Fieles de la Iglesia : de las Mugeres famosas en la £scri« 
tura : de los Reynos , Provincias , Ciudades > Montes , Valles^ 
Ríos y Fuentes , Animales y Arboles , Plantas , Piedras precio- 
sas , y otras cosas , cuyos nombres se tiallan en la 

Vulgata de San Pío V. 

POR 

EL P. M. F. yOSEPH ARMESTO T GOTANES, 

EX'Abad y Cura del Real Monasterio y Parroquia de 
S. Martin de Madrid , del Orden de S. Benito^ 

y Don Vicente Sarrateh 

TOMO SEGUNDO, 



G— L 



EN MADRID: 

EN LA OFICINA DE BLAS ROMÁN: 

AÑO 2>E MDCCLXXXIX. 



lÚI: /. U2C 




v.t 



J * 



• -. 



« 




DICCIONARIO HISTÓRICO^ 

■ • • ■ ■ 

CRONOLÓGICO. 

GEOGRÁFICO, Y UNIVERSAL 
DE LA BIBLIA. 



•v 



I • 



G 




A AL : Hijo de Obed, 
hombre poderoso , y de mu» 
cha autoridad entre los Sir 
chimítas. Habiendo cond« 
tado los ánimos de sus conv- 
patriotas para subtraberse 
del imperio del tirano Abir 
melech j entre otras cosas 
vituperó mucho la elección 
que había hecho de Zebul 
para Gobernador de la Ciur 
dad.' Irritado éste y avisó ser 
cretamente á Abi melech ^ 
instruyéndole de todo » y 
dindoJe los consejos mas 
oportunos para sorprender 
i Gaal , el qual queriendo 
Hacer .ona salida i la m^Á^ 
na siguiente con su exércitds 
se vio' sitiado del enemigo 
que se acercaba por tpda^ 
partes, y temió; mas al fin 
Tom. 11. 



^ » 



:i 






reconvenido por Zebul de 
las arrogancias: y fanfarro)- 
nadas que había proferido 
el dia antecedente , se aff 
riesgo i sah'r » y dar. la: ble 
talla. á Abimelech » con t^ 
mal suceso , que tuvo que 
huir, y refugiarse co la Ciiir 
dad \ de donde fue arrojado 
por Zebul. AI otro dia salió 
Gaal con todo %\x exércifo^ 

y trabó nuevo corobat^ienffl 
campo con Abimelech ^ qujC 

se apoderó de la Ciudad coii 
un tercio de su exércitoy'y 
persiguió con los otrqs.dos. á 
\o% que habían salido al'cafli- 
pp. Jüd. 9.z6.y íi^.No cpnfr 
ta que Gaál naya perecido 
en esta acción ; mas tampo- 
co se vuelve i hacer memo* 

ria de ii. ' 

A GAAS: 



i 



» GA 

GAAS ; Jos. 24. go. 
Monte en la Tribu de 
Ephraim cerca de Tamna. 
£d ]a parte Septentrional de 
este monte fue sepultado 
Josué. Jos. 2^4. 30. Era par* 
\c del monte Ephraim. Ju^ 
ih. 2. 9. 

GAAS : Torrente que 
baxa del monte del mismo 
.nombre , y corriendo ázia 
Poniente riega la Liddia y 
Arimath/a , y se entra en el 
mar grande 6 Mediterráneo. 
2. ^eg. 2 3 • JO. t • P4f • 11.32. 
- GABA A , Gaba , Ga- 
bae, óGabee: Jos. 18. 24. 
en los Setenta Gahe^ Gabjitha^ 
Gebd. Ciudad de la Tribu 
-de Benjamín , llamada tam* 
1>ien Gába4 de Saúl , i . Jieg. 
II. 4. por haber nacido , y 
vivido este Rey en ella ; y 
Gáhaa de Benjdmtn. Judie. 
20. 4* Es famosa por el de« 
Uto enorme que se cocnetió 
en ella con la muger de ufn 
Levita que llegó allí con su 
marido. Habiéndolos hos- 
pedado un viejo 9 y estando 
Htenando con ellos, se halló 
T'On la casa rodeada de gen- 
te , que acometían i sus 
puertas, y pedian les en- 
tregase el huésped para abu* 
sar de él. Para evitar el vie- 
jo un delito tan enorme en 



GA 

sus conciudadanos , les ofre- 
ció una hija que tenia ; pero 
viendo el Levita que ni aun 
con esto se aquietaban , to- 
mó el partido de entregar- 
les su muger , de la qual 
abusaron toda la noche. A 
la mañana siguiente abrió 
la puerta el Levita , y vién- 
dola muerta con los brazos 
estepflidos , como pidiendo 
venganza al Cielo , tomó el 
cadáver sobre una caballería» 
y llevándolo á su casa , lo 
dividió en doce partes*, y 
las repartió entre las Tribus 
de Israel. Instruidas éstas de 
lo ocurrido , se juntaron , y 
pidieron á la de Benjamin le 
entregase los reos de aquel 
delito , para borrar con su 
castigo una abominación in* 
audita en Israel ; pero juntos 
los Benjamitas , lexos de 
condescender á una petición 
tan justa , se empeñaron en 
sostenerlos , prefiriendo, su- 
frir una guerra en que pere- 
cieron todos , excepto ¿oo« 
que pudieron escaparse al 
desierto, y reunirse en la pie- 
dra llamada Remmon. Jud. 
19. 21. hasta el fin. Vid* 
Benjamin. 

No puede leerse sin hor- 
ror la acción de este Levita» 
«pero acasa la permitió Dios 

. pa- 



2> 



CA 

para qiie hiciese mas impre* 
sion en este Pueblo grosero 
la enormidad del delico co« 
metido en Gabaa » é inci* 
tarlos á la venganza , como 
de un ultraje hecho i^o- 
da la Nación. En efedo, 
suponiendo los Exposito- 
res que la muger convino 
en ser entregada á los Ga* 
baonitas , dicen que fue li« 
cito al Levita entregarUi 
porque así evitaba mayor 
pecado. Lo cierto es que 
son inescrutables los juicios 
de Dios; pues en el Génesis 
ip. 8* se lee que Lot ofre- 
ció sus dos hijas en otro ca*^ 
so igual» aunque no llegó 
á tener efefto. 

Gabaa en Hebreo signi- 
fica colina 6 altura ; y asi no 
es maravilla que siendo la 
Judea un país muy mon- 
tuoso , se hallen en la Es- 
critura muchas Ciudades con 
el nombre de Gabaa , pues 
el Texto sagrado señala va* 
rks veces nombres propios 
4 las alturas y colinas. Zaché 
14. 10. I. neg. 7. t. y $ig. 

GABAA: '^os. 15. 57, 
Ciudad distinta de la prece- 
dente en la Tribu de Judá. 
Aldea en tiempo de S. Ge- 
rónimo al Oriente de Da- 
roma. 



f ' • • 



GÁ j 

GABAA: i. ^eg. 6. ^4 
j 4. Vid. Nachon. 

GABAATH:7a/.i8.28. 
Lo mismo que Gaba , !/• io« 
29. y Gabaa de Saúl en la Trn 
de Benjamín , cuyos habita- 
dores se llamaban Gabao- 
nitas » de Gabaad y Gebeethf 
Vid. Gabaa. 

GABAATHdePhinees: 
Ciudad situada en el monte 
de Ephraim , dada á Phi- 
nees , hijo de Eleazar » en 
donde fue sepultado este Su« 
mo Sacerdote, ^os. 24. 33. 

GABAE: )qs. zi. 17. 
Vid. Gabaa. 

GABAON: ^os. 9. j. 
Metrópoli de los Heveos, que 
tocó por suerte i la Tribu 
de Benjamín , hecha des- 
pués de refugio , y dada ¿ 
ios Levitas de la familia de 
Caath. Estaba 50 estadios 
de Jerusalen en el monte 
Silo, según Brocardo. Sus 
habitadores se llamaron Ga- 
baonitas , hoy Garaandavía. 
Algunas veces se pone Ga- 
baa por Gabaon , como su- 
cede en el lib. 2. Reg. 5. 25. 
en donde se lee Gabaa , lo 
que en el i. Var. 14. \6. se 
llama Gabaon , según nota 
Tourhemine. 

Quando Josué efttró en 
ta tierra prometida , temien*' 

A 2 do 



4 OA 

do. los habitantes it Ga« 
baon experimentar la misma 
suerte que los de Jerichó y 
y Haí , se valieron de una 
treta para salvar su vida« 
Fingieron venir de muy le- 
sos oiovidos de los prodi- 
gios que el Dios de Israel 
habia obrado en Egipto y 
otras partes , y deseosos de 
entablar paz y amistad con 
Josué y el Pueblo que go- 
bernaba. Josué y los Prín- 
cipes del Pueblo les conce« 
dieron lo que pedian baxo 
de juramento , sin consultar 
al Señor sobre un asunto de 
tanta importancia, A. los 
tres dias supieron habitaban 
«n aquel contorno ; y que- 
riendo el Pueblo extermi- 
narlos 9 se opusieron Josué 
y los Ancianos , por no fal* 
tar al juramento con que 
hablan asegurado su alian- 
2a ; pero aunque no perdie- 
ron la vida , quedaron los 
Gabaonitas sujetos i condu* 
cir la leña y el agua que 
fuese necesaria para la casa 
del Señor ; servidumbre que 
sufrieron hasta la ruina de 
la Nación Judia. Jos. 9. 5. 
y sig. Irrit^dp^ cinco Reyes 
vecinos de los Gabaonitas 
de la alianza que habían he- 
cho éstos con el Pueblo dci 



GA 

Israel , sitiaron la Ciudad 
de Gabaon, Sus habitantei 
pidieron socorro á Josué , y 
acudiendo éste á su defensa» 
lo executó > haciendo que 
el Sol y la Luna detuviesen 
su curso para completar li 
vidoria , que se terminó 
con el suplicio de los cinco 
Reyes > que fueron puestos 
en patibulos, Jos, io« 3* 

Los Gabaonitas eran des« 
cendientes de losHeveos» an« 
tiguos habitadores de aquel 
país« Además de la Capital 
poseían otras tres Ciudades 
considerables, Caphira , ^e- 
rot s y Cariatiarim, ^stos 
Pueblos fueron asolados por 
Saúl , faltando al tratado 
con que Josué , y todo Is<* 
rael se habia obligado i con« 
servarles la vida. Dios casti- 
gó esta acción con una gran- 
de hambre, que duró tres 
años , y no cesó hasta que 
David les entregó varios hi* 
jos de Saúl , i quienes die* 
ron muerte para vengar la^ 
sangre derramada por su p^ 
dre. Desde este tiempo ya 
no habla la Escritura de lo$ 
Gabaonitas ; pero se cree 
son aquellos i quienes dá el 
nombre 4^ Natbineos , que 
eran esclavos públicos desti- 

na« 



GA 

Mdo»^ ál iserVidci ctel Tcm- 
pío. . 

Este Pueblo libertado y 
exceptuado de la anathema 
pronunciada contra todos los 
Pueblos de la tierra de Cha- 
naan ^ hecho adorador del 
Dios verdadero , y em[^ea- 
do en el servicio de su Tém* 
pío y es imagen de los Gen- 
tiles llamados al Bvangelio» 

GABBATHA : Palabra 
Hebrea que significa lugar 
empedrado i 6 solado defie^ 
dras. Era un sitio elevado 
en el Palacio de Pilatos , en 
donde éste pronuncia k 
semencia de muerte con^a 
Je>3u-Christ.9. parece era ún 
balcón 6 galer/a con el pa- 
;vimento de piedra» '^oan, i> 
13. Vid. Lithostrothof» 
. GABATHON: Ciudad 
cedida i los Levits^s de la fa- 
f9Ília de Caath. Jos, 21 2 y, 
£n el propio libro i5)« 44. 
se llama Gehbethon , y se 
comprehende en la suerte 
de la Tribu de Dan; pero 
según se lee en el lib. ;• 
Tieg. 15. 27. / 16. 15. no 
la poseyeron los de aquella 
Tribu, sino que perseveró 
en poder de los Phiiisteos. 
Tournemine, 

GABE: Vid, Gabaa. 

GABíE: Vid. Gabaa. 



GA 

GABEL , 6 Gabelo < 

IsraelitJ^ de la Tribu d$ 
Nephtaji » que habiendo sir 
do llevado cautivo i S\x\% 
con Tobías el viejo su par 
rteRüe , se estableció en K^ 
ges 9 Ciudad de Med^i* 
Xob^ I. I <$. Gabelo recibió 
de Tobías diez talentps de 
plata prestados 9 y los pagó 
fielmente mucho tiempo des* 
pues , quando Tobías el mo* 
zp: fue 4 cobrarlos acompa^ 
nado del Arcángel Sap R^^ 
fael. Tob. 9. 6. Vid. To» 
bías. 

GABER : Hijo de ürí. 
Intendenta , ó Got^r/iadpf 
de la Provincia de /Qalaafl 
y Ba:$an enr. tiempo de Sa;* 
lomon. 5. Keg, 4\. 19. 

GAB(M ¿ Lqs habitan* 
tes de Qabim (Ix. lo. 3 1« ) 
no se ^be quiépes , fueseii^ 
ni en donde estaban estq; 
Pueblos. Se cree ser nombre 
genérico dado i los que ha^ 
hitaban en lugares altos ó 
montuoso^ Sa^ Gerónim9 
infiere de los lugares que s^ 
citan cu seguid^ que es Pue- 
blo de la Tribu de fien* 
jamin. . ; 

GABRIEL: Arphang^í 
enviado de Dios al Profecí 
Daniel para explicarle las 
visiones del Carnero y el 

Cas- 



/ 



8 



GA 



chor 9 y Roma. Genes. zZk 
24. 

GAHER: Levita qae 
volvió de Babilonia con Es- 
dras. I. Bsd. 2. 47. 

GAIABARIM : Vid. 
Jeabarím. 

^ GAIO: Vid. Cafo. 
. ! GAL AAD : H¿jo de 
Máichír, y nieto de Mana- 
ses. Tuvo por hijos í Jezer, 
Helcc, Asriel, Scchem , Se- 
niida y Hcpher, que fuer 
rbo cabetas de familia. Num. 
z6, JO. - 

• GALAAD : Región i 
la otra parce del Jordán, 
ciedida á las Tribus de Ru« 
"ben , Gad, v media de Ma- 
nases. Cotífínaba porel Orien** 
ti; con el monte Galaad , y 
por el Poniente con el Jor- 
dán. Setlama también tierra 
<{e Galaad , Galaadiúa , <ja- 
liidefia^'y ^Gafíacüna ; j sus 
ltittiitahtéscGalaa^ÍEasy*6á^ 
ttdcnos. Esta 'Ré^fiwi era 
iati fértil y- af^uadamé' en 
fíastós \ que 4os 'lii|os 4le 
<3íi Y dt Rüben edVatíarún 
iñ ellas GÚidadcis ; y;dM^- 
f^h'álíí tódoí su^gittiadb^aitk* 
tjb Hc^ n^ár á Ua cierra de 
Ghiinaám » cediendo quantó 
conquistasen por esta sola 
regiotíl'Nirifií 54. i^éj xíp. 
"'" GAtAA'l>«' Cordillera 



GA 

de montes llamados en He- 
breo Galbed , Gilbad y Gr- 
kdd. Su extensión es de cer- 
ca de 50. millas desde la pe^ 
ña Arnon hasía él Lit^no» 
los quajes tienen varios nom< 
bres, según sus varias posí« 
ctones. En el. monee de Ga« 
kad. alcanzo Laban á Jacob 
su .yerno qoando huyó de 
su casa con sus mugeres é 
hijos ; y en d mismo le dio 
su bendición , y para memo^ 
ria: de .efte suceso >i]evanta- 
ron un monumeoto , al que 
llamó Laban rimulo de tes^ 
^^í^ 9 y Jacob mantón de r//- 
timonlo. Después se llamó 
Galaad^ <}ue es lo mismo 
que fumnla de tenigo. Gen. 
í^-ts 2JL, y jig^ Estos montes 
;riMindal3ian de arboles , cu^ 
ya resina era excelente. Jer. 
8,2i. j ^6. 1 1. Los mer-* 
caderes que compraron i Jch 
«sf; llevaban dé '^sta x^ina, 

. En el monte Gabad ha- 
bía una Ciudad del mismo 
fíomfoce , '^ui. iz. 7. que 
-JosephoJlama^^^MMtí ; ^beh^ 
áVSelmh en h-meijia TribU 
de Maiiisésii la ocra, parte 
del Jordán. Fue 'patria de 
Jephtéf Juez rde Israel que 
murió :» y fue ' sepuliHid6:éd 
-«lia» iJEifÁc . iz¿i 7.. ^' vi::/r 

GA- 



GA 

GALACIA: Provincia 

del Asia Menor » llamada 
también Galogrecu y Grác^ 
galid. Tenia por límites, al 
Oriente la Capadocia ^ ftl 
Mediodía y al Poniente It 
Phrygia grande , y ai Sep- 
tentrión la Paphla^onia. San 
Pablo dirigió una- dé sus 
Epístolas i los Calatas: pre-* 
dicó muchas veces en aquel 
Pafs 9 y formó una Iglesia 
considerable. ilA. i6. ó. San 
Pedro habia también predi- 
cado í los Jüdios de la 
misma nadon, y e^os Ju- 
díos convertidos fueron los 
que causaron las novedades 
que dieron motivo í la car* 
ca de San Pablo , en la qual 
establece principalmente su 
qualidad de Aposto! » que 
parece le querían disputar^ 
para hacerle mqy inferior í 
San Pedro , que regular- 
mente solo predicaba í ios 
Judíos , y observaba las ce- 
remonias de la Ley, Mam^ 
fiesta después la inutilidad 
de estas ceremonias, y de 
la Circuncisión : • habla con 
valor contra los fakos doc- 
tores que procuraban des* 
acreditarle; y concluye dan* 
do á los Calatas excelentes 
consejos para el arreglo de 
siis costumbres, y conservar- 
Tom. lU 



GA 9 

se en (a pureza del Chrisda^ 
nismo. Se cree comunmente 
que esta Epístola fue escrita 
en fipheso «1 :año $y dt 
7esu-Cliristo. AS. í8. 2}« 
De los Calatas se habla táav 
bien en el 2? de los Maca* 
beos 8. 2o. La común. opt^ 
nion de los antiguos afirma 
que los de Galacia fueroa 
oriundos de Francia. El que 
quiera saber con qué moti- 
vo poblaron estos aquella 
región , consulte á Justino 
/ié.2f. y i Isidoro lib. 9, 
Orig. c^ z. y VA. 14* ^. j* 

GALBAHO : Especie 
de goma aromática 9 que en« 
traba en la composición del 
incienso que se quemaba ea 
el Altar de Oro. Ex. }o. }4, 
£1 Galbano es im zumo sa» 
cado por incisión de una 
planta muy semejante al ar- 
busto llamado FtruU > que 
se cria en la Siria en el mon« 
ce Amano. 

GALC AL : Ciudad^ cu. 
yo Rey fue vencido por Jo^ 
sué 12. 23. Adrichomio U 
pone i esta parte del Jor* 
dan erí la media Tribu de 
Manases ; mas en la realidad 
no se sabe su verdadera si« 
tuacion. San Gerónimo afir- 
ma que en su tiempo se 
mostraba una Villa llamada 

B Gal- 



la 



GA 



bunal de GalHon , flcusiiH* 
dolé de enseñar i los hom- 
bres á adorar á Dios de un 
modo contrario á la Ley; 
pero el Procónsul los des* 
pidió diciendo , que do tra- 
tándose de la gloria » ni del 
inceris del Emperador ^ sino 
solo de la doiflrina , no que- 
ría tomar conocimiento , y 
que eUoS: se compusiesen 
como pudiesen. AB. i8. «2» 
Con. la misnM KOCiasion 6 
motivo fue arrestado \ y 
^azotado , sin resistencia del 
mismo Gallion que lo pre«- 
senciaba » Sostbenes Gefe 
de la Sinagoga de loi Ju- 
díosi- . r 

GALLO: Ave domes- 
tica muy conocida , de la 
que se habla algunas veces 
en la Escritura ; pero es de 
notar que la voz Hebrea 
que l|f Vulgata vierte Galh^ 
el Syriaco y otros la tradu- 
cen Alma , EntendimUnto ; y 
los Setenta la entienden B^r- 
¿Adéra diistra. £1 Gallo can- 
ta tret'Veces en la noche ; i 
saber , i media noche , dos 
horas antes de amanecer , y 
al salir la aurora. Con es- 
ta alusión preguntó Job: 
% Quién habia dado esta in- 
tel'gencia al GalJo ? 'Job 58. 
5 6. Sobre . este punco véase 



GA 

á Francisco Vales, Para ma- 
nifestar Jesu-Christo i San 
Pedro que le engañaba el 
corazón en la firmeza que 
aparentaba en seguirle en su 
Pasión , le dixo que no can- 
tarla, el Galio sin que le ne- 
gase , como lo hizo. MAtbm 
z6* ?4. ;f 70. 

GAMALIEL: Hijo de 
Phadassbr , Gefe de la Tri- 
bu de Manases. Tenia baxo 
su mando quando la salida 
de Egipto 32^200 hombres. 
Ofreció en el Tabernáculo 
una fuente de plata de peso 
de 130 sidos > y otras co- 
sas. Nirm. I. lo. / 7. 54» 

GAMALIEL: Doftor 

de la Ley de la Seda de 
los Phariseos , y Discípulo 
secreto de Jesu-Chrísto, que 
yjyia. al . principio ^e laEra 
Christiana. Poco después de 
la venida del Espíritu* Santo 
llevaron los Judíos á San 
Pedro , y los demás Apos- 
tóles al Synedrio 5 y ha- 
t^iendo este (resuelto darles 
muerte , para que no fuese 
anunciado el Evangelio, pro* 
nuncio Gamaliel un discur- 
so tan patético y eficaz^ 
que/.cpnvencidos todos, se 
disolvió el concilio después 
de haber sido azotados los 

• ■ • 

Apos- 



GA 

Apostóles. AS. 5. 54.7 síg. 
Este Dodor &e Maestro de 
San Pablo. AS. zz. }• Se* 
gun algunos lo fue también 
de San Bernabé y San Este- 
bao , y se cree que Nicode- 
mus era sobrino j 6 por lo 
menos consobrino , 6 primó 
suyo. 

Gomarías t Hijo de 

Helcia$. Fue enviado por 
Sedecias Rey de Judi , con 
Elasa y bija de Saphan y i 
llevar los tributos á Na* 
bttcbodonosor. Gonduxeron 
tarabien una carta de Jer«- 
siías i los Judios cautivos 
en Babylonia , previniéndo- 
les no: se dexasen seducir d^ 
algunos^ falsos Profetas que 
los lisonjeaban 9 asegurándo- 
les volverian pronto á su 
Pa«. Jer. 2j).. j^ 4. jt sig. 
£n el misma libro j ¿w lU 
y sig.- se liabla de Qtro Ge* 
maríás , hijo de Saphan > y 
Consejero del Rey Joaquina 
que fue padre de Micheas » y 
estaba con «1 Rey quando 
este le dio parte de laqu^ 
había oído leer á Baruck de 
la Profecía de Jeremías. 

GAMO , 6 Paleto-: Anr- 
mal silvestre ^ especie de 
Ciervo ó Corzo. Sus bastas 
son casi semejantes á las del 
Ciervo j aunque se dtferen- 



GA 



»3 



ckn fafs del Gamo en que 
son.menores, y acaban en 
forma de una pala , de don- 
de tal vez viene Palito, Son 
muy ligeros en la carrera. 
Trov. 6. 5.ÍÍ. ij. 14. C4Mr. 
2, 9. Estaba declarado por 
animal puro. 

GAMDL : Uno de los 
Gefes j 6 Príncipes de las 
familias s^icerdotales , que 
servían por turno en el Tem- 
pla. I. Par. 24. 17. 

GAMZO : Ciudad de 
U Tribu de Dan ^ 6 eñ los 
confines de la de Judi^ que 
tomaron los Philfsteos en el 
r^ynado' de Achaz. 2. Par. 
28. 18. 

GARBANZO: Lcgum- 
bre de que usaban los anti«- 
guos Hebreos- como provi* 
sion ordinaria para la cam- 
pana. Ber2ellai llevé í Da- 
vid en su buida entre otra€ 
provisiones garbanzos tostar 
dos. 2. Reg. 17. 28. 

GAREB t Uno de los 
soldados valientes del exér^ 
cito de David. 2. Reg. 25;. 
58. 

GAREB : Colína cerca 
dé Jerusalen iiim el Norte» 

G ARIZIM : Monte at- 
tísímo de Samaria en la Tri- 
bu de Ephraim cerca^^ de lá 

Cíu- 



?4 



GA 



Ciudad de Sichar > 6 Sicbent 
Í2ia el Mediodía. £s muy 
conocido por el Templo que 
habia en él semejante al de 
Jerusalen. Deut^ ii« 29. 
Vid. Hebal. 

GARMI : Hijo de Na* 
ham t de la Ciudad de Ma* 
chati. I. Par. 4» 19. 

GASER: Jos. zi. Zi. 
Vid. Cazara , 6 Gazer. 

GASPHA : Lugar en 
que habitaban los Natbineos. 
En el Hebreo se dice , que 
Gaspha era Gefe de los Na- 
tbineos. z. Esd. II. 21. 

GATHAM : Hijo de 
Eliphaz i y nieto de Esaú. 
Gen. 36. II. 

GAVER : Desfiladero 
cerca de Jeblaam y Ciudad 
de la media Tribu de Ma- 
nases i esta parte del Jor* 
dan , en donde Ochozías^ 
Rey de Judá , fue mortal- 
mente herido por Jehú* 4* 
Reg. 9. 27. 

GAÜLON : Ciudad cé- 
lebre en el Reyno de Basan, 
í lá otra parte del Jordán, 
que dio nombre á una Pro- 
vincia. Fue asignada i la 
media Tribu de Manases, 
cedida á los Levitas de la 
familia de Gerson ; Jos. 2 1 . 
27. y hecha de refugio. Jos. 
2o, 8«: X. Par. 6. 71. De 



GA 

esti Ciudad salió Juda$ 
Gaulonita , cabeza de U 
seda de los Galileos , de U 
qüal se habla en los Hechos 
ApostélicQS y. 37. 

GAZA : Ciudad de Pa- 
lestina , una de las cinca 
Satrapías de los * Pbilisteos, 
situada en la extremidad 
meridional de la tierra de 
Promisión , que cupo ea 
suerte ' á la Tribu de Judí; 
Jos. 15. 47. Tuvo varioi 
nombres: Gazara, Gazer» 
Gazaris, Aza según los Sy- 
ríos , y Phenícia según Es** 
tephano, el qual dice era 
una Ciudad de la Palestina, 
llamada también Jone , y 
Minoe , distante del mar 
siete estadios. Su ventajosa 
situación la hizo padecer 
muchas revoluciones. Fue 
conquistada por los Philis^^ 
teos , después por los He- 
breos , V en tiempo de Joa- 
than , o Achaz quedó inde« 
pendiente. Volvió á ser do^» 
minada en tiempo de Eze- 
chias , 4. Reg. td. 8. y ava* 
sallada por los Chaldeos y 
Persas , y finalmente asola- 
da por Alexandro ; pero en 
tiempo de los Machabeos 
subsistia otra con el mismo 
nombre cerca de ella. i. 
líac. ii.^i. f 13. 4;. Los 

Chris. 



GA 

Christianos la hicieron Epis* 
copal y sufragánea de Cesa* 
rea. £s la últiina de Pales- 
tina ázia el Egipto ^ y está 
hoy muy floreciente baxo 
el nombre de Gazut > ó 64« 

GAZABAR: Persiano, 
padre de Mithridates. i^Esd, 
1.8. 

CAZARA: i. Mac. 7. 
45. Según el Griego, Gi^ 
z,€r y Ciudad Real en lo an- 
tiguo. Vid. Gaza. 

GAZER: ^ps. 10. 35; 
y 21. 2u Ciudad de refu- 
gio dada i los Levitas en la 
Tribu de Ephraim. Es la 
misma que en el i. Fau 14* 
1 6. se llama Gaz,eray poco 
distante de los términos de 
la Tribu dé Benjamin; Vid* 
Gezeron , Gader y y Gaza. 

GAZOPHILACIO: Es- 
ta palabra ) según la Étimorr 
logia Griega , significa £ra«* 
rio , 6 lugar en que se cus- 
todia el dinero. En el Ten>* 
pío de Jerusaten habia va-;» 
ríos sitios donde se guarda- 
ban los ricos y preciosos do» 
nes que los Reyes , Prínci- 
pes, y particulares babian 
ofrecido al Señor. 4. Eeg. 
12. 9. Pero en el Evange^ 
lio la palabra Gaz^epbiUdó 
se entiende fot la caxa en 



GE 



*S 



que se echaban las ofrendas 
á la entrada en el Templo* 

IMC.ZI. i« 

• • * 

GE 

GEBAL, 6 Gebalena: 
País de la Iduméa al Me- • 
diodia de la Tribu de Judi, 
cuya Capital era Petra. P/« 
82. 8. En San Gerónimo' y 
Ensebio se llama Gebal al 
monte Hebal , que está cer- 
ca cíe Sichen. 

GEB AR : Sus deseen- 
dientes volvieron de la caii- 
tividad de Babylonia en 
número de 9;¿ i. Esd. 
2. 20. 

GEBBETHQN : Ciu?, 
dad de la Tribu de Dan^r 
donde Basa , usurpador del 
Rey no de Israel , dio muer- 
te á Nadab , hijo de Jero4 
boa9i¿ 3 . Reg. i j. 27. Vid^ 
Gabatbon. 

GEBELEM s 2. üeg. 8é 
i;. Lo mismo que Valle.de 
las Salinas. 

GEDDELTI : Hijo de 
Hernán Levita. Su familia 
era la duodécima de las que 
servían por turno en ti Tcm* 
pío. I. Par. 2^. 4¿ 

GEDDIEL : Hijo de 
Sodi , de la Tribu de Zabu- 
lón. Uno de los explorado- 
res 



16 



GE 



res de la tierra de Chánááiu 
Nunt. I j. ii« 

GEDELIAS z Hijo de 
Phasur. Jer. j8, i. 

GEDEON : Hijo de 
Raphaim de Jamnor^ de la 
Tribu de Simeón , uno de 
los ascendientes de Jiiduh* 
Judith i. %. 

GEDEON : Hijo de 
Joas , de la Tribu de Ma- 
nases, que habitaba en la 
Ciudad de Epbra, Fue elegi- 
do de Dios para dar liber- 
tad á los Israelitas que ha- 
blan quedado cautivos en 
Madian después de la «luer- 
ce de Barac y Debora. Era 
cal la vejapioQ gue padecian, 
que los Madianúailos obli* 
gabán i vivir en cabernas, 
y estrecharse en pequemos 
y muy fuertes presidios , ta- 
lando sus campos , y des- 
truyendo todo lo que pro- 
ducía la tierra para la coni^ 
lérvacion de su Vida. Mo- 
vido el Señor de los clamo- 
res de su Pueblo, después 
de haberle reprehendido por 
un Profeta , envio; un Ángel 
á Gedeon , que '• estaba tri^ 
liando ., y limpiando sus 
mieses , y le dixo i Andai \é 
c$n valor ¿ librar d Israel de 
la opresión de los Madianitas. 
^ud. 6. 14. Gedeon ofreció 



GE 

üii cabrito y panes sobre 
una piedra que le señaló el 
Ángel , y habiéndolos coca** 
do este coa la punta de su 
vaca , salió de la piedra un 
fuego que lo consuniió todo. 
Con esto quedó Gedeon 
satisfecho por entonces de 
que no era ilusión lo que le 
pasaba. Habiendo desapare- 
cido el Angd ^ le consoló 
el Señor ^. y Je mandó ofre« 
cerle nuevos sacrificios, des* 
truyendo ames el ara 4e 
Baal ) y cortando el bosque 
que h fddeaba , y le estaba 
consagrado. -Temiendo Ge* 
deon á su padre , familia , y 
vecinos , tomó 4iez de sut 
criados escogidos » y se em» 
pleó aquella noche en exe- 
cucar lo que Dios le habla 
mandado , cortando el hos* 
que , y arrojando de allí £ 
Baal ^ de donde le ^vino el ' 
nombr'e * de 'Jerohaal ^ cfaé 
signiñca £nemigo de Baai.Los 
Madianitas , Amaleckas ^ y 
otros Pueblos tomaron las 
armas , y se dirigieron con- 
tra Gedeon , que habién- 
dolo entendido , convocó U 
casa de Abiezer , y convidó 
á los de las Tribus de Ma- 
nases j Aser y Zabulón , y 
Nephtali i que le siguiesen, 
comQ ha exectttacQp. 

Pa- 

r 



V 



GB 

*P«ft ásegu^mé mafi de 
que^ Dios quería servirse -de 
¿1 para sacar su Pueblo de 
la servidumbre j ie pidió, 
que un belloa dexado de 
noche en el acampo ama^^ 
üeciese mojado , quedaii*^ 
do coda la tierra enjut^i 
Verificado esto , le pidió lo 
contrario, que la tierra so 
mojase quedando el bello; 
enjuto ; y habiéndose tam^ 
bien verificado , cierto de 
su vocación , se encaminó 
contra los Madianixas con 
32®, hombres ; pero el Se-» 
ñor le dixo no queria en* 
fregar á Madian á tanca gen-»' 
ce , porquelsrael no se atribu- 
yese el buen suceso de aque- 
lla .empresa. Mandóle des«* 
pedir codos los cobardes, 
y de pocas fuerzas, que 
fiíeron 22®. , quedando so- 
los lo®. £$ aun mucha 
gente , le dixo el Señor. 
Lleva esos í beber ^ y alií 
probaré los que deben ácomh 
pañarce ;• y habiéndólos'lÍ«" 
vado , le mandó' separar 
i un lado aquellos que co^ 
masen el agua en la palma 
de la mano , y^ la lamiesen 
tcomo' los «perros*; y a: otro 
los que se pusiesen de rxxtiíp 
Jlas para beber. Tuerón^joo. 
los primeros, y con estos Je 



GE 



í?? 



dhio<éLScñorhiibia desalvaf) 
los,.niándibdoie despedir Umí 
9®700. rescantes. Jud. 74 (• 
Gedepn con ios 300^ 
honi|>res r é llevando< cadi^ 
uno un cantero con imii 
konparaiencdidídaocúUa en 
¿I , yi Juna trompeta , ^ 
acercó de noche al campo 
de los MadianitaST Dividió"* 
los en <tres patrullas al rede-^ 
dor de las| tiendas enemigas^ 
instruyéndolos antes' de lo 
que habian de hacer. Dada 
la. señal conveniente , tocaí* 
ton todos á un tieni()o sus 
trompetas V, y nestrellaiida ios 
cantaros uqos contra otrosí 
infundieron unto terror eá 
los Madianitas , que se pu- 
sieron en fuga desordenada^ 
mente. No por esto se mo*- 
(Vterpn un paso Gédeon y 
4os suyos , logrando de este 
modo, que enzarzados eñ^ 
tre ú los enemigos , por la 
divina providencia, se mar 
^asen unos i otros» ; pero 
iviendo 'qbe* .huík el resc» 
^ziá Be^bsetU y avisó Gé- 
deon i los de Ephratm que 
saliesen al encuentro i los 
que iban pe|'seguidos. de 
Ñephtalt , Ai^cr , y Manases, 
•los.quales.ci^gic^ron, y de<« 
gol latón á Oreb y Zeb^ 
.Püíndpes.dc los Madianitas* 

C Ge* 



i 



ra 



GE 



Ge<}eon> boik' filis (foó^ houih 
ht€T> ¿ogió itaiíibien i Zebee^ 
y Salmana , Reyes de Má«- 
diai> , i quienes quitó la vi* 
da pon SJU& manos , < tomanri 
do-sus'<ies9«);Qs..v .: { jw 

: i . r Vi(3;oribsb:Israel dt'^AA 
djap, quiso elegir por Rey á 
Gedeon ; pero este les dixo^ 
que ni reynaría él , ni su hi« 
jo sobre elJ-os ,' sino Dios; 
solp'ies pidiólos pendientes 
i^ebabian pillado al eoemii. 
go, y ellos se los cedieron de 
buena voluntad. Pesaron és- 
tos 1^700. sicLos de oro^ 
con ' los quales « y- los ador*» 
nos* de. los .Reyes de Ma^^ 
dian ,; y sus canrellos , htzo 
un Ephod 9 que puso en lá 
Ciudad de Ephra. Habieni> 
•do quedado Ñf adián. Iiumi^- 
ilado .para (siempre y gozó 
.después^ Israel de. una. per^ 
íc&z paz durante la vida de 
Gedeon , que gobernó d 
-Pueblo por espacio de nqua^ 
rema años hasta su muerte:^ 
^e fue e).' año.djel oiundo 
-ZjéSviJud, 5;: 28. Déxé 
setenta hijos' de varias riiu^ 
géres , á los quales» i ex^ 
cepcion^dc Jofthan el oie# 
,nor db • todos ^ ' dio muerta 
«AbimeJecb^'bijode una^coni- 
cüblha y por abrogarse la^Cp- 
xona^^ y el Rey nadode Israel. 

j 



6B 

í!j Los Saotot J^adres :m¡- 
i^.á Gedeoa como unt^ 
imagen' del Salvador , y sa 
sacrificio como figura admi'- 
rabie del de Jesu-Chrisco* 
Gedeon experiiíienta contra- 
dicísiones de^ los mismos i 
quienes quiere rediáiir , y 
sacar de la servidumbre, 
consiguiéndolo con solo 
$00. hombres » que repre* 
sentan . ios escogidos. JeSu^ 
Ghrísto sin socorxo .humanó 
venció al Príndpe de las ti- 
nieblas : y sus Discípulos 
sia úias armas que la^trom* 
peta Evangélica ^í: y la lut 
de la divina palabra .,- en 
vasos de tierra » esto es , en 
cuerpos débiles y mortales» 
arruinaron la idolatría^ «y 
jas supersticiones por sola la 
yirtud del nombre de J)¡os^ 
y de Jesü*C|iristó » figurada 
en la espada de Gedeon, La 
Juz del Evangelio no empe* 
2Ó i manifestar la brillan* 
•tese jde sus. rayoS' hasta que 
•e6hieó2árón a sufrir 9-y pa« 
decer sud .fportadórcs « 6 
Ministros , como no brilla- 
ron las antorchas de los sol«f 
jdados.de; Gedeon hasta que 
;sc quebraron los vaisos /que 
Jas.cuirríativ ». . , */.: 
. GEDERA : Jos; ^5; 
5 6. Ciudad en la Tribu de 

% 1 ■ J n 



Jüál v'í^amáda ' i>bf ^ éiiá 
Aombre Térebíntho^- Es lé 
áiismá ^ue 'Gadék- Sus ha-< 

^>í GBDEROTHAlMtCiuí 
dad iScJá Tribürde-Jud¿, 
qué algunos ccmAinden cótf 
Oedérflíí Jéfi ífi-^». < i- -^ 
. ^ •<3EDOKim»jb d%-í>teP 
nuel , dtf Ja Tribvfiiojvidái 
í; P4r. 4.'4í Hubábirt) hi- 
jo <k Jared , dé lá^ misma^ 
Tribu i iié n ^^v y otra H^: 
de Maacha , de la dé- Beri*^ 

GEDOR : Aldea áéW 
Tribi íဠ7^á^'ei^<ií^mt>hte, 
entre Dldspólis , y JEletítfet^ 
ropolis. Jóp i§¡ 58; < •'-'íí 
-nv6feHÉ>ífíO>í í^3' Va- 
lle de Ennon > ^^^^1^5% '8;« 
Vá19e- niuy^áínlehoí y "agra- 
dable Cétca de Jerusalen , al' 
pie del montíe" Moria-. Ter- 
iñittabé' ¿6*^lá' Trfbü^' de 
Bétí)^nníitl^pof< *ét Medíddi^i^ 
Jübs Jiíáíós eVfgferbní en esté' 
váHe ün élcaí? í Métóch , i 
quien sacri6cabaH 'su^ hijos, 
artójáridotes al fuc'gó. Et 
Rey ■j<«rfás ípára hafeéííWte> 
sRtó^^dk>^¿> y áboAii^bfo^J» 
lo'^gstín A pi rá dépÓsift) de J 
búésóssé írTmiind?c1a^.4.Re|'i- 
2}. ló. Jeremías dice', lie-* 
gara diá' én* <jMé |^o<:se^ílkr-^i 



0£> X4 

UfarS^ va4|^ de>£iín¿n v^ino» 
valle dé los muertos^ 'jvt; 
f* '}i« y de M|<kií ^^ovína 
^' I6s '^dió^ : n^^nfeftitli 

fieirno') ^^^iaac4e'l#)j>^ 

(f^ba ya e^tre e}lo$ lugaf dtf 
ábMdí^áckñv ,f'j>oi<'4arat:JdifS)9 

Pdí^'ld; misma 'Aamó Jesü^ 
Cbristo al lugar* dé los té^ 
pfohoi Gtbema y in^diendo' 

dbn^nlAdts' r '10 .^tf^itobi» 
viene con loée^Jhaftsy^^fii^ 
halSlánHo de í este rt^ísmo va- 
Un ^^ bám Leí' hotíibre dé rrthí 
phetfdke que sfi'^tfiiíkentcr 
e^l? fMgb^cónf n^cHi ^ña » 
y ^be el - !f0j)lo 'd¿l^^e8oi^ 
semejante i un-róírééte dc^ 
adufre , lo enceñderií. I#. 50*1 
55. Víd.^'EiMíbnPí^'^ íonrt 

Efríb. Í44 $ %. ¡Nombré di 
uno de' los quatró^ ríos deP 
Páta/sO' Terrenal; Los Bx^, 
poskores hablan cbn mucba^ 
viudedad süiyf I? eí n'atimienú 
to » dé mcf río- í, y 'sti ^rs0^l^ 
Créy ti<dn muchos era' el* Nlf» 
lor j^^pei*o-^l' el Gehon' natc* 

en la misma parte qué el Eu-^ 
pkrafces^y íel Jágris» no ]iilé^ 

Cz de 



i-i- 



6E 



eion. Todas quatro fiíerotí 
excraogeras , 6 pecadorarir' 
y los Santos Padres creetr 
qae ét 'haberlas (puesto ti 
S vafi)|getista bá sido para tri^ 
señarnos que Jesu-Cbrtsto^ 
nó se ilesdeñó de ^descender 
de pobres, ni de pecado* 
r<^s i <{0nfuhdiendo::con esto* 
d orgullo: de: ^ los ibtmf^s^I 
y hadetfdo uñ soto;|y|isl>lá 
de los Judíos y Genriles.- v 

GENERACIÓN ; Esií 
▼oz, además de su signifi^- 
don ordifíiáría , se usa t^tn^ 
Bien en lygai? de histórhii 
genealogía , ó descendendr 
de un honlbre , como en. eí 
Génesis 5. i« Matb, i. i« 
La Escritura ,t siguiendo 'e^ 
tfettí<>do' de los^ antiguos;' 
stirieeonífar los tiempos por 
geii(;f^cione$ < , numerando 
las personas! Generación pre- 
^nte se toma por los qucr 
viveif adualftrente. Imc, t i^: 
J I . Generación mala sigtñ-' 
fica gente ' perversa', jgente' 
infiel á Dios &c. Luc- 9. 4 1 • 
Añ. z. 40. > 

GENESAR , Genesa-: 
rcth : Lago' de Genesaretb^i 
él mi^moque el mal^ de Ti-^ 
beriades. Vidi Ceneréth J ■^ 

GEIÍESIS : Primer: K- 
bro de la Biblia , llamado 
así porque ^ contiene la cvear^ 



GG 

cSon dermnñdo, /'especial^, 
mente la del hombre. En 
él se refiere la caída de 
Adan>^ y su ;propagtcidnr 
loi muchos. y: ;^a ves* peca^ 
dos de sus descendíemet , y^ 
ti: Diluvio universal »! coii 
que los castigó Dios.: los 
hechos y hazañas, do los Ptn 
rciarcasij» en pkrtii^lar do 
Ho¿» .Abrahim]^ iJácofaci,eyt 
Jbseph! >¡ haista : ia áiuertr do 
i&te 5 que sai z^^^. mos¿ 
Está dividido fen 5-04 capital 
Jos í ymo píoédé d«diu*se'fue 
sd) ^lithgr- 1 Mqysés . ¿ come* 
también^ de los quatrotitibroá 
r^stames^del Pencaceuido.::^ 2 
GENTIL 4 Los: He-K 
breos daban este nombro 
biKbi lá: e^presüni der^Üriiü^ 
q^ec'isigni^cai las Nadbnesp 
que no han» recibido Jg fé^ 
m ia Uy del Señor v ú to^ 
dos los que no eran dé su re^ 
ligioa; al modo qué.despaer 
Aieroá cóndddo$^ por iúw 
nombres de Gihgii^ Batbkr^v 
&c^ GaU i. 28. San Pablos 
0S conocido por el título de 
Apóstol de los Gentiles;, 
porqtaie se-^m^leó 'piánoipai¿' 
nJeoteeri: pbdhraplá, Jestt^^ 
Ghristo i Ips) Pueblos . idowl 
latrasJ-San Peclro » y los de-: 
m4s Apostóles predicaban^ 
üjas :'fiMquenteiBente: 'á .lofi 

Tu- 



ce 

Judtos, y por wto fueron; 
llamados ApstoUs de U Cir* 
cuncision. 

Los Profetas anunciaron 
con la niayor precisión y 
puntualidad Ja vocacioh de 
los .Gentiles* Jacob predi*: 
xó 9 que las Naciones espe* 
rarian al Mesías , y él lie* 
Daría sus esperanzas. Ge». 49* 
10. £1 Salmista dice ^ que 
el Egipto , y^fiabyloníaf: le 
conocerán ; que la £thiopi¿ 
se dará priesa á ofrecerle 
sus dones ; que los Reyes 
deTbarsis', y de hs Islas 
de los Atabes » y de ¡Sahi^ 
serán sus tributarios* Isaías 
está Heno de. f ^iguales prov 
fecías, por lo que se le dá 
el. nombre de Profeta de 
ios Gentiles. I5i. 2. y 54^ 
y íí* per tot. Ezecbiet en la 
descripción^ qtie hace del 
Templo de Jerusalen^ fo* 
ne un Atrio particular para 
los Gentiles • Y finalmente» 
la Escritura está llcfna de 
predtccioines sobre la voca** 
cion de los Gentiles , y la 
preferencia que habian de 
tener sobre los Judios. EzxCm 
37. 28* Eran el Olivo sil- 
Vestre que ingerto entte los 
r ramos que perseveraron eti 
el tronco, fiel , y friidifero 
de- la Synagoga » produxo 



ÓB 



«S 



mochos j y sazonados, fru** 
tos de gracia y santidad» 
Rom. II. 17. 

GENÜBAT : Hijo de 
Adad Idumeo » y de Thaphs 
nes, hermana de. la mugcf: 
de Pharaoa. Fue criado en 
Egipto ) y educado con los 
hijos de Pharaon. j. Reg. 
l'i* 20. Vid. Adad. 

GERA : Padre de Aodi 
Juez de Israel. 'Jud. J. 15» 

GERA: De la Tribu 
de Benjamin , Padre del 
Semei j que maldixo , y ape* 
dre6 á ¿avid quandp huía 
de Absalon. 2", Reg»i6. $9 
• GERARA :• <Señi JOt 
19. Ciudad sita entre los 
desiertos de Cades , y Sur» 
en donde termina la tierra 
de Chanaan por el Medion 
día.;'La Región inmediata ;á 
eila st ¡Utúíiba Geraritic4 fY 
así el torrente y como el va<^ 
He que le eran vecinos , se 
denominaban Gerara , d^ 
donde viene que algúiiA^ 
veces se cite Geraras en plu* 
ral. Gf». 20. I. Pertenecía á 
la Tribu de Simeón. Llegó 
Abrahan á Gerara,. y te- 
miendo que la hermosura de 
Sara su rouger podria ser mo* 
tivo deque le maltratasen^ 
6 quitasen la vida por go- 
zarla > dixo que era herma- 
na 



a4 



GE 



na suya ; pero sin taátñ^ 
út 9 porque en cealídad era 
su sobrina , nieta de su pa- 
dre 9 habida en distinta ma- 
dre $ y el uso común de lia* 
mar hijos á los Jiietos autho- 
ri2aba de verdadera su res- 
puesta. Gen^ 20. 2. y sig. 
. GERASENOS:&cgioa 
i la otra parte del Jordán^ 
al Mediodía de la media 
Tribu de Manases , cerca de 
una Ciudad llamada Oerasa^ 
según Josepho Gerasis y 
GergesAj próxima al mar de 
Galilea por el Oriente ^ y 
no muy distante de otra 
mas al Oriente 9 que Adri- 
chomio nombra Gadafa » de 
donde vienen k)S Gadarenos. 
Tourncmine , que 00 du- 
da ser distintas Ciudades 
Gádara y Gerasa » aunque 
dice no consu ciertamente 
de su situación , se inclina 
i que estaba en los eactre- 
mos de aquella &egion , que 
acababa por el Oriente en 
Gerasa , y Philadelphia , y 
por consiguiente Gerasa es- 
taba mas al Oriente , y mas 
distante del mar , siguiendo 
4l Ptolomeo lib, 5« c. I5« 

Pasando Jesu-Christü 
^r el País de los Gerase* 
nos libró i dos obsesos, 
permitiendo á los espíritus 



GE 

malignos se pasasen £ ünoi 
puercos <{\xá estaban cerca, 
los quales se precipitaron en 
el mar luego que los ocu- 
paron. Mátb.%. 28. 

CÉRCESEOS : Anti- 
guos Pueblos de la tierra de 
Chanaan , descendientes de. 
Cergeso , ó Gergeseo , quin« 
to hijo xle Chanaan. Gem io« 
iC.Deiu.j. j.Jos.^s 10. 
Si hubiesen habitado la Cíu*;» 
dad de Gergesa , oomo sien- 
tea algunos f sena preciso 
decir 9 que la cierra cLe los 
Gerasenos , de que se ha-^ 
hUen jel nuevA.Tiestameis» 
co , M^irlr.' 84 28. era parte 
de la de Baian. Según Tour« 
nemine, Gcrgeseos, y Gera* 
denos son unofr mismos Pue- 
bles , pero distintos de los 
Gerasenos. . •; 

G£RR£MR3S , 6 Ger^ 
reos: 2. Mac. ig. 24. Ha- 
bitantes de Cerra , ó Ger- 
rha , y Cera , Ciudad marí^ 
tima del Egipto iaferior^ en 
los iCoofines de la Palestina, 
distante de Pelusa como 
5*0. estadios , en la Casioti* 
da^^erca del lago Sirboni* 
des , hoy MascJi. . 

GERSAN, Censam^ó 
Gersom : :Htjo de .Moysés, 
y Sephora. £x. 2. 22. 

GER^SOM , ó Gcrson: 

Hi- 



Hijo de Lev! , Gefe 4c dos 
familias de Levitas > que 
constaban de 7® 500. bom- 
bre$ al tiempo de la salida 
de Egipto. Num. y.zz» Sa 
oficio en las marchas del 
desierto era llevar los veloS) 
y cortinas del Tabernaca^^ 
lOé Sus tiendas , 6 habita-* 
ctones estaban al Occidente 
del mismo Tabernáculo. GeWm 
4^. II. Ex. 6. 17. 

GERZI : Se dice en el 
Kbro primero de los Reyes 
tffí 8. que David i durante 
fU residencia' ih Siceleg , b^^ 
cia correrías en el País dé. 
Gessuri , Gerzi , y Amalech; 
pero nada se halla en los 
Geógrafos «obre el País de 
Gehti.' Según San Gerónimo 
«I Pafn» de G^r» estaba i U 
otra parte^ del^ torrente Be- 
sor , cerca de los Amaleci- 
tas ; y puede ser lo misQio 
que Gerra ^^ ^ó región Áe 
los Gerrenos. 

-• GESSBlí (TticW -de) 
Región del Egipta inferior^ 
eii'dbcide estaba U Ciudad 
Heroum' » y- tenia el Mito al 
Orieffte;':Eti el Salmo^ 104Í 
se llama tfcrrar de Chkm • f 
CD Judith I. 9v7^/xrd»&s4 
es la tierraque por disposi- 
ción de Joseph se dio >á su 
^dre. .Jacob » y^stt» fafermá-* 
«' Xm. II. 



GE 



í»5 



ños 9 quando fiíeron i esra^ 
blecerse en' aquel Reyno. 
Gen. 45* lo. 7 ^6. 28. Era 
el terreno mas fértil del Pafs, 
lo que manifiesta su nom< 
bre y que significa Uuvidi 
porque estando muy próxi* 
mo al Mediterráneo, solía 
Uover en él , cosa muy rara 
en losi ' demás parages. La 
tierra de Gessen , llamadc 
también Ramesses , estaba 
entre la Palestina , y la Ciu-** 
dad de Tañáis ; pero los 
Hebreos fueron estendiendo* 
'sus térmtnds^' por el Medio« 
diá hasta el Nilo. 

GÉSSÜR , 6 Gessuri: 
Ciudad , y Región de Sy- 
ria , en donde terminaba U 
suerte de la inedia Tribu: 
de Manases por el Norte; 
Estaba cerca del monte Herí» 
mon y y sw habitadores 
nunca salieron de aquel País, 
porque no< pudieron , 6 nb^ 
quisieron • expelerlos los ticte 
Manástll. ^kacha -, hija* át 
Tholmal , Rey de •Gessuri 
casó con David s y fue ma-^ 
dre de Absalon; 2. Reg^*^^ 
; ^ Habiendo . este - Prmcrpb 
Bado* • mberte i AmmoHf 
firor.el e^trupo de i\x herma^i 
Da Tramar , huyó á Gessuf/ 
y:estuyo allí, tres años coa 
Tiiólmd).«2.4iKfg4 ^$^^37> 

D Ha- 



i 



2,6 



GE 



Había Otro País d^ Gessiiri. 
i esta parce del Jordán, 
cerca de los Amakcicas • al 
0(ro lado del torrente B€-> 
sor » ii dQitde.iba á hacer 
Pavfed^ sus<!! correrías desdé 
Geth ^ en donde habitó 
quacro meses con Achis^ 
Rey de , aquella Región^ 
que le ^edió i Siceleg para 
ail residenciaii i. K^;. 27. 8. 
r G£TH: Ciudad Real 
antiguamente , y una de las 
cinco Satrapías de losPhiiis* 
leós «famosa p<>r ser patria 
de Goliath y y otros Gigaa* 
tes , que subsistieron en ella, 
'júSé II. 22. CotiqúistóU 
David al principio de su 
Rey nado sobre todo Israel» 
yi quedó .sometida i los Re* 
yes sus sucesores^i Fue ree* 
difícada j y fortificada poe 
Roboam con nuevas mura- 
llas. 2. Par. 1 1. 8« Después 
del Reynado de Roboam 
sácudkS . el yugo ; pero la 
lecuperó Ozias.i .2. .P49. 26. 
í.' y '. posteriormente Eze^ 
chías según Josepho. Estaba 
situada sobre un^ monte ázia 
d mar* de Syria , cóníinan* 
do por el Mediodía con el 
Pa/s de los Philisteos , y¡ 
fon Accarbn por el Norte, 
I. neg. 7. 14. j 17. 52. 
€erca de Geih estaba Ma<* 



GE 

resá. 2« Vat. i u 8. En tiem- 
po del Profeta Amos 6. 2. 
yde Micheas i. io...j4,era 
Ciudad exenta del Reyno 
de Judí«; Hoy . sci Uacna 
Zafh ^ 6 Ibtlim. .... 

GETHAIM : Ciudad 
i la otra parte del Jordán, 
i donde se refugiaron los 
BefiOtbitas> viendo muerto i 
Saúl, y sa exército. 2. Ktg. 4. 
3. Del Iibro2?deEsdrasil» 
3 3 • consta » ó por lo menos 
se in6ere claramente hubo, 
otra Getbáim^. qite,>fú¿ ha» 
hitada por la Tribu de Ben^ 
jamin. 

GETHEPHER , ó de 
Opher : Ciudadde Galilea en 
la Tribu de Zabulou., ^úSm 
19. 1 3 * y fue patria. «del Pro- 
feta Joñas. 4. Rírj^é :i4te2^« 
. GETHER : Tercer h¡* 
jo de Aram , nieto de Stm^ 
cuyos desceodieates se cr^ee 
poblaron la :B¡(cti:ianái Qem 
10» 23. ..»'): : : O ''"• 

GETHPHÉR^ Lo mis^ 
mo que Gethepher, 

GETHJlfiMMOÑí 
Ciudad . de >k jmedia Tribu 
d^ Manases á> hi iparte -de 
9fci del Jordán »> que ftw he» 
cha de > reÍMgioi 7^^* ^ > • 
24. Hubo otra del misma 
nombre en la Tribu de 
'DM^' umbko de refugio; 

. /» .i Jas. 



GE 

Jús.^21. 2 y. 7 19. 45. y 
btra perteneciente i los Le- 
vitas de laTribiideEphrainu 
I. Pdr. 6. 69^ Pero tstk es 
la misma que BaaUm. 

GETHSEMANI:Nom. 
4ire de cin: lugar <llel monte 
Olívete ^cerca de JertísáJeo, 
Aua jardín , 6 huerta de 
'^ste lugar sé retiraba i orar 
tX Señpr algunas veces ^ y 
^1/^ sMdo sangre , y fue f re* 
«so ^ p0r Jos füdíos guiados 
ftel ? pérfido^ Judas. UMk. 
^■$. 3^V' • =í 

* • ÓEZER : Ciudad út los 
Philisteos.' 2^; ^ng. 5* ^9» 
-VídJGáier, • 

GEZERON : iMac. 4, 
ni ^. Según lo que se dice en 
él misma libro cap. 7.45. 
es lo mismo que Cazara, 
Ciudad que fue Real. 

' GEZEZ : Tercer hijo 
'de Epha ^ concubina de Ca- 
^kb. I. 'Bar. 2. 46. En el 
mismo verso.se lee que Ha- 
4^n'9' -hijo primogénito • íie 
£pita V 'fue padre de'Gezez; 
^or 'te^^ue es forioso xie- 
ót qUeÍKi4)o dos <le uil mis* 
tno nomt>re, por no expo- 
nernos ir sentar ^tefneraríjk- 
%iente f-que-HarM'i hijod<e 
£píia , conctibüía' de su pa'- 
dre , tuvo á Gezez en su 
propia madre.' 



61 



GI 



«r 



,^ • 



GIBLOS , 6 Gíbelos: 
j. Kr;. 5* i8. &uí« 27. 9. 

Habitantes de una Ciudad 

iliaim^ada Biiblos « 6 Byblos» 
en ^(a ' Mienicia. Era maríti- 
ma » y estaba i la desem* 
boca dura del rio Adonis. 
Fue arruinada, y hoy se 
llama Gibetn. Vid. Byblos. 

• GIDEROTH, ^0S. if. 
41. y Giderothaim : Vid. 
Gederoth. 

GIEZI: Criado de EU- 

fSeoj Acompañé i este Pro- 
feca, y tuvo parte en todos 

^sus sucesos , hasta que do* 
minado de la avaricia , pi- 
dió i Naaman dinero y do- 

'fies contra la ^írden de su 
amo. ^.üigi^^* 2 j. Elíseo 

'le dixo que ]|i lepra de 

'Ñaaman se pasaría k él , y 
i sus descendientes para 
siempre > y habiéndose veri- 
fitado*en^el instante , se 

^a^aité dei Profeta. Los Re- 
yes de Israel gustaban de 
que -Giézi les re&íese las 

'maravillas- que Dios había 
obrado* por medio de Elis^. 
o <'iGiezi» pidiendo i y rtci- 

,biendo dones por la ctiri- 

<ion que su amo había he- 

<lio^.gr;^tultamcnie ^ es iro^ 

Dz g» 



-aB 



GI 



gen de aquellos criados ava- 
ros i que alicrian del favor 

' de sus amos para enríque- 

:céne coa Ips; dones t que 

con sus /Citrisf tagf mas. t y 

imuchas veces con cieria 

. violencia i exigen de los 

>^ agraciados. Estos deben ce- 
rner con razón venga algún 
día sobre ellos, la maldición 

',qiie Elíseo pronunció con- 
tra Giezi. Igualmente deben 
aprender de aquí los amos 

> Á. 2elar , y castigar los exce- 
sos de sus criados en estas 

-materias > y especialmente 
los Prelados de laJglesia» 

. lespe&o de sus Ministros 
inferiores » procurando ppr 

' lodos medios que no reci* 
ban interés alguno por las 

t gracias > que Dios , y la 

(Iglesia .reparten por medio 
de ellos, para conservar su 
honor 1 y k santidad del 

• Ministerio ; pues como dice 
San Ambrosio , no b^sca 
que ci Prelado sea desintC'- 

'Kisado ) sí no k) son sus 

'dependientes. 

GIGANTE : La Escrn 

jfttra habla de los Gigantes 

.<que vivían ames del Dilu- 
vio ) diciendo eran hom- 

' bres atrevidos y y crueJeSy 

- que na observaban otra ley 

^ue Ja violencia > y fueraa 



^e :sus armas* Gen. 6. 4^ 
Los Gigantes mas famosoi 
iueron los de la Palestina 
.que habitaban en Hebron» 
y sus cercanías : su talla exr 
cedta. tanto á la de los de- 
más hombres, que los l%m 
raeÜtas parecían langostas i 
su lado. Niím. 15. 5$. 34. 
Goliat tenia seis codos 9 y 
un palmo de alto 9 que vie- 
ne á ser diez pies , y siete 
.pulgadas, i^iqr^, i 7. 4«Totf 
, das estas aúthbridades n» 
nos permiten dudar , qitje 
. hubo . . antiguamente hom* 
.bres. de. una talla y y fuer-. 
zas muy superiores í l^s 4<s 
los hombres reguUr^t, y 
tan famosos por su estatii- 
,ra , como por sus delitos y 
violencias. ' , , 

GIHON : Monte , y 
Fuente al Occidente de Je- 
rusalen , en donde Salomen 
fue consagrado Rey por el 
Profeta Nathan 9 y el Sumo 
Sacerdote SadoCé 3* liig. %m 
33* Ezechias mandó con* 
ducir el canal superior de 
esta fuente i Jerusaleo 9 par 
ra que en caso de ser sitiar 
da esta Ciuckd 9 , no pii? 
diesen aprovechaTsc de siia 
aguas los sitiadores. 2. P/r# 

32.JOII y 

CILO: Ciudad de Jur 

di. 



COI 

.ctfu ^éi. 15.' jni^Piírii 
4el pérfido AebícopblL Á. 

GiNETH :; Pa<íff tb 
Thebni. y.Rtg* \i6. 4K > 

no 9 que los Griegos Uti?)!^ 
M eJ4«trU«tt > yí lol^ .iuftf inos 
HfigtlU , por s^ir oirgro ^^ 
que se d¿ ea . OsielUpp lel 
nombre de; HitguilUé hü^ 
28. Z5.;>27.:.ctice s.!^M!¿oíJ 
4ví^ir aoalifitJÚritiltC09ql4l ¡«K- 
jtt-umeqtofsuqui? JOls^ 4tfl^ 
granos.». «too qiieiK MCttr 
4e coQí i: Varas»- .-»•'':. < 



-< 



♦— 



-ft '. 



i. f 



"Í..M GL 



:*';« ¿ i 



I 



. * 



t > •»( • • « - i. > k 



Aunlque por la ígiloria áp 
^ioSs.se entiende por lo co** 
jDun ^SQ^ preseocta:; > y c fai 
láenaventurantt eteriza . dte 
qoe gozan' ios ^ JQsiois sen .. ti 
Cielo y contemplando su di»' 
mía Esencia 9 en la: que ven 
qnanto pueden apcte<5ef 9 j 
desear ; esta gloria-^*, ó yi« 
ston de Dios en suíeseiidíi 
no pueden verla Jos morta- 
les , por lo menos de poteil* 
cía ordinaria. Por ló que la 
gloria del Señoi^ de que ha* 
bla Moysés Ix. 1^ 9. &t. 
no debe entenderse de aqué- 
Jia gloua. él visión ;qw hace 



* \t 



SSL «9 

Unui«e«icueadcis vv ^mo. dt 
un preteoctaf/deiDtosexsp 
temá.^ por iletirlO.^sl 9 acor 
flmdadac i los ojoa de un 
jDortal^.qut ni aún es car 
jpáa:i^etyer;la A% de un An«» 
•gel glorioso >:'$i4o por la e«T 

X:. ^i tantea en t\ lagar. ciur 
idq ,'- como quandp se dice^ 
que. se . deacó ver la glorit 
ide. Aioi^en eljf^pnte, Svu'j 
•)r eftia 'Aube<respkit>deciepT 
ieqw! l»9r¿ íjobt f ej Ti? 
bcrnaculo , y que Moys^l 
baUaba á D^os cara i cara^ 
€oin6Cün>!hoiQbre 4 -su amir 
f Qj : <: aunquiB M> 'hiiJ;)ia.alU 
•en^ihásl, .ni figuras > l^^^f 
i;i..£w).n0pruebft.tl9dQ estp 

ñuisquleU fainiliarldad p;i!r.« 
ticular con quq Moyscs tra» 
taba con Dros 'lo que había 
:dfe ha£kr %) l^ablQi^rcon el 
4f fisibltnienro , . fiunque coo 

la-; int'erposicion'^jcl^v una^ nu^ 
be^L'y que en efe.áQ tuvp 
mi: 1 conocÍ9>ien tp mas per^ 
ledo y /distÍAip de. Dios, y 
y ^e sus : cfts^s > que loi de- 
más Pro£^^S:;;p«i:o sÍ9 salir 
de un conocia)itn(o abstraer 
to , y obscuro 9, Hcomp ^^ 
colige de Sa(f>:Juan , i . 1 7. 
l8« en donde hecha compa* 
r^cioi^^tre Christo y Moy* 

%%% > se dicft.1 que solp.ehrii- 

tb 



C30 



GL 



•io , y cmnoábs Hoá&tíwos 
Padresv ^^e^^ mí$inQ ' modo 

út Dio9^ QÍtíel btMifi^fiag- 

tirara Mpysiss flx^^^: c^zé. 
xro por 91» ¿^^neio /isino, per 
lu giorra <?xtcfftaí>; ?sien4o 
¿ótistame que Imti^uníálonÜ 
iiá^Visco Irtf^lieié!4úKvtA»^t 
té ts un |mtt«D ¿c|u€i i»pwí- 
%lé íexplicaníe con>l«MDDeiií- 

sióh neccsarir V por'W^Wj''*' 
xÁúon ciúc pide mn Dinñcir 

máiíb& dantódól. rEkiíFjÍBb- 
'pío' Sé ' ll^mí^ Ittgáxn 4ei¿abt- 
tacion déla gloritf' de . Dk>& 



GN 



• .'•; 



4J 



» c".l^ ri t\o 






gfdn' -j^y^'Pi^iíntoiáoii dtl 
Asia mtnor , frentie jlcc ^lá 
Isl^ de Cretá^ éfi 1» D<>rkia 
ícgúti 'Í>t¿lottf«2', iy .Esftai 
tóhi LláteSSsc^áfties ^Wri$jiar, 
después P¿|i<xk^Fy bo^ ^r** 
dia; Aigünos^créen es^ h isla 

de Rddas. > ^ 






■. I 



^'^'j^ohtc lUmado cambieti 



K>0 

•£scáM'pr¿9iliAo tf Jtrti;aieci| 
ázia 4ÍPookeiife.*Es.aiuy;c6- 
Abre^pok* haber sido druci« 
fícado .cfh >él nuestro Se* 
•ft<NS JiesiinGhrlsco; Vi03ol- 

?o(a4g4>B t I<la|10Pá^^ gratad 
idd <Páiís^^- de" ío» < PhiGsrpoS» 
•mk que-cuVieroit dos^com» 
4Mtii muy :jiáf)gPÍentos con 

fui «t^pi'iffierbiflobocd ^ui^ 
^n)i^ vidií 4íu^apb^ de/la 

leá^tá dte ^l<9 G%aotesn; y 
en el segundtt Ekbaaa de- 
golló i un hermano de Go- 
liath. En elJ«^ Par. 2o. 4. 
en lugar de Gob se lee G4- 

^unos ^ji^ieren: que 60^ sea 
l(i:^sfid;>';que Gfífc^ 5Íguiéi¿- 
ido ^a vecs¡on?deilo9£Sccen«* 
4^ , qtte:i0n elfcapniílocioii» 
ido ác ^: 9Íeyds v;:2o^leeip^ 
ji '- si ^t%Md\ ^^mesM guirtá- \iá 
C?eiffc;©n'la Vulgata ííe ex* 
presaba 'mfsmtt'^lal;>raf de»- 
pue$> de ^'hfl^ber < hablada ' de 
GolrathiGecheow U . *^ 
•>;:M<30DOLIASrHijo de 
Ahilan i y uno do los prin- 
cipales Xudios que huyeron 
4 los Ghíldwft \úüs de la 
toma d<f Jcmíalen ( siguien- 
do los'ícoiis¿|c»de Jerrtní« 
icfxt la/í«iíuneiabi.. Despuét 

de 



de Ut. ruina ^c Ja2 Chtdady 
y Templo pcfr Nabnd^odoi* 
R03o^>^ qotid^;. por, Gohf iHi» 
■dd0f.jdeijudca.ii cocjdondj^ 
gonba d(e ht qttaltdadtt de 
Kéy» ó :iVirjrey.sLjttahicn^. 
do á $í con la dulzura-de sa 
gobierno 4 ((^^^ ^ Jos:> qoc 
habían desáfnpditadA-jcltsRaísti 
JereiDÍasL^iSe utetüOt Icón: ¿tt> 
i>^aspUaty docBdeifixd sit 
wsidendav Entretanto Is<^ 
mabel ,^ hijo dfí Nathanías^ 
y^panciiteide Se^feias^ crc^ 
yi^odo d^beriel^i^ ^ )a 3h«f^ 
ftóhini(i.por.;eU derbcho ¿de 
sangre 9 :y:> 9aíib:jCiódalias^ 
irato cbn .Baal > Rey dejos 
Amonitas, perpeiuo^^eaíemi^ 
gú dei:lo$ Judkxs «^ quitai^ 
k>vida)á> GodoJii^. :Sii^to 
Jóhiíinan.».hi|b GbjCPajree y .y- 
reservadamente se la eomn^ 
nic6 <á Godolias.» ofrecién- 
dose. iá^/pRjeveHir eU lan^e^ 
m tqu^ ^ nadie) lodUoteiH 
diiriiei; peta t^r (Sobernas 
dor incrédnlo^p4^ ffiij|iybcofirt 
fiado,:: nb' le^pectoiiidt^toiftr) 
tarle. Al fin bmahel :ea«'> 
tr¿ :cor Ma^batíi yi matiáí 
i-ISodoHas luy^á \^t qtae le 
adoin^ñabéflp ^>:0ABt:> dei^ 
mundo $4^7^; ^f^ ü^ d^J 
ZZ.J sig. -o:: 

í. GOD€)tiAS : Hijo de 
Arfnari ti s ü ab«eio del* £io« 



QQi 



«|P 



I. 



ftca Sóphonías^ Sgfbffh i« i» 
. CODOUAS : I.evíW^ 
Mjofi$le/.£tha9^ iS; IdidiM^,» 

- : : 'GQG f y Msgeg í^ípiRíi 

bren^que se balla.Q.casi sien^ 
pre unidos ; sobre los qu;^, 
kt, discurj^eron n^ahq.loi 
Autboijei ^ifsin f /aj^eot^ igp^. 
cieffiT) á9i^ SMó sjg^i^cacjpM 

MÁnoclíiC <lice., . qu^ :Nf jin 
gdg»fqe.padrc de ios pe/^s^i 
y- Maiagetas :> . 4 s^be/ los 

S«yii^i^;^jy TarMÍ»ffr:K.^al: 

H«^ OW/ I p. ^ «g«« TjcX 

jhrueiift esf9:(^jpnvL^;m4r 
]^oclpAJ^e,cferta^ ei(p9$H9fes 
t<^iBan^ üiqueltps nopd^res ,en 
un sentido . aleg^rKP por. I9S 
PrfocigQí sy ,iPuf bte^t.gne^ 
migofcjd^ Ja :Igl«í*jt^,y.¿*g. 
en Jcííc^híj^í^: j8|,:-ijp. ^r 
AntiOcbo ^pip^apes persc*** 
giud«ra^yía Sipagoga j y 

e)f Aik^í0H^t9 eMi^fgT^^lfl 

bp jde- 5M«¿^és.i, feccjví;^jjf^ 

««Rra«nrfl:4?nÍJ§tji8i|en. ,, ¿i 
Horce^>'<onqdecli|9cion al 
Occidente :de^e^U .Cjudad* 
LlMȇte;;!as()rfjq^; 4^ figqrA 



$• 



(sxm 



pkretkte ' saf' ^riMÓ ié HUÍ 

Mbér stdb se^rtáda:>^eno(M 
la cabeza del 6nfti^r*''^hbniA 
bfüVlS 4^» iikf vttóiíi^ili- 
téd i porque -allí ^ - execti ^ 
tában los suplicios de los 
delítíqtientesi' Estaba (uerai 
dek <H<iiá ; pero hoy- s6 
hllla' dentro d^- su^' mara^ 
títií TéUftt. Jesu<:hfriltoiUá 
cÍQciécadó en él , y scpirtt: 
cádo en el Jardín de Josepb 
de ArinÉátheá«- £1 <&ii^ra^ 
áott Adriano q^aürfé ^eMi» 
bléíió ' i JttúSéM 2 oob wet 
hombre de ^¡^9 p^^ 
el sagrado sepulcro del Sal- 
tador i haciéndolo destruir, 
y t>óniétido en sur higar va- 
rias ^guMi^; de susidolps^ 
péró Sinu Eleha-i | madre 
de Constantino » por inspi- 
racioin divina , exfMÓ aquel 
Rfgár^. de tfiíii' abominable 
^MOMÚdiéti' f ' áéstrtíyendo 

los Ídolos , 'f-mp4»dd 
eóÉsttuir' -sobí^e^ Ai9 ^^nas 
flte' f^leiía iftA^íiid^á^lque 
asiste ^Íín.-Miíi#;'^7;>39J 

GOLIATH : «¿o» 

mií^ é¿iiXo&isiSi dt 

feeth /*tíbi|ídeíJaslfein«or»aí4 
trapíaí d* IWPhtlísteos^.^ -íí 
íttg. 17. 4;*T¿hiá-seís co^ 
dos y «É jMtfKí^^e^twi 3^ 



00 

(bs-Urifias^'^correspondiab -í 
9¥i'l eáatüra^ Este {terrible 
Gigante ,* of gullosp 4ei<^$« 
pámobqte habk <aniado «o 
dhca¿a^ d? los Braelitas^; 
filcj '£ imilurlos por espacioí 
de qbarema dias consecuti-^. 
vos^ desafiando á pelear cuer^ 
pdi-cuerbo.cop^el nias vale* 
ibso» üabíendo ido . David 
en aquisl tknkpo al! campo. 
í llevar provisiones i sus* 
hermano» , seoíreció i cora* 
baiár con él v y aroiada de m 
hoiída i }D eayádo » . le attojd* 
liba 'piedrat i. Ja frente con: 
unta violencia » que . le der^: 
ñbó en tierra 9 y le corta 
la cabeía^ con su misnu es^ 
pad4.'i, ^€g^ 17Í ax:. Sef 
díscoyrie .que ccmí éste^ ísokí 
tivo c€mipusD David i el S$l^[ 
mo 145* - 

La viftoria de David 
sobre Goliatk «es figura, de^ 
ltl^de) JefUChrísto ^;>y dt: 
susí'ieviogiddf sobre el de^ 
inoni(^;fiKi»-Christo^ ilevaí» 
do^eb %eki^^e la honra dé 
su*- Padre y i y empeñado ea 
salvar Iqs btunl^es ^ comban 
tt solo f(^ vence ^1 eáemi^ 
^' común ^f quitándole A^ 
vida /son sus proj^as armase 
No opone i este esprneu sos 
berilio- kinó . ácMás - débiles 
ab ¿breeér joperd.; 1^ lácsabk 

al 



GO 

^i príiíjpr .golpe pprrvirtttd 
de la cruz figurada ^ en el 
cayado dq David. £lla es 
un objeto risible para los 
corazones paganos ; pero su 
virtud vence ai demonio , y 
saca de su esclavitud á los 
que ctene ,c»iucivados« 

Hubo otro Goliath Ge* 
theo , que fue muerto en 
la guerra tercera de David 
con losPhíIistepsppr Adeo- 
dato. !• ^cgd 2,t.;\í9¿t i¡ 
P4r. 20^ $• 

GOI^ONDRINA : Ave 
transmigrante , y muy co- 
nocida. Se habla de ella 
^mi^chfis veces en la JBscritu- 
W ;.y ,co Tobías 2^. 11. se 
lee, que habieqdo ca/do en 
ios ojos de aquel viejo ve- 
nerable el estiércol de est^ 1 
aye caliente , quedó privado 
de la vista y h^^ que fies* 
pues la recibió por medio 
de la hiél del pez que habia 
mandado reservar el Ángel 
i Tobías el mozo. Cap. 11. 

GOMER : Hijo de Ja- 

5het. Ge». 10. 20. Según 
osepho fue padre, do los 
Pueblos de Galacia ^ habi- 
tados de los Gomaros <, 6 
Gomeros , antes que los Ga- 
latas se hiciesen dueños de 
aquel País. Calmet - es de 



GO1 



33 



sentif , que los antiguo^ 
pimbrios ^ ó Gmeírengs 
eran desceQdientes de Ga^ 
mer , que según el niismo| 
Josepho pobló también las 
Islas del Medícerraneo , U 
Grecia » la Italia , y las 
Galias. \ 

GOMEK : Hija de De^ 
belaim^ prostituta, ó ramera^ 
á quiep tomó por muger el 
Profeta . Oseas^ por disposi; 
cion y mandato del Senor^qucí 
quiso significar Ja prostituir 
cion » o idolatría de Sama* 
ria , y lo que habia de su* 
ceder al Reyno de las diez 
Tribus en los nombres de 
Sfis, tres hijos 9 que ya , no 
eran hijos de prostituciop^ 
sino legítimos , aunque su^ 
ine lo contrario ; porque pa- 
ra llamarlos hijos de pros^ 
titucion basta que su madi;e 
: hubiese sido antes mug^ 
publica. £1 primero mandó 
el Señor se Ilapiase '^ezjrahel^ 
que significa Vueblo de Di0f, 
pero disperso » y perdido; 
porque todo el furor , mor- 
,tandad , y destrozo , que 
descargaría Jehu contra 
Achab en la Ciudad » y 
Valle de Jezrahel , por su 
torpe 9 y abominable idola* 
tría , y la de su famili^i 
vendría dentro de pocp 

E ticm*- 



f 
» 

k 

'4 

•i 



34 



GÓ 



tiempo sobre la casa de 
Jehu , por el itiismo pecado, 
y aboreinaciori en que ba<^ 
bia de incurrir. Al segundo, 
que fue una niña , mandó 
se le pusiese por nombre 
Sin msericordia , denotando 
que ya no se compadecería 
de las diez Tribus de Israel, 
y si de la de Judá , permi- 
tiendo que los Assyrios 
destruyesen á los primeros, 
^y no se embarazasen con los 
segundos. £1 bijo tercero 
quiso se llamase Na mi Puc' 
lio y para manifestar, qué 
Israel entregado al culto de 
los Ídolos , sería desechado, 
y olvidado del Señor, que 
se adquiriría otro Pueblo 
Buevo de verdaderos , y 
genuinos Israelitas, formad 
do parte de los fugitivos, 
y reducidos i su yugo por 
<íyro , y por Jcsti- Christo; 
parte de los Get^tiles , que 
profesando una misma fé, 
'Y religión christíana , serían 
^nabidos, y tratados como ver- 
anaderos hijos de Abraham, 
de Israel , y por decir me- 
jor , de Dios , y herede- 
ros de su rey no. Os. 1.2. 

GOMOR : Medida con- 
cava de los "Hebreos , la 
misma^ue el AssarDtí>de« 



GO 

¿iwá parte del Ephai Ex^ 
16. 16. ' 

GOMORRHA : Una 
de las Ciudades de la Pen- 
tapolis , que fue abrasada 
con fuego del Cielo , y se- 
pultada en el mar muerta 
por los abominables delitos 
de sus habitadores. G^jf. 19. 
24. De Gomorrha se hace 
mención en Isaías i. 9. y 
Jeremías 23. 14. 

GORGIAS : Capitán 
famoso de las tropas de An* 
tfocho Epiphanes , enviado 
por Lysias k Judea con Ni* 
canor á la frente de uH 
exérdto de 40®. inSintes» 
y 7®. caballos para ásólalr 
el País. I . Mdc. 3.58. Ha- 
biendo salido i su encuen- 
tro Judas Machabeo , atacó 
primeramente i Nicanor , y 
le tencíó , y obligó á Gor- 
gias a retirarse derrotado; 
y estando para ser hecho 
prisionero por Dositheo, 
•un escudero suyo Thracio 
halló medio de libertarle^ 
2. líac. 12. 3 3. j sig. Gor- 
gias era Gobernador de 
Jamni , y de Idumea , muy 
diestro en el arte militar; 
2. Mac. 8. 9* pero desgra- 
ciado en sus empresas. 

CORTINA : i. Mac. 
15. 23. Ciudad antigua** 

' men- 



m 

mente Episcopal » y OQJ^ir 
dccablc ,^ jde U I^la d^ Cre- 
u, í qujswUguas. <le Jf 
Sfm «Peji^ümli/s^g^i^ E$- 
traboiu fípy;esíá coí^aowp.- 
te arruinftcuu 

GOSJeM: Árabe, ünp 
de los que se opusieron i 
Nebemias' qoando .iatén;ó 
resiablecer Ipy muros 4^ J®- 
rus^len. 2. Jg5¿/« .Z;,.t j^. 
; GÓSRM i Ciudad! de la 
Trifa(U de Jud^. en la tierra 
de Qessen., Vid. Gessiem. » 

.OthonieJ.., . ,j - — í 
; GOZAM : Rija <lel Asia 
jnaypr en los connnes w U 
.Armenia y la Media:» qiie 

..corre c|e ppnien^f , á Ojr^í* 
^te. A sus riberai trapspq|:;- 

jtó Sald^anasar . V>s /Israelitas 
.de las diez Tribus. De este 
rio se habla muchas vccts 
en la Escritura con motivo 
.d|? la dicha transU(;Í9n^.^4. 
Mg. 17,6. ; v8. jií^Ai, 
Far» ^i a (í. También hay 
una región ,y acaso Ciudad» 
que tomando el nombre del 
rio que la baña, se llama 
jGoz^n^ y sus habitantes Ga- 
^z^ítas. 4* Reg. 19. iz.ls. 
57. 12. Tourncmine se in- 
clina a que Gozam es nom- 
bre de Provincia , 6 región 
fie 1» j^Ieflía ^ ^guiei^o i 



Bonfrerio. Vid. Habor* ^ 






\ 



• * 

... j Q^qiA : Esra: I ^ 
br^i. está sujeta i muchas. sig^« 
pifijcacipnes , así en la Escrír 
tura «como fuofa, de ella,, i* 
a muchas dtstmciones^en 1^ 
JlfííoJogía;. í?or.e«^ vp» ^r¿*. 
,ci4 $e entiende o^u'ch^ v^- 
ees la hermosura ,. 6 bueñ^ 
disposición del cuerpo. FSp 

c'5^ >; 'f!^* Mínbiea s^- 
pifica indulgencia , perdo^, 
misericordia > y jctril^u- 

.^. 7. A tos<,bí^e%ios ^ y 

riégalos, I, 4 presente^ se .da 

eí nombre de gracias. Ecch. 

7. J7. l-a gracia en fin , ha- 

;blando theologicffienter, es 

^^n dón^d^ Dios ; ó uVia paV- 

ucipaoon d^ef; ser dLvinq, que 

pbra en nosotros iníinitps.pra* 

digios , y maravillas, y nos 

hace hijos ¡de Dios , y he- 

redcrps de su Reyno. Hay 

una gracjf^ Jí.W^ÍR gf^ñs-^ 

data , que . es., de muchas 

maneras , y no siempre obra 

la justificación del que la 

recibe, sino la de otros. L4 

jliijision I y .subdivisiones de 



8« 



en 



h • jgraciaí , ^üV cftabs %' ^ 
diversidad de oficios (por 
decirlo así } ^Hfbnciones que 
txcrce en nuestra^ ^JQ?f ^ ^^" 
lAattri^s de suW íhípforrtan- 
'dá* 5 pcro^üc corresponden 
privativamente 'á fólTheo- 
K>gds , y no á este Diccio- 
¿arroí'^;- ''-' :'']' fj, 
" * Él qtié^<íuísierc*iiiíírra!r- 
sé en estos puntói, ódü* 
clase en la inteligencia de al- 

5 un lugar del nuevo Tcsta- 
lento ,^ viva príVeprdo de 
^u¿ debe ¿¿hstiltir ¿oti' büe- 
tíQS Tíi^oUkós'í ^kn %riír 
de los errores de Pelagio, 
Jansenia, y otros hereges. 
Xo mas segm'o para los que 
íió hw bVudiado esta factil- 
.ted ^cfati fuhdíiíqiento ", es 
Weer que; nidá puede'! d 
liombre úh la gracia de 
Dios » y con ella lo puede 
4orfo : que Dios la dá^ i 
quien quiere, y como qúi?í- 
Vé : ysirji ella'níiigina obra, 
j)or mas ckcele'n t e que a pa- 
rezca i los ojos del mundo, 
es meritoria , 6 digna de pre- 
nfio en rigor de justicia delan- 
'te.de Dios. Etí uña palabra: 
^Ciffamós ciegamente en está, 
y en lo demasío qué crecry 
enscíña la sanca madre Igle« 
^ia , y . obrrandó según esta 
'i;reendár ,^ ^^óíe^^ci U ' verdad 



•dcrí \ éspcrcrtiós Ü fttTcii 
(dad; eterna^ por Jesú-Chrit* 
^b Señor jQtrerti'ói^í' '■ * - 



^í/í 




a 



Itáíltíi Via. Malogrimatb;^ ^- 
.GRANDE Ae Jdirt éñ 
lugar de rico , poderoso, 
magnifico , ilustre. Naaman 
era grantf é ' en la ])r¿settcia 
del Rey su amo : 4. Kf|i 
5» I ¿quiere decir ^ estaba 
en gran privanza con su 
Rey. £1 mar grande en lá 
£s,CTÍtura se entiende por el 
*MedItér ranea ^¿ sib'dompa* 
r;icion , mayor ,quc el mar 
ípúerto , y el de Genesa^retb, 
que son Lagos. £1 Rey de 
Assiria es llamado Rey gratf^ 
"te. El Euphrates el ño gráth 
7fírj|íílDive la Ciudad grande. 
" GRANDEZA del co- 
razón : Se toma por ía pre- 
sencia de animo , liberali^ 
dad , valor , arrogancia , y 
soberbia. J/. 9. 9. La gran- 
deza del brazo , por la fuer- 
za, y la severidad. Bx. i j« 
1 6. Llamase voz de la gran- 
deza de Dios al trueno ; y 
silla de la grandeza al trono 
de su Magestad. La gran- 
deza de Dios significa tam-* 
bien su gloria , su poder, 
su magestad , y sus obras 
maravillosas. 

GRASA C9 6 Grosura^ 

Pro- 



VGíí 

^ióhxbiS Dios iCíos:) He- 
breos comer la grasa de los 
animales. Lev. 3# i6. Algur 
•ños inferpretei; {ó eníienden 
Ikefalmenté y y ctceo , Cfit 
él uso^ de hf gfasa estaba 
enteramente prohibido i los 
Judios ; pero otros opinan 
ique esta ley debe' restrin- 
-girsé á la grasa separadai-de 
'la carilé , como el sebo que 
cubre ios ríñones , y íos ír- 
testinos » y esto solamente 
en el ado de la ofrenda del 
sacrificio. La gfnisd en el es- 
tilo de los Hebreos se en- 
fiénde no solo por la de los 
animales , sino por todo lo 
que tiene alguna similitud 
con esto en las xicmÁs cósjis. 
Algunas veces se toma por 
'■hí' abundancia dC' todoü Iba 
bienes. Jir. 31. 14. 

GRECIA: Región muy 
ielebre de la Europa , Ha- 
teada antiguamente Helia/, 
Contienela Macedonia^, Epi- 
to , Thessalia , Achaia < que 
es la Grecia propiamente 
tal ) el Pcloponeso, y las 
Islas adyacentes. Sus termi'-; 
nos son el mar Egeo por el 
Oriente , el de Creta por 
Mtdiodhy y el Jonio por 
el Poniente ; por el Norte 
está separada de los Illy-^ 
rios Y'Y Mesios por las 

2m{ 



>GK 



«? 



4slas Scardias 9 y de los 
Thracios , 6 Turcos , por el 
tio Strimon. En los Hechos 
^Apóít^os a o. a, se ió€tn 
por la Aehaiá solamenrte^qu^ 
comprtheitde á Athenas ^ y 
Corintbo. Tenfnem. 

De la palabra Grecia se 
usa muchas vttts en la Es« 
critura ^zA 'significar todos 
los países habitados por loj 
descendientes de Javan , así 
en la Grecia » como en lá 
jjonia » y el Asia. Desde el 
tiempo de Alexandro Mag- 
no se toma en un sentido 
mas yago , y extenso ; por* 
que dominando los Griegos 
en el Egipto 9 la Syria , y 
lá la otra parte del EíiphtíH 
tes^ 9 se acostumbraron fos 
Judíos á dar el nomtóé dé 
Griegos i todos los Ptieblett 
Gentiles sujetos ai imperíd 
dé los Griegos. Asf quandd 
se haUá del Reyno de Gire-¿ 
cia enf singular i se entiende;' 
por lo cómuh el' Reyno de 
Alexandroy y qwíMido se di* 
ce de los Griegos en pluraíj 
entendemos los sucesores de 
Alexandro. ' '' 

; GRIEGOS : En la Es- 
critura el nombre" de Grie- 
gos se entiende comunmeri^ 
te por los gentiles, é idola- 
tras. I. Uác. 8^ t%, &c. En 

el 



i 



^S GR 

«1 m^smo libro $e cKce<liie 
los. Sacerdotes despreciabaii 
ios honores de su nación , y 
preUBdiao los 4e>:l0s GriV 
gg¡s. Zi U^. 4¥ t ) •' El año 
de^U>SiGr¡egps, I. M<w* i. 
I !• es la era de los Seleuci* 
das » que empego el atÍQ del 

mundo $(^2. i , . r 
; GROSURA : Vid. 
Grasa.: 

l:^. GRYPHO ; hst de ra- 
piña j declarada impurat I^v. 
XI. I}., p^nr, 14. iz.Lo 
q^e lUa^amos. A^K^a GcifO^ 
siguiendo ; las iicaíones délos 
Poetas » dista tanto del ver* 
dádero Grifo , como un ioi* 
posible, forxado en , una 
ima^i^^cion de^b^rrad^ > dje 
}iB(a <?osa qur ;P^aIfpeqte f )tíj- 
1^ Cs avci parnÍYpra,.per0 
pq podencos asegurar qu£i 
^a de las conocidas , aun<» 
que Bocharto , y Junio quie- 
ten sea ui?^ d^ laS) especies 
de Águilas , que nosocrps 
llamatnps Quebranta- h^esoSf 
yi acaso el Buytre » ó el 
Halcón. 

Gü 

' ,^ GUEL : Hijo de Ma- 
chi , uno de los explorado- 
res de la tierra de Pronüsioa. 



«•• 



- GOERRAí Los He- 
breos fueron en otro tiem- 
po /una djC . latr naciones 
máS: belicosas del .mupdo. 
Sus guorr^ros^ ik>\ spq;<ie 
aquellos héroes fabulosos, 
ni de aquellos conquistado- 
res tan celebrados , dedica- 
dojS: solo 4 asolar ,.:y 4^3? 
Mttiri<3udíid^S:, y Provín- 
cii^ , y reducir I05 P^eblps 
¿ su dominio 9 para adqui^ 
rirse faoia en la historia: » y 
subyugar i los demás homr 
brjsSc Fuerpu^ sabios , y ya-^ 
iien^^ jGenerales , destinar* 
dos por Dios para hacer 1^ 
guerras- del Señor , y exter- 
minar sus enemigos. Los Jo- 
^ues s ios> Gedepnes , lo^ 
Jephtes^ los Sansones ^ los 
O^videSt ,: los Jos(as , loi 
Machabeos.son buenas prue- 
bas de esta verdad. 

Sus excrcitos eran muy 
numerosos* £n la salida d^ 
Egipto se contaban 6op®> 
combatientes. Abia i Rey 
de Judá at^co con un exér* 
cito de 400®. hombres i 
Jeroboam^ Rey de Israel, 
que tenia 8oo^« , dexándo^ 
le muertos en el campo 
joo®. 2» ?4r. 13. j. 17. 
Phacee , Rey de Israel, dio 
mueft^ en solo un dia i 
¿l2o9:« ÍioiQbi:e«. de la^ tro* 

pas 



Gü 

párde Judí, 2. fár. 28. 6. 
Asa ) Rey de Judá » con 
un exérciro de 6oo9. hom- 
bres , fue atacado por Zara 
Rey de Chus , que tenia un 
roillon , y quedó éste ente* 
raniente derrocado. 2. Par, 
14. 9. 1 ;. Las fuerzas or- 
dinarias de David , y Salo* 
mon eran mas de 300®. 
hombres prontos á pelear. 
I. Par. 27. Josaphat , Rey 
de Judá , tenia !• i6o®. 
hombres de guerra , sin con« 
tar los empleados en las 
guarniciones de las plazas» 
y fortalezas. 2. Par. 17. 14. 

Las guerras de los He- 
breos , unas eran ordenadas 
por el Señor , y otras libres 
y voluntarias. Mandó Dios 
fas primeras, como las de 
]os Amalecitas, los Chana- 
neos , &c. naciones sujetas 
á la maldición. Las otras 
las emprendían los gefes y 
caudillos del Pueblo de Dios, 
para vengar las injurias de 
la nación , ó castigar algún 
delito , como la que las on- 
ce Tribus hicieron i la de 
Benjamín , por el ultrage 
que recibió de los de Ga- 
baa la muger de un Levita» 
Jud. 20. 8. / sig. y la de 
David contra los Amonitas. 



Gü 



3» 



Otras veces tomaban las ar¿ 
mas para defenderse , y 
otras para proteger i sus 
aliados: pero nunca se decla- 
raba guerra alguna, ni prin** 
cipiaban los ataques contra 
una plaza , sin que precedie- 
sen las amonestaciones , y 
proposiciones de paz. Si los 
sitiados admitían la paz , se 
perdonaba la vida al Pue- 
blo , y quedaba exento de 
la esclavitud ; pero si las 
despreciaban , y llegaban á 
ser vencidos 9 se daba muer- 
te á todos los varones, y 
era saqueada la Ciudad* 
Deut. 20 • lo. Si , finalmen- 
te, duraba el sitio mucho 
tiempo , y era menester usar 
de maquinas para su rendi-* 
cion , nunca se cortaban los 
arboles frudiferos , sino los 
silvestres. 

Resuelta ya la guerra, 
se juntaba fa tropa , y exá* 
minando los Oficiales si ha* 
bia entre ella algunos que 
hubiesen fabricado casa , y 
no hubiesen habitado aún 
en ella ; que tuviesen algu« 
na viña nueva sin vendi- 
miar ; ó que hubiesen con- 
trahido esponsales con algu^ 
na doncella , sin haber for^^ 
malizado el matrimonio , los 
despedían ; como también á 

los 



'49 



Gü 



los íióxos y tímidos, párá 
que no acobardasen á los 
demás. Hecho esto , y lle- 
gada la hora del combate, 
se presentaba el Sacerdote 
al frente, y decía en voz 
alta : Escucha Israel : No ti" 
mas á los enemigos , fues el 
Señor feleard for tL La fal- 
ca de indicción , 6 declara- 
ción previa de la guerra era 
muy notable , y de ella se 
quejó altamente Jephte quan-> 
do los Ammonitas pasaron 
el Jordán , y dieron sobre 
Israel; ^uá. ii. I2. y los 
de la Tribu de Judá , quan- 
do los Philisteos se echaron 
sobre sus tierras , para ven- 

far el incendio que Samsoh 
abta hecho en sus m.ieses: 
Judm i^. lo. siendo de no* 
lar 9 que habiendo enten- 
dido los 'de Judá el mo-» 
^vo , y ofrecido entregar 
al agresor , al instante le- 
vantaron el campo los Phi- 
listeos. 

£t exercito de ios He- 
breos tenia con corta difi:* 
rencia la misma oficialidad 
que los nuestros , aunque 
con otros nombres. 

GÜNI : Hijo de Nephta- 
U , Gefe de la familia de 
tos Gunitas. Nmm. 2 6. 48. 

GUaBAAl t Ciudad^ 



Gü 

y País de Arabía % con- 
tra cuyos habitadores pele6 
Ozías Rey de Judá , y con- 
siguió grandes ventajas. 2. 
Far» z6. 7. De aquí se in- 
fiere , que Gurhaal es lo mis- 
mo; que Petra, , Metrópoli 
de la Arabia Pétrea ; v no 
Gerara , como se insinúa ota 
la glosa ordinaria. 
. GUSANO : Insedo vil, 
Y despreciable ', i que com- 
para al. hombre la Escrita» 
ra para denotar su debili* 
dad y baxeza. ^ob 25. 6. 
Jesu-Ghristo para significar 
la h^miliacton á que se ha- 
bla reducido voluntariamea-' 
te ¿ se dá á sí- mismo este 
nombre. P/. 21. 7. £1 gu*^ 
sano de los condenados nua« 
ca muere , y el' fuego que 
los abrasa no se extingue 
jamás. Uar4. 9, 4j. 45; 47; 
Este gusano es la rabia , y 
desesperación que atormen- 
ta las almas de los conde- 
nados en el ipfiérno: eic* 
presión meuferica tomada 
de Isaías, que despOes de 
manifestar la ira de Dios 
contra los Judios , refiere 
el tormento continuo que 
padecerán. Is. 66. 24* 



CYM- 



Glf 



OY 



41 



t - 



• GY 

GYMNASIO : Lugar 
it cliversidn , y exercicio 
páblico , adórtde '«oncor^ 
fían los gladiacores. LUma* 
ié Gymnasio de la palabra 
griega Gfmn9S ^ que signifi- 
ca desnudo , porque los lu- 
chadores se desnudaban pa^ 
n hacer sus Aincíones, Los 
Griegos que -eran muy afi*^ 
Clonados á los exercicios del 
amphíteacro , comunicaron 
esta inclinación al Orien- 
te , ¿ in^roduxeron sus joe- 
{;bs y-exercicios en los pai- 



tes de sus conquistas. Jason 
fiíe el primero que cóns* 
truyó un Gytnnasio en Je- 
rusalen ; y los Judios , de< 
kando sus diversiones ho- 
nestas , no solo $e afidbna-" 
ron i las de tos Paganosi 
sino que llegaron i hacer 
gala de tomarse ios mismos 
nombres de los Griegos» 
transcendiendo esta maldad 
á tos Sacerdotes » que ab;in- 
donando tas funciones de 
tM ministerio , y los sacri* 
fictos del Templo , con- 
currían i los exercicios» y 
a^pirábad í los premios. i« 



.♦<' 



H 



-» • I 



. HABACUC : Uno de los 
doce Profetas' menores. La 
&scriiura no expresa clara- 
mente él Pa/si de su naci- 
miento, ni el tiempo en que 
profetizo. Se cree fuese al 
findeLReyno de Judá, al 
mismo tiempo que Jeremías, 
aunque era Inal joven que 
este Profeta* Sábierulo Ha- 
bacuc que Nabúcbodonosor 
í Tom. 11. 



se acercaba i JerusalenY y 
previendo la toma de está 
Ciudad , se retiró i la Ara- 
bia , y permaneció allí al- 
gún tiempo. Volvió i la 
|uiJéa. luego que los Chai* 
déos se restituyeron á sa 
País ^ se ocupaba en cuU 
tivar sus heredades. Llevan- 
do un dia la comida i los 
segadores , le asió un Ángel 
ide los cabellos , le transpor- 
tó á Babylonia ,.y le biso 

F dac 



4» 



HA 



dkr i Daniel , que citaba 
tn el ]ago dic los leones , la 
comida que había prepara* 
do para sus obreros » resti* 
yendole después i Judéá de} 
mismo modo^ donde mu* 
rijo dos años antes del fin 
de la cautividad : así lo dice 
San Gerónimo ; pero otros 
lo atribuyen á otro Haba* 
cuc , i quien hacen author 
de las historias de Susana» 
fiel 9 y el Dragón^ Como 
quiera que sea , el Señor 
^ue tenia tantos otros me- 
dios mas simples y sencilloss 
para alimentar i Daniel en 
su prisión , eligió junp muy 
extraordinario , cuya exe- 
cucton dependia de esta« 
pendos milagros , que no se 
hablan visto hasta entonces;; 
acaso para dar i entend(^r i 
los Judios , que el Dios de 
'Abraham no los habia olvi^ 
dado enteramente , ni tam- 
poco i sus hermanos cáuti • 
vos en Babylonia , y que 
después de haber cerrado la 
boca de los leones hamb^eil* 
tos 9 para conservar la vida 
á su siervo , podri^^ tam* 
bien fácilmente, quando fue* 
se servido » aplacar el furor 
de sus enemigos y y reunir 
las Tribus de Israel en el 
País de sus padres. 



La Profecfa de Habacuc 
tiene tres capítulos. Al prin* 
cipio se queja vivamente de 
los desórdenes del Reyno 
de Judá , y después'^ dk 
anunciar la terrible vengaa* 
zaque tomaría el Señor de 
los Chaldeos por medio de 
las armas ) concluye con un 
cántico 9 manifestando que 
el Señor quando está mas 
irritado se acuerda de su 
misericordia. Recuerda las 
gi^andes maravillas » y pro?» 
digios 9 que en otro tiempo 
habia obrado "Dios en favor 
4c su Pueblo » y predice lá 
ruina dd ímíperio. de los 
Chaldeos , la libertad de los 
Judios por €yro^, y lá del 
.genero humano por Jesu- 
Christo. 

HABER.» óíieb^r : Cí- 
neo , de la familia de Je* 
thro./ Fue itiáódo de Jael, 
que dio muerte á Sisara» 
traspasándole las siebes coa 

un clavo. 7^^^ 4* II* ' 
HABOR : Una de Ift 
Ciudades díe lósMédos^icerv^ 
ca del río Goian , endon^ 
de habitaron Jos . Israelitas 
que fueron trasporudos á 
Assiria por SaliDañasar. 44 
Reg. 17.. 6é £n el oiismo 
libro capituló tS. irj pare- 
ce que Habór ^ y Hala no 

» . . . 4on 



fon; Ciudades , sino ríos de 
una Región llamada Gozan; 
pero en el i? Par. 5. 26. 
se( expresa ..que : Gozan '¿es 
rk> 9. en lo que se demuestra 
hi que dexamos asentado; es? 
lo es» que Habor es Oia« 
dad 9 y no rio , y Gozan 
fió t y no país ; aunque 
00 - hay dificultad . en que 
$Á llamase tierra de Gozan 
h.quc riega este río, por 
ser igualmente freqüente to- 
mar sus nombres los unos 
^los otros. Todo se com« 
pone bien 9 supliendo aU 
guu cosa «n Ji^ construci'^ 
cion de aquella clausula del 
Sf. Rtg. 18. II. in HaboTf 
& in HaU fluvüs (ú'fluvio) 
Gézián y como ponen los 
Steenu.tuV.^ g. eriHaUi y 
Habor., {Jróximas al rio 6 
rk>s del Gozan. Algunos, 
confundiendo este rio con 
él Chabor , 6 Chaboras, 
ponen i Hala y Habor en 
U Mesopotamia. Nada pue* 
de asegurarse sobre si es 
rio 6 país. 

HACCO : Padre de 
0ría&.^ y abuelo deMerif 
muth , .qué contribuyo al 
restablecimiento de los )mu- 
fot de Jerusalen en t¡em«' 
pb de Nehemías. 2. Esdm 

í^9 21« . 



HA 



43 



«.«•'• 



. mHACELDAMA , Á 
Chakeldam : campo inmer 
diato al valle de Topbet , ai 
Mediodía del; monte Síoo^ 
tá donde, se sepultaban los 
eiBtrangeros , y peregrinos 
que inocian en JerusaleUé 
Diosele este nombre , que 
significa hcTidai de sangre^ 
porque se compró con los 
treinta dineros que recibió 
Judas por entregar i su 
NlsítsirQmJii4tb . 27. 8. 

Estos hombres malva- 
dos , que acababan de co* 
meter el delito mas execra^ 
ble V poniendo precio i la 
sangre del Justo, ridiculos 
observadores de los ápices 
de la ley , hicieron escru» 
pulo de poner en el tesoro 
sagrado el dinero , que eín 
piYcio de sangre , y deter- 
minaron comprar con él el 
campo de un alfarero , pan 
sepultar í los extra ngeros» 
Se vé aún :€ste campo; es 
muy pequeño, y está cur 
biérto dé una bóveda ,!baxo 
ia quáf se consumen eÑ po- 
co tiempo los cadavertff 
sin exhalar algún mal olor*. 
, HACHAMONI : Pa- 
dre át : Jesbaam. 2. R€g% 
2.3^ 8, '. » 

HACHELAI: Uno de 
los que firmaron la ^lianza 

Fz que 



44 



HAi 



que renovó. Nebemias! con 
el Señor. l.Esd^ lo. !•• 
: H ACHILA: Monte, 6 

* collado del. desierto Madn 
efi la Tribu* :de Jüdá & ^^ 

' derecha ,; esto es al Oriente 
del desierto Ziph , sobre €Í 
qtial se edificó después la 
Ciudad llamada Massadi* 

\ Háscar este . monte siguió 
íauL & David , que se ocul- 
tó allí para huir de su fu* 
ror ; pero no cayó en sus 
manos, porque avisado de 
que los Z¡pheo& habían pfre« 
cido entregarle , ie pasó á 
las lbnuras:de Maen. i. Rrj". 
23. 19. 7 z6. !• En d 
verso 5? dé este capítulo 
se llama Gabaá Hachila. 

HADAD: Uno de los 
¿oce hijos de Ismael. Gtih 
2f. 1 5« Lo mismo que Ha^ 
4lar^ \. ?Af. 1, 30* 

HADAI A : Padre de lá 
Reyna Idfda , que fue ma- 
dre de Josías , Rey de Judá; 

HADAR: Vid. Hadad. 

HADASSA, ó'Bdisa: 

-Nombre que tenia Esther 

antes de ser Reyna , ymu- 

•ger de Assuero. Estb. 2. 7. 

Se cree habérsela dado este 

nombre , que significa ber» 

mosura , por su grande be- 

llm i por la ^ual mereció 



ser esposa del Rey mái po^ 
deroso del mundo. 

HADASSA : Ciudad 
de la Tribu de Judi , don« 
deshabitaron . los « Israelitas 
después del regreso de U 
cautividad. 7^^*' 1 5. 3 7. Pare- 
ce ser lo nusmo que Adasa# 

HADID , ó Chadid: 
Ciudad de la Tribu de Ben^ 
jamiii 9 > al Oriente .de la 
llanura de Jerichó , cerci 
de la embocadura del Jor« 
dan en el lago Asphalrite* 
z. £i¿. II. 34^ De Hadid> 
Lod^ y Ono volvieron de 
Babylonia 72 5 •.hombres. 14 
Bsd. 2. 33. 

HADRACH : Ciudad 
de la Arabia desierta-, de 
que hace mención el Pro&« 
ta Zacharias y pronunciando 
contra ella terribles aména^ 
2as« Zaeb. 9. i. Se llama 
también Adra , Adraon , y 
Adranm , de donde tonió 
su nombre la región. Hoy 
se llama vulgarmente Cmdad 
di Bernardo de S^amps. -^ 

HADRIEL : Hijo de 
Bercellar. Casó coh Merob 
hija de Saúl, que habiá. sU 
do prometida i Qtavid. Tn« 
vo de ella cinco hijos ^ los 
quales fueron entregados i 
ios Gabaonitas , f crucifi^ 
cados 9 en satisfacción de.^ 

cruel- 



cmeldad con que trató Saiil 

aqüiel Pueblo^ i.Rij.i^.i&j 

HAGGI : Segundo hU 

t ' HAGOIA^:H¡jodcSá4 
maa.'Uiio dé los >dbcen« 
dientes die Merari, i^ Tar. 
6. 50. 

HAI , 6 Ain: Agad, 
é Agat , ^segun^San Geráf 
i^imo^* ó Ehsetños^^qué la 
jKMie á itt'ñlda del. monee 
Henboi» al Occidente ik 
Bethcl-, caya equivocación 
deshace claramente la Es^ 
rótüra^én ¡tí ^GenesisTv i z^ ^ 8; 
y en Joiiié 7;^ ai y 8;^?. dr* 
deudo que Hai escab» d 
Orienie de BetheK Hai eirá 
Ciudad de la Tribu de Ben- 
l^innfm^cerda de* Jericbó« 

Sus- f habitadores sostu^ 
^fjtron loü'¿ta(]|oc9^elcls is- 
raelitas 9 y los Fecbararoa 
con valor , y permitiéndolo 
3¡>ióS' as¿ 'en castigó del ro*' 
bo V y 'sacrilegki ique babia 
cometido Achan en.h; toi- 
ska y siquecí de'vJiíMhó; 
mas Iwgo ^ que Josué purl¿ 
£c6 su exército con la rauer-< 
te de este impío r mand<S 
se dirigiese huevameaccicofH 
tra^lj^iCiudad , y dn^púso de 
noche una emboscada ^sm 
traer al combate á los ene- 
migos , que l«s ventajas pre- 



HA 



4S 



cadentes hábian h¿¿hó te- 
merarios* En. efedo i los de 
Hai .salieron al rayar el día» 
y dando sobre los Israeliías» 
que ivigieron huir> los fue? 
roa i persiguiendo lar^ tre« 
cho* Entonces saliecoa loa 
de la' emboscada , dirigié- 
ronse á b Ciudad , y ha« 
Uáodola indefensa , se apo- 
deraron dci ella ti sacaron un 
botio considerahle » y iá puT 
sieroó fitegOi Los de la Ciu*»* 
dad , que se hallaban á mu- 
cha distancia » viendo el bu- 
IBO ^ acudieron á su, socorr 
ro 9 • pcfo; cogidos; '¿ntce el 
éxércitó y y la ^miboscad4> 
fueron pelados í cuchillo» 
sin que ninguno se salvase. 
El Rey , que babia queda- 
do prisK>nero ,- fue puesto 
^ una horca , y . penpaner 
ctiS.en elk hasta ponerse el 
soL.Jüs^ 8. !• j^ sig» 

HALA : Ciudad , y 
Pq(s i h ográ {úrile del ^Ur 
phrateá , ladonde los Rey e$ 
db A^fiíia transportaron lo« 
Israditas'de tas diez Tribus. 
Algunos dicen es lo mismo 
que Abalé. 4, Reg. 17. 60 
yid.t Habor ^ Chale , y 

i HALA A z Muger' de 
Assur,ymadre de Sereth, 
Isaar> y Ethnan. i • Fax. 4. 7- 

BAL- 



«# 



HA 



HALCATHí ^9S.^9^ 
26. £a el capítulo 2i« ^.u 
HiUát. £n el I? Par. 6^ 
7f. Hucací y en algunos 
códices Grifos HdCúc , Ciu* 
dad de la Tríba de. Aser¿ 
Vid. Hucac. 

HALHUL : Ciudad de 
la Tribu de Judá. Jos^ tf • 
58. También se llamatu 
AM ; )r^San Gerónimo', di*» 
ce habia en su. tiempo «luí 
pequeño Pueblo llamado if/fi^ 
Id y cerca de Hebron. 

HAMATH,6Emath,y 
Amatheos : Nombre qu^ da> 
ban los Hebrepsi todo el Pé% 
desde 1¿ Palestina basta el 
Euphratesi» Vid^Emath. 

HAMBRE: La Escri- 
tura habla de muchas ham- 
bres padecidas en la Pales» 
tina, y los Países vecinos j 
coffto en tiempo de Abra^ 
ham , Isaac , y Jacob ; pero 
h mas cruel fue la del £gip«* 
tai en el de Joseph , quí 
dufé siete anos. La bambii^ 
era algunas . veces efe&o db 
la ira de Dios, quecasfit 
gaba los pecados de su Pdef« 
blo, como quanda ofendí'» 
do de la vanidad de David, 
le dio á escoger tres año^ 
de hambre , 6 la guerra , ó 
la peste ; y en el rcynadq 
de Adhab afligió la xicrra 



/na 

¿05 el iRitsQiQ:az^ef por et^ 
pació de siete años. 4. Kegut 
8. I. 

HAMDAM.: Hijo.df 
Dtsoa .» desc^djcffcl^: de 
Seír.HbrreQ. Gfen. 5¿ 2(5. .^ 

HAMMOTHDORAi.t 
Ciudad de refugio .en la 
Tríba de Nephtatí ; que 
pertenecía, á los Ljsvius dd 
lá £iipilia de Qertoql 'ifpxí 
2c. jz.íEs Iá»mísmá ^ue tf^ 
lácn^ uPJr^jSijí^ fin Jos^Mf 
19. 28. se habla de una 
Hamoo^ que. parece, peri^ 
mcer lilla Tribu rd^ ASc« 
pero si : scr hace alguia rer 
flextoa 9 no es difícil conc^ 
bir sea la misma que h 
precedente ; porque pu(pde 
ser término <«'; wt: Tríb^i 
y pertenecer !;£^6tiía. .7 
■■: H AMON t Vid; Htm* 
mothdora. > : . 

HAMaAM : Hijo ma^ 
yor de Disoo » desceodieor 
tcildc Se|r HgrréOtf i. ?4i% 



« » « -• I 



• 1. 



,' HAMÜEL : Hijo de 
Masma. I. Pán^. z6» 

HAMUl.:HijodePha- 
tés y Gefe de la familia de 
losHamuKus, Nirji»« ,zS* Zi^ 

HANAME£L:H¡jóde 
Sellum 9 pricbo de JeremíaSt 
í quien » como pariente mas 
cercano , propuso le comr 

pra* 



prase la heredad que tenii 
en Anathot* ¿atendiendo: el 
Profeta era aquello por dis- 
posición de Dios y compró 
la heredad , entregó el . di* 
ttero , y $é otorgó h es- 
<;riturr dé venta , firmada 
de tesugosy'la qual dióá 
Baruch » mandándole de par- 
te de Dios la pusiese en im 
vaso de tierra ^ para que se 
conservase lar^ ikmpóéjm 

La compra misteriosa de 
esta heredad , cuyo contra- 
ta pop escrita fue coloca*^ 
¿o en. un vaso de barro pa- 
na^ sacarla deispues de mtt-^ 
éhos años , significaba , qué 
las promesas del Señor ha** 
bian de estar como sepulta- 
das durante' la cautividad de 
Babylonia ; pero que revU 
virian pasada algún tiempo: 
qxre los Judiós volverían i 
tu patria : que Jerusalen , y 
el Templo serían , reedifica- 
dos , y poblada nuevamoi? 
te Ik'Judéa!. i-.-s-r ui-r! :?^m 
i ' Esft^ acdoo ^rdfetlcd! 
ffo solo miraba ád» íiistrubt^j 
cion de los Judios > sina 
también á la dejlos Chris- 
tianos, Laí Iglesia? iucsidai^lt 
gupas veces tan Tpersegnida^ 
que paremia' 'ibia i .perecee^ 
Ueganda á extinguuíse . casi 



HA 4jr 

cmer9mente la f¿ en muchas 
personas persuadidas í que 
el Señor se habia olvidada. 
dé ella ; pero los verdade- 
ros Chr^tjanos ven con los 
o}o» d^ la f¿ que. nada le es 
imposible y ni se olvida de 
SU: misericordia , castigan- 
do con una mano ^ y sa« 
ñanda con la otra 9 y per^ 
mhienddJá. vexacion para 
maytnr: exaltación.: La firip^ 
codfiatízr.que tienen, en las 
promesas del Señor» los obli* 
ga á hacer útiles adquisicio- 
nes de iiKrítos y], bueuas 
obras tpara^ lo succesívo*, . " 
. HANAHí: ^Pádre .do 
Rinna. i • Par^ 4. 2o« 

HANAN : Hijo de 
Asel y de la Tribu de Aser« 
i.Pnr.S. j8l. . : . 

HANANEEL t ToírQ 
de. la Ciudad ; de^ Jer usalen« 

: H AN^NI : Padre del Pro* 
feta Jeliú, }. «4^^,^16.1^ 
Fue también Profe.ta. Pre^ 
scaitl$^4 ;A$í K^'áe juái 
paca repHh^pdffl:») eonfian* 
ia ,en el; Rey de Assiria,^ 
sin recurrir al Señor ; y el 
Riey I k; ;n)iandó: . pocver en 
p|:is¡onrj2^¿P4r. í;6*7. » 
-: tHAHANI : Hijo -de He- 
máa» Levita:^ y. Músico 
fainoso destinado por Da^ 

vid 



n9 



BA 



tíd pam ti ser ficto ddr^eía^ 
pío. I. Par. 25.4. Le tocd 
la suerte 1 Si ibi 25. 

HANANUS: Hijo de 
Zorobdbdé I. Pdr.'^¿ 19^ n 

HANANIAl ^ Hl>a de 
Asur , íá4so Profeta de; hk 
Ciudad de Gababn. . Ha^ 
Riendo ¡do al Templo de 
Jérusalén d quarto año del 
re^nadO' de Sedecias , ka^ 
titfído^ de. ^hombre inspira^-, 
do ,'asió í visca 'dcl>PuiebIa 
las cadenas que Jeremías 
Hevaba al cuello en signifi* 
tat;¡oit dtr la cautividad de 
Judá i y 4ixo i los Judíos 
qiie n librarían M\ pioder 
de Nabuchodonosor ; ^éfá 
Jerem^a^ después de decla- 
rar al Puebla que la^ va- 
nas esperanzan' de- Hananías 
solo serfíañ pira agravar su 
yugo , ^iomxkOÁ cóAcra esb 
te impostor la sentencia de 
muerte , - que se éxecutó jen 
aquel m¡«Uio año. 7^^ ¿^« 
*•'•-? ^•'' ' 'i'.!-:-?.: ->']•[ 

• : HANÍtTHOM jK&Ghw 
natóh^t Cvtiddt de fHi|astioaf 
en la Tribu de ZabaloiP> A 
Norte. 7í'/* 19. Vjf.r.r..\ 
HAN^S: eludid ^:dc 

que seíiabla en lisafas«j<¿í¡4^ 
y- sé ctce^Íi¿*aba<^'4í.BSg¡p- 
to V cercar de t lá Bthiopiai 
£1 Profeta reprehende i ios 



»4t 



Judíos de . haber' enviado 
Bmbaxádores í U,' Ciudad 
de Hanes, pidiendo socor- 
ro á Pbaraon contra ios 
Assirios. . 

HANNí :; Levita , que 
volvió de la cautividad de 
fiabylónia.r 2. Esd. iZé 9. 

HANNIEL : Hijo de 
Ephod ,. de la Tribu, de 
Manases » unp de los comir 
sionadorpara^ repartimien- 
to de la tierra de Promisicsii» 
^if«f« 34. 23. 

HANNON : Hijo de 
Kaas ', : Rey de los Amoni-r 
tas. Envióle. Dtavid ! una jem^» 
boxadacon el)ípésame. por, 
la .muerte de :su padre i éc 
quien había sido amígo^ 
ofreciéndole continuar en It 
misma unión <y.' armbma^ 
Hiurañó Hannon^:; aqutfUjí 
atención singular., y:.toaun« 
do parecer de siís cortesa* 
nos f s%uí<$ el didameo d^ 
algunos que tuvieron por 
espías i ios enviados » ha^ 
ciéndoles raer Ié^ mrtadl de 
la::bacba j, cortaffiesHlo^ ves- 
tidos; hasfai. la' cintura , y 
despedirlos con «sta igno« 
minia. Noticioso David de 
aquel ateátaido ^ I les mandó 
^ener«Of Jericbó bas(a:que 
les'crecíese .lábarba.^jy dfr* 
clarando guerra á Ici AfQO« 

ni- 



ha; 

nítas envió contra ellos i 
Joab 9 con grande numero 
de tropas. Este General los 
venció , tomó sus fortale- 
zas , y los subyugó entera- 
mente. 2. Reg. I o. i.J slg. 
Para castigar los pecados, 
y abatir el orgullo de los 
Amonitas , entregó Dios su 
Rey y consejeros á un es- 
píritu de desvarío y atur- 
dimiento , que los hizo in- 
capaces de reflexionar sobre 
4in atentado tan inaudito y 
(Contrario al Derecho de las 
Gentes. f 

HANÜN : Hijo de Se- 
leph. Construyó con los ha- 
bitantes de Zanoe la puerta 
del Valle en Jerusalen , des- 
ames del regresó de. la caú* 
tividad de Babilonia eti 
tiempo de Nehemías. . 2. 
B/^. ;. ij. : 

H APH ARAIM : Ciudad 
jde la Tribu de Issachar, 
^ot. 19. 19. al Norte de 
Bethsames , y al Oriente dt 
Sunam y del Carmelo. £0 
titmpo de S. Gerónimo era 
una aldea llamada Alfarcd. . 

HAPPHlM:HijqdíMa- 
chir , descendiente^ de Ma- 
tíases. 1. P4r. 7. 15. - 

HAPHSIBA : Madre de 
Manases Rey de Judá. 4. 
Reg. 21. !•. 
V . T^m. II. 



HA 



49 



HARAD , 6 Harod : 

Fuente de Arad en el cam- 
po grande al pie del mon- 
te Gelboe azia el Medio** 

dia. 7^^« 7« 1* 

HARÁN: Hijo de Ca- 
leb,yEpha su concubina* 
I. Par. 2. 46. 
. HARÁN: Gen. 11. J2« 
2/. 57. 12. EnEzechicl 27* 
23. Aram. En Judith j. 9. 
Ufaran 9 y los Setenta Ue^ 
sopotamia. En los Hechos 
Apostólicos 7. 2. 4. Char^ 
tan , Ciudad de Mtsopo* 
tamia cerca del rio Chabo- 
ra , ó Cbabiúr , antes de en- 
trar en el Euphrates. Vul- 
garmente se llama Harran^ 
y en el Génesis 24. io« 
Ciudai deSaíbüT. Vid. Aran. 
Fue Episcopal sufragánea 
de Edessa. Los Romanos la 
dieron el nombre de Cbar^ 
res , y es i^mosa por la der« 
rora de Graso. 

: HARBONA : Eunuco de 
Assuero» quehizb dar muer- 
tea Aman. Exr. i. 10. y 7. 9. 

HARED , ó Hered : Lo 
mismo que Arad. 
/ HAREM ; Sus hijos vol'- 
^eron de la cautividad dé 
Babyloniá en numero de 
;2o. 2. Esd., 7* $5» 

H AREPH : Sus hijos vol- 
yicion de Bab>lonú,en nú*- 

G ine« 



s« 



HA 



mero de i Í2. 2. Esdi 7. Í24. 

HA RES : Monte en lo 
último de la Tribu de Dan 
al- Oriente , habitado por 
los Amorrheos que estre* 
cbaban mucho i Io$ I>ani- 
tas , hasta que auxiliados és- 
tos de lasTribus deEphraim 
y Manases, los hicieron tri- 
butarios. 'Jud. 1. 35. 
• Los Setenta dicen habia 
en este monte muchos osos, 
f corras , y así no hay que 
«dmirar que Samson hubiese 
podido cazar en éltrescientas* 
' H ARET : Bosque de la 
Tribu de Judá , adonde se 
retiró David huyendo de 
SauL I. jR^^. 22. 5. 

HARIM : La tercera de 
las 34 familias sacerdotales. 
Los descendientes de Harim 
volvieron de lá cautividad 
de Babyidnia en número de 
1^017. , y muchos de ellos 
dexaron las mugeres extrdn- 
líeráíi que hablan tomado 
contra fa ley. i. Far. 24* 
S.: 1. Esd,z. 39.710.2n 
HARINA : La ley de 
Moyses permitía i los Israe- 
litas que no tenian anima* 
Jes que ofrecer én holocatis^ 
to , ofreciesen dos tórto- 
las , 6 dos pichones 9 y en 
caso de no tener uno ni 
otro 9 pudiesen oírecdr flor 



. i 



HA 

de harina » sin mezcla aU 
guna de aceite , ni de in« 
ciensOf Si la ofrenda era por 
el pecitda, se daba al Sacer-» 
dote la «deania parte de un 
Epho. £1 Sacerdote tomaba 
un puñado de aquella hari« 
na , y la arrojaba en el fue* 
go del Altar ^ y orando por 
el que hacia la ofrenda > $e 
quedaba con lo restante. Si 
la ofrenda era de mera de« 
vocion , se rociaba la harina 
con aceite , y se ponia encin 
ma un poco de incienso i 
y echando un puñado so^ 
bre el fuego , reservaba la 
otra el Sacerdote , y soló 
él podía comer de ella den* 
tro del Santuario en el tieiá'»' 
po de su ministerio^ Ler. ^^ 
11. y sig. 

HARMA , Chorma , ú 
Horma : Ciudad de la Tri- 
bu de Judá. Jof. 15.3o. Fue 
iMdida después á la de Simeón. 
líit f $• 4^ Es la misma á que 
IbsSetetíta í¿i'i2. 14. die- 
ron el nombre de Herma , y 
en el I. Par. 4. 30. se lia* 
ma Horma ftsto es, Anathe* 
-itia. Este nombre se lo die« 
TiDn les Hebreos después de 
haber vencido al Rey de 
Arad. Nüm. ii. 3. Tam» 
bien se llama Arama en el 
libro primero de ios Reyes 

, V JO* 



HA 

}0. ;o. Llamábase Sepbdáth 
a<ites que los Israelitas la 
diesen el nombre de Horma» 
óHarma. Jud. t. 17. 

HARNAPHER :. Hija 
tegundo de Siipha. i.: Pan 

. HARODI : Patria de 
Semma , y Hética , dos va« 
Uaites soldados del exército 
de David. 2« Reg.. 2j. 25^ 

:.HMOMAPH: Padre de 
Jedaia, 2. Esd.^^ lo. 
. : HARCfSETHdclos Gen- 
liles: Ciudad de la Tribu 
de:NepbulJ-, situada sobre 
ti lago Samdchon. ^ esto 
es t en las aguas de Meron^ 
tu .donde habitaba Sisara» 
General de las tropas de Ja- 
bia Rey de Assor » que 
fue perseguido hiasta. esta 
Ciudad. Jud. 4i 2- Llámase 
ie hs GfJiri/f/ 9 porque; esta- 
ba habitada de gentes ás 
varias naciones. San Geró- 
nimo la llama Asimb , y 
dice que en sp tiempo era 
una villa grande i sei» mi- 
-Itasde Pella» ázüii G^rást^^. 
"' HARPA : Instrumento 
músico bien conocido de 
'figura casi triangular, que 
se fixa en el suelo , .y ar- 
rimado al pecho , fse ; tañe 
COB'las^uñas. Ordinariamen- 
te se pinu á David coa un 



0A 



SI 



harpa ; pero no se halla no< 
ticia alguna en la antigüe- 
dad de que el harpa de los 
Hebreos, que llamaban Cin-» 
HQt f fuese semejante á las 
nuestras» £n algunas meda« 
lias. Hebreas de Simón Ma«« 
chabeo se ven instrumentos 
músicos de dos géneros; pe* 
ro muy , diferentes del bar* 
pa. f, y con solas tres ó qua« 
tro cuerdas, 

..HARSA : Gcfe. de una 
de las familias que volvieron 
de la cautividad; i.Esd.z. 52. 

HARÜPHITA : Ape- 
llido que se dá á Sapha^ 
ciés , uno de los parien* 
tes de Saúl , que se jun* 
taron i David en Siceleg» 
i. Pdf. 12. 5. Esta palabra 
H4THpb¡ít4 parece ser tomada 
de. alguna. familia, ó país 
Jlamado HaiHpk ; pero ■. nada 
jKídemos asegurar. 

HARÜS : natural de Jcr 
tcba ,,. padre ;de Messame- 
ieth , fnugec de Manases 
lley.de Judá i y 4padre de 
'Amon. 4. Reg^ 2i.<i9« 

H ASABAN í Hijo de Zo^ 
üobabel ,. descendiente die 
Jcchonlas. i. P^r^ j. 20. . 
; BA$AmHSt flmli^ de 

la familia de Mtfai^i 1 Cáf^* 

tdr , qu/b tenia su tugar á la 

.ia^quierda < delante del Ta* 

G 2 ber- 



5« 



HAí 



berndculó antes que se ciU 
íicase el Templo, i, Far. 

HAS ABIAS : Levita , hi- 
jo de Idíthum , cuyos des» 
ceodientes tuvieron el duo- 
décimo lugar entre los Le- 
vitas que cantaban en el 
Templo. I. Par. 25. 19» 

HAS adían : Hijo de 
2^robabel, y descendiente 
de Jechonias. i. Par^ 3. 104 
: HASARS0HAL:i.P4r. 
4» 28. Ciudad en donde 
habitaron los hermanos de 
Semei. Estaba en la suerte 
de Jüdi; Jos. 15. 28. y 
luego fue dada i la Tribu 
de Simeón. Ibi iaf. 19. 2. 
£n el libro. 2? de Esdras 
II. 27. se dice que los hi- 
jos de Jttdá habitáro,n en 
Hasersual) y por el conU 
texto se conoce qáe esta nó 
es otra que la primera Ha?- 
^rsuhat. 

- HASARSÜSIM: Ciudad 
de la Tribu de Simeón* i ü 
Par, ^4 5 1. En Josué 19. s.üs 
llama 0^/er/Mi4. Hasarsueilli 
significa Villa de los Caba- 
llos , y Hasersusa Villa de 
la Yegiía, 

H ASASONTHAMAR : 
Vid. Enggadi. 

HASBADANA : Uno 
de los que asisti^oa ui^^ 



^ HA 

fOáno izquierda de Esdras 
quando leía la Lty. 2. Esd» 
8. 4. 

HASEBIAStPrínciDede 
Ceila , que contribuyo á U 
reedificación de los murof 
de Jerusalen. 2. E/^/.j. 17» 

HASEBONIAS: Padre 
de Hatto. 2. Esd. 3. to. ' 

HAS£\i : Sus deseen- 
dientes volvieron de Baby*^ 
lonia en número de 528.: 

2. Esd, 7; 22. ^ ( 

HAS£MON,6Hasemo- 
na. Vid. Asemona. 

HASERIM: Ofiif. 2.2^;^ 
Gudad habitada por tos Hé« 
veos ) llamada en Josué 
12. 8. Asstiútb'i pero dis^ 
tinta de otra Asedoth » dé 
que habla el mismo 10. 40* 
San Oer^imó dice , se lia«* 
man ifiiri:^/:]!» aquellos lugaV^ 
nes 'iq^tlps Hebreos dan 
d nombre : de Asmm. Lá 
Ciudad de Haserim estaba 
i la espalda del monte Seir^ 
entre el Egipto » y los Chá^ 
iíaneos; En Josué 15. 460 
ser Jai di el: nqmbre de Jxú^ 
t9^ y estd nos hatje dudar 
st Haserim es lo mismo que 
Azoto. Algunos la. llaman 
lambicaH4/rra/6 ^ y Hasvr. 

.rHASEROTHí^HW^ 11^ 
> 3 3 .^Logar etí donde los Jf* 
< rae Utas hicieron mansiondes 

puct 



pues de los sepulcros ¿c 
concupiscencia ; y donde 
María , hermana de Moy- 
$és j fue tocada de ia lepra 
por haber murmurado con« 
tra su hermano 9 siendo por 
esto separada del Pueblo, 
hasta que i instancias deMoy« 
sés la sanó el Señor. Niiiii« 

HASERSÜHAL : Vid. 
Hasarsuhal. 

H ASERSÜSA , 7tfi. 19. 
5. Hasarsusim, i. Vétr. 4. 
51. y Sensenna, ^os. 15. 
3 1 • Ciudad de la Tribu de 
Jüdá 9 que fue después de la 
de Simeón. 

HASOR: I. Rfg". 12.9. 
io mismo que Asor. 

HASÜB: Hijo de Pha- 
hath Moab. Contribuyó á la 
reedificación de los muros 
de Jerusalen deipues de la 
cautividad de Baby lonia. Ha- 
snb , y Melchias hijo de 
Herem , edificaron la torre 
de los Hornos y la mitad 
del lugar que estaba cerca de 
< 2a puerta vieja. 2. isd. 3.11. 

H ASUM : Sus descendien- 
tes volvieron de Babylonia 
en námero de 223. : i. Esd. 
2. 19. 

'•HATO : Hijo de Scmeía, 
de la familia de David, t. 
Tár. 3. 22# 



HA S3 

HAVOTHIAIR : Pue- 
blos de la tierra de Galaad, 
en donde habitó Jair hijo 
de Manases. La palabra H4-> 
ygth Jair significa Villas de 
Jair. Nmiii. 32.41 • Estos Pue« 
blos eran los que hacian la 
tierra de Basan. Dfur. 3. 14* 

HAZAEL : Rey de Sy 
ria f succesor de Benadad. 
Hallándose este peligrosa* 
mente enfermo , y sabiendo 
que Elíseo se acercaba á 
Damasco , en donde él es* 
taba , mandó i Hazael le 
saliese al encuentro con do« 
nes y regalos 9 y le consuU 
tase sobre su enfermedad. 
Salió Hazael con quarentt 
camellos cargados de los me-i 
jores frutos de Damasco , y 
habiéndose presentado i Eii* 
seo , y hecho relación del 
motivo con que le enviaba 
su amo, le respondió Eliseo; 
Vé, dile: Sanarás; pero el 
hecho es , que el Señor me 
ha revelado que será muer^ 
lo ; y contristándose , em« 
pezÓ á Iterar. Preguntóle 
Hazael la causa de su Ilaii« 
to , y le respondió Eliseo : 
Porque sé los perjuicios que 
has de causar en Israel. Re* 
ducirás á cenizas sus Ciuda* 
des fuertes , degollarás los 
jóvenes 9 estrellarás les ni* 

ños> 



54 



HA 



ños, y partirSs por medio 
í las preñadas. Dios me ha 
revelado que has de ser Rey 
de Syria. Volvióse Hazael 
adonde estaba el Rey , y le 
dixo , que el Profeta había 
respondido que sanaría. AI 
dia siguiente tomó Hazael 
un lienzo n;iojado en agua, 
y poniéndolo sobre el ros* 
tro de Benadad , como por 
refrigerio , le apretó con 
disimulo el cuello , según 
Josepho , y le ahogó^ Muer- 
to Benadad , tomó Hazael 
posesión del Reyno , y no 
tardaron en verificarse las 
predicciones de Elíseo. 4« 
fieg. 8. 8. )f lí^. Para cas- 
tigar el Señor los pecados 
de Israel en tiempo de Jehá, 
permitió que Hazael le hu- 
millase y tomando y sa- 
queando todo lo que posefa 
desde el Jordán ázia el 
Oriente , todo el país de 
Galaad , Gad , Rubén , y 
Manases , desde Aroer so* 
bre el torrente Arnon. 4. 
tieg. to. 32./ xi;. Después 
de haber tomado la Ciudad 
de Geth en tiempo de Joas 
Rey de Judá , dirigió su 
exército ázia Jeru salen ; pe- 
ro habiéndole enviado Joas 
todo el oro y plata que ha- 
lló en el Templo , en sus 



•% 



HA 

tesoros , y en urta palabra, 
quanto pudo haber i las 
manos , se retiró abando- 
nando aquella empresa* 4. 
i.eg. 12. 17. Hazael , y sa 
hijo Benadad , que le succ- , 
dio en el reyno el año del 
mundo 116^. tn que mu- 
rió Hazael , fueron enemt* 
gos , y opresores de Israel» 
de modo que en tiempo de 
Joachaz no le habían dexa- 
do sino 50. hombres de ca- 
ballería , lo^é de infantería^ 
y I o. carros de guerra, 4* 
^ig.zi. 5.; 24. 

Aunque parece i primera 
vista que la respuesta df 
Uliseo envuelve contradic- 
ción , no es así ; pues quando 
dixo sanaría Benadad , di6 
i entender que la enferme* 
dad que padecia no era mor«* 
tal por su naturaleza ; y quaiv- 
<lo afirma sería muerto , de- 
nota , y manifiesta la muer* 
te violenta que habia de pt« 
decer. 

H AZ AZEL ! Nombre que 
se daba al Castrón Emisario. 
Vid. Expiación, 

HE 

HEBAL : Deut. 1 1. 29. 
Monte famoso de la Tribu 
de Eplirairo» que está al frco- 

cc 



HE 

te del de Garizim. Eusebio, 
y San Gerónimo lo ponen 
cerca de Jerichó ; pero Bon- 
frerio , á quien sigue Tour- 
neniine , fundado en la ra- 
zón y autorid;id de Jose- 
pho , sostiene que estaba 
cerca de la Ciudad deSichen. 
Se cree que estos dos 
montes hacen una sola mon- 
taña , cortada por algún ar- 
royo , 6 ca/da estrecha ^ en 
donde se puso Josué , y los 
Sacerdotes con el Arca mien« 
traslos Príncipes de las Tr¡* 
bus pronunciaron desde He* 
bal y Garizim las bendicio- 
nes y maldiciones de que 
vamos i hablar. Después de 
la toma y quema de Hai» 
erigió Josué en Hebal un al- 
tar de piedras sin labrar , co^^ 
mo lo había mandado Moy^ 
ses. Deut. II. 29. Ofreció 
á Dios holocaustos y vic* 
timas , y escribió en piedras! 
el Deuteronomio' de la ley. 
Estando todo el Pueblo di- 
vidido , la mitad en ti mon- 
te Hebal , y la otra mitad 
en el de Garizim , echó la 
bendición i Israel , y leídas 
las palabras de bendición y 
maldición , y todo ¡o que 
contenia el libro de la ley, 
empezaron los que estaban 
en Hebal á bendecir mi alta 



HE 



55 



voz í los observadores , y 
los de Garizim á maldecir 
í los infradores de ella. 'Jüs, 
8. 30. Al oir aquellas voces 
se alborotaron los que mo* 
raban i la otra parte del 
Jordán y y resolvieron de- 
clarar la guerra i Josué* 
Ibi c. 9. fer tot. Del Tem- 
plo de Garizim hablaremos 
en el articulo Samaritanos. 

HEBER : Hijo de Salé. 
Nació el año del mundo 
1725 , y fucpadredePhaleg. 
Ge». 10.24.: I. rar. i. 17, 
Murió de ^6^. años. Este 
Patriarca vio casi toda lase* 
gunda edad desde Noe has* 
ta Tharé : comenzó la terce*- 
ra , y vivió con Abraham, 
Ismael , Isaac , Jacob , y 
todos sus hijos. Vio el prin« 
cipio de la división de la 
tierra por Noe, la de las 
lenguas , el principio de la 
tiranía por Nembrod , el es- 
tablecimiento del culto del 
verdadero Dios , la intro« 
duccion de la idolatría, y 
vivió hasta el tiempo de Ni- 
ño , y Scmiramis. 

HEBER : Hijo de EU 
phaal. I. Var. 8. 12. 17. y 
22. Pueden ser muchos del 
mismo nombre. 

HEBREO : La primera 
noticia que se halla de esce 

nom** 



i 



56 



HE 



nombre en la Escrícurt es 
en el Génesis 14* 13. en 
donde se dice que un fo- 
gkivo de Sodoma en la der« 
rota que hizo Codorlalio« 
mor y sus aliados en la 
Penta polis, avisó á Abrahan 
Hebreo de que su sobrino 
Lot había sido hecho pri- 
sionero , y cautivo con to- 
dos sus haberes. Desde es« 
te tiempo se llamaron He^ 
breos los descendientes de 
Abraham , hasta la separa- 
ración de las diez Tribus, 
que formaron el Reyno de 
Samarla. Hay varias opinio-^ 
nes sobre la etimología de 
este nombre. Muchos inter- 
pretes creen viene de Kebetj 
que conservó la verdade- 
ra Religión , y la primera 
lengua llamada de su nom- 
bre Hebrea, y desde la con- 
fusión de la torre de Babel* 
Otros sienten que este nom- 
bre fue dado á Abraham por 
haber venido de la otra par- 
te del Euphrates , de la pa • 
labra Heber , que significa i€ 
la otra parte , ó transite : y 
esto es lo mas probable ; pues 
I por qué razón Abraham, 
que es el sexto después de 
Heber , había de haber to- 
mado el nombre de este Pa- 
triarca 9 y no de alguno de 



HE 

los deni^s ascendientes su- 
yos ? i Por qué se le habia 
de dar solo á Abraham , y 
no á los demás descend¡en« 
tes de /Heber? No es tam- 
poco ageno de probabilidad 
que el nombre de la lengua 
Hebrea proceda de que se 
hablase á la otra parte del 
Euphrates. 

HEBREOS ( Epístola á 
los): Escribió Sati Pablo es- 
ta Epístola hallándose aún 
en Roma » ó á lo menos en 
Italia. Dirigióla i los fíeles 
de la Palestina para animar- 
los, y fortalecerlos contra 
las persecuciones que hablan 
de padecer de los Genti- 
les, y Judios incrédulos. El 
Apostof no puso su nombre 
al principio , como se ha* 
lia en todas las demás , aca- 
so porque sabia era odioso 
á los de su nación , ó por- 
que se declaró él mismo 
mas bien Apóstol de los 
Gentiles , que de los Ju- 
díos. Su designio en esta 
Epístola parece semejante al 
que se propuso en la de los 
Romanos , y los Galatas; 
pues todas tres tienen un 
mismo objeto , que es pro* 
bar que la verdadera justi- 
cia no viene de la ley ; sino 
que Jcstt*Christo nos la dá 

por 



HE 

por la fe , f por su espíri» 
tu» Establece la excelencia 

Íla virtud del sacrificio de 
esu-Christo, que proscri- 
bió y declaró inútiles y 
4in efedo todos los antiguos 
sacrificios. Prueba que él 
SacerdockydelHifó de Dios 
es superior al de Aaron , la 
Ley nueva í la antigua , y 
la Iglesia á la Synagoga» 
dando excelentes avisos í 
los Hebreos, y exórtandow 
^ los á tener firme confianza 
en Jcsu-Christo, 

Se han puesto muchas di- 
^ ficultades SQ^ esta Episto« 
la , t)uerktKk> algunos no 
fuese su author San Pablo^ 
aunque contieñi; algunas par- 
ticularidades , que solo pue- 
den convenir al Apóstol f 
tú espíritu. Se ha disputa-i 
do' ^bre la i^ngua en que 
le escribió, si en Griego^ 
¿ en Hebreo. Lo cierto es 
que su estilo es muy seme* 
jante'al de los Hechos Apos- 
tólicos, 

HEBRI : Hijo de Merari, 
Levita. I. Par. 24. 27. 

HEBRON : Ciudad fa- 
mosa de la tierra de Cha- 
iiaan ni Mediodia de Rohob 
y del desierto de Pharán, pa- 
tria dt los célebres Gigante^í 
Achiman i jSesaí ^ y Thol,- 



HE 



5? 



mai 9 hijos de Enac. Por 
ella pasaron los explora* 
dores de Israel. Fue una de 
las mayores , y mas antiguas 
Ciudades del mundo des« 
pues del Diluvio , edificada 
siete años antes que la cé« 
lebré Tantm d6l Egipto. 
Num, 15. 23. Tiene varios 
nombres en la Escritura. Ea 
el Génesis 15. i8. se llama 
HíbroM , eil el mismo libro 
2 3 • 2» Arkée , y Heífún , ttk 
el capítulo 35/27, Cariath 
Arbe , y Uambre , y en el 1? 
de los Machabeos 5. 6^. 
Cbtbron. Cariat Harbe signi- 
fica quatro Ciudades. Eói 
tiempo délos Cháñateos érá 
Ciudad Real , después toc<S 
á la Tribu de Judá , y ul- 
tiihánsenté fiíe hecha de re-¿ 
fugio , y cedida á . los hijos 
de Aaron* Jos» zu 1$.- 
Abrahám 9 Isaac , y ÍSara 
fueron sepultados cerca de 
Hebrpn en la caberna de 
Macphela , en cuyas cerca- 
nías estaba la encina baxa 
deia qual recibió Abrahanir 
los tres Angeles. David fue 
ungido en Hebron. 2. Itegm 
2é 4* Allí vivió siete años» 
y tuvo seis hijos. Ibi cap, 3 .^ 
1^; 2. &c. En la misma Ciu- 
dad' dtó principio Absaloii 
i su rebelión. Hebron fue 

H des-: 



5» 



HE 



destruida ; peto cefcá de: ella 
se fundo la nueva. Hebron 
que subsiste^ aun ;muy infe* 
rior á la antigua , baxo del 
Dombre de ChM. 

HfiBaQN::<Hi)0 deCaath^ 
Gf fe de la familia ide los 
HebrpñitaSi £x<r($. iS.Nni». 

j. 19. r . 

HEBRONA: Campatoen- 
y^ de los . Isrid ttas^ en elrdé- 
fícrtPí. repiwp ;Jete)>ítas > iy 
Aíipngab^r. ^N/l|lf^ 33*44' 
.HECHOS Appscóji«o$, 
Vid. Aftas. 

, HePDAIr.Uno de lp5 
Spldadps vMerof 0$ jdel exér* 
ficp d^.Payid. Era de las 
ini9e4iaci|íWies> 4el torrente 
Gaas. 2. Reg. 23. 50. 

HEDER: Patriarca y 
Príncipe de los que habita* 
ron en Jerusal^en» i, Poíif 

HELGÁ : >!ija de Sal- 
phaad de la^ Tribu de Ma- 
nases. Nuttt. 2$. 53* 

HELAM : Sitio célebre 
por la batalla que David 41^ 

1. los Syrios j en que los 4^' 
rotó, tomándoles todp et 
bagage y carros deguerra^ 

2. Reg. 10. 17. y sig. Del 
capítulo 18. V. 3* del libro 
i? del Paralipomepon , y 

Ubrp í¿, 8^» 3; se infiere que 
ílelaai; / Heoui Soba json 



HE 

4ina misma cosa.. u . 
í HELB A, ó Chclba: Cui- 
dad de la Tribu jdeAser., 
cuyos antiguos babiudores 
vivieron lunidos.con los de 
esta Tribu, ^uié i • 3 1 • Vid* 
Abntn. 

e ., HELCATH : Gudad de 
les Levitas en la Tribu de 
Aser , dada á la familia de 
Gerson . Jos. 21. 51. Esta- 
ba situada en lia parte Sepi- 
tentríonal tle esta Tribu , y 
es lo mismo que Halcátb. 
Jos. 19. 25. Vid. Halcath. 
HELCI AS : Se habla en 
la Escritura de muchos de 
este nombre ; los mas cono- 
pdos 'SQO : ->-i ■*" " - 1^ 
. I? Helcias Sumo Sacerdote 
en el reynado de Josías , que 
habiendo hallado en el Temr 
plp el libro tle la JUey escrito 
4e ma^odeAfíoy^és, se lo en? 
freg<Si Saphan Cso'iba , que 
lo llevó i Josías, y lo leyó 
i su presencia. Movido éste 
á^p^nitencia , envió i Hel* 
cias con otros quatro á con« 
saltar el , caso cpq la profe- 
tisa Holda, la que le anunció 
todas las desgracias que ha- 
bla de padecer el Pueblo de 

Dios. 4* ^^í» ^^» ^* 7 ^^i^ 
Penetr<ado de dolor el Rey^^ 

se dedkó i reformar y res* 

ubkcts la Religión » qw 



,j 



i .. 



7 • 



CSt 



HE 

estaba casi abolida y aban* 
donada en sus dominios por 
la impiedad de los tieyes 
sus antecesores i mandando 
á Helcias^ echase fuera del 
Templo todo lo que había 
servido á Baal , y en el luco 
6 bosque» y á los demás 
¡dolos , exterminando los 
Aruspices de las alturas , y 
los Sacerdotes que hablan 
ofrecido incienso í los dio* 
ses 9 &c. 4* Reg. 2 ; • 4. 

II? £1 padre de Eliazim» 
Mayordomo' del. Rey Jo- 
sías. ^.Reg. 18. i8« 
• III? £1 padre de Susana* 
Dan. i i. 2. 

IV? El padre de Nehe- 
mías. 2. Es dé I. I. 

V? £1 padre de Jere- 
mías , de familia sacerdo- - 
cal f que habitaba en Ana- 
thoth en la Tribu de Benja- 
mín. Jir. !• X. Algunos 
quieren » cotí poco funda- 
mentó , que este Helcias sea 
el Sumo Sacerdote de quien 
heoMs hablado al pcincipio, 
que vivió en tiempo de Josías« 

HEL£C : Hijo de Ga- 
laad f de la Tribu de Afá-*. 
nasés ^ Gefe <de lafiímtlia de; 
los Helecítas. Num. ¿6L:;o« 
-HELEDiHijo de Bana^ 
Ketophathita. Uno de los 
VAlientes soldados, del aéí^ 



he: 



59 



-;.' 



¿ito deDávrd.2«Re;.23.29« 

H£L£M : Zdc. 6. 14. Lo 

mismo que Holdaí. Vid. ibi*. 

HCLEPH^Ciudáddelc 
Tribu de Nephtah'* ^qs. 19, 

5 5« Según San* Gerónimo es«t 
taba en un extremo de aque- 
lla Tribu ázia Borea 9 y el 
monte Líbano y no muy le* 
xos de los Sydontos , con^ 
termina i la Tribu de Aser* 

HELES : Uno de los va*^ 
tientes soldados del exérc¡« 
to de David* 2. Rtg. ¿$m 
Z6. Llamase Hiles de Pbdltí 
en los libros de los Reyes» 
y Helles Fbdlcmta en el i2, 
del Paralipomenon 1 1* 27* 

HELI: Sumo Sacerdote 
y Juez de . los Judíos , des«» 
cendientc! de Ithamar se- 
gtmdo hijo de, Aaron t ea 
cuya familia entró el Sumo 
Sacerdocio después que la 
de Eleazar fue despojada de 
éU Tomó* el gobierno del 
Pueblo el año del mundo 
2848^:» y tuvo grande acep-« 
taicion. entre los Judíos; pe<« 
ro Ophni y Phtnees sus hi« 
joa eran el escándalo de Is- 
rael por sus desórdenes y 
prevaricación en el Ministe- 
rio! sagrado^ y ;iunque no 
Ib ignoraba HeH y y los re« 
preliendía ^ eca con demasia«fi 
da suavidad ^í sin usar del 

Hz d!> 



^m 



EET 



debido ri^or. Dándote él 
Señor por ofendido de los 
delitos de los hijos é ifldo.K 
leticia ■• del padre , : iimdnazó 
¿so familia con Ú privación 
del Sumo Sacerdocio ^ pro^ 
testando otros males que la * 
casa de Heli debia padecer 
en lo succesivo. i. teg. z. 
12. j úg^ Ophni y Fhi»; 
nees perecieron i manos de: 
lo^ Pbilisteos 9 quedando en 
9u poder el Arca del Señort 
y el mismo Heli , al oir es- 
V». noticia \ cayd de lá silk» 
y se desnucó el año del? 
inundo 2888. i«k^^. 4. í 1/ 
17, y sig.'Exi xft&o ^ la fa- 
milia de Heli fue separada 
del Sumo Sacerdocio en 
tiempo de Salomón , quan^ 
do Abiatbar , que descendía 
de Heli , fue privado de U 
dignidad , y puesto en su 
lugar Sadoc » de la familia 
de Eleazar. Vid. Sadoc. 

Heli es imagen de aque- 
llos superiores indolentes , i 
quienes la costumbre , y \» 
edad abanzada quitan el seo* 
timiento de sus^ propios den 
litos» y los de los otros. De^* 
»n vivir i sus subditos li- 
cenciosamente con una com^ 
placencia , 6 tóleraáda cruel 
para si y y para aquéllos cu- 
yos deÁSordisttQulaQ^ atra* 



yendo sobre unos y otros 
los mas terribles efedos de 
la^ira de I^os. A estos bom-n 
bres y aunque tengan .algu-^ 
na& virtudes como<Helt,lef 
falta una qualldad esencial 
i su estado , que es el zelo 
de la honra y gloria del Se- 
ñor , y el valor para opo-i 
nerse , sin respetos iiuma*> 
nos , al torrente de la int-i 
quidad. ¿Qué podrán espe*/ 
rar los padres que no velan 
sobre la conduda de sus hi- 
jos , con^igiendo sus des6r^ 
denes con. el rigor corres-: 
pondiehte t No basta re- 
prehenderlos con ' suavidad* 
Esto lo hacia Heli; y no 
obstante él » y sus hijos ex<^ 
perimentaron tan grande cas- 
tigo del Señor. 

HELI : El nombrado en 
San Lucas el último de todos 
los ascendientes de Jesu* 
Christo según la carne, Lucm 
3. zj.es San Joaquín, pa- 
été'^t \i Virgen Santísima, 
reconocido por tal en^mu-^ 
chos monumentos antiguos* 

HELI , Heliacim , Hel- 
ctas, y Joaquín son nom-* 
bres de un solo hon^bre. 

HELIODORQ: Ministro 
principal y Privado de Se- 
leuco Phílopator Rey dé 
Syrigé :Dei i»rd¿Q vde .este 

Fría- 



Príncipe pasó i Jcrusalto 
para apoderarse del tesoro 
déí Templo. £1 Sumo Sa- 
cerdote Oniasle representó 
inatilaiente/qué aquel dine- 
ro era de varios particu-* 
lares que lo habian depo- 
rtado » y no podia sacar*- 
ae :de alH sin violar las le- 
y«s de la justicia, Héliodo- 
ro 9 insistiendo en las órde^ 
ne^ con que se hallaba, en- 
rró en el Templo para exe- 
ciitar su comisión ; pero in^ 
mediatamente apareció un 
hombre magníficamente ves- 
tido montado eti un her-^ 
inoso caballo » que arreme- 
tiendo impetuosamente con- 
tra Heliodoro f le derribó 
en tierra , y le tenia sujeto» 
4Sr<ogido con las manos del 
caballo , mientras dos jove^ 
nes gallardos y llenos de 
celestial resplandor le daban 
crueles golpes con fuertes 
a>rreas , hasta que quedó 
medio muerto. Sius amigos 
acudieron á socorrerle en 
aquel conflido > y pidieron 
al Sumo Sacerdote On^s ro? 
gase á Dios por él i. y por 
su oración, quedó sano/Apü- 
recieronsele después los mis- 
mos Angeles que le ha- 
Uan azotado , y diciendo^ 
le debía U.yidá al Smbo &-? 



HE 



di 



cerdote » le mandaron pu- 
blicar en todas partes las 
maravillas del poder de Dios» 
lo que executo , volviendo í 
Antiochia el año del mundo 
3828. Zé Mach. 5« 7* 7 sig. 

HELIOPOLIS : Gen. 41. 
45. Ciudad famosa antigua- 
mente del Egipto inferior 
entre el Nilo y la Arabia, 
y hoy arruinada y destrui- 
da. Diósela este nombre que 
significa Ciudad del Sol , por 
el magnifico Templo que 
había en ella dedicado al 
Sol. En esta Ciudad exercia 
las funciones de Sacerdote 
Putiphar, padre de Aseneth 
esposa del Patriarcha Joseph. 
Onias» hijo de Onias TIL 
Sumo Sacerdote, viéndose 
excluido de la dignidad , edi- 
ficó en ella con permiso de 
Ptolomeo Philometor un 
Templo semejante al de Je« 
rusalen ^ara los Judios que 
estaban. en Egipto., en el 
qual exercieron las funcio- 
nes de Sumos Sacerdotes él 
y sus descendientes. A He- 
liopolis: se le dan también 
los nombres, de Thebas , y 
Bethsemes , ycn Hebreo , On. 
De esta Ciudad hacen men- 
ción Ezechiel 30!. 17. Isáfas 
19. i9, Habia otra Helio- 
polis ea la iCeksy ria y entre 

el 



loa 



HE 



el Libano y Ancélíbatio. 

HELLAS» ó HelUda: 
i^ Mac. 8. 9« Lo mismo que 
Greda. Vid. ibi, 

H-ELMON Deblachaim: 
Campamento de los Israeli- 
tas no lexos de la Ciudad 
de Madian , en donde por 
6rden de Dios prohibió Moy- 
ses al Pueblo combatir con* 
tra los Maobitas^escendien* 
tes de Loth , prometiendo* 
les una completa vidoria 
contra los Amorrheos. Num» 
3 j. 4^. Después fue de la 
Tribu de Rubén. 

HELON : Padre de Eliab» 
de la Tribu de Zabulón. 
Kum. I. 9. 

. HELON : Ciudad Sacer- 
dotal de la Tribu dé Judá. 
{.Par. 6, 5 8. En Joíue 21.15. 
se llama Holon ; y en él mis- 
mo libro 15. 51. Olon. Hu- 
bo otra Ciudad Levicica lla-> 
mada Helon en la Tribu de 
Dan; i. Par. 6. 69. la qual 
se Uam» cambien Aialon. Jof. 
21. 24. Del citado capítu- 
lo 6. del Paralipomenon se 
puede deducir que percenecit 
á la Tribu de Éphraim ; pe^ 
rose debe notar que en aquel 
lugar están confímdrdas las 
Ciudades Leviticas de las 
dos Tribus. En Jeremías 48. 

ax. se liabU de oora He*» 



HE 

Ion en las llanuras de Moab» 
y Tribu de Rubén. 

HELON : El Helon de 
que se habla en Jeremías 
48. 21. estaba en la tierra 
de Moab , 6 Tribu de Ka* 
ben ; porque los Setenta en 
el Capítulo 51. 21. dicen 
está en la tierra de Misor ; y 
no se duda que Misor perte- 
nece i la Tribu de Rubén» 

HEM: Hijo de Sopho* 
nías. Lo mismo qué Josías* 
Zac. 6. 10. y 14. Vid* 
Holdai. 

HEMAN : Hijo de Lo« 
than y nieto de Esaú. GiWm 
36. 22. 

HEMAN : Hijo de Johel 
de la familia de Caath , uno 
de los cantores del Templo 
en tiempo de Salomón. Era 
de los mas diestros que se 
empleaban en aquel minis- 
terio. 3. Reg.^. 31. En el 
I ? del Paralipomenon 2. 6m 
se escribe Imam Habia tres 
coros de música en que pre« 
sidian tres Príncipes 6 Cefet 
de familia de la Tribu de 
Leví; Hernán hijo de Caatb^ 
Asafb[ de Gersom> y Etbam 
de Merarí. i. Pdr. <(• 3 $¿ 
- HEMOR : Padre de Sí* 
chém , i quien compró Ja« 
cob de vuelta de Mesopota^ 

má de Syriá una porcioa 

de 



:he 

¿c iierrá« Gen. 3 ; ¿ i^i Este 
fiichem . no es el que ató 
nombre á la Ciudad de Si- 
chen y sino otro posterior 
que violó i Dina bija de 
Jacob y y experimentó con 
todos sus vecinos los mas 
terribles efedps de lá ven- 
ganza de Simeón y Leví» 
hermanos de Dina. Gen. i^ 

« HEMORROISA 2 Pala- 
bra (jriega que denota una 
muger que padece fluxo de 
sangre. Dase este nombre 
á- la muger que habiendo 
estado padeciendo esta en- 
fermedad por espacio dedp^ 
ce años^ sq acercó al Señort 
y tocando la extremidad de 
sus vestiduras , quedó sana 
inmediatan^ente. Preguntó el 
Señor : ¿ quién me ha toca*, 
do ? y negando todo^ , dixo 
P^dro y ]ps que estaban 
con él . que sería el dema- 
siado tropel de gentes que 
le oprimía. Replicó el Se- 
üor : Alguno m^ tpcó» porr 
que he conocido la : virtud 
que salió 4e mí. Viéndose 
en descubierto la muger que 
creía no haber sido sentida, 
Sfi arrojó temblando á los 
^es del Salvador » publican-* 
dó el motivo > y los efedos 
que bahu . jexperimentadb; 



HE 



63 



y el Señor la consoló dicien- 
tlo : Hija , tu fe te ha sana- 
do. Luc. S. 44. j sig. Algu-> 
nos dicen que esta muger 
era Pagana , y que vuelta i 
su patria «hizo erigir una es- 
tatua del Salvador, que£u«- 
sebio asegura haber visto. 

HENOCH , ó Enoch: 
Hijo de Jared. Gen. 5. 18. 

HENOCH: Hijo deCaim 
Gr;i. 4. 17. 

^ HENOCH: Ciudad U 
mas antigua del liaundo, tdl^ 
ficada por Caín , que la di6 
el nombre de su hijo ma- 
yor , y situada según unos 
al Oriente de la Provincia 
de Edén , y según otros al 
Oriente del Libano ázia Da« 
masco. Gen. 4. 17. 

HENOCH : Hijo mayor 
de Rubén , Gefe de la fami- 
lia de. los Henochitas. , Gf/f. 
4^. 9.: I. Far. 5. 3. 

HENOCH : Hijo de Ma- 
dian. Gen. 25. 4. 

HENOS , ó Enos : Hijo 
de.iSfth» y padre de Cú^ 
nzn. Gen. ^,6. 

HEPHAi I/. (So. í. Par- 
te de la Arabia feliz. Vid. 
Epha. 

HEPHER : Hijo de Gi- 
laad , Gefe de la familia de 
los Hephenitas , Num. 26. 

j2f y padre de Salphaad» 

que 



64 



HE 



^uc no tuvo hijos > sino hi« 
jas. Ibi V. $ 5 . Estas reclama- 
ron sus derechos á las pose- 
siones de su padre., y ha- 
biéndolo consultado Moy- 
ses con el Señor, publicó 
con esta ocasión una ley ge- 
neral para la sucesión en las 
herencias , estableciendo que 
no habiendo varones , suce^ 
diesen las hembras i sus pa- 
dres. N«w. 27. I. 7 sig. 
i HEPHRDN : Hijo de 
Seor , habitante de Hebron, 
que ofreció i Abraham el 
campo y la caverna en que 
sepultó á Sara , aunque este 
Patriarca no aceptó su ofer- 
ta generosa , y pagó por 
todo 400. sidos de plata. 
Gen. 23. 8. 

HEPT ATEÜCO : Signi- 
íica literalmente Us siete 
0br as. Por este nómbrese 
entienden los siete primeros 
libros del Viejo Testamento, 
que son el Génesis^ el Éxo- 
do , el Le vitico , los Nume - 
ros , el Deuteronomió , Jo- 
sué , y los Jueces. - ^ 

En la Regla de San Behi* 
to capitulo 42. se previene 
que no se lea el Heptatettco^ 
ni los libros de los Reyes en 
la conferencia antes de Com- 
pletas , porque á los enten- 
dimientos débiles y 6acós 



HE 

no 8er4 ' utii oir ^ estás hhtá^ 
rias en aquella hora. Nótest 
aquí de paso el inconvenien^ 
te que podrá haber en que 
estos libros anden sin dís* 
crecion en manos de todo$ 
en la lengua vulgar. ■■ ^ 

HER : Hijo mayor del 
Patriarca Judas , y de una 
Chananea hija de Sue. To- 
mó por muger i Thamar^ 
pieró Dios le quitó repenti- 
namente la vida por haber«^ 
se hecho odioso í sus ojoSr 
Como Her no dexó hijos de 
Thamar , dispuso Judas dar- 
la por muger i Onan su hi« 
jd segundo, pero siendo és* 
te aún mas perverso que sur 
hermano , usando írial deí 
matrimonio , padeció el mis- 
mo castigo. Gen. j8. j. f 
9. Vid. Thamar. ' • 

HERAN : Hijo de Sutha- 
ta de la Tribu de Ephraim, 
Gefe de los Heranitas. Num. 
26. 36. 

HERCULES : Héroe ftnao. 
os, ^ quien lá fábula hace hijo^ 
de Júpiter y Alemena. La^ 
Eiscritúra solo habla de él 
en el libro segundo de los 
Machabeos 4. 15). , refi- 
riendo que Jason , Sumo Sa- 
cerdote intruso , envió i 
Tyro trescientas «dragmas de 
plata para lo; juegos públi- 
cos 



HE 

cosqué sé haciao di' honor 
de Herctties cada cinco años» 
y debían celebrarse en el 
del mundo }8;i*á presen- 
cia xle Antiocho Epiphancs 
^ey de Syria. Sin embargo, 
esta suma .se; empleo en ia« 
bricar trirremos á petición 
de los portadores de ella» 
• HEREDtHijo de Bela, 
de la Tribu . de Beolamín, 
Geíe de li familia* de ips 
liereditaSé.Naí/ff. ^¿l* 40. / 
HERED: fot. 12. 14. 
lo mismo que Eder« Jot. 1 5 • 
21. Ciudad Real al Medior 
dit de la Tribu de Judá que 
se llama tistmbieju Arad^» y 
los Hebreos la llamaron Hor« 
ina« Num. 14* 45. San Ge- 
rónimo la llama Ereb, y 
;i^ erja, co. sü ■, liempo Vi- 
JU llamada H^omkb .en 
J>arditia« £u$ebio la id4 ram- 
bien el nombre de Edre¿ 
Vid. Adar 6 Eder.^ 
., HEREGIA? Esta pala- 
bra en sentido riguroso , se- 
gún ]a usamos hoy , sigpifí- 
x^ error subs^ncial . en la 
fé f 6 receso pertinaz de la 
£é en alguno 6 algunos de 
^us' artículos ; pero en el 
lato, significa diversa creeq- 
^ t doifereote opinión en 
uno '6 en muchos puntos. 
San Pablo Añ. 24* 14* dice 



HG 



6S 



que los Judíos trataban de 
heregfa su creencia , y mo- 
do de vivir según la ley de 
Jesu-Christo. El mismo San* 
to en su I? carta i los de 
Corintho m. i 8. se queja 
de quebabia entre ellos di- 
visiones > ó varios modos 
de pensar, y en el v. 19. 
dice conviene haya here- 
gtas f del mismo aíodo que 
Jesu-Chrisco afirma es ne-r 
cesario haya escándalos eo 
d rnuodo. Hdih^ 18. 7. Es- 
to es , la fragilidad , cor- 
rupción, r malicia $ y ambt« 
cion del hombre es tania» 
<|ue<.noi puede mc:nos:de ha* 
ber^ escándalos y beregias 
eti d mundo; pero infeliz 
aquel que escandaliza í otro, 
y bienaventurado el que i 
vista de las heregías y cismas 
se mantiene firme en la uni<m 
y^ verdadera creencia. Final- 
mente en un sentido latí- 
simo, el contradecir con per« 
tinada una seda» ú. opinión 
y sentencia confirmada., é 
Kguida de muchos , se lla- 
ma hereg(a« Cic. in Parado^ 
xis. Al author (S cabeza dt 
alguna heregía llamamos He- 
f€s\dnb4p 

HERMA: Vid. Harmí. 

» rHERMANO : fpera de la 

significación cpmun y üte* 

I ral 



(>6 



HE 



fál , it tom¿ por pariente» 
coniribuk>v Paysano , pro4 
ximo^ &c. y algunras veces 
por el amigo ó compañero 
en la felicidad 6 desg^racia. 
Fr9V. i8r9* .. ' ,. r 

HERMAS: Discípulo á 
quien enrre of rü9 saluda San 
Pablo en h Epístola á los 
Romanos i¿. 14. EraGric* 
go , y fu«' á establecerse en 
Roma con su muge r € hijos, 
donde liabiendo ¿brazado la 
fe ^ se hÍ2o Saitrdote* Ad* 
quiri6se grande concepto y 
estimación por su zelo y pie<* 
ááA "Y famosas révelacio* 
n^. ¿s'áuibor "dd libro ^iq^ 
^itúládé ^l?áH$fi^n^ cpial 
baxo la figura ^e un pastor 
introduce un Ángel que se 
le' apareció , instruyendo 4 
todos los fídes sobré los mé^ 
dios qué' Dios > les dá para 
tlacei^ penitencia ^ ' y conver- 
tirse sinceramente i é\. Leía» 
se este libro publicamente 
en algunas Iglesias ; pero 
fiuncá-éstuVo «nía clase de 
iosí dé lair safiftas Éscrituraif. 
•Estrlbiólo por el año p2 de 
Jesu-Christo. 

HERMAS f^Dequien ha- 
ce memoria San Pablo en 4a 
£piitoIa á los Romabós^i($, 
•]'4. Quieren algunos seaí her- 
mano del Papa Pió I? ; pe<- 



HB 

ro no parece verosimll , pof« 
quC'iestcPapa es muy postea 
rior, como que padeció mar<^ 
tirio el año 1 5 6» Los Griegos 
dicen era del húmero de ios 
fjz Discipuiós del, Salvador» 
y Obispo de Dalmacia» : 

HERMOGENES: Apos- 
tata , de quien habla S. Pablo 
en la segunda Epístola á Ti* 
motheo r. 15/Bra $e¿tarío 
de los errores de Simón f 
NicoUsy y negaba la resur* 
reccioín de la carné, 
HERMONí Monte, Dm^ 
ji 8, y en el capítulo 4, 8« 
Si^K^^etHermén. En Jo» 
isué ti, 1 3, se dice que Hei» 
tfíén está sobre la tierra dé 
Ma^pha \ y en; el v. 1 8, se 
ái i entender que sobre las 
lianums^f Líbano. £ra pues 
un TSíc^it tñhjf efevado , qufc 
5é €Sténdla «sde- el^ Libañó 
hafsta los^ monies de Galdad, 
y se llamaba también Sion^ 
Sarion , y Samr. Los Sydo- 
nios lo llamaron Sdtion. Diui^. 
3; 9^ Los Ainfórtheós SdmU 
Estaba en k Ttrbú de Mi^ 
nasés , y la separaba de lá 
Arabia ; y antes habia s\á0 
parte del Reynode OgRéj^ 
de Basan. £n los Jiiéces 5^ 
5. se k, di el noAit^re de 
Baalhermon^ pót el Tempid 
que •tMiST^Baal en él. '' 

• * • • HER* 



H£ 

HERMQNnM:.P/.4t; 
7. Monte pequeño ( acaso 
parte del rnonte Herroon) 
<al extrema; .de. la Tierdi 
Sarita eniíré Norte y Orien^ 
te » en donde los lisraetitas 
vendieron milagrosamente i 
Q% y Sehon ^ Reyes de los 

AmDrrheos 

M /.HERMOPOLlSs Auff- 
"que : tsta:^Ciudad no es co<- 
•oocída en Ja £5crítura » zU 
^oos autbores muy anti^- 
gaos dicen , qué Jesús se re- 
tiró á ella quaodo Ja huida 
^jíHgiptai^ ;/y qiie bebiendo 
entrado en un templo de 
dióies: ' íalsos , cayeron los 
¡dolos en tierra » y se rom* 
pieron. VitX PKlib. 2* f» 7. 
* HERODES el grandéi 
Hi)o de Afnttpatroi LÜmase 
Ascalonitrpor haber nacido 
en Ascaton /Ciudad de la 
Idumiea. Siendo joven obtu^ 
¥o el gobierno >^de Galilea; 
Mu^rtoi Cálib) y^ 'Bruto^ ci» 
yo pavtido^ habia seguido^ 
9¿ dUcIairói' por 'Antonio ): y 
éste hizo que el < Senado le 
nombrase H^y de los Judíos» 
Derrocado esce prbtedor en 
la- batalla de ülLdium. , He-^ 
fodes que isolo 'atendía 4 
su fortuna » se entregó al 
vencedor , y consiguió con 
IOS sumisiones que Augusto 

'i 



HE 



67 



le conservarse el Rey no. Pa* 
recia haber llegado al cu- 
mulo de sus deseos; pero 
ha |l<5í ew. medio de süfami^ 
lia motivos: de tantas des^ 
|;racias', que le hicieron in- 
feliz en su mas brillante 
fortuna. Mariene su muger^ 
sus hijos , parientes , y ami* 
IpM áieron todos victimas 
de sus sospechas. Habiendo 
sufrido Dios largo tiempo 
las impiedades y tiranías de 
este Príncipe bárbaro , le 
castigó ron 'una terrible en^ 
fei'medad: capaz de humillar* 
le. Hasta aquí Josepho. £ii 
este estado le hallaron los 
Magos que fueron del Orien» 
te á adúrar al Señor reden 
nacido en Bethleem v y X)cu('- 
tando sus depravados desig^ 
niós , les mandó volver por 
Jerusalen i darle noticia del 
lugar en que se hallaba el 
Señor I ^ íingíennito querer 4r 
él támbfeñ i 'tributar ¡stit 
adoraciones al que los Ma<* 
gos4e' habían anunciado co<^ 
mo Rey de los Judios; pe- 
ro un A ngei burló Jas ídJeas 
y torcidas intenciones de 
Herodes ^ i mandándoles 'Se 
volviesen por otro camino* 
Habien<zÍ0 este Príncipe es^ 
' perado en vanoá los Magos, 
pifado de- 'SUS temores y 

I z sos- 



€8 



HS 



sospechas , mandé degollad 
codos los niños de las cer« 
canias de Bethleem de dos 
años abaxQ , mcentando qut* 
tar la vida, at que creta, ha^ 
bia de despojarle del trona. 
Matb. 2. I. ^ stg. En fin 
este impío murió á los rigo* 
res de su enfermedad ^en ia 
rdad de 70 ^ años > jsA del 
mundo 4001*5 

Herodes fue el pí^imcr ex- 
traogero que obtuvo el. cer 
tro.de Jud4; y lo mas no* 
fable es, que Ja recibió de 
lois Romanos , y no ^dé los 
Judíos , que desde entonces 
fueron privados dei derecbo 
de elegir Gefes y Príncipes. 
Esta/ novedad les^ a«uii«ctaba 
4|ue el UbfiFtadQr . prometida 
babtt de\ venir muy :pts¿stO| 
sc^un la profecía de Jacob, i 

HERODES : Llamado 
Phílipo en el Evangcjio» hi- 
jo .del grande Herodes» y 
Maritne ,'liija del Sumo. Sa? 
cerdoce Simón* Tomó por 
mugera Herodías , sobrina 
del mismo Herodes , en la 
que tuvo i Salomé; la. Salta- 
triz. Habiéndose hospedado 
en su casa su hermano ét 
Tetrarca Herodes Antipa 
quando iba i Roma , quedó 
tan prendado de HerodíaSi 
<}ue' trata de* tomarla .p>or. 



.»i v> 



:. t 



HE 

muger , éii l6 t^úe ella con- 
vino baxo la. condición de 
que Antipa repudiase á It 
hija dehRey Aretas9:su le«p 
•gítima muger. [Antipa i lá 
vuelta de Roma executó su 
designio y tomando á Hero« 
días .por muger » según Jo- 
sepho. Este matrimonio tcm 
prehendidü por San Juan 
Bautista con tanto 2elo y 
valor, itie causa de sudo» 
gollacion á ruegos de la Sat> 
tatriz.^ Maíb. 14. 6. / ^^« 
Hdrc. 6¡0 'ii7í^ vi..' ': 

HERODES Agctpa:Vid. 
Agrifia. ' *' ¿ oi 

HERODES Antipa: Vid. 
Antipa. • i V .'. 

HERODIAKOS: Seálji 
dé ciertos Judíos *én tiempo 
deMestro Señor J^su^hcts- 
io. Sobre el authoryy. aun 
sobre los puntos<y. dogmts 
de. esta seÁa se hdn dividid 
do' Jtíaucha Jo& dutíiojresf.>No-^ 
sotrx», cdn eliP; O. Agiiki4 
thí Calmetnoj inclina^pori 
hacerlos: ufios coii lois Gaii*i^ 
leos 9 ó discípulos de Judas 
Gaulopifa^ Vid« GalHeos.Sla 
embargo debemos dedf^^ttt 
vistos, con. reflesííoB lo&du^ 
gares del Evañgeti^r^en c|tte 
se habla de los Herodianos» 
no dudamos que su ' auchor 
ó cabeza se llamó Herodca^ 

y 



3IE 

y. qué aboque «seAa' clífeiten* 
tede )»sde losSauluceos j 
Pbanscos ^ tenia much» co- 
nexión y parentesco con la 
de los áltimos. Léase á San 
iA9x)áá>:iz^^&yy^ San 'Mar- 
cbs ^. ¿;'y L2. 4» , endo»- 
de se vé c^ie van siemprf: 
los discípulos de las dos sec- 
jt^f unidtfe i provocar :al Se- 
Ácsc Yijfw^cDL fflt '.Capki^lo. JA. 
«€)^i idenSaa< Marcos se ej&* 
•pfesá como' disÜiica' el fer* 
mentó ^' ó doi^ina de los 
;¥hariseo>:de cL.djrlosHe- 






'< > 



H£RGíDiAS r liga.:>d« 
«Adstdbnld, y B'ereiiitij > bie- 
la ^dcL. grande Herodés;Cé^ 
-90; en primeras Nopdas coa 
HerodesPbiUp&vsu tío, en 
di}^ ¿latriAonibL^y vá; Í, i^^-* 
lomé;laí.Salt«criZi: Pasadp ^olv 
goi» tiempo yútxói sa:mat 
rido , y se fue con Heroik^ 
Ant^.stf enñadb > viviendo 
pjub^camclbtfi :c(om<9^ sifaei^a 
snflegttihir muger. Sai) jjúaá 
Bauctsiév <)ue se'hallaba ei^ 
tonces' eii la - Corte d«/. esté 
Principe , no cesaba de cia^ 
niar contr» este matrimonió 
incestuoso ;. por lo. qne >le 
mkááó Herodes ; ^oatt en 
prisión. Herodlas. ¡fritada 
contra el Bautista y : pórciue 
temia.jqúc el JUsy^t que k 



-V 



ISSi s^ 

cstimaboí nxncbo ^ p6dria tal 
vea desarse persuadir » y ce- 
der ádnsrepreheDsipoes^ bus- 
caba ocasión favorable para 
perderle. Esta se le propor- 
cionó con motivo ;de un 
grao fesdn'tque^'^uiso' .dar 
Herodes en xelébridad del 
dia de su nacimiento » en el 
qiial danió/coQ tanto prir 
mor y destreaa Sabsun^ bi)i 
de^Uerodias' y PbiJipo>> que 
k: eksció Herodef COB: jur^ 
mentó darla* quantor pidiese* 
Salomé y íoHiuidai por su 
madre ^. pidi^Uar.cabfi^ de 
San Juacn i» >Jí eli Rcj/í^jt aun- 
que le fue sensible , pojur 

vo^ valór.'pata^negandt^» y 
«aerificó la vida del Precur- 
sor de Jesu-Christo al furar 

f figi Lte vtadt> Imel H^rpr 
dk$ '«er ó At/tipA coo sqIq 
el titulo. de Tetrarca^ te- 
niendo su ; hermano Agripa 
eljd^ Rey , hizo que Anii- 
pa, i^ese áRoma á ^tcit^ 
eséa: dignidad dd £mpn^ 
dor:Oil%uía.í il qualí prfl^ 
venido contra él y le de^er^ 
ró i León de Francia » adon-' 
éki. It 0€Oúi\»i6 Horodía^i 
¥ease.i^Josepba^Aiitiq# li# 
bro 1 8. capitulo! 7«:y jt. 'i 
HERODIO i Ps. 103,^ 
17; £n Hebreo CkasidalK 

Se* 



\ 



fó 



HE 



SegiinMa ccsnittir deíloslfr* 
terprcces es ^iq nrismó que 
Cigüeña » avexnuy conoció 
da y y declarada impura por 
la ley. DeuK*^!^ i6. Lev¡, 

'Ii«-'i9*' '•■*''"* '*• ' i "■'>'.' 
HERODION; Pariente^ 
y según algunos primo dé 
SsLtí Pablo , i quien saluda 
ei Aposto! en la Epístola i 
Ids Romanos - 1 <S. ii. Los 
Griegdf dicen; muchas cosas 
'de él i pero' idada derto. 
Ac^só puede, ser él mismo 
«}ue&. Rhodionyque padeció 
imaftlrid eivlRoma el mismo 
cHé'nqiíé^^ab I^edro f Siú 
Vkbitíi f ^''-li^y^ '-. ; .. .-\> 
V -MfeRTIM: Vid.Hethtmr. 

HESBON : Vid. He-^ 
sebón, ^ . i 

^ ' HESEBC^ y Num^zu 
2^. <:¡udad Hwi' de Sefaoa 
Rey de los Amorrbeos ^¿ai« 
tuada entre las Tribui de 
Rubén y Gad , pero pert€^ 
neciente í esta úl tirria y^-xó- 
jril6 constra deijosue, zu ;//• 
en dt>nde Índice que fuedie^ 
ch¥,de refugio f y didi áilos 
Levitas; y en el i? Parali- 
poroenon 6. 8i. se refiere 
lo mismo; En e) libro dé ló$ 

moriá! dis l^s piscinas de He^ 
f ebon 9 i que compara el ^es* 
poso los ojos de la esposa; ^ 



-. HESnRi'Ciadad.xie Ja*- 
dá) que Salomón, construyo 
ó fortificó, i* Rcgi 9. ij* 
Acaso es la misma 4que Asor^ 
ÓHasar. . , .; .: : ■• i :f.- .b 
j : HEStl :,H¡jo:de Naggé, 
uno de Jos asceofjient^s che 
Jesu^Christo según ia caroCi 
i4íc. }. 25. 

HESMONAt NfiM^ 3^4 
zp, •ij.'o.jiCampamenícOt z6h 
de los israelitas en ^bl áam 
sierto. San ¡GéárónimO' la lla^ 
má Asmoóa , y Asemona. : ; 
:H£SaiA£j Uno dele» 
soldados del exércitadc'D» 
Vid^^'l 'aeg2ip"if^¿Vt}.H 
-rHESRQIíí ^ Tercer tójo 
dé^nben. ^cn. 46; 9% Ge^ 
fe de la. familia dé los He»* 
ronitas; Vum.üZ&4%é^ • *? J ^ 
-L:HESROI9^t»jo delHia> 
res V ! y- 'itieto del'Pacriárchi 
Judas. i^-BM. z.' y. Gmk 

HESRPN ^ id Esron sé» 
guala Valgata^^ijFav; i5w«)(| 
En el :^,. ej» se rdice ^qoe 
Asof Queipa ^.iGaratnhi y 
Herson soi» lo'inrsma que 
Asor. Ciudad en la Tribu 
de Judá al Mediodía; Pued« 
serbio misma qucOírmAi 

HETH: Padre de los Hc^i 
theos 6 Cetheos» Era el pri« 
mer bijo de Cbanaan ^ el 
qjual ^habitaba al Mediodia 

de 



llil Tai VUFri prometida V M 
los -cotitornós de Hebroti. 
Gen. 23. ;. &€.- Esta región 
tMá desptie» en soertt á'^^U 
Tríbtí-já^'Jtídi. í -íí í-,(i 
r HfiTHALON : E^U ^ 
t^V7' 48.^4 ¡Término de lii 
tierra de Promisión por e( 
Norce y Poniente. Ah^nos 
Quieren ^ sen Ciudad' s ' P^'^^ 
f¡^ú^oé&^ nbguft'^tmdp 
Aenró. 'Nosotras ' re^tsímdi 
persuadidos^ i que era moii^ 
té'; porque San Gerónimo 
explica este lugar ^m&'Ú 
iVtícú^iQ de-áJcmíe'abnHbo, 
ttúfomaúVibtá dfc^lGH!)^ 
ftUfrdS ' $^v 7; V %<^-dmidfec« 
logar d^tffrbüW se íeeiMiiP 
rr altwmf y^ segim los Se- 
tenta ifitf/fre del montt i p^itc^ 
té siti duda: déli^itíohteVLi- 
kand.'- • • • "• > r^po^ .■•:'.:■* 

.^^ HETHEÓS'V'í^CeihcbK 
Descendientes de Hetb. Vid. 
Heth* • ' -'-^ 1* i 

-. HETTHIMvó Hewihiié: 
Ric^iéd' ^létniáo^' ^tsatá^á 
líthiM^ v<retybi;A^eh(M> 
mJé in ^né^ení Itf Tribu dé 
Ephraimí pero ^gtitendo á 
liA Interprete^^so^enceha^ 

ti«^ldsiMaehabeai f^*^il 4^ 

6 de Macedonia*; que tomó 
Mte liombre ^e Getbiió hi- 



BE 



ri 



jC^de Ja{ihet ^ sot primer ha- 
bitador. En el libro de loi 
Jueces !• 24. se <{icev que 
tttbiendbik 'caia:de:« Josephi 
cjta -e5tr,74ÍfS:riTY¡ba!! rde 
Bphraim^ <yoíMiuasél* ,^^ 
eontfursiar á Bethd ,' llanra- 
da antes LHz,a ^ se sirvió de 
un* hombre que salia de h 
Cipdad páfra^queMei nkM^ 
lifast<)U'4cmtrad^'^ y eñi^rc^ 
rttíé- de tftpieD senvido le 
dtó plena' líbéricad con to^ 
da su^ familia. Este bom^ 
bnr'^ve -fiíe al'pUi) M VU^ 

OiiidaJi^¿^il«tnó iwflu^scd- 
iá¿>í^ ^pbtrfeí í;v- z€:Widí 



' •>! 






lii^V&OS : ^ItecmdieiH 
ttf^'d^'Ht ^eo V '^txm lip jadt 
dhanaal^ Habitaron repula 
tierra 4^ Gháií^aoial^Media- 
•djyj Jis^nfé 4i desde Bla^ 
serim hasta Ga2a:y dé^dondé 

^itfrocí rdtbpejadM' .páralos 
CftpadcfeiosiojMfli;! (2»1 ^j^ 

fTionbieiT ixabki < Memos^ ep 

GaJbaoh:pDDf i\quidés se-itni* 
frbgaron* voltmtnrihine&te 4 
-Josué 1 1.19* ,.y .en lasirfft. 

-fW3-i>'!Qgisa>Dfo's que^^osué 
M0$eirva9ifiélb$fléwo9^qiie 
h&it^ib^n en 'elimoritdtL>« 
batió desde el- de Báal Her* 
-iBÍonr- fajsu' laí enteca .de 

£math| 



r* 



HE 



£tntth, para qwflof I«ráe^ 
litas aprehendiesen de el^os 
el arte miliur. Vivieron jun- 
(D€f.y metocUndose los unos 
con l0J<itros.por,in£dio do 
sus. dcspos6tios^9 ,s& emires 
gaf oh los IsraelUas al culdQ 
de los Dioses de los He« 
veos, y fueron castigados* 
Jud. 5^ j -J^y^S^ Se ct«c que 
Cadnio f que conduKO i ¡h 
Grecia uaa Goicrnia de Rhen 
4IÍCÍOS ,: era Heveo. t y qiie 
«tt flñiger líetmiúUé como lu 
Qéiibre del^lnb!nc^;Hcmi9fU 

&eg¡oii>\ó nriedldi^ lUiMO 
biá/Piurfa <erca.*d¿i lGoIío 
Arábigo. Según San Qtxár 
mmó.ahmda ide' ^ro y j>¡e« 
Aa$: )ir eobsís vmas ^ ! 4af bue > 
do^;esiDtcaldjii ^^^-yrda 
rodea, el fio: Pfaisod iqfue sale 
dd. Paraíso ^ llamado cam« 
tíen Oánges. 

nlEuil^evihr^ifiáif íy/üMi* 
lié ISffiaei'.MIo deíAÜra^piMi 
y. Agar, iHabiHaróir .«é -esiá 
iregia» ek)6íJ0&aialecttM:> :y 
«suba á lia fíartfe opuesu del 
•Egipco f^por donde se entra 
ien UcAssyría» Desde Hevtla 
<(ue~^ penÑgunWlQ>; íXtln^ajv- 
tdif; Saldrá l#$<dlmakcit«$^á»r 
^;ctSujr*7ibR£gv. i5*7;r8^| 

. -HEVILA : Hijb dé Chus. 
jGeruioiJf. Cs decreer^ 



H6 

ao su ii0Ribre ^ U vcgio^ ^ 
que acabamos de hablar. 

HEVILA : Hijo de Jec- 
tinj^ Habitó- con sus doce 
hermanos en .el pi^s' que Qiie- 
di^ entre.McsjU'y Sqplí^ar, 
aiorite al Oriente de ia Ara- 
bia feliz. Gen. fo. JO. 
.. HEVXLATH: Ceu. z. 
t !• P|if) ' en donde babi^ 
bináis rdfi.QrOé Paip^p ser I9 
fttisfiio que la.Cbotchida* En 
el Onomástico de las Ciü-* 
dades no se -distingue áfi 
Hevik i5 EviU. . 
.orrHEZBCHlSL ^ Píi4« 
de^4im;dti lascfKeiptft.j^^tta"? 

Kco^flimiHaft^aicerdQtjales. quíC 
ceHJa j^l Ytgedmq ingar en <( 
«er vicio del Teinplo« i. Vé^t. 

244} I^V'-. ;( ^ i -. 

HfiZ£CIAS:.Yolvi¿ de 
Babylonia con noventa jp 
odid ^ personal def su familia* 
i.EsdéjmZU 

HEZES : Beber el czUz 
lie kJU dp Dios bastadlas 

btíi»ífK ItMnismoquesufrift 
6jMttttctvJ»4o ^ el peso df 
la oEíand de Dios 1 <S los ^auia 
¡terribles efedos de su indíg« 
íiadpn:^ fu^orn;*!:^*^ 2j* 
^. Ba^ihfSefodfliPtiIi^íqiie 
<e| &Bfw;tífipeb¿i^ jlamiop 
.patiaicascigap á iQSpp^ado- 
.res nunca se acaban. P/, 74* 
^. Es jdecir ,> por mucho 

que 



m 

íqíxtxíó% csstigtte en'esii t|^ 
da 9 és iDudio mas 16 que 
reserva para la otra, 
c i H£Z dei^ Pueblo : Geiv* 
tb vil y despri^jabie. //• 49, . 
'6¿.El S^ofidioe ha de visi* 
«are los:ihoiiibres que escia 
sepultados en smihezes; es* 
Jto es ». . endurecidos en - sus 
s^ Ipai y pecados, Saijpfr.Tw 124 
rv HHZIRitGéfe delade^ 
ciAia sepcíaia /amíJía -Sacer^ 
douL I. Pdr^ ZA¡, ti. ^^ 

i # 






■..:" rr:* j 



r fílELrHóínfare natural 
de la Ciudad de Bethel ,que 
xeedificó la Ciudad de Je- 
jácó 9 sinc embargo de !a 
anatenlá que prohuncid Jor 
su¿ 6. 26v;CbQtra^'éí que lo 
intentase » y ijue ^ experi>- 
mento los tristes efedos de 
ieste anatema ; pues perdió 
á su hijo, .mayor Abiraip 
^ando lempezo i: abrir lo^ 
cimientos de lá Ciudad , y 
i Segub su. hijo menor al 
tiempo de poner las puertas. 
^* Reg..i6. 34. ,/ 
h-' HIER APOLlSí San Pa- 
blo escribiehdoi los de}Co<- 
}oia 4». vi j • recomienda , y 
certifica del mucho, amor y 
trabajo de Epaphras Colov 
sense porsus.cumpatriotas^ 
^., Tom. 11. 



toií dé iLaodket y de Hie- 
rapoKSé Esca^ Ciudad pene* 
necia i la Phrigia grande en 
ift Asia menor cerca de Lao^ 
dio^áV Los Turcos la lia* 
iMft koy Séldiídubif. £s« 
tefado la pont entre la Pfarit- 
g;ia y la Lydia» 

HIERRO: Mandó Díof 
i Alóyse^ y -Ejií, 20. 2$«\ y 
ésceal Puebib,.que pasado 
^l Jordán le Rigiese un álr 
%» (íe piedras sin que las 
tocase el hierro » porque ^ 
te: nó las comunicase alguna 
ím^tfi^zi; Duít. 27. $• £1 
-áe£o«4fiieha«i^ i su Puehlb 
4itíendo 4ue los cubrirá odii 
un cielo de hierro , y le^ 
dará una tierra de bronce» 
unificando que nt recibid 
•rí^^n agua del Cielo, ni pro- 
duciría la tierra , que estaría 
tan árida y dura cómo un 
bronce. Ifv, 16^ 19. Regi^ 
•rtfslos , 6 Ips gobernarás coa 
vara de hierra. 'i^i« .z* .^* 
E¿ lo mismo que decir t No 
seas induletme : castigan los 
excesos con feókitud y jttsti» 
tía inflexible ^ y sin i'cspe- 
tos^í humanos^ Hay ■• otrc^ 
muchos lugares dé la E'scri* 
^ufa «eii que sé habla -del 
hierro, tn cuya inteligencia 
no hdy dificultada 
V HIGOS: El Señor mostró 

K en 



w 



m 



remías Ldüs caj^^iiUos- <}e 
higos €^e calaban delaoce 
del Templo »iU0j9S muybntr 
fibs ^[ y ceros Mtk aiaip9» 

^é .tió.JsCo'^Qdia^ jCoiMf^ 
y It d¡XQ;?:jque los-bígof 
buenos ) que. recibía CO019 
lina ofreoda muy agradable» 
i^presentabarvila. |Mr.te..dá 
PtieÜb ilc,}J^d^\qiie cransT 
iirigro í Ji|: Caldea ir y los 
«lalos que d^ftecbaba; CQ9 
4iorror » iigurabaí» al Rey 
Sedecias y: im^r Judíos qw 
tíiibian qaedadQ en Ji^um* 
dkn ,2 y los: qui^ liabmn i^ui^ 
éo ci £gipto» JeveHié , 34» 

. HIGUERA : Árbol muy 
•ccMDun en la Palestina » ;de 
cuyo' /fruco se hace varias 
ívcces. mención en la. Eici> 
cura. NjuestrO) pfio1ie^Qspa^ 
-dres^ cubrieron ^u desnudé^ 
con hojas de; higuera* Gen.* 
•3c« 7. En el^Evan¿£lía ise 
dice /: que yínijendo eli SíS- 
^ñor de Bethánia^y teniendo 
alambre y se «ccVc6 i una 
•h^uera » perp no habiendo 
Jiallado sino hojas j la malrr 
áixo i é iftmediatamenteL se 
secó hasía la rzh. M4t. zu 
15^ Es de notar que.no trá 
tiempo d^ llevarlos* Mar. 
i I • 1 3 » Jesu Christo oos 



^- 



Ht 

^so?:dar «¡^.ifisca^higuerí 

00a idto' del rigor de la \\ii^ 
ticia que execucará con tOf 
do6; jaqttdlos "eojquieiles no 
j^uemr^idignqs firutós de 
fiehicehcta > en t]ual<]^ier 
tiempo que .los visite » ú 
llame i juicio. 

. HIJO : La Escritura di 
muchasV veces d .nombre de 
ajos, i . los Discípulos; Los 
Ujos-^del deó^onioy Jos* h& 
jos de.Belifl -SOii ios. que si* 
guen las máximas del mun- 
do y del dkinonio. Dase 
también el nombre de hij§s 
i los:desce6dfetites üe lá%un 
•hombre por I í'eifaotbSf qde 
sean» v, g* los^ hijos de 
Edom 9 los hijos de Moab^ 
los h¡joa<de Isrtiel,n8rc; :^ 
(v HiJQSrdcDio^: Desde 
^l tiempo' de Enos hijardé 
•Seth se empezó :á dar este 
jiómbre i. los hijos de Setfa^ 
.para distinguirlos dé los hv* 
:jois de Cain , que la Escrr* 
tu^ailláma liijós de los hom^ 
brest Gm. 6. i • Alguna»ve>* 
ees por hijos de Dios se en^ 
tienden los Angeles. 'Job \. 
•íu<. Otras V los buenos ' en 
<x^i)tri posición. de los.maios$ 
Gen. 6. 2. ios Jueces y los 
Magistrados, Ps. 8 1. 6. y los 
Sacerdotes. Pjr. 28. i.En el 
^uevQ Testamento los fie« 

.1. .';.:Jes 



m 

ttm\ tm i!ltabttdosn'bijbf de 
?!¡>iosen vífiQdde^u ack>p>- 
•cion. JéM,/U '\z:M. Gal. 

' }• 2r6» Rúní» Oé' »4* ' ' ' ' ' 
-: i|iIjOS jde 4o^^ bombra: 

«descemlieiotés de^ít^aiií' qtb 
'"rivieraiv ftutes del^Diluvia, 
jr en particular los Gigan^ 
wt%>r- aquellos, hombres vió(- 
lenro^^qu^} «trax^od sobrb 
Uinmrst'lcfÉ' máS tinMiís 

-Después 'Sé dio este noihí- 
-bre i tos malos lírá^Iicas. 
^r^if f;. 'to. QUiíikíi3^t^dá á 
f esiP^ristb el^ ttotb Méfip 
jfii áldv|rMi^cie$;psira^(tig^ 

^tkt ^Ml gtff^eractOA : t«m^i- 
Tal y por la qurl es liKjo dt 

Maria , ^semejíitite 4 nío^^>t*^ 
tss^n la;<iai^is¿'{»tfr; ^^í'V^ 

ét Xat Hebrebs-j cqbivaleni- 
^\ medio Seálk 9 6 ^xta par- 
tb del Bitbd.i^ >l '^ . 
^ HlR:iHij() déiCfttói. t. 

lP5fr.i,4* f5;Xft-^^ OíílViíí .ii.; 

lele la Ciúd^ de Tbeeue. 
Uno de li^s mas valiente^ 
Mida dos dei^reito^d^'Pa^ 

( .HlR AW i ültilflorPrín^li 
);e ck 'I'düfxí^á Jar H faini* 
lia de Esau. Gtn. 36^4}'; 



la 



^ 



;ii' 



hijo de Abibal » fiímosú por 
su magnificencia y grandei 
'^ificios con <|ue hermoseé 
aquella Ciudad; y no me^ 
'ntí% conocido poc la'><strei" 
y^kt amistad que tuvo cgÍr 
DáVíd 9 i quien envió 
Embaxadores . solicitando si 
4^art2a i y ofreciéndole ma^ 
<dera - de clrdro , y <4irtífóes 
íiabilc^^ata construir $upa>- 
•lácte. í>/Rff.^5. 1 1, Lo misV 
*iMi hizo con Salomón , pues 
luego que supo hibia$sfa>U 
¿ú al 'trofioj j |e «II vi6 uiU 

«D^adá 4toagn¡ficd v' P^9 
cumplimentarle coiléstt ma- 
tivo; ■ EsGribieroñse- recipro- 
camente cartas^ muy expre£* 
^asyCtt)f.os originales secóos 
-si^rvahati eftfticmfM)^ JoseU 
^ho. Hiráitt] renové á^Sald- 
^6ú Id^ctferta que' había hcf- 
cho i David de iqu^ntoscei- 
dros y apreses se néqewti- 
'^n para la cdhsvrpccion idql 
'T^^tópld y tle^sú Paiaicioii^y 
Wb^Hé^dro ry^^en^^ecmapent 
%^ le proveyó' Salomón db 
Wgo, a^eeytey v¡n0^^^¡ dán^ 
dóleiveinte -Giudádes' 6 ifíue^ 
bios de Galilea (qu^ estábaa 
th ItfsliJmeétawídíief^df ^y^ 
tD* PaíóííHtraín á verlas , y 
fió babiéfidple agradado, las 
desechó >' dándolas el nom^ 

K z bre 



z^ 



m 



«ti lengua, phchick -^ígniBr 
xa viJ i según Jo$e(lhp« Algtt- 
eos que (sscáo^ poco :4lestrfi^ 
«en. la ie^iirdi del ios Übro^ 
^graddi iu pieafitapr.qtíf ¿\m 
después jde.^tidk' eH^yió Hir 
IttiD á Saloreoi>t izp., talen* 
tos de oro » que según Mer » 
iioctñó bacea la spma. d« 
i¿];8í^,(Pnp^a$deoroá i35o^ 
•oa^a'talencoirpero se tpgaf 
4^n ^ porqtie los J2p. laítnh 
tos los había : enviado ora* 
<^ antes , debiendo tm^xt 
der tV Mmpd precemo díát 
f>oi; había .dade^ ^tnlH^^rr^l. 

-^ HIRAM t HiJQ de üo 
Tyrio^ cuyo nombre seiíg.- 
4MrM 9 y ^ ^^3^ J^4h ide 
4a:.irríbii de KjDpinaU , ex^^ 

-Icattartifice :p«M-M>rarr)r 
-fti\W el] bronce, ho^ Quer 
isdbiii^ y demás adorníos del 
-T¿|0|^ fueron obras suyas 
Ipbn eticajrgOíde Satomcmi qu$ 
^ptbtolfjt m^ñiá txteum 
hsiám. gMie^as. «obinQt^ 
d'el finianRfo: nteta)'> qoe se 
fvfiúerpa.á la entrada del 
vestíbulo. 'del Templo., Jlar 
filadas^ Ja^tm^y. Jio$x. ^yH 
gran pila. Ih'mié^itltsMut df 
bronca v en íq.iie. Ise^coiispr? 
vaba éi agua » y todas las 
demás vasijas y adornos de 



/ / 



m 

dbetal^4be.0iand<S^áeer parí 
el «so idel Ticmplo y de tcSs 
.Sacerdotes. j.Jlfj¿ 7. 1 i*ysíg. 
En el a? del Paralipom?- 
.non 2. í 3* y sig.rse ex^re« 
(Sa «qMc este Hkarntcra ^ir 
dre é¿ Hirabí Rey de TyrOt 
de quien acabamos^ de hV 
blar y hijo de una Danita^ 
y de padre. Tyrk>» i, Sobre la 
iiüacioor de, este faifioso: aii- 
ítifice .eí preciso) . noíar t qufe 
^unqu9:serdíce eraí.pad^ ét 
Hiraín.el Rey , San Geréai^ 
jpoo y los Expositores eti^ 
tiendan : por j^elk palabra 
f4itij maienro 6r dirü(ftor ^ 
4i|i]'f>bir^ ;/^(iKquei\cc)A Á^ 
aísW airusion se ; llatn^ PÍ!^ 
árei :Í4 SalamúH en el^ismo 
rbbiRQ . ea^í!;iilo 4^ i (Si. Coo 
jesjfQjsc^ compone ,>guaIm^Bme 

la dificultad de JHiceijc deSH» 
reondknt^íst^;^ Triiws di- 
ierentfeS; > diciendo q^t Al 
padre fu^^de h de Nephta* 
li , y se le da el no(nibre de 
.TyríflaTpQt; b«b<r fe^ídido 
allí mucho tien^po y ; y s« 
ffiadfl^ déJa 4^ Pan. Según 
el mismo libro Hiram era 
habilísimo en trabajar el oro^ 
la plata^nfl brppce, hiertf>> 
marmol ,. madcrr ^ purpuro» 
byssd^, j«áí)W , cocciiio , y 
todo genero de escultura y 
dibuxor 

HI- 



í 



at HIRAM, dHiráj^^Ckl- 
;iiáneo de h Ciudad de Odo* 
/)Ia , en cuya casa se bóspe- 
dó el Patriarca Judas quan- 
-do wió y y tomó por muger- 
Árh hija de un Chananco 
llamado Sué, que fue ix)^- 
dre defter l^ Qfián y Sela. 
Gen. ;8» I. Algunos qute^ 
ten que Sué fuete el nom- 
Jbre de la jnuger, de Judas; 
{Miro k>,cbnif^r¡o se coiive)i* 
^ctf.del-libroi 1^, Pií^ipome- 
non. 2. ;• Sué no obstante 
^ede ser apellida de Hiram, 
- HIRCANOC Jwn) : Hr- 
jor- del !Sumo^ Sacerdote r Si* 
/nMvk , y. su siicesbr 9i d 
-Pontificado y iGoMerno 4e 
los Judíos* Conociendo Si- 
rio on su valor y esfuerzo» le 
«confrd.el «laadodelasfroii- 
.tfhíl ét khrJude^iU paxte 
*d:el:fl9ar> y isi»; estableáis ;M 
-lijazaral i. idaCj, .^irf. f^. 
Habiendo: pasado : el Rey 
Antiocho Sklete^ i^ sitiar á 
tPora , tadoQde Tryphon sle 
hphiíí retirado 9 ejiviá á Ceit« 
:^ebeo, uno de ws Gene* 
rales , conira lo9 Judíos, 
con 6rdea de apoderarse de 
,Ca2ara y y reducirles i su 
^cdíencia. Hircano : avÍ5)5 
i^pvcdiaianience i su padíe 
Simón 9 que estaba ^n Jerü* 
jSalen», y éste dispuso que 



m 



7T 



\& y ID faermano Judas fue* 
;fei| con 2o9l hombres de 
. infantería , y un corto nu* 
ibero de caballería contra 
dendebfou Luego que los 
dos exercitos se dieron vís« 
ta , y empezaron i sonar 
las trompas sagradas del de 
los Judíos , huyó Cendebeo 
con tqd^s sus tropas , y los 
dos hermanos los persiguie* 
;ron » y pasaron muchos á 
cuchillo. Algún tiempo des- 
pués fue Simón asesinado 
por su yerno Ptolomeo en 
il -Castilla de Doch » y no* 
tinosos Juan y Judas se 
^evlmerou contra las ase* 
chanzas de, Ptolomeo., iÍQ« 
pidiendo se apoderase de Je« 
rusaleu como pretendía» i. 
^^4€. 16^ < >• 7 ^^í: Josepho 
.KfieriC ov/^s-mufús cosas 
.4^ Jpan Hircanp ^ y habk 
4e otros de , este nombre. 
Según Eusebio y Santo To- 
mas se le ái6 el nombre de 
Uvtcano por haber vencido á 
JoarJ^yrcaoos. 
' HIRCANO : Nie^o de 
Tobías , según Josepho y y 
hombre de mucha considera- 
ción j que unía, depositada 
en el Templo una gran su- 
ma <ie dinero quando He* 
.li^doro pasó i despojarlo* 
.2. Mac. $. II» 

IlIR. 



yz Bé 



"'.)' 



que servia' 'de tériütDO i h 
Tribu de Dan. Jgs. i^. 41. 
Hirsemes es lo misino que 
Ciudad del SoK ibu 

' HOBA : Ciudad de Sy- 
ria á la izquierda de -Da* 
^ masco , á saber ázia él Mor- 
te^ Hasta ' Hoba persiguió 
'i^biráham 16$ cinco Kf^yts 
^Iquéhabian saqueado i So!* 
^doina , y hecho i L<n pri- 
síón'ero^ Gen. 14. ij. 5ah 
^erónjáio llama i esta Ciu- 
dad Chdbaa ;í y. dice ^uic 
"¿p sü rtémpd estaba habitar* 
da ¿i Judíos que creían en 
* Jesu-Christo , y observaban 
kodps I95 preceptos de Ja 
ley , cuytrdogmVyeftU^íSáfn 
'Pablo'cn «tí* cit^ib Í^Iob ©á» 
•látasV Algunos Ti lliíñán i>. 
^<i , y en tal casó sería Ca^^ 
pital de Soba de Syria. 
^ HOmUt Hijo: de Rá- 
guel ó Tethró. Qúandb<sá* 

ftó ertucbíd de Dioí de 
'Sinaí para el desierto Phia« 
ran , Moyses , cuñado de 
'Hobab , le convidó con ins- 
^tancia á que les acompañase 
hasta la tierra de promisión, 
'bfreciendo atendere en eüá. 
Num. 10. 2f. Ná consta si 



di., t 



-iícokip^é £ m^iti anas 
* adelante , aunque lo indica 
el silencio; Se cree proccdéh 
de él los Cíñeos que habi- 
laron ail Mediodía de Ja J»- 
Ú^/Jud. ti Í6.t ú ídh. 

HODSiViS CHOOtSI: 
Jugar en el pais de GaJaad, 
cuya situación se ignora. 
2. Rig. 24. 6. Parece esubt 
i h otrtf p^rte del Jordip 
^n la media Tribu de Nfo- 
jnasés» 

HOLDAt Mugcr de Se- 
Síom , Profetba en Jerusa- 
tífi Y^^t 6^ cMísultada^ por 
ti R>eyi }osías jiobr^ el ttbro 
aAc la tipy '^ue se b^bia haí- 
Jlado en el tesoro del Tetn- 
pk). Holda Jtnanífestó á los 
• Mviidos del Rey K>dos los 
ma|e$í^ la jm de IDím» 

i^prcMMcada por jos- pecados 
•de Judá V %a i descargar 
sobre el Pueblo ; pero aña- 
dio, qué por haberse Josias 
humifjado báxo la mano del 
Señoj^ , y Jcrraníádo lagrlv 
m^5 in su presencia -, >no ífe 
verificaría esto durante síi 
reynado , y que descansaría 
en paz con sus '. padres. ';i|. 
R€g. zz. 14. j sig^ Entera^ 
do de todo el ^Rey , man- 
dó se jufttáíc er'PucBlo rt 
el Templo , y leído i' «a 

prc- 



l^cs^ciá el libro qáe se h^ 
bia hallada , le hiio prome- 
ter serÍ4 rnasi fiel en la ob-^ 
'servancía de lo» preceptos 
idel> Sjeñor«; lücáf. ¿5» 3» 
J sig. 

- HOLDAI t El Profeta 
lábarias tuvo ¿rden del Se* 
Bor para pedir i Hbldar CH^*- 
mado también H^ífi9t>áTo* 
kAít> f Idaja f y Hcm 6* Jo* 
fías , que hablan vuefto po<^ 
to bacía de Babylotiia , oro 
y^plata t>ara hacer coronas, 
esto '^s y una corona triple 
•I modo de ía<tyara det Su^ 
mo Pontífice » cornos <quíe* 
reñios Expositores , la qae 
babia de ponene sobre la 
cabeza de Jesús bija de Jo^ 
Sedec> en representación de 
U^ triple excelencia que ba^ 
bia de tener por su dignidad 
Pontificia 9 "por su potestad 
política y y por la restaura- 
efon^detTeniplo; Zdc.6.ía^ 
•:>«OLE)AI í NetophathU 
caí i deh £inriira de Gotho^ 
tátl i y uno de loe doce Ge«« 
fes principales del exércita 
de David, que servían por 
turno ' en I^íaci<r cofi los 
249. ' hombres que estaban 
i sus órdenes. Holdai servia 
el I a? mes. 1 . Var^ 27. i f . 

HOLOCAUSTO : Sa- 
crificig de tos Judios en que 



0X1 



¥9 



\¿ YÍÍftuna á'a quemada y 
consumida enteramente. Eo 
esto se distinguí» el bolo« 
cansto de las víftimas por 
ef pecada, y hostias salg^ 
dables, de las quales se re« 
servaba afgnna parte^ Este 
sacrificio es de los mas an« 
ciguos , y muy anterk>r i la 
fey de 'Mayses.. Luego que 
Noé salió de) ai-ca ofireció 
on boíocansta de todos los 
animales puros en acción de 
gracias.. Gen. 8, 20.. Quan« 
do quiso D¡M. probarla: ík 
deAbraham mandile ofre^ 
cer su bi|ó en holocausto» 
Gini;22. 2r. •> 

La vídiroa.de este sdcrifí^ 
cio.debia ser de los animales 
machos que podran comer** 
te^ Después de degollados, 
los Sacerdotes rociaban con 
Ja sangre eí altar , y ha«* 
bíéndolos lavado muy bien, 
ios hacian trozas y echai» 
ban sáf., y asi los arro^banr 
ál fuego iqfue estaba ya en-^ 
cendido * sobre el altar. La<i 
vaban después íos pies y las 
entrañas, y también lasar« 
rojaban al fnegcr coit todos 
los otros desperdicios, pa<* 
ra qué enteramente se con- 
sumiese la vidima. Este sa« 
crificio se hacia al Señor en 
reconocimiento de su sobe- 

ra- 



<raiiá magestad , y de'tá des- 
cendencia de la criatura del 
¿ciador » para atraer sus 
faendidone^ en ^eoeral ». sin 
aplicarlo 9 como, los: x>tros^ 
ár motivos particulares ; y 
por lo mismo consumía d 
ftiego toda la vidima» 
f HOLOFERNES: Gene- 
ral del exército de Nabucor 
doQOSor Rey de Assyria» 
por quien fue , enviado coa 
numerosas tropas para saje* 
tar i su imperio todas las 
naciones. Habiendo pasado 
ei Euphrates , entró en lü 
iCflicia y la Syria ^ lleván- 
dolo todo á fuego y sangre, 
y executando horribles cruel- 
dades. Sojuzgado todo aquel 
pa(s I se encaminó i la Jur 
dea , y se admiró de que 
los Judíos se dispusiesen i 
resistirle. Mandó abanzar su 
exército contra la Ciudad 
de Btthnlia , cuya ventajosa 
situación no Je perrpixió ar* > 
nesgar un asalto. Cortó las 
aguas i los. sitiados .i^éspe-. 
rando se rindiesen i los ri- 
gores de la sed. Vicronse 
con ofeflo reducidos al ma? 
yor extremo i y tn tal cons4 
ternacion que se resolvieron 
i entregarse, si dentro de 
cinco días no los socorría 
Dios. Pero el Sénór» que 



• i. t. 



qi^riá fatiQiilliMr - «1 orgullo 
de Holoíernes , y salvar su 
Pueblo , lo hizo por unp 
3de los medíds extraordioar 
itos ^de su adorable próvir 
dencia. * 1 

: Una vitída* joven, faetitio- 
sa y rica de la Ciudad , ll<h 
mada Judich , que viyia re? 
tirada en un a/uno y ora^ 
cíón continoa , reprehendió 
con mucho esp/ricu la d^l^f 
confianza y temeridad dc 
los Príncipes del Pueblo en 
querer poner Ifoiites al po? 
der dé Dios ; y exórtándón 
los áihumilUrse en su aca- 
tamiento y pedirle perdoQi 
no dudando ser ella el ins^ 
frumento de:; que queda ser- 
virse el Señor para libertar 
la Ciudad , se dirigió . con 
sola una criada al campd 
de Holofernes , y puesta en 
su presencia , le di;icQ . iba i 
informarle del miserable es- 
tada en que se hallaba Be- 
thulia. Holofernes prcnd^^do 
de su hermosura la hizo los 
mayores obsequios , man- 
dando que nadie la impidier 
$e entrar y salir de su tien- 
da. Pasados tres dias la con? 
vidó el General i un gran 
banquete , y habiéndose és- 
te embriagado $e quedó dor* 
mido.. Aprovechóse Judith 

de 



«o 

(de la ocasión « y cbrtíhidbfe 
la cabeza coa su mismo pu- 
fial ó alfange, la Hevó i Be- 
thulia , haciendo se pusiere 
sobre los maros de la Ciu- 
<dad. Juditb ij. lo. Luego 
ique amaneció bicÍ€Fon los 
sitiados una salida co&ffa 
los enemigos , que conster- 
nados con la pérdida de su 
General abandonaron el cam- 
po 9 desando en el machos 
y ricos despojos. Los Israel 
litas los persig4iieron' » y 
idieron mueru á muchos. 
Vid. Judith. 

HOLON : Vid. Hclon. 

HOLOPHERNES: Vid. 
Íiolofernes« ^ 

: HOMBRE : Se toma al- 
gunas veces en general por 
toda la espeóe humana , y 
alguna vez por Adán ea par* 
ticular. 

HOMBRE de Dios: Sig- 
nifica ordinariamente un Pro- 
feta 9 ó un hombre dedica- 
do al Señor , y á su servi- 
cio. A'Moyses se le dá mu- 
chas veces el nombre dé 
Hdiubre de Dío$ , y i David', 
Stmeias , y casi I todos los 
Profetas. Deut. 35. i. 'jgs. 
r4. 6. 

HOMER , ó Chomer : Me- 
dida concava de los Hebreos 
que contenia diez bathos. 

T§m. II. 



tío 



81 



' HOMICIDIO: DcHto 
execrable que cometen Ips 
ique quitan la vida i otros 
hombres. £1 homicidio es 
contrario i la ley natural y 
divina. En el libro de los 
Números capíttilo 35. \6. 
^ sig. se condena i nuiertc 
al homicida voluntario , y 
se prescriben reglas para lo 
que debe hacerse con los 
iBvoluntaríos. £1 Señor di« 
xo tambieo á San Pedro, 
que el que hiriese con U 
espada perecería á sus filos. 

El homicidio voluntario 
eiii irremisiblemente castigan- 
do entre los Hebreos con pe* 
na de muerte , y el involun- 
tario con la de destierro» 
Para esto había cierto nú- 
mero de Ciudades señaladas 
adonde podía retirarse el 
homicida involuntario , y 
vivir con seguridad basta que 
muriese el Sumo Sacerdote, 
y entonces tenia libertad de 
volver á su casa, l^um* 3 5« 
<í. 7 52. 

HON: Hijo de Pheletb, 
de la Tribu de Rubén , cóm- 
plice de Core , Dothan y 
Abiroa en su sedición con* 
tra Moyses , y compañero 
en el castigo. Nirm. i6. i. 
Vid. Abiron. 

L HON- 



Bi 



HO 



' HONDA : Insfrüñíento 
qbe se hace de cáñamo , by 
na ó esparto para arrojar 
piedras á grande distancia, 
y con mucha violencia* Los 
Hebreos usaban freqüente- 
mente de las hondas*. De ht 
Tribu de Benjamin en sola 
)a Ciudad de Gabaa se con- 
taban setecientos tan dies- 
tros en su manejo que pp* 
^ian cortar un cabello» seguó 
^a expresioin de la Escritura* 
'Jud. 20* 16:* David mató al 
.Gigante Goliat con una pier 
dra arrojada con una hoBf* 
ida. I. Reg. 17. 49* i 

: HONll A :, honrar ft £« 
<1 estilo de la Escritura xto 
tolo se entiende el honrar 
por el respeto interior 6 ex- 
terior que se presta á los pa- 
dres , mayores , y personas 
.autorizadas » 6 de carañér^ 
sino támbietí por los obse^ 
quios y servicios efedívós 
que les son debidos; y así 
lia de entenderse el precept** 
Xo de honrar i los padres* 
Trov. j* 9. El honor se en^ 
tiende también por e! culto 
de adoración que se debe al 
Señor. £/r. 13. 14* 

HOPPH A : Sacerdote cu- 
ya familia tenia el lugar de*' 
cimo tercio en el número de 
las veinte y quatro clases 



m 

()u$ !tef vían, por tUrno eíi él 
templo*: I* Par. 24. iz* 1 

HOR: Monte en los tér- 
miiios de la tierra de Edon» 
en donde el Pueblo deis* 
vrael. hizo su, 54? mansión e» 
el desierto* En la cumbre dd 
monte Hori dcsDudó Moyses 
á su hermano Aaron de lak 
vestiduras Sacerdotales^ , y 
se hs> puso á su hijo Eleaza^ 
i lo.qtte úgixió luegola muer?- 
tfii de Aaron 4n dicho nion* 
te* Nirnf* z«p* 22* Sucedió 
ísst0 el año 40* después df 
la salida de Egipto el del 
mundo 2 5:52. antes de lá ve- 
.tódá de; Jesu-Chtísto i448, 

HORA: Los lihrosi jdé 
Tobías , Jüdith y Daniel 
son los primeros de la Es- 
critura en que se halla d 
nombre d^ bota en el sentid 
do propio para significar 
uña parte' dd dia <S de la no» 
che ; pues aunque en el Exó^ 
do 9* 1 8. 9 en el Deutero^ 
liomio 28* 57* , y en Josué 
II* 6. sé hace expresión de 
horas , es solo para deno# 
tai* un tiempo preciso» Da^ 
niel 4* 16, dice estuvo cer« 
ca de una hora pensando lo 
que podría signifkrar la es;- 
tatúa que vio Nábuchodo* 
nosor: y Tobías 11* 14. 
que>padeció un gran doior 

por 



líOT 

fot t%pácio de cerca- de ine- 
dia hora; Judic^i j. i8. re« 
ficre qué el Pueblo de Bc- 
thuIiV)éstuv(r/iniuchas horas 
clamando al Señor en la Si- 
nagoga para que le librase 
del íbrpr ^e Holofernes ; pe-i 
ro la quancidad de tiempo 
de estas horas er-a aiuy dífe« 
rente de U que denotan lasi 
nuestras. - 

Los antiguos Hebreos no 
dividían los dias en horas, 
sino en quatro partes , í 
saber s Maíkina s mediodía» 
primera y segunda víspera. 
E^as quátró partes eran 
iguales entre sí , pero des« 
iguales respedo de un dia á 
otro ; porque eran mayores 
6 tníenores á propcfcion de 
la ¡mayor ó menor altura del 
Sot en cada dia : v. g. quan* 
do el Sol sale á las seis son 
de fres horas de á ¿o. mi* 
ñutos cada parte de las qua.- 
tro dd^iá ^ y qüaíido í las 
cinco, de átres^ horas y me* 
dia cada una : de modo que 
sólo teman un tiempo fixo 
que era el Mediodía -, para^ 
€9ñpeZit ^^'contar lá; priinera^ 
fao]á '^le[>vispéri$. Del^mis-^; 
mb modo^ se' dividía. la no* ' 
che en vigilias, señalándolas 
coiA'bs nombres de i? , 2? , 
j$>íy>4f »vt0iiia'Se vé^eni 



¡n 



lotí Yhrenos 6 Lamentacio. 
nes de Jeremías capítulo 2. 

ip. Jttd. 7. 19. Del Nuevo 
Testámebto consu que las 
vigilias- dé la noche eraír 
quatro ; Uarb. 14. 25* Luc. 
i2r}8.pero no se expresa 
que estas constasen de doce 
horas emre todas » como 
cotila ba el dia . Jtan» 11.9» 
Matb. 2o. 3 • Bien que aun 
quándo fuesen de tres horas 
cada una , así estas » como 
las del dia eran , como las 
difi'lós Hebreos, désiguales^ 
respeto í la elevación del 
So.l, Para conocer las horas 
tenían qüadrantes 6 reloxes 
de sol. La Escritura hace 
lúencióo de uno que había 
en Jerusalen en el Palacio 
del Rey Achaz. Qyando el 
Señor reconvino í sus Dis- 
cípulos con que el dia te*» 
m'a doce horas, quiso ma« 
níFestarles que los Judios.i 
nada' podrían emprehender 
contra su persona hasta el* 
tiempo prescrito por su Pa- 
dfCr, y que ellos no tenían 
que temer mientras éstüvie-^i 
sen -^ su lado^ así cómo^nb* 
da;9e teme durante tí áiás\ 
Joan. II. 9* : 

HORAM-Rey de Gaza 

6. Cazara, 9 que habiendo 

dado! 90004*0. al Rey. xl e JLa i» 

L 2 chis» 



84 



HO 



chis , fue derrocaclo por Jo- 
sué 9 y todo su país arruina-, 
do. J0S. lo. ^y 

HOREB,uQrcbt Mon- 
te en el desierto de Madian 
terca del de Sinai , con el 
qual parece hace una sola 
montana dividida en dos co- 
llados» Este monte es famo- 
so en la Escritura por mu- 
chos sucesos memorables» 
Eú él apareció Dios i Moy* 
ses en U zarza ; Ux. }• i« y 
por esto se le dio el oom- 
bfe de Mgnte sdnto ; en iV 
haUó Dios i los Israelitas^ 
é hizo alianza con ellos» 
Deut. i* 6. Al pie de él es- 
taba la roca que hirió Moy- 
ses para que <liese agua , y. 
pudiese apagar la sed del 
PúMoiEx. ij. 6. y final- 
mente , el Profeta Elias se. 
retiró i este monte huyenda 
de la persecución de Jeza*. 
bel. }» Rig» i^^ 8. 

HOREM : Ciudad muré-- 
da de Nephtali. 7«/. i^.jS. 
También se le di el nom- 
bre de Hagadahl'Horem ^ y 
Wagdalel'-Orkfa. 

HORI : Hijo de Lothan^ 
descendiente ifo Setr Hor- 
rheo. Gen. ;6. 22« 

HORMA : Ciudad de la 
Tribu de Simeón , y antes, 
de ia de Judá. Llamábase'. 



HO 

Sefbáái 9 y tomó el nombre* 
de Horma » que significa í)m4- 
tbtma^ porque los Israelitas 
después de haber stdader-} 
rotadds por el Rey de Arad 
Chananeo ^ que les tomó 
muchos y ricos despojos» 
ofrecieron con juramento en* 
tregar al anathema , y ex- 
terminar enteramente quaa-^ 
to perteneciese á este Rey* 
Num. 2 !• 3* Vid. Harma. 

HORMA : Ciudad de U 
Tribu de Aser sobre un cor 
lUdo> cfcrca de] rio Eleuthe^»! 
ro. Jaf. 19. 29* 

HORMIGA : Inscfto. 
muy común. Mereció que. 
el Sabio* le propusiese por 
srmbolo de la vida laborio- 
sa y próvida contra los pe* 
rezosos y holgazanes; porr 
que no cesa de recoger en 
el verano para mantenerse» 
y alimentarse en el ÍQvierno#^ 
Tror. 6» (í» . - 

HORONITA: Sanaba^i 
llat Horooita ^ y Tobías 
Ammonita se dieron por 
ofendidos de que Artaxer* 
X€S hubiese enviado áNche*» 
mtas i Jerusakn á pr otegerj 
el Pueblo de Israel qiie ba«! 
bia quedado aUú 2* Esdm 2%- 
I o. Vid. Oronaim. 

HÓRREOS., 6 Hor-; 
rheos : Autígiios. PueMcOt 

que 



HO 

qiie hitaban Its montafiaé 
ée Seir en la tierra de Edon, 
cerca del térmmo austral de 
la Tribu de Jndá^* de doii«* 
de fueron expelidos por. los 
hijos de Esaú, No tenian 
Rey I sino tin caudillo 6 Ca- 
pitán. Qen. 3 6. 2o» Parece 
qtte los Hórreos , los des^ 
cendlemes de Seir ^-y k» 
Iduqcieoi se confundieron 
unos con otros y 6 hiciéroii 
un solo Pueblo. 

HOSA , ú Osa : Ciudad 
de^ h Tribu de Astr cereal 
de Tyro. Jos. .19. 29. 

HOSANNA, 6 mas bien 
Kosana : Palabra Hebrea d€ 
gozo , alegria y exaltación^ 
de h qual usaron tos Judíos 
p^a celebrar Uiientcada de 
Je8u*Christ6, en Jenmleñé 
Vtdthlzx. 9. i 

HOSIEL: Hijo dfe Se- 
ánei 9 Cantor y Levita , uno 

dedos<iefesLde^h9t lamilla» 
die;Leédan* i.tj*itr;. 154 9^;::; 
HOSPITALH>Al> 1X9^ 
bospiulidad h» stdp' siem'?! 
pre muy celebrada^ en lo» 
Pueblos cuUoSt I^a £icr*^tu--^ 
rannos^ofr^eei decesos ^i^Wr; 
^os de hospitalidad pr a¿iíic«r 
<h^r los P^itriarcaSr Abra- 
ham al recibir los ires An* 
geles en 6gura.de hooibres» 
se pUtrá 4e«IHbpM»- ^AsA 



HQ 



H 



Convido con las mayorQs ins- 
tancias , y eHuvo en pie de- 
lante de ellos ; y Sara dis^ 
pa9o ,por . ^ misma la: <:omi-t 
da \ y> coció el p^n para s^s 
huespedes. Grff¿ i8. 2. j« 
Esundo Lot sentado á la 
puerta de la Ciudad , al ver 
que se acercaban dos Ange- 
la, se levanifá;9 y le^ sílió 
atencmntrou líí i9« i.Saa 
Pablo Heh. 1 3* 2. y Rom. i2. 
15.' sé vale del exemplo de 
Abráham y Lot para animar 
i los fieles á exercitar esta 
virtud ^jdicjenda que cllk 
mereciió que lo&que la prac^ 
ticabán recibiesen Angeles 
en figura de hombres. Los 
Apostóles San . Pedro: y San 
Pabldt, JJIjsnps áe\ espíritu 
de JesaChristp , encargaron 
mucho ' la bospitalrda:d & lot 
fieles , y los primeros chrís- 
tianos hicieron- del exercicio 
de esta virtud una de sai 
irCaS;prilnf«fp9[{es obligacfroiyes. 
£1 S^rdjxO)^ sus A postor 

les que ú que.ftos recibiese 
en su casa ) le recibía á él, 
y d que,ks diese un solo 
v4sMd^ a¿na,¿, lendria 4U-f e,^ 
compensa, Jiftirií. 10; 40. 4-^ 
. ! Los *priinero€. fíeles eran 
ÚTt e^áÁos en esto y que se 
adiDifaban los Paganos.Prac» 
ÚQiii^n l!a*>plpi^rda^..coi^ 

10- 



t9 



m 



distinción í ptYú principal* 
menee con Jo$ de su misma 
Creencia' y-ttími^im^'f&t 
16 qué lórifiele^'ncp se po!^ 
Dian en camino $in carras dQ 
comunídn V <^ lesitimboiales 
que acreditasen la pureza de 
su fé. Algunos <íree» que^ Ino 
dbs últimas Ét^iscotdsde S^fi 
Juan pueden 'sef ^CártaS d^ 
está clase. - - ' ' •'" ' 'U-'-'i 
HOTHAM:HijodcHc. 
Ser, de la Tribu de Aseí'^ 
ivP^r.'fé i¿. ' '-^-''^ ''-'^ ^' 
^ ' HOZ AI : Proftta - vttáiií 
dero , qa*i vivía en' tiempa 
de Manases Rey de Judá, 
y escribió los sucesos de su 
rey nado. Acaso la oríicioA 
de Martasés fuci obra ' dé 'fes^ 
tié Prbfóeá , ;ctíyos> tscñtxk 
se perdieron. i.Par^ 5 3* ^?V 

.^ Hücaití? Ciudad; ^dcr ít 
TrlbiÉ 'de AWrS^» eedída ' i 
ios ¿¿vfta^í^de It íamiliá de^ 
Gerston, y Ün4 de las dé re- 
fugio I.' Par. 6. 75. Llama i 

íc ítimbíW-Haitfátb' y'^Hel-? 
cáib. VídVHéliraMi/ 'íí-q'V 00 

HÜ€ÜCA : 7Sx. j $; j 4. 
Ciudad dé la Tribu dé^NéphJ 
tali á la parte del Mediodía, 
cerca dé id^^'TMbus de<2aíJ 



butoir y . A$er ; y :$egufi tU 
gunas conjeturas , ázia el 
mar de Galilea. £n oteas 
par^s se liaíftift íHitf<?í4 9:V€$^ 
(» y» Vfota ifsegaüi SanCeíi 

rónimo V 1^0^^ • « 

HUESOS ; Prohiba U 
Ley se quebrantasen ó. rom-» 
piesen los huesos del fCoi;^ 
dero Pasqt^l y^^pcr. izi[^6% 
porque era sin duda figuri 
de Jésu-Cbrisco sacrificado 
en la Cruz para nuestra li* 
bertad , i ^uien no se ha- 
bla) :de rotnpér , ni. rompía 
hueso.aígufio, ^f^ii;?. i5^;.j^¿> 
Por el hueso' se^ entienden 
}á^ fuerzas del cuerpo* F/« 

^4. 10, . . ^ i: 

HUESOS secos : Los. ^u6 
VÍ6 E»e«qu¡el r^ 7, -4; m. sig^ 
míficabM iloí Judióse que es4 
taban cautivos, en Babylo^ 
niá. Habia llevado el espf« 
ritif del Señor i JEaeqúiel al 
Iffédio üfletin^ :canir|MÍ Jgrahdé 
cubierroí dt liuesoiS indos ']b 
síecos f^fmiúááhdiAetpiélcs 
hablase i* y dikese r'Hmsor 
íecos f 0idrl4 fálkbra'dit Se^ 
ñtñ'} B*¿c. 'j^7# 4J^a1o «xecu4 
n$)4íé^^ é^ittrtiédiacaiíiente sen 
s^i^ ouná* ^grism '■ wnkMáoki 

ctftí'e^cllofs > ^jue^í^^*^^*^*' 
uflos conotroísé fueron co- 
locando en sus lugares , y;.i 
tf(;rbriendo|de:/eaiiieaiMa9d^ 

á 



i^Usk vientos sopitseti sojbré 
aquellos cuerpos minutos y y 
en el mismo instante se pu-r 
sjeron todos en pie y y. se 
formó un grande exércico» 

-i Enesta vhion espantosa 
quiso el Señor dar á Eze*» 
quiel una idea del estado en 
que. estaba su Pueblo düranr 
té la cautividad ^y del mon> 
¿ó- maravíTldso con' que ió 
hábia (fo «libran de: ella» £i 
ctáapo era la Chálxlea y 
demás Pueblos en que los 
Judíos se hallaban dispersos. 
La ÍBufoitud de huesos; se* 
eos eráii los miamos' Judíos^ 
que^viVian^en un pafs extra* 
ño' ; en dónde ya no forman 
ban cuerpo , y por h mise- 
lia á que esuban reducidoSf 
eran, oomo^ fauesos. ioidos y 
tecos. La facilidad ^con: que 
•1j Señoif hizo juntar esMs 
huesos , cut^ríríos de carne, 
y animarlos , manifestaba 
los recursos de su . oninipo- 
cencta: para> sacarlos del^scÁ 
pulcro dé su esclavitud » y 
restituirlos í ja patria. 

Tal es el sentido literal 
de esta resurrección maravi- 
llosa. Veamos abor^! la re^ 
Sttrktccion espiritual del ge^t 
ñero humano , cuy os. miem- 
bros dispersos por toda la 



tierra fcw^ó biicisos isecos y <^- 
tábab: sepultados en la sonh 
bra de la muerte antes de la 
venida defJesu-Christo. Lúe* 
go que : se manifestó, el Sal*» 
vador juntó e^tos huesos poü 
stt predicación y milagros; 
estó^esy formó un. gran n(í« 
mero de discípulos., que vi- 
vificó y y animó con su san- 
to espíritu y '^ que soplando 
sobr4> estos huesos ^ los hi- 
20 .rcyivír>^ , . 

Está visión nos da tam«' 
bien una idea la mas propia 
de U^ resurrección general 
de Jos /muertos al nn de} 
mundp 9. 4ni(ag(o incompre- 
hensible irla vana; y, sober» 
bia íilosofTa ; pero que la fe 
humilde apoyada en la om« 
pipotencia de ,Oips y en sus 
prQipesa$ eternas y cree con 

y HXjLyó Chuí: Segundo 
hijo de Aram. Gen. lO. 25. 
La opinión común ;es que se 
estableció en la; Arn^enia, 
eiv cuyo jpais se hallan; mur 
chqs vestigios de su nombrcé 
. HUMILDAD: Virtud 
moral que nos enseñó Jesu- 
Christo en todas. susi accio- 
nes y xn^niras: vivió en núes* 
tra carne imortaK Es la pfíT 
mera , y el fundamento de 
todas las demás ; que debe 

po- 



^8 



«0 



poseer ti Cfariálnii^ 4 - por^ 
que nos mueftrt 'I*f nada de 
que hemos sido criados , el 
barro de que hemos sido 
formados > su debilidad >}k 
fiuescra iti€onstanct*;i}as mí^ 
jserias de la carne:'que>^ba^ 
ten el espíritu » inélioiíiidole 
siempre a lo malo , y resis"* 
tiendo á lo bueoo : de mo« 
do que si Dios no nos asis^ 
tiera con k>s aAxíIio^ de su 
gracia , nada hariamOS^dig^ 
no de premio i ñi aúi) Cor- 
respondiente i la -excelencia 
L dignidad del alma«^ Por 
que^nos dice Jc^-Ctris^ 
to: Afíf^tniiA^t fní Hí^ s^ 
mnso j< bkmldi ¿i t9táxAM 
Uath. II. 29. El Señor re- 
siste á los soberbios ) y* ái 
su gracia i los humildes,. 14 
9€tf. 5 ir 5 i Caí * B. 74f . í^r (5;< 

Humillar significa muchas 
veces castigar, P/. 71. 4^ y 
reducir á servidumbre, z. 
Meg. 8. i. Humillarse baxo 
la roano de Dios, es reco^ 
nWtt süL Sabidur^ y amni«» 
potencia, i. Prt'i'. 5. 6. Pop 
estos ados se cbiisigutí la 
misericordia y el perdón. 5. 
Rig. 21. 29. Humillar una 
doncella "es lo mismo que 
desflorarla » 6 quitarla su 
honóK Dm. 2¿. 29. j sig. 

HÜPHAM , ó Ophim: 



Hijo de Benjanun » /cab^züa 

de la faisnüia 4e los Huphar* 
mitas. Nnm. 26. 39. £q el 
Génesis 26. 2i. se lee Ofhim» 
» HííR: Hijo de Caleb¿ 
nieto de Esrom. Jos^pho d> 
ce &e esposo de María .¿ier* 
mank de Moy&es. 5e sabe 
poco de su vida , pero se vé 
por lo que dice la Escritura 
que eri muy estimado d^Q 
Moyses¡ Ociando éstec envite, 
¿ Josüe contra Jm Amaledrl 
t$s . suImó ail monte con At« 
ron y Hur , y ambos le sosh 
tenian las manos levantada! 
a^l Cáelo, mientras oraba al 
Señor! £aí. 17;; 10. Al tíemü 
po de subir Moyses al i moiH 
te Sioaí para recibh: las'ta«4. 
blas de la Ley , dexó pre^* 
^oido i los Ancianol , que^ 
s| tdcurria alguna dificiáiad 
consultasea i Aaron. y . Hur» 
IH • caf^ 24. 14Í Hur, fue 
padre de Uri » y éste do 
Beseleel. 

-HUR: Príncipe de Ma- 
dian muerto: «n el -combato 
de Phinees con «los Madiani^ 
tas. Ntfi». ji. 8. 

HUR : Hijo de Jora , de 
la Tribu de Gad, padre de 
AbihaiU noáe-MigM^ co- 
mo quieren algunos. 1. .P4r«^ 

. HUR Ai del Valle , <$ 

Tor- 



HU 

Torrente de Gaas t üno-^dé 
los soldados mas esforzados 
del exército de David, ti 
F4r. II. 32. En el libro 2? 
de los Reyes 2}. jo se Ha-* 
ma Htáiáu <) 

.:HU&AM:Htjo de Bale 
é Bala» de la Tribu de Be¿4 
jamin. i . ?ar. 8. f • 
,HUS; Hijo de NachoT. 

G«II.22.2I* 

. HUS : Hi> de Disaiij 
descendiente : de £saa , qué 
hbbttó en la Idumea Orien^ 
tal. Gen. ^6. 28. : u Fdri 
!• 42. 

HÜS,üs, Hu2, 6ÜK 
País donde habitaba Job; 
f^fr I. I. H^y varías o{ú« 
niones sobre la región en que 
se hallaba la tierra de Hus, 
por haber habido tres per- 
sonal de este, nombre que 
fiuede cada nna haber ha* 
bitado diferente país , y 
no constar de qual habla la 
Escritura como patria de 
Job. Algunos la ponen á la 
otra parte del Jordán entre 
láiPalestina y Celesyri^ 'con^ 
finando con la Arabía ^ de* 
sierra , en la Trachoohis , y 
media Tribu de Manases. Se** 
gun la común opinión , es 
lo'tsnéaiío qti¿ Ausitis ; pero 
esta sentencia perderá mu«* 
cho con lo que diremos en 
T^. II. 



HU 



89 



el artículo Fharan , y hemos 
asentado ya lén el de Ausitts, 
Vid. Ibi. Otros , al parecer, 
con mas fímda mentó L co- 
locan ázia la Chaldea , por 
decirse que los Cbaldeos ro- 
baron los ganados de este 
santo hombre. CaUnet » qile 
lleva la opinión de que Job 
es el Jobab de que se ha-» 
ce mención en el Génesis 
51Í. }2. , Y en el libro i?> 
del Paralijpomenon i. '4$ i 
44. tiene por patria de Job 
la Ciudad de Denaba' ^i en 
donde dice la Esaitura que 
habitaba Jobab ; la. qual, 
fegun:£usebto y San .Geró* 
nsm0 V esfiabaen :el país. Jt 
Moab ^btre- Areopolis , y 
Esebon. 

HUSAN 2 Antiguo Rey 
d€ Idumea , sucesor de Jo«^ 
hA¿G€nJ^6. 34* '' ... 
. : HÜS ATI , 6 Hosath^ Pa^ 
tria de SobócHai.^ tino de 
los mas valerosos soldados 
del exército de David. 2« 
K<jf.'2i. i5. :: 
nr.BÜSIMr.Hijo de Da». 
Gen. 46. 25. -' ■ y^ 

^ HÜSIM X Muger de Ge- 
tfí , repudiada por su mari- 
dó en la tierra de Moab. u 
Par. 8.8.- r 



v; 



M 



HYA- 



90 



HY 



HY 



HYACINTHO : Vid* 

Jacinto.. 

. HYADA: 7^*9. 54 Pa- 
labra tomada del Griego 

: HYMENEO : Parece ha^ 
ber sido un ciudadana de 
Epheso , que habiéndose 
toivertido en las primeras 
predicaciones die' San Pablo» 
cíiyd despne$ «a; laberegía 
de íos<que tfegabañ la fésur- 
reccbíi: de la carne > dicien- 
fio que ya habia tenida sa 
e(ed6..:.2«: Tbimlz^^ 'tjdiStn 
Agustín afirma > que sn-tv^ 
Iror cóRsistta. eo;:dec¡r q&é 
DO babia otra resurrección 
sina la del alma que resuci- 
ta del pecada i la.gracfa por 
la fe » y por Mi . Bauíssnuti 
Sah^bla díxo.á Thrmóthea 
ti aña 61^. dt Chrísta , que 
ét habia excomulgada íHy» 
menea > y Alcxandra» y en* 
tregadoTos áSatanás.^ r • rMifr» 
jr* ¿b. Nada f ie sSabe del: fin 
de Hy menea. . ^ . 
.- HYMNO: Poema <S can* 
tica piadoso en honor de 
JDioi» d de los Santos* El 
nombre de Hjmna se toma 
muchas veces por el Canti« 
co^Canto» ó Salmo. Los He- 



HY 

t>*reos \ha diistingukn estáS 
tres cosas » ni tenian térmi- 
no propio para significar el 
Hymno como distinta del 
Salmo 6 Cántico. San Pabló 
quiere que los Christianos 
se éxeifciceñ en los Salmos» 
Hy tonos y Cánticos espiri^ 
tuales. Lfbes. 5. 19. S. Ma*- 
theo 26. ;Oi refiere > que 
el Señor después de la últi^ 
|3ia Cena dizo un Hymno* 
Los Judios rezaban Hy mi- 
nos á Salmos des(>ues( ^e Já 
Cena PasquaL Los Hymnos 
que se cantan en la Iglesia 
Christiana 5 que spn dístin* 
tds de lós Salmos ^ son pie^ 
2as dei/poesfav compuesta! 
por la regular "por personas 
piadosas > aunque no inspH 
radas. u 

HYPOCRITA : El que 
íuigei ser la -que no eSf.á 
representa orra persona» co^ 
mo los á(9:ores'de las come*» 
dias y tragedias ; pera se en* 
tiende comunmente de. los 
que dSéAsLtk exteriormente 
virtud sin tenerla. En los Ji- 
bros del Viejo Testamento 
se toma muchas veces por 
profana y cdrnai^ impía , íar-< 
rompida , y traidor^ 

HYRCANO : Vid. Hir- 
cana» ^ 

. HYSOPO : Arbusto , ó 

hier* 



HY 

hierba muy conocida ^ de Id 
qüal se serrian • los Hebreos 
para aspersorio en las purifi- 
caciones. £n Hebreo Esob. 
A^Ia salida ,d?. Egipto cp.anr 
dó Dios á los Hebreos to- 
masen, un ramo de hysopo^ 
y mojándolo en la sangre 
del Cordero Hasqual , rociar 
aen losumbraUs de las puer^. 
las de sus casas. Ex. I2. 2Z^ 
Algunas veces se anadia al 
hysopo un poco de iana de 
color de escarlata , y para 
U purificación de Jos.lepro-: 
aos se aumentaba una rami* 
ta de cedro.^ Entrando este 
aspersorio en el agua , en 
que se habia echado la san* 
gre de. una de las dos aves 
que ofrecian , se rociaba coa 
ella al pacienta]. UVi 1 4. . é* 
Algunos quieren decir que 
el hysopo en la Judea crece 
i bastante a)tiira ; porque 
dice San Juan 19. 29. que 
Ips ^Idád^ pusieridn una íes* 
pdnja mojida^en vinagre* <n> 
una var^ de hysopo, y la. 
aplicaron á la boca del Se*. 
Sor cstandpjqa la GrUíi pe- 
ro esto careGe..de^fiindamen-> 



HY 



9^ 



to solido , pues el Evange-- 

lio nos dice expresamente» 

que la vara en que pusieron 

. la esponja era una caña. M^rír. 

cierto que en el lugar cita* 
do de San Juan dice el tex- 
to : Spongiam acete plenam 
kjssofo chcamfonéutti l.&c. 
y que.si no liubiera otro luf! 
gar ó lugares de la Escri-i 
tura por donde suplir ¿ste^ 
se podria dudar si la vara 
^on que aplicaron la esponja 
í la boca del Salvador era á^ 
no de hysopo 9 peco habiénn 
dolos tan terminantes en or- 
den á la varaj y faltando 
en estos dos la expresión del 
hysopo j debemos $iipli)'io$ 
unos por los otros» y senH 
tar por cieno lo que resulta, 
de todos ellos. Decimos pues^ 
con San Agustín y otros » 
que la .vara era una caña i y 
que el hysopo sj^ylp par^ 
atarla, esponja Con sus r.ar 
mas sutiles y flexibles, ha» 
cíendo al mismo paso ma^ 
desagradable el vinagre con 
sUi,,)(pJof .^ y gusío fasti- 






J*" I * 



,. ' ir 



• í 



• # 



^'U 



í" • • ' ■■■••. 



» I . 



I j . < *." 



M2 



IBIS; 



9» 



^r 



I 



IB 

. IBIS : Espede ác Ciguc- 
ña , según Escrabon. Ave 
declarada impura por la Ley. 
lev, 40. I j. Los Egípcbs 
adoraban el: Ibts porque es- 
las aves devoraban ías Ser« 
Dientes , que sin tal auxttio 
t0festai:¡aii aquel país» 

IC 

- ICAMIA : HTp de Se- 

Htim f . y padre de Eiisama» 
descendiente de Jerameel 
hermano de Caleb. !• FdU 
Zw 41. 

: ICH ABOD : Hijo de Phi- 
fiees I y nieto del Sumo Sa« 
cerdote Heli i dióle su tü^ 
dre á luz en el momento 
que tuvo noticia de haber 
caído el Arca .en poder de 
los Philísteo^. I<habod quie-' 
re decir : Perdió' Israel* t^éd- 
su gloria , porque el Arca 
era la gloría de Israel. 1. 
Reg. 4* 2 1 . 

ICONIO. Hoy Cogni: 
Ciudad antiguamente capí* 



Cal de la Lycaonia en la Asia 
menor. Habiendo llegado 
San Pablo á Iconio el año 
4.5. de Christo , AS. i ;• 5 1* 
convirtió, muchos Judíos y 
Gentiles ; pero algunos de 
los primeros incrédulos su» 
blevaron el Pueblo contra 
San Pablo y San Bernabé, 
de suerte , que estuvieron 
expuestos á padecer muchos 
iiltrages, viéndose obligados 
á reñigiarse en ios Pueblos 
rtc'mos» Ibi cap» 14. T»ysig^ 
San Pablo hizo otro viage 
á Iconio el año de Chris* 
to 51* 

ID 

imDA:Hi)adeHadattfi 
dé la Ciudad de Besechatb» 
madre de Jos^as Rey de }ii- 
d^. 4* Jieg^ 22. I. 

IDI THUN .-Padre de un 
Obededófií que el Rey Da^ 
vid hizo Portero del Taber- 
náculo 9 en que había co- 
locado el Arca. 1. Par. i(S. 
58. Idithun era Levita de la 
familia de Merari , el segun- 
do 



ID 



m 



93 



do entre los qiratro princt* 
pales Maestros de música 
ótl Tefi>plo de Jerusalen, 
pero Sus hijoa fuero» noav- 
brados Porteros. Ibi v. 42. 
£f> el libro 2? del Paralipo* 
sienon 5. i2. se dice que 
sus hijos vestidos de Byssi* 
feo ta&ianlas campanas , los 
salterios y citWaras ^ pero 
ccABparado este lugar con el 
1? ctet ParaJipomenon 2 f. 3. 
se conoce que los hijos- de 
Iditbun se empleaban en u- 
Aer la cithara , y los de He- 
fnan los otros instrumenios. 
Hay mucho» Salmos con la 
inscripción de Iditbnn , al 
parecer porque David los 
elirigia i su coro. Parece 
que Idkhun y Etban £2* 
taita es uno mismo» }• Reg. 

idolatría : Caito 
dado á las criaturas qoe so- 
lo debe tributarse al Cria- 
dor. Tomase en general por 
todo genero de culto sacri- 
lego , supersticioso é imp^o» 
Hay varias opiniones sobre 
eí origen de la idolatría. Los 
hombre» entregados k sus 
propias tinieblas fueron per- 
diendo poco i poco el co*i 
nocimiemo del verdadero 
Dios I conservando no obs* 
unte la idea de un Ser Di^ 



vino ; pero esta idea tan sim- 
ple por sí misma y confundi- 
da con las imágenes que pre- 
sentaban los sentidos > les 
hacia adorar como Dioses 
todas aquellas cosas en que 
creían algún influxo 6 po- 
der. Así el Sol , la Luna > los 
Astros f el Fuego, los Ele- 
mentos y cuyos efe¿los eran 
tan maravillosos y universa- 
les V&eron los primeros ob« 
)etos de la pública adora- 
ción. Dieron después el nom« 
bre de Díohs ¿las obras de 
sos mismas manos ^ al oro, 
á las piedras, y á las figu* 
ra» de los animales. Los 
Grandes ,. los conquistado- 
res , lo» poderosos de la 
tierra ,. y lo» inventores de 
eosai átile» i la vida huma- 
na lograron prontamente los 
honores divinos, dándose 
adoraciones i sus imágenes. 
En uita palabra : el hombre 
ciego y corrompido- llegó 
al exceso de divinizar sus 
propias pasiones , atribuyen^ 
doselas á sus Dioses , sofo- 
cando por este error tan 
monstruoso los remordimien^ 
tos de su conciencia en tan- 
to grado , que cometió por 
principios de religión abo- 
minaciones que aborrece la^ 
natucaleaa* 

Es 



04 



ID 



Este mal hizo los rnas^ircr^ 
ribles progresos hasta apo** 
dcrarse de la familia de Sem^ 
escogida para conservar el 
deposito de la verdadera 
Religión. De ella eligió Dios 
á Abraham para hacerle par 
dre y cabeza de un Pueblo 
nuevo consagrado í su ser- 
vicio ; pero este pueblo in-p 
grato ) olvidando luego to^ 
das las maravillas que el Se« 
ñor habia hecho por el , se 
entregó varias veces al cul- 
to supersticioso de las nacio- 
nes. Los Israelitas (así se 
llamaba este Pueblo ) ado-. 
raron en £gipto las divini-^ 
dades de los Egipcios , en 
el desierto los Dioses de los 
€hananeos » Amonitas , y 
Móábitas ; y en la tierra pro- 
tnetida los ¡dolos de los Phe- 
iiicioS) de Jos Syrios, y otros 
Pueblos con quienes confia 
naban. Baxo el gobierno de 
los Jueces cayeron tnuchas 
veces en* la íáfídelídad , y el 
Señor en pena de ello bs' 
entregaba a isus enemigos. 

Salomón fue el primer Rey 
del Pueblo de Dios, que 
por complacer á sus mugen 
res extrangeras hizo er^ir 
templos en honor de süs^ 
Dioses , y adoró á Astarte, 
Molocb y Chamos* Jero-» 



m 

boam » su sucesor, en la .mafi 
yor parte de los estados» 
erigió los becerros de oró 
en Dan y Bethel.,.y siguien-r 
dor el Pueblo su ¡mal exem-t 
pk) , se entregó í las malas 
inclinaciones de su.cQrazon« 
y adoró todo genero de dir 
vinidades. En el reynado d^ 
Achab llegó i lo sumo estQ 
desorden. La impía Jezabei 
no omitió nada para extin^ 
guir el culto del Dios verr 
dadero. El Señor irritado 
por los delitos de las die^t 
Tribus , las abandonó i lot 
Reyes de Syria y Chaldeat 
<pit, las transporuron i li 
otta parte del Euphrates* El 
Pueblo de Judá no tuvo me-> 
nos propensión i la Idola-i 
tria; Los Profetas nos hacen 
una horrible pintura de las 
abominaciones que se come- 
tían en los lugares altos y. 
bosques consagrados á losi 
ídolos ; y Judá fue llevada 
cautivo varías veces ; ep cas^ 
tigo de estos excesos. 

La idolatría en el lengua-' 
ge de los Escritores sagra-n 
dos I mayormente de los Pro-í 
fetas , es el significado pro-[ 
pío de la fornicacioo , aaul«« 
trerio , prostitución 9 porque, 
consideraban á la nación Ju- 
dia como esposa de Dios» 

por 



m 

^r lá alianza que bafaia^ be^ 
cbo con ella* * . 

ÍDOLO : Significa en ge* 
neral una figura 6 represen- 
laciom Tómale siempre én 
mal sentida por iodo gene«» 
90 de representattónes 9 fir 
guras» é imágenes de laai fal- 
sas divinidades del Paganismo» 
■10 > y en este sentido se en** 
deñden las: palabras del Se* 
ñor en el Levitico 2(í.:iv . : 
oiIDCFMEAt Región In- 
nédiata & lá tierra de PrO** 
misión » que se llamó tamr^ 
bien Eáom y . ünma^ y : i^ttf 
cem||x> dí^ Sttm Gf jrn^aipf 

Gabatent ;; y! sUs babhi^pres 
tíumeos^ Estuvo ante^ bábi-t 
tada por los Hor^eos^ . Sus 
términos eran por el Orien^-^ 
ie la Arabb,> pojí el Medi<H 
dia el golfo d estrechos iAfaV 
bigo;,. á Mar Roxo ; pcbr et 
Poniente et Egipto y y la. 
tierra prometida por el Ñor* 
te 9 aunque s\^s límites no> 
ittérotv siempre unos mism^^.. 
Hoy se ilama tídumh Eík 
tiempo déMoyíés y- de Jo- 
sué , y aún en el de los Re-r 
yes de Judí se hallaban 
encerrados los Idunieos at 
Oriente y Mediodía del mar 
aiuerto en el país de-Seir» 
donde se estableció primera- 
mente Esau. Después se es* 



ZD 



OS 



tendieron por la Arabia Pe* 
irea , y llegaron hasta He-* 
bron» Las Ciudades princi- 
pales de la Idumea eran 
Bosra , y Petra , 6 Jecflae].. 
i IDUMEOS; Pueblos des- 
cendientes de Esaú hijo de 
Isaac» Fueron al principio 
gobernados por Geí^s» y 
después pior.Reye%, y per-r 
manec^ieron ii)depe$HÍientes 
por espado de.inas de 650* 
añosluksta el tiernpQdeDa« 
vid que los subyugó , cum* 
pliéndosc la profecía y beh« 
dicion de I$3L^^:Gen» 27» 29. 
Los Idumeos llevaron muy 
í taaal d yugo de los/Reyes 
de Judá ^ y al fin le sacu^ 
dieron en el reynado de Jo-- 
raxn » hijo de Jos^phat, que 
les hiko guerra...QuandoNa*^ 
bu^fhpdonpsor; pi^so sitio i 
JerusaJén se unieron í él los 
Idumeos > y le animaron i 
arruinar esta Ciudad ; pero 
el Señor los castigó entre- 
gindotos cinco años después 
at Doismo Kabuchodonosor» 
Venciólos también Judas 
Machabeo » degollando á 
quantos se le pusieron de« 
Ianfe:> como unos 20^; 2» 
]í|4f»; lO-f t6t, Subyugólos 
después Hircano, según Jo» 
sepho r obh^gándolos á cir^ 
cuDcidarse, y someterse i 

las 



9* 



IG 



his demás obsfrvancíis de la 
Ley , y desde entonces es- 
tuvieron siempre obedientes 
i los Judios, haciendo un 
mismo Puebla tora ellos , y 
dún dieron uo Rey de su 
nación , que fue Herodes' ei 
grande, y esta unión duró 
basta la ruina de Jerusaien;» 
i cuya defensa tendieron; 
bien que al tiempo del ase« 
éio se csca^^arón á ídumen^^ 
cargados de despojos ^ «io 
esperar d fífu 



IG 



. 1 



' lGAL:Hijo de Josephi 
Príncipe de la Tribu de Issa-* 
char , uno de los diputados 
para reconocer la tierra de 
Promisión. NüfH. i j . 8^ ' 
IGLESIA : Esta p^álabra^ 
SÍgníRca Congregacién y y se 
toma por d lugar en don- 
de concurren , y se juntan 
lois que la componen i y por 
lás personas mistnas; En es< 
té último sentido se debe- 
entender lo 'que se dice en 
ios Números 2o. 4.; y en 
el primero lo del Deu'tero- 
nomio 2 j . i^ en donde sig- 
nifica la comunión de socié*^ 
dad , y particlpácíoii deOi^a:^ 
cioncs con el Pueblo de Dios; 
Ser excluido de la Iglesia es 



¡a 

t^r exdomulgado. . Dfcesc^ 
en los Números. 15^^ 20. que 
aquel que habiendo tocado 
nú muerto no se hubiese puf. 
rificadocon djiguai luscraf^ 
sea tenido como muerta 
pifra la iglesia , por: habec 
profanado su Santuario. Lo^ 
Ancianos de Israel hicieron! 
oración toda la tioche en I» 
Iglesia <Ie Bethulia. Judiih 

6» Zt0 ■./; 

La Idiesii r genéralmetate 

hablando , significa la soeic* 

dad de los fíeles que conser^ 

tan belmente* el depósito de 

k^efdadcra Religion^csde 

ét priMipib del túunáo^ y^ 

lá HtónstrVdráo hasta úmL 

d^ los siglos* Moyses nos 

conservó la sucesión de e$tA 

Iglesia desde el principia dék 

ttíúftio hasta su tiempo ; y. 

desde Moyses ha$tá> U xtM 

liKla de Jesu-Christo téne« 

mos los libros sagrados dé; 

los Hebreos , y sus histo-f 

rías , qoe nos dicen las dife«f 

lentes revoluciones que jcx^ 

périmentó la 'Religión cñn 

tre los Israelitas. 

En el Nuevo Testamento 
se entiende ordinariamente 
la Iglesiaí por la Sociedad. do 
k>s que hacen profesión da 
la fé de Jesu-Chrísto. Tanf* 
¿ten significa alguna vez las 

Iglc- 



m 

lgle$ta& particalares , coino 
ias de Coríotho '^ £phesó^ 
'sTbesalonica^, '&^) * -iV.r 
> .IGNOMINIA: Desea* 
brrr la ignominia de algwia 
:mager Xrv. iS;* 15. i7.;'e$ 
loifnismo que pecar con eitat, 
coatecer lil^iuia tcrrpesa f&o. 
Llenar la cara dé ignominia 
á alguno Px. 82. 17* es cor- 
regirle 9 reprehenderle 9 &c» 



ic 



\. y, f ' • 



u: IHELON : Hijo de Esáü 
y Oolibama. Gen. ^6^ 5. 



• i 

t 



II 



L. 



■.'} 



zr nM:.Ciiídadde la Tri- 
bu de Judá. 7^/. iy-29» 

IL 

1 ILALAHOHITA : Uno 
de los mas valientes solda- 
dos del excrcito de David* 
i.Far. II. 29. 

ILLEL : Padre de Ab- 
don , Juez de Israel. Juá. 
12. ij. 

ILYRIGO, Illyria,llly. 
rio , y en cl Griego lllph: 
Provincia de Europa , basta 
donde dice San Pablo llevó 
el Evangelio desde Jerr.sa- 
len. Rom. 15. 19. Estaba 
. Tom. IL 



^T 



separada xle ia Mácedonia 
por el 'inonce . Scodro t y el 
rio^^Drilóa por el Oriente, 
y terminaba' por el Ponien* 
te en el rio Arsyná , y una 
4ioea echada^ deúle leí origen 
-de éste al del rio Ckilapis» 
'portel «Norte cenia la Pannd- 
Qiaconuíiacordillera detnoo* 
tes que las separaba. Com- 
jMrehendia la Libumia , y la 
Dalmacia , que ahora es par- 
te de la Turquía £ut!6peat 
con. acuiella^partie de Alennf • 
.nía ifxc ;corresp6nde:.i^ k 
meridional del Danubio» lU 
mada hoy EscUvonU. 



m 



•■. • 



.i t 



I . . V ^ : 



•~ * * m V* 



IMAGEN X Vid. Ido^ 
latría. 

IMPOSICIÓN de manos: 
La ímposicioa de {as> manos 
se entiende de diferentes mó» 
dos así en el Viejo, como 
en el Nuevo Testarterití). 
Tómase freqücntemente por 
la ordenación y consagra- 
ción' de los Sauerdotes y 
Ministros de la Iglesia , así 
entre los Jadios y como en- 
tre los Christianos. A^. 6, 
6, j síg. Por el estableci- 
miento', ó instalación de los 
Jueces y Magistrados , i 
quienes imponían las manos 

N al 



too 



m 



w 



1 I 



» • .. -k 



- INCENDíO r Dáf e este 

fiombre ai sitio en que acarno 
parpn los Hebreos después 
que partiei^on'de Sinaí; por» 
que irritado e) Señor de sué 
murmuraciones |»or'et trá^ 
Itajo y cáDídncib dei batni^ 
fio , envió 5obre ellos uri 
fuego que abrasó la extre*» 
Áidad del campo, y consu^ 

mió im'gt^n^jnémero^de Is^ 

i- INCENSARIO : Vié. 
Incienso. 

INCESTO : Conjunción 
ttítte prarientes- dentro j' de 
Ids grados prohibiiclos fk)r ti 
%tf-dé Dios-, ó rfei íá>Iglc- 
)iaé Esea con;ündonvrK> h& 
sido siempre prohibida > pueS 
ál principio del mando nó 
pqáta búber otr^^itiatri^o* 
flíbs s?nó cntfé^íeríñáhéí'y 
H^rmánasi, «iésy^obi'bbs&d 
2'Con quién habíati de casá# 
ios hijos y nietos de Adañ^ 
y los de Nóé después d<fl 
Diluvió ?• Pb^ esto no 1míÍ>¿ 
ley que los próhibicsie^ haSP 
k que eP Señóla tuvb poi* 
conveniente declararlt> tóri 
pena de muerte. Lev. i8. 
per tot. Los grados de pa- 
rentesco en los quales prohi- 



IN 

bia la Ley contraher matriz 
monio ^ eran casi los mismos 
que -s«Nv < b<^y «n la lglest4 
¿fltólica , con noU h dife^ 
rencia de que ésta los es* 
tiende hasta el qUarto. 

Había' una excepción en 
la prohibición de matrímo* 
nios^-emrej co&ados $ y esj 
que^^ si nná viuda quedaba 
sin hijos de^su marido , el 
hermano de este era obliga^ 
do á tomarla por mugec^ 
pAra dar herederos al dXÍxff^ 
te. Dfi/íi'2'5,.5.' ^ • : - I 
' * INCIENSO , incensáis 
£1 incienso esunagomafar<^ 
mátfca de un árbol parecida 
af Laurel, llaioado en Grié¿ 
go Líbanos , tte que hay miP» 
cha abundancia \enIá'Ara- 
bia ; principalmente en ^ 
Réyno de los Sábeos. En«¿ 
traba én una de las compo* 
^¿iones qué nfnndÓ Dios á 
Moy^és^pr^páírai^ eon espe» 
éíal cuidado para ofréeei4e 
todos los dias sobre el altar 
destinado á este fin. £x. 30; 
34. Vid. Perfume* 
Ofrecer el imlieiyso erafuil^ 
cion propia de los^ Sáéerdd^ 
tes. A los Levitas les 'estaba 
prohibido poner la mano en' 
el incensario. Bien notorio 
es el terrible cástigd qué ex4 
p^ímer/teírbo Core j OátlftiS' 

Abi- 



\ 



m 

Ablrón') y sus c^bplíce^ 
por haber pretendido arro- 
|;arse esté hotior* lH<4p. 3 1« 

J' Los jncensmos de te» 
lábreos eran muy diferéa» 
tc$ de lo» que aborá se usan. 
Ko estaban pendientes dé 
l(idéftas > y érati i nlódo de 
braseriUos con mango ó sii) 
til £t Sutoó Sacerdote los 
]:íof)ia sobre eJ Alear del Tfaí* 
Añama \ ó los Kevaba ai 
Sant^ánOé San Juan en el 
A^cálfpsi 5. 8» dice , c^ 
los quairo animales » y tos 
veinte y quatro Ancianos, 
que se postraron al abrir el 
Cordero ei libro , tenían en 
lái' manos vasos f ó copas dé 
6ro tienas de olores. Estos 
Vasos , que bacian el mismo 
ófici<> qué nuestros incensa- 
rios y eran como las que m> 
sotros llamamos Juncieras , y 
isí nos pintan los incensarios 
qtie estalMíh sobre e( Altar, 
aunque no faltan pinturas 
antiguas en que se represen-* 
ta al Sacerdote Judio con 
Incensario coh dldertas como 
los nuestros. ;En las nione^ 
das de Sinfron^Machabco se 
ven incensarios echando hir- 
ttio , semejantes i una copa 
6 cáliz con su pie. El In- 
cienso 5¡gIi¡fi¿á^ las bhidohes 



m 



lOI 



y obras meritorias de los 
Sai)tos , como en el lugar 
otado ' del Apocatypsi » y 
les sacrificios aceptos í U 
Magestad de Dios. En. el 
1? del Paralipomenon 6i 
49« se dice , que Aaron y 
sus hijos ofrecían incienso 
en el^ Altar de los* holocaus- 
tos , y en et de ios per-* 
íiiines. 

INCRÉDULO :Dísee>. 
te nombre á los que no quie- 
ren creer las verdades que 
se ks anuncian ,. <S se- resis^ 
ten í la evidencia de las ra^* 
zones, 6 no. quieren enten« 
derlas. De los Judios á quie- 
nes el Señor predicóel Evaii* 
gelia , hubo nmchós que 
perseveraron incrédulos. La 
incredulid'ad. procede mas dé 
corrupción del corazón , que 
de culpa del entendimiento* 
* La Vulgaia u«a algunas 
veces de la palabra mcndibi^ 
tif éíí lugar it imredulus, 
5^p. io. 7. Ecdi» 23. ^3. 
B4rwc I. 19. Es de advertir^ 
que estos tres lugares no son 
de la traducción de San G¿« 
r<5nimo , sino dé la antigua 
Vuígara-. 

^ INDIA r Se habla de 
íá India en algunos lugares 
éc !a Escritura. En EscHer 
11 i. se dice,' ^üe Assuero 

rey- 



IOS 



m 



rey naba desde la ; Indiaiía&r 
ta la Echiopia.Es cierto que 
Darío hijo de Myscáspe , que 
se cree ser d oiismo' Assue* 
ro,. rey naba en algunas Pr04 
vineras de la India propia? 
mente tal , según Herodoto; 
y que los £th¡opes le paga- 
ban ciercbs tributos > según 
el mismo Autor. Job 28« 
l6. habla también de la lur 
dia. En el libro i? de los 
•Machabeos 6, 37. se di el 
nombre de ¡ndi$ al conduc* 
^or de un Elefante ; porque 
tomunmente se buscaban 
hombret de aquel país para 
cuidar de estos ant<nales. £1 
Indio iba sentado en el cuct 
Uo, del Elefante , y con una 
urarita de hierro le picaba en 
k oreja , y le gobernaba. 
Los. mejores autores de U 
antigüedad dan también re? 
gularmente el nombre de If- 
dio al cbndudor de ün Eler 
fante de quálquiera nación 
que fuese. La India es la Re- 
gión 6 Provincia mas gran* 
de y rica del Asia mayor, 
Antiguamente se estendia 
por ei Poniente. hasta el rio 
Indo que la dio el nonibre; 
flor <!l Norte hasta los mon- 
tes de Empsa , que la sepa- 
ran de la Scy thia ; por t\ 
Oriente confina cop. el rey* 



m 

no de Sinam.9 y con elmar 
llamado de la tndi^ por; Me« 
diqídji, D}yi4ese en ^jterioc 
y Citerior : Citerior es Ifi 
quie cóm prebende el rio Gan- 
ges , y. Ulterior la que está 
a la otra parte. Según los 
Críaos est4 región ; era fipr 

racisima; de oro purísimo, ^jr 

piedras pF^qosas. m' , ; 
INPIEllNO : SigniSea 
freqlíipntemente en la EsccH 
tura el sepulcro p caberOílf 
de la tiercá cfi qi;e repo^n 
los cuerpos de . los muertoib 
Gtn. J7é Jf. 7** *?• H^ 
Xómase también . por el lur 
gar espantoso adonde vaq i 
ser castigadas las almas de 
los malos coa pena eterna 
dfspues de la separación de 
los cuerpos 9 como ^e vé en 
la historia del rico avariento* 
Li$c, i5. Z2. Finalmente 9 el 
nombre infierno denota algtt«» 
ñas veces el lugar en que laf 
^mas de los Justos esper^^*^ 
ron la venida del Salvador, 
que baxó á sacarlas de alU 
para llevarlas al Cielo í go-? 
zar de la eterna Bienaventu^ 
ranza. Nosotros entendemos 
casi siempre el ¡nñerno pojf; 
el lugar de los condenados» - 
Las puertas del ¡nfíerno de 
que habla el Señor en e| 
fiy,apgeiip> UMkv í^* í;^ 

Slg- 



m 

significan las potesudcs íii¿ 
ftroaks, esto es el demcoio 
-ooo'todo su poder*. . 

INIQUIDAD: Se coma 
no solamente por el pecado» 
mía también, por la pena y 
expiación . del pecado. £x* 

V.. INOCENCIA : Los He- 
breos ponían principalmente 
ki inocencia en la expiación 
externa que. hacían de Jas 
culpas cometidas contra la 
íjty.Vát esto usaban regu- 
itrmente de la palabra ino* 
0tnte 9 aplicándola i las ma* 
nos ,.y dando á la verdade- 
ra inocencia el nombre de 
furez,A del f§raz,on. Inocens 
Wéuúbus & mundo cordt. ?s. 
ai • ^. Gen. ij. 22. P's. 25. 6. 
: INOCENTES : La Igle- 
5ia dá este nombre á.los ni- 
£os que mandó degollar He- 
srodes en Bethleem y sus cer- 
canías y creyendo dar muer- 
te al niño Dios que los Ma- 
gos le habian anunciado co- 
mo Rey de los Judios. Vid. 
Ilerodes el grande y Magos. 

IR 

IRA, furor, 6 cólera: 
l^a Escritura usa de la ex« 
presión ira , furor , y cóle- 
ra del .Señor , no porque 



m 



«03 



X>tos sea capaz de los mo« 
vimientos desarreglados que 
iCluisa ^sta pasión , sinp por- 
que castiga i los malos con 
la severidad de un padre 6 
de un amo irritado. Por es- 
to se llama 4m de ira al día 
del Juicio^ en que vendrá Je- 
SU-Cbristo i juagar vivos y 
mvLcxtos. Scpb. I. 15. Jere- 
mías $o* 25. llama vasos de 
I4 ira fi Ciñera de Dios á lo^ 
instrumentos de que el Se- 
por se sirve para c^stjgafr 
nos , como la guerra , el 
hambre , la peste , &c. Ira 
algunas veces es lo mismo 
que castigo óvenganza. Rom» 
,1 3* 4* y 3« 5.. Hijo de la ira: 
Hijo del pecado. Epb. z. j,. 

IRA : Hijo ó descendien- 
te de Jair. £1 texto dice era 
Sacerdote de David ; 2. Reg. 
^2Q« 26. pero es de advertir 
que el Hebreo oA^n, aun? 
qu,e casi siempre significa Sa- 
cerdote , no dexa de signi- 
ficar también alguna otra 
vez Príncipe ó Magnate que 
tiene mucha fanúliaridad con 
el Rey , ó hace con él lo 
que los Sacerdotes con Dios. 
¿n este sentido se dice en 
el mismo libro capítulo 8. 
v. i8. que los hijos de Dar 
vid eran Sacerdotes, ó Au- 
larchas , como vierten los 

Se- 



Í04 



IR 



atenta , que sigtiifiM Pr$f$* 
$ff0s dd PaUcié» 
' IRA: Hija de; Acceí, die 
la Ciudad de Theeiré , uno 
de los soldados mas valero- 
sos d^l exércico de David* 
I* Par. ii« z%. 

IRAD: Hijo de Enoeh^ 
y nieto de Caín. Geni 4« i8. 

IRIS ! La voz Iris sale 
del Hebreo 6 Chaldeo Ir^ 
<|ue significa Vigilante , Añ* 
gel , 6 Mensagero. Habien- 
do jDios prometido í Nüt 
no volvería á enviar sobrt 
lá tierra un diluvio que la 
inundase , le dio por pren* 
da de esta promesa el Artú 
Iris ; Gen, ^. i j. 14. no 
porque antes no hubiese ha- 
bido este Arco , sino que 
esta señal > que solo habia 
sido hasta entonces pura* 
mente natural, fue despnes 
por disposición de Dios una 
señal sobrenatural de su vo- 
luntad. Vid, Arco. 

Este Arco } según los San« 
tos Padres » es figura de la 
Iglesia y que hace brillar so* 
bre la tierra la vivacidad de 
sus colores en medio de las 
nubes que la rodean por to* 
das partes. Estos colores tan 
brillantes son las diferentes 
igracias que Dios reparte so- 
bre su santa esposa , que es 



m 

la^ mediadora entre Dios , y 
los hombres para su recoaip 
cilíacion. También simboiit* 
za á Jesu-Chrisco puesto en« 
tre Dios y tos hombres t ^ 
cujra vista se acuerda Díó% 
de su cestaniento eterno yse^ 
Hadó cpn U s^isgre de tu 
hijo, y: convierte en suave 
y benéfico rocío el abysmo 
de aguas amargas en qüc 
debiamos ser anegados ; e^< 
co es , por Ja interce8Íofiu)i 
má'ttos de Jesu-Chchtb t(rti¿- 
ca Dios en ligl^rás penas los 
tormentos eternos que ixie^ 
recen nuestros pecados» a, 



.« »• » 



i& 



rr 



U'.., 



ISA AC : Hijode Abraham 
y Sara. Nació el año del 
mundo 2108. Gm^'2i. 6^ 
Diosele este nombre que 
significa fis4 , por. haberse 
reído Sara quando dixeron, 
los Angeles que concebiría^ 
y pariría un hijo , teniénr 
dolo por imposible por su 
abanzada edad^ Habiendo 
llegado Isasc á los 25 años, 
mandó el Señor i Abraham, 
para probar su fe , le lleva* 
se á un monte , y se lo ofre- 
ciese en sacrificio. Partió 
Abraham con Isaac , y dos 
criado;»; y habieiida camina- 

do 



4o xlos dtas , llegaron el itr^ 
cero al lugar señalado ^ que 
era el monte Moría ; y de« 
xando á los criados en la 
iiida de ¿1 , subió con Isaac 
que llevaba Ja lena para el 
sacrifício. Caminaban juncos, 
y • pr^uncando el hijo al 
padre donde estaba la víc- 
rima s éste le respondió que 
Dios proveería» Llegados i 
h -cima del monte/ erigió 
Abrafaam un altar, puso en ¿1 
la leña ^ acó i Isaac para que 
sirviese de vídima , y levan* 
tó er brazo con d cuchillo 
para descargar el golpe so-» 
bre la cerviz de su hijo. Pro- 
bada la fidelidad del uno , y 
la obediencia y sumisión del 
ocre , decuvo el Señor el 
brazo, de Abraham por me« 
alio de un Ángel , que le di^ 
ico no le hiciese el menor da-^ 
ño. A esce tiempo levancó 
Abraham los ojos , y vio un 
pirnero eivredado en la ma- 
leza y del qual se sirvió para 
el sacrificio. 

Fue tan acepto i los ojos 
del Señor el sacrificio de 
Abraham , qué renovó to^ 
das las promesias;que le ha- 
bif^ik^cho de multiplicar pro* 
digítfiamente su familia. Gen^ 

ZZ.j.ysfg. 

.. Siendo 7a Isaac de 40. 



IS 



ios 



áño9 , dispuso Abraham ca« 
sarlo ; y no queriendo dar« 
le por muger una Chananea» 
envid i Eliezer su Mayor^ 
domo á Mesopotamia á bus^ 
.car con el auxilbdeDios-uM 
de su misma familia. Este des* 
empeñó fielmente su comt'- 
sion , y traxo á Rebecca ht<^ 
|a de Bathuel ^sobrino -de 
Abraham » con la qué se 
desposó Isaac : y despuesde 
algunos años de esterilidad 
tuvo en ella los dos gemelos 
£saii y Jacob > que fi^eron 
tiernamente amados , Esaá 
de su padre, y Jacob de 
Rebeca«Geff. 2 5é'28. --^ 

Muerto Abraham i sobre* 
vino en el pais una gran^ 
de hambre j que obligó -i 
Isaac i retirarse i Gerara^ 
donde reynaba Abimelech; 
y apareciendole un Ángel» 
le mandó no baxase í £gip-^ 
to , y se detuviese en el pa/s 
que le diría ,. asegurando «e 
cumpliría en él todo lo qtae^ 
Dios habia prometido im 
padre. Escando Isaac en Ge«<i 
rara , y cemiendo alguna ex- 
torsión por la hermosura do 
Rebecca » dixo que. era her<^ 
mana soya^ Pasado mucha 
tiempo vio Abimelech Rey 
de Palestina por una venta* 
na algunas acciones , que le 

O die- 



xo6 



IS 



dieron á conocer era ninger 
suya 9 y le reprehendió por 
el peligro i que los habia 
expuesto y mandando con 
pena de muerte que nadie 
k tocase. Cultivó la tierra 
que le produxo ciento por 
uno en el mismo año ^ y 
aumentó tanto sus rebaños» 
que el Rey y sus vasallos 
envidiosos de sus grandes ri* 
qüezas > le instaron i que 
saliese de Gerara» Salió de 
allí ázia el torrente de Ge* 
rara , en donde abrió uno 
de los pozos que habian si-^ 
do hechos por los criados de 
su padre , y estaban cegados 
por los Palestinos. Abrió 
otro en el torrente y y tenia 
agua perenne ; pero hablen^» 
dose excitado algunas dís«! 

Ímtas entre sus pastores y 
ós de Gerara , hizo otro en 
otra parte que llamó Ambu- 
fá y porque se acabaron allí 
las contiendas. Pasó i Bert^ 
sabe ; y en la misma noche 
se le apareció el Señor , que 
le ratificó en las mismas pro^ 
mesas y bendiciones dadas i 
su padre, que iban á cum-' 
plirse en ¿I. Erigió allí un 
altar 9 y dadas gracias i Dios 
fixó su tienda 9 y mandó i 
sus errados abriesen otro po- 
zo y que llamó JAundanády 



IS 

y £ la Ciudad Betsabé. Pot 
este tiempo fueron á visitar-* 
le 9 y solicitar su amistad 
Abimelech y Ochozath su 
amigo , y Phicol General de 
su exército ; y los recibió 
con la mayor humanidad y 
distinción» Después de un 
gran banquete hicieron recí« 

Í>roca alianza 9 y despachó 
leños de satisfacción á los 
que le hablan desechado poi 
co antes. Gen. 26. per tot. 

Viéndose ya Isaac ciego 
y anciano , quiso bendecir 
asuhijoEsaú; pero Jacob 
por industria de su madr^ 
Rebeca hizo recayese en ¿I 
la bendición de su padre; 
Cáf. zj, j }. Vid. Jacob y 
Esaú. Prevenido Isaac por 
Rebeca , de que siguiendo 
Jacob el exemplo de Esaú 
podría tomar por muger i 
una Chananea y v. 46. lia* 
mó i Jacob y y después de 
encargarle que no lo hiciese^ 
le mandó fuese á Mesopo^ 
tamia de Syria i casa de Bá^ 
tbiiel padre de Rebeca y y 
tomase ima de las hijas de sñ 
tio materno Laban y echíh* 
dolé ames su bendición. 
Puesto en caminó y le cogió 
la noche en nn despoblado^ 
y juntando algunas piedras 
que le sirvieron de almoha* 

i ^\-das. 



IS 

das t se reclinó sobre ellas» 
y tuvo en sueños la visión 
misteriosa de la escala que 
llegaba al Cielo , de la qual 
darémps razón en el artfcu* 
lo Jacobr Capítulo 28. Vi- 
fió Isaac 180. años. A su 
ttuerte acaecida en Arbee, 
ó Hebron año del mundo 
:I288. asistieron Jtcob des- 
pués de haber vuelto de Me- 
sópoiawia de Syria f y su 
hermano Eszú ^ Jos quales 
le sepultaron hpnorjfícamen- 
te con sus mayores. Cdf. 3 5. 

" £l sacrificio de Isaac re- 
|iresenta en todas sus cir- 
cunstancias el de Jesu-Chris* 
lo. Isaac subió al monte car* 
gado con la leña que había 
de servir i su sacrificio , y 
Jesu-Christo con el madero 
de la cruz en que fue clava- 
do. Isaac, consiente en ser 
sacrificado » y sin embargo 
es atado ^ para representar 
mejor i aquel 9 que dando 
so vida ;con una soberana y 
absoluta libertad ^ fue fixa- 
do á la Cruz con clavos» 
para que su sacrificio pare- 
ciese en lo exterior forzado 
y- violento. Un monte mis- 
mo' sirve de Akar i los dos^ 
y ambos son estendidos so-- 
brc la leñrá I obedientes has* 



IS 



fo^ 



ta la muerte , y sobreviviea- 
do á su sacrificio, aunque 
el de Isaac no llegó i verifi- 
carse en todo , siendo sol# 
figura ; pero Jesu-Chrisc^ 
pierde su vida , y la recobra 
real y verdaderamente , pof* 
que era el objeto de la fi- 
gura. 

ISA AR : Levita , hijo de 
Caath. Ex. 6. 18. Fue padre 
de Salomith » t. Par. zj» 
18. ó Salemoth^ Príncipe 
de una clase de Levitas, t* 
Far. 24. 22. 

ISABEL. Vid. Elisabeth, 
ISAI : Por otro nombra 
Jissfj hijo de Obed , y pa- 
dre de David. Rutb 4. 17* 
Isai tuvo siete hijos Eliab» 
Abínadab ^ Simmaa , Natha- 
nael , Raddai , Asom , y 
David , que fue el menor 
dt los hermanos , y dos hi- 
jas que se llamaron Sarvia y 
Abigall. i.P4r.2. ij.Aun* 
que en el libro 1? de los 
Reyes 16. lo. se dá á en- 
tender que Isai tuvo ocho 
hijos , no consta de otra par- 
te f y unos Expositores son 
de sentir que pudo ser vi- 
cio del amanuense , siendo 
muy fácil la equivocación 
de poner un número por 
élto. , como dice Gileto ; y 
otros lo componen dicien- 

Oz do. 



ro8 



IS 



dp , que Isaj tuvo otro hijo 
adoptivo , qual fue Joña** 
tl^an hijo de Samma , que era 
nieto suyo* 2. Reg, 2 1« 2 1 . 
, ISAÍAS: £1 primero de. 
los quatro Profetas mayo* 
lies, hijo de Amos» de la 
íapailiá Real de Judá , si es 
cierto lo que dicen los He* 
breosy otros , que suponen 
que este Amos fue hijo de^ 
Jeas 9 y hermano de Ama». 
úás.Rey de Judá. Algunos 
quieren que Amos padre de 
Isaías sea el mismo que en*. 
Ua en el número de los do- 
ce Profetas menores; pero 
sobre esto hemos dicho basr 
tante en el articulo Amos* 
hz muger de Isaías 9 cuyo 
nombre se ignora , es llama-r 
da Profetisa ; Is» 8« 5 ^ ya 
porque lo fuese en la reali* 
dad, 6 acaso ( lo que es: 
mas verosimil ) por serlo su 
marido. La Escritura hace 
mención de doSjhijos suyos». 
Uafpado .el uru> Star Jasnif^ 
que significa W resto yilitvd^ 
y el otro Chásbás ., í^qí frin 
sá 4 dis.trm* £1 primero sig^ 
nificaba qu^ los Jf^dios^que, 
bahiant de ser llevados cau* 
tiyps á Babylonia volverían, 
pasado algttü tiempo ; y el 
segundo , que los ReynoSi 
de Israel,. y de Asyria s^r.< 



rtatf luego asolados. > 
Comenzó á profetizar el 
año 2 5 de Ozias , 7 5 1 • años 
antes de la venida del Me<^; 
sías , y murió el año del 
mundo 5^340. el 4? del rey- 
nado de Manases , tronzada 
con una sierra de madera^ 
después de haber profetiza^x 
do 90 años. Su profecía, que . 
contiene 6íí. capítulos , pue-^ : 
de dividirse en tres partesi^ > 
La primera , que se compOft v 
ne de los seis priineros, com^ 1 
prebende el rcynado de Joa-ir 
than. Los seis siguiente^ 
que hacen la segunda , per-» 
tendeen al de Achaz , y lof^ 
cinquenta y quatro restantes i 
hablan de £zecbias , y todO; 
lo ocurrido en su reynado« 
£1 principal objeto de toda 
su profecía es el Rey no dci 
Jud^ , y la Ciudad de^ JeSí 
Fusalen , M cautividad de,í 
Babylonia f el regreso dCf 
ella , y el xeynado del Me-^ 
^aSy de qu^n habla con,, 
la nu claridad, y expresiooic. 
que los iEscritpre&^agradosh 
del Nuevo Testamento Iq^í 
citan mas que a ningún otrO(< 
Profeta , y los Saptos Par 
dres dicen. parece quis bien 
Evangelista que Profeta, pofj 
la claridad y distinción con 
que. habla de ^todo.lo qu<ev 

ha 



fS 

hia iíe SQteder bastfl 'el' fia 
del mondo. 

Los seis primeros capeta* 
los forman un solo discur-' 
99) en el qnal exclama füer« 
tKmente contra los desórde* 
des de Jodá ^ amenazándole 
con grandes^malesé £n los 
ads siguientes traca del sitio 
de Jerusalen piiesto por Pha-^ 
cee y Rasin. Promete á AchdZ 
d/iracímíento dd Mesías ba* 
so el nombre dt.Mdnneli 
qáe significa Di0s cm nos0» 
tus ; predice las desgracias 
que habían de sufrir los Rey- 
]k)s dé Syttia ^ e IsraéL^ ha^ 
blando con el Asyrio como 
instrumento de que se había 
de servir el Señor para casti-^ 
gár los malos. Concluye en 
k& capítulos lié y i2. pro- 
flietiendo un Monarca )us^ 
til f sabio y poderoso 9 que 
restablecerá , y pondrá en 
i6#den todas las cosas. 

£n el ai(o i? >de Eze- 
chias predixo €df. i^^ y 21. 
W destrucción de Babyk)- 
ata por Cyro ; y en el i4.' 
% 28. la vidoria que ha- 
bían de conseguir Ips Ju^ 
dios de los Pbilisteos , y 
poco después la ruina de* 
Moab por Nabuchodonosor 
€4pé 15. j6. : la de Damas* 
co cdf, 1 7. : la de Egipto^ 



ffi 



109 



iáfT 18. 79;; lá de Ethió-: 
pía €ap. 2o. : y la de Idu-«>. 
mea y Arabía por el mismo 
r4^. 2i.£l año 14. de£ze« 
chías y quando empezó á 
reynar con^u padre Achaz^ 
$¿gun resulta de la concilia- 
ción del cap. 2o. V. i. de 
Isaías con el libro 4? de los 
Reyes i8.v. 13. y 17. an- 
duvo este Profeta tres dias 
desnudo por las calles de Je-; 
rusalen , para significar la 
desolación de Egipto y Etio- 
pu , que tuvo principio en 
el' mismo año por Sennache-^ 
rib» el qual dexando la Ju*: 
dea, pasó i África contra 
Hiaraca Rey de Etiopia , y 
le venció. 4. Keg^ 19. 9. 
Habiendo asolado el Egipto 
y Etiopia por tres años , se 
volvió el año i0. de EÍfee*. 
cfaiasy y estándose ,prepa^ 
rando para un segundo ase-^ 
dio de Jerusalen , perdió 
185®. Asyrios , según ha-: 
bia: profetizado Isaías c* ^7*^ 
Hoyó'á Ninive ,' eh donde- 
manifestó su ira y furor y* 
venganza contra los Israeli* 
tas y que poco antes babil^n' 
sido llevados allí cautivos; 
pero luego pagó la pena de^ 
su inhumanidad , murierida; 
asesinado por sus propios hi^-' 
jos en el templo de su idola 



CIO 



IS 



Kestúcb. tok !• í/.' 37Í jr 
4. Re^. 19. 

Dos años antes , £Sto es, 
el 14. del reynadaxie Eze«- 
chias» habiendo xnfernaado 
este Príncipe ^ consuixó X 
Isaías sobre su enfermedad^ 
y el Profeta le mandó se 
dispusiese para xnorír^ por- 
que habia llegado suliora« 
Afligido el Rey irecurrió i 
la oración con muchas lagri« 
mas t y oyendo Dios ^us 
clamores » mandó i Isaías, 
que acababa ée apartarse dt 
k presencia del Rey 5 le con^ 
solase asegurándole quince 
años roas de vida , y dando* 
te por señal el retroceso de 
diez lineas que har/a el Sol 
en el quadrante de Achaz. 
Obedeciendo Isaías al pre« 
eepto del Señor ^ ahuñcidá 
Ezechias su restabl^cimienu 
to y y mas favores que lia* 
bia merecido por su ora-* 
don y lagrimas ; y dispuso 
que se le aplicase:ttna cau« 
plasma idet^gossobrelapar « 
te doliente, is. 44p. 58* ¡pn 
ttft. Merodach Rey de Ba- 
bylonia ^ cabiendo su mejo- 
ría , le envió luna em1>axada 
con pliegos y regalos, fhíe 
ral la satisfacción que le cau- 
só esta embaxada, que tuvo 
la debilidad de hacer os* 



IS 

tentación ác sus tesoros f 
grandeza , manifestándolo 
aodo i los enviados» Repre- 
iiendió el Profeta su vaní«! 
4Íad , 7 le anunció que to« 
das aquellas riquezas serían 
transporcadas i Babyloníat 
y sus propíos iiijós servirían 
ÁQ Eunucos en aquel Pala* 
.cío en pena de su flaqueza* 
Is. 19. ftr tot.. 

Desde el capítulo 40* has« 
ta el 5(S. profetiza ia rédeos 
cion del Genero iiumano por 
Jesu-iChristo , y los infíni^ 
tos bienes que han át resul* 
tamos .de sus méritos^ Todo 
h> describe con tanta Indi* 
^¡dualidad dcooio si lo tuvie* 
st y A presente. Punta 4 y de^ 
muestra el poder , magestad 
y sabiduría de Dios ^ y de* 
.dama contra los ^ue siguen 
la idolatría , ó desconfían 
^del auxilio de Dios. Arguye 
á las Tribus de Judá y Ben« 
Jamin con los desastres que 
Jas otras diez ^padecieron en 
tiempo de "Salmanasar por la 
idolatría » para que se abs« 
tengan , y enmienden*^ Loa 
alienta ^ y consuela con nue« 
vas ^promesas ^ y señalada-* 
mente con la libertad y re- 
ducción de la esclavitud i 
la patria. Profetiza el rey* 
nado de Cyro , la destruc* 

cion 



don de los ídolos » y el re» 
greso de la cautividad t y 
dice en boca del Mesfa» que 
fue desiinadc^ de Dios desde 
el vientre de Stt madre para^ 
Munciar I» vuelta de Jacob» 
y la cfonversioi^ de los^ Gen^ 
tiles f pintando» después^ lar 
contradicciones y persec»^ 
Clones que había de padecer 
imestro Redentor.. Todo- lo^ 
áemis de sím libro tiene por 
objeto I» venida del Reden- 
tor 9 la vocación de Fos^ Gen- 
tiles 9 la reprobación' de los 
Jiidios^ y y estabíecimiento> 
tfe la Iglesiar». 

Isaías^ es^ reputado* por tí 
Profetji mas eloqüente , y 
San Gerónimo en* el' préfa-^ 
CK> de su* libro" dice j. que 
sus escritos: son^ como^ un 
Compendia dé las Santas £s^ 
enturar, y un confuntade 
los mar exquisitos conocí* 
tiientor de ^ue er capar tí 
éntendtmientcrKumana. Ade-*^ 
mis de lor escllfréis^ de Isa^as^ 

ét que Mr ha^Bechaü^encionv 
se sabe escribid ün libro dé- 
los sucesor de Oíiás , que se 
cita th el2? d4{^^PiÉralipOr 
•^áWwyysífeátri- 
en y^tti9 riik^ obras; 
ISAÍAS : Hijcí^ dé Raha- 
bía , y nieto de Eliezeri 
Portera d¿t Temiólo» desti* 



:is 



3IZ 



fiado á la custodia de los te- 
soros de los Sancos » esto es 
el oro» r plata f mcules » y 
cosar preciosar destinadas al 
Templo y y» por este Santo 
R<íy y ja por los partícula « 
rer»^!. Par^zó.z^^' 

ISBAABtGefedelade* 
cima quartar de lar familias 
Sacerdotales que servían por 
turno en el Templo» i. Fau 

ISBOSETH : Hijo de 
SáúF» Reynd dos años sobre 
las Tribus de Israel ,. mien^ 
tras David reynaba en He^ 
broiy sobre la de Judié. 2!^ 
Ke^..2r lov Abner^que de^ 

Íuerde fa muerte de Saúl le 
abia^ hecbo* reconocer por 
Soberana^ aunque en reali* 
dacS era: ét quien« reynaba^ 
ofendida de que Isbosethle 
bubiesereprebendidopor ba^-^ 
ber abusada de Respba*, Con- 
üubina;'que babia sido de sil 
padre^f cap. if. i\ 6 tomadola 
por muger 9 que uno y otra 
puede "deducirse del^ texto, 
ában(fon6^ á IsbosetH ^ y se 
agregé^ £ David y de quien 
fue biem admitídor Poco des* 
f^faer qúe^ se aparta de> el fue 
ttiuerto^ pfar Joaty sin noticia 
dfe David, r. 27. con lo 
qlie se debilita mucbo el par- 
tida de Isbbsetb» Este infe- 
liz 



1 i 9 



IS 



liz Pr/ncipe fue asésmado 
tn su mismo lecho por Baa* 
na , y Rechab que le corea- 
ron la cabeza , y. la Ucvaroo 
Á David t creyendo mejo- 
rar de fortuna ; pero pavi4 
detestando esta horrible ac? 
cion» mandó darles muerte 
el año del mundo Z9$6,.Z. 
tüg.^ 8^ Vid* EsbaaU : 

ISCARIOTH: Aldea en 
la Tribu de Ephraim , se^ 
gun Adricomio que sigue á 
San Gerónimo , de donde 
$e cree era el traydor Judas» 
Otros quieren haya sido de 
la Tribu de Issachar , y que 
Ischariotes se ponga en lur 
(ar de. Isacbariotes. Otros 
ínalmente dicen fue natural 
tle la Ciudad de Carioth en 
k Tribu de Judá* Ischarior 
tes significa en Hebreo bomr 
hre de Cdriotb, 

ISMAEL : Hijo de Abra- 
bam y Agart esclava jde Sar 
ra 9 que se ia ctíó^í e?t<: Pa- 
triarca por fliugec . para l^ 
aer hi jos. > Gerié . 1 6. ^ ,5 . Ha-» 
biendp Agar jDoncebido dé 
Abrabam ,, empea^ á despre* 
mr i SaiSa y' la /qóal ser^uben 
)6iá Abraham; yliabíefi4o 
respondido, éste que era* su 
criada , y podia usar de eUa 
como le pareciese » empezó 
<Sara i tratarla mal. Agaír aburr 



B 

rída buyo al desierto , don- 
de está el pozo del que ví« 
ve j y¿y entre Cades y Ba- 
rad* Allí vio un Ángel qu^ 
ia mandó volverá casa 4esiu 
aaia^ y bumiUarsebaxo.de.$u 
mano » anunciándola p^iriría 
un hijo > que se llamaría Xsr 
mael » sería muy. feroz , pe^ 
Icaria contra Ipdoi , y xpdp^ 
contra; él» y fis^aria: sus Mei>-« 
das al frente de sus herm^? 
sos. G^n. 16. 12. y /tg^ 
Vuelu Agar á, casa de Abrar 
ham nació Ismael e| año del 
mundo, ^09 4» » y fue clrcua* 
cidado á los trece años cqii 
su padre » y demás famjliá 
de Abraham. C4p. i6»j,i'ji 
Después de algunos años 
tuyo Abi'aham sucesión dq 
Sara. , y viendo é^ita en: una 
ocasión que Ismael luchaba 
con su hijo Isaac, y le pprt« 
mia como á menor, y man 
tierno ^ se^ eippeoó en qufi 

Abraham ef^an^^dct sucasa 
4 Agar .y $u hijo^ líp jp Ikn 

yAba.iáJWepi Abiíali%?a*íiií?f» 
avisado de} Cielo» al dia sU 
guíente por ia mañana. des«» 

pa^jii^cjÁgar y^i» hji9 ^^ 

oHel aytíu i^p^ p4% ^ y su^fffiíft 
de ^ ^g«^ ^n^wl^yiesoífe M 
idos efrantof: por f^^iof^to 
de Seriabéf^ y falUn^oles ei 

agW llegó lm^^\ ÁP^^fpT 

mo 



Ibo de morir de sed. A este 
tiéippo se apareció un Án- 
gel f y amostró á Agar una 
i^íente 6 pozo , encargán- 
dola cuidjise de su hijo, 
)^rqae el Señor le habia 
^ hacer padrc^ de un Pue* 
blo numerosa Ci^^. 2i* i j» 
y sig. Lleg/do Ismael i la 
juventud , le casó Agar con 
lina Egipcia , en la que tu-> 
fú doce hijos t de quienes 
proceden las doce Tribus 
de los Árabes 9 que subsis- 
ten aún« Sus descendientes 
U establecieron en el pafs 
que media entre Hevila y 
Sur. Hallóse Ismael en 1^ 
inuerte de Abraham » y le 
cbnduxo en compama de 
Isaac á la caverna del cam« 
^o de Ephron. Murió de 
1 37». años, el del mundo 
t77J. C4/>. 25. 9. j sig. 

Ismael nacido de Abra- 
ham antes que Isaac, mante* 
nido á su mesa » y echado 
de su casa con su madre , es 
figura de los judios y su 
Sina^ga , dispersos sin do- 
micilio fixo , reyno, ni tem- 
plo , por haber tratado mal 
al verdadero Isaac Reden- 
tor de su pueblo , y despre- 
ciado los misterios de su 
Iglesia. Son hijos también 
de Abraham , pero c^rnales^ 



TS 



ti% 



que por no poseer su espf« 
ritu de fe y caridad , son 
arrojados de la casa dé Dios 
con una severidad inexóra- 
ble » y condenados á morir 
de hambre y sed , por no 
haber recibido al que es pan 
de vida , y manantial de un 
agua que apaga la sed pan 
siempre. Los Ismaelitas dir 
vidídos en muchas nac'ionesi 
i saber y Agarenos , Sarra* 
ceños , &c. habitaron . las 
dos Arabias Pétrea y Fdízt 
y según los Setenta 9 Gen. 
25. 1 8. la Arabia desiertai 
y la Mesopotamia ; porque 
dicen , hdtta llegar ¿ la Asy^ 
fia. Aplicáronse mucho i 
las ciencias y estudios hu* 
manos , al comercio , í laf 
fábulas 9 y ^ investigar la 
prudencia , y la inteligen-* 
cia; pero ignoraron el ca-^ 
mino de la sabiduría verda-^ 
dera » y no tuvieron presen^ 
tes sus sendas. Barucb J. 23, 
Prohibió Dios á los Israelí* 
tas imitarlos en la costum- 
bre de cortarse el pelo. Uf^ 
19. 27. 

ISM AHEL : Hijo de Ka- 
thanias, de la familia Real 
de Judá. Mató á traición en: 
Masphat i Godolias , que 
Nabúchodonosor habia aur- 
torizado para gobernar Icf 



iii4 



IS 



^udios3 que. h«bkin quedado 
len la Palestina después de 
Ja ruina de Jerusálen, Tam* 
bien dio -nruerte i los Ju- 
díos , y Chaldeos que le 
'acon^>¿mában ,4* Reg. 25. 
12 5 . y llevó ^cautivos los hz^ 
fcitadorés de Masphac , y 
las hijas del Rey^ encami- 
nándose al país délos Atno- 
nitas. Sabido tsto 'por Joba- 
nan hijo de -Carree , y mas 
Gefes de la milicja , le per- 
siguieron y y alcanzaroB en 
la Piscina de Gabaon ^ pero 
Isniahél con ocho, de mis 
compañeros huyó álos^^too* 
ni tas 9 y Jobánan ^iestituyó 
t Masphtft todos Jos>cauti^ 
vos. Jtr. 4 1 . yer tist. 
: ISRAEL : Nombre 'que 
el Angél <lí6 i Jacob des* 
pues de haber 'luchado con 
él toda una noche en .el tor- 
mente Jaboc. Gfif, j2. ¿8. 

El nombre de Isratíl^e 
.toma unas veces por la per- 
dona de Jacob ^^ quien ;pusd 
tin Ángel tsteti0nü>re; otrasr 
por todo el (Pueblo :dc las do-i 
ce Tribus «de IsraeK Anies^e 
Salon>on^eemend¡a tanibien 
ffste nombre por todo «lí^ue-- 
blo Hebreo 1 pero después 
significa el Rííyno de las 
diez Tribus , porque las de 
Judá y £jen ja min formaron 



•Otro qufe se llamó deludí. 

ISRAELITAS:: Descs^ir 

dientes de Israel , llamados 
antes H^bnos de Abraham 
Transeuphrateo ^ y\d. .¥hr 
breo ; después israelitas d^ 
Israel » 6 Jacob-» que es 3o 
^ismo y padre de los doce 
Patriarcas 1 y últimamente 
Iludios , principalmente des^ 
°¿e el regreso de la caut;ivi« 
><iad.)6le £^bylonra » porqm 
^entonces la Tribu de Judí 
era la mas fuerte y nume? 
TOsa* 

/ ISRAELA : Padre y X3e* 
(c de la 7?. de las veinte y 
"qüatro f^Uas Sacerdotales. 
x. Tar.ZT^ 14, 

ISS ACH AR : ^Qpinto hi- 
jo de 7aco1> y Lia* Gen. jo. 
j'y.Kació el año del mun- 
^o 2 2:5 5 .4 y *no se $4bc coi- 
-sa particular >de su vida. Is^ 
sachar tuvo quatro hijos, 
Thola, Phuav, Jobab , y 
íemrom- <:apé ^6. i j. Su 
Tribu ^e estableció en un 
terreno muy fértil á lo lar» 
go del gran campo , 6 vst^ 
Ik de Jezrael , dtsde el mar 
grande 6 Mediterráneo , en 
•donde -cstlí ti Carmelo, bas- 
ta el Jordán , en la parte me« 
?ridional «de da<^GaIilea infe- 
rior : confina con la de Za^ 
bulon ppr el Norte ^ y por 



Af^ediodU con la* medíi d2; 
Afanases^. Moyses la. profetU 
zd se enriquecería mucho- 
por el comercia del mar». 

I. ISTEMO r Ciudad de I* 
,Tr¡bu de Judá« ^os. 15. 50* 
Llamase tambka Eftbamo ó. 
Sstbemo.. Eusebia , y San 
Gerónimo dicen estaba cer- 
ca de Eleuchoropolis.» Vid» 
£stemo.. 

• ISrOBi2^ Reg^^ 10.. (fr 
Significa hombre habitante 
de Tob ,, ádel País, de los 
Tubkn^os ,. que estaba ú 
extrema Septentrional de las 
montañas-de Gaiaad ázia el 



rr tis 

mee in Gtn. por Cttíilm ea^ 
tiende Maccdonia«. 

IT 

ITHAI V Hijo de Ribaí 
de Gabaath » de ia Tribu de 
Benjamin, uno délos sol* 
dadosmas. valientes del exér? 
citoileDavtd. 2« Rtg. 2 ; • 29^ 
. ITHAM AR i Qjiarto hí- 
jpDt de Aaron.. lix. $. 2 j.^ No 
le sabe huUese exercido el 
Suma Sacerdocio, Se cree 
quedd con sus, hijos en la. 
clase de simple Sacerdote,, 
hasta que por la impericia 
de los descendientes de £le»« 



monte Ijbano^ Jephte se re^. , zar entrd el Pontificada en 
tiró al país, de Tob» Jui^ su familia en la persona de 



II» 3« f « En el libro i? de 
tos Machal^eo» 5^» i S> ^ ^^ 

di el nombre de Tuhln^ 
V ITALIA í Región cele- 
ht^ de ía Europa» Termina 
con los Alpes por el Norte; 
por el Oriente con el Ar- 
^yan rio de la Histria y 
el golfo Adriático y por Me^ 
diodia con el mar de Tos- 
cana ; y por el Poniente con 
los Alpes, y el rio Vara,, 
Viá. Mosoch« San Geranio 
mo sobre los Números 24» 
24. y y Ezechiel 27. 6. tra- 
duxa la palabra Hebrea Ce-^ 
tblm 6 C'ítbim por Italia* Cal-^ 



Helt;; pera este honor no 
pasa de^ta quarta generacioa 
de Heli ,, según lo habia 
anunciada el Profeta Samuel» 
!•. ^eg^ 2^ 3 1% Habiendo se- 
guida Abiathar» qOatto Pon- 
tífice de esta familia , el 
partido de Adonias » fue de- 
puesto por Salomón , que 
eligió en su lugar i Sadoc; 
volviendo asi el Pontificado 
i la casa de Eieazar , pri- 
mogénito de Aaron el año 
del mundo 2989. 3. Reg. 

2 27 

' ITHÜREA , 6 Iturea: 
Región media entre la Arar 

P2 biay 



ti6 



fr 



.bia ,..y Samaría , que com- 
prehcndia.la Tribu de Gád, 
y parce de la de Rubén. Fue 
iiecha TetrartUia en tiempo 
de Tiberio. Philipo hijo de 
Hetodés era Tecrarcha de 
este país quando San Juan 
Bautista dio principio 4 su 
Ministerio. Lac. ;. i. Los 
Pueblos que habitan esta re^ 
gion son Ikmados IrUreos, 
lé Par¡ 5. 19. Tourneminc 
en sus notas refíere varias 
opiniones sobre la distinción 
dé regiones que no adnút^ 
entre la Ithurea, y Tracho^ 



ir 

ulitis ^ y sobre la ¿ittiiciotí 
propia de la Ithiirea. Su sen- 
tir es, que así la Ithurea, 
como la Tr^chonitis estaban 
en los montes de' la otra 
parte de Damasco , y no í 
la parte de acá del Jordán, 
como pone Adricbomto ¿ 
los Ithureos. 

^■- ^ IX > 

IXION: Ave blanca, cu- 
ya vista es muy perspicaz, 
declarada inmunda por la 
Ley de Moyses. Deut. 1 4. i j . 



j 



JA 

; JAASIA : Hijo , 6 natu- 
tsA de Thecué ; pues mu- 
chas veces el nombre de hi- 
j6se toma por natural de al- 
guna Ciudad 6 Pueblo , co- 
mo las hijas de Jerusalen, 
Sion , &c. Jaasia fue uno 
de los principales nombra* 
dos después de la cautividad 
para hacer la pesquisa de los 
que habían tomado mugeres 
excrangeras. i. Esd. lo. ij. 



JABEL : Hijo de La- 
mech. Dásele el nombre dé 
padre de los que habitan en* 
tiendas de campaña , y de 
los pastores ; porque fue el 
primero que las usó , mu- 
dándose de un lugar á otro 
para proporcionar pasto á 
los ganados , como lo prac- 
tican los Árabes , y ottái 
naciones. Gen» 4. 2o. 

JABES : se habla de uno 
de este nombre en el libro 
j? del Paralipomenon ; cap» 

4- 



lA 

•4.*v.$.-y 10. pero la Es- 
critura , que hace elogio dé 
su virtud , y dá á entender 
fue sobresaliente entre sus 
bermanos , uo nos dice de 
c(uien era hijo. Algunos quie- 
ficín sea el mismo que Otho- 
tiiel hijo de Cenez ; y esta 
ojpinion no dexa de tener 
bastante probabilidad , se- 
gún Calmet. Tyrino se in- 
clina í que fue hermano de 
Aharehe) y Othoniel hijos 
de Arpm , y nietos de Ce- 
nez ó Cos. Solamente cons- 
ta que era descendiente dé 
^udas. Hubo otro Jabés que 
fue padre de Sellum Rey de 
Israel. 4. Kf^. ly. 15. 

JABES : Ciudad de la 
media Tribu de ' Manases ií 
'la otra parte del Jordán ül 
bie de las montanas de Ga- 
laad , por lo que se le dá 
el nombre de Jaies de Ga- 
Uad. Estaba situada sobr^e 
íjn collado cerca del . rio 
"Hieromaces , distante seis 
ilñillas de Pella ázia Gerasa. 
En tiempo de San Geróni- 
mo era aldea, y la llama 
TdVts; Josephp Jabiso y Ja- 
bisa. Ko habiendo querido 
los habitantes de esta Ciu- 
dad juntar sus fuerzas á las 
de Israel en la guerra con 
los de Benjamin j para vei|r 



gVr el ultraje hecho á h 
muger de un Levita en la 
Ciudad de Gabaa de Benja- 
mín , los Israelitas los pasa- 
ren todos á cuchillb hom« 
bres y mugeres , reservan- 
do solo 400. doncellas que 
dieron i los 5oo. Benjami- 
tas que se habian refugia- 
do en el desierto , con otras 
2Ó0. que les mandaron to.- 
mar de las Silonitás, parii 
conservar aquella Tribu. Jud^ 
caf. 21. j 22. 

Algunos años después 
'Ñaas Rey de los Amonitas 
-siñóijdba ; y sus habitan- 
tes ofrecieron entregársele', 
y servirle como confedera^ 
dos ; pero Naas , aunque 
'convino -;en ello , puso la 
có'ndrción dé que U%, habia 
de sacar á todos el ojo de- 
recho, para hacerlos el oprc* 
brío y la irrisión de IsraeL 
Los sitiados pidieron unaí 
tregua de siete dias para so^ 
licitar el socorro de las des 
más Tribiis , y habiendo lle^» 
gado los enviados de Jabes 
á Gabaa de Saúl , y dado 
noticia del peligro en que 
se hallaba la Ciudad , sh 
consternó el Pueblo , pror- 
rumpiendo en grandes grir 
tos y lagrimas. Advertido 
esto por Saúl ^ que hacia 

cer- 



.11 8 



JA 



4:erca de un mes había sido 
ungido por Rey ,; y venia 
.del campo con sus bueyes, 
movido del espíritu de Dios^. 
y lleno devaJpry zelp d^ 
Ja patria ^ hizo pedazos los 
JSueyes y y los envi¿ por tp- 
.do Israef , protextando ha- 
^cer lo mcsmo con los de Ibr 
^ue noguistesen seguirle; 
_ . jtfmda el Pijehlo , sa- 
Jieron todos i campaña i 
y junto el exérclco en Be*^ 
zech , pas6^ Saúl su revista,, 
y se hallaron 3008. de Is* 
rael » y^^of^. de Judá.Avi* 
.sadps Io^j,de Jabes de que 
al dia siguiente al calentar 
*el Sol escarian libres de sus 
enemigos , recibieron la no- 
,ticia^^on gran regocijo | y 
^^pon^feron cjupeneLrois- 
.mp dia se le. entregarían;» 
^Saul dividid su gente en tres 
trozos , y acometiendo por 
h mañana i los Amonitas^ 

derrotó enteramente el exérr 

*~ ■ ■ . ' -' 

cito de Naas, y íibrq la Ciu* 
jdad. I . Reg^ 1 1 . per tor. 

Los de Jabes tuvieron 
siempre mucho reconoci- 
tniento y atención i Saúl y su 
casa ; y después de la muex;- 
te de este Prmcipe tomaron 
su cuerpo y los de sus hi- 
jos, que los Philisteos ha- 
blan colgado en los muros 



U 

de Bcthsan 9 y los sepulta-* 
ron honoríficamente en un 
bosque cerca, de la Ciudad* 
i^ Rig. 11^ II. 

Habia en Jabes escuelasr 
publicas-, escribas». 6 docr 
tores que vivian retirados 
en tiendas y emípleados en 
cantar alabanzas í Dios coa 
Instrumentos músicos; y la 
Escritura' añade eran'; des* 
candientes de Calpr » padre 
de los Rechabitas.^ i*. ?áu 
z. 5 y • Vid. Rechabitas^ '^ 
jÁBVSfi Rey de Asspr 
en h p2ri;^e Septentrional df 
h tierra.de Chajnjaan;. Este 
Príncipe admirado de la ra- 
pidez con que Josué habia 
conquistado toda la parte 
jiterKÍíopar,de; aquella re^* 
¡gíon* y en vid Enabaxadoresr í 
Jos otros Reyes de la parte 
Septentrional ^ á Ip- largo del 
Jordán, y el Mediterráneo, 
y d^ las montañas al Orien- 
.te y Occidente de la tierra 
de Chanaan , .proponiendo- 
Íes una liga ofensiva y de* 
fensiva contra los Israelitas 
que se iban haciendo due- 
ños de todo el pats. En efec- 
to , consiguió hacer alianza 
con los Reyes de Madon, 
Semeron , Acsaph , y otros 
muchos Pueblos Chananeos, 
para oprimir i los Israelitas 



I». 

«gobernados \por Jósuc , án^ 
tes qué se apoderasen dé 3us 
^estados. Juntáronse todos 
con infinidad de caballos y 
tc;jM*í'QS cerca de Jas^guasde 
Mej on pa ca ^onibacir xontra 
-Israel, Josué' ^pi'evjenidó del 
Señor de que al dia sigu¡en«> 
tea la misma hora ile ^ntrje- 
:garía toaos -sus «nemígos^ 
se. dirigió ^^comca cellos., ios 
atacó repentinamente en las; 
aguas de Meron ,y tos per-* 
siguió basta Ja gran Ciudad^ 
•de Sydon, lias aguas ^deiMa- 
:^cre{ihoth^ y el 4campo de 
Afasphe 9 ^der«otátulolos >de 
.tal ^modo ^: >que Ao «quedó, 
r^liqíua il;e vfeUos* Desjarretó 
sus caballos , y puso fuego 
Á los jcarros , según le había, 
tnandado Dios ; y retroce-*; 
dieódo , tomó la Ciudad .de^ 
Asór , y j^idió muerte .a su 
1R.ey Jabín , y á todos asus 
habitadores, poniéndolaiue- 
:go el ^ano del mundo ^ 5 5 5 * 
Jos.'ií. i*j ñg¿ 

¿Hubo otro fabtn Rey dfel 
Chánaan 9^ gue ^vívia en üa^i 
Toseth de las Gentes v, y 
'Oprimió i los Israelitas por 
espacio de de veinte ca'Sbs* 
Tenia ^oo.xarrds deX3uér-^ 
ra^fy Sisara HGeneT^.dé'SUS 
tropas mandaba un podero*- 
so exéccLto, Por este tiem- 



po suscitó el Señor la Pro-^ 
icitisa Débora , muger de 
X'apidoth , y i Barach hija 
de Ahinoem , que con solos' 
M>0. hombres libraron su 
Pueblo de la opresión , der*^ 
rotando i Sisara y su exér* 
cito en el torrente Ctson , y 
^persiguiéndole hasta Hase- 
4|oth de los Gentiles. P/. 82* 
10. Desde ^entonces fueron 
Jp8 Jsraelitasiiaciéndose fuer* 
:^s contra Jabía, hasta que 

acabaron (Ton. él. 7«</. 4« i. 
J ^¡i* Vid. 'Sisara. 

JABNIA : 2. Par. z6. 6. 
y¡d. ^arnmiá* • 

JABOC: Torrante á la' 
owa partt del Jordán. Sale 
de los Montes de Arabia, 
y corriendo de Oriente i 
Póment(B riega kiCiudad de 
Raaba,j^ entra ;enjel Jor- 
dán al saUfrd el rm^r de Ga- 
Jilea.^ Confina con las Tribus 
.de Gad , y onedia de Mana- 
ses , y era- término del país 
de Ibs j^monitas^ ^or^ i 2 . 
:2r. En el^Jibrc^^de^osí^Nú*-' 
mei^ós.j t * !aij,.'-se^séribe7e- 
boc , y se dice que separaba 
el país de Jos Amonitas del 
•dé» Galaad y de loís Amor-^^ 
rhebs , Ó de pg ííéy dé'Rá- 
san. Jacob después' á^/h^¿' 
^ber pasado este Torfedte 
luchó con el Ángel. G^ni;^ 

32. 



JA 

52. 2Z. Vid. Jacob. ..■- 
JACHAN : Hijo de Ab¡- 
bail , de la Tribu de Gad, 
<pefe de familia que tuvo su 
resicjencia en la tierra de 

• I 

Basan. i.Par. 5«:i}^« 
. JACHANANdel Carmer 
Ip : Cíudad.cerca del Torren» 
te Cison ázia el mar grande 
c^I pie del Carmelo, cuyo 
^.ey fue derrotado por Jo- 
sué 12. 22. Llámase tam« 
bien Jicnam , Jes. 2 1 • 3 4* 6 
J^ecbndm. ibi 19. 1 1. -Perte- 
neció á la Tribu de Zabu* 
lon^y después fue consiga 
nada a los Levius. Algunos 
quierefi sea Ip. mismo que 
Jecmad» ; } • Reg. 4. iz.z i¿ 
Par, 6» ¿8. pero siguiendo 
4 Tyrino , decimos que Jec^ 
mddn es^ I9 mismo que Cib'- 
i4m. Vid. Ibi» 
.,J ACHÍN; Quinto hijo 
de Simeón , y nieto de Ja- 
cob. Fue padre de los Ja« 
cfainitas^ lílHlH. 26. 12. 

JACHlHrGefc, ó Prín- 
cipe d^Javigc^itna primera 
familia Sacerdotal* t. V4U 
í^. 17. 

: JACHIN : Nombre de 
una de las dos columnas dé 
bronca qu^^estaban á los ia^ 
dps del v^^tibulo del Tem- 
plo de Salomón. Vid. B002. 
Jachin signrlica csfabilidad, 



m 

y: Boóz firmeza. 

JACIM : Gcíc , 6 Prín- 
cipe de la duodécima famU 
lia Sacerdotal, i. P4r. 24. 12* 

JACINTO : Una piedra 
preciosa , una ílor, y un co-*' 
lor. £n la Bscritura no se 
habla de lá flor , sino sola* 
mente del color ^ y la pie- 
dra. La £sposa en los Can- 
tares 5. 14. dice , que las 
manos de su Esposo son iieM 
chas í torno , y adornadas, 
de Jacinto; y San Juan eií 
el Apocalipsi 2i. 20. , que 
el undécimo fundamento de 
la celestial Jerusalen es él 
Jacinto. £1 texto Hebreo^ 
del Cántico en lugar de Ja- 
cinto pone ftedra de Tbarsis. 
No se sabe ciertaníente que 
piedra es esta 9 y algunos la 
confunden con el crisólito* 
Delxolor de Jacinto habla 
varias veces Moy^es. Hacia» 
se este color con la sangre 
de una especie de Ostra > lla- 
mada en Latin Marex , y en 
Hebreo dnUon. De este co* 
lor se habla también fre- 
qüentemente en el Exddo 
25.4. &c. 

JACOB : Hijo de Isaac 
y- Rebeca. Nació el año del 
mundo 2 1 6S. Era bermaoo ^ 
menor , y gemelo de Esaú. 
Diósele este nombre que 

sig- 



JA 



M 



JA 



t2t 



)AgniScá Suhp¡dntdd$r , 6 que 
tse á su contrario del pie 
^ra hacerle caer» por ha- 
ber nacido asido á un calón 
f de Esaá. En el artículo Re* 
becca hablaremos de la la« 
cha que tuvieron estos ge« 
melos en el vientre de su 
madre » y su significación. 
Jacob era de buena índole, 
y aplicado á los negocios 
aooiestícos j por lo qual ló 
amaba particularmente su 
tnadre ; pero Isaac prefe- 
ría á Esau , porque comia 
de lo que cazaba , que era 
su principal exercicio. Grir. 
2j. 27. 

Esáú vendió i Jacob por 
un plato de lenteja^ su prt* 
mogenitura , que consistía en 
tener una autoridad casi igual 
al padre sobre los demás her* 
manos, y doble legítima &c. 
Por esto le trata él Apóstol 
de profano , reconviniendo 
í los Hebreos con su repro- 
bación para que se guarden 
de perder el derecho de hi-> 
jos de Dios , su bendición, 
y U herencia eterna , entre- 
gándose i la sensualidad en 
la comida , y otros deleites 
terrenos. Heb» iz. i($. Es 
detto que Esaú fue culpa- 
ble en haber vendido una 
cosa tan apreciabte , glotio* 
t4m0 II. 



u y )ifita ; ^o no se pue^ 
de decir que Jacob (altó á la 
justicia en proponérselo, poiw 
que en todas las cosas mis* 
teriosas , como esta , se de« 
be atender menos á lo que 

farece á nuestros ojos , que 
lo que Dios quiere ocul'^ 
car baxo de semejantes apa* 
riencias. Vid. Accione t. En 
esto se descubre desde lue« 
go una imagen de l«;pra^ 
dencia de los escogidos que 
están próntoS'i renunciar , y 
desprenderse , como Jacob 
de las lentejas , de todo la 
que pertenece i la vida pre- 
sente <, ^ra adquirir el teso* 
ro inmenso de la vida eter^' 
iva V manifestándose también 
por el contrario la locura y 
necedad de los reprobos, que 
renuncian el derecho que 
tienen á la herencia del Cit^ 
lo , por haberes viles y ca« 
discos, y placeres transito* 
rios y momentáneos. 

Experimentando ya Isaac 
los achaques de la vejez , y 
casi pHvado de la vista , lla*« 
mó á Esaú ,' y le > mand¿ 
fiíese á caza , y le preparase 
alguna cosa de ella , porque 
queria darle su bendición* 
Oyólo Rebecca , y d¡6 con- 
sejos muy oportunos á Ja- 
cob, disponiendo las. cosas de. 



á 



121 



JA;. 



tal npaaeisaí ,r q\íf ^tfatMtin^ 
doseéatd i su ^l^^irc 4ofi lo!l» 
vestida ^iHiejofiQ^ ele Msmi 
cubiefus ks manos y el cue* 
Uo conla piel .de i\n cabri- 
to . que le . puso .<lebQiie ^dei 
i^i4Qcpor^$u:.Q}^dre ^ opa 
tódo) U) liecesario^ .le ech<í 
su beadicióR^ tránsfíríenda 
á éi lasiptrcrogatiyís ¿^ .pri- 
mogénito 9 y todas Jas^ grar> 
eksique Ímbia:f!e«^dQ.'Con-« 
ceder á B»^i cotfeesppn^ 
dá^nDés alícnuj^or. aaiof qiiC) 
lé teiia. <7f»., 27^1* VídL 
Esaú. ?> 

^ -t Seria di6citc:scusai; dk'Í0p 
justo y^mendaSfájL Jafcpbr^.si 
HQ 'sufáésenplos [/queiefliaiiaori 
cbdrcs. tambiái'.^tíiri^^cii 
ck las inisteríosás y pitoféci-r 
caS) pues, figuraba, lá dod- 
Kdad ^ del Pueblo Gtnáii 
^pé^llem lai.prefeüeoQta eíi 
ík^fé i. los Judíos ; mié4uii 
los ,..y Jai.ekcciop 0^46$ 
buenos ,, y reprobación de*" 
los malos* » 

\ Líeg6 después Esií6r,:3í 
notScioso de lo acalecido:, ire-> 
sblviér^ttomar yti^gánzá de^ 
su hermano , esperando la 
muerte de Isaa¿ para poner- 
lo en execucion. ^m. zj. 
41. Rebecca p^ra preservar, 
a Jácoby.bizo ique Isaac se 
determinase á enviarle I Me^ 



* j 



ÍPppfaip[>ítf dehSyría á'cftSJk 
4ef Bathufl:^(! abuelo cor 
or^eiV: de que tomaste por 
muger una de las hijas dq 
su ;|io Laban. Partió en efecr 
tQ solo y i pie cpn su b^cu?^ 
1q> representando á aquel 
q^e siendo e) hijo i^Qiqo del 
Pacíre , y du^ño d^ todos 
íus bienes , quiso, hacerse 
pobre por nojíotros , para 
qUein$>s biciesen^Qs.iicQSfvni 
su^. pppfOZft. Caminando d^ 
£^mbe-it Harán , y llegad^ 
la oochcj» juntó unas piedras^ 
y recKnc^ su cabtta. sobre, 
ellas. Oyed.ándosi^ doi;mido^ 
vio en sueños una^-^c^Ui 
^ ft^adi^ en U tierjr/i ^ ik- 
gat>a'<ooJ(SU pMuta al Cíe*? 
lo ^ y niuichos Angeles quQ 
subiin y bagaban ppr ella; 
y el* Señpr que estaba en Iíg^ 
l^as ojtp, le^dlxo:/ Yo soy 
ti Señpr í>ips de. tu padre 
Abrabám^ y Dios de Isaac^ 
ce daré , y á tus descendien- 
tes la tierra en que duermes; 
s4rá tu descendencia como el 
pplvp de Ja íierra; te es» 
tenderas : al Occidente y 
Oriente , Septentrión y Me- 
diodía y y serio benditas en 
tí , y en tu descendencia to« 
das Jas Tribus de la tierra^ 
seré tu cu^odio á qúalquíe- 
ra parte que vayas , y te, 

X«s- 



u 

ttstUuiré I esu tierra t y no 
te dexaré hasu cumplir to- 
do lo que he dicho. Gf»« 28. 
Despertó Jacob , y dixo: 
f irerdaderanaente está el Se<* 
fior tn e^ce lugar > y yo lo 
ignoraba 1 y todo tui^ado, 
y lleno de pavor excUihiS: 
|Oh ! qué terrible e€ este lu^ 

far ! Está es la tasa déí Se- 
or, y la puerta déPGélói; 
y levantándose muy dé tthi- 
fiana, tom6 la piedra que le 
había servido de cabecera, 
y ht erigió en altar , derra-. 
jdnando* aceyte $óWe 'ell^, 
«usó ^liitombrle dé BciriW < 
la ' Ciudad que antes sé 'H¿« 
tnaba tuz^Ü , y'Kaciendo' vo* 
xd al -Señor i '^roii<etró tc^ 
fjerlc' por su Dicrt > *y • darle 
4k décima óartS dé quáhtb 
idqáWies^V y^qtle aquélla 
piedra sef líamai-fQ Cásk de 
'Dios , si voíviiese con juros- 
peridad' i h dé su padre, 
m V. 20; i ii¿: - ^- ■'■• 

^'' Siguió Su taitfinds y di- 
rigiéndose izfa ; él Orien,^ 
te ) despides dt'álgunósdiás 
Vio un pozo, y tres reba- 
ño^ descaftsandotcerca de éK 

jjn-lguntíiidtMest, j^deT donde 
eran ? fespóridicróh , de Ha- 
rán. Añadió huevas ^regun^ 

tas p hasu ^ué supo <|ttt La^ 



~ * 



ÍA 1*3 

"ban , hermano de so madre^ 
tenia salud , y que uha mu« 
chacha que se acercaba coH 
otro rtbáfio era hi|a s^yá» 
y st llamaba RacheK Lle^ 
éíta.ion su rebaño , y echan* 
do Jacob la mano a la pie- 
dra ó losa que cabria el p0« 
3S0 , la levantó » y despufea 
de haber dado de bieber A 
ganado » la sahidóeon mii« 
días lagrimas de gozo , d¡« 
ciéndola el parentesco que 
tenia con ella. Apenas eo^ 
tendió Ráctiel que erii 4ii|o 
de Rebécca 9 hermana dé/M 
padtt , cttrrfó i* dar esta níí^ 
Mciai Libaif , el ^ál s*- 
lieiido'iil éntucñtro i Jacob» 
bcfsíftdole » y abrazándole 
con téi'náM', lé llevó i sH 
casa. Informado babafn^ioe 
todo, f reeónifiíeÁdoi Ja« 
tóh pb^ sobrino , te tuvo*cni 
su compañía. Pasado^n oíieft 
le .preguntó qué salarlo que«- 
ni'i pórqfc^e no le i>4reciia 
tntdsér^rse deér¿¿ valde 
pét • scf pariente iuyo. Ja^ 
tiibj ^lit se faábi^ prtndadé 
desde U primera vista de 
Rachel , se ofreció á servir- 
le stet^ añbs ^é^ tal que al 
fin dé 'latios * ta dicjé por 
ftííugér; en lo' que convino 
Labañ. Cumplido el pa(%0 
por patte de^JacebV pidió 



^á Latían^ l€^c4)tr<:ga$eU.es^ 
posa -por •quien habU ser- 
mi^í 1 y. se cekbrarpn las 
^^)das ^ perQ llegada . h.hpr 
íiFg .de.rexrpgerse:, .cji,Uigv 
..^e Rachel bella y l>eriiipsa» 
>^tro^axo Laban en el le- 
.flio á Lia su. hija mayor, 
^liis > ^ra Jegaaosa. ; Recopo; 
teidj^gflb ,por 1^ , mañana 1? 
^Í»fi^0íi4:;de, Laban , y le 
^^co.nyioo del engaño; mas 
iést^ procuró satisfacerle di- 
^íendpf ao era cqstfi^bre en 
^.pais^ra^^ i^ hija^ Rl^no; 
il^s í ní^s íflüe, Jas, ipayqrt s, y 
^frcipjepdq, 4a(te .IW^b^fo ,á 
JIUcfcel , jpasa{}ji, lai sgroan^ 
.^c las bodas.,, con 1^ P^Jir 
:ga^ipn de servirle oxrossie* 

-íT Jvs?|>,:preyeníjd9 de: w 
Aiáyonamor. á Rach>| , np 
,daba igual estimación á Lia; 
^TO ilS$ñgr^ siempre ad- 
iftv/fWe.fnr^ .^isp^i)saci9a 
!jt!diítc}i)ucion dej^s,.d/oti^¿ 
j^jto. fecundará Lia , dán^Of 
JU para su consuela .quatró 
4iijos 5 Rubén , Simeón, Lev^ 
y Juda? ,. ap«? cyie jRachfji 
IJcgase á coQ^^ir»Grj^t ;i:9. < 
•i Para quitar R^c^el^e^t^ 
oprobrio que padecia^ entrer 
g6 su criada B^la i Jacob, 
^uc CQnd^$ceDdi/n5lo^ á sus 



r^^iegoa, ledi^ en ella: do^ 
hijos , Dan y Ñephtali : Lia 
á imitación de Rachel le enj- 
tregó para -e:! mismo efedo 
¿:,su criada Zelpha » de^ 
^ual tuvo Jacob otros dof 
hijos, Gad y Aser. Volvió i 
concebir Lia , y di6 á luz 4 
Isachar , Zabujon y Dina'^ 
^1 fip , usando Pips ck su 
jpiseriQOfdia con < Rache)^ 
quiso -que concibiese , y par 
riese á Joseph , que fue des- 
pués el pbjeio de la emula* 
jciop jde si;s hqmanos ,. ven» 
'(^idp i los lisqQaelitas , y 
írfifiSBqr tado á Egipto, c^ip^ 
'3,9- yid^jR?eph y Rachel. j 
,, J^cob , cumplíjdo ^\ tícm- 
¿9 de $M^^ef¡yíduínbi:e , 4?f 
fe^njin/S riísf^ui^sei su pa/sjj 

JWP Í-%V^ uflwf . ,#»? Ja 
;U tUi4?d dq,SM^ se t vifiio$ ^ : 1^ 

entri^uyO;,^' pr^inetie^ido daiy- 

k (o que pidies.e por elloy. 

^Cj9ipS^et)idoSren.que todas las 

Vcses , así ov^Ja^ c^nio cji- 

J^^-j g^iAiíacifsgb xie ^ios 

^^\9!t^ 4 P?5íí?S:Serji;n',4f 
Jacob > y tad^s.las bl^n^af 
ó negras enteramente , de 
Labap , separaron los reJbf^r 
^^^WfmW^P ,laf resei de 

Cpb , y \í? 4P blanco sólo, 
y negro solo á los hijos de 
liaban ^ y apartando estos re: 

• ' '^ ba- 



JA 

jbaños de aquellos i distan- 
tía de eres dias de camino, 
ó de jornada. Queriendo 
Dios remunerar sus traba-* 
jos pasados, le inspiró un 
medio de multiplicar k cria 
de ganados de color vario, 
y manchado , como se de« 
duce de! Génesis cap. 31* 
iz. Tomó unas varas ver- 
di^s de aUmo , almendro y 
plátano , y quitándolas la 
corteza por algunas partes, 
se manifestaban blancas y 
verdes. Echólas m en los^ 
canales en donde 1>ebian los 
animales, y Resultó, qujcjun* 
fiándose tet)iendo á la vist;a 
aquella variedad de coloras, 
nacieron también las crias de 
color vario en I4 piel. Esta 
operación no 4a hacia sino 

con :la$ -tempranas, idc^^n* 
do obrar la naturaleza en las 
tardías. Gen. 30. p^r ioti La 
dificultad que ofrece el tex^ 
tpen esta parte puede yerse 
jCl^ Iqs C9meAt arios del p^ 

¿^Imct^ .'.j ;...': :.,::• 

Füp tantq lo' que Jacob sp 
enriqueció cpn este artificio, 
que dio grande envidia á 
Labaq y sus; hijos.^ y pb^ 
/[Jeciendo ^} .prjCCfpto del Ser 
ñor, que je mandaba yo^ver 
i la tierra de sus padres, 
dispuso 'su marcha con toda 



JA 



Í2% 



SQ fimilia y ganados , sin 
noticia de Laban. Súpolo es-: 
te al cabo de tres dias , j 
siguiéndole con su familia» 
le alcanzó, en las montañas 
de Galaad al séptimo dia; 
pero como Dios le habia 
prohibido hacerle el menor 
dañp , y aun ;hablarle con asr 
pereza>, solo se quejó de que 
bub^ese emprehendido el vía* 
jie. sjn su noticia , ni dar lu^ 
gar á obsequiarle como cor^v 
respondía , y hacer un caf 
ripo a sus hijas y nietos; 
i j lo . que satisfizo Jacob 1 
faciéndole presente sii .£« 
cletidad en los veinte años 
qué. le habia servido. Pof 
ultimo se conformaron y 
despidieron , haciendo antes 
jali^oza entre sí, y levautanr 
do un monumento para peirf 
petua mempria , al qual La- 
ban llamó tumtéle de testigo^ 
y Jacob mantón de testimi^ 
nio.Gen. }i* per tot. 

Prosiguió Ja^ob su jnár<* 
4ha , y; llegó certa del Tor- 
rente Jáboc á un sitio que 
llamó Mahdnaim'y á causa de 
haber visto en él dos es- 
q^ijadroQes de Angeles que 
salieron^i^ su -encuentco ^ .y 
según algunos fuieron los tu- 
telares de la Mesopotamia 
que le acompañaron basta 

* aquel 



«26 



JA 



iquel lugar, y los de tá 
tierra de Chanaan que le re- 
cibieron , y se encargaron 
<}e su custodia. 

Temiendo Jacob durase 
aún el resentimiento de su 
hermano Esaú » y el enojo 
que .babia concebido contra 
él por la bendición d^ su 
pa^re^, pensó aplacarle con 
sumisiones y obseqtiios. A 
este fín le dio paree de su 
arribo i aquel país 9 solici- 
tando su amistad y benevo» 
lencia» Luego que Esau re- 
citiioie^a: noticia se puso en 
camino con 400. hombres 
para recibirle. Súpolo* Ja • 
cob , y temiendo llévese ál«^ 
gun mal designio, dividió 
au gente en dos esquadro- 
Des , hizo' oración á Dios, 
pidiendo le librase de las iras 
•de S4I hermano, y envió á 
iste un gran regalo de cód^ 
genero de ganados, avisan^ 
dolé que luego llegaría taoH 
-bien. Gitu 5 2 « ; . ^ sígé 

Habiendo pasado U coitiU 
tiva el Torrctite ')íÁo€ i %^ 
quedó Jacob solo al otrO la- 
do aquella noche , y H paso 
luchandocón un Ángel. Es* 
te 9 viendo que no pedia 
vencerle, le dio un golpe 
en el muslo, del qual que- 
dó coxo en el instante. Di- 



JA 

n^Ie el Angcl ^ dexame <]üe 
ya sale la aurora ; Pero Ja- 
cob no quiso desasirse de él 
hasta que le echase su ben- 
dición. Preguntóle el Ángel 
{ quál era su nombre ? y 
respondiéndole que Jacob, 
le mandó no se llamase así 
en adelante , sino Israeh 
Taüibíen Jacdb preguntó d 
Angél i quál era su nombre ? 
pero no le contestó , aun« 
que le echó la bendición eil 
aquel lugar , al que dio Ja- 
cob el nombre dé Pbdnuéí^ 
que signriica yishn dt DÍ9ty 
ó v( i Dios, Por haber he»* 
ridb eí Ángel ^í Aervio del 
muslo de JacbbyWo towfeti 
los Judios el nervio de las 
piernas delosanítnáles.^f»* 
i2.2¡z.fsi¿. "'^ ■^■':- 
Al ver Jacob íkEsáii cjue 
se iba artrcánfdb con - lol 
4oo2*'hóMbrés y separó los 
hijos de Lia y Rachel , y 
los de las dos criadas , po« 
fileiido á' estás y^ sus hi- 
jos al frente , á Lia y los su- 
yos cil el éerttf 6 V y ^ Ra- 
chel y Jóse()h detrás ; f 
adelantándose , hizo siete 
^ftcts • reverencia á su her- 
manó pdstrádbeh' tierra : Id 
nSismo hicieron succesiva* 
^ente las criadas y sus hi- 
jos ^ Lta ifOfi-lbs suyos, y 



Jtathcl con Jcséph. Ketmi- 
4o$ todos , se abrazaron 
tiernamente los dos herma- 
nos s y Jacob suplicó a Esau 
emitiese los regalos que le 
h^bia enviado* Recibiólos 
después de muchas instan- 
cias 9 y se ofreció i acom- 
pañar á su hermano , y es- 
colurle con su gente ; pero 
Jacob se excuso á admitir 
^te obsequio ^ y le dixo es- 
peraba verle algún dia en 
Seir 9 en donde tenia su do- 
micilio. Retrocedió £saú , y 
Jacob continuando su ruta, 
llegó ¿ Socpth 9 i la otra: 
parte; del Jordán : edificó 
una iiasa y y levantó sus 
tiendas. Se cree permane- 
ció bastante tiempo en aquel 
lugar 9 de donde pasó á Sa- 
lem Ciudad de los Sichimi- 
tas. Allí iixó su residencia» 
y habitó cerca de ia Ciudad, 
comprando terreno para po- 
ner sus tiendas í los hijos 
de Heraor padre de Sichem 
por cien corderos. Levantó 
un altar ^ é invocó sobre el 
al fortísimo Dios de IsraeU 
Gtn. ii.pr tot. 

Durante su residencia en 
aquel lugar tuvo el senti- 
miento no solo de ver á 
Dina deshonrada por Sichem 
hijo de Hemor ^ como dixi- 



JA 



lajr 



mos en el articuló Dtna ; si-^ 
no que Simeón y Leví , faU 
t2ndo á lo pafbdo , entra^ 
ron en la Ciudad , dieron 
muerte i todos los varones» 
y la saquearon. Vid. Sichem. 
Reprehendió Jacob i sus hi- 
jos por un hecho tan injus-> 
to y que podía producir fu- 
nestas conseqüencias contra 
el y su famiha , atrahiendo 
el odio de los habitantes de 
aquel país. C4p. 34. En es- 
te tiempo le mandó Dios 
pasase i Bethel , y le eri-t 
giese un altar en el lugar en 
que se le habia aparecido, 
quando iba huyendo de Esaú* 
Juntando Jacob su familia» 
mandil arrojasen todos los 
Ídolos y sus adornos , que 
se purincüsen , y mudaseii 
sus vestidos. Executose to<^ 
do , y partieron para Be« 
thel sin que nadie se lo 
estorbase , porque Dios ha^ 
bia infundido un gran ter- 
ror sobre los pueblos c¡r« 
cunvecinos , y no Se atre-« 
vieron i, perseguirlos. 

Llegó Jacob á Luza , lia*» 
mada Bethel^ con toda su 
comitiva : edificó un altar, 
y puso por nombre á aquel 
lugar C4/4 á^ Dios. Allí fue 
donde le apareció el Seííor 
guando huía de su hermano, 

co* 



138 



JA 



como ya díximos. Por este 
tiempo murió Debora , nu- 
triz de Rebecca , y fue se- 
pultada cerca de Bechel al 
pie de una encina , que se 
Uamó encina del llanto. Apa- 
recíósele nuevamente el Se- 
ñor , y le bendixo » dicien- 
do no se llamase en ade- 
lante Jacob , sino Israel. Ja- 
cob erigió un monumento 
de piedra, sobre el qual hizo 
libaciones , y derramó acey 
te y llamando á aquel lugar 
Betbel. Gen. 35. ^. J sig. 
• Prosiguiendo su ruta y lle- 
gó por la Primavera i la 
tierra de Ephrata ó Bethle- 
heoi , en donde tuvo el sen* 
timiento de perder á Rachel, 
que murió del parto de Ben- 
jamin. Sepultóla en aquel 
lugar , y erigió sobre su 
sepulcro un monumento pa- 
ra perpetua mennoria. Pa^* 
sando adelante se estableció 
«n la torre del Rebaño , en 
cuyo tiempo abusó Rubén 
de Bala , concubina de su 
padre , sin que se le pudie- 
se ocultar. Por último llegó 
i Mambre , ó Hebron , en 
donde tuvo la satisfacción 
de hallar á Isaac , y de vi- 
vir en su compañía algunos 
años. Muerto Isaac á los 
^80. de su edad , le hizo 



ja: 

las exequias , á que también 
concurrió Esaú. Gen. }5« 
16. y sig. 

Como diez años antes de 
la muerte de Isaac sucedió 
la desgracia de Joseph, que 
fue vendido por sus herma* 
nos , como diremos en su 
lugar. Vid. Joscph. Creyen- 
do Jacob habia sido devo- 
rado por alguna fiera , se 
afligió en extremo por la 
ternura con que le amaba, 
y le estuvo llorando por es- 
pacio de 22. años , hasta 
que Joseph se descubrió á 
sus hermanos , enviados i 
Egipto por Jacob á com- 
prar trigo con motivo de una 
gran hambre , y éstos le die« 
r:on noticia de que vivia Jo* 
seph opulento , y muy an« 
torizado en Egipto. Con es- 
ta noticia revivió su espíri- 
tu , especialmente quando 
vio los carros y regalos que 
le enviaba para obligarle á 
pasar con toda su familia á 
Egipto y en donde los espe« 
raba Pharaon , resuelto á 
darles lo mejor de su país* 
Entonces exclamó diciendo; 
Bástame saber que vive mi 
hijo ) iré , y le veré antes 
de morir. Puesto Jacob en 
camino , ofreció vídimas al 
Señor en el pozo del Jura- 



íliento ; y habiéndosete apa- 
recido por la noche , le di- 
xo que pisase i Egipto se* 
guro de que él le acompa- 
saría en ida y vuelta, le ha* 
ría padre de una nación nu« 
merosa , y Joseph le asistí-* 
ría en su muerte. Gm. 45» 
j 46, ftf $pt. 

Arribó Jacob ^ Egipto 
con toda su familia en nú- 
mero de setenta personas^ 
enviando k Judas delante 
para que previniese i Jo- 
seph de su llegada 9 y pu- 
diesen verse en Gessen. To- 
mó Joseph su carro , y 
montando los dos en él fue- 
ron al lugar señalado. ^Quién 
será capaz de dar una idea 
de lo ocurrido en Gessen 
entre Jacob viejo , achaco- 
^ , cansado de llorar la 
muerte de su hijo , sacado 
de su país , transportado á 
una tierra desconocida , y 
cogido entre los brazos de 
un hijo amado sobretodos, 
que había creído muerto? 
|<^e vá huyendo del ham- 
bre y la miseria , y se ha- 
lla en la tierra másabundan-^ 
te y deliciosa , al abrigo de 
un hijo que la domina , y 
fevofccido de un Rey que 
le prefiere i todos sus va- 
sallos ? Discuirra cada uno 



M 



tt^ 



lo que alcance ; pues noso*» 
tros ^olo podemos referir 
aquí j^encillamente lo que 
consta del texto. Al ver Jo» 
seph á su padre se echó so« 
bre su cuello, abrazándole 
con muchas lagrimad , y Ja- 
cob , penetrado de un gozo 
incomparable , dixo : ya mo- 
riré gustoso por haber visto 
tu semblante , y saber que 
me sobrevives. Gin. cáf. 46. 

; 47- 

Presentóle Jose|4i al Rejf 

siendo de 130. años de edad» 
y usando de las facultades 
que le dio Pharaon , puso i; 
su padre y herounos en pose« 
sion de Ramesés , y de toda 
la tierra de Gessen , en don-, 
de les subministraba todo lo 
necesario para la vida, y; 
se hicieron muy poderosos^ 
Viéndose Jacob muy aban< 
zado en edad i los 1 7. de sú 
estancia en aquel país , man- 
dó llamar á Joseph , y le 
pidió encarecidamente , y 
baxo de juramento , qué^ 
no enterrase su cuerpo en 
aquella tierra , sino en el 
sepulcro de sus mayores* 

C4f. 47. l 

A poco tiempo enfermó^ 
Jacob gravemente ; y ha* 
biéndolo entendido Joseph» 
fue á visicatile , llevando con« 



t^w 



IK 



9tgo á 8US"¿los hijoü MaM«T 
íes y Ephraim. Luego que 
^rticipáron.su venida á Ja^ 
cob 9 xortó aliemo , y Un^^ 
e\hi6 incorporado en la :ca-: 
ttu. Recrióle la bendición: 
que el Señor le había echa- 
éo en Luza ^ y concluyó 
admitiendo á su filiación y\ 
herencia ios -dps, l>rjos tjue^ 
Joseph^liatia tenido en Egip- 
to , antes de Au, llegada-, -áí 
saber , Manases y Ephirairn, - 
haciéndolos iguales á Rubfen 
y Simeón^, y dando patífe 
con sus hermanos, á . los ^uei^ 
tliuies^ despufiÉ&iée tiflos*! ,, ; 
• . No sabia que estaha'n allí: 
los dos.niños ; y habiendo*»-^ 
Jos columbrado ^, pidió se 
Jois acercasen i y be^ándolos^) 
}vabri2ándólo$., fdixo : Koi 
oae engañó la ivista : Dio» 
me maniiTe&tó u% descendeiif^ 
cía- Sacóselos Jóseph de los; 
brazos , y dando gracias, á 
Hios, puso áiEphraim á §\x 
i^apo derecha, y Manase» 
kh izquierda ^ de. manera, 
que 'Correspondía Manascsr 
i la derecha de Jacob 9 y 
Epbraiiníá la izquierda ; pe-^ 
To J.icob gobernado ,ppr.¿^Q) 
¿spíritu profetico 9 cru2aiHlo 
Jos brazos, pü^o/su mano'' 
derecha sobre la cabeza de 
£pbraim , y la izquierda so-^ 



•4 



•* 



.& 



hre Minases, y les dio t^ 

bendición. Creyetído José pl> 

^ue su padre padecia equit 

\ocacion , ¡niciii<S trocar su? 

manos ; mas Jacob le dixo i 

bien sé lo que hago, £1 ma^ 

yor será padre de mucho*. 

pueblos , pero el menor se-, 

ri mas grande i^ue^el. Con^ 

«efcdo la Tribu tícíE'phraim* 

fue? skmpre mas pi)der<>sa 

«que.la de Manase^ ^ y la mast 

Tespctatle después de la. dC) 

Judá. Prosiguió .Jacob -di-' 

clendp : Dios visitará ,tQs] 

Hebreos que ^lánieft Egip*) 

tp , ,y tes í levará al país di^ 

X3hána«n protíaetldo I sus pan 

•dres } y añadió: Ya te me-. 

joro sobre tus hermanos ent 

^l.caitipo'ó hrtédad que 'ga^ 

De coh mi /espada y -arco ^ 

los Am0rrheosé Gen. 48 .^ pfi^ 

^9í. Este. c^Mpo ó heredad 

estaba cerca del pdzo de Ja-» 

col^ ó Sichar » «n donde ha-^ 

b)ó lesu ''Cbdsto ; icon la 'Sa*^ 
ijnarita^na^ , : . ? 

1 A poco tiempo lia mió Ja-; 
'Cob 5us hijos para darles: ^la 
última bendición 9 y aT)un«- 
ciarles lo futuro. Habida to» 
'dos i alabatidp. a UOPS/, xcr 
prehendierido^S otros, y se- 
íñalando individualmiente el 
carafter de cada una de las 
Tribus 1 :y el país donde ^C; 

< ha« 



lA 

íahxM ét establecer. Hizo 
{Mrtkükr eic^io de Judas y 
^^éph 9 y prometió i k 
Tribu de Judá que no sal« 
dria de el!a el cetro hasta I^ 
tenida det Mesías,, que erai 
lá'espieratiza de las naciones^ 
encargó después k sus hijos 
lé sepultasen en la caverna 
tlel campo de Ephron, en 
doitde estaban Abrahámi^ 
IiaaC) y Sar4 » y recogíen- 
éó SUS! pies sobre ja cáma¿ 
did el atoKi ' ál Criádofi,. Jo^ 
teph le hizo embalsamar co-» 
mo acostumbraban los Egip* 
dos» y habiéndole llorada 
to todo el Rey no por espa* 
cío de setenta dias ,( fue con«i 
ducido por Joseph , y sus 
hermanos » acompañados de 
ío% principales cortesanos^ 
con grande aparato y comi- 
tiva % la era de Ati^ pasada 
fcl Jordán ^ en dónde hicie- 
ron nuevo duelo por siete 
dias. Por esta razón se dio 
k aquel lugar ei nombre de 
llanta d( Egipn. UUimamení* 
te le colocaron en la caber* 
na de Ephrcfn* Gen^ 49. pet 
fot. y 50. !• y sig. 

Apenas hay pasage en es« 
ta historia que no encierre 
algún misterio ó fígura. San 
PabU> ^ y casi todos los San-% 
tos * Padres nos- descubren 



*- > i 



JA %it 

fliúcíios y grandes, 7 espe« 
cialmente &in Agustín en et 
libro que inúivüo €nut ámen^*^ 
iactmn^ cap. lo.. nos di lat 
mas nobles.idea& de la ¡no<^ 
cencía, y don de profecía 
de Jacob ^y^ de sn |ustifi« 
cücion en haber respondida 
i Isaac qtie;era su hijo Esaúi 
y finalmente ,; explicando el 
artificio de cubrirle su ma« 
dre el cuello y manos con 
la piel del cabrito , para re¿ 
presentar mas bien el vella 
de £saú. Si buscamos , dice^ 
la causa próxima de este he« 
ChO|^ diremos que mÍQti6¿ 
porque lo hizo para que se 
pensase era quiqn en la rear» 
Hdad no era » pero si aten^ 
demos \ lo que significaba 
en aquello ^ veremos que 
las pieles de cabrita denotar 
ban los pecados, y el que 
se cubrió con ellas figuraba 
al que !;at¡$6zQ al Padre por 
los ágenos. Asi : quando re^ 
pondió Jacob . diciendo era 
su hijo primogénito Esaá^i 
no se ha de entender. su res*' 
puesta con respediQ i su her- 
mano , sino con respedo i 
la Iglesia que representaba 
en su cuerpo, en la quat 
adquirieron el derecho de 
primogénitos ios que debiaín 

ser los últimos ; esto es , los 

R Z CJeq- 



13» M 

Gentiles^ pbr su fidelUtail ii 
h vocación de Dios. :, 

• ' £1t autor del Eclesüstico 
hace en pocas palabras un 
grande el^io de Jücob. EccU. 

44- 25. 

. . JACOB ( PojKO de ) Fuen- 
te , <S Poio cerca de la Ciu- 
dad de Sichem , eo donde 
bablii el Señor ^ la Sámari- 
taii4. ^oan. 4. 1 6. Vid. Fuen- 
te de Jacob. £n aquellas in- 
mediaciones habitaba j4cob 
-«nces que siii hijos hubiesen 
dado muerte k los habitado- 
res de Sichem. Parece que 
^n lo antiguo había allí utía 
Silesia dedicada i San Juan 
Bautista , construida en for- 
ma dé Cru2 sobre el po7o 
de Jacob , quedando éste 
dehince del. AJtar , y que 
•en ella permanecía el cánta- 
ro o cubo de h Samaritana, 
coocurriendo muchos enfer- 
mos ^ l^eber en él para re- 
•cobrar h salud. 
/ JACOB ( Vado de ) se 
¿ict que el vado de Jacob 
•está mas arriba de la enera-* 
da del Jordán en el mar de 
Tiberiades, y baxo de Cesa- 
rea de Philipo, en donde 
hay un puente ; pero no es 
seguno que Jacob pasase por 
aflli el J-ordan, Lo mas ve- 
f osimii es ^e lo pasarla por. 



JA 

Bettean , 6 ^us :jniAedia*cfo-t 
nes , pueis á sü vuelta de 
Mesbpotamia pas6,el Tor- 
rente Jaboc por U^hánéum^ 
y fu« á Pbanuel y Socotby que 
están cerca de Bcthsaíi , y 
muy distantes del pretendi- 
do vado de Jacob» Así el 
P. Calmet. 

JACOB : Hijo de Ma- 
than , hermano de Santa 
Ana , y padre de San Jo- 
$eph 9 que lo fue putativo 
de Jesu-Christo , según la 
carne. Matb. lé 15. Nada 
sabemos de su historia. 

JACOBO ( San ) ó San- 
tiago: Hay dos Apostóles 
con este nombre , uno her-r 
mano de San Juan Evange- 
lista , hijo de Zebedeo y Sa« 
lomé , á quien llamamos el 
Mayor , >ya sea porque era 
mayor p^ rdad 9 y* poj ha- 
ber sido llamajdp antes al 
ministerio del Apostolado,r 
del qual hablaremos en este 
artículo ; y otro que distin- 
guimos con el nombre de 
Menor » que era primo de 
Jesu Christo según la carne, 
y él Evangelio llama herma- 
IK) del Señor , del qual tra- 
taremos e« el artículo si- 
guiente. Hallándose en Beth* 
saida de Galilea Santiago el 

Mayor cojí suherpianpt fue- 
roa 



ÍA 

ron llamados por el Señor, 
y' dexándolo todo por se- 
guirle , Jes dio el nombre 
Boanerges , que significa lii- 
jos del crueno. Matb. 4. 2i. 
: Habiendo oído decir su 
XBadre al SaJvador á quien 
acompañaba en sus viages, 
que sus Discípulos , ó Apos- 
tóles habían de tener cada 
pno$u silla cnk regeneración 
quando el hijo del hombre 
se sentase en €t trono de su 
teagestad , Mdtb. 19* ¿8. 
pidió á Jesu*Gbris(o , á im- 
pulso de Jos mismos según 
$e infiere de la respuesta^ 
^ue ríes señalase las prin^eras, 
<<docandouno á su derecha, 
^ otro á la izquierda ; y oíre- 
(>¡éndose eUos á beber su ca« 
1¡£ , 6 padecer martirio , les 
concedió este favor > reser* 
valido eJ otix) para aqueJIos 
i quienes estaba dcstiisido 
por su Padr^ J Cap. zo. 2 1 .- 
Santiago , y '. San Juan antes 
de su vocación se «xerdta- 
bao con su padre en la pes* 
ca ; pero á Ja primera voz 
del Señor lo abandonaron 
iodo por seguirle. Mate. i. 
18. Uno y otro tuvieron «1 
honor de ser testigos de su 
Transfiguración , Müffe. 17. 
2. y de la resurrección de la 
bija d¿l Gqím de lá S^nago- 



JA 



»33 



gaí como también dt acom- 
pañarle quando se retiró al 
monte Olívete ü orar al Pa« 
dre. Preguntaron al Señor, 
si quería , ó permitía que 
mandasen baxar fuego del 
Cielo sobre los Samaritanos, 
porque no habían querido 
recibirle , y el Señor repre- 
hendió su enardecimiento, 
insinuándoles debía ser muy 
otro el espíritu de los que 
evangelizaban Ja palabra de 
Dios. Lm. 9. '54. 

Después de la Resurrec« 
cion d«I Salvador Jacobo y 
Juan se volvieron al exerci-* 
ció de la pesca en el mar 
de Tiberiades , y fueron it^ 
ttgos de su Ascensión. De 
su martirio se hace mención 
en los Hechos Apostólicos, 
12. I. y sig. y fue por los 
años 42. ó 44* de Cbristo. 
Herodes Agripa elevado á 
Rey en tiempo de Claudio 
Emperador , le mandó pren-« 
der , y degollar en Jerusa- 
lén por la festividad de lai 
Pascua ; y viendo que los 
Judíos lo habían aplaudido, 
mandó también prender í 
San Pedro. Los Griegos ce- 
lebran la fiesta de Santiago 
el Mayor el jo. de Abril, 
y los Latinos el 2j. de Ju- 
lio , qu£ es. el de la TransUi» 

CÍQO« 



^S4 



JA 



cion. Los Españolea le hc^ 
IDOS venerado por único jr 
siiigular Pairon^^ de las^ Espa- 
fias, hast* que h pfecfad y 
devoción de nuestra Católi- 
co Monarca D. Carlos III? 
declaró Compatrona: á Ma« 
rfa Santísima en su Concep* 
cfon inmaculada. Sobre es- 
te asunto se escribieron al^ 
gunos papefes líenos de eru-^ 
dicion piadosa. San Epipha^ 
fiio. bér. 58. ^. 4« refiere 
algunas vírtudeskpárctculares; 
de este Santo. 

Disputan algunos su ve* 
nida á España ; pero "segun 
h tradidon » y algunas liis* 
torias recibidas, és constante 
ique vino una 6 mas veces» 
habiendo convertido en la 
primera á' Torqüato y y sus 
compañeros y' que^ pasaron k 
Roma y y. volvieron ordena- 
dos Obispos por San Pedro; 
y que venera en Zaragoza 
á la Madre de Dios, coló- 
candó su imagen en ei Tem* 
pío que llamamos del Pilar, 
Sus reliquias traídas miia«« 
grosamente de Jerusalén es« 
tuvieron algún tiempo en 
Iria , hoy Padrón , á quatro 
leguas dQ Comp^istela. At 
presente descansan, y son 
visitadas de los peregrinos 
de todo el Orbe Chrisúano 



ÍA 

ffir la celebérrima y sühtuo^ 
sa Iglesia Metropolitana dt, 
la Cmdad de Santiago etí el 
Reyno de Galiciav 

JACOBO ( San ) ó San- 
tiago el Menor : Hijo de 
Alpheo y Mafia , y hermas 
no de San Judas f, primo* 
de Jestt-Cliristo según tü 
carne , aunque San Pablo 
Galat. I» r 9. usando de lá 
locución Hebrea , le Ilanu 
bermdna dfí Senor^ Fue con« 
sagrado á Dios desde et 
vientre de su madre,; y 1^ 

Eureza de sxxs; costumbres 
izo se le apellidase el ^ustg^. 
El Evangelio na habla dt 
él hasta la Resurrección det 
Señor t que se ie apareció 
en particular»^ r. Cor. 15.7» 
Después de la Ascención 
fue eledo Obispo de Jeru- 
salén^ y en erCóncilio qué 
tuvieron^ los Apostóles en 
aquella Ctndad sob/e las ob-»^ 
servancias légate^ ^ fue de 
parecer que no se debía im^* 
poner aquella obligación k 
los Gentiles : que se conver*^ 
fian > cuyo sentir y razo- 
nes eBcaces decidieron U 
qüestion » resolviendo este 
punto de dogma á Javor de 
los Gentijes. Aít. i y. ip. 
y slg. ' 

^In^tados los Judids Áé 

lo 



¡A 

lo<^ progresos ^uc* liada él 
Evangelio por el Ministerio 
de este Sanco Apóstol , le 
^]>edrearon^ Después preten- 
dieron desaprobase , y con • 
^en^'sq publicamente su doc-i 
trina desde una galería . del 
t^lDplo adonde Je hablan 

SOnducido; pero confcsari-, 
Ip en atu voz U divinidad 
de Jesu-ChristOj ratifican-^ 
dose , y:*cpoSrinaiido á to-: 
dqs en ia verdadera creéo«>-' 
^a y fue :precipítado de ella 
por. los Phariseos« HalUndo-r 
sejaúb convida^ y estando 
^diendo á Dios por^us ene- 
«pigos.» :dió su ilma al Cria*^ 
^or 1 un golpe <le palo xjue: 
le dieron «a la <rdbe2a« Fue 
'^puteado. <cerca< delTTen^pJb: 
vet) donde tpadéctó el laact^!! 
rio , 'seguñ Etisebló* Muchotí 
asió de Jos Judíos lli^varoñ i 
mal f u muerta , y se queja-?; 
ron de Anano que $ra Sunko 
Bo&tifice ^ajtcftiuyeddogbellá) 
taotas; desgracjiias y; cálatnidaH 
des como padecieron ^des-í 

Ofui Cdlm^ 

Tenemos <de Satuiago el. 
Menor luna JBpifitola , - qoc: 
esL ia primera entre Jas 'Canó*j 
nicas ., dirigida á las Tribus 
de Israel' dispersas , esto es, 
á losjudiosxoovertidosque. 



5X ^35 

habitában^eh variis Provin-^ 
das , en la qual combate 
principalmente el abuso que 
se hacia dé la dbdrina de 
San Pablo sobré M justifica^ 
clon por la fe ^ establecien- 
Ao fuertemente Ja necesidad 
dt lüs buenas obra< Aunque 
esta Epistola fo^ ^ dirigida il 
lois Jiidios 9 se creebabér si- 
<ld escrita en Griego » por* 
rquc en ella ^e cita ia £scri-¿ 
turav jegun Ja versión áé 
los Setenta. 

JADA.1 Hijo xie Onarij 

y padre -de Jether y Jona^ 

;ihan«.i»r«ir« 2. 28. > 

JADAIA : De Jos hijotf: 

tde Jádaia j y casa de Josué» 

^^1 vieron d^ fiaby lonia ^97 ; « 

Sacerdotér. I. £x¿. :2. ;($; '« 

vJADASONi Se dice en 

«eliJibro^xle Judith u 6^ qu0 

Nabucbbjck>hosór rVenció k 

Arphaxad ien . las innnedia-e 

«cioóes.del Tigris y el Bu^» 

phcitcsL, y el Jadason ^i^áf ct 

Hydanpe .f !^egun k\ texcó» 

Griego. £1 íiyriico diccf cf 

i£M/r0j Jojqüe:parece mas pro- 

:pio¿, pues -el rio Hydaspe: 

estaba ten la India y y el £u- 

ko comaxerca de la Ciudad 

do Susa en Ja Persia. 

JADDO : Hijo de Za- 
xharías , -Gefe , ó Príncipe 
i4e Ja media Tribu de Ma-¿ 

na- 



r^6 lA 

liases en Odliad en tiempo 
de David y Salomón» i • Par. 
27. 21. 

jadías Meronatbica : 
Mayoral de los que cuida- 
ban los jumentos de David. 
!• P4r. 27* ja. 

JADIHL : Hijo de Ben- 
lamio» I • . Par. 7^ 6. 

- JAGUR: Ciudad de k 
Tribu de Judá i la parce del 

Mediodía , por donde con- 
fina con £dom« Jos. 1 5. 2 1« 

JAH : tTno de los nom- 
\)icx} de Dios que se halla 
en la composición de mu« 
chos vocablos Hebreos, co^ 
mo Adoniab , AlUlmab j M4- 
Uchiab , que quiere decir: 
P'íos es mi Señor , alabad al 
Sehw , el Señor es mi Rey. 
j JAHAT : Levita , hijo 
de Lobni , y padre de Zani* 
■aa 9 de la familia de Ger* 
ion. I. Par. 6. 20. 

- JAHAT : Levita , dep- 
rendiente de Merari , Geíc 
de los obreros que empleó 
Josfas en la reparación del 
Templo en el año 18. de 
su rey nado. 2. Par. 34. 12. 

JAHAZIEL : Hijo de 
Hebron. t. Par. 2j. 19. 

JAH£L : Muger famosa 
en la Escritura » esposa de 
Haber Cineo. Habiéndose 
refugiado en su casa Sisara, 



Geciéraf de las tropas de ^t^ 
bin Rey de Asor , huyenda 
de Barac que había derro- 
tado su exército , le roat(^9' 
atravesándole un clavo por 
las sienes. Jvti. 4. 17. Vid* 
Sisara. 

Ser^a difícil excusar de 
pérfida la acción de Ja bel, 
si DO constase que obro por 
especial impulso y vonin^ 
rad de Dios , según la pro^ 
fecla que babia hecho De« 
bora en el v. p* > y otras 
razones que dan el Abulen* 
5e y Arias , y también José- 
pbo. A mas de que la pas 
que cenia la casa de Haber 
con Jabín era por necesidad, 
y violenta , mayor el inte- 
rés , y mas justa y santa la 
bñent ármbnia de los Ci- 
ncos con los Israelitas. ^ 

JAHELEL í Tercer hijo 
de Zabulón. Qen. 4^. 14. 
. JAHIEL : Levita que asi> 
ti6 én el Orden 2? come^ 
Portero , quando David c(^ : 
locó el Arca en el Taberna- 
culo. I. Par. 15. iS. Des- 
pués fue nombrado por el 
mismo Rey uno de los pri- 
meros Músicos para: que ala- 
basé al Señor delante dei 
Arca. Ihi t6. f . 

JAIR: Dase este nom- 
bre i los Pueblos que domi- 
na- 



ÍA 

nah^^Mé^of. í$. 5Ó.Víd. 
Avothjair. 

JAIR : Juc2 ¿t los He- 
breos y de la familia de Ma- 
üñsés. iPoseyó un gran tcr* 
reno á la otra parte del Jor- 
dán y y todo el país de Ar- 
gob hasta los Ifmítes de 
Gessur y Machatí, Suce* 
dio á Thola , gobernó por 
espacio de 22. años desde 
27py, hasta 28 17, , y tuvo 
treinta hijos , que fueron 
dueños y 6 Gobernadores de 
treinta Ciudades llamadas 
Hdvoth'jair. Fue sepultado 
en Camón i la otra par- 
te del Jordán. 'Jud. io« 5. 

JAIR : Hijo de Semei, 
y Padre del famoso Mardo- 
cheo. Est. 2. 5. 

JAIR , 6 Jairo : Gefe 6 
Príncipe de la Sinagoga de 
Capharnaum. Tenia tina hi- 
ja de 12. años gravemente 
enferma , y habiéndose echa- 
do i los pies del Señor , le 
suplicó pasase á imponerla 
las manos y darla salud, 
y el hijo de Dios tuvo i 
bien condescender í sus rué* 
gos. Puestos en camino die- 
ron noticia á Jairo de que 
era ya muerta su hija, repre- 
hendiéndole por la molestia 
que daba inútilmente al Sal- 

Tom. lU 



u 



nr 



Vadorj pei-ó el Señor que lo 
oyó , dixo i Jaifo que no 
temiese , y le creyese. Dio 
orden que no le siguiesen 
sino Pedro , Santiago , y 
Juan ; y entrando en la casa 
de Jairo , al ver el alboroto 
y llanto que había en ella^ 
disco , \i qué viene esta tur** 
bacion y lamentos? la mu* 
diacha no está muerta : duer- 
me. Burláronse algunos ; y 
el Señor echándolos fuera i 
todos , entró en el aposen- 
to 9 en donde estaba con so* 
los su padre , «u madre , y 
los tres citados Discípulos; 
y tomándola de la mano di* 
xo : LeVitntdte niña ; y al ins- 
tante se levantó , y andaba 
con mucha admiración de 
todos. Hada mas consta en 
la Escritura de este Jairo. 
Mar<» 5» 22. y sig. basu 
ti fin. 

JALEL : Hijo de Zabu- 
lón. Gen. 46. 14. Fue cabe- 
2a de la familia de los Jale* 
litas. Sum. 26. 26. Es Ib 
mismo que 'jaheUU 

JALELEEL : Hijo de 
Caleb , y padre de Siph, 
Zipha &c. I. Tar. 4. 16. 

JAMBRI: Parece nom- 
bre de hombre ; pero tanrr- 
bien puede serlo de pueblo 
ó región. Lo que consta de 

S U 



138 M 

h Escritura €$ » que después 
de la muerte de" Judas Ma-* 
chabeo, Jonathas su her- 
mano y que le sucedió en 
sus empleos ^ intentó opo- 
nerse y hacer la guerra á 
Bachides» tomando presta- 
das las armas y maquinas 
militares de los Nabutheos 
sus amigos ; pero habiendo 
salido de Medaba los hijos 
de Jambri , quitaron la vi- 
da á su hermano Juan que 
los conducia 9 y lo llevaron 
todo consigo, A poco tiem- 
po los dos hermanos Jona- 
thas y Simón sabiendo que 
los hijos de Jambri iban con 
mucha pompa acompañan- 
do una novia que llevaban 
de Medaba , hija de uno 
de los principales Prínci- 
.pes de Cbanaam , para ven- 
gar la muerte de su herma- 
no , se pusieron en embos- 
cada i cubierto de un mon- 
te , y dando sobre ellos de 
repente mataron muchos ) y 
huyendo los demás á los 
montes , se hicieron dueños 
de todo su equipage. i.Mac. 
^. 36. Sucedió esto el año 
del mundo 3843. 

JAMiN: Hijo segundo 

.de Simeón que entró en 

,'EgiptOp Gtn» 46. 10. Fue 

cabeza de la familia de los 



JA 

Jaminkas» Kam. 26. t2« 

J AMN£ : Hijo mayor de 
Aser* Gen, 46, 17. 

JAMNIA : I • Mdc. 4. 1 $• 
Ciudad de la Tribu de Dan 
entre Azotho y Joppe , ma« 
ritima , y con su. Puerto. 
Sus murallas fueron des« 
truidas por Ozías Rey de 
Judá. En el libro 2? del 
Parah'pomenon 26. 6. se lla- 
ma Jabnia , y hoy tiene po|r 
nombre Zania. Fue Episco^ 
pal Sufragánea de Cesárea. 
Judas Machabeo , que había 
quemado el Puerto de Joppe, 
y muerto á los Joppitas por 
la crueldad que habian co» 
metido con los Judíos que 
habitaban en Joppe , llevan- 
dolos engañados á alta mar 
con sus hijos y mugeres , y 
sumergiendo a mas de 200.; 
teniendo noticia de que los 
Jámnitas pensaban hacer lo 
misnno con los Judios de 
Jamnia » pasó de noche al 
Puerto , y lo quemó tam- 
bién con todos, los navios^ 
cuyas llamas se. vieron des- 
de Jerusalen , de donde dis* 
taba 240. estadios. 2« M4r« 
12. i. y s\g. 

JÁMÜEL : Hijo de Si- 
meon , que entró con su pa- 
dre en Egipto. Gen. 4($« io« 
JAN AI : Hijo , ó nieto 

de 



4^ Gjlcl , <iu6 habitó tú[ Bu* 
san. I. Far. 5. i2« 

JANNE:H¡jodeJoseph, 
y padre de Melchí , uno de 
Iqs progenitores de Jesu- 
Cbrisco , según San Luca$« 

JANNES , y Mambres: 
S|iU Pablo 2. Timotb. ;• 8« 
líos dice eran estos los nom« 
bres de los Magos que rcisis-. 
tiirótt í Moysc9 delante de 
I^naraon. Son los.iinicos que 
K hallaron en todo su rey- 
no capaces de fingir con sus 
I>restig^os algutios de los ver- 
dade;^o^ milagros de Moyses* 
tfc.j. it. ' 

J ANNEO : Vid. Ale- 
Xándro. 

. J ANNOE : Ciudad de la 
Tribu de Ephraim i su 
Oriente , cerca del Jordán* 
J9S. 15. 6. Esta Ciudad fue 
tomada con otras por The« 
glathphalasar Rey de Asy- 
4^ 9 reyüando Phacee sobre 
Israel en Saimdriaé 4. Rig. 
1$. 29. > 

JANO , ó Janum : Ciu- 
dad de Juda. ^os. 15. 53. 

JANTHINO: Adjetivo 
de que usa la Vulgata en pl 
Exódo 25. 5. y 26. 14* 
aplicándolo i las ultimas pie- 
les con que se cubrió el Ta- 
bernáculo* Dudan los Judíos 



u. 



«39 



de 'qué animal eran estas pie^ 
les , pero de los lugares ci- 
tados, y de lo que dice Eze« 
chiel 16. I o. infieren 1q^ 
Bxpositoresy y con mucbo 
(andamento » que el Janthi- 
no no era ^niínal , sino color 
de violeta , simbolo de li-> 
liertad y Keyno. Así , pie- 
leu Janthína^ , y calzado 
Janthino es lo mismo que 
pieles y zapatos , 6 calzas 
de color violáceo , ó mo«. 
rado. 

JAPHA , 6 Jafa : Vid. 
Joppe. . y 

. ; JAPHETH : Hijo de 
Noe. Se disputa entre los 
autores si fiíe el primogéni- 
to, 6 el segundo , atribuí 
yendo los mas aquella pre« 
rogativa á Sem. Véase el 
Cronicón Sagrado , y i Na« 
tal Alexandro. Sus deseen* 
dientes poblaron la Europa» 
el Asia menor con todas sus 
Islas adyacentes , y las par- 
tes Septentrionales del Asif 
sobre jas fuentes, del Tigri^' 
y el Euphrates. Quando Noe 
bendixo i Japheth le conce** 
di6 habitase con Sem , y 
que Chanaan fuese esclavo^ 
suyo 9 pidiendo í Dios diU'* 
tase á Japheth. Gen» 9. 27. 

Esta bendición se cum- 
plió literalmente quando los. 
S z Gríe- 



r4o 



|A 



Griegos j y después de qlloi 
los Romanos , Uevaron su^ 
conquistas al Ask , y al Áfri- 
ca 9 en cfende Sena y Cha* 
naan se babian establecido; 
pero en el sentido figurado 
tenía por objeto el imperio 
espiritual que habrán de ad- 
quirir por su conversión á 
Jesu-Chrisco > recibiendo lai 
verdadera religión , y en« 
trando en* la Iglesia que 
había de estender su Princi- 
pado sobre todo el Orbe, 
abrrgahdo en su seno á los 
Gentiles llamados á la fé por 
ta 'gracia 9 reunidos, é in-^ 
corporádós con los Verdade- 
ros Israelitas , para hacer un 
sofo rebaño. CJkrisott. him. 

Maffide &c. 

Japhet tuva siete hijos 
Comer, Magog , Nfadai, 
Ja van , Tubat , Mosochr , y 
Thiras, Gen. la.z. 
' JAPHET :Eti el libro rfe 
Judith 2. 15^. se habla á& , 
unsF Provincia llamada 7^ 
fhet\ hasta cuyos términos 
llevó HoFofernes sus con- 
quistas por fa parte del Me- 
diodía sobre las fronteras de 
fa Arabia. De aquí consta 
€^e Japhet h 6 Jéipherbé era 
la parte dé Arabia que ha- 
bitaban los Madíanitas, y 



JAI- 

nú^é^a 6 Jefft , comÁf 

quieren algunos. 

J APHI A : Rey de Lachisj 
uno de los cinco que sí; 
unieron contra Josué, y fue* 
ron derrotados ^ muertos, y 
colgados en horcas. J^^» ^o% 

JAPHI A : Uno de los bi. 
jtí9k de David que nacieron 
en Jerus^leh. a. Reg. 5.16. ' 
JAPHIE t Ciudad ^c 
la Tribu de Zabulón entre 
Oriente , y Mediodía. Jof, 

JAR , 6 Jiar s Mes de 
los Hebreos que corres^ 
ponde á nuestro Abril. Era 
elS? deí año Civil y el 
2? del Eclesiástico , y tenia 
solos z^. días. £T día i o? de 
este mes hacían duelo los 
Judíos por la molerte de He-' 
Ir y SU5 des hijos- Ophni 
y Pbinees. Los que no ha« 
bíair podide celebrar la Pas«> 
qua en el mes de Nis^n , lo 
hacían en'^l de Jair. Nitm; 
9. II. £1 15.de este mes 
envió Dfos^ i los Hebreos en 
el Desierto una prodigiosa' 
multitud de Codornices , y 
el 1 6. empezó í caer eí Ma«- 
ni. Ex. 16. 13. En el r8# 
principiaban loS Judíos la 
cosecha del trigo , f reinta y 
tres dias después de la Pas« 

cua« 



lA 

citt. fel 2}. ceYebral>áfl una 
fiesta en memoria de la pu- 
rificación del Templo he- 
cha por Judas Machabeoy 
después de haber arrojado á 
los Syrios; y en «1 2^. ha- 
ciai> memoria de la muerte 
^1 Profeta Samuel* 

JARA : Hijo de Ahaz> 
jMidre de Alamath y Zamri, 
descendiente de SaúK i.Vát. 
y. 42. 

JARA r Hijo de Gahad. 
I.Fat. 5. 14. 

JARAMOTH : Chidad 
de k Tribu de Issachar , que, 
fue dada i ios Levitas de la 
familia de Gerson, y he- 
cha de refugio, ')os. 2i« 29. 
£s la misma que Rameth» 
J9$. i^. 2i.y que Ramoth. 
\t. Par. í. 7j. 

JARDÍN : Se entiende 
comunmente por un vergel 
ale flores y frutas regala- 
os ; y así se di el nombre 
lie Jardín ie delicias al lugar 
€n que Dios pusa i nuestros 
primeros padres. Vid'. Pa- 
raíso. Aíguna vez se habkt 
en* la Escritura de los jar- 
diñes del Rey que estaban 
en el recinto de h Ciudad; 
4f contiguos i los muros dt 
JerusaltUr* En ellos estaban 
los sepulcros de los Reyes; 
^4« ^^g^ 21. i8. Isaúts re- 



u 



»4i 



prebende i los Judios las 
abominaciones y a¿los de 
idolatría que cometían en 
sus jardines ils. i. 29. co- 
mo también sus sacriíiciosi 
creyendo quedar purificados 
con solo lavarse con agua» 
J/. tfj. i.y 66. 17. 

JARE: Q^arto hijo de 
Jeftan.Gf/f. 10. z6, 

JARED : Hijo de Mala- 
lee! y y padre de Henoch» 
Murió de ¡^62. años. Gíh. 
5. 18. 

JAREPHEL : Ciudad de 
la Tribu de Benjamín. Jo$^ 

JARIBrHf)odeSimeoiK 
irP^r. 4. 24.^ 

J ARIM , 6' iarim : Mon-¿ 
te , 6 bosque de arboles^ £a 
Josué 15. 10.. sig:nifíca un 
monte con- una Ciudad dú 
mismo nombre al Norce de 
la Tribu de Jttdá en los-tér^ 
minos de Benjamin» 

JARIMOTH: Vid. Je- 
rimoíh. 

JASA , 6 Jassa r Ciudad 
& h otra parte del Jordán» 
en donde Sehon Rey de los 
Amorrbeos habiendo nega- 
do el paso , y dado la batan* 
Ha é los Israelkas^) fue dei^ 
rotado por ellos. Num. 2 1 • 
zy.Deut.z.iZ.Jud. ii.zo« 
Fue dada á I» Tribu de Ru 

fien. 



?4» 



JA 



tlícn , ^os, ij. i8. y deff 
pues á los Levitas inferiores 
de la familia de Merari. x« 
Par. 6, 78. £n Josué 2u 
16. se le dá el nombre de 
7^i«r > distinta de otra Ja- 
sct de la Tribu de Gad» lü 
?• 37. También se llamó 
7///4 9 ^e/x4 , y 'Jábase» 

J AS£R : Ciudad i la otra 
piarte del Jordán , dada á la 
Tribu de Gad , y .cedida i 

Jos Levitas. 7^^« ^'•37- X 
13. 25. Estaba al pie de los 

montes de Galaad , y cerca 
4Íel. Torrente Jazer que i en- 
tra en el Jordán ; y es dia- 
íCinta de otra Jaser de la Tri- 
bu de lluben^ de la que 
hemos hablado en el artícu** 

JASER : Hijo de Jerioih, 
y nieto de Caleb y Azuba. 
z« Par. 2« 18. 

jASi : Uno de los que 
dexaron sus mugeres por ser 
<xtrangeras« i. Esd. 10. 57. 

JASIEL : Hijo de Neph- 
bH*<j^»; 46. 24. 
^ JASON: Hijo de Elea- 
üar. Fue con Eupolemio á 
Roma , enviado por Judas 
Machabeo para renovar la 
alianza con los Romanos el 
año del mundo 3842» i« 
Mdc» 8. 17. 

JASON Cirineo: Escri- 



iÁ6 en cifico libros la histo* 
ria de las persecuciones de 
Antiocbo Epiphanes y £tt« 
pator contra los Judios. Es<? 
la obra ha perecido; pero 
tenenios un compendio de 
ella t que es el libro segun« 
do de los Machabeo$.2.ilií^« 
Zs 24. 

JASON : Hermano de 
On/as j ? : hombre per ver? 
so y sin religión i ambicio^ 
so y emulo de la dignidad 
de Sumo Sacerdote de lof 
Judios que gozaba su her- 
mano » la consiguió de An^ 
Jtiocho Epiphanes por 44^9 
talento!; de plata « ofrecien- 
do otros 150. por la facul« 
tad de erigir Un Gymnasip 
y Lupanar en Jerusalen , y 
dar título de Antiocbeoo^ á 
los Judios ,de aquella Clu« 
dad ; y todo le fue .conce«> 
dido. Desde luego l}evá sus 
compañeros i h apostaría» 
introduciendo los ritos y 
costumbres . del Gentilismo^ 
despreciando y desechando 
las leyes , gracias y priyiler 
gios santos y justos , que 
por humanidad y bien de la 
Hacion hablan concedido los 
Reyes á los Judios. Impuso 
nuevas leyes y ceremonias 
gentílicas, llegando su te- 
meridad á construir unGym- 

ni* 



nasio 9 y premiar i tos me^ 
)ores Épheboros , 6 Lucha- 
dores con el destino á ios 
Lupanares* Vid. Ephebea* 
Fue tanto el desorden que 
mtroduxo Jason en Jerusa* 
leo f que los Sacerdotes ol- 
vidados del altar del Tem* 
pío y y de los sacrificbs, 
disputaban los premios ini* 
quos de la palestra y y des- 
preciando el honor de la pa* 
tria 9 anhelaban la gloria de 
los Griegos, haciéndose en 
iodo semejantes i los que 
después fueron sus enemigos 
capitales. 

Celebrábanse en Tyro 
grandes fiestas cada cinco 
años en honor de Hercules, 
y sabiendo Jason que An- 
tiocbo asistia á las que iban 
4 tenerse , le envió 300. 
drachmas de plata para que 
]e hiciese un sacrificio ; pero 
los comisionados, aunque pe- 
fadores , suplicaron al Rey 
que aquellos caudales se em- 
pleasen en otra cosa , y no 
en los sacrificios i que iban 
destinados ; y condescen- 
diendo con sus ruegos , tos 
gastó en la construcción de 
Galeras de tres órdenes. Al- 
gún tiempo después pasando 
Antiocho por Jcrusaíen, Ja- 
son ie recibió con toda os- 



JA 



H$ 



tentación. Tres - anos des? 
pties le envió i Mcnelao 
hermano de Simón Benja- 
mita con una suma de di- 
nero y varias comisiones» 
el qual aprovechando la oca- 
sión , ganó la voluntad del 
Rey , añadió otros 300. ta- 
lentos de plata , y con esto 
se apropió el Sacerdocio, 
obligando á Jason que ba- 
ba cautivado í su hermano, 
á huir al país de los Amo- 
nitas. 2. Md€. 4. 8. usque 
ai 27. 

Habiendo corrido la voz 
de que habia . muerto EpU 
phanes , dio Jason uA asal- 
to á Jerusalen con mas de 
mil hombres , y se apoderó 
de la Ciudad á pesar de U 
resistencia que hicieron suf 
habitantes , tratándolos coa 
h mayor crueldad. No por 
esto consiguió el Pontifica* 
do á que aspiraba, antes 
bien lleno de rubor y con- 
fusión se vio precisado i 
refugiarse segunda vez 4 
los Amonitas. Por ultimo, 
huyendo de Aretas Rey 
de los Árabes que le quería 
prender , se pasó í Egipto, 
y desde allí á Lacedemonia, 
creyendo hallar asilo en 
aquella Ciudad aliada , cu- 
yos habitantes se tenían por 

pa- 



144 JA 

pariemes-de los Judíos : y 
allí murió miserablemente, 
sin tener quien se apiadase 
de él , ni le diese sepulta* 

J ASON : Pariente de San 
Pablo , según dice d Apos* 
tol en su Epístola á los Rp^ 
manos. Cap. i6. r. 2 1. Pa- 
rece ser el mismo que h 
hospedó en Thesalonica , y 
expuso su vida por salvarle 
en una sedidon que se le* 
vantó contra él en aquella 
Ciudad, Añ. 1 7, 5. Si es 
así , como juzga Six^o Se^ 
líense 9 Baronio, y otros» 
es forzoso confesarle chris* 
tiano ) y familiar de S, Pa- 
$Io f i quien acojnpañó i 
Corintho. Se halla en el 
Martirplpgio Romano á I2, 
de Julio. Los Griegos dicen 
fué Obispo de Tharso en 
Cilicia ) le dan el título de 
Apóstol, y lo celebran el 
^8. de Abril. 

JASPE : En la Escritura 
se entiende ordinariamente 
por una piedra preciosa ;aun« 
que nosotros lo entendemos 
por una especie de marmol* 
En el Exódo 28. t8. lo que 
la Vulgata llama Taspe , en 
ti Hebreo se dice -Z^Jíra ; y 
^cn el V. 20. lo que la Vul- 
gata llama Berilo , pone d 



Vlthrto^aspe. ' - 
JASSA : Vid, Jasa. 
JASSEN , 2. Reg. 2 } . } 2. 
ó Assen Gezonita : i. P4r. 
II. 3}. Fue padre de unos 
honibres muy valerosos que 
se distinguieron en el rey- 
nado de David. Vid. Assen. 
JASUB : De la Tribu de 
Issachar , cabeza de la fami« 
lia de los Jasubitas. Num 
26. 24. Hubo otro Jasisb 
hijo del Profeta Isaías , que 
acompañó á sü padre de 6t^ 
den de Dios quando salkS 
al extremo del aquedufto 
de la piscina superior i ha« 
blar á Acház', y consolarle 
en su aflicción por versd 
acometido de Rasin Rey de 
Syria , y Phacee Rey de Is-» 
rael. ís. 7^ 5 . 

JATHANAEL : Hijo de 
Meseleihia , uno de los Por* 
teros del Templo, i. Tdfm 

J AVAN : Qjiarto hijo de 
Japhet. Fue padre de los Jo« 
nios , í saber , de todos los 
Griegos , así los que vivian 
en la Grecia , como los que 
habitaban en las Islas y ea 
el Continente del Asía me- 
nor, llamados propiamente' 
Jomos; aunque antiguamente 
los Pueblos de Macedonia, 
dét Attico , de la Boecia» 

y 



f ' Acfaay ^ tetuatt tambieo 
el nombre de Juntos. Javan 
fue padre de £ií$a » Thársis» 
Ch^sccioi f ó Oihtm » y Dor 
^pim. GiUi, ip« 2. 4» . > 
. . JAZE& ¿ Ciudad de lo$ 
Amorrhcos eo d país de Ga-r 
}aad. 2, R€g. 24. 6. En el 
lU^o 1? del ParaItpQSienon 
24. } 1 . se le 4í el nqoíbtc 
fie j4K^r di GáUái ^ y ea el 
loispio libro 6. 8i« ^€Xiif9 
Fi^e edificada por los de la 
Tribu de Gad » que la ce* 
#eron i los (.evitas* £1 país 
vecino 9 el Torrente Arnon, 
y. el LagQ que está inmedia^ 
tp toman su denominación 
de U Ciudad, llamándose 
lauchas veces Región , tJ$ y 
«Mr i/e 7^^^^^* 

J AZIEL : Sacerdote que 
sirvió utilmente, á Diavtd en 
sus expediciones* i.Pár. tz. 
3^ It. un Levita » Portero 
4el orden segundo , que 
Mistió á conducir el Arca 
%H Tabernáculo, i* Far. 
15* t8. 

. ;. JAZIZ : Agáreno , i cu-; 
yo cargo estaban los reba-* 
Sos de ovejas de David. z« 



JE 



«4S 



•-•^ 



* < 



JE 



::,JEA»ARÍM : DesfiU- 



fieros dé Abarim. Uno de 
los campamentos de los Is- 
raelitas en el desierto que 
fiei\e el de Moab por el 
Oriente. Nff fii. 21. ii. Eu 
el tpiaodd libro cap. 3 ; • v. 
44» y 45* s^ escribe 'Jieabx^ 
fíiTp. En Jeabarim terminaba 
la Tribu de Rubén por el 
Mediodía* 

^ ^ JEB AH AR : Hijo de Da* 
vid » habido en una de sua 
concubinas en Jerusalen. 24 

. JEBLA AM : Ciudad opu^ 
lenca de la media Tribu dé 
Manases cerca de Gaver» 
i esta parte del Jordán, 4^ 

R€g. 5^. 27. J0S. 17. II. 

Jud. I, 17. Puede ser U 
misma que BaUém , de que 
se hace mención i , Par. 6^ 
JO. que fue cedida á Ips 
Le\'ius de la familia de 
Caath. - 

/ JEBNAEL: 6 Jcbncel; 
Ciudad de la Tribu dcNcpht 
UU 'y poco distante del Jor* 
danj 4?ia el' MedÍM>dia, 7^^* 
19^ 35vPuede ser la Jabníi 
o Jamnía de Josepho en Ga* 
lilea. 

. JEBNEEL ! Ciudad ma-» 
rltim^ «que fue primero com* 
pcehei^dida en la suerte.de 
la Tribu de Judá , y des-^ 
pues en la de Dan. 7^^« < 5* 

T ii; 



$4^ 



JE 



1 1 • Parece ser lo mi^mo ^cie 
Jamnia. Vid. Jamnia* 

JEBSEM : Hijo de Tho- 
la , y nieto d« Issachan i. 

' JEBOC : Vid. Jabee. 

JEBUS : 7a/. i8. 28. 
^ud. 19. 10.: I, Par. II. 

4. Jerusalen. 

JEBUS , ó Jebuseo : Hi- 
jóde Chanaari , y padre de 
los Pueblos de Palestina- Ih'- 
msídos 'Jebuseos. Gen. io^i6i 
Habitaban en las itioncañás 
y <:ercanfas de Jerusalen. 
^0s. I y. (Í3. Ei*an muy be-í 
Ikosos , y pdseyeron a Jé-* 
rusalen hasta que faéróa 
vencidos por David. z« Reg. 

5. 6. 

JECEMIA: Hijo de Je- 
chonias » de la faúiilia Real 
de Judi. I. P4r. 3. 18. 

JECHELIA : 'Muger de 
Amas/as Rey de Judá , y 
madre de Abarías. 4« Reg. 

3f ÉGHOm AS, antes Jí»;^' 
4qum í Hijo de Joaquín Rey 
dt Judá, y nieto de Jdsíte; 
I. Par. 3, 17, Su madre 
llamada Nohesta , fue hija 
de JBInathan de Jerusalen. 
Después de la muen^ de sU 
padre e^tró ií reyhár M te-^* 
msaleil de'edídde iS.anof; 
pero •Ilij.reyná masque tírel 



1^ 

Ineses 'y diisz días. Imitó i 
su padre en las maldades y 
perfidia , que castigó Dios 
línviatido i NabuchodonoMX^ 
con su exército sobre Jeru^ 
^len. De'scónfianido Jecho- 
nías de sus fuerzas , y aconi^^ 
sejado del Profeta Jeremías, 
salió al encuentro á Nabu** 
ehodonosor^con sú madreí 
criado^ , gefes y eunucos^ 
entregándose todos « baxo lá 
condición ( según Josepho ) 
de que no había de causar 
da^a alguno 4, la Ciudad^ 
niá siÁ habitantes. Recibió^ 
hi el Rey de Babyloniái 
Ibas viéndose vencedor , sé 
olvidó dé la condición , y 
rpbó los tesoros del Templó 
y de la casa Real > romí^ 
piendo los vasos de oro ^ue 
habia hecho Salomón parii 
el culto del Seíior , y Ileván«¿ 
dose todo lo precioso de Je* 
rusalen , sin dexar allí mair 
^ue a^unó^ pobres de ll 
plebe para que tiiltivas^n J* 
tierra. Hizo cautivos i co^ 
dó^ ios "^Prínclpes con ió3* 
soldados escogidos , y lle4 
vándose todos los artifices/^ 
menestrales , em^i^^ ájecho^ 
nías con su madre , muge» 
res y eunucoi- S Babyloniay 
nombrando por Rey de Je- 

rfáÜAeñlÁ Mü^anias cío de 

J¿a* 



•dolé.eUnombre de: Stieciái. 
d|.. Ii€g. 24. 6. Jecíhopias sa* 
¿á6 uDa prisión de 3 7* años 
hisiA ^tté Evirlmerodacti su^ 
cesar dci 'MAhuchodQÓosor 
Jr pasaM libejniftd , - discin'^ 
jguiéndole eétre los primeros 
^nctpes)id& $u Corte, Je^ 
«chonías fiíe ui\o de los as* 
ceodienKs de . Jesut^Cbris* 
(ttíi:s^iin: Ik rjúísút. Mjtb. 

«^b: fAuniqui^ hsmos^ldicho q6e 
Jechoaías iencró áreymir de 
*t&í áñór^ y ' no irynó mat 
^ue' trés^oieses. ^ iseganrlo 
ifue^seÜict .om ek kigaf xhtf^ 
do;^d^eBi6s preyen¡fi:^:jqué 
quando sé dice ^n. ef Paralí* 
pomenon que empezó á rey* 
aai^ de 8. años , se debe en- 
cender que ¿d^sde entonces 
ttiyéóúon sü padre jy>q^ati<« 
i|o.en.Tlos Keyes'^se afirma 
que tenia 1 S. años ,> y? rey* 
nó'soios tres meses» se.ha-^ 
ci: relación .á SU' reynado ab? 
tdiito í. después del la<inuert 
H,iÍQ ' Joaquín} ^su^padre; • - 
9i' Jeremías 2¿; ;ó llaroaá 
0té R^ey estéril ast en vprosi 
p^ridadesi como en hijos que 
•cupasen el tronó. £0 efedo 
4los tces'meses y diez dias dé 
i u reyíiado cayd en la cscla<» 
vícud ien(que murió ;. y «un-* 



JE 



ur 



ifSt tnvp i Salatbiel padre de 
Zorobabel que volvió coa 
1^' honojrcs de caudillo de 
ios «que regresaron de la 
ttutividad j no: llegó i tener 
dtt^iilo de £Ley., ni nin^ 
guiño de. sus descendientes^ 
msta que Jesu- Christo > ver^ 
dadero Rey de los Re^ 
yes ) vino á este mundo ea 
U mayor humildad y po* 

i Ka por esto dexó de cump 
fJIrse -: la ^ palabra de Dios» 
que habla prometido á Da- 
vid perpetuar el trono en 
•ir'cisa;.2. ^eg» j^ 16. Pue5 
bunque fahó^en lo tempte 
f aL^ i {Torque.' en .esta, partfe 
dependía de su fidelidad ea 
Ja observancia de Jos divinos 
preceptos , como condición 
p¡recisai.q^& nóícúnoplleron 
su» sucesbrei ^ perseverd^: y 
seri eterno en su casa }& far 
n^ilia ed Jo espiritual > que 
era eWerdadero sentido deja 
promesa. Asi , después de ba^« 
bar pTAnudciado el Profeta la 
d«g(^aci<mde la! posteridad 
de Jechodías., se «leva, al 
reyno espiritual de David^ 
prometiendo la venida del 
M csiVs de su familia » justo, 
sabio., y^ amante de la justi*^ 
da , que salvaxá á' Judá ^f}(| 
hará que Isírael viva en paz» 

T a y 



14^ JE 

y con seguridad^ Jn^ ^* 

JECMAAMxQtiartohijo 
de Hebron. i.Vdt. 23. 19. 

JECMAAM : Ciudad de 
£phraiiB , que fue asignada 
á los Levitas de la familta 
de Caatb. i. P^r. 6. 68. Se 
liabla de la misma. 3. íiig. 
4* 1 2. Vid. Cibsaim. 
- JECNAM : Ciudad de la 
Tribu de Zabu!on , cedida 
á los Levitas de la familia 
de Merari. ')$$. 2i.' 34. £a 
^1 mismo libro 19. 1 1« se 
llama 'J€C9M. Aotiguameme 
fiíe Ciudad Real sita junto 
•1 Torrente CisoÑ ¿aja di 
Mediterráneo cerca del Car- 
nelo. Es la misma que 7^* 
^4nám del Carmelo. 7^^ 

12.22. 

JÜCSAN: Segundo hijo 
de- Abraham y Cethura , que 
se cree haber poblado una 
Izarte de la Arabia. Gtn. 29* 
Z. Los Árabes fe reconocen 
por cabeza de su nación ba-r 
xo 'Cl liombre de. tLáhtMm 
Habitó en las Provincias que 
están al Oriente de fiersabé, 
esto es , parte en la Arabia 
feliz , y parte en la desierta. 
Tuvo dos hijos 9 Saba y Da- 
dan' que habitaron el mismo 
país* ití. V, }. ; 

JECTAN: Pnmc? iigd 



JE 

<lé Heber. Tuvo trece hijolf 
Elmodad , Saleph ^. Asar* 
moth , Jare 9 Aduram ó 
Adoram , Uzal 6 HuzaJ^ 
Decía » Ebal ó Hebal , Abi«> 
nuel , Saba ^ Ophir , Hevia» 
la , y Jobab. i. ?át. i. 2o» 
Haintaron en el monte que 
está al Oriente del caminó 
que vá de Messa á Sephar* 
Gitt. lo. 2f . S^id. Messa. > 
.V JECTEUEL :. Castillo 
fuerte sobre una roca , qw 
oAmasías R^ dé Judá tomó 
i los Idumeoí después d^ 
haberles muerto io8. hoiO* 
fares en el valle de < las Sal;^ 
oas^ 4» Kig^. 14. 7. Antes !|t 
llamaba Ptttd. tu. Eá el U« 
bro 2? del ParaHpomenoa 
25. 1 2» se dice que además 
de los io9. hombres- que 
mató. Amasias en aquel va^ 
He ^cogieron les de Judi 
ceros io9; prisioneros ^ y^ 
los precipitaron desde untf 
roca » que según Ensebio 
era. la Ciudad de Petra. Ei 
moy probable que Amasias 
esteodió sus conquistas has« 
f a aquella Ciudad , y * que 
la di6 el nombre de Jicnbilp 
esto es 9 obedienría mí SíSqt^ 
para significar que por ha^ 
berobedecidoá Dioshabia al» 
canzado la viftoria de los Idn« 
meos 9^ hecho la.conquiscaé 

JEC- 



-' jfECTHÉt : Chidjd d^ 
'k Tribu de Judi en las lU- 
lluras de los Amorrlieoi; 

JEDAIA : Hijo de Azo- 
"Óiaph , de familia Sacerdo» 

tJEDALA: Ciudad de k 
'Tribu de Zabvlon. 7^'* ^9* 
15. Algunos la llaman 7'* 
Í4ba. 

-; lEDDQA : Hío de Jo* 
«athan. z. Eséi iz. luFue 
Sumo Sacerdote y Gefe de 
-familia hasta el rey nado de 
Í>ario Condomano Rey de 
t^ersia. ibu r. 22. Es el mis- 
ino que Jaddus ó }addo« 
• JEDDU: Natural 6 des^ 
t^endience de Nebo. Uno de 
l€>s que dcxaron sus muge- 
tes en tiempo de Nehemias 
por ser extrangeras* i • Esa. 

fó. 4). 

V: jEDDÜAi Uno de loi 
^e firmaron la aHamza con 
(¿í Señor por disposición de 
Hebemias y Esdras. 2. Esi. 
rí^ zt. 

JÉDBI : Gefe 6 Prfncípc 
4e U segunda clase Sacer- 
doral. r¿ Fdt. 24. jw 
'^ JÉDIHEL:HijodeSam. 
ti , y hermana de Joba de 
k Tribu de Manases. Uno 
de los mas valerosos sotda- 
idos dd exéfcito de David« 



jffe 4r49 



«■*'j 



- 1 • fáfd ir 1 • 24. Del cxérci« 
to de Saál se pasó al de 
David quándo estaba en Si^^ 
celeg , sirviéndole con grao 
fidelidad. IM» r. 12. 2o. 

JEDLAPH : Hijo de 
Meicha y Nachor , y sobrino 
de Abrahan. Gm. zz^ zz. . 
JEGBAA : Por otro 
nombre ^etbéiÁ. Ciudad ree- 
dificada por los hijos de 
<Gad en los términos de su 
Tribu. Nfiiif. 32. 35, Judm 
8. II. 

JEGEDELIAS : Padre 
de Hanan. La Escritura le 
di el título de hombre de 
Dios 6 Santo.: Jcrremias iii* 
troduxo los Rechabiía» ea 
el Gaxophilacio de lo$ hi^oi 
de Hanan , y los convidó 
con vino por 6rden del Se* 
ñor. 7^r. 35* 4« 

lEHlAS : Levita compt* 
Aero de Obededon que asish 
tió i la translación del Ar« 
ca quando David la hizo 
transportar á }erusalen. i» 
P4f. 15. 24. 

JEHIEL : De la Tribu 
de Rubén. Prfncipe de fa« 
milia de la misma Tribuw 
I. Far. 5. 7. 

JEHIEL : Levita residen- 
te en Gabaon. i.Pitr. 9. 35« 
£n el mismo libro 15. i^é 
se -hace mención de un Je- 

hie! 



hiél Ldvtta y qu9 ¿há^ tn ti 
segbndó újrden como Porte* 
. ro quando > David llevó \tl 
Arca Á Jerusalen. 

JEHOVAH : Nombre 
¿t Píos inefable y miste- 
<i4oso. ^thowb significa W^ilr 
es y cxÍHg f$r ^sí msm9 , y 
Itd el iér j la existencia d to^ 
das las cosas. Esta palabra 
nuoca la pronunciaban los 
•Hebreos*, ya por respeta, 
ya porque- fio sabiati su ver- 
dadera pronunciación ; pero 
usaban de su' equivalente il^0* 
nai. Vid. Adonai. 

JEHÜ : Profeta , hijo de 
'Hanatíi. Fut enviado por el 
•Scñoi' i Baasa Rey ¿c Isr 
^áel i para anün<;iarle las 
Vlesgracias y calamidades que 
había de padecer su casa y 
familia. }• Reg. 16. i. Ir* 
ritado Baasa di6 muerte al > 
Profeta*; ibi j. aunque $e« 
gun el Hebreo , puede du- 
darse si fue Baasa el que hi» 
«o dar muerte í Jehu , á si 
el Señor quitó la vida á Baap 
fe^, según Galmet ; porque 
cerca de ;o. años después 
i)n Jehú hijo de Hanani fue 
i reprehender i Josaphat 
Rey de Judá por órdbn del 
Señor. 2. Par. 19. 2. £1 P* 
Jacobo Tyrino es de sentll: 
que eíjehu. desquita scrha*- 



JE 

aMáf :ch ¿1 2? • dtlí Paratfpo^ 
menot) 1 6. 7. es distinto 4f 1 
.Jchá hija de Hanáni., qiy 
mucho después salió al enw 
cuentro al Rey Josaphat. 
-2. Far. i9« 2m En. esto 119 

hay mucha di^cultad i fSf 
:serrirauy frjeqüenu vbaj^rse 
padres é. hijos que conyí^ 
nen en los nombres de unos 
7 otros, . .^ 

JEHP: Hija jde Josa* 
^hat y nieto de Naiim.> 
General de las tropas de Jo^ 
ram Rey de Israel. Fue desh 
tinado por el Señor para, r^yjr 
nar sobre Israel , y vengar 
los delitos: y maldade$ de|| 
icasa dé Acfaab» Bab¡A Dios 
mandado i . Elíseo KAgifr 
se i Jehú por Rey de Ist- 
rael; 3. Re;< 19. i¿. perp 
Elíseo dio esta comisión -i 
uno de los hijos ó diicipiv* 
los de los' Profetas. 4»'K^;« 

Hallábase Jehú como Gtt^ 
neral del exército de Joram 
£n el sitio de la Ciudadide R^f* 
inoth de Galaad « quand^ se 
presentó un Profeta joven qu« 
le llamó á parte ,. yiUev^Qt 
dolé i una pieza retirada 
sin que nadie lo pudiese ob« 
servíir, le ungió la cabe;za., y| 
ie dixo en nombre idel Señor: 
Yo. te ungí Rey ^ l$rae]: fiif 

ter- 



n 

r . » . 

terminarás la casa de Achab, 
y vengaré la sangre de los 
Profetas que fue derramada 
por Je2abel : yo acabaré con 
tódá su familia , y la trataré 
tomo á la de Jeroboam hi- 
jo de Habat , y la de Baasa 
hijo de Ahiu : Jezabél será 
comi¿^ de los perros en el 
campo de Jetrahel, y nadie 
1^ dará sepultura. 

' Hecho esto abrió h puer- 
ta el Profeta , y se ausentó 
iíh detenerse un instante, se- 
gún se le babia prevenido» 
Volviéndose Jehu al con- 

[feso de los Oficiales , le 
jVeguntaron qué había de 
nuevo , ó quería aquel hom- 
bre que le habia llamado 
ton tanta precipitación , que 
paveciá loco ; Jehú resppn*. 
díó que ya lo< habrían cono- 
fidó, y asegurando ellos que 
nada habían podido enten- 
der, les reveló el secreto, 
dkiendo había sido ungido 
^ór Rey. Inmediatamente 
5¿ kvántaron todos > y to-* 
Aullido sus capas , las pusie-^ 
Ion á sus pies formando 
ñha especie de trono , y to- 
cando la tit)mpeta le pro- 
clamaron Rey. Jéhá tomó 
Jáfamento de túáti de per- 
si^guif i Joram qué se halla- 
ría efatbncti en Jeuahel cu* 



^ 



«SI 



ríndose de las heridas que 
había recibido en el sitio de 
Ramoth ; y para que no lle- 
gase i entender lo que pa*» 
saba en su exército , mandó 
Jehd que no se permitiese 
anadie salir de la .Ciudad, 
encaminándose él inmediata- 
mente á Jezrahel para sor- 
prehender á Joram. Llegan» 
do cerca de Jezrahel con su 
iomitiva , un centinela avi- 
só á Joram de que se divi* 
saba una partida de solda- 
dos que se dirigia. á la Ciu- 
dad en diligencia. Joram en- 
vió un Oficial en un carro 
para que se informase qué 
gente era aquella ; pero jéhá 
sin responder al Oficial , le 
dixo que le siguiese , hacien^ 
do lo misino^ con otro 'que 
también fue enviado coh 
igual comisión. Avisado tam« 
bien Joram de que el segun- 
do Oficial no volvía , y .que 
h$ señales eran de ser Jehú 
el que iba, salió en su car^^ 
ro , y Ochozias Rey de Ju-- 
dá que había ido i visitarle, 
en otro i y habiéndose en* 
contrado en el campo de 
Naboth de Jezrahel , pre- 
guntó' Joram i Jehú si ha.« 
bíá paz , y le respondió: 
jque paz podemos esperar 
mientras subsisten las mal*^ 

da- 



tí: 

dades^ prostituciohes y ftbo* 
minaciones de Je^abel cu 
madre \ Apeoas^oyé es^o Jor* 
ram volvió U espalda hur 
yendo con precipitación , y 
le dixo i Ochoms ttAkion^ 
traici0n., A este tiempo le 
disparó Jehu una flecha » y 
Je atravesó el corazón » que- 
dando muerto en el carro. 
j^.R£g. 9. 15./ sig. Jeh6 
mandó arrojasen su cadáver 
en el campo de Nabotb de 
Jezrahel , para que se cuab* 
pKesela profecía de El/as* 
-3. tug. 21. 19. 7 2Z. $8« 
Ochozias se puso en fuga» 
y siguiéndole Jehd dló or- 
den de que le matasen. En 
cfcifto fue herido mortal- 
foente al subir á Gaver cer- 
. carde Jeblaam » y murió eo 
Aíagedo. 4. Reg. 9. zj. 
» Entrando Jehúen Jezrahel 
salió Jezabel á una venuna 
muy adornada y coospues- 
ta i y dixo : 2 Podrá tener 
buen ím Zambri ,, esto . es 
Jehu , que como otro Zam* 
bri j. Reg. 16. 10. quitó ti« 
ranicamente la vida á su pro* 
pió Rey? A esto levantó la vis- 
ca Jehu y y preguntó, ¿quién 
era aquella nduger i Asoma;* 
ronse dos ó' tres Eunucos 
que estabaa con ella » y les 
mandó que la arrojasen por 



Ja ventana. Obedecieron al 
in$tac)te , precipitánflola 9 y 
fue atropellada por los caj 
ballos. Entró Jehu i córner^ 
y en breve rato fue devor^* 
da de los perros , según U 
predicción de EUas : j. Reg. 
21.23.de modo que quan^ 
do Jehu mandó recoger el 
cadáver para darle sepultura 
no se halló sino la calavera^ 
los pies 9 y los extremos de 
las manos. 4» Reg. 9. ^o« . . 
Escribió Jehu á los Pr(n^ 
cipes y Magistrados de Sa? 
maria eligiesen el que mejor 
les pareciese de los setenrá 
hijos de Achab para sucesor 
de su padre , y le defendie* 
sen; pero acobardados con lo 
que babia hecho con los do^ 
Reyes , respondieron que 
eran de Jeh^ , y le obede- 
cerían en todo. Si sois mios^ 
les volvió i escribir , quitad 
la vida á todos los hijos de^ 
Rey , y,eiiviadfne,sus cabe* 
zas. Asi lo executarofi pun« 
tua:lmente ; y haciéndola^ 
poner á la entrada de ia( 
Ciudad f convocó el Pueblo 
para que viese cumplidas las 
amenazas del $eñor cpofir^ 
h cas4 de Aohab.,Des|^ttea 
mandó qtútar la. vkU.i to« 
dos los paríence$;^e Achabt 

su$ n*>¡gQ$ y corusaww,.v 



# Us "Sacerdotes (Jtpe hAiAk 
Redado ca Jezrahek 4. Rtg. 
lo. !• / %• Pas^ luego á 
Samaría , y habiendo halla* 
do en el caroioo los hernia- 
^lios deOckozMsique iban í 

J^rabel á visitar á ios hijos 
del Rej ydekí Reyíta» cuya 
muerte ignoraban 9 Jehú los 
hizo prender , y degollar 
toda la comitiva ea u^a cis- 
terna cpoúmero de 42. hom- 
bres. Mas adelance halló i 
Jonadab hijo de Recliab , y 
haciéndole montar en su car- 
ro , le dixo , que le acompa* 
fiase , y vería -su zelo por d 
Señor. Apenas entró en Sa<» 
mar ¡a hizo dar muerte- fí 
qiiantos paríemes de^ Achab 
se hallaban en aquella Ciu* 
dad sin dexar uno. 
,f Jüntó^ehPmeblo , jl di- 
ciendo que Aicfaab habla da^ 
do algún culto á BaaL, pero 
que^l qtkíría' darle mucho 
OKis, mandó' congregar to- 
dos los Sacerdotes y Profe- 
tas deBaalViAe dotKÍeqtiie* 
r^ que estuviesen , . baxo la 
pena de muerte , para cele* 
brar una fiesta muy soIém« 
oe« Estando juntos ios Sa- 
cerdotes en el Templo » les 
mandó ponerse sus vestidu- 
ras 9 y que cuidasen de qu¿ 
00 hubiese entre ellos algu« . 
T9m. 11. 



JE 



353 



^ icgH no fuese de su pr6«* 
i^síoti. Hecho esto , dio ór» 
den á 8o. soldados que ter 
iiia prevenidos á la puerta^ 
los pasasen rodos i cuchillo. 
DejgoHados los Sacerdotes 
' de Baal , su «scatua fu< hc^ 
cha pedazos 9 y arrojada al 
fti€go 9 y el Templo desirui- 
4oy destinado i ser perpetua 
y pública cloaca , quedan- 
do por entonces enteramente 
abolido en Israel el cult^'de 
BaaU Jehú murió en Sama* 
ría y y fue sepultado coa 
sus padres , sucediéndole eti 
el trono Joachaz su hijo. 4« 
Htg. K). 12, j sig. . ' ;. 

La Tenganza qtre Jebá 
tomó de la «casa de Achab 
fue sin duda del agrado del 
Señor , que. expresamente 
aljA>a sú industriar y coa^ 
do&a ''tá esta ^patte 9 '^re4- 
mi^dola con la permanen^ 
cta del trono <en su familia 
hasta la quarta generación» 
como sé verificó en Joachaz» 
Joas , Jeroboam II? y Za- 
charfas ; ^ero reprueba. ha^ 
ya permitido subsistiesen<lot 
Becerros de oro en Bethel y 
Dan. Ibi. Por esta negligen- 
cia , y ios pecados de ido- 
latría que después cometió* 
ron Ips hijos de Jehú , di* 
xo. el Señor por su Profeta 

V Oseas 



.154 



m 



Oseas i; 4, .qu^: Wmvfa 
«igual :yengai>Z4 de la ca^sa de 
Jehú en el valle de JezraheU 
^£n efedo ^ desde entonces 
.empezó HaiaeJ Rey de Syr 
jñíL i perseguir ilpjs.Jsrael.ir 
^ai » hacréndoles Aqcábles 
idaños deisde ^1 Jordán rpor 
todo el país deGalaad» Gad, 
^uben y Manases» 4. Re¿» 
-10; }2. 

: Sobre el medio.de que Se 
yálió^Jehá para descubrir, y 
acabar de una vez cpn ^tor 
dos los Sacerdotes y cría- 
dos del Templo de Baal, 
discurren los .Autores coq 

« 

alguna .variedad y ajunque 
aia atreverse ninguno 4 lien- 
surár de mala una acción que 
aprobó Dios , como confor- 
me en todo xon su vpluntad» 
v».$o. Sin Agustiq cavrtí^ 
fnendac. c. >&..qo duda ^t? 
mar. que aquella etpresiori 
de Jehu : To he de dar major 
(ulto ¿ Báal j fue una menti- 
da oficiosa .; pero nadie puer. 

de graduarla de pecado, mof^ 
cal; porqye San Gerótumo 
y otros le excuaan^de ét ex- 
presamente ; ya por su bue* 
na intención » que solo coa 
esta astucia pudo ¿xtermir 
»ar de iin:;.golpiB los^> Sácere* 
d0te;s dé ;Ba«l; ya porque la 
palabra Bdal fq}xt significa 



^ . 



JE 

^if¡tr,\j -e$- equivoca ^ Diós 
del .Gifilo y, J^:;tierra , dbc 
quien hablaba Jehu en su 
segunda intención , y al ido* 
lo de los Samaritanos, pctr 
.donde babiá empezado su 
discurso. Y finalmente, por- 
que obró die^bu«^na fe y con 
redo zelo ; y si hubo algún 
escándalo fue tan leve y brcf 
ve, que al instante hizo ver 
en la. obra la verdad de st 
jreligiosQ corazón. Esta acf 
cion no es de aquéllas regiH 
lares que debemos imitar eo 
todas. 5US partes , sino ex* 
jtraordkiaria , dirigida por ua 
impulso, superior ; y següo 
parece, consultada, y coa 
ía aprobación de Jonadab, 
hombre muy religioso y pru- 
dente. .'. i .. . . . . 

. J^HÜ: Hijd de Obcd, 
ylpacke.de Azár^. i^¥4r» 

2% 38.'.' i '.*^*1íj:' í '' • ', 

f JEHÍJ: Qiiarto hijo de 
Roboam Reyxhf Judá, y df 
AbihaiK z. P<lr. -isi. 19, . 
' JEHÜS : Hijo segundo 
de £sec , y sobrino de Asel^ 
diéscendiente del Rey Saúl* 
I. Par. 8, J9. 

JEHÜS : Hijo de Esaíi 
y Oolibama. Gen. j(í. ?.. 

JEHZIEL : Hombre va* 
jerosdqne se agregó á David 
en Siceleg. i. ?áu 12. 4. ; i 

. JE- 



3E 

-'í JEMAIb «i ja tfef íliolft 
y nieto de Issachar , Gefe 
de familia, i. ^át. 7. z. 
'^*- JEMINI : Lo mismo que 
9enf4min. 'Así quaíndb sedís- 
ce'que Genü abuelo de. Aod 
era hijo de Jemihi i 'Jad. 5^ 
15. debe entendei-se de fá 
Tribu de Benjamín. La tier- 
ra de Jemint i. Rfg. 9« 4^ 
ts la de Benjamín. Todo 
se evidencia concordando 
dos lagares del libro de £s' 
ther ; pues en el capítulo 2? 
V. 5. poniendo la filiación 
de Mardocheo , se dice que 
era de la íahnilia ¿ Tnbu dú 
Jemtni ;» y* háciepdo^ia^^s^ 
ma descripción en el capí-^ 
tulo 1 1. 2. se afirma expre- 
Sámente. qi)e era de la Tribu 
dé Benjaniin.' - : * :..: i 
JEMLA : Padrefdel' Pro* 
leta Miche^sl'^fjReg; tz\ 8Í 
- JEMN A, 6 Jamnc.- Pri- 
mer hijo de Aser , cabeza 
de la familia de los Jetntiai«* 
ús. N«m. %6.' 44. £n t\ Gc^ 
ndsis 46. '1 7. sie llama Jdmnéí 
í JEPHL AT í Hijo de Hcí 
ber , y padre de Phosech,- 
Chamaal y A^oth , descen- 
diente de Aser. i, Pdr. y.* 

^ JEPHLETI 'i 6 Jefleti : 
Ciudad y término'de los hi- 
jos de Joseph en la Tribu 



•.!•• 



thD^pfaraidi'iT Bónrentd;:7^^* 

lo* ^i ■ ■-' '» ■•* • 

JEPHONE : Pídfc de 
Caleb vde lii Tr¡bu:de Jud4 
Num. 13. 'j'^J¿tj>t^;''6\,Xi^ 
/un 4Í xy»' r ri.. . .í 

JEPHONE : Hijo de Jc^ 
ther f de la Tribu de Aser» 
tino de los Capitanes Gene« 
tullas del exettito de David; 
Ir Par. 7. 58.140;: > 

JEPHTHA: Ciudad d^It 
Tribu de J\idá. J0f. ly. 43; 

JEPHTAHEL, >/. 19* 
14. y Jephthael : ibi y. 27. 
Valle con un rio del mismo 
ilombré 9 qi|e. mediaba entre 
lás' Tribus dQ'? Zabulimv^ 
Ascré - 

JEPHTE : Juez de Israel; 
«ueesorde Jair en el^obien» 
liotVlel Pueblo; ^ue;htjo éx^ 
pulr&o 'de iGaiaad 9 habido en 
una mígér ^ común' , -y foá 
ronsigufenre excluido ,por U 
fey {D^ür. 23. 3.) de todo» 
liM derechos del * Puébíto ide 
Israd; Aunare tttgó'-i-jüarí 
gát^l Pueblo i7pórdísperf'í 
sación d¡viná\ ;come' vér^« 
liips luego , resentidos los hi* 
jos legítimos de Galaad , no; 
deicábín de Molestarle , dM 
ciiíf)dé^ que "estaba' [irivádd^ 
dth^iieféñeU de su piadre^ 
y para evitar un mehospr^*» 
do y afrenta continuad;^ hu- 

V2 y 6 



?S6 JE 

yó al paTs de Tob » en iSoút 
de se le juntaron algunos 
vagos y sddados mercena- 
rios 9 sirviéndole coma i su 
Ccfc y CaudHlo. 

La palabra htTMndnttif 
de i}tie usa la Viilgaca ^ tie- 
ne varios significados 9 co« 
mo Utranes ^ que un*as veces 
se toma, por ladrones que 
roban : otras por cazadores. 
Tng. Vé. 12. Los antiguos 
llamaban Utrgnes i los sol- 
dados asalariados que ser- 
vían por estipendio ;,y Var- 
fon piensa se les dá este 
nombre por equivalente á 
tat€f§n€S p porque .regular* 
mente acompañaban á los 
^Emperadores gaacdanda sus 
costados.. En este supuesto^ 
y la repugnanCra que hay 
tB bacer Capitán* de ^vi^do* 
kros y ladrones 4:Jephcet 
Cuya- piedad y probidad de 
co^lpmbres,. magnaoimtdad 
j-.p^i^ militar es nocoriai. 
y: /ire(i0{tiiendaii' los Sampl 

Pad^e^ y £.xpo$í«ores ,, «sa* 
mo» de h :^^hbtz toldddúp 
en lugar de salíeaioref que 
fkx^ct corresponde al latin 
Uffoánantes^ Y para que na 
se; créfti voluntaria est^' isx-^ 
posición vÚi. AabfOS. Ca- 

Vlcodose los Israelitas 



que bábítaban i\i otra par* 
te del Jordán oprimidos de 
los Amonitas » enviaron los 
Ancianos i Tob en donde 
estaba Jephte , i pedirle so* 
corra contra ellos , y ofre^ 
déiidole >1 gobierno de su 
Pueblo^ Respondió Jepbte» 
jcómo habiéndome aborre» 
cida i y desechado de la ca? 
sá de mi padre y me buscáis 
ahora obligados de la nece* 
sidad I Confesaron iban pre? 
cbados de la opresión que 
padecían y y persistiendo en 
sus ifistandas, consiguieron 
íkese á defenderlos i protes« 
tanda cumplir b palabra de 
hacerle Juez de Isjael» 

Reconocido Jephíe poC 
Principe y Gtk y Juez de 
Israel; después de haberlo^ 
concitado* '€00 et Señor en 
Maspba ^ envió enoisártos al 
Rey de los Amonitas pre« 
gttntándole, ¿qué motivos 
test» para dieclararle la guer* 
ra^ entrándose en su país? 
Respondió el Rey que todo 
lo que habia desde Amón 
hasta Jaboc y el Jordán era 
terpitorio suya que le ha-' 
bian usurpada los Israelitas 
quando sah'eron de Egipto» 
y ésfkrabé se ló^ restituyese 
de l^ena fa Repkió Jepbte 
la embaxada , demostrando 

con 



JE 

ton razones solidas y efic9« 
€€S los justos tínilos con que 
los Israelitas poseían aquel 

Sis f á saber , por derecho 
conquista verdaderamen- 
ir tal , por voluntad de 
Dios que les habia dado h 
ifidoria 5 y por la posesión 
de 300, años , sin haber si- 
do nunca' reclamada*. Por úl- 
fimo > no pudiendo' conven- 
cerle í que desistiese de sa 
empresa V m^ovido deh£spí- 
ritu*Sanro».y dando la vuelta 
al rededor de Gala^d , Ma« 
Bases y Maspha de Galaad, 
ad llegar á los confines de 
^jftmnKHi' , hiza voto de ofre- 
cer en holocausto al Señor 
«r primero que saiiese de su 
casa quanda volviese í e\h 
irsíftorioso de los AmonttaSé 
r Peleó con tan feHz sttce^ 
so- que ios vencid» tomin^ 
doles veinte Ciudadcs^ desde 
Aroer hasta Mennith y Abeh 
y^ volviendo triunfante , al 
entrar en Maspha en> donde 
tcínia su habitación Y vró i 
M hija ánica qte salia^ á re- 
cíbír/e cantando y d^n2an>- 
do ,1 la qua^, según Philony 
se llamaba ^rf/^ y y la mani* 
iestó su v^to lleno de do"- 
lor y sentifliienco. Oyéle 
Seila con serenidad de ani- 
mo » y esforzándole i qu^ 



TE 



^57 



hr cfunpUese » le pfdió dos 
meses de término para an- 
dar por los montes con 
sus compañeras llorando so 
'vh'ginidad. Concedida este 
permiso , y cumplidos los 
deseos de Seifa , al fin de 
los dos meses se entregó i 
su padre para que execuuse 
lo que habla ofrecido* Cum- 
plió Jephte su promesa , y 
desdé entonces lloran las Is- 
raelitas todos los años por 
quatro dias la hija de Jephte 
Galaadita. Jud. » i. per top^ 

Los de ia Tfibu de 
JEpbrafm emules de laf gJo* 
rta de Jephte por la^ vídoría 
que habia conseguido de los 
Amonitas t fueron tumultua- 
riamente i darle quejas « y 
tomar satisfacción de qiie no 
los hubiese llamado* para 
aquella- exp^edicion y amena*» 
zándofe con que pondrian 
fuego á su casa. Satisfizo i 
sus quejas , redarguy éndolos 
ton que habienda pedido 
%\t socorra, y no queriendo 
dárselo y te habia sido íor- 
20S0 exponer su vida-» y dí- 
rigifse contra ios Amoni- 
tas , debiendo la viétoria al 
podlsr de Dios, Convocó el 
Pueblo , y peleando contra 
los* de Ephraim , porque ha- 
bían hablado inal> y hecho 

bur-* 



15» JE 

''burla de los de Gátaad , UA 
derrocaron ocupando los va- 
dos del Jordán por donde 
habían de volver a su país» 
iQuando intentaba alguno 
pasar el río le preguntaban, 
j si era de £phra¡m ? y si 
respondía que no , le man- 
daban pronunciar ScibboUtbf 
t)ue significa espiga. El que 
decia SibboUth y y no Sclbbo- 
leth era degollado al instan* 
te; y de este modo pere- 
cieron en aquel tiempo 4Z®* 
de £phrdim. Fue seis años 
Juez del Pueblo , y sepulta- 
do en la Ciudad de Galaad, 
lucediéndole Abesan de Beth* 
iehem. ^ud. 12. per tot. 
" Aunque el voto de Jeph- 
te tiene la nota de irracio- 
hal é indiscreto < por lo que 
ho solo no (debpmps imitar 
su exemplo en la promesa^ 
Uno que somos .instruidos 
)»ara no hacer jamás votos 
lin reflexión y pefeélo.co¿ 
üocímíenco de las pbligacio* 
fies en que j>or .ellos íios po- 
nemos) San Anselmo y otros 
excusan de todo pecado i 
Jephíe ; y lo que es mas, 
&in Pablo ad Hebr. 11. 32^ 
^rít por exemplo de Jd fé 
viva á ícphte , que por el 
mérito de su* voto triunfó 
de sus enemigos. 



JE 

-' Lyra , Mariana y -otros 
son de sentir , que Seila no 
fue real y verdaderamente 
sacrificada en holocausto^ 
^sto es, muerta y quemofr 
da como se ofrecían las 
vídimas ; sino obligada i 
conservar de por vida su 
virginidad í modo del Na^ 
2areato ; pero San AmbroF 
sio , San Agustín , San Ge^ 
rónimo , el Nacianzeno , d 
Chrisostomo, Santo Tbo« 
mas , y casi todos los Chris* 
tianos antiguos , y entre los 
inodernosel P. Martin, GaU 
xnct , y Natal AlexandfO 
'Sostie.niéa ^ue Jephte hizo 
verdadero holocausto de su 
hija. Aunque San Ambrosio^ 
Procopio , y Santo Thomas 
afirman que pecó en hacer 
el Voto : San Agustín y San 
Gerónimo dudan f y . la co^ 
mun de los Decores lo ala- 
ban por muchas razones , es« 
pecialmeme por haberlo hcf 
jcho por particular impulso 
de Dios j y por ,cl .^xempld 
de obediencia y fortaleza 
.que nos dio una doncella 
tierna por amor i la reli-» 
gion , y obsequio i su pa^ 
dre y i la patria. Por no seií 
moliestos 4>mitim(>s otras mu* 
chas reflexiones que pue- 
den verse en los Autores 

ci- 



JE 

ch^os j y: otros. 
' '.. }£RAA : Egipcio , escla- 
vo de Sesan , á quien éste 
dio por muger su hija Oho- 
Jai f que fue madre de Echeú 
l^ Fdu 2. 51-. y sig, 
r jERALA : Vid. Jedala. 

3ERAMEEL : Hijo de 
Cis, Leviu en tiempo de 
Pavid. I. Par. 24. 29. 
. jERAMEEL: Hijo ma- 

ÍJDT de Hesroa » de la Tri« 
a de luda. r. Far, 2. 9, 
Bra hermano de Calubi y 
Ram , y tuvo por hijos á 
Ram , Buna , Aram , Asom, 
Achia y Onam, Ibi v. 2^0 

lERAMEEL : País ha- 
bitado por los descendien- 
tes de jerameel f y uno de 
nquejlos adonde decia Da- 
vid á Achís que iba á hacer 
sus correrías y excursionesr 
1. Rfg, 27. I o. Por«l con- 
texto se véque perrenecia i 
ios Israelitas ^ y correspon* 
dia á la Tribu de ,udá« Des- 
pués de haber derrotado Da- 
vid á los Amalecitas , que 
en ausencia suya habían sa^ 
queado y quemado i Sice- 
leg, envió parte del bocin 
que llevaban á los Ancianos 
que habitaban en JerameeU 
I. Reg. ;o« 29. 

JEREMÍAS : Hijo de 
Helcias , no el Sumo Sacer- 



n 



«59 



dote q[ue por aquel tiempo 
vivia ^n Jerusalen , sino de 
otro Helcias que habitaba 
en Hanathoch , aldea peque- 
ña de la Tribu de Bcnjamin 
tres millas de erusalen, que 
quando roas podía str Gcfe 
de una de las 24. familias 
Sacerdotales » aunque Sao 
Clemente Alexandrino, Sao 
Gerónimo , Maldonado , el 
Burgense , y varios Hebreos 
llevan la contraria. Fue Doc« 
tor y Profeta , Aposto! , y 
santificado desde el vientre 
de su madre ; pero no em« 
pezó a profetizar hasta los 
14. años de su edad , en el 
del mundo {375. en tiem* 
po de Josías , hijo de Amon 
Rey de Juda , en ti año i }• 
de su reynado. Según San 
Gerónimo fue enviado por 
Dips inmedíatamence á pre* 
dicar i los Judios y otras 
naciones la irrupción de Na- 
buchodonosor y la ruina de 
Jerusalen ^ y de los .Rey nos 
y Provincias vecinas en tiem- 
po de Joaquín hijo de jo- 
sías hasta la transmigración» 
Su profecía está llena de 
amenazas , reprehensiones y 
lamentos ; pero no dexa de 
mezclar algunas prediccio- 
nes de grande consuelo , co- 
mo son : la vuelta de la cau- 

• 

ti- 



x6o 



JE 



tividad 5 Ja redención del 
mundo por Jesu-Chrísto » la 
entrada de los Gentiles en 
la Iglesia , la gracia multi* 
foraie 6 diversidad de gra- 
cias t y la felicidad del Nue«* 
vo Testamencp. 

Escribid su profecía en 
idioma Hebreo con un esti- 
lo tan simple y sencillo co- 
mo magestuoso y profundo 
en el sencido y c-omo dice 
San Gerónimo. Fue %m ama* 
nuense el Profeta Baruch^ 
el qual reduxo i un volu- 
men codas las profecías de 
Jeremías , sin atender al 6r« 
den cronológico de ellas* 
La división de capítulos no 
está conforme en todas par- 
tes 9 notándose q^ie en el 
H^reo llevan un orden , en 
el Latino <Kro • y otro en 
los Setenta. Sixto Senense 
y otros atribuyen i Jer.c» 
mías el librp 3*? y 4? de 
los Reyes ; y el Abulense 
añade también el i? y 2? 
Otros autores , que pueden 
verse en Cbristoval de Cas- 
tro , le hacen autor del Sal* 
mo 64., del i;^. 9 y de 
otras obras. Profetizó 45. 
a5os desde el i j • de Josías 
hasta el 5? después de la 
rqínadc Jerusalcny del Tem- 
plo. £1 mérito de su traba« 



JE 

|o y profecías no tuvo otro 
piremio de sus conciudada* 
nos y vecinos que oprobrios» 
burlas , azotes , cárceles y 
cadenas , hasta morir en 
Taphnis de Egipto , ape- 
dreado de los Judíos I según 
la copiun opinión* 

Permaneció virgen todt 
la vida , como se deduce 
del cap. z6. l.j y enseñaii 
Sao Ignacio 9 San Geróní* 
mo 9 y San Isidoro. Sau 
Atanasio , San Ambrosb^ 
Santo Thomas , y otros mu* 
chos Santos Padres aBrmaa 
que nunca pecó morulmea* 
te 4 como cosa común en to* 
dos los que son santificado^ 
en el vientre de su madre» 
£1 desastre que padeció Je« 
rusalen quando fue destruí* 
da por los Chaldeos lo atri- 
buye prinjcipalaiente el Ecle^ 
siásdco .á la crueldad con 
que los Judíos trataron i 
Jeremías. Ecdí. 49. 8. 9« 
Después de su muerte se 
apareció á Judas Machabeo» 
glorioso y admirable » con 
el Santo Pontífice Onías que 
hizo su elogio por estas pa« 
labras : este es el amante de 
sus hermanos y del Pueblo 
de Israel : este es el que es- 
tá pidiendo siempre por el 
Pueblo y ia Santa Ciudad» 



1 * 



Jeremías Profeta. V ¿stcn- 
Aiendo Jcfremíás su mano 
derecha emregé á Judas una 
espada de oro 6 dorada » di* 
ctendo : coiM esi espada 
stañ con qué Dios ce rega^ 
la : con ella vencerás los ene* 
migos de mi Pueblo Israel. 
Z. Uac. 15. i;. 
t' Q¡iátido Dios ikmó i 
}er¿m{iis al mtnisterío pro*» 
íecico le previno que pade-^ 
eer^a muchas injurias y per- 
secuciones de los Judíos ; pe- 
lo ^1 mismo tiempo le pro*. 
nííeti6' hacerle como üb mu-^ 
tt> de bronce coiítrálbS'Rfc- 
yes , los Príncipes y el Pue- 
blo de Judi« Lo primero 
que vi6 Jeremías fue una 
váraagitadá como etí a'ccttm 
de sacudir , que significaba 
el Rey de los Chaldeos dis- 
puesto y próximo á salir, y. 
sorprebender i los Judíos, 
A isco se siguixS ver una olU 
llena de fúego*^ 'cuya ' boca 
estaba iziá el Norte , 6 que 
como quieren otros , venia 
del Norte abrasando la Ju'- 
déa , amenazada de su rui- 
na por Nabuchodonosor y 
su exército compuesto de 
Gentes Aquilonares. Sé pue- 
de decir <que esté és el ob- 
jeto casi general de sus pro- 
fecías » pues todas tratan de 



|E 



tót 



ios delitos de Judá, y el 
castigo que le habia de dar 
el Señor por medio de Na- 
buchodonosor Rey de loi 
Chaldeos. ^Jer. i.per tot. 

Después de pintar con 
los colores mas vivos el amor^ 
y ternura con que el Señor 
habia tratado a la Nación 
Judia s teniéndola como por 
esposa escogida , sigue la 
mi^a figura, manifiestando* 
la torpe ingratitud , la ido- 
latría y y otros delitos eoor* 
mes con que-^ habia corres** 
pondido á sus caricias; y lé 
persuade con los términos 
mas fuertes y eficaces á que 
vuelva en sí y se arrepienta, 
y solicite su amistad, baxo 
Ik pena dé ser entregada' tt 
la -ráptña , ruina y desóla-s 
cron. C^p. 2. Viendo la ido- 
latría en que estaba sumer- 
gida la Sinagoga , la consi- 
dera como una muger adul- 
tera y repudiada , y hacien- 
do comparación entre Ju- 
dá ■ i Israel , hace ver que 
aquél pecó mucho mas ; y 
sin embargo la llama i pe- 
nitencia , prometiéndole el 
perdón , la gracia , y la; 
gloria por Jesu Christo* Cdf. 
5. j úg. Burlase dé la vana 
gloria con que los Judios 
miraban el-culto ceremonial,, 



109 



JE 



y la confianza con que po« 
sefan el Templo , diciendo: 
no era ya Templo del Se- 
ñor , sino cueva de ladro- 
nes : que debía ser arruir 
nado Silo ; y que ellos se- 
rían muertos en Topheth, 
en donde habían sacrificado 
sus hijos á Moloch. Cap, 7, 
Viéndose el Profeta re- 
ducido á una extrejma n^ise- 
riá 9 al paso que sus parien- 
tes y compatriotas los de 
Anathot , que le perseguían 
y, amenazaban con la muer- 
te , poeque profetizaba con- 
tra ;ellos f vivían en la opu- 
lencia y el regalo , pregun* 
tó al Señor 9 ¿quál era la 
razón porque los Anatho-> 
(hí^as y otros impíos como 
tUos disfrutaban los bienes 
del mundo , estando él y 
otros inocentes oprioiidos de 
males y trabajos ? Y habién- 
dole respondido el Señor que 
n^a se oponía á su justicia, 
le mandó ser constante , por- 
que había d^ padecer aún 
mayores trabajos en Jerusa- 
kn ; pero que si no le escu- 
chaban y en breve tiempa sp 
xjía exterminado tódp el Pue* 
blo.^C^p. 12. Esta profecía 
se explica con mucha clari- 
dad en el capítulo siguiente 
por dos figuras. La ufia era 



f 

4 1 



m 

el ceñidor ó faxa dt lino 
misteriosa , que por orden 
de Dios había comprado,, 
usado , y escondido junto al 
Euphrates , la qua( estaba 
podrida quando volvió í 
buscarla de orden del mis* 
mo Dios. La otra fue, decir 
que toda vasija de barro se 
había de llenar . de vino , 
dando. á entender, que to- 
dos los habitantes de Judáj 
inclusos los Reyes Joachaz, 
Joakín , JoachÍB , Sedecías, 
y todos sus Profetas falsos, 
se verían co^io embriaga* 
dos ',. ran contristados , y 
destituidos de razón , con* 
sejo y consuelo , que ni po« 
drian resistir á sus enemigos» 
ni dexair. de ser destruidos y 
hechos pedazos , como los 
vasos de bacro quando se gol* 
pean unos con otros. . 

Había prohibido el Señor 
i Jeremías orar por su Púe^. 
blo } cap. I j., pero viendo 
su afticcion, , y que clama* 
ban todos iD^os, pidió por 
ellos ; y el Señor le respon^ 
dió^ que no rogase por su 
bien , porque no quería ad- 
mitir intercesor ninguno por 
un Pueblo tan rebelde y 
pérfido. Cdp. 14, Entonces 
le mandó el Señor que no 
se casase 9 y guardase perpe- 

i -fuá 



je; 

í|CDi)CÓntíoei^cü/, cottta quié» 
ten aleóos; ólqi^inaccmai- 
sf mugerdé Aaatbcftb i^éidt 
^udéa , seguo otros ; porque 
no le convenía cenér hijos: 
<|ue' no encntse ea casa en 
itoodé^ bubiese c(>torite íjíá 
«^tfWfeiá swduelosvinifuo* 
sb¿consobrlos; porqué^ se* 
gun San Gerónimo » no era 
dbcence ^ue un hombre pia* 
4010 y Pt^tá cohonestan 
«e ^' iilabase-, v^ii^tobalse ;coa 
^Uf>r«seficia la? exequias de 
aquellos» cuyas acciones y 
costumbres aborrecía , y 
conjdenaba ^1 mismo Dios. 

Pasó de orden. .de.Dios.;á 
l{alaidct^n^ Alfarero v>y v'ien- 
do. que de un vaso de barro 
que estaba haciendo » y se 
]e rpmfMÓ entre las manos, 
formó ocrp diferenti^ á .su 
arbitrio y vobiotad^rle. día 
et^eñoc ¿ieotender que ó^t 
mismo modo que laquelar* 
tifíce había hecho de un va- 
so roto otro . sano • ó como 
dice el Apóstol", dje :un bar- 
ro destinado.; para .vaso dé 
inmundicias un vaso de ho- 
nor y estimación ; así tam* 
bien era posible á su Ma- 
gestad reduci» 4 su antiguo 
esplendor y.únróniálos' Juí? 
^0ji[. x)(tíe. Bstahao!. dispfirsoH 



JE 



^163 



.'. . 



«por lá Ghaldea y.;oiras;(par> 
ítes f latlsé resoIxíe$en»á ha^ 
•csr péilitencia. * Pcío respec*- 
io la repugnaban , persís^ 
itendo. en su dureza , lei 
•anunciase sú ruina, por Nar 
Játtohodomsor. £a efei^a lo 
juico jcofr!V«beiAencia>.y fue 
;tañtO;él fij^or con que em^' 
pezaron i perseguir al Pro» 
ftta., que no omitiendo mer 
<}idalgunot paraper decle^ $9r 
Jídtaroit quitalde; Ja' ivid^ )i 
•tratcÍAii.{74/». :x8l)di: :;ii!> l^: 

Tomó: despueis una Vasija 
6 cántaro de- tierra á presen- 
cia de los Principes del Pue- 
btb y de>ÍQs Sacerdotes;, y 
saliendo al valle.de £nnQ9 
ló nompió en la entradla dfd.U 
puerta deí muladar , dicien^ 
do , que del mismo modo ser 
Hah destrozados los . Judipi 
por- los Cha^deps» y. agio? 
oiérados sus cad)i veres en 
aquel valle, en donde hablan 
sacrificado sus hijos i Mo* 
loch ;.y que la Ciudad se ve- 
fk reducida i lo mismo quQ 
Tophetb. Volvió al atripdel 
Templo ; y. profetizó : í to- 
do el Pueblo lo que acababa 
de anunciar. Cap, ip. 

Vista por Phasur , Prín- 
cipe, de los. Sacerdotes , la 
résolúciion rcon 'que hablaba 
Jofcemías^ ete. jteíandó poner 

X z en 



/■ 



x64 JE 

«n una prisión , é ¿^ lá ver- 
-güenza^ como ' díréttio$ en 
<i artículo Phasur. Al afsa> 
necer del dia siguiente le 
^acó de allí ; y el Profeta 
después de anunciar' á Phap 
sur que él y todos sus ami- 
bos caerían ift. ¿lanos'de los 
Chaldeos y- scríab llevados 
cautivos a Babylonia ^ en 
donde los vería morir i los 
£lo5 de la. espada y acaba- 
fía cambien él: sus días ; én^ 
tra quejándose al Señor poi^ 
que le había mandado pro« 
fetizar cosas tan terribles, 
con las quales atrahía sobre 
sí el odio , la irrisión , las 
«álunmias» y todas las cala« 
ibldadef y miserias que le 
oprimían» Con una variedad 
]>rodfgiosa de movimientos 
4íontrarios en su espíritu, lio* 
ra el dia de su nacimiento 
llevado del impulso de los 
déla naturaleza. Se repone, 
cobra fuerzas, y se alegra 
por los de la gracia. Se en^ 
tf istece , desfallece , y pare- 
ce que vá á caer en de$es« 
peracion $ pero vuelve en sí^ 
y dá gracias al Señor , por- 
que sostiene y favorece al 
pobre , y le defiende de los 
insultos de los malos, C. 204 
Estando Jerusalen sitiada 
por tos Chaldeo» ^ envió .Se^ 



JE 

dec&sTíRey de JucEí i otro 
-Phasorh¡)o de Melcha , y í 
Sophonías Sacerdote á pedir 
á Jeremías que rogase á Dios 
por su libertad ; y el Proíe« 
ta les respondió que la Ciu- 
dad y^ el Rey habían d¿.caer 
len manos de sus enenáigos 
precisamente , y que el úni- 
co medio de salvar sus vi- 
das era entregarse £ los 
Chaldeos; porque era vo- 
luntad de Dio» que los que se 
resistiesen , y quisiesen perp 
manecer en Jerusalen , pere- 
ciesen á golpe de espada , ó 
de hambre, ó peste, que- 
dando la Ciudad reducida i 
cenÜEas. baf'^ 21. 

Profetiza las desgracias y 
tragedias de los hijos de Jo- 
sías Rey piadoso. Dice que 
no se llore su muerte glo- 
riosa peleando por la pa- 
tria , por Dios, y por la 
Iglesia 5 sino la infeliz, suer^» 
te dé su hijo y sucesor }oa- 
chaz ó Sellum, que habitf 
de ir cautivo , y morir en 
Egipto : y aíiade , que Joa- 
kin no sería sepuUado , sino 
arrojado i la inclemencia 
fuera de las -puertas de Je- 
rusalen , y que Joaquín ó 
Jechonías iría cautivo con su 
madre á Babylonia ^ en don- 

Re- 



JE 

Reprehende los Pastores y 
Sacerdotes ^ anunciando h 
venida del vercbdero Pas- 
tor , Profeta 9 y Sacerdote 
))erpettto Jesu Christo , dan* 
4o «por señal cierta é infali- 
Me el ctíferente^stilo f-mih 
éd de profetizaren adelante; 
c5a^ 2j, ' ' 
^ Baxo la figura de dos ca-^ 
Bastillos- de higos j^ias unos 
buenos y i>ien sazonadds^ , j 
tó^ otros insípidos y iñalos. 
Je f epriese¿to el 'Señor los 
?fúdios que faabian transmi- 
grado i Babylonia ; y i Se- 
dec/as con los qué habian 
quedado en Jerusalen ^ auun- 
ciando 'á aquellos sti fcHzcref- 
gresó v> y i éstos las mayo* 
res y mas terribles calaopii» 
idades. C^p. 24. 
t En: el año; 4? del rey na- 
-éo de Jbakin hijo de Josías, 
que fue el primero del de 
Mabucbodonosor Rey de 
•fiabylonia , reconvino Jere-^ 
mías al Pueblo de Tudi con 
loque les habia anunciado 
en 2 3 • años que habian cor- 
4rido desde el 13 .de Josías, 
sin que hubiesen, prestado 
oídos í sus clamores , ni 
^exado de provpcar la ira 
-de Dios con sus desórdenes: 
y concluye confirmando la 

•Mtal ruina^ de Jerusalen ^ su 



JE i6s 

^nominia > soledad y mal« 
dicion que experimentaba 
entonces en la cautividad de • 
Joakin con los suyos , y 
que esta habia de durar 70 
años, después de los qua- 
les Bábyjonia sería conquis-^ 
rada , y destruida por loa 
Medos y Persas , y los Jtt«* 
dios volverían á su país de 
}udá. C4a. 25. 
:- Irritados los Sacerdotes y 
al Pueblo de que Jeremías 
anunciase tantas calamida-^ 
des contra Jerusalen y el 
Templo, le arrestaron pi- 
diendo se le quitase la vidaj 
pero confiado sin duda en 
la divina protección •, dixo, 
iqfue sus prófecj(as eran ver* 
daderamente de Dios ; y 
que loque con Venia era en* 
itlendarse. para alcanzar su 
misericordia. Que pbr sn 

fiarte estaba -pronto á sufriir 
a pena que tuviesen por jus» 
ta ; pero tuviesen entendido 
que su sangre inocente sería 
un testigo implacable contra 
tllosl Absolvióle el Pueblo, 
pero Joakin bustaba modok 
de matarle , como hizo con 
el Profeta ürías : y Ahicám 
hijo de Saphan uno de los 
principales consultores del 
Rey , 6 por mejor decir , la 
Davina Providencia: por roé- 

dÍQ 



»6$ JE 

dio de ef It sacó dettfterp^ 
Jigro. Cap» 2.6. ,i ' í .. i ; 
, Por este tiempa mando 
el Señor á Jereinías hiciese 
grillos y cadenas, y las pu-n 
siese ai cuello : y en ^feo^ 
to las traxo por espacid áá 
ij. aáos á lo meboscpaál"? 
gunos intervalos ', hasta tt 
^fío 4? de Sedecías , en el 
qual con motivo de habec* 
k enviadp Embaxadocési los 
£^y€$ de Bdot&^ de Moaby 
de Ao^ipon , de Tyco t .y 
de Sidon , para tratar de 
upa confederación,) y sa- 
fjá^k con todas sus . fuet'^ 
]Bas unidas la dominación de 
Íqs^ Ch^Ideos , cavia' de or- 
den de Dios i cad£( uno de 
«stos R^ycs' por mano de 
sus Embaxadores -una de 
aquellas cadenas » simbolt^ 
gando en «Has lá sujeccton 
que el; Seaor babia deterf^i^ 
nado , y debían sufrir'baxá 
el imperio de Nabuchodo* 
jnpsor,^ y de su hijo y nieto 
ff/iic habián de dominarlos» 
Jer. 2 5> 1 2. Exhorta á todos 
se. sometan al Kty de Ba- 
bylonia , y no crean á los 
Profetas que los engañan, 
conminando con la muerte 
ji los que io resistan , y 
.anunciándoles que las co- 

•lumiKu^ ]£iYa«.$ .d^Tefppli) 



JE 

que habiad quidado quando 
fue transportado el Rey Joar 
Iqn i Babylonia 4. : Reg. z^^ 
I j. tendrían la misma suer* 
te (¿omo sucedió siete años ' 
después quando fue llevada 
Sedecías ) y: no votl verían 
hasta que se; cumpliesen loi 
70. años de la cautividadé 
Cap. 27. Vid. cap. 48. 49. 

Hananías Pseudo-*Profetft 
quitó á Jeremías la cadena 
que .llevaba, al cuello , v.U 
rompió delante^ del Pueblo^ 
diciendo : así romperá el Se^ 
ñor el yugo de HabuchodoH 
nósor Rey de Babylonia; 
pero el Señor inabdó á Jor 
fcmías . le^ dixese e <pí». yt 
que habia roto las ; cadenas 
de palo f en lugar de ellas 
hiciese otras de. hierro, por- 
que seh'á de hierro el yugo 
que pondría Nabuchodono^ 
5br sobre lasNaciones, anun- , 
ciando lá Hanapías que tn 
castigo de haber engañado 
alPueblo « seduciéndole con 
vanas esperanzas , moríríai . 
en aquel mismo año ; y con 
,efe¿ÍK) siurió en el. séptimo 
mts.Cap. 22^ ^ 

Después de lá muerte de 
Hananías parece prestó Sc« 
:decías atención i lo que Je- 
rbm&frle predicaba i y ratt^ 
ific^ncki :su «^lianza con.Jbl»- 

bu- 



bi)chó<!ortosbr » le cftvíóEm- 
baxadores con el tributo es- 
tipulado y otros regalos, 
fi^r. medÍQ de éstos enyi<S 
Jeremfaf. $;is pr<>fecíás á .los 
^peíanos , Profetas , Sacer- 
dotes y y todo el Puebloque i 
bfibia sido transportado á 
^bylonta con JechobíaSt,¿ 
eS(hortándQlo$i i <|ue iiO:Gr^r: 
y^s^n^nada d« ^Uantp ¡t^Sr 
decían Jos, falsos Prof^ptas 
Scj^lccfas , Ac%h , y Sefueías» 
que los lisonjeaban con lo 
que deseaban , anunciando 
i>.\os primeros que serían; 
quemados 6 tostados en el 
Áego por Nabuchodonosor» 
y al tercero , que él y to- 
da su descendencia serían 
exterminados antes que el 
Pueblo recobrase su liber- 
tad , que no conseguiría has- 
ta que se cumpliesen los 
70. años de Ja cautividad. 
Cap. 29* 

Míiníí».. Dios i Jeremías 
escriba en un Ubto todo lo 
que le ha revelado; apuor 
ciando la c6|i versión de. al- 
gunos del Pueblo que ha- 
bia de volver de la cautivi- 
dad ásu país : profetizando 
la verdadera libertad que 
babia de resultar de la ve- 
nida del Mesías ; dando á 
entender lo que había de 



suceder al ñn del mundo , 6 
en el dia del- Juicio final: 
describiendo la redención 
del Genero Humano , y los 
i(inumera4>Ies bienes de la' 
Iglesia Chrisjtiana ; y mani^ 
fe$.tando la mayor perfec- 
ción de ios preceptos que le 
había de dar el Señor , no 
escritos en tablas de piedras 
sino impresos en nuestros 
cprazones por la luz de la 
ra^on , y ayudándonos con 
su gracia para su mas exac- 
to^ cumplimiento. Cap, jo» 

En efe¿lo y en el mismo 
ajño 4? del reynado de Jba<' 
Un Jeremías diSó sus pro- 
fecías á Baruch » y le mai)« 
di$ fuese á leerlas al Templo^ 
delante de todos. - Cumplió 
Baruch con su encargo en 
el año j? de Joakin , el 
qual habiéndolo entendido, 
mandó llevar el libro , y 
oyendo leer tres ó quatra 
paginas , lo rasgó con. un 
corta plumas , y lo arrojó á 
un brasero que tenia delan- 
te , dando orden para que 
se prendiese í Jeremías y 
Baruch ; k) que no tuvo efec* 
to , /porque se habían es» 
condido, tomando el con- 
sejo de los Príncipes que se 
lo habían prevenido así. £<- 

crt» 



t69 



JE 



cr¡bi6 luego otro libro por 
mano del mismo Baruch , en 
que se contenia todo lo del 
primero , y otras amenazas 
mucho mas terribles contra 
Joakin. Gap. jí, 

£n el año lo? de Sedé- 
elas Rey de Judá , que cor* 
responde al i8. de Nabu« 
chodonosor » estando sitia* 
da la Ciudad por este Prín-* 
cipe cerca de un año , 4, 
Reg. 2 y. I. y arrestado Je- 
remías en el atrio 6 patio 
de la cárcel de la Corte, 
porque no cesaba de clamar 
^tte la Ciudad y su Rey 
Sedecías habian de caer en 
manos de los Chaldeos » có- 
mo había profetizado mu- 
chas; veces; compró áHa- 
nameei primo hermano suyo 
una heredad que le corres- 
pondía en Anathoth. Pagó 
puntualmente su importe , y 
otorgada la escritura públi* 
ca de compra y venta se la 
entregó i Baruch para que 
tomase ia posesión , signifi- 
cando en esto que aquella 
cautividad que les amenaza- 
ba tendría fin. Cap, 32. Pa- 
sa luego í vaticinar la vuel- 
ta de Babylonia por Zoro* 
babel , y ia conversión i la 
vida eterna por Jesu-Chris- 
19. Cap. 5}. 



JE 

VlAidost Sedccfas'aflígi-' 
do por el exército de Ns«»; 
buchodonosor que tenia si- 
tiada' la Ciudad » }eremÍM 
no cesaba de clamar 9 que: 
para aplacar la ira de Dioi^^ 
observasen la ley, dando 
libertad i ios esclavos, por 
set año Sabático* Verificóse 
esto ree^obri^ndo también Je* 
remías su libertad ; cap. ^^\ 
y teniendo los Chaldeos aviv 
so de que Nechao Rey d^ 
Egipto venia con su exércí<» 
to al socorro de los Judíos, 
leva^taroH el sitio para re- 
sistiri los Egipcios. Cap.^y^ 
Con esto respiró alguna co« 
sa por entonces la Judéa« 

Olvidados los Judíos del 
beneficio que Dios les había 
hecho por su penitencia » y 
arrepentidos de haber dado^ 
libertad í sus esclavos, los 
reducen otra vez i la servi- 
dumbre. Jereniías reprehen- 
de su falta de fidelidad en 
el cumplimiento dé las pro- 
mesas y preceptos , ' profeci* 
za nuevos y aún mayores 
desastres; y amenaza i Se- 
decías con que los Egipcios 
se volverían á su país » jr 
los Chaldeos pondrían nue- 
vo sitio i Jerusalen , y que** 
marian la Ciudad. Iba . á sa« 
lir Jeremías por la puerta 

d^ 



1E 

tf¿ Ben j^miñ pim repartir s!li 
posesión entre sus hermanos^ 
y- toe arrestaclo como. íugi'!- 
ttod^'^r un Guarda; de ia 
^ers«! Hatead» Jdrias» Ha^ 
Aílttddle ^<AHlüeid6& ii prc- 
4íeiioia / d<s*ío6 Principes ;-. 1¿ 
IZotáfonVy le^ enviaron. 1 
hi^'titccl ,'<|¿<s^t9taba airar* 
go de JonathalMí^ Pasado 'ú^ 
gdn t»eaipÉí*tes'MGÍ6 de \allí 
Serfe^rfi^'oéíikitticnte^ y le 
fM-égmci^y^srhaiilabarde ve« 
ras ,4 i&ftU ser^cosa de Dióa 

pendil ifuehí ^^<]iiéjiadcí«. 
ie 4J|e «qdi-Serte hubiese puesi- 
éo^eá U/carc%t^scahdo^ inof 
tente\ ie siipHeó ñ6 üé veU 
viese í la cafó de Jonathao 
Bsérilfa , ^en-'tjonde teoí» 
|i¿recer/ Sededasoyá;! ws 
roegor ^^y^ joia'pdi^ se k pUf 
«ie^e en ^í»igiian dp-ia car»» 
ori ,' yu }é>df¿se todos los 
dias^ bn pan tmencras lo bu- 
U?se>ién hi dudada siendo 
•sta -lá 'vctWfA'yci qise Ais» 
preso este Prdfetaé Cap. yj^ 
rlNa^^tésába Jeremías dé 
tcoiisejar al Pueblo se en^ 
tf egase^ '\ \o% -Chaldeos ; y, 
éonjurándosc contra !^ Sa*^ 
ttfiac^s , • Qedilías faijp de: 
raasur > Juchal , y Pbasur 
bffo de Melchiá y pidieron al 
Rey nnndase quitarle la vi^ 



3E 1^9 

^a ? y habiéndolo este de- 
Mdo en sus manos , le echa* 
ron en un pozo lleno de Io- 
do . é 'inmundicias. . Súpolo 
«I Etfdpe ilaiimdo'KbdefiU^ 
\táí i qw <eri lliinu<^;dai 
-Rey 9 y con su permiw pa^ 
so con 30. hombres al pozío 
€n donde, estaba JereiBÍaSt 
y sacándole ícoo cuer dM^^fa 
dexar0ii eit <el raguan^t la 
cáitet i de dandetíuep Ufma^ 
do* por^decías i la páert^ 
tercera^ para, consultar lo qoc 
debia haeer para' satvaviistt 
fida do lbs<?haldeosr|^ref 
a|<asle tñáMt%& ¿-'boAio^otrat 
veces , i que se síHre^aseí 
jorque de otro modo era 
indispensable la ruina y y %i 
sohnÁ al 2agüati.Cii^* 38; ; 
' £n d'dáo 'vt^'iiú neyná- 
do^ de; Sedéi^as , -cfr^traroo 
ios Gefts del ejército d« 
Nabuchodonoiór . en Jemsa* 
len. ^ededa^/buytS por la 
noche con su tropa ií ala el 
d«Mertó ; pefoMós Cb^i^ldeos 
\t &eron p^r^güiendo : y 
alcanzándole en las llanuras 
de Jerichó , le hicieron pri- 
Si€mero^^ y llevaron 2 Nabu«i 
¿hoddnosor qué * c^ta&a' en 
R^blatha; Hizole ¿sté sui| 
cargos, y qúkando la- vida 
k sus hijos en su presencia »* 
y \ todos los no])les' de Ju«« 

Y dá. 



di , íe sacó los ojos i y U 
envió cautivo y cargado de 
grillos i Baby lonia. Vid. Se-' 
áüfái y Iíabmboéon0S9f. B) 
lUy de Babykmia. había cn« 
cargado i Nabuzardaq €)ttt 
tratase bteo á Jeremías ^ dan» 
dolé entera libertad para ir 
^ Babylonia » ó quedarse en 
donde quisiese ; y eligiendo 
ti Profeta la residencia eá 
tu país, fue recomendado 
por Nabuzardan i Godolías, 
que quedaba por Gober-? 
sador en la Judea, eo cu* 
ya cbmpafiia vivió: hasta la 
muote delGoberoadonCff é 
39.JP40S : 

• Por este tiempo escribió 
Jeremías sus Lamentaciones 
en verso acróstico» dividid 
das en cinco, capítulos 1, y la 
carta que envió á los que bah 
bian de ser tratispoüudos i 
Babyloma » la qual se halla 
en Baruch. Cdf. 6« Vid. La* 
mentaciones. . 
r Muerto Godolías , temien- 
do los Judíos :padecer iíavhf 
chos trabajos de los Chak 
déos 9 que podiao vengar su 
muerte » pidieroá i Jeremías 
consultase ah Señor sobte el 
partido que deberían, tomar 
en aquellas circunstandas» 
prometiendo hacer lo que les 
dixese. Despuea de diez día^ 



1 I 



JE 

de oración les dito Jeremfák 
de parte de Dios» que no se 
moviesen del país que habip 
taban ; porque si oersevertf 
ban en él » los defendería dt 
Jor Chaldeos ; pero si hu(aft 
) Egipto moririan unos Í 
manos de los Chaldeos ^ y 
otros de hambre ó peste* 

Apenas oyeron esto Jof 
aiitores de aquella turbuleM 
ría 9 alborotaron el Pueblo 
clamando contra Jerem&Si 
y diciendo que no era dé 
Dios lo que decía 9 Jioq 
invención de Baruch 9 pefi 
engañarlos 9 y entregarjbs(^ 
los Chaldeos : y se fueron 
todos k Egipto. 9^ Ueyando 
consigo i Jeremíjis y Ba« 
roché Llegaron i Taphnta| 
yí tomando Jeremías iifias 
piedras grandei'^f las compii* 
fo á presencial d^ todos ea 
una gruta que habia debaxó 
de la ouiraíla de ladrillo qüc 
caía ázia k puerta del paUn» 
ci^ de Pharaófi 9 si^ifican^f 
do en esto que Nabuchodo* 
nosor entraría en Egipto 9 y 
pondría su solio sobre aque<i 
Usa. piedras 9 cautivar^ .k 
unos 9 mataría i otros 9 y; 
quebrantaría las estatuas del 
Sol 9 y otros ídolos de Egip* 
to. Cdf^ 43* Exhorta i lok 



:|G 



JE^ 



%T% 



f^Alxí^l ¡que^por íla incnot 
iüdí 'ddr adorácionr A los ido^ 
ÜM de £gipto 9 cuya ruina 
h$ había prcrfettzado ; pero 
HÜos endurecidos eo sus te« 
•íieridada« prote«taB adorar 
é^la- Réym' (kllCÜeto V mo 
tiV laf LutkUtc^ Vid. Reytt 
Mf'del CktoL Jeremías con^ 
fluye sus precias anun^ 
chindo la total subversión y 
rtti^a de Pfaar90fl Epfareo^ 

t' todo MI < Jleyno por . Na* 
PthodOHOsor-^' afiadtendo 
<pi6 serían poquísimos los 
Jüdios que <|uedarían coa 
yMáy y roiveirfan K la Juh¿ 
¿éa«'C4p. '44,:'- , ■'••■■^ > 
t' 'Ü^esdé el«ap4»to-4f« bas¿ 
Vá'tí 52/(iltii»ó>de sus pro¿ 
ledas i el qual , según Da^ 
kañel ^ opinan algunos ha^ 
het sido a^acGdo por Ba«* 
foch)Mmtía iMdrrá^aciaa 
f cakoiidadea* que fiabian 
ét padecer el Egípco, la 
Chaldea 9 y otras Naciones 
«eiiigas de los Jodros ^ fa»- 
blMdo. también contra és*- 
MS ; pei^ -coiiBoMndolós ^i 
fliismo tiempo'^éóal qiie si 
«t^Seiior los castigaba como 
;pecadores » curaría al fin sus 
Vagas, y los protegei^a con- 
tfi sus enemigos. A ^ estas 
profeofas^se atribuye ei ha<- 
%er ttiierto apedreiado eo 



ÍU 



Tbiphnis 9 como ya di<« 
zimoii. 

JEREMÍAS: Hombro 
muy valeroso de la Tribu 
át Manases y y Gefe de fa^ 
áiilia. i.P^r. ][• 24. 

jeremías : Natural de 
tobna V pidre de Amital^ 
madre de Sedecías 6 Ma-» 
thanías por otro nombre. 4* 
Vieg. 24. 1 8. 

- Hubo otros tres Jeremías^ 
uno déla Tribu de Benjamín» 
i« f4r¿ 12. 4* y dos de U 
deGad. IH v. lo.y ij.To* 
dos tres se unieron i David 
en Siceleg quando iba bu* 
yendo de Saál , y líueron de 
iósiaas Valerosos dcLin exét^ 
4áto. ■■'■ •- 

' JEREMIEL:tJnodeIo$ 
óomisionados por el Rey 
Joakin para prender á Jero* 
mías y BatJicii. Jn, 36. 2íL 

' JERI AS : Guarda que 
detuvo al I^ofeta Jeremías 
l]uándo salía de Jerusalen 
para Anatfaoth su patria » y 
lo condttxo ame loa Prípci* 
pes que 4e\ pusieron en pri* 
tíon en casa de Jonathan# 
Jir. 37. 12./ÍÍ;. 

JERIBAI: Uno de los 

mas Valerosos soldados del 

etiércico ¡ idc Da vid* i • PdTm 

tu 4({é - - *• ■'•-' ' ■ 

:JERICHO: Ciudad Real 

Yz 



»?* 



Jí?. 



tittigaaitieme ^ distafttd ,1 ftC 
estadios de Jerusalen ^y 6ói 
del Jot-dao:, y ulna de las 
1 1. Topdrchías de lá Judéa 
•O: U Tribu de BenJ4f»io« 
'Jos. 18. 2 1. Fue EpiscópaA 
eh ttcnipo; de los /Gbrhtia* 
líos , y Josepho U di e) 
nombre de Ox,a. Llaoiése 
igivbicn Ciudad dt Us ?aU 
mA$ , por las mqcKas que 
)iabía en s» llanura^ D^ii/. 
¿4« l*^.'B\. !KaIle de Jericbé 
96 légate por ufl) anroyo^ 
cyyas aguas, no podiaiv l^r 
berse por ser muy salobres^ 
y el Profeta Elisqp tas.hiiRO 
dulces y po^blet, Vid-JEliT 
ic&» £3ta Cmdad fiííé^^ :pri4 
mera que tomó Josué en: él 
país de Chartaatt ; ei>vbhdo 
mtes dos explorjádores ór ^ 
{basque desempeRaron sQ 
comilón p^r. el favor de .^04 
nuger llamada: Kahaib» (jos. 
a# 1. ^^téé Rahab. . - N 
r Ved ; aquí et modo- con 
que^ Ble- tomada^ la Ciudad» 
Josóé^:. por érde» de l3¡Lt^ 
(fifpuso : que ! por. se»^ di'a^ 
pDciseonciyos se rodease pof 
la mañana con mucho sileí^ 
cío tik esta, foraia : Frece* 
díán . á i máQ los ^ hombres, 
atmados y^^i^ :l3is vqutles- $9^ 
guian siete Sacerdotes xt^ 






^tat^íde) Üaf que llsálMlI)^e((i 
los Jubileos í y lós ique' lle^ 
vahan el Arca del TesutaeiH 
to ; y el Pueblo dt$pues dtf 
uxios. Dada la vuelta i t^ 
fmuralla ^ ( se rrecpgian á . su 
camp^n^encoibiistanel dia lié 
guíente! <)Ue : b^QÍan la mif*? 
meo. Llégad€>^ el diats^ptini<i 
hicieron las sieie vueltas qufi 
Dios había ordenado ^ enH 
pezan^ nkVky de mádmigirt 
da^ y Jkvantan^ el gkílP^ 
la séptima yez^j, coma esi^ 
ban prevenidos por }osili^> 
cayeron las murallas* Eif;^ 
trándo lir un: tiempo .ppr iM^ 
das partes » segí^) J«^, di$p% 
sfctón^^eo; q^ sf^ KaUjat}an) 
pasarotñ^ iSoud^lio i< HodA 
vivóme t excepto k R^ahabi 
yt I05 que esiabaa cod eU4 
•rcíserva«de:t(l,^ eíttts pcH» 
senn.^or fiít lirt^ogidí^ H 
oro, la^: plata :¿ (ijer rO » ]r 
dfemás mtetalek^^qiie.hállarQill 
lo consagraron iodo al Sti^ 
ñor t y femaron ; la Cit>!^ 
d»d % iiialdkkridüi.Jesiiétial 
^eú ffeedifíciM. j(^jr.i¿4 fm 

Esta imprecación se cuta» 
plio cerca de J57. añosdesb 
pues y en Híel de Bett^otaiift 
C0)prefAli¿l^irj^ii¡aWkcér iá Jo^ 
FÍclic^4 ^ perdí <i;d; A.l3Í»»ail| 
yit)Sf|^ih4;;»i^. hipa:.«l9 'l«l 

tiem* 



-ÜjEJ Sedorihiuíiilgunbs mi^ 
lí^os en Jertchó , y Mi 
lile donde él mismo secón» 
%iddi ir. á casa de Zacheo» 
imy^'fé es tsmnalabad» en ti 
lUrangéücKrryid^ Zádneocf vi 
«-3j£¿ él Eciesíástícó 24, ;t>& 
«b habla de:la'Rb$a*^de }ch 
ffic^iS. Xói» viager» dicen 
«dq^as cos^ de Hkvc Lo 
Mertoíes jcpe seilá>atríbijy«n 
^andéslviriudes.isinr.fuodaf 
jnento. La flor es'incorrup- 
^ble- :. quando ' se la pone 
fior a^nn úttnpo en agua 
•fersbre;^' jr estitede stt& ho^ 
|as;:'y>'^s&/ vuelve á. céxrar 

«ttando se.Isacar:.d^'ieUa;l T 

' * «^ 

esto sucede en todas las es^ 
•Cictones del año. 
\ul JEBi^DTttr iCtudad 
fteal/fT^cnyo^R^: Uamidp 
JHhkram^^oflJ o^r^£ke:añ»A- 
«R nóc Joaue >f i&y|iitJ «.Eñáfir 
jbik a quflftre tiro»; dci. piedra 
4lc<.£letttherQpo|ts V y ¿upo 
«0 siHnte£4Í¿T|itA: di Jttr 
éíJjQfir^i^i^. ^nt^£hrü» 
^S.dr Iq» jileares:' ^mr ^^^9^ 
liania 'Jr4)ff#^ y !tD :fr2[?:de 
JE^drari m 25»f*7atiteiiík 
A&e .«na de:, l^s prínicra$ ;ep 

Á5p«ieí:ilf,J§.pftUtit¡<fe4k ci; 



Tsniefita de los: <)itíl )h4hiáA 
tomdflbl mft¿éf«sl}extl'itt%e« 

5ERIMOTH ? Hijo de 
Bcia > Gefe de familia de la 
Tribu fle.Beri)afnin« ir>:Jr4r« 

.: : JEKIMGTH rJLeviU hit 
jó -de ;Mu^ en aieiDpo- d^ 
•David» I .?4r* 2 } • 2 } . Q{iedé 
fxclñidó en Jas suertes que se 
ochacoO' d^laott jdeJL; iRey. y 
<fa:1 SumurSat^ilpte $#4^ki 
m U^!24» jpajp^Q^fsf ueá 
üae destinado , para Músico 
del Templo. Ibi cap» 25, 4. 
; JERINttJTM: Ciudad^ 
(Vid.Jcrimortuií:. . ',:> 

•de uoQideik>s ínas y^Ier^sM 
•soldados del e)Cercito deSaiúl 
4)ue se pasaron al de Pa* 
:*lílen$iic4l^^».;Pii>^^ j,2i, j^ 

-í;j£RlMíIíTH'jdr?crfwí» 
íárarfkariqne; d«$pyifs ^4ejf 

cantiivjdad licita, l^s pugi?i^ 
que había tomado concha la 

. v4ERQfiMU< í ; Jl5?Pfi*rf 

^u«9:de?¿b4he|^ 4^$rruido j^ 
m ^ y iport^dp i^lhosque de 
BÁaU por bab^r dicho su 
ÍKidftf ^q»é,$ijB#al:erf.Dip?j 
4) ripof !s|j q|)^nMcC90ipa^^^ 

a^ngdoaa^i die^' a^q^i^ ^ne,\ Je 
4ébttt:ul«riija^¡]fil4l|..)^ 

Vía, 



Vid* lOecjtanv :^ rylf ,-:.! 

- JfiftOBOAW : Hijojifc 

Nabath jr "drSahiá ¡nudsíi 

3; Rf^. I !• 2di. Fue natural 

de Sareda ta Ja Ti'tbu át 

Ephrdmy y famoso foriía* 

ber sido autor det china. n^ 

fÜbUirái 4^-U$ áíéi Tdbus. 

Por su g^o viiFO íriiiH^pie* 

do fue escogido por Sarié* 

fldOR para la recaadacíoo jr 

Cobranza de los tríburoi m* 

puestos '^khfé U <á8a dé Joi» 

ieflVt e^tb iDs^rlas dosTr|«* 

bus de Manases y BpbraifBu 

Jeroboadá que había contri^ 

¿nido iikidib I la grfinde 

obra de allanar^ tasu&da»' ti 

himpló y^cegaínyó Jia^'árca* 

aifi é báxfo ^ue^ «lediaba^^ fiá^ 

^e la Gudad y ^1 vaHe^ile* 

vando & mal así 41 1 comió 

€l Pueblo ^úe Salomón ¿áSh 

ñcátc «Itf i Mallo f ara cféli- 

tia "^ 'w Abger la "bíja^ <jé 

Phal^aKhi '• ^ privando^ )al t» 

4ñuQ' de lo ^ue le percenef^ 

cía , i.^tg.y.i^ fomenté 

«na fébeliba^iofrura él :ftey. 

Sallen^'OÁ Mía 'dé J^stm^ 

ten ^e^ llilld i sotar CM^lA 

Profeta Ahias ' Silonita^ qoie 

llevaba una ca|>a 6 BÍañcb 

liúevxi;^ Este dividiendo' m 

capi en doce partéale ofté* 

<i6^ las idica^ fsn prueba de 

4ue &kM kabía reiuelto'^^ 



vidir élrRjeyod derStlomoü 
después de su::imferte. ,;..)( 
darle í ¿If diez Tnbúi ». tli* 
ciéndo que si caminaba pof 
las vias del Señor » imicandá 
k David i le asistiría sieolr» 
prc:» ráablécería; su casa juy 
le pondría ái poseaon d¿ 
fteyno de IsratL Sabídc^ ei« 
id por Salomón quito qui^ 
tar la vida á Jeroboám ; pcp 
ro st súvé hi^endo á Egip^ 
fo 9 en dondcr permanecié 
liasca la «uerie de Satemojit 

Muerto Salomón 9 le Stt4^ 
cedid en el &cy no su b^ 
i^boam y t\ qual subiendo 
iri '^didamen ¡de los Joyeoe% 
y despreciando loft eónsejoi 
y pareceres de losí Anctaoos 
de su Corte ^ xrató con n^ 
gcnr árPneblo^n^erer dar 
oídosf i^ sos^iíépre$eotacione& 
JMcedMKtM' 4e' vea» vdidk 
Tribus enceras s ae substrae» 
Keron d¿ la caaa de Da^d^ 
7 abandonaron á Roboanb 
qitedindole solámmie lia 
^'fudá y Ben|atua.^ Vkk 
Roboam* Coa me ■ mótlVo 
volvió Jeroboam de Egipcoib 
y habiéndolo sabido lasdíea: 
Tribus 9 le; Ücierón OMicor» 
rir ) Ma iaanDibl^ S^nera)^ 
cnqoé te'^foclatiiaron pdr 
éii iUy ¿ eittbifilúldokí .so«^ 

bre 



JE 

Ite el trono dé Israel. Ih 
xó su reúdenda en Sichcm» 
y la fortificó « reedificando 
también á* Phanncl i la otra 
liarte del Jordán ^ foniési^ 
dola en estado de defensa 
^ra contener Jas Tribus que 
tsuban im aquella ]partc» 
^9#;. iz.ffffar* 
^-i'Faliandb JerobMm- I: ta 
fidelidad ^a» debia i Diét 
que Je Ikabie dado eJ Kty* 
i09 no pMsó stoo en afir* 
parse enéi I costa de la 
Siel^too*^^ Considerando cjuf 
al suá fáiritos ttian ft JeriH 
«rJen é adorav' al Señor >.po^ 
¿éian acaso 'vcAver i la cbe» 
«jiencia de la casa de Davtdt 
ilsolviórcolocar dos i^ecer^ 
aM'de;0ro » uno en Baí » y 
0CyOi enCBetjhdi en tóacou'» 
fiAel^'deiui^estadoa , prólií# 
M^ndo^'qúe sús^vasalliM actH 
diesen k Jerusáten ^ y niaa>^ 
¿ináolct adorar loa fcecet-* 
M)íl't 4ictendoi'i|ué^ aa|ueUcé 
eran sus Dioses » quoTlof 
lk¡biatt3;sacádé/de ¿jglico. 
Erigié también Templos eé 
los altos logares, y eli^ 
Sacerdotes del faificno^ Pucfv 
blo. Para :^ celebrar la dedi^' 
caden ¿del nueVo altar' de 
Btthel mandó publicar una 
fiesta solemne en todo su 
Rey no en el dia^ ij^del J8? 



mes; y congregado él Pue* 
blo subió él mismo al altar 
). ofrecer incienso j sacrífi* 
ciosi. }»itif « i& z6^y ^4?* 
•.r £sta¿dQ en; esto se acar<^ 
c4 un' Profeta de Judi , que 
según lo que se dice en e| 
a «del ParaUpomenon 9. 29« 
ae llamaba Jitfii; no eUbue^' 
lo de Zacharías Prieta» Sf?» 
mo otro que le precedtócer? 
ca de 480. años ; y ▼iendo 
h Jeroboam sobre el altart 
exclamó diciendo ft.Altar^ 
eléar : Kaceri: tío: b})o dj^\ le 
Casa de Da^.i¡ist se.lla^ 
naará JosAn ^ el cpi^at sácrifi^ 
cara fobre tf <k>s Stcerdotef 
de : los logares at«os que te 
inciensan .ahora % quemafi 
fá huesoüil.db bombres » jf 
en piueba des q)¡u$ .es elScf 
fibr quien: i bable por mt 
boc» 9 sr romperá ahora 
et akar » y se derramar^ 
la ceDÍza[4. £1 Rey ¡q^ ^sta^ 
la rsobra ef áJIaMnci^ió U 
mano,p«fa niapdar; prender 
i^*Ptoftt« 9: y se • quedó coa 
elle seca sin poderla reco* 
|er. Abrióse el altar., y lá 
eeniea. $i esparció ;ppr el 
sdekt^ s^uff/lo quje habie 
dicha elPÍrofütai y volvicn-^ 
se i él el Rey fe pidió que 
rogase k Dw$ para que If 
foWiese el uso de le «upes 



n^ JE 

y hábiéndoio hecho ^v^tpiedi 
una como ames. Jproboam 
cbnvidó'jü^Pro&tá á.comcr» 
oñ¿ci^ndd .i^gahHffe.s povo 
éM'-sc txcusD ^l<ltcifiédo 
^'iie el Seáof se ló b8t)ia piÍB» 
hibído expresamente: 
' -r/No por esco volvió en $í 
ftfrobeam » -siguiendo en so 
ittipiectád t y ien mantener 
al-Pútiblo m el error y su* 
^erstidón > estableciendo Sa* 
cerdetes de los altos lugares^ 
y-Jjcrsuadiéndples un culto 
•bilWafló i la. Ley /del. Sfef 
'*t)r. f . 9^g. tj/Algrin tierna 
^d^pbes; ¿n&rmó igiave^ 

éóboam envi^ su mugér^^ 
Silo á;toiistttcar.i Abías sot 

dtíla^^ disfrazase 'pairt jque 
hdfúd^ eoñoéidd; Avisado 
¿I Prófeitá pdf iri Señor dtíiá 
que había de decirla » aun<^ 
qfie\i:ie^ ^ la Vcjér, lue4 
gb^tíe (iérclbiiS jttsupisos lal 
H^gar ^i IV piíertar-de.so \m 
Ktáaó» ^ iditó : entrad ifluk 
ger de Jeroboám i j para qtó 
os disfrazáis ? Andad , y re*» 
/erid á;J(^roboim lo que.xl 
Señor díceriVó-rtc cnialn 
2S , y tooslftlú- Gfefo de mi 
Pueblo de tsfíel-, y tú en 
lugar de serme fiel » me has 
vuelto Ws espaldas I y ado^ 



ffí3o lioi Dioso extt'angcf 
ros* Por esto exterminaré ia 
casa de Jerobóam : iús tdf 
su ftniilii quemuerao jen U 
GJuiflUui^ spráflxx>mi to de lof 

fOTtbis y* los que muetab 
en el cbmpo, iserán apasto d« 
las 4iVes dd Cíelo. -Ahora 
volveos á' vuestra cas»> y ú 
ctitcat^tw jla.Ciudsid ¿pitira 
d nlñb, Lk. Homá toda isü 
rael; y le /dzti sépulturi^ 
siendo el único que U teiH 
ga dé los de la^ casa de J9n 
fotxxiin. «Cün^iUóseí ptUiüsJá 
nQo<e]|o:i}iíc wimiá J&íüH 
pe^Q ¡Jerobóam: Qó: * ..cttrt! 
meodd/ y. muriá habiendo 
xtynádo'zz^ años^pcpotU 
fiua: guerra: con. &Qboái» R^^ 

Hn-jmodo quét paHiS ri üfíy^ 
viatbio 9 atiiviendf^.detxsml 
pitt de;fcodos losJRLeyji^ jo|ij( 
los que «se .siguteiion en I$-i 
ra^i^SuocdicikriU; hijo Na^ 
daB:;«eftftel;jfño!jdd: Vkixfídot 

c :JipOBO AM ; : Seguh^ 
de esüfrnombre y:'R'ty <tr Is- 
rael, hijo de Joai^iSu rtyna* 
do Áe largo y feUÍ«ür&esta« 
bleo&s it Israel > hsw aOtigMA 
esplendor pdc^éihabia der 
caído en 'tiempo de sus pre- 
decesores. Reconquistó las 
Provincias y Ciudades que 

los 



los Reyes de Syru habían 
I usurpado , y desmembrado 
de sus estados , y rcduxo i 
sú obediencia iodo el país 
de la otra parte del Jordán 
hasta el mar muerto. 4« Rég» 
14. 2J. 

En las profec/asdje Oseas, 
Amos y Joñas que vivieron 
en su tiempo , se vé quinta 
era entonces U ociosidad j 
el luxo, y los desórdeaes 
de Israel. La licencia en ma- 
teria de Religión llegó á lo 
s¿mo. No solo acudit el 
Pueblo á Dan y Bechel don- 
lie estaban los becerros de 
w6 j sino también á otros 
muchos lugares 9 y casi ¿ 
. todas las al curas de Israel. 
;Mo obstante ^ por aquel 
tíempo aún se . observaban 
en Israel muchos preceptos 
ceremoniales : se pagaban las 
primicias y los diezmos : se 
guardaban las fiestas y el 
Sábado 9 y se consagraban 
Nazarenos 9 como puede ver- 
se en los Profetas citados. 

Jeroboam siguió el mal 
exemplo del otro Jeroboaxn 
hijo de Nabat 9 que babia 
hecho pecar á Israel. £1 Pro*' 
fcta Amos 7. 10. toitio por 
asunto anunciar las mayores 
desgracias á la casa de Je- 
roboam por su idolatría. Di* 



JE 



.^rr 



3C0 que los altos lugares con* 
sagrados i los Ídolos serían 
destruidos, y la familia de Je* 
roboam exterminada. Ama- 
sias Sacerdote de Bethel re« 
presentó al Rey que Amos 
era un mal vasallo » que ins« 
piraba al Puebb el espíritu 
de rebelión , profetizando 
contra su familia y todo 
Israel,' anunciando su cau- 
tividad. De lo que dice 
Amos ubi ^uprá ^ puede in- 
ferirse que este Profeta fue 
desterrado, de Bethel porór* 
den de Jeroboam , pero no 
consta expresamente. Jero^ 
boám reynó 41. años, de- 
xando por sucesor ¿ su hijo 
Zacharías. ' 

JERON : Ciudad de h 
Tribu de Nephtali. Jos. 19. 
38. Llámase también GiroUy 
y CB Hebreo Irotu 

JERÜEL : Desierto de 
la Tribu efe Judá entre el 
Norte y Oriente , i poca 
distancia del rio ó torrente. 
En este desierto recogió el 
Rey Josaphat un botin muy 
considerable de.los.AmQni* 
tas , Moabitas , y otros Púc- 
blos del monte Seir, que ve- 
nían contra él , y por dispoii* 
cion divina, se mataron unos 
á otros antes de presentarse 
en la batalla. 2, Par. 20. í6. 

Z JE- 



Ijr8 



JE 



^ JERÜSA 2 Hija de Sa- 
doc , y madre de Joathan 
hijo de Ozfas Rey de Judá. 

JERÜSALEN : Ciudad 
Capital de la Palestina » 6 
Tierra Santa , edificada por 
Jebus hijo de Chanaan , y 
situada parte en la Tribu de 
Benjamín; 'Jos. 'i9. 28* y 
parte en la de Judá. Ibi 15. 
¿3. A esta pertenecía la 
parte meridional 6 saperior 
en donde estaba el monte 
Sion ; y á la de Benjamin la 
inferior y septentrional con 
el monte Moria , que estaba 
en medio , en donde fue 
después edificado el Tem* 
pIo« De aquí viene el que se 
diga muchas veces en la Es- 
critura que habitó Dios 9 y 
que el Templo estuvo en el 
monte Sion , tomando la 
parte por el todo : y á la 
verdad , se dice bien , por- 
que después que Salomón 
terraplenó el carcabon que 
lo separaba del Moria ^^todo 
podia llamarse un monte. 
Vid. Mello. Tir. in Deut. 
J3. 12. 

- Aunque Josué venció á 
Adonisedec Rey de Jerusa- 
len , y le quitó , ó mandó 
quitar la vida en la expedi- 
ción de Gabaon ^ Jos. io« 



JE 

23 • no consta de la Escritu-i 
ra que exterminase los Jebu* 
seos ; antes bien del cap. t ^^ 
63 • y de los Jueces 1 . 2 1 . se 
evidencia lo contrario. AsU 
mismo es constante que sla 
embargo de que en el capí* 
tulo citado de los Jueces 
V. 8. se dice que Judas y. 
Simón se apoderaron de ^t^ 
rusalen , y la quemaron :ei 
Castillo de Sioh nunca fue 
tomado hasta el tiempo de 
David , que lo habitó » y* 
fortificó , siendo Joab el pri«. 
mero que entró en él, l*. 
Tár. 11.6. Desde entppcet' 
se le dio el nombre de Cm«^ 
dad de David. 2. Reg. 5« 9* • 
Salomón hÍ2o á Jerusalen 
una de las mas brillantes. 
y opulentas Ciudades del 
Oriente.Despuesdesu muer» 
te Sesac Rey de Egipto ea-« 
tro en ella el año 5? del 
reynado de Roboam. Llevó 
los tesoros del Templo y 
del Rey , y todo lo destru-' 
yó. 3. Reg. 14. 2;* Joas: 
Rey de Israel hizo lo mismo 
en tiempo del Rey Amasias* 
4. Reg. 14. 14. : 2. P4r. 2 j. 
24. Aunque no Jo explica 
el texto » es de creer que 
padecería igual suerte en el 
reynado de Manases, quan^^ 
do este Príncipe fue conda-^ 



JE 

cidü^ Babylonia cargado de 
cadenas. 2. Far. 33. ii, Y 
sobre todo bien sabidos son 
ios desastres que sufrió su- 
cesivamente en Jos reynados 
de Eliacim 6 Joakin, Je* 
chonías ó Joaquin , y Sede« 
cías ó Matbanías, siendo ar« 
ruinada enteramente por Na- 
buchodonosor en este últi- 
mo tiempo, en que lo llevó 
todo á sangre y fuego , cau- 
tivando el resto de sus ha- 
bitadores. Vid* Sedéelas* Se- 
tenta años después fue Je- 
rusalen restablecida y pobla- 
da de nuevo por decreto de 
Cyro Rey de Persía , que 
dio libertad á los Judios pa- 
ra volver á su país; !• Esd. 
!• 3« aunque no se verificó 
su entera reedificación hasta 
el año 2? del reynado de 
Darío Hystaspe en tiempo 
de Nehemías. Fue tomada y 
saqueada por Antiocho Epi- 
phanesy i.M4(« i. recupe- 
rada poco después por Ju- 
das Machabeo, ibi ^ap, 4. 
y vanamente sitiada por mu* 
chos Reyes de Syrfa que 
no pudieron conquistarla. 
Desde entonces gozó Jeru- 
salen de una gran paz hasta 
el tiempo de Hircano y Aris- 
tobulo en que la tomó Pom- 
peyo I habiéndola tenido si« 



7E 



179 



v^ 



^ 



tiada tres meses. Este Ro- 
mano entró en el Templo, y 
aún en el Santuario , admi* 
rándose de que enere los 
riesgos y temores del sitio 
no hubiesen los Sacerdotes 
interrumpido sus funciones. 
Finalmente , esta gran 
Ciudad y llamada también 
Sdlem j después de haber 
quitado la vida , y maltra- 
tado á los Profetas que el 
Señor la envió en varios 
tiempos para reprehender sus 
desórdenes , y llevado has- 
ta lo sumo sus delitos y 
maldades por el horrible Re- 
gicidio que cometió en la 
divina persona del Salvador 
del mundo , atraxo sobre sí 
un castigo terrible , de que 
no hay exemplar. Jcsu-Chris- 
to lo habia anunciado i las 
mugeres que le acompaña- 
ron en su Pasión ^ diciendo 
no llorasen por él , sino por 
Jerusalen , sobre la quai 
iban á descargarse los rayos 
de la ira de Dios. Matb. 23. 
37. Luc. 25. 28. Tito hijo 
del Emperador Vespasiano 
la sitió poco tieiDpo des- 
pués en la solemnidad de la 
Pasqua , hallándose en Je- 
rusalen una multitud innu< 
merable de gentes de toda 
la Judéa. Padeció todos los 
Zz hor- 



1 8o 



JE 



horrores y crueldades de la 
guerra. La hambre fu$ .tal 
que después ide haber apura- 
do, las cosas mas sucias y 
asquerosas y sirvió de ali- 
meneóla carne bumaoa»Hu« 
bp madres qu« se comieron 
sus propios, hijos* Tito en 
fin entró con su exé.rcito en 
esta miserable Ciudad > y la 
emregó al pillage 9 y á las 
llamas, dexándola tan ar« 
ruinada > que apenas quedan 
ron vestigios de aquella so- 
berbia Jerusakn , que había 
úáer la Reyna del Oriente, 
y lía silla de la Religión por 
espacio de mas de xioo» 
años t desde que David co- 
locó en ella el trona. Así 
se cumplió U predicción del 
Hijo de Dios , que dixo ne^ 
quedaría en ella piedra so- 
bre piedra^ Mar. 1 3.. 2* Al* 
gunas veces por Jerusalen 
se: entiende la Iglesia mili-^ 

tai»^ r ^^•^ ^2^ '• y <>^f^ '^ 
triunfante* i^í. 2i. lo* 

JESAAR : Lo^aismo que 
Isaar. Vid. Isiaan 

JESAN^A : Ciudad de 1» 
Tribu* de £pkraim , que 
con sus dependencias* fue ro^ 
mada por A bía Rey de Judí í 
Jeroboam Rey de Israel. 2v 
Tdr. 15. 15^. ^fo hablan de 
eJJa los autores ^ y puede 



JE 

ser la misma que Senna. í^utHf . 
34. 4. 

JESBA: Hijo de Ezra^ 
y padre de Esthamo > de la 
Tfibu de Judá^ i. Par. 4. I7». 

JESBAAM:HíjodeHa-. 
chamoni , Ofícial del exér-r 
cita de David , el qual so* ¡ 
lo con su lanza dio muerte 
á 300. hombres^ i* Far. 1 1«. 
ir» Según el Padre Maria^ 
na y otros fue uno de los. 
tres que atravesaron el exér« 
cito de los Philisteos , y lie*, 
varos á David agua de la cis^ 
terna de Bethleem. 2. K#^« 
23- 16. Vid. Jesboam* 

JESBAAM de Carehimi 
Descendiente de Core , uno, 
de los hombres valerosos que^ 
se unieron á David en la pers 
secucioB dé Saúl. i. Parm 

12, í» 

JESBACASSA r Hijo d^ 
Hernán Levita y y Cantor, 
del Templa, i. Par. 2^. ^^ 
Fue Gefe de lat 1 7? clase de^ 
los^ Cantores. lU v. 24» 

JESBIBENOB r De la fa^ 
milia de Arapha ^ ó casu de 
los Gigantes Raphaím. EL 
hierro de su lanza pesabdí» 
3 00. onzas y y llevaba ceñi-- 
da una espadar nueva quaUi* 
do intento quitar la vida i^. 
David en Ja primera guerra 
que tuvo con los Philisteos 

¿«5 



•después de haber pecado con 
Bersabé ; lo que acaso bu* 
biipra conseguido por hallar- 
le fatigado del combate ^ si 
Abisal hijo de Sarvia no le 
hubiera muerto á él. Por es<- 
to resolvieron los del exer- 
cíto de David > y juraron 
mx permitirle ir en adelante 
con ellos a la guerra , por* 
^ue no se apagase la antor* 
cha de Israel , esto es , por* 
que no se expusiese su vida. 
z. Reg. 21. i6. 

^ JESBOAM : Hijo de 
Zabdtel. Gefe de un cuerpo 
de 24®. hombres que ^ ser- 
irian en la Corte de David 
cp el 'mes primero. 1 • Tar, 
Z(j^ 2. Creen algunos es és« 
te el mismo que Jesboam 
hijo deHachamoni) de quien 
ya hemos hablado. Hacha-* 
aiont significa t\ Sabi$\ y 
piKde ser muy bien Zab* 
diel so propio nombre, y 
Hachamoni sobrenombre. 

JESBOC : Quinto hijo 
de Abraham y Ce t hura. Gen* 
2$. 2. 

JESCHA 6 Ischa : Éen. 
1 !• 29. Muchos creen ( di- 
te Ca]met)^es la misma que 
Sara hija de Aram hermana 
de Lot , sobrina y muger 
de Abraham. G^ff. 20. 12. 
(■OS Hebreos dicen común* 



JE 



^tl 



mente que Sara era hija de 
Tharé , como tambienÁbra^ 
hám. Vid. Sara. 

JESEIAS : Hijo de Idi- 
úfíái^j Gefe 6 Principe de la 
8? de las 24. familias de los ' 
Levitas que servian en el 
Templo. 1. Par. 25. j. 

JESEL : Hijo de Nephta* 
li > y nieto de Jacob y Ba- 
la. Gen. 4(5. 24. Parece ser 
e} mismo que Jeser cabeza 
de. la familia de los Jeseri- 
tas , de quien se habla en ios 
Números 26, 45^. 

JESESI : Hijo de Jaddo^ 
y padre de Michael de la 
Tribu de Gad, i.P^r. 5. 14, 
- JESIEL ; Hijo de Neph- 
tali y cabeza de los Jesielí- 
tas. Nmn. 126, 48. En el 
Génesis 46. 24, se llama 
JasieL 

JESIMOÍÍ: Ciudad en 
la Tribu de Judá al Occr-* 
dente 6 izquierda del desier» 
to Maon cerca del monte 
Carmelo, i. Keg. 25. 24, 
Otros la ponen en la Tribu 
de Simeón en h parte me- 
ridional de la Pstlestina ; y 
quieren sea Ja misma que 
Hesmona 6 Asemona^ . 

JESMACHIAS : Levítít 
encargado por el Rey Eze:- 
chías y el Siimo Sacerdote 
Azaríaspara la custodia de 

los 



i8& 



JE 



Jos graneros del Templo en 
donde se recogían los diez- 
mos , primicias, y otras obla- 
ciones espontaneas > que no 
pudiendo consumirlas los 
Ministros » se distribuían en- 
tre sus familias con igualdad. 
2. Par. 51. I J. 
' JESMAIAS : Hijo de 
Abdías > y Gefe Militar de 
la Tribu de Zabulón en tiem- 
po de David. I» Par. 27. 19. 

JESONIAS: Hijo deje* 
remías , i quien con su fa- 
milia y todos los Rechabi- 
tas introduxo el Profeta Je- 
remías en el Gazophilacio 
de los hijos de Hanan , ofre- 
ciéndoles vino para que be- 
biesen. Jer. 35. 3 • 

J£SSE: Lo mismo que 
I$aí> padre de David. Is.ii. 

I. Vid. Isaí. 

JESSE : (País de) Lo 
mismo que tierra de Gesen. 
Juditb I. 9. Vid. Gesen. 
. JESSÜA : Hijo segundo 
de Aser. Gen. 46. 1 7. 

JESSUE : No se habla de 
este lugar en los Autores» 
pero parece ser O'udad de 
la Tribu de Judá. 2. Bsd. 

II. 26.. 

JESSUI : Tercer hijo de 
Aser. Gen. 46. 17. Fue ca- 
beza de la familia de los Jes- 
suitas. Sum, z6. 44. 



JESSÜI: Hijode ^aút 
I. "ELeg. 14. 49. 

JESÜCHRISTO : Hijo 
de Dios verdadero , Mesías». 
Salvador del mundo , engem* 
drado por el Padre antes de 
todos los sfglos : igual > y 
consubstancial al Padre Ctt 
quanto á la naturaleza Di« 
vina, inferior al Padre , y. 
semejante en la substancia \ 
la Virgen Maria su Madre» 
si atendemos á la naturales 
humana : el primero y priii4> 
cipal objeto de las profecías: 
figurado , y prometido eñ ' 
todo el Viejo Testamento: 
esperado y deseado de los 
antiguos Patriarchas : la es« 
peranza » y la salud de las 
naciones : la gloria » la felt« 
cidad 9 y el consuelo de los 
Christianos ; cuyo nombre 
de 'jesns , que significa Sdb' 
Vddúr f desempeña y cum^ 
plió oerfedísimamente , re^ 
dimiendonos del pecado y 
del infierno , y adouirién-* 
donos el Cielo con el precio 
de su sangre. 

Seis meses después que el 
Ángel Gabriel habia anun« 
ciado á Zacharías el naci^ 
miento de su hijo Juan , Pre- 
cursor del Mesías , envió 
Dios el mismo Archangel i 
Nazareth » Ciudad de C^li^ 

léá. 



JE 

léa, 31 la Virgen María, Espo- 
sa de Joseph, de la Tribu de 
de Judá y familia de Da* 
vid ; y . habiendo entrado 
adonde estaba María , la di* 
%o : Dios te Salve , Maria» 
llena eres de gracia , el Se- 
ñor es contigo , bendita tú 
eres entre todas las muge- 
res. La Santísima Virgen se 
turbó al oir estas palabras» 
y el Angci Ja dixo : no te- 
nas » María, porque eres 
•cepta al Señor , concebirás 
y parirás un hijo , á quien 
darás <1 nombre de Jesús. 
Será grande , y llamado hi* 
je del Altísima , y ocupará 
el trono de David su padre, 
rieynando eternameme sobre 
la Casa de Jacob. Admirada 
Maria , preguntó, jcómó 
podía ser aquello, no ha- 
biendo conocido varón ? y 
respondió el Ángel : £1 Es- 
píritu-Santo por su virtud y 
gracia lo dispondrá todo de 
nodo, que el fruto santo 
de tu vientre será llamado 
Hijo de Dios ; añadiendo 
que Isabel su Prima habia 
concebido un hijo en su ve- 
jez , y estaba en el sexto 
mes de su preñado , porque 
nada es imposible para Dios. 
Entonces dixo la Santísima 
.Virgen : Yes aquí la sier- 



JHÍ 183 

va del Señor , hágase en mí 
según tu palabra. Luc. i. 
26. 58. 

Cerca de nueve meses des- 
pués se publicó en Judéa ua 
Edido del Emperador Au- 
gusto, mandando que todos 
fuesen á empadronarse en el 
Pueblo de su nacimiento ó 
de su origen. Joseph , que 
era de la Tribu de Judá y 
familia de David , como^ 
también su Esposa la Santí-. 
sima Virgen , fueron k Beth« 
leem para cumplir, con el 
Edido , y estando allí lle*> 
gó el tiempo del parto de 
María , que dio á luz i sa 
hijo primogénito sin segun-i^ 
do , y fue envuelto en paña*: 
les , y puesto sobre el pese<^ 
bre de uh establo en que se 
habían recogido , por na 
haber hallado otro hospe-- 
dage. 

PubKcóse el nacimiento 
de Jesu-Christo por unos 
Pastores , que iluminados de. 
una luz superior y divina , y: 
avisados por un Ángel que 
los instruyó de todo , pasa* 
ron á Bethleem , y lo reco-. 
nocieron en sus adoraciones? 
y ofertas , admirando á lo¿ 
que los oían , y alabando á- 
Dios por lo que habian oí- 
do y visto. Cumpliéronse los 

ocho 



.jB4 JE 

. ocho dias > y fue cirjCUnci^ 
dado> poniéndole el nom* 
bre de Jesús , que había qx- 
presado el Ángel anees de 
su concepción, tuc. 2* 2i. 

Quarenta dias después del 
Dacimiento de Jesús fue lle^ 
vado á Jerusalen para ser pre- 
sentado en el Templo , y 
ofrecer su Madre la hostia 
prescrita por la Ley , aun-» 
que no estaba sujeta á ella, 
ni tenia culpa de que puri- 
ficarse. Habia en Jerusalen 
un hombre justo y timora- 
to llamado Simeón, ilustrado 
del Espíritu Santo , que le 
: habia prometido no moriría 
hasta ver al Christo del Se- 
ñor y y esperaba el consuelo 
de Israel» Este venerable an- 
ciano fue al Templo movi- 
do del Espíritu Santo , y al 
entrar los Padres de Jesús 
en él , tomó al niño en sus 
brazos , y alabando á Dios^ 
dixo ei cántico ^unc dimif-* 
tts &c. manifestando su ale* 
gria y regozijo por haber 
visto la salud > y la gloria 
del . Pueblo de Israel ; y 
anunció á la Santísima Vir^* 
gen lo mucho que hablan 
de padecer así el Hijo có- 
mo la Madre* Al mismo 
tiempo sobrevino Ana hija 
de Phanuel de la Tribu de 



JE 

Aser , o¿i:ogenaria ., que há« 
cia muchos años pasaba la 
vida en el Templo , emplea- 
da dia y noche en el ayuíio 
y la oración ; y alabando al 
Señor » hablaba de él á to« 
dos los que esperaban la re* 
dencion de Israel. ConcluC* 
do todo lo que mandaba \t 
Ley , se volvieron á Galilea, 
á su Ciudad de Nazareth» 
Luc. 2. Z2. ad 39. 

Algunos dias antes , es^o 
es á Ips trece de su naci« 
miento , habian llegado i 
Jerusalen los . Magos , ó Sa« 
bios : del Oriente , guiados 
de una estrella > preguntan- 
do por el que habia naciólo 
key de los Judios , á quien 
deseaban adorar. Esta nove* 
dad puso en consternación i 
Herodes y toda la Ciudad» 
el qual hizo se congregasen 
los Príncipes de los Sacer*. 
dotes y los Escribas , y 
preguntándoles , j en dónde' 
debía nacer Christo ? le res* 
pondieron que en BethleenSt 
según el Profeta Micheas«f, 
2. Informóse secretamente 
de los Magos cómo y quin- 
do habian . visto aquella es« 
trella , y los despidió , en<« 
cargándoles buscasen con d¡« 
ligencia al niño 9 y le aji^isa* 
seo donde estd^a > para ir él 

tam^f 



TE. 

Cimbtetí I adorarle ; pera 
ellos prevenidos en sueños 
pqr un Ángel » después de 
onecerle sus dones de oro, 
iodenso y msrrha , se resti- 
tuyeron á su pa($ por ipcro 
camino* . 

. Marcharon los Ma^os , y 
ua Ángel » acaso el mismo 
que los previno de lo que 
debian hacer, avisó iguaU 
mente en sueños á Joseph 
que huyese á Egipto con Je- 
sus y su Madre , porque* 

Cetendian quitarle U vida; 
quecuinplio al instante, 
esperando en £g¡pto nuevo 
aviso para restituirse k IS'- 
racl. Viéndose Herodes bur- 
lado de los M;igos , di¿ or- 
den el año 2? de Jesu-ChnV 
to k principios de Marzo, 
según San Epifanio^ deque, 
fuesen, degollados codos los 
niños de Betbieen y sus con* 
tornos , que hubiesen naci- 
do en los dos últimos años, 
hasta aquel día. Entonces se 
cumplió lo que habla dicho 
Jeremías ji. ly. 

Habiendo muerto Hero- 
des , á quien sucedió en el 
Keyno su hijo Archelao en 
el año 5? de Jesu Christo 
SI 7 de Enero , tuvo Joseph 
nueva revelación, en la qual 
le mandó Dios volviese á 



JE, i8^ 

Isirael con^ el Niño y la Ma- 
dre ; porque habían muertOi 
los que le buscaban para qui« 
tarle la v¡da« Joseph inine«« 
diatamente se puso en camt« 
no , y llegó á la tierra dC' 
Israel; pero sabiendo que 
Archelaó reynaba en.Jtidéa 
temió ir alia ; y prevenido 
en sueños , se retiró I Gali«> 
lea , y se estableció en Ni* 
2areth. Hatb, z. 1 3. j iig. ' 
La historia por menor dcr 
estos viagcs de Jesús , Ma** 
ría y Joseph no se halla en 
el Evangelio ; y aunque tra« 
taron muchas personas espi^! 
rituales del asunto , no nos: 
atrevemos k aventurar en es^ 
te Diccionario unas relacio- 
nes sin apoyo en la Escritu* 
ra 4 contentándonos con de«- 
cir que los miscicos hallan 
en dios materia muy abun*: 
dante para meditar , y ha#* 
cer grandes reflexiones pia- 
dosas. Los temores , sobre-' 
saltos , trabajos y peligros 
del camino fueron tantos , y 
tan haturales , que apenas 
habrá quien pueda prestin* 
dir de ellos en su conside- 
ración. El consuelo de sal- 
var por aquel medio la vida 
del que venia i redimir el 
nuibdo , y las delicias inte- 
riores que era forzoso cao- ; 
Aa sa« 



\ 



XÍ6 JE 

98se en María y Joseph laT 
gracia que los guiaba ^ He'? 
vando en sus brazos el Au* 
tor de ella i no podemos me- 
nos de concebirlas en suma 
grado; y aunque la estrechez. 
y miseria con que parece re* 
guiar vivirían en Egipto pre* 
cisados á comer de su tra*^ 
bajo , dan motivo i pror- 
j^ompir ea afedos compasi*^ 
vos de mucho dolor y sentía 
miento^ no dexan de pre-» 
sentarse motivos de alabar 
arl Señor y por la abundancia 
de gracias que derramaría^ 
incesantemente sobre sus co- 
razones aqud por quien' lo^ 
sufrian todoi^ con ua amor 
sin igual; • 

* Tampoco tenemos noti-» 
da de lo que hizo Jesús en 
Kazareth hasta los doce años. 
de su edad » en que estanda 
Archelao desterrado , fue 
con sus padres á celebrar la.^ 
Pasqua en Jerusalea , que- 
dándose allí después sin que 
lo advirtiesen , creyendo se 
había adelantado con alga-' 
nos de sus parientes ó cono* 
cídos* Morando al segundo 
dia que faltaba , se votvíe-: 
ron á Jerusalen , y al terce- 
ro le hallaron en el Tem- 
plo sentado entre los Doc- 
tores >d¡spu tanda con ellos i 



♦- ¿ 



eon admiración d¿ los que' 
le oían. Preguntóle su Ma« 
dre , i por qué les habia da« 
do aquel sentimiento ? y Je* 
sus la respondió á presencial « 
de todos;» que habia sido^ 
vano el buscarle », sabienda 
que debía cumplir la volun^* 
tad de su Padre , y ocupar* 
se en las cosas que con ve* 
vian í su servicio y honra»' 
Aquí empezó k manifestaf 
su generación eterna» Kestí-^ 
tuyeronse i Nazareth i, ea^ 
donde vivió después sumisa 
ásus padres, creciendo» y 
aprovechando ea la sabidu- 
^^ y ^^ gracia* delante de- 
Dio» y de los hombrea i no^ 
por aumenta , sino por ma«^ 
nifestadon ^ abriendo los te- 
soros de la sabiduría y cíenla 
cía de Dios , que estaban es<¿ 
condfdos en él desde el pri*i 
mer instante de su concep*t 
cíoa , como dice San Pabla 
á los Colosenses»! 2. 3. Luu 

< Desde este tiempo, has* 
ta que San Juan le bautizó^ 
ea el Jordán , que fue el 
año 50. de su nacimiento 
poco mas ó menos» en el 
dia 6. de Enero , nada nos ' 
dicen los: Evangeh^stas de lá 
vida de Jesús. Mó es posi-- 
ble haya quien dude que cÜ 

5<i 



I^ñdr bi2o iofinifos prodi* 
gios y milagros desde los I2« 
hasta los 30. años de su 
cdjid^ diciendo ei Evange? 
Jísta San Juan» 2i. 25. qUe 
5Í. hubieran de esctibirsc: to^ 
d^s las cosas que obró > HQ 
cabrían en el mundo los li- 
bros que eran oecesarios-Sí; 
W los doee años manifescq^ 
Unta prudencia y sabldurid' 
mtre ios Doátores ^ si <rt^. 
<ía y adelantaba len la joiani- 
ifestacion de su virtud y cien- 
cia divina 3 ¿ qué haría des-* 
dfijentooces Jiasta los trein- 
ta i Aunque jel texto no lo 
flefiere|>or ser fuera d^ su 
intento 9 y porque así con-^ 
wnia ¿ ios designios de Dios» 
que qaiso enseñarnos |>Qr;e^, 
se:.itoedio> que: el Gbrismuo: 
ptede y. <kbe ocultar sus; 
yiftudes > mientras no es ne^. 
cesarlo publicarlas para mar 
yor gloria de Dios i y edifí-^ 
cacion del próximo » se ha^- > 
lia mucho escrito en los au« , 
tores místicos con el título . 
de yiid ^scfifuüdaé privada 
de Jesu-^Christo« El Evan- 
gelio no comprefaende mas 
que la vida páblica'i ppr.der- 
de Ip así f esto* es t. su pre^' * 
dieaeion > tomando su prin- : 
cipio desde d Bautismo de 
San Juan* 



Í90 f rimero de la predUaüm 
de J^JU'-Cbriseo. 



.: J 



\- Después de^haber predí-i* 
cado San Juan d Bautismo 
de penitencia en el Desier-* 
%Oy y publicado la venid^i 
del Mesías 9 bautizaba eo 
las^iiberas del Jordán i toi 
dos^Josque llegabam AceraS* 
se Jesús con los demis para 
ser igualmente bautizado en 
el tiempo que hemos dicho; 
y habiéndole conocido el 
Bautista por inspiración di^ 
vina , rehusó hacerlo^ pre««: 
tendiendo que- por el con* 
trario le bautizase á él ; pe^ > 
ro convencido Juan de quet 
«ra. preciso cumplir todo lo: 
que! (justamente ^habia dtf^; 
puesto el^Cadre Eterno ^ ié) 
ba u tizo ed el Jordán. Lue^ 
go que salió Jesús del agua • 
S6' puso'á orar : Xff£. 3 • 2 1« . 
Y; lábriéñdoic los. Cielos .ba«». 
xáoelr£spícitu«SamQ sobf^^ 
él:£n figuran tlefiloma^ 3r> 
se oyó una vor que decía: 
Este es mi hijo amado , en 
qui^ tengo mis : delicias y.;^ 
complaccficias*}MifiA. ^'¿ii7#^( 
.. Taxif cl< propia di^ coi iquo ! 3 
fue ^bautizado- se retiró al . 
Desierto llevado del Espí- 
ritu-Santo» y d^^ principia 

Aa ¿ al 



i88 



Jé: 



al ayuno de quarenta dias> 
después de los quaks el: i ^ • 
de Febfero -bailándose débil 
en el cuerpo , y con ham- 
bre, le cen'to el deíaoaia por 
tres veces. Primero le propu» 
so que si eca hijo de Dios 
coavÍFtiese en pan; hs pie- 
deas, que teüiia. delante ; y 
habiéndole pccbazado é\ Se«* 
Bor con esta admirable sen- 
tenda :. no vive el. hombre 
solamente por el pan , sino 
por todtr la qi>e sale de la 
beca de Dtos ; como si* di- 
xese r el. qoc agrada á Dios 
noi^cesita deocro alimento, 
porque Dios es todo, y pue- 
de mantener al hombre por 
muchos medios , pasó k ten- 
tarle. d€ otroi modo. Trans**. 
porbóle k '. ?un . monee; imtty - 
ekvado ,. y señalando; con 
la- mano U redondez die h 
tierra , ofreció darle todos^ 
los reynos del munda y. su^ 
esplendor ,^¡^ te adoraba liuM 
quei iiespondió'el Sedor^es^ 
CFÍto está : Adorarís^y »r-^ 
viras á tu; solor- Dios y Se- 
ñor. ¿levóle después ít h 
Ctudadde. Jenisaleny y po- 
niéndole. ;'Sobre.. el pináculo^ 
deiiiTempfo ^Ac- aconsejaba 
se precipkase de él , seguro 
de que na le sucedería nin- 
gún mal } porque djce la Ei^ 



JE 

crítnra r Mandó Dk>s i su» 
Angeles que te guarden ea 
todas ocasiones para que no 
padezcas ningún daño. Re« 
plicó^ Jesús : también está 
escrito : No tentarás á ii) 
Dios y Señor. Con esto 
viendo el demonio inútiles 
sus esfuerzos , hiuyd de allr, 
y llegando los Angeles le 
servia n. Luí. 4. Matb. 4. En 
el dia mismo en que Jesús 
fue tentado por el demonio 
le llevó el £sp/ritu-Santo á 
Galilea , y estuvo quince 
dtas en Nazarecb. , seguir 
San Epiphanio. , . ' 

£1 I ? de Marzo recibió^ 
el Bautista los enviados por 
los Piíariseos á preguntarte 
¿ $r era Cbtisto ? y el 2? esr 
tanda San Juan en Betha^* 
ifia-á hi otra parte del* Jor* 
dan , en donde* bautizaba^ 
vió-á Jesiis qne seacercaba,' 
y dfxo : Este es «1 CorderO' 
de Diosr que quita los peca^ 
dos del mutKk). Este es aquel 
de quien^ dixe qué vendría '■ 
después de* mí ^ habiendo 
sido primero que yo. No le 
conocia ; pero el' que me en-* 
vio' á: ba utízar en ti agaa> 
me díó por scñaty que aquel 
sobre quien TÍtfse baxaV el 
Espfrini es^et que bautiza en 
el ¿spíriiu- Sanio: y yo íq vi, 

y 



y doy testimonio de esta ver- 
dad. Al dia siguiente volvió 
i verle , y dixo : Este es el 
Cordero de Dios. Habiendo 
oído esto dos de sus disci- 
^los que estaban con él» 
fueron siguiendo á Jesús* 
Viólos el Señor , y pregun- 
tándoles ¡qué buscaban^ res^ 
pendieron que querían saber 
donde moraba. Dixoles Je* 
§&$ : Venid , y Jo veréis. 

Estos dos discipoios del 
Bautista , de los quales uno 
era Andrés, y el otro , aun- 
que no se expresa sul nom- 
bre , Joan Evangelista ,co- 
Irib afirman atgunos ( dice el 
Corsos tomo ) le acompaña* 
ron basta su posada , y pa- 
saron- aflí e) dia. A h vuet« 
ta el prknéro que ttalló An- 
drés fttt i' ser hern^no St* 
mon Pedro , y íe díxai he- 
mos visto al Mesías ; y líe* 
vedóle i $n presencia le dr- 
xo Jesús : tú eres Simón hi- 
ja de Juan , y tendrás por 
nombre iZipbas , que quiere 
decir Piedra 6 Pedro. AI 
otro' dia , que fue eT 4. de 
Kfarzo y yendo Jesús para 
Calitóa vid á Phelipe , y le 
Mndd que \t siguiese. Este 
▼íó á Nathanaél » y le dixor 
Hemos hallado á Jesns hijo 
4e Josepb de Nazareih , pro: 



JE 189 

metido en la Ley y los Pro- 
fetas. Replicó Nathanae): 
2 Puede dar cosa buena Na* 
2areth ? Y acercándose í 
verle , dixo Jesús : Este es 
verdadero Israelita sm do« 
bléz y sin ficción. Preguntó 
Nathanael 1 j en qué lo co- 
nocía ? y Jesús k respondió: 
anees que Phelipe te llama- 
se te he visto yo debaxo de 
la higuera , eseo es : vi tus 
pensamientos y discursos sf> 
bre tal y tal asunto, de 
donde infieres bien que soy 
mas que hombre. Dixo en- 
tonces Nathanael : Maestro^ 
tú eres el hrjo de Dios : tá 
eres el Rey de Israel. Y 
con este motivo le dixo Je- 
sús vería cosas mayores. 'Joémé 
I . p€t nt. 

"' En el cfia 5. de Marzo, 
sesenta desjjttes del'Bautií- 
m'o^ , según San Epiphanía, 
asistió con su Madre y Dis- 
cípulos i las Bodas do Caní 
de Galilea^ Paitando el vi« 
no en ellas , le dixo Su Ma«» 
dre , que' no tenían vina. 
Gon este motivo profirió al- 
gunas palabras, ásperas al 
parecer para María , pera 
muy oportuna! para ins- 
truirnos de que en fas 'fuh-^ 
ciotres divinas no debe aten>- 
derse 1. los respetos de hr 

car- 



jgp 



m 



carne y sangre » y mandó 
Jlcnar de agua seis tinajas^ 
y servir á la mesa de lo que 
se coDcenia en ellas. Hi;^ose 
todo según lo que Jesús 
dispuso y había prevenv^o 
$u Madre > y el agua se con* 
virtió en un vino tan gene- 
roso 9 que admiró á los con- 
vidados* Este fue el prime- 
ro de sus milagros > mani- 
festando su gloria con utili- 
dad de los Discípulos que 
creyeron en él. Pasó i Ca- 
pharnaum 9 y allí se detuvo 
con su Madre y Discipulo^ 
algunos días, hasta que coq 
motlvp de la Pasqua fue ^k 
celebrarla á Jerusalen, 
, £n esta ocasión , á saber, 
fsiando en Jerusalen el 28» 
de Marzo , viendo sentados 
en el atrio los cambiante^ y 
vivanderos de Bueyes , ^vc-^ 
jas , palomas ^ y otras co- 
sas necesarias para los sacri-. 
ficios , hizo un látigo : de 
cordeles , y los echó todos 
fuera , dicieqdo , que 1^ ca* 
sa de su Piadre no debían 
hacerla casa de negociación. 
Preguntáronle los Judios: 
jCon qué prodigio los ha- 
bía de convencer de que te- 
nia autoridad para aquello ? 
Jesús les respondió : Des* 

truid este Templo ; y yo lo 



m 

reedificaré en tres dUs. Hár* 
biaba de su Muerte y Ke« 
surrección ; pero ellos lo 
entendieron materialmente 
del Templo de Jerusalenj^ 
J$4n. 2. Por este tiempo fue 
á visitar á Jesús por la no^ 
che un Phariseo llamado Ní-« 
codemus , y el Señor le ins- 
truyó en la gracia del Bau? 
tismo » sin cuyo auxilio apli^ 
cado efe¿tivamente| ó pat 
lo menos en el voto ó deseo 
eScáz, nadie puede entrai; 
en el Rey no de los Cielos^ 
7^4». 3. ) 

A. principios de Abril iHk^ 
XÓ a Judea'cpn sus PiscipUit 
los f y estando allí bautiza-^ 
ba h los que llegaban , no, 
ppr sí n^iismp , sino p9r,ioe% 
dio de sus Discípulos ; y} 
Juan h^cia lo mismo en Ejií^ 
non cerca de Salim. En to«i 
do este tiempo hasta la pri^ 
sion del Bautista no mani-/ 
festó Jesús ^tan claramente: 
c(Mno después que era el Mo* 
sías 9 ni los Evangelistas r<eK^ 
fieren los milagros qw hizo« 

A fin de Diciembre He— 
rodes Antipa » á quien el. 
Bautista reprehendia conti-^ 
nuamente » porque cenia I4. 
muger de su hermano con-v 
tra la ley, mandó prenderle.- 



JE 

biri 3« 19* Desde enton- 
ces empezó Jesús á decU* 
sürse el verdadero Mesías y y 
predicar el Reyno de Dios» 

¡áflrji sigundú de U ftedicacm 
di 'Jisu-Cbristp^ 

' Sabiendo Jesús al princi* 
jáó del año segundo de su 
predicación que suPrecur* 
sor estaba preso > y que los^ 
Phariseos se quejaban de que 
tenia muchos Discípulos » y 
bautizaba mas que Juan , de- 
aré la Judéa » y se volvió í 
Caliléa » tomando el camino 
fot Samaría» Llegó áSichar» 
Ciudad pequeña que esta* 
ba 'cerca de la heredad ó 
posesión que dio Jacob í 
su hijo Joseph ; y hallándo- 
se fít ¡gado del camino, se 
sentó junto al 'pozo ó fucn*- 
tt de donde'^se surtrarel ve<* 
tindario. Los Discípulos fue- 
ron á la Ciudad á comprar 
lo que necesitaban para co- 
mer» A este tiempo llegó una 
ibuger ¿ buscar agua ^ y ^t 
Señor la pidió de beber. Ella 
le preguntó , j cómo siendo 
Judio pedia agua á una Sa-* 
iftaritana ? y Jesús le respon* 
dio : ^¡ conocieras ef don de 
Dios , y qüi^n es ef que te 
pjde de bcbe^ , tú le pedi- 



m 



Í9Í 



rfas I ¿I 9 y te darfa agua 
viva* £1 que bebe de esa 
agua vuelve á tener sed ; pe- 
ro el que beba de la que yo 
daré , no la tendrá jamás , y 
le guiará á la vida eterna. 
Dame Señor } dixo la muger, 
de esa agua , y me ahorra- 
ré del trabajo de venir aquí» 
y sacarla. Dixo Jesús : Vé^ 
llama i tu marido , y vuei« 
ve acá. Replicó ella , yo na 
tengo marido» Dices bien 
que no tienes marido , por« 
que has tenido cinco , y el: 
que ahora tienes no es tu^*» 
yo» Admirada la muger ex^ 
clamó diciendo : Señor , ya 
veo que eres Profeta ; y to* 
mando Jesús la palabra , li 
instruyó cómo y en dónde 
habia de adorar áDíos, y 
que él era el Mesías que es» 
peraban» A este tiempo lie* 
gaíron los Discípulos > y la 
muger se fue á la Ciudad» 
y refirió lo que habia pa-^ 
sado» 

Instaban los Discípulos i 
Jiesus á que comiese : y res« 
póndiéndoles que su comida 
era cumplir la voluntad de 
su Padre » les significó por- 
uña parábola las buenas dis-»> 
posiciones en que se halla* 
ban ios hombres para reci^ 
bir el Evangelio , ofrecién^ 

do» 



l^» 



JE 



doles la participación en Io( 
frutos eternos, como coo-. 
pcrantes á su publicación. Al 
oír los de Sichar la relación 
de la muger creyeron mu* 
cbos en Jesús; pero habiendo 
ido á oirle , creyeron mu- 
chos mas 9 porque habian 
vbto por sí mismos lo que 
ella referia. 

Detúvose Jesús dos días 
en Samaria f y pasó á Gali^ 
lea » en donde fue bien re* 
ctbtdo , porque sabian b que 
habia hecho en Jerusalen en 
el dia de la Pasqua. Jodn. 4. 
4 ) . Entraba en las Sinagogas, 
y enseñaba en ellas con mu- 
cha fama y aplauso general. 
Llegó á Nazareth , y están* 
do en aquella Sinagoga » le 
pusieron en la mano el li- 
bro de Isaías para que le* 
yece. Abriólo por el capftii* 
lo 6 1, en donde dice el Pro* 
feta: £1 espíritu del Señor 
sobre mí; por eso me un* 
gió y y envió \ predicar el 
Evangelio á los pobres j cu* 
rar á los contritos , anunciar 
la libertad á los cautivos» 
dar vista á los ciegos , sol* 
tura il los presos, y publi- 
car el año de las gracias del 
Señor , y dia de la retribu- 
ción. Después de haber leí- 
do I entregó el libro > y senr 



JE 

t^dose , puso en cxpe6):á- 
cion a todos. Dio principio 
á su explicación diciendo; 
Hoy se ha cumplido esta 
sentencia de la Escritura que 
acabáis de oir ; declarando, 
el pasage tan á satisfacción 
de Jos oyentes , que admi- 
rados de la eficacia y dqU 
2ura de sus palabras , excla« 
marón : ¿ Por ventura es es-i 
ce el hijo de Joseph ? En- 
tonces les dixo ; no dudo me 
diréis ; si eres Medico cura- 
te á tí mismo : haz en tu 
patria los prodigios que he- 
mos oído hiciste en Caphar-.. 
naum; mas yo os aseguro 
que ningún Profeta es biea 
admitido en su patria. En; 
tiempo de Elias habia mu«»/ 
chas viudas en Israel , y i; 
ninguna fue enviado sino 4; 
la viuda de Sarepca en Sí-, 
don. En el de Eliseo habia: 
muchos leprosos en Israel^; 
y no curó sino á Naamaa. 
Syro. Al oir esto se irrita-; 
ron los que estaban en la Si- 
nagoga , y levantándose le 
echaron fuera de la Ciudad» 
llevándole á la cima del mon« 
te, con ánimo de precipitar- 
le ; pero Jesús pasando por 
medio de ellos caminaba sin 
que nadie se lo estorbase. 
Lhí. 4* i 8. 7 s¡¿. 

A 



•^ " A ptiÁcipio <fe- Fcbr«rd 
volvió JtsQs Á Cana de Ga- 
lilea , en donde dio salud 
éáú sn.pa(ábra''ai h¡|o de uo 
eorcc^atio (fue<dxal9|a enCá-^ 
phariiaURi. ^4if.f4^ J^.Pik* 
sando por cerca 4^ mar dd 
Galilea, llamó i Sinkon Pe* 
dro y Andrés su hermano 
qiiéesBtában pescando. Pocd 
¿espues vióiSantiag^ y Joan 
que estaban en uDa barca 
componiendo las redes con 
su padiie Zebedeo:, y unos 
y otros fe .srgatjeron ú ins<« 
tuite; abandoninibjíto'todoi 
Marb.: j^^9^^;f4ígé^ Entró 
eñ^ Capharnaumv y pírica* 
ba en la Sinagogii todos los 
dias de üesta con una gra* 
vedad , autoridad y dulzu* 
ra ^tan grande ^ «que irritado 
lili espíriui innmiido que po* 
se^a i un hombre , levantó 
lá voz quejándose de ^ue 
le perdia , y confesándole" 
Santo de Dios que podia des- 
iruirle. Mandó Jesús ^i t^ 
pirita que callase , y saliese 
de aquel hombre; y lo éxe* 
cuto echándole eñ tierra sin 
hacerle daño. Adniirados to- 
dos del imperio con que 
f^andaba* á ios ^p/ritus ín« 
mttndbs i publidiban SB po^ 
dcr por la comarta. Sah'óí 
de la Sinagoga , y jiabkxKk^ 



entrado con Santiago y Juao 
en' la casa de Simón , cuy^ 
suegra estaba febricitante , se 
vio Ko^pia ^e calentura luet» 
gfo <^ue la to¿ó la mano. Marc^ 
i; iíath. 8w 14, Lleváronle 
todos ios ' enfermos que ha^ 
bia en la Ciudad y y los cu-« 
raba poniendo sus «nanos so? 
bre ellos. Los demonios sa«^ 
lilla de Hmcbos pubUcando 
era él hijo* de Diosi- nua 
Jesús no les. «p craÑtía decit 
que era Christo ó el Mesías^ 
porque no convenia aún. En 
este riempa curó á <in lepro* 
sacbn^sola su -palabra* ibi ñ 
4b. Al dia siguiente tomó 
el camiho ázia un lugar de« 
sierto 9 y siguiéndole una 
turba prodigiosa de todas 
partes, le suplicaba no se 
apartase de ellos :• mas el 
Señor 'Satisfizo'i sus ruegos 
diciendo , que era menester 
cumplir su ministerio, anun- 
ciando el.Reyfio de Dios á 
otrasCiitd;ad)ss.Caí,4.; t.&Ci 
" fin'efefto i foe. predica n- 
dd^ por todas/ las Ciudadesj 
y viéndose rodeado de mii^ 
cha gente que le seguía , de-» 
terminó pasar á ia otra parr 
ce del lago de Genesareth^ 
¿nrííar de G^iléa i princi- 
pio: de Marzo , y habiendo 
entrado'^ len un^ bajrca^ to^ 

Bb sus 



194 



JE 



SUS Discípulos , se «cbó 4 
dormir. Estando en alca mar 
se levantó una fuerte tcm* 
pestad y de suerte que las 
pías cubrían la barca. Acu5 
dieron los Discípulos i des* 
percarle , creyendo que pe^ 
recian todos. Reprehendió 
}esus su poca fé > y levan^ 
tándose puso precepto á Jos 
vientos y al mar , y todo 
quedó seroio ^ causando la 
9)ayor admiración i los qué 
observaban el poder de su 
palabra. MatL 8. 2 j. / sigi 
Desembarcó en. la tierra* de 
Jos Gerasenosi y curó un 
endemoniado ^ permitiendo 
Á la legión de espíritus que 
le poseía se pasase á una pía* 
ra de puercos. Man;. 5* !• 
y ^^^« ^egun San Matbeo 8. 
z8. eran dos los endemonia- 
dos. Lexos de apreciar los 
Gerasenos que Jesús los vi-^ 
sítase > le salieron al encoen- 
tro , y le suplicaron saliese 
de aquel país. r. 54. ^ 
>: Tomó Jesms segunda vez 
la barca» y volvió i Ca- 
pharnaum. A esta noticia 
concurrieron tantos í oírle» 
y presentarle enfermos para 
qde les diese la salud » que 
ao pudiendo acercarse i él 
quacro hombres que lleva- 
ban un paralytica ^ levanta- 



ron ti techo , y d^scolgán^ 
dote en su camilla se lo pu« 
sieron delante. Jesús al vea 
sufé dixo.al Paraly tico : i& 
jo. se te (perdonan tus pécari 
dos^Y para satisfacer i U 
temeridad de algunos £scri«^ 
bas que murmuraban en su 
interior dudando de su po^ 
testad. i les díxo : ¿Qjiál es 
más fácil » decir al Paraly tl^ 
co : tus pecados son perdof» 
nados ; ó decir : levanute# 
toma tu cama» y anda i Mas' 
para que sepáis que el Hijo 
del lioflidoirer tiene potestM 
tübre la tierra para perdoi 
liar los pecados i! á tí te dÍ9 
go » hablando con el Para^ 
lytico » levántate » toma ta 
cama » y vete i tu casa» Hh 
s^lo el Paraly dco con mu^t 
cha admiración de los cirn 
cunstantes que daban . glo<f 
ría á Dios. M4tc. 2. 3 • / Wf* 
Salió otra vez ázia el mar« 
y al paso vio Á Levi hijo de 
Alpheo y que estaba en la 
Aduana recogiendo los tri? 
btttos, y le mandó que le 
siguiese. Dexando Levi > ó 
Matheo que es lo roisnia^ 
la mesa que ocupaba en la 
Aduana » siguió i Jesús » y 
comia con 41 como los der 
mis Disdpulos » de donde 
twuuro0 prete:|[to los Escrtr 

bas 



JE 

murar de Jesús , que reba- 
tió su temeridad , diciendo: 
No necesita» medico los sa^^ 
nos f sino los xjaé están eii* 
fermos. Mdr^ z^t^l j sig. 
«^ Estando Jesús sattsfacien^ 
do á los discipulos del Bau* 
tista 9 porque habían nota** 
do que sus Discipulos no 
syuDabancon tanta |reqüen« 
da como ellos i llegó i el 
un Pr/fl^e ^e f a Sinagoga 
Hamado Jairo » según San 
Marcos 5[é 22., pidiéndole 
«aba^ i^sit «asá^ 7 pusiese 
hi tnmó «ébrié bna hija suy^ 
ée ¿oce ai&oS' que acab^áia 
¿jt itidnr« L'eyaiuóse Jesús, 
y caminando ázia la casa de 
«iquel hombre , tocó su ro* 
pa por detrás \ina lOuger que 
padecía fluxo 'de sangre , y 
quedó sana. AI enerar Jesús 
en la casa de Jairo vio dis* 
puesto et aparato para dar 
sepultura i, la muchacha , y 
Hiandó se marchasen^tódús, 
diciendo que no estaba 
muerta sino dormida , y to* 
mandola de la mano , se le. 
yantó satia. Pasando adelan- 
te le siguieron dos ciegos» 
i quienes dio vista ; y- curó 
i'irn hombre mudo y en- 
demoniado , echando fuera 
ti demonio i y restituyendo- 



JE 



Í9S 






te el habla. Udt\ 9. 14. jr stg^ 
íA io» de Abril acercan^ 
se la fiesta de la Pasqua , fiíe 
á (Celebrarla á - Jerusalen ; y 
^[t^\ %6; que era Sabadc^ 
curó un paratycico que ha« 
bía 3 8, años que padeciat 
y estaba en la piscina proba* 
tica sin tener quien le ba« 
Xase i las aguas quando * se 
movian. ^oan, 5. i* 7 sig^ 
£n el dia 23, de Abril » que 
era el Sábado segundo de It 
Pasqua% y primero después 
de ella 9 pasando por unos 
sembrados cogieron los Dis- 
cípulos algunas espigas » y 
mondando ios granos, los 
comían* Murmuraban de es» 
to los Phariseos » como vio* 
ladon del Sábado ; pero Je» 
sus Justificó su conduda coa 
el «xemplo de David , que 
cíbligado de la necesidad» 
cbinió los panes de propp« 
sicion que eran reservados i 
los Sacerdotes (;r !• Re¿. zt*. 
4» J^^^i* y concluyó .instru- 
yéndoles de que el Hijo del 
hombre era Señor del Saba^ 
do , y podía dispensarlos de 
afquella obligación* De allí 
pasó i la Sinagoga y y curó' 
ua hombre que tenia unt 
manov seca. No cesaban los 
Phariseos de increparle di* 
ciendo » que en esto obraba 

6b z con* 



19^ Jíi 

.contra la Ley ; pe!r6tíél- lot 
convencía de lo contrario 
con muy poderosas razones» 
Mafb. 1 2. per tot. lui. 6.f€t 
túi^ More i z* 23 • y iig. 

Irritados, los Phariseos se 
conjuraron con los Herodia*^ 
nos contra el Señor , y Je-» 
sus se reti^ró ázía el mar con 
$us.Disci{)ulos^^ siguiéndole 
SDUcha ^ente de todas pac- 
íes y naciones. Mátc^ ; • 6. 
j sig. A mediados de Mayo 
poco más ó menos subió i 
un monte, en donde oró 
toda k noche ^ y por U ma* 
nana. llan?Q i sus Discípulos^ 
y: escogiendo dbce de eHos» 
les dio título de Apostóles» 
que quiere dtút tnñ^dAí 'yi 
sabei ;; $imon, á qüiea. lla- 
mó Pedra^ Andrés 1 $afitia? 
go> Juan , Phelipé ^i-Barto? 
loflrté V Matheo 9. Thpiita^ 
Samiago hijo de Alphe&».Sir 
ínon el Zeloso» Judas de 
Jaoobc^,, y Judas Iscariote» 
que^fuie eí ttaydbr. fiaxán)^. 
dflí coñpeüios* y .con tódot 
los que le serian á una lla- 
nura 9 y levanf^ando-los ojos» 
esto es y .dirigiendo 3 ellos 
su palabra i^<brzo:á' todos UD 
razonamiento pn rque recor-; 
piló sUi dojSriiMí , yres oodBO 
un compendio de su JEVan* 
gelio ^ como puede verse en 



d ^ Sa«i Lucas ca)), 6. j^'. 
y sig. En el de San Matheo 
se halla con mayor exten« ^ 
sion este discurso > que in^ 
cluye la Oración Dominical 
ó del Padre Nuestro > de 
€füi^ usamos los fieles con 
menos fruto de lo que cori* 
venia por nuescra tibieza » y 
poca devoción con que U 
rezamos» Uátb. C4f* $« 6. y 
7. fer t9t. Parece que esta 
exhortador que hizo Jesuf 
i todos, en U llanura, fíie re- 
petición de otra que babia 
hecho en el monte i : Ifíf 
Apo$»>les i yt : Discípulos. G¿ 
este fiempe, curó í>míí ¡t^ 
proso. Mdtb. 8. 2. Dio sar« 
Ittd al criado de tui Centu^ 
rion que estaba moribundoé 
í^fMifn Z. Y dirigiéndose á 
Majn-ial -entrar en 1^ Ciuda^ 
resucitó «1 hijor único de ^nñ 
viuda. Im. 7. 1 1 • ;í sig.' . ¿ 
En el mes de Junio , de»> 
pues de haber. respondido it 
lf>$ discipuJos . del Bautiscaj^ 
que kabian ido i preguntar*? 
le de stt ófden desde Ja caf* 
cel i:si. era el ^ue babia d< 
venir f esta es f el Mesifs- 
que esperaban; fue con vt^ 
dado á-cofoer pbr.un Phari**. 
seoJlamadorSimon* Estando 
á. la ; mesa entró, una nmgefe 
( la Magdalena ) ; y arrojin* 

do- 



JE 

4o%t i k>s pies del Satvador; 
empezó ÍL regárselos con sus 
Ugrimas » enjugarlos con suí 
cabellos , derramar sobre 
cHo8 un balsamo precioso^ 
y besarlos con -mucha reve^? 
ttacia.EI Pharisea qué s¿? 
bia la desenvoltura deaqúe* 
lia muger, y el escándalo 
que hasta entonces habia 
causado en la Ciudad i hizo 
juicio qué ei Señor/ nú^ la co^ 
IIQCÍ4 » pMredéndoIe.mal que 
^úaieiiáe!sus ¡obsequios; ^« 
f ó Jesús le convencicS de qué 
le amaba mas .que el» y póf 
t^nd amor. 1^ reran perdo- 
liados sus pecados. > Lui^ - 7. 

tijr. ja sig. [ ;•')! *• '- : í 
- Al principio de Julio le 
presentaron uñ hoíBbre cié? 
ga y mudo poseído del 
demonio 9 al quhl curó: enr 
ler^mente V de;; manera qm 
J)ablaba y* veía. .Las turbas 
admiraban tan grandes pro* 
digles ; pero los Phariseos 
blasfemaban, diciendo que 
Qbrai^a en ivirtud de: Belzé-? 
bub fíríncipe de los demo* 
n¡os> y afgunos le pedían 
que diese alguna señal rdei 
Cielo 6 milagro t para con-» 
iFencerlos de que era lírjo de 
I>io8 j y Jesús no sólo satis^ 
fizoé lo que pensaban los 
Phariseos > pirobande que 



JE 



t^T 



no pódiá obrar por t\ poder 
de Beizebub > sino que res* 
pondiendo á los que espera* 
ban ver algún milagro , Ici 
dio por señal de su Muerte, 
y Resurrección los tres dias 
que estuvo Jooás en el vien^ 
tre de la Ballena» Matb, iz. 
22. y sig' Luc. 1 1. 14. y sig^ 
Estando aún Jesús hablando 
sobre esta materia » le dixe^ 
ron qué su M^dre y parien^ 
te^ d^seabaí) bablaile 9 y se^ 
ñalando xón Ja manó i sus 
Discípulos , profirió aque- 
llas palabras dulces y llenas 
de consuejQ para los Chris* 
tianos : Estos soip mi Hddrgy 
mis hermanos. Math. 12. 46» 
7 ii^. Era» tarttala gente qt» 
concucria i oirle en la playa 
del mar , que ya porque no 
le sófooísen ,: ya para que 
pudiesen' oírle mejor , se cOf 
tro én ' una barca $ y desde 
ella instruía al Pueblo usan^ 
do de varias parábolas , cor 
mo la del sembrador , de la 
zizañá^ del grano de mos- 
taza , de la levadura , del 
tespro escondido » de la 
margarita , de las redes de 
pfcscar, &c« Math. 13. per 
tot. Habietiído. acabado; su 
•discursó , se fue Á Nazaretb;^ 
,eii donde se admiraba, mas 
istt do¿triúa y sabiduría > por- 
que 



198 JE 

que sabían que no hal)ía es<¿ 
tudiado. Marc, 6. i. j sig. 

Viendo que algunos de 
Nazareth se escandalizaban 
de que un hijo de un artesa* 
no que no habia estudiado 
enseñase en la Sinagoga , sa* 
t¡6 á predicar por aquel con*^ 
torno , y llamando á los do- 
ce Apostóles 9 los envió de 
dos en dos i predicar por 
todas partes , dándoles an- 
tes la potestad de curar \oí 
enfermos , y varias instruc- 
ciones y que deben ser las 
reglas de todo Predicador 
y Misionero. Uáu. Wu hLath. 
xo. 5. j s\g. 



tercero de la fredUácm 
de 'jesur0nist9. 



A principios de Marzo 
tuvo Herodes noticia de Je- 
sús y sus prodigios , y llegó 
i persuadirse era el Bautista, 
creyendo habia resucitado. 
Conociólo Jesús , y para 
evitar alguna tropelía, se 
fue en una barca a un lugar 
desierto i bastante distancia. 
La turba que lo entendió 
tomó el camino por tierra,, 
y le siguió. Compadecido 
Jesús de ella , considerándo- 
la como rebaño sin pastor, 
empezó i instruirla i según 



JE 

San Marcos 6. 34* Habtén-^ 
dose pasado el dia en curar 
los enfermos , y viendo era 
tarde para que la gente pa^ 
diese buscar que comer ^ 
obró el prodigio de satisfaz 
cer la necesidad de cerca de 
5 9. hombres con cinco pa* 
nes y dos peces , habiendo 
sobrado dos cestos de tfí^n^ 
drugos. Af4r¿. 14. ii.ysig. 
Joan. 6. I. jf ñg. Esfo suco« 
dio el último día de Marzo 
del año 3? dé la predidacK» 
de Jesu^Christo , en dia de 
Viernes , ó Feria 6? , segoa 
San Agustín ,i Serm. i. di 
tpiph acercándose la Pasqui 
ó nesta de los Judios , qufe 
aquel año había de celebrar* 
se el 5. de Abril , en Mier« 
coles ó Feria 4.? ; con cu« 
yo motivo hablan vuelto los 
Apostóles , y dado cueiiiji 
de sus operaciones» Mofit. 
ó. 30. 

De resulu de la multiplí» 
cacion de los panes pens^S 
el Pueblo hacerle Rev ; y^ 
para estorbarlo mandaá loé 
Disdpulos se embarcasen , y 
pasasen el mar ázia Bethsai* 
da. Despidió las turbas , f 
subió a orar í un monce^ 
en donde pasó la mayor par* 
te de la noche. Los Disd<^ 
pulos navegaban contra el 

Tien- 



JE 

viento 9 y hallándose en mu* 
cho peligro con la violencia 
de las olas , se dirigió Jesús 
ástti.ellos. cerca de la quarta 
rigilia de la noche » como 
uie^ horas anees de nacer el 
Sol. QiíandS le vieron cami« 
nar sobre el mar , pensaron 
liiese alguna fanusma » y se 
asustaron sobre manera. Mas 
habiéndoles dicho ()ue era 
ti^^y no cerniesen 9 dixo Pe« 
dro con mucha confianzas 
Señor 9 si eres tú , manda? 
me ir Í2ia . ti sobre las 
tgu^. Ven, respondió Je» 
sus.: y arrojándose Pedraal 
ogua . caminab» • sobre ellas 
pero pareciéndole que se su** 
mergia , exclamó : Sálvame 
Sefíor , y estendiendo Jesús 
U mano le cfogió ^ y Tepre- 
hffldió SU; falca de fé., En- 
traron en la barca , y que^ 
dó el mar seredo. Matb. 14. 
zz.y sig. 

* - Habiendo: arribado^ i h 
uérra de Cenesar , en don-f 
de dio; salud i ^ muchos enr 
fertnos , el Pueblo que que- 
daba á la otra parce del mar 
echó de menos i Jesús 9 y 
pasó í buscarle i Genesar, 
en donde le hizo el Señor 
una plácica sobre los panes 
de que hablan comido , so** 

bre SQ cueBpo:^ y sobre el 



JE 



199 



pan celestial ó de vida que 
había de darles. Joan. 6. 14, 

Cerca de mediado.de AbrU, 
andando Jesús por Galilea» 
adonde se retiró huyendo de 
los Judíos que le buscaban 
para darle muerte » llegaron 
algunos Escribas y Phariseoí 
de Jerusalen, calumniando 
á sus Discípulos porque co* 
mian sin lavarse las manos 
contra la tradición de Ipi 
mayores ; y el Señor los re* 
hatíó 9 quejándose de. qü^ 
ellos por Seguir material^ 
mente la tradición , quebrao? 
taban los .preceptos mas sa- 
grados, profiriendo esta sen- 
tencia : Lo que entra por I4 
boca no mancha al h^mbre> 
sino lo que sale de ella ; sig«? 
nific«ndo q^e los pensamiei^ 
tos malos, los homicidios^ 
los adulterios , y ocras cul- 
pas que se fi'aguaa en el,ca» 
cazón , es lo qpe daña 9k 
hombre, no el comer sin 
lavar las manos. Matb* 1 5. !# 
J^sig. 

A principio de Mayo sa- 
lió de Galilea, y se retiró 
ázia Tyro y Sydon. Salióle 
al encuentro una Chananeai 
suplicándole libertase una hi- 
ja suya de un demonio que 
ia atormentaba croelmentej 



V ■ , 



300 



JE 



y admirando su fe» la con«^ 
<edió lo que pedia. Ibt v.zx* 
j stg. Pasó de allí ázia el 
i&ar de Galilea , y ^^^v^* 
sando por mediO' de Deca- 
polis', le presentaron un hom* 
bre sordo y mudo para que 
l^ impusiese las manos. Apar* 
tose con él á un lado, y 
Itieriendo los dedos en sus 
ofejas , escupió , y tocó su 
lengua con la saliva ; levan- 
tó los ojos al Cielo, y dixo: 
Efheti; y al instailite se abrie- 
ron sus oidos , y cesó el im« 
pedimento de la lengua, que* 
daiido perfedamente sano; 
iiarc. 1^ II* J s\g. 

Pocos dtas después , ha- 
biendo subido á un monte 
cferéadel mar, y cóncu'rrt-» 
do i ^ mucha gente , ílamó 
í 'SUS Discípulos , y pregun^ 
tándoles , \ quántos panes 
tenían? respondieron que sie- 
te » y algunos pececillos. 
Mandó sentar lá gente: (eran 
4®. hombres sin contar mu« 
geresy niños) y dando gra- 
cias , fue repartiendo aque- 
llos panes y peces , saciándo- 
los á todos, y llenando sie- 
te espuertas con los sobran- 
tes , como lo habia hecho 
en el último dia de Marzo 
con los 5®. que alimentó 
con cinco panes y dos pe* 



JE 

cts.Udth. ly. 32. if stg. r 
Despedida la turba , to« 
mó una barca j y se fue al 
país de Dalmanmha ó N(a^ 
gedan, en donde volvieroif 
á tentarle los Pharíseos ptH 
diendo alguna señal del Cie- 
lo ; pero Jesús no tuvo por 
conveniente hacer allí mila^ 
gros ; y apartándose de ellos; 
volvió i tomar la barca yí 
pasó al otro lado i Beths^ínft 
da , en donde curó i otr<^ 
ciego, echándole saliva etf 
lo$ 0^; M¿ifc. 8. zz.j sigi 
A los últimos de Jul^ 
fue áiáts Cercanías de Phftf<» 
pos , y preguntando á sus 
Discípulos : ¿ Qii¿ decian los 
hombres de él ? Respondie* 
ron que unos decían era et 
Bautista ; otros Elias ; y^ 
otros- que era un Profetiri 
Preguntóles mías : j Y voso-t^ 
ttos quién decís que soy i 
Entonces Pedro confesandd 
claramente %u diirinidad , di-* 
xo ; Tú eres ChHsto htfór 
de Dios vivo. Por esta toiM 
fesion mereció quC' el Se* 
ñor le declarase cabeza y 
fundamento de la Iglesia» 
dándole potestad para abrir 
y cerrar las puertas del Cie- 
lo , ligando , ó absolviendo 
á los hombres de sus peca^ 
dos. Prohibió i los Disci* 

pa« 



j«rias düstcsco cfue cta GiinV 
«o, y ei» seguida les maoh- 
festó que coovenia fuese í 
Jerusalen » eo^ donde babia 
de padecer mucho , róorir y 
•rc^citar al tercera día, Qyir 
«o Pedro dbuadirJe desello; 
y el Si5oor ^ le rjeprebcudw^ 
con la aspereza que indican 
estas terribles palabras : Quir 
tace alli Satanás ; pues me 
escandaliza el ^cr que na 
ttciies gusto eñ . Ua jcosas de 
Dios , á icuya honra y glor 
lia conviene se exécm^ as{; 
y : dirigiéndose . á los Disci* 
|Milos ^ les desenganiS dicien- 
do ^ que para seguirle er^ 
necesario aborrecerse á sí 
mismos 9 y despreciar esta 
vida por la eterna. M^rft. iá. 
desde el v^ ij» 
. Pasados seis diat 9 esto^S» 
-á 6» de. Agosto y que cay¿ 
/Ki Domingo » se transfigu- 
i^ en el monte Thabor de* 
Jante de Pedro » Ssknti^gQ y 
Juaa, y al «dia siguiente cur 
tóÁ un «fidemoniadoi qi$e 
no habian podido curar $us 
Discipulos. En el propio mes 
de Agosto estando en Ga- 
Ulea instruya de nuevo i 
sus Discipu los sobre sil Par 
smihy Mu^r^e y ; Kesurr^ccr 
cion y aunque ellos no 1q 
^mendierpn > ni so atrevió* 

"^'Oftt* II9 



JE 



doi 



Ton .^ pregunurle. ií4rí, 94 

.. Habiendo llegado a Caí* 
pharnaum 9 salieron los co» 
iiradortís del didrachma ó 
jnedio.siclo que se pagaba 
fK>rv cabeza f preguntando i 
Pedrb ¿por qué no pagaba^^ 
Maestro las dos drachmas? 
y Jesús hizo ver á Pedré 
<}ue no debia ; pero le maup 
do ecbac €t /an^tíelo al mar* 
y en.«l. primer pez ^c pesr 
case hallaría unestater (mo? 
neda que valia quatro dracbr 
mas , 6 quatro reales de piar 
üa ) y que con él pagase por 
los dos« Matk. 17. 2;..jr 
sig. De aquí parece tomaron 
los Discipulos ' la. ocasiod 
de disputar la primacía < i &• 
l.) notando la singularidadi^ 
^segun San Chrisostomo , y 
otros. • > 

Luego que entraron en 
la casa ^ preguntó Jesús í 
Jos Discipulos , ¿ qué dispur 
ta^ llevaban, entre sí por el 
•camino J y callando ellos 
porque no se supiese qujs 
hablan altercado sobre quien 
debia ser el mnyor entre 
^ilos , llamo, i los doce ; y 
les dlxo.ej^ pocas palabrasii 
<)jL|e< el mpdo^ dé hacerse, e^ 
ultimo sería querer ser el 
primero» y con el exemplo 

Ce de 



S02 



JE 



• ■# 



4e un Dino que paso entre 
ellos les enseñó que el roas 
•humilde sería exaltado, Marc. 

Acercándose la fiesta de 
las tiendas ó tabernáculos» 
llamada Sc€ni^egU\ ífae se 
celebraba á 15. del mes de 
Tizri, 29. de Septiembre» 
It instaron sus hermanos 6 
parientes á que saliese de Ga^ 
jilea y y fuese i Judéa para 
que sus obras se hiciesen 
manUíestas á todos , y se 
confirmasen en su creencia 
los Discípulos que tenia allí» 
Dixoles Jesús : aún no lie* 
gó mi tiempo : id vosotros» 
'Marcharon los Discípulos í 
la fiesta , y Jesús se quedó 
en Galilea» Después que sa- 
lieron los Discípulos mar- 
chó t^imbíen Jesús, y en et 
camino curó í diez lepro-^ 
sos , de los quates uno solo 
que era Samarícano » volvió 
i darle gracias» Liu. 17. 1 1» 
/ sig. Buscábanle Ids Judíos 
en aquella fiesta para matara 
le; pero no le hallaron por- 
que andaba incógnito. Cum- 
plida la mitad de los días de 
b fiesta y esto es , al quar<^ 
10 día de ella iS.de Tizrí, 
y 2. de Odubre , subió Je* 
sus al Templo y y se puso í 
enseñar con adn^iracíoii de 






JE 

ios que le oían , y sabían qut 
Xío había estudiado » dexán* 
dose caer en esta pr^unta: 
\ Por qué pretendéis matar* 
me \ Tratóle el Pueblo de 
endemoniado % pero el Se^ 
ñor siguió su plática > justi* 
ficándo su hecho de haber 
curado á un hombre en Sa^ 
bado , y manifestándoles que 
é) era Christo enviado por 
el Padre £terno y i quien 
no conocían» Deseaban pren^ 
derle y pero nadie le echó lá 
mano» 

De los milagros que obra^ 
ba deducía él Pueblo que él 
era Christo , y enviando los 
Fariseos ministros para prenv 
derle y les díxo Jesus¿ Aún 
estoy con vosotros algún 
tiempo : Vosotros me bus«» 
carets , y no me hallareis, 
porque no-podeis venir addn- 
de estoy. En el último día^ 
8? de aquella fiesta , á sa« 
ber el 6» de Odubre , que 
cayó en Viernes» clamaba 
Jesús : El que ten^ga sed veo* 
ga i mí 9 porque saldrán ar- 
royos de agua viva del vien» 
tre de aquel que creyere en 
m/. Dividióse eí Pueblo en 
opiniones sobre' sf era Jesús 
el verdadero Mesfas esperan 
do , pero nadie se atrevió i 
prenderle » porque aún no 

v' . ' V iba- 



3E 

hat>la llegado su hora. Joam 
7. fer tot. 

Habiendo pasado : aquella 
noche ea icl monte. de las 
Olivas y volvió la mañana 
siguiente de madfugada al 
Templo , y estando ense- 
ñando le llevaron los.Escrsr 
ba^ y .Piíarisebs ama tM^ 
que había cometido adulto^ 
rió , para que díxesé si de« 
hía ser apedreada , como Jo 
mandaba la Ley de Moyses^ 
inclinóse Jesús y\ y etsc^ ibia 
cbtirlelidedb en lia 'Jtierra¿ 
Ré]pitieroo.Md pregunta sj y 
krancándose Jesús dixo . Si 
hay entre vosotros quien €s* 
té sin pecado, arroje. la pri- 
mera piedra sobre' e]la# Víolr 
vt6 i escribir , y «ejfoeron 
saliendo todos » empezabdo 
los mas ancianos > hasta qii^i 
Jesús quedó solo con la mu- 
ger acusada. hvf%nt6$^ Je<^ 
sus^ y preguntó lí Ja aduUcri 
ca/»^¿en dónde tesnhao lof» 
que la acusaban., y si la Jbar 
bia condenado alguno I Res-' 
pondió la muger ¿ Ningunoi 
S^or^ TétmfM^ \,p: te. fonitri 
naréj dixo Jesús » v./^ f na 

' Al otro dia 7, de.O(9:u- 
bre I que era Sábado , curó 
iiiai¿mbreriQÍ^o jiú- pjtr 



m 



203 



*'* 



Cimiento, haciendo un poco 
de lodo con saliva , untánt 
dolé los ops f y mandando*» 
le fuese ,á lavarse á la ptsctt- 
na de Siloe. J^an. 9. 6. Des* 
pues de esto escogió otros 
72; discípulos , y los envió 
de dos en dos por los Lu- 
gares, y Ciudades por donde 
habia de pasar <, diodole^ 
las mismas iostrucdones qu^ 
i ios doce que habia nom? 
brado Apostóles. Volvieron 
éstos muy contentos., pcu*:- 
que hasta los demonios les 
(obedecían quando les man- 
daban eo su nombre , y Je^ 
sus les dixo , que no se ale- 
grasen de que los espíritu^ 
4es 'estaban sujetos i sino, de^ 
qué su» nombres estaban es.^ 
cr ¡tosen los Cietos^i. La^* iqu 
í:éjy sig. ^ 

c En el mes de Noviembre 
yei^dó Jesi^s á Aio . Castillo^ 
ím hospedada ^rMmhñí 
hermaiiíafick; Maria. 1 yi :Lfliza-i 
s^i. la, qual afanada. en disfí 
poner .el faospedage, se que-* 
jó al Señor de Maria que 
novlarayudabadpor <;oatea>L-: 
fiiakle^». escuchando su doa**: 
tisna.iperp d Si^fior dedar' 
ró le era mas acepta la aten- 
ción de Maria , que la so- 
licitud de.Martha, Luc. 10^ 

Ce z Por 



304 J^ 

. Por este mismo tiempo 
parece fue quando enseñó á 
^rar á sus Discípulos , de« 
-mostrando con la parábola 
del amigo que fue á pedir 
ti pan prestada á media no- 
che , la virtud y eficacia dp 
la oración perseverante. Sien* 
do convidado i comer por 
tu) Pba^tseo» que murmura^ 
ba en su interior, porquió 
no se lavaba antes de comen, 
declamó contra la hypocre- 
st9 y dureza de Ips Pbari^ 
M[>Syy la vana pr^siMiciop 
y tifanifá -de los Dodore» 
de h Ley > <iue teservándpi* 
se el derecho de exponerla,^ 
h incerprecaban de un mo,'< 
áú que nfi tes aprovechaba^ 
nr pé^midan'qiie'aprevecfa^^ 
st tí l#sL deflbís.' im. ^ 1 1 V ; 7¿ 
y sig. Después hizo particu^ 
íar encargo á sus piscipolos 
de que huyesen de f^ hvpo|< 
cresía de tes 9luir»¥^^i m^ 
temresíety la imüer te^di^) <ímr ¿ 
ptfr sino b de) almar; y de»< 
cerrasen lar avaricia » y 'todá\ 
ilicitud por ks cosas tém- 
pora les r probando conr. vfl^i 
rí^s^xemplds^m vanidad^ e] 
inconstanda; LuCi la.^ k:) 

• Diciéndoleí que Pilatos 
hdbia hecho dar muerte á. 
ciertos Galileos al'i^íjnyo: 

10 i 



f . > 



JE 

tiempo que se ofrecian los 
sacrificios en Jerusalen , le^ 
dixo que no por eso debiaa 
pensar que los Galileos muco 
tos eran ó hablan sido lol 
mayores pecadores de Gali? 
lea, como ni aquellos iSy 
sobre quienes cayó la torre 
di; Siloc' eran los mas culpan 
bles de Jerusalen ,;y añadirá 
la parábola de ia higuera ¡n^ 
frutftuosa^ para parsuadirles 
á que hiciesen penitencia si 
no querí^ri' perecer cdmó 
aquellos; Escando en JaSi^ 
ifagoga enseñando en? S»» 
bado', curó 'á una mugeé 
que hacia 1 8. años que an^ 
daba encorbada , poniendo 
sus^mahos sobre elU. Lle«« 
fiólo iriiuy á mal el Presiden- 
te! de la;Sinagoga, y repro^i 
bó en público aqiaella ac*« 
cío»; p^ro fue convencido 
de isu bypocreisía por jsA Stfi 
ñor qicre le preguntó : jPor 
qfi¿ no podria darse salud^^ 
y iiberiiad- en Sabddo á uoi" 
h¡)a. de Abraban , siendo así 
quee^os la: daban á los bru- 
toi^sf era necesaríoi Im<,4 ^¿ 

.. aV pMiítípjo ddi Dfcíiehiw'^ 
bfe iba Jesús ázia- -jf extisaleci'' 
predicando por codos los lu« 
gares y ciudadel^; y h^biéiW 
ásA^ pFtg'DIftftdOtfnói^siíierai- 

cíer- 



JE 

cierto que son pocos los que 
iie salvan I le respondi<$ , en^ 
cargando í todos hiciesen 
csiuerzos para entrar por la 
puerta estrecha , porque lo 
pretenderían nnuchos , y no 
podrían; En el mismo dia se 
ikgaron á él unos Phariseos, 
7 1)6 dixeron que saUe$e de 
aH( y porque Hérodes que« 
Ttá niátarle ; pero él les res* 
pendió de uú modo que 
aianifescaba no haber llega- 
do aán s\i hora , que había 
áé^ ha(Cer>ktgfüPiio9 ;prodigios^ 
^* entrai*- triübfante en Jera- 
iálitíiLuc, 15. ¿2. 31. ' 
^^ Entró á comer en ca- 
sa de uno <]e los principa* 

Ué Ph^ríí^s ry ^ktídó slUí 

u& ' liycíh^ilipico^,'^ {>regunt!6 i 
íós IDddorés de ía Ley , y 
á los'Phameos , ¿ si era lici^ 
to curar en Sábado t Calla-» 
Ion todos 9 y tomando de 
ti (m^fí¡^ ¥Í 4ydropico>, Id 
i\6 '^alüd ^^ y-ie^despidiá^ 
Mbt'ando Jeíiíi iqiie' los co'n^ 
vidadbs escogían los primes 
ros asientos > lé$ dixo ío qué 
debían hader- m teme^ntes 
ot^sloii^^ ( t)ó tkiito po( en.^} 
signarles ^^lú^^' ({lié- llamamos 
córtes/a y buei^a crianza ; si- 
no para instruirnt)s i todos 
6n la terdadera humildad y 
á«itoÍ^ttt tft^emo!( 'espétala 



m 



aog 



de ella. ' Asimismo les pro- 
puso la parábola de la Cena 
grande , y otras varias rauy 
iostrué^ivas , en. las quales 
nos enseña i. todos la prác^ 
tica de las virtudes. Lttc. cd 
14. 15. ;r 16. per t9t. 

£1 25, de Casleu , que 
icorresponde i 7^ de nuestro 
Diciembre ) quandosocele» 
braban. la^ Encenias 6 . Pori«» 
ficacíon del Templo hecha 
por Judas Machabeo , an* 
éáhz Jesús caí el Pórtico, de 
Salomón ry juntándose i él 
los Judíos y le preguntaron: 
§Quando acababa' de desen* 
ganarlos, sí era Chrísto ó no i 
Y habiéndoles respondido 
que sus'obra$<labatiÍ3astaR4 
ce testimonio 4 pero que:eUos 
no, lo creían , porqué :;n{(» 
eran oVejas de w- reba&o^ 
y otras cosas, añadió que 
él y ^l^Faxire eraa^iana mis^n 
m^ cosa j^^esto es- , > i^n isokl 
Dicis. Quisieron spedrearleí 
y /¿etermindrrpn^ pretiderlejl 
pero escapándose de sus nía-. 
nos , se retiró i la ptra parte 
del Jordán ,^ en i donde Juaa 
había empezado) ;[jáí barniza 
Joan.i 10.' 22; y.sigk'^iy A » •$ 
- 'Murmurando los . Phairi* 
seos porque comía' con los 
pecadores, les propuso las 
parttbohis? 4e 'ja- oveja' ,^: yuii 

drach" 



9o6 



JE 



drachma perdida, y h del 
hijo pródigo: Luc. ij. i. jr 
1^. y á los Discípulos U 
del Mayordomo que se apro* 
vechó de los caudales de su 
Señor para ganar la amistad 
de los deudores ; y la dd 
rico avariento y hablando so- 
bre la indisolubilidad del 
Matrimonio. :Liií. í6. Y coa 
mayor extensión* M^rlr, 19^ 
Man. 10. ftrtot. 



ano qaarto y uMmo de Id pri'^ 
' . ilcmion de Jesu<brisfOp 

A) principio de Enero 
exhortó á los Apostóles i 
que evitasen los escándalos^ 
lamentándose del que fuese 
causa de ellos , habiéndole) 
al mismo tiempo de la fé , y 
del dia del Juicio. Luc. 17 é 
1 sig. En el mes de Febrero 
amonestando 4.süs Piscipu*» 
los á que orasen constantes- 
mente y les dtxo la parábo- 
la del Juez ^que ni temia i 
Dios , ni respetaba á los 
hombr:es , que importunado 
ót las continuas solicitudes 
de una.iini^er viuda t la hi^r: 
2o justicif por no sufrirla; 
y la del Phariseo y el Pu- 
blicano que entraron i orar 
en el Templo » mostrando 
por qpé salid justijficado el 



JE 

Último , y no el primero; 
para que aprendiésemos á set 
humildes en la oración , se<? 
gUcosdeque la soberbia ^09 
humilla f y la humildad ei 
el medio mas oportuno pa- 
ra que seamos elevados. Pre* 
Rentábanle muchos niños pa« 
rá que los tocase , y que- 
riendo Jos Discipulos excUT 
ucle aquella molestia lo . es? 
torbaban. Jesús les dixo que 
los dexasen acercar , porque 
de. ellos era el Reyno de lo$ 
Cielos y significando en esto 
que la sencUléz , docilida<i 
é inocencia de vida e^ lo quo 
nos hace acreedores al Rey- 
no de los Cielos. 

Preguntóle uno de loi 
circunstantes. ^ | qué debe- 
ría hacer para conseguir 1< 
vida etetna? Y habiéndole 
respondido el Señor que ol>>» 
servase los Mandaf|iie;itoSB 
le replicó 1 Los be gi^arda- 
do todos desde mi |ui/!fiatud^ 
y Jesús le dixo:;Falta una^' 
cosa. Vende lo que cienes, 
dalo á los pobres , y sigue-^ 
me« Aquel hombre, qu^ era» 
rico t empezó á entristecer-* 
se ) y el Señor coo esta oca-^ 
sion pronunció aquella sea^ 
cencía can terrible como ver- 
dadera : Es n^s &cil que ua 
C«Qielli> pase por flQJQ:#. 

una 



JE 

fllba ^gu)a ) que un rico en* 
Itc en el Reytío de los Cié-* 
los. Al oir esto Simón Pe- 
dro , le hizo presente U re* 
niincia de todo lo que él y 
sus compañeros habian he* 
chó por seguirle ; y el Señor 
le ofreció un premio excesi* 
vo en este mundo 9 y la vida 
eterna. Iff(» i8« Uatb^ 15^ 
VJrc. 10. p€t ut^ 
- A principio de Mái^o re* 
siicito í Lazará; y ikibien^ 
doloentendido losPhariseoSf 
ae juntaron en Concilio con 
\^s Principes y Sacerdotes* 
Asistió á él Caiphis como 
Peritifieeque era en aquel 
»ño , y profetizó diciendo, 
convenía muriese uno y por-^ 
que^ no pereciese todo el 
jPtKfblo» Desde aquel dia de* 
terminaron quitarle la víáá^ 
Jesús que lo sabían todo ; sé 
retiró i Ephreni Ciudad c^^ 
ca del desierto 9 en donde 
moraba con sus Dücipulos^ 
Acercábase la festividad dé 
)a Pasqua j y con este mo^ 
tlvo fíieron muchos de aquel 
país i Jerusalen 9 entre los 
quales le buscaban los emi« 
sarios de los Pontífices y 
Phartseos para prenderle; pe* 
fo hó le hallaban 9 y admí-» 
rados de que no hubiese 
ido , se preguntaban unos 






JE S07 

i'otros : \ Por qtre no habrií 
venido ? ^oan, i r . per rar. 

En este intermedio to* 
mando Jesús el camino de 
Jerusalen 9 previno secreta-^ 
menite á los doce Apostoler 
que sería entregado á loa 
Príncipes de los Sacerdotes^ 
condenado á muerte , burlar 
do 9 azotado y crucificado^ 
pero que resucitaría al ter» 
cero dia. La madre de los 
hijos de. Zebedeo pidió L 
Jesús los primeros asientos 
en su Reyno para sus hijos^ 
y el Señor les concedió i» 
gracia del- martirio 9 reser-* 
vando lo demás para aque^ 
líos para i quíeiies lo habit 
preparado el Padre Eterno* 
Al salir Jesús de Jerichó 
dio vista á dos ciegos qufií 
euaban > en el camino 9 soc 
gun San Matbeo 20» i7«:']S 
»g. pero San Marcos 9 lOé 
4¿. que individualiza el he- 
cho., señalando . el nombrfj 
bo cita siho uno llamado 
&arth¡^eo hijo dé/T:himeoi 
sin que ésto pruebe oontra-t 
dicción entre los Evartgc* 
listas; porque pudieroa^er 
dos 9 y no hablar San . Mara- 
cos sino de 4ino que.eta:c4H' 
nocido V y ' pasar <st silendo 
el otro , como lo, hicieron 
con otras cosas de la vida 

de 



9o8 



JE 



de Jéstt-ChristOé A: mas de 
esco , es de creer que quan^ 
do San Matheo habla de los 
dos ciegos 9 incluye otro, 
que según San Lucas i8. ; 5. 
habia curado cerca de Jerir 
chó , y acaso en un mismo 
sitio 6 lugar , antes de en- 
trar en la Ciudad , quando 
Zaqueo le recibió en su ca^- 
sa y propuso restituir quatro 
veces mas de lo que había 
usurpado en lá recaudación 
de los tributos á aquellos 
mismos á quienes lo habia 
defraudado. Luc. 19.1. jsigi 
' £i dia 9. de Nisan » que 
corresponde al 7. de Marzo, 
seis dias antes de la Pasqua, 
llegó Jesús á Bethania , en 
donde habia resucitado i 
Lázaro , y fue hospedado en 
90 casa. Estando cenando 
con él , servidos de Martha, 
ungió María sus pies y ca« 
beza con una libra de un- 
güento preciosísimo , y le 
enjugo con sus cabellos. Aqui 
empezó^ el traidor Judas á 
explicar su - avaricia , qué* 
jandose de que no se hubie« 
se vendido aquel ungüento, 
yiaitientandosedequese hu* 
biesen perdido más de 300^ 
denariosque importaba, sin 
fcconocer el grande obsé^ 
ouio de amor que Jesu*Chr¡s« 



JE 

to recibía en aquello. Supo 
el Pueblo que estaba allj( 
Jesús , y concurrieron, mu-f 
chos á verle , y cerciorarse 
de la resurrección de Laza* 
rb ; lo que causó tales zeios 
en los Principes de los Sa-: 
cerdotes , que resolvieron 
quitar también la vid^ i 
Lázaro. 'Joan. i2. r. sig. , 
Al dia siguiente , habien^ 
do llegado Jesús i Beihpha^ 
ge , envió dos. de sus Discir 
pulos desde el monte de lo$ 
Olivos á una aldea que e««> 
taba al frente , diciéndoles: 
Allí bailareis una asnilla ate* 
da con su pollino , delatad? 
la , y traedla ; y si alguno 
quisiese estorbarlo , respon^ 
dedle que el Señor los nece* 
sita , y no os pondrán emr 
barazo. Hicieroolo así ; y 
habiéndose eisparcido la vo£ 
de que Jesús iba Á Jerusa* 
len , salió mucha gente con 
ramos de palmas y otros afí^ 
boles que; extendían por 
donde habia de pasar , hi* 
cíendo lo mismo con sus cá« 
pas y vestidos. Sentado Je« 
sus sobre, el jumento entró 
en Jerusalen . entre cotitíi» 
nuas aclamaciones de los. que 
le acompañaban diciendo ¿ 
gritos 9 Hcsannd 4/ hijo 4f 
David: Bendito el que yim 

tn 



919 d motnirt del SeXér i m-í 
sanna en las alturas. Hatb. 
Zíw t.y sig. 

-' lluego ^ue lícgá á Jerü-í 
Mira sü conmovió' lá Giit- 
dkdy'preguntánclosé linoil 
otros : i Quién es éste ? Y 
entrando Jesús en el Tem* 
pió, echó de él á los 4^ 
comerciaban dentro) Presen^ 
taronsele -algunds ^ciegos . j^ 
cojos , y á tbdos dio lá s^.:^ 
lud. Escandalizados íosPrfn«^ 
cipes de los Sacerdotes y 
los Escríbái de cjue los mir- 
chachos repitiesen^ sin cesar 
en' el Templo aquellos elo- 
gios : Hosanna al hijo de Dj* 
yíd &c. tuvieron la osadía 
de reconvenir- de ello al Se« 
fior , que les «satisfizo con 
cquellas palabras» del Saliíao 
8. ;• ; De la boM de los nin* 
chachos , j niños de fecho sa^ 
caste la alabanz^a perfeña f y 
ftiiéndose del Templa, $e 
volvió á Bethania, 

• Al otro día que era Lu- 
nes , ó Feria 2? , volviendo 
I Jerusalen por la mañana 
tuvo hambre , y viendo una 
higuera cerca del camino, 
en que no haI4ó sino hojas, 
la maidixo , y en el instan- 
tese secó. Entró en el Tem- 
plo ; y estando enseñando en 
el, le preguntaron , con qué 



JE 



t<»9 



Facultad obraba ? Respoft^ 
dióles con otra pregunta , ) 
que no supieron contex^ar; 
y (tomando la {Milabra , les 
píacypufio vii^¿ parábolas, co^ 
ntc^ la de k^oUeros que en« 
vio un hombre poderoso i 
cuftivar su viña : It de lof 
colonos que dierqn muer^ 
ce ül 4ii^ defamilias qne ib* 
i-rec<>ger el frueo dé un^ 
viña , y la venganza que to* 
loaría el padre : la de las 
bodas del Rey &c. J^atlu 

* i Por- h uric'Bc rebVó ti 
Sdfior á fiethania ,- y k U^ 
mañana ' siguiente volvió ii 
Jerusalen, Al pasar por cer^* 
ca de k hígnara, le dixc» 
Pedro r Nfaestro , larfaiguerii» 
se ha secado deL todo ;f 
con esta ocasión les explicóí 
el poder de la fé viva , que 
es capaz de trasladar loi 
montes ; el fruto de la ora-* 
don , y la necesidad de per«.^ 
donar á los enemigos , parí 
que Dios nos perdone. Man* 
r 1 . 2o. jr sig. Entró en el 
Templo, y los Phariseos, 
deseando cogerle en alguna^ 
palabras, le enviaron algu^i 
nos discipulos con los He- 
rodianos , para qucbaxo el 
supuesto de que no atendia 
á respetos huma t)os , dixe^ 

Dd se, 



f»« 



J^ 



le, j si era- licito fSgár rt 
tributo al Cesar J £1 Se-? 
ñor después, de Teprehende^f 
su hypoeresJíaiy vD9alici«>;rer 
finada ^ les^ pidíé la moned^ 
que . se pagaba al Cctoí'^Q 
era un denarió^ y por U 
imagen del Cesar ^ y la in^*- 
crípdon íque tenia ri les dixor 
debian dar ial Q^af I9 qw 
es del Cesara y 4í>ip$la 
qat era de Dios. Salieron* 
todos admirados» y entra*? 
xon los Saduceos que nega-i 
ban la resurreceion , . propo* 
méndólr una í)uestion ridi- 
cula y capciosi sobte utiá! 
mugér qae liabia itenído ste** 
te hermanos . sutcesivamente 
por maridos i y los ^onveor 
ciá desque ^no entendían las^ 
fiscritftras. Vieodo[)los Pha- 
riseos.-que los Saduceos har 
bian quedado coaíundidoSt 
entró un Maestro de la Ley 
preguntándole » J quál es- 
el precepto mas principad) 
creyendo -se arrogaría el ho^ 
ñor debido á Dios; y des* 
pues de responderles , que 
el primero y mas esencial 
era amará Dios con todas sus 
fuerzas 9 y el segundo muy 
semejante al primero , esto; 
es; amar al próximo como 
i sí mismo I preguntó á los' 
Phariseos que ^e Ibabian jun<* . 



7K 

tado • pai'a oírle ■; | Quie c* 
parece de Je$u-Qiri$io ^ y. 
de quién es hijo? Respon^ 
dierdh !élIo$ i De DavjdwRe-* 
plicó el Señor :¿ Pues cétAw 
Pa^id inspirado le ll»n4 
Señor , diciendo : Dixo 4I Se-^. 
Jhr a: mi Señor &c.i Y no 
piidicndo satisfacer á[ su pré^^ 
guma!^ t»o volvieron k ha* 
«lerle pira. M4tb. i2zL 1 j»jr: 
jigi Y iáarc. 12. új sig.\ 

Desembarazado Jesús de 
las preguntas artificiosas de 
ios Phariseos , Escribas y 
Saduceos , hizo una pUtica 
al Pueblo y á sus Discípu- 
los ) descubriendo todas las 
intrigas , hypocrtsías ^vanir 
dad y desórdenes de aque*» 
líos homares « «encargando ii 
todos hiciesen lo que enser 
fiaban , y evitasen imitarlos 
en sus obras. Math. 23. i«> 
j sig. Sentóse después al 
:frente4del Gazofilacio 6 dt'" 
pósito en donde se «chab^r 
lo que se ofi-eciá en el Tem- 
plo : y observando que al-- 
gunosofi*ecian sumas quan- 
tiosas , y que una pobre viu- 
da echó dos monediüas que 
parece no Importaban mas^ 
que un maravedí^ llamó 4. 
los Discípulos 9 y les dixo:. 
Sabed que aquella pobre* 
ofreció 4nas <que todos ; por- 

. - -que 



m 

todo* lo qoe tenia , }i necesU 
taba para su sust;enco ; y los 
demás » aunque dieron mu* 
cho » fue de lo que les %o^ 
braba. Jáarc. iz. 41^ 7 sig. 1 
■ Saliendo Jesús del TeoK 
^o con sus Discípulos » se 
Tolvió uno de ellos k consi« 
derar su fíbrica suntuosa» 
alabando coa adoúraooft su 
fortaleza y hermosura ; fjÍ9t 
aqpítomó el &ñor ocasión 
de anunciarles la úttiitia des« 
truccion del Templo » y fin 
del mundo» previm^ndoIe$ 
de^ los trábafos y perseéu- 
dones que habían die^fadei^ 
cerv^r sulnoflSbfe j y^del 
ningún estudio que ^debían 
hacer para responder rá los 
Tribunales » a^gurándéles 
que estarfet cétí ^tM% ^' teb 
dáríai palabras y ntúpdxfttí 
no podrían conit^rre$¿irsus 
enemigos. Estando en -ti 
snome de 4os Oli^s ^ ia vis* 
ta del Tj^plo , )e-^4reg^táp. 
rón separadaiólétf té • ' Vedtoi 
Sámia^ /'i J^ian» yAnd^e^ 
i quándé scs ' veráficur/a^ io 
que haUa dichoyy q^lé se^ 
ñáles predéderiaíl 'para- co^ 
ftéiícertó iRt^ndiáyíim^ 
ntkíríddes a^4inb<^ec^s xnuif 
K^btablesqpe hlbjail d¿ pre^) 
ceder ^ como^lti ^lispminacioa 



síC 



611 



•de HiSésoKcioii'eb'ei lugar 
sagrado , y otras que se re^ 
fieren largamente en el capí« 
tulo 24. de S« Matheo» quf 
unos entienden por la des- 
truccion db Jerusalen por 
Tko treinta y^;quaira áíios 
deipues; y otros con 'mas 
general aceptación ,t por It 
confiísiony espanto -que ha 
de preceder ^ juicio ttnive^ 
sal 9 coincL se in&M ^de • lat 
|iarabolas qú afiádió de4át 
diez Vírgenes t de los taled« 
tos repartidos entre los. cria* 
dost del siervo fiel » que 
usando^de caridad con sUi 
comppifierw, persev9efá<;on0 
tantea ttk d ^ cuidad» ^ót J0 
que seí ' le b*bia tncarg^do# 
hasta que llegó su amo i y 
fihalmeiite^s'la descripción 
que hace de autivenitta.H 
¿tpxtí^ái^f'y <kl ^modú^con 
que liemos de ser' }U2gadoi 
en él. Moibi 34. ^5^ A^f4Í« 

''vPasairoii*'a^elÍii noche coi» 
nih IflK antertoit^S'en lel moo^ 
teí^^e'ilojí OKvos^, y JesA 
previno- k sus DlscipuJos^que 
dentro de cjos días» sé habii 
de celebi^ar la fPasqua , y d 
hijb iklí bambrb ser^a reésn» 
gado 'p^ra*^que>fle *eructficaü 
sen «ILos príncipes decios Sa^ 
cetidoteS' ^^ los Ancianos 7 

Dá z Ma- 



SIS 



u 



1 

pegados . eii «st .de Cai- 
fhis hicieron cpndKo'para 
pcfnd«r y dar, mucric 1 
-Je^us 3 p^rQ bo pensaban 
cx^cutarlo en di^dia ide/la 
£xr$ia(K.porqi¿e .tcmion (jqul¿ 
d Pu«bU> 'fSt- ¿nociqase; Es- 
tan^ ineditidndo cómo y 
jQiiáo^o podrían cumplicsus 
4e9éQS^ sini0qteHos:ne5{;Q5^ 
$(tí acbr^oif ^{lo9 }uda^ Isút^ 
tibHij iúUí)^. dítp loi» docf 
Apóstoleí^ i,) y se ^ ofrtcta . i 
ei?cr$g$rles su Maestro: «n 
mifchp j^répttoi» rfcdl^i^Qdb 
•a: pri^io d^riii^toücioii 
tfta> Wi^A4t:y ^crtkg^^tcfe 
Mgehtoq^r, i^bier ^ $o^Soi 
ijjiesv ó 15* Onzas de- pla«^ 
W i i5 ;:J.C3íP. rp^;^les » segunde! 

i^ic*^-.>dc Tyriao» : il4iji^2 

•í • Mi^iv li^Sb c b ¿ o í. :! íí ; . •> 

aiáñanaiiubiesé ido- Jesús á 
JiQrusaleni J)a:sca d.diá: li^ 
gui^e , ea/q.tic si^. había de 
ockWa r /el Cordero PasqtiaL 

dfe' íbS';A2Í|©oKCl4í)lde'Nii 
tan y^ayfá JSus ¿ f Pedro y 
Juan! i\ préparat' la. Pasquá 
í» JorusaJ^i, jd¿{nddljsí)Ot 
señaJiquísi.á Jtit«uia;dÉ> bjáfl 

guiesen ¿ásla la casa:en qu« 



►fc> 



Ti 



^ i'V4 



m 

iKtltrase , y dbresen at ríatñp 
de.eUa ^que ei Señoi.n^Qt 
sitaba; una pieza á propósito 
para comer la Pasqua con 
«US Discípulos ; con lo que 
les mostraría ' un ceoículó 
graüde\4Jha}adó en. donde 
podian ' prepararla. Verifica- 
do todo j entró Jesús por 
|a: tarde.. en la jCiuddd y y 
Sj&nctadp i iá.mesa con lút 
dioce : Apostóle^; > leií-maí- 
nifejtpj fJrgrafr. dfsnQ que^ 
babia tenido : de comer con» 
ellos aquella P^^qua* Luí;, zzi 
l^jstg, ^,. . , . i 

►? Concluida, Ja !Gena> san 
bitr^o:Jesu$.'kr:a Ueg^acté 
Itcfray pQiq>ie^>ielridiábloiSQ 
batbía _>apodcradp.:dclr cotán 
totí de ' J(^as Iscariote ^ pa«: 
]»¡«taiüfes^d^ l9S>.<xtrejaips. 
4te s|i jim^rt^J^s i«i*yps an-i 
tAfp^Q.pa^^c ^e¿f?ftj</iHuíicí6 
al Padre j» djítidoUsfeAempIoi 
Vivory eficaz d'e su hun)ih 
dajd i si levantó, de h mesa^r 
yL^fá^»^0 ^»$:.yeí;tidMWlí 

p^bió^í^u^ W:íJ1?i^ pajahga-íi 
n* ócVatía^-yerópeEÓ á k* 
var Jos pi^S' á .^s Distipu^ 
1qj> LlegfS f^ it^dro t;; y c*-t 
cf^íidó$bf;^ji;^>por ¿¿mür 
cfaii^2<ám>Kjíi9M^§ ^bü lúe-n 
gQti^atei^il)^ qpe laVabi: 

aus píej.r-s^qU^ Odbia cu» 

trc 



r JE 

ffe ellos quien necesitaba set 
lavabo, ^ saber > Judas que 

habia de entregarle. 7^^« 1 3* 
2. Preguntábanse los Apos* 
toles mutuamente, j quién 
sería, el que había de entre* 
garle ? pero nadie lo entena 
dúS sino Juan , y coa estb 
motivo se excitó entre ellos 
nuevamente la contienda jso* 
bre. quién sería el mayor? 
ConveDciolofi el Señoreen 
loli que: . acababa . de : bacerl 
IHies si siendo él Maestro 
habta lavado sus pies, te* 
fiian-^oltfado exemplo para 
preferir Ja iiumildad á.todpj» 

.?HechO' estoy volvía i to» 
niar^tts vestiduras, y sen^ 
tándem e les habló en un to- 
fio el : mas patético y . Uetíp 
íi¿ amor y bondad que pwr 
de imaginarse 9 les^rtándor 
los ¿la; humUdad y caridad 
fraterna. Jú^n. i jw |2. j sig^ 
Todavía estaba la mesa piies- 
ta^ y tomando el/ pan: #Jp 
beiÉdixo, í, iyr! íeparti^ >fin«e 
Iddos / dict^d4 : TmAái --.f 
€$fne4 : ^ €ite. es : m cuerpo. Y 
tomando el cáliz , to ben- 
dixo*, y se lo did dieiend^^ 
fyk^d^, ih ist9\ U(Us s f(^^ 
tí¿A/9$ ,mi sangre delnMevü 
^ TettimímPé , que 'md ietfj^ 
fuado pgr muchos < esitQ es por 



JE 



»i3 



todos) fdra U temtmú i$ 
sus pedios^ Mdtb. i¿. 264 

7 ^ig\ , . . . ' 
Veis aquí la instituciofi 

del Augusto y Venerable 

Sacramento de la JBucbaris^ 

tía , milagro.de milagros^ 

compendio de. las finesas de 

Jesús , tesoro infinito de 

gracias, en donde se cifra* 

y resplandece todo el poder, 

sabiduría y amor de. un Dios 

empeñado , por decirlo. aisl^ 

en hacernos dioses. ¡ Qpiéa 

será capaz de darle las de^ 

bidds gracias por un exceso 

de amor tan grande I Solo 

/el mismo. Cordero de Dios^ 

isacrifícadb en: lá Cruz pcít 

nosotros , puede correspoa^ 

der á beneficio tan singular» 

Comulgados los Aposto^* 

Jes de: matió del ; Salvador]^ 

yodado el pan mojado i 

Judias (esta era la señal que 

el Señor había dado íl Juan 

Ea^a. que supiese quién ha*-^ 
ia de ser el traidor) Sátat 
oá^que/babia.entradcí eíl ti 
cOra^oD pde <;es^; indignó 
Apóstol ^ se apoderó dé to» 
:do él para entregar ei«divaf 
oaeme su Maestro ,i quiedi 
babiar vendida ya. .Enitoncea 
le dílo Jesus:'¿(9 que.líActt^ 
kdztdlof tentó. Salid Jjudas <al 
instante > aunque ya era de 

no- 



914 



JE 



noche , y luego empezó Je-^ 
^us h formar su lestamenco, 
por decirla así , exórcindo 
á sus Apostóles I la caridad 
mutua , que debia ser el 
distintivo y verdadera insig«r 
pia de los que quisiesen ser 
sus discípulos. Joan^ ^i*^7* 

Viendo i los Apostóles 
contristados f porque les ha* 
bia dicho antes f que iba 
lidonde no podían seguirle, 
y era muy poco el tiempo 
que había de estír con ellos, 
los consoló con varias razo* 
ciés y promesas 9 diciendo: 
que él era el camino para 
itegar al Padre 9 la verdad 
y la vida : que creyesen fir- 
memente que estaba en el 
Padre , y el Padre en- él, 
{x>r 16 que habian visto en 
sus'obras , testificándoles , y 
asegurándoles 9 que el que 
creyese en él harfa iguales 
prodigios y aón mayores; y 
todo to que le pidiesen , 6 
id Padre en su hombre,' se 
toi.. concedería i . que si le 
amabían observasen sus pre* 
eeptos , y él les enviaría el 
Espíritu Santo que sería SQ 
consejo. y consuelo; y qué 
«n ff b no los dexaba huer- 
tanos, y: M daba la paz; 
no unai paz^i comp la que 



JE 

di el mundo ,. sino una pat 
que desterraría de su cora<^ 
zon todo temor; y maní* 
festándoles se acercaba su 
hora I en cumplimiento de 
la voluntad de su Padre, 
les dixo : Levantaos > vamos 
de aquí. Joan, 14» per ton > 

Salió Jesús del Cenáculo, 
y caminando ázia el monte 
de los Olivos , como acos- 
tumbraba , con tos Aposto*^ 
les, les fue ínstruyenda det 
modo con que habian dé 
conseguir el fruto de la gIo« 
ría eterna que acababa de 
ofrecerles con el íexempfo dt 
la Vid y que era él^ .y -de los 
sarmientos, qoe eran ellos. 
Recomendóles mucho la per« 
severancia en la fé y la jus« 
tfcia , y en el aoior y cari- 
dad mutua , exdrtándolóf 
con su exemplo á la: paüietü 
cia en lak > adversidades y 
trabajos. Joan. 1 5. fer tot* 

Después de haberlos ins^ 
truidó , y manifestado que 

era llegada '^ ^Qr^.»' y >^Mw 
toso 'pasar ^ dií 'e^té^ nnnid)^ 
al Padre ; porque había eva« 
cuado su comisión , desen» 
gaSando á todos' con tcsti-^ 
tfionios tan¡convÍRte%kes,que 
bacian mayor el pecado de 
sus* enemigos*^ sin dexarles 
la piénpr excusa ^ les previ.i^ 

no 



JE 

de los trabajos y perse- 
cuciones ^ue habían de pa- 
decer por su nombre , ofrc- 
riéndoles de nuevo el Espí- 
ritu Santo que los conseja*' 
tíá^ y daría palabras para 
contestar y redargüir 1 sus 
contrarios. Con el exemplo 
y iigura de una nuiger que 
está de parto les hizo vtr 
qué la grande tristeza que 
Jos ocupa^ría durante su pa^l 
sioo y muerte^ se convertí-* 
TÍa en nú gozo y alegría sin 
agualde que ninguno podria 
privarlos ¿ y concluyó di^ 
cíendo 'pidiesen en su hom- 
bre al Padre que los amaba 
por haberle amado i. él* Fi- 
nalmente Us dixo : Alirad 
que viene mi hora ^ ya llega 
lá hora en que vosotros os 
esparciréis » huyendo cada 
uno por su lado , y dexándo- 
me solo ; pero no desampa- 
rado , porque mi Padre cs« 
tí conmigo z No os fallarán 
trabajos en el mundo ^ pero 
confiad porque yo le vencí* 
Joan. 16. per fot. 

Llegaron al huerto llama- 
do Gethsemaní y 1 la otra 
parte del Torrente Cedrón^ 
y diciendoles que aquella 
noche serían todos escanda- 
lizados en él , les mandó 
quebrasen para no caer en 



m 



at^ 



tentación: como si dixerat 

Veréis «n mí tales cosas ett 

esta noche ^ que padtcereiy. 

graves tentaciones , dudan^ 

do de mi divinidad , y aban* 

donándome á la crueldad y 

saña de mis enemigos. Re^ 

plicó Pedro : Aunque todo$ 

se escandalizen no lo haré 

yo , porque te he de seguir^ 

y no te negare aunque se< 

necesario morir contigo ; y 

el Señor le respondió : En 

esta noche misma me has dé 

negar tres veces , antes que 

cante el Gallqu 

Apartóse el Salvador un( 
poco con Pedro y los hijos 
de Zebedeo , y les mandó 
orar y vtlar con ¿1 ^ mani-« 
festandouna tristeza y an-^ 
gustia mortal^ que le hizo 
sudar como gotas de sangre 
que corria hasta Ja tierra* 
Pue confortado por un An^ 
gel^ LfU^ 22. 43. y hecha 
oración al Padre para qué 
manifestase su gloria y H 
del Hijo , después de haber 
«rado por sus Apostóles , y 
por todos los que hábiail 
de creer en él ^ J^atL 17. i. 
j sig. se levantó , y fue ^adon^ 
de habia dexado 1 los Dis« 
cipulos , á la distancia de 
nn tiro de piedra. Hallólos 
(dormidos 9 y dixo á Pedrói 

¿Hi 



1x6 



JE 



}Ni aún una hora habéis po- 
•dído velar conmigo? Velad 
y orad para que, no caigáis 
en la tentación. Repitióse- 
esto basta la tercera, vez > en 
la <}ual les díxo : Dormid 
ya , y descansad ; Llegó la. 
hora ; y el hijo del hombre 
será entregado en manos de 
pecadores. Levantaos > que 
ya llegó el que me ha de 
entregar. 

' A este tiempo llegó Ju- 
das con mucha gente arma»- 
d»' que le , hablan dado los 
Príncipes de los Sacerdotes^ 
y acercándose h Jesús, le 
saludó, y besó. Era esta la 
señal que les habia dado pa- 
ra que le conociesen y pren- 
diesen. Dixole Jesús : iCoú 
el ósculo entregas al hijo dei 
hombre ? Y adelantándose el 
inocente Cordero , pregun- 
tó i los que iban con Judas, 
I á quién . buscaban ? y .bar 
Siendo dicho ellos que á Je« 
sus Nazareno , dixo : Yo 
soi. AI oirlo cayeron todos 
de espaldas. Preguntóles se- 
gunda vez á quién buscaban; 
y respondiendo lo mismo, 
dixo Jesús , ,ya os dixe que 
yo soy ; pero dexad á mis 
Discípulos en libertad. Echá- 
ronse los soldados sobre Je- 
sús para prenderle , y toman* 



JE 

do Pedro la espada que IIe« 
vaba, cortó la oreja dere- 
cha' á un criado del Portifi*/ 
ce. Volvióse Jesu-Christo % 
Pedro , y dixo : Vuelve w 
espada á la vayna. ¿El calÍE: 
que me dio mi Padre no 
quieres tu que yo le beba i 
Luci 22. 45./ sig. Joan. i8#. 
lo. J st¿. .-i 

Preso Jesús, y atado , fue 
llevado á casa de Anas, sue*i 
gro de Caiphás Sumo Pon«- 
tiSce , en donde je negó Pe«: 
dro por< primera vez , y sc*^i * 
gun algunos , le dio la bo»; 
fetada uno de los ministros» 
Anas le envió i Caiphásy 
en donde recibíosla bofeta* 
da , según íotros, y Pedro; 
le negó la segunda y terce*^ 
ra veft antes que 'cantase el 
gallo. Joan. i8. li; Según 
los demás Evangelistas , pá* 
rece que las negaciones de 
Pedro fueron todas en casa 
de Caiphás. En ésta estaban 
congregados los Escribas y 
Ancianos para formar el pro- 
ceso. Hicieron quanto didó 
su malicia para declararle 
reo de muerte ; pero por 
mas testigos falsos que bus- 
caron. DO convenían en sus 
pérfidas acusaciones. Por úl- 
timo dixeron dos testigos 
£ilsameare leiiabian oído de^ 

cir: 



JE 

dr? que podiá destruir d 
Templo de Dios » y cbsi» 
pues reedificarle en eres dias; 
siendo así que lo que habia 
dicho fue : Destruid este 
Templo ( su cuerpo) y yo 
le excitaré 9 6 levantaré al 
tercero dia. Joan. z. 19. 

A todo callaba el benig- 
nísimo Jesús ; pero habién- 
dole mandado el Pontifíce 
en nombre de Dios dixese 
I si era Christo Hijo de Dios 
vivo ? respondió armando» 
y añadiendo » llegaría tiem- 
po en que verían al Hijo 
del hombre sentado k la 
diestra de la« Magestad de 
Dios 9 que vendría sobre las 
nubes del Cíelo. Irritado el 
Pomifice» rasgó sus vesti- 
duras 9 y declarándole blas- 
femo f pidieron todos su 
muerte» y escupiéndole , y 
dándole empellones y bo« 
fetadas « decian : ¿ Profeti- 
za quién te hiridS Math, 

z6. 6j. y sig. 

-' La mañana siguiente, Vier- 
aies 23. de Marzo , forma- 
ron Consejo los Príncipes 
ide los Sacerdotes y Magis- 
trados del Pueblo para dts** 
Iponer que Jesús fuese sen- 
tfiociado á muerte ; y lle- 
vándole atado delante de 
pilatos , se lo entr^garoni 



JE 



^if 



acosándole de que albdro** 
taba el Pueblo , negaba la 
paga de los tributos al Ce- 
sar , y se intitulaba Rey de 
los Judies, Luc. 23. i.j stg. 

Temiendo los Judios en- 
trar en el Pretorio por no 
eontraber alguna impureza 
que les impidiese comer el 
Cordero , se quedaron ií \x 
parce de afuera , acusando 
desde allí i Jesu-Christo. Pi- 
latos que habia salido i oir-^ 
los, les dixo, que le juzgasen 
ellos según su Ley ; pero co« 
mo trataban de darle muer« 
te , respondieron que no les 
era licito matar á ninguno» 
Entró Pilatos en el Pretorio^ 
llamó I Jesús , y le pregun* 
tó , ¿ si era Rey de los Jtt« 
dios ? y habiéndole respon- 
dido que sí; f>eró que su 
Reyno no era d« este mun- 
do , salió adonde estaban los 
acusadores diciendo no le 
hallaba culpable , y menos 
digno de muerte* 7«4ii. i8« 
2?8.7 sig. 

Por las acusaciones de lói 
Judios entendió Pilatos que 
Jesús era de Galilea , y de 
la jurisdicción de Herodes, 
que estaba entonces en Je- 
rusalen , y deseaba verle 
esperando hiciese algún pro^ 
digio en su presencia ^ y se 

fie ío 



4i8 



JE 



lE 



Jo envió JL su ca^á. Hizole 
Hefodes muchas preguntas; 
y no habiéndote el Señor 
contestado i ninguna , le 
despreció: y para mofarse 
deéU le remitió á Pilatos 
vertido de una túnica blan** 
ca« Este convocó á los Prín- 
cipes de los Sacerdotes , los 
Magistrados y el Pueblo , y 
dixo : Me habéis presentado 
este, hombre como alboro- 
tador del Pueblo ; y habien-» 
dolé examinado delante de 
vosotros I no hallo en él los 
delitos de que le acusáis , ni 
Herodes á quien lo tnvié 
halló niotivos para cótide^ 
narle 1 muerte* Castigaréle^ 
y le daré libertad. Debi^ 
darla á un reo en aquel dia» 
según costumbre i! pero ei 
Pueblo levantó Ja voz pis 
dieodo le cirucifícase 9 . pp* 
Hiendo en libertad 1 Barr4^ 
b^s 9 que estaba preso por 
Jadroe 9 asesino y sedi¿¡Oiso« 

Viendo Pilatos la ipoc^tli^ 
fU d^ J:e^-Ghcisto:,.y^ la 
fnvidia y saña de sus enéf^ 
«ligos » pensó y aunque en 
^vano ) salvar sii vida pot 
otro media muy cruel. Man^ 
jdóio aE0tM ison la majK»" 
inhumaiSiidad i Y coronado 
de agudas y penetrantes es«^ 



.^inás I vestido de purpura 
con una caña en su mano 
derecha , burlado » escarne- 
cido , abofeteado y escupid 
do , le sacó á la.vi^ta de'to» 
dos , presentando un expec- 
táculo triste y digno de cooh 
pasión , para mover sus co« 
razones. Lexos de compade- 
cerse los Pontiñces y Minis- 
tros, empezaron á gritar plf 
diendo le mandase crucifif* 
car , porque debia morir 
según su Ley , por haberse 
hecho , ó titulado Hijo dip 
Dios. Pilatos buscaba arbi« 
trios, para librar á Jesús i pe- 
r^ habiendo instado- los Ju^ 
dios en que se pusiese tú 
libertad á Barrabás , y Je^ 
sus fuese crucificado, por«r 
quede otro modo sería enC'* 
migo del Cesar ^ sentándose 
en f su tribunal i y 'lavándose 
las knanos delante del Pue«* 
blo, para significar que obra« 
hacontrajusticiay obligado 
de sus instancias, tomójel 
Pueblo aquel ' pecado, sobre 
sí y sobre sus hijos ; :JAáthi 
27. 25; y cérea de lá hora 
de sexta , esto es , cerca 
del Mediodía , les entregó 
al Rey de Jos rfdos y la 
lierira,: ¡nocente y justo, pant 
que lecrdcifícasen, 704». i^é 



SE. 

. Nota : Aunque séguo San 
^atheo 2j. zy. pacece que 
Jesu-Chrisco fue azotado, 
:e$cuf ido f coronado de esr 
^ioas &á :por Jos, .moldados 
jdespucs que Pilatos se lo en? 
«regó para que Jó crucificad- 
sen , porque era costumbre 
de los Romanos azotar á ios 
j^eos de muerte^», y espedalv 
mente i los que habían de 
ser crucificados; San Juan 
ip. I. dice expresamente 
que fue antes; y del con- 
teafito se colige claramente 
que. le mandó azotar , no 
coma disposición previa á 
la muerte de Cruz , cuya 
sentencia resistia, sino co« 
iBo arbitrio para mover á 
compasión, y.evirar laexé^ 
cucion , *6 por: ileéir ínejor, 
para'.excusaxse de pronun- 
ciar .una sentencia injusta, 
según San Agustín. Ved aquí 
os le traiga (.dice> para 
ífút conozcáis : i^ue ño bailo 
en él ddixx} t Kei á^ulM 
hambre. Kó repugna queje** 
^ü-Christó fuosfr azotado 
do^ veces , .ima^iaxites como 
heínps j dicba, j y^iiotii ¡át^ 

JsiCcuzL,v9Cgiaiiel estilojde 
k» . llonáanos^ peroadbi'^ 
riendo al sentir de Tyrind 
¿í JUUtb^zji Ji6. idecimos. 



JE 



^19 



que el haber. sido azotado 
antes de proi^ociarse la sen« 
tenda , fue. bastante para 
que no.se. biciesesegunda vez 
después :de iiaberle entrega-^ 
do paira que se ^executase el 
suplicio. No consta del£van« 
gelio que Jesu-*Cbristo fue- 
se atado 1 k cplumna ; pero 
lo afirma San Gerónimo» 
Paulino , Prudencio , y la 
tradición común , y en Ro« 
ma en el Templo de Santa 
Práxedes se conserva una co« 
lumna de marmol , á x|ue 
se dice fue : atado el Señor 
para sier azotado. 

'Entregado Jesu-Christo 
por Pilatos á los soldados 
para que le Crucificasen , le 
quitaron éstos la purpura f 
demás vestidos con mucho 
escarnio , blasfemias , afrea« 
tas, injurias, y baldones^ 
Uatb. 27. 3 1« Y poniéndo- 
le . su .túnica sin quicairle U 
corona de espinas ,. y una 
sogaobl cuello i le.condüxe'* 
ron al Calvario, cargandi» 
sofaffe 'SUS. ombros una Cruz 
WQX¡Yr pesada ^y . larga que :is 
abinuinabaé) iSatCi; i^. :aiu 
Temierofv iiq^ue . lel . . jénoitee 
]E¿sb de^k) Cruzóte quitase 
krtvida antes de llegar al iu.# 
gar del suplicio : echároii 
mano de . un; hombre que^ 

£e2 pa^ 



820 



JE 



pasaba ^ llamado Simón » na- 
tural de Cyrcnc, y le obliga- 
ron á que le ayudase á lle- 
varla. £ncre la multitud que 
le seguia iban algunas mti^ 
geres lamentándose de sus 
penas ; y volviéndose Je- 
sús ázia ellas » dixo : Hijas 
de Jerusalen , no lloréis por 
mí: llorad por vosotras y 
por vuestros hijos* Luc. 23. 
26* y sig. 

Aquí podemos considerar 
al verdadero inocente Abel» 
llevado al campo por su her- 
mano para quitarle la vida: 
al justo Noe preparando ma« 
dera para fabricar el Arca 
que había de servir para sal^ 
var el genero humano : al 
l(umilde y obediente Isaac 
cargado con la leña para ser 
sacrificado ; y en Jesu-Chrisi' 
to coronado de espinas el 
verdadero cordero , que en-^ 
redada su cabeza entr;C las 
aarzas ^. substituyó poc el 
aacrificia de Isaáb 9 y de to^ 
¿os los pecadores* - > i 

Uego Jesús al lugardes^ 
tinado para i el/supitcio» lla«* 
nado* íGolgotha o Calvar»^ 
y dándole Juna'anixtura muy 
tmar^ de nvíiíó con hiet ¿[ 
■lirAia i cboH) tr^ cóstum-^ 
bre hacer con todos los ajas- 
dciados , la gustó {>or no 



^ .i*. 



JE 

parecer ingrato ; pero no la 
bebió por no debiliiar Ik 
fuerza del dolor en los tor- 
mentos y y por otros muchois 
misterios que aquí descubren 
los Padres y Expositores^ 
Luego le desnudaron de to* 
das sus vestiduras » y estén- 
diéndple sobre la Cruz , cla- 
varon sus sacratísimas ma^ 
nos y pies contra el made« 
ro , y pusieron sobre sa ca«» 
beza un cartel ó rótulo en 
que estaba escrita su causa 
en careéteres Hebreos > Qrte» 
gos y Latinos » y decia : 7e^ 
sus Na!c4reno Rfjr de los Ju^ 
dios. Pidieron estos i, PiU« 
tos añadiese que se habia dí«» 
cho Rey de los Judíos : mas 
él les respondió ratificando» 
se ea lo dicho* * > 

Luego que los soldadof 
crucificaron al Señor ^ to- 
mando sus vestiduras y las 
dividieron en quatro partes 
se^n d numero de los sot« 
dados» que parece le hablan 
conducido al suplicio ; pero 
la túnica que «ra inconsútil, 
ñola dividieron 5 sino' que 
echaron tuectasr sobrei^quiéií 
h Hevaría:^ como estaba es^ 
a^ttoien el Sdino 21, ^9» 
Eiutretanto mirando Jesús 
i sa Madre que estaba cer*^ 
ca de la Cruz con Mark 

It 



la' muger de Cleophás , y 
María Magdalena , la dixo: 
Ves 4bí d tu bijo^ dirigién-^ 
idpse ázia San Juan Evange- 
lista que se hallaba también 
frésente; y volviéndose al 
Discípulo amado, le dixo: 
V4S AhiÁtumadu. Jodn. x^* 
I • hasta el 27, 
. Los que pasaban cerca de 
la Cruz hacían gestos y mo- 
víiñíentos con las cabezas , y 
burlándose decían éstas y 
otras blasfemias semejantes: 
{ Ah ! tú que destruyes el 
Templo 9 y lo reedificas en 
eres días , sálvate sí puedes* 
Los Príncipes de los Sacer- 
dotes , los Escribas y An- 
cianos decían que había sal- 
vado i otros, y no podía 
Salvarse á sí mismo &c. Lo 
mísno hacia uno de los dos 
ladrones que habían crucifi- 
cado i los lados de Jesu-< 
Christo ; pero el otro le re- 
prehendía , y volviéndose al 
Señor , dixo : Acuérdate de 
mi quando entres en tu Rey- 
fio ; y Jesús le ofreció lle-< 
varíe al Paraíso en el propio 
diá. Lmí« 2 3 » 2 5 ; 7 sig. Uátb. 

-v Desde la 'hora sexta has^ 

31 la nona se cubrié de ti- 
ieblas toda la tierra , y 
cerca de la n#na ievanió Je« 



n 



ddZ 



sus la voz diciendo t £/¿, 
tíij&c. 9' Dios mtOy Dios miof 
I for qué me Joas desampara'^ 
d^ ? Algunos creyeron que 
llamaba á Elias , y observa- 
ban si le veían venir. Mátb. 
27. 46. Dixo el Señor que 
tenía sed , y uno de los sol- 
dados tomó una esponja , y 
empapándola en vinagre , la 
ató á una caña con hysopo, 
y se la aplicó a la boca. Vid, 
Hysopo. Entonces levantó el 
Señor otra vez la voz dicíen- 
do: Consummdtum est , que 
quiere decir : ya se executó 
conmigo todo lo que esta- 
ba profetizado acerca de mi 
Pasión : nada resta que ha- 
cer para la redención del ge- 
nero humano ; y baxando la 
cabeza espiró. 7^4». 19. 28. 

A este tiempo se rasgó el 
velo del Templo de arri- 
ba abaxo, tembló la tief 
rá 9 se desencaxaron las 
piedras y se abrieron los s¿^ 
pulcros , y resucitaron mu- 
chos cuerpos de Santos que 
yacían en ellos. £1 Centu« 
rion y otros que estaban pre- 
sentes ^ al ver aquello fe 
confesaron verdadero Hijo 
de Dios, liátb. 27. 5 1. Có^ 
mo fuese aquel día el de la 
preparación , ó víspera de la 

Pat^ 



a^-3 



JE 



,Pasqua , porque no queda- 
sen los cuerpos de los cru- 
cificados en el patíbulo has* 
ca el dia siguiente, pidie- 
ron los Judios á Pilatos les 
itiandase quebrantar las pier- 
^nas, para que muriendo, pu* 
diesen ser quitados de las 
cruces en el mismo dia. En 
:efedo se las quebraron á los 
dos ' ladrones , que aun es- 
taban con vida ; pero no á 
Jesús , porque ya habia es- 
pirado. Sin embargo uno de 
Jos soldados abrió su costa* 
do con una lanza , y salió 
de él agua y sangre , en lo 
que , como en la sed que 
dixo cenia antes de espirar, 
hallan los místicos infinitos 
^nisterios , y en codo lo de- 
,fliás ocurrido en la Pasión 
de nuestro Redentor ,. en la 
que nada hubo casual , ni 
fuera de lo que estaba anun- 
ciado por los Profetas. 

Después de esto , Joscph 
de Arimathea , Senador r*s- 
.petable , y Discipulp de Je- 
su-Chriscó , aunque oculto, 
pidió á Pilátos le entrega* 
.se el cuerpo <le Jesús. Ha- 
rbiéndoselo concedido , lo 
(baxó de la Cruz 1 y. $kx>m- 
.pañado de aquel Nicodemtis 
rque habia ido á hablar á Je* 
sus por lá noche 9 'Joan, 5. 



JE 

2r. y llevaba cerca de cíen 
libras de una composición ó 
mixtura de mirrha y azibar, 
embalsamaron su cuerpo ,.y 
lo pusieron en un sepulcro 
ivuevo , en que no se había 
sepultado otro ninguno^. Es- 
te sepulcro estaba abiertoen 
una roca , y lo cubrieron 
con una grande piedra. y^^»* 
19. j I. 

AI dia siguiente , Sabá* 
do , los Príncipes de los Sa^ 
cerdotes y los Phariseosquc 
le habian oído decir que lk^^ 
bia de resucitar al tercero 
dia , incrédulos k sus oracu'* 
los , y temerosos de que sus 
Discípulos llevasen su sancí^ 
simo cuerpo , y drxesen que 
iiabta resucitado, pidieron k 
Prlatos mandase poner guar^ 
das al sepulcro. Dióles esce 
la guardia, y la pusieron 
junco al sepulcro , sellando» 
le , y asegurándole con ci» 
ídenas de hierro , según ^ Ht^ 
cephoro y Beda« Jíí^íK 27. 

La noche del. Sábado , a! 
amanecer el Domingo , pri<» 
mafdiade la Semana ^ Ma* 
ria Magdalena^jr ^tcasumu^ 
•geréijpiadosas fuecdn ál se- 
fiulcro con aromas para ém> 
balsamarle. Man^ 16. i* Al 
lié¿ar ooxocon .un . ceceo- 

mo* 



JE 

mofo grande : bax6 un An* 
gel del Cielo que revolvió 
U' piedra 9 y se sentó sobre 
ella. Los guardas se asusta « 
ron, y quedaron como muer* 
tos de espanto ; y el Ángel 
dixo á las mugeres : No te* 
mais : Jesús á quien buscáis 
resucitó como lo habia di* 
cho. Venid ^ ver el lugar 
en donde estuvo, y mar* 
cbad sin detención ¿ parti- 
dparselo k sus Discipulos , y 
á Pedro. Instruidas de que 
les precedería en Galilea , san 
lieron al instante llenas de 
temor por lo que habia n 
visto 9 y de gozo por lo que 
se les habia anunciado. 

Luego que ks mugeres 
se apartaron del sepulcro, 
algunos soldados bien infor- 
mados , y* ciertos de todo la 
acaecido ^ lo comunicaron k 
los Principes de los Sacer- 
dotesi Estos juntos en con- 
cilio con los Ancianos de- 
terminaron , y consiguieron 
sobornar la guardia 1 costa 
de mucho dinero , para que 
dixese que estando ellos dor«* 
midos, llegaron sus Discipti'* 
los , y robaron su . cuerpo* 
\Ohy infeliz astucia ! excla-» 
ma aquí San Agustín t La 
avaricia que cautivó al Dis« 
cipulo hizo iguales ^efeólos 



JE 



2^3 



en los guardas del sepulcro» 
los quales publicaron lo que* 
les mandaron , y ocultaron 
lo que habian visto. Math. 
28. i. y sig. 

Jesu-Christo verdadero 
Dios y hombre , crucifican- 
do , muerto y sepultado por 
nuestras culpas » resucito al 
tercero dia , como lo habia 
dicho, esto es, el 25. de 
Marzo al amanecer, que no* 
sotrós llamamos Domingo 
ó dia del Señor, con respec- 
to á este adorable suceso. 
Aunque no consta del £van« 
gelio , creemos piadosamen^ 
te que primero se apareció 
i sil Santísima Madre , lue* 
go á las mugeres en el ca- 
mino en donde le adoraron; 
Matb. 28. 9« después á la 
Magdalena cerca del sepul- 
cro , quando turbada con la 
vista de dos Angeles que es- 
taban en el lugar donde ha- 
bian puesto su cuerpo , y. 
llorando porque habian lle^ 
vado al Señor , la llamó pos 
su nombre , y se le mM*i 
festó en forma de hortela- 
no. Toan. 20. II. En ei 
mismo dia se apareció á Pé<o 
dro, Lne. 24. 34. desuñes 
k los dos Discipulos que 
iban k Emaus. Luc. 24. rj. 
Yidis £maus : y ultima^ 

men< 



^24 JE) 

ipente en la propia tar« 
áe á los Apostóles , excepto 
Thomás que no se hallaba 
allí 9 SQpIando sobre ellos, 
y dándoles el Espíritu San* 
tjO con potestad de perdo-^ 
Dar los pecados, 6 retenerlos* 
^Joafí. 2o. 19. jf sig. 

Ocho dias después , el 
primero de Abril , se apa* 
recio á todo el Apostolado 
en la misma casa , en don- 
de para quitar, la increduli- 
dad de Thomis , que avisa- 
do de sus compañeros de que 
habían visto ai Señor, ha- 
bla dicho que no lo creería 
mientras no meciese el dedo 
en los agugeros de los cla- 
vos , y su mano en el cos- 
tado , le mandó hacerlo; 
con lo que le creyó , y con- 
fesó ser su Dios y Señor. 
Joan* 2 o. 26. jf sig. 

Por tercera vez se 9)ani« 
festó h los Discípulos á ori-^ 
lias del Mar de Tiberiades, 
eo donde preguntó eres ve* 
ces^ Pedro si le amaba : y 
habiéndole siempre respon*- 
dido que sí en satisfacción 
de las otras tres que le ha- 
bla negado , le encargó el 
cuidado de sus ovejas , ha- 
ciéndole cabeza de su Igle-i 
sia. Joan, 21* !• Después 
se dexQ ver de mas de joo. 



JE 

distípuJos^ en . una ocasicmé 
I. Cor. 15. 6. Es de creer 
que esta fuese la famosa apa^ . 
ricion en el monte de Gali- 
lea, que les habia prometí-' 
do muchas veces. Apareció^ 
se también á Santiago. Uh 
V. 7. No consta en que dias 
fueron estas apariciones , pe- 
ro se sabe que en los qua^ 
renta dias siguientes i sU' 
Resurrección se apareció mu« 
chas veces á los Apostóles 
y Discípulos , y que habla- 
ba con ellos del Reyuo de 
Dios. AS.. I. j. 

í Finalmente i ios qiia'^. 
renca dias después de su 
Resurrección , Jueves ' $• , 
de Mayo, estando comien*. 
do con sus Discípulos , les 
mandó que no abandona* 
sen la Ciudad hasta que re-, 
cibiesen la vircud y la ple^ 
nicud del Espíritu Santo* 
Sacólos ázia Betbania ; 7 
levantando sus manos los 
bendixo , apartándose de 
ellos. Recibióle una nube 
i su presencia , y subió al 
Cielo , en donde está senta- 
do á la diestra de Dios Pa^. 
dre ; y de allí vendrá al fin 
de ios siglos i juagar los vi* 
vos y los muertos, danda 
á cada uno el premio ó ca5« 
tigo según sus méritos. Luc^ 



JE 

24. 49. U4U, j6. 19. 0» 
1.4.; sig. y 3.21. 
, I Aunque no expresa el 
evangelio los días y ciem« 
pQjS precisos de los hechos 
,de Jesu-Cbrisco» señalamos 
«Igtinos » siguiendo el /cálcu- 
lo formado por T^rino en 
tu Ckronico . sagrado y se- 
gún los aaos de Juliano , y 
]fí% npjúcias de Saa Epif^ja*- 
nio y.pfros Autoresi» T^np- 
pocodebe excrañarsiS haya- 
anos omitido, ajgunas cos^s» 
refiriendo otras por mayor. 
Deseábamos dar una noti- 
c;ia txSiSU dt U vida de Je- 
fU-Christo , para que sirvie- 
se de modelo y exemplar 
fie nyestras acdones ; pero 
nos contuvo el temor de ser 
molestos ^ estcediendo los 
limites de un Diccionario. 
£p orden i las reflexiones 
que ofrece este art/cujo, nos 
abstuvimos igualmente, cre- 
yendo no habrá quien pue- 
da leerle sin considerar en 
la cosa que parezca mas le- 
ve , los mas grandes miste- 
fios f y sacar muy copiosos 
frutps de gracia. 

JESÚS 6 Josué : Hijo de 
Josedec. i. i/d. i* 2. y stg. 
y ^* 2m Fue el primer Sumo 
Sacerdote de los Judios des- 
pués de la cautividad de Ba« 



JE 



ass 



bylonia. Agg. i. i. 7 sig. 
Su principal cuidado luego 
que llego á Jerusalen fue 
instaurar de nuevo los sa- 
crificios « arreglar los ofi- 
cios y ministerios de los Sa« 
perdotes y Leyitas t y resta- 
blecer el Templo quanto le 
fiíe posible según el estado 
en que se halUban los Ju- 
díos en aquel tiempo. Los 
Profetas Aggeo y Zachar las 
hablan fceqUentemeate de 
ÍU Aggeo dirige sus discur* 
sos y persuasiones í Jesús y 
y Zorobabel » á fin de exci- 
tarlos á la reedificación del 
Templo 9 anunciando la pró- 
xima venida del M^ías que 
había de honrar el nuevo 
Templo con su presencia. 
Zacharías 5. i. refiere que 
vi¿ i este Jesús delance de 
un Ángel , y Satanás i su 
mano derecha acusándole: 
que el Ángel después de en- 
viar á Satanás al fuego eter- 
no , hizo despojasen á Jesús 
de las vestiduras que lleva- 
ba manchadas ; y mandap<^ 
do le pusiesen una Cídar^s 
6 tiara limpia > le dixo , que 
si caminaba por las vias del 
Señor gobernaría su santa 
Casa , y guardaría su Tero» 
pío, y le daría un Ángel 
que le acompañase , prome- 

Ff lien- 



aaÓ 



JE 



tiendo enviarle i su siervo 
Oriente , esto es , el Mesías. 
£1 mismo Profeta 4. 3 . vio 
también dos olivos que es« 
taban uno i lá derecha , y 
otro i la izquierda del cán- 
delero de oro del Templo^ 
de los quales uno represen- 
taba i Jesús 9 y el otro i 
Zorobabel , según Mariana^ 
Alapide , y los Hebreos. 

Josepho habla de otros 
Sumos Sacerdotes de este 
nombre antes y después de. 
la muerte de Jesu-Christo; 

JESÚS : Hijo de Nave ó 
Kun. Vid. Josué. 

JESÚS : Hijo de Sirach, 
Autor del Libro llamado el 
Eclesiástico. Vid. Eclesiás-» 
tico. 

JETA: Ciudad de lá 
Tribu de Judá, cedida á los 
Levitas. 'Jos. 2i. i6. Pare-* 
ce ser la misma que Jotha: 
Jos. I y. y y. y acaso 7^í<¿4. 
4. Reg. 2r. ip. 

JETEBA: Ciudad de lá 
Tribu de Judá, patria de 
Mesalemeth madre de Am*- 
mon Rey de Judá. 4. Reg. 
21. ip. Puede ser lo misma 
que Jeta 6 Jetebatha , 3? 
Campamento de los Israe« 
litas. 

JETEBATHA : Campa- 
siento de los Heberos en el 



JE 

Desierto entre Gaddad y 
Hebrona. Num. 33. 33. AU 
gunos juzgan es el llamado 
Sepulcros de concupiscencia ^ 
porque Jetebatha significa 
Montón de concupiscencia. 

JETHELA: Ciudad de la 
Tribu de Dan. 'Jos. 19. 42»- 

JETHER : Ciudad de U 
Tribu de Dan. Jos; ly. 48^ 
Fue cedida i ios Levitas de 
la familia de Caatb. JoSé 
21. 14. Los habitadores df 
Jether se nombran Jethreoí 
y Jethritas. 

JETHER : Hijo primo* 
genito de Gedeon , que no 
tuvo valor para dar muertt 
á Zebee y Salmana , Prínct* 
pes de los Madianltas» Judi 
8. 2o» 

JETHER : Padre de Ama* 
sa, y marido de Abigail 
hermana de David. i.P4r» 
2. 17. 

JETHETH : Descen- 
diente de Esaú , y uno de 
los Gefes 6 caudillos de lof 
Idumeos. Gen. 36. 40. 

JETHMA: Moabita de 
los mas valerosos soldados 
del exército de Davkl. i-; 
Par. 1 1. 46. 

JETHNAN : Ciudad de 
la Tribu de Judi confinan- 
te con Edom por el Medio- 
día. 7^^* 1 5* ^3* 

JETH- 



JE 

JETHRAHAM.-Hijodc 
David y Egla. i. P4r. j. j* 
Los Hebreos quieren que 
Egla sea la misma que Mí- 
chol hija de Saúl. Vid. Egla* 

JETHRAM t Hijo dé 
Dison , y nieto de Ana Hor-* 
r«o 9 que halló las aguas 
calientes , descendiente de 
Esau. Gen. 36. 26. 

JETHRO : En el Exódo 
tixS^sc llama Raguel. Sacer- 
dote 6 Principe de Madian , 
(y acaso uno y otro ) y sue* 
gro de Moyses.Se cree era Sa- 
cerdote del verdadero Dios^ 
y «que conservó la Religión, 
como descendiente de Ma-» 
dian f hijo de Abraham y 
Othura. Moyses por haber 
muerto á un Egipcio se re- 
lugió á aquel país , y He* 

gmdo cerca de un pozo 6 
ente donde estaban las hi- 
jas de Jethro para abrebar 
sus ganados, las defendió 
contra los Pastores que las 
insultaban. Sabido esto por 
Jethro , llevó á Moyses a su' 
casa , y le casó con una de 
ellas llamada Sephora. Ex. 
2» 21. Noticioso Jethro de 
los prodigios que habia obrá« 
do Dios por medio de Moy- 
ses para sacar su Pueblo 
de la cautividad de Egipto, 
pasó á visitarle al desierto 



JE 



Í2^ 



eércá del monte Sinaí , Ue« 
vándole á Sephora y sus dos 
hijos , que habia tenido an«> 
tes de partir i Egipto» 

Avisado Moyses de su lle# 
gáda , salió í recibirle , haip 
ciéndole los mas grandes ob« 
sequíos , y tratándole coa 
la mayor distinción : infor« 
mole de todo lo que habia 
ocurrido en Egipto , y en el 
camino ; y admirado Jethro 
de los prodigios que Dios 
habia obrado , ofreció al So* 
ñor hostias y holocaustos. 
Al dia siguiente de su arri* 
bo estuvo Moyses desde la 
mañana í la noche ocupado 
en juzgar y determinar las 
causas y querellas del Pue« 
blo , y Jethro le manifestó 
que aquel trabajo era supe- 
rior i sus fuerzas : que lá 
que debia hacer era elegir 
hombres justos , timoratos 
y redos , que determinaseis 
las causas de menor entidad^ 
reservándose él las de ma- 
yor conseqüencia. Siguienda 
Moyses tan prudente dida^ 
men , nombró personas be^ 
neméritas , y las estableció 
sobre todo el Pueblo para 
que fuesen Jueces , unos de 
mil , otros de ciento , otros 
de cinquenta , y otros finaU 
mente de diez hombres , los 
V£z ^ua« 



328 



3E 



quales administraban pnU 
cia al Pueblo , y quando 
ocurría cosa grave y difícil 
de resolver acudían á Moy- 
ses para su determinación. 
Ix. 1 8. !• ystg. 

Llegado el tiempo de le- 
vantar el campa de Sinaf^ 
para irse acercando i la tier'* 
ra de Promisión , instó Moy * 
ses i Jechro para que fuese 
tn su compañía , y guiase al 
Pueblo en su viage ^ pero 
Jethro se excusó volviéndo- 
se á su pars. Ex. 18. f€r toi. 
Algunos quieren atribuirle 
el nombre de Hokab propio 
de un híjO' suyo » como pue- 
áe verse en los Expositores 
sobre el capítulo lo. de los 
Kámeros v. 2^^ 

JETHSON r Ciudad de 
hi Tribu de Rubea^ y cedida 
i los^ Levitas de la fa^iliV 
de Merari. JoKZi. ^6. Vid«^ 
Cademotbi 

- JETHÜRt Hijo de Is- 
liidd. Gefk 2 f. I $,. Fue p»-. 
dre de los Iihureosv 

JEZABE L : Hija de Eth- 
hsd Rey de los Sydonios^ 
y BU3gjer de Achab* Rey de 
Isr^l. }• Rig. i(íw }!• Es* 
ta Princesa introduxo en el 
Rey no el culta sacrilego de 
Baal , Astarte, y demás di- 
vinidades Phenicias quf ej 



JE 

Señor había prohibido ex« 
presamente á su Pueblo , y 
todas las abominaciones de 
los Chananeos ^ por las qua4 
les fueron exterminados* 
Mantenía á sus expensas , y 
comían de su mesa hasta 
4oOr Profetas ó Sacerdotes 
de los bosques consagrados 
i Astarte^ é hizo que su 
marido mantuviese también 
450» Profeus de Baal» per^^ 
siguiendo al mismo tiempo 
cruelmente á los Pro{eta$ 
verdaderos ; los quáles hu- 
bieran perecida todos , si el 
Señor en medio de una Cor« 
te tan corrompida no hubie«> 
ra conservado algunas persot 
oas timoratas que los socoro 
riesen^. Abdías , una de los 
principales Ministros » salva 
hast^ ciento en una cueva^i 
alimentándolos i su co$t«# 
Cap. 1 8. ij. jr sig. 

El^s fue el único que le 
atrevió á hablarle con ciar¡<^' 
dad ; pero se vié obligado. Á 
huir de su furor. Predixolá 
éste al tiempo de venir con- 
Acfaab de tomar posesioi^' 
de h vina ó campo de Na^^ 
both , á quien por disposi*' 
cíon de eiia se babia quita* 
do la vida injustamente, que* 
su cuerpo sería comido de 
ios perros en el mismo cam« 

po* 



JE 

lie verificó j>uQtuálitiante¿ 
qiíando entrando Jebá triun* 
fiñte en Je2raiel , y estan- 
do Jezábel en' una ventalla^ 
ié iñsvttíó desde ella i ááúdú 
Kgar y i&ódvo á ^e'<f ^& 
mandare ii''^ dcrs Etrniich^ 
que la acompañaban, iá át^ 
rojasen abaxo > como lo hi- 
cieron al jifjsiáncW ' A jtoco 
tiéknpo ^ yenda i " buscar sil 
tuerpo para «darle «siejúÁillurt^ 
«o!o' se hall^Ma' &^^ 
los pies , y los extremos dé 
las manos, codo lo demás 
fbe devói^do por' los pernos. 

-•JEZABEi^ Baxe el nom^ 

bre de» '7^^^^ ^^"^^' ^^^ 
Juan en su Apocalypsi 2. 

io, una rou^eé noble y po- 
derosa de Thyatira de la 
iéau^^dé^lo^ Hkoldíus^'^ue 
i^reilcánd¿^ s^r pro&ifsá^ 
síduda' los ' fieles , enseñan^ 
dd era 4i^citá la fornicación, 
y 'el córner de los^ síicrifiw 
cios hechos i los-^ídofó^i 
tumfüe hubiese e^cfa^dato^é 
pl^lígro de reincidir eñ la ido» 
Jsrti'fa. Puede ser qué aque^ 
Ifá mugerse llamase ver da-^ 
deramence Jex,ab^l^iths^sc^ 
gun diá entender Bediai y 
otro^j no faltan nsrzoftes pa- 
ra pensar que el Aposcol la 



« «< 



di6 Ate flombife', con res4 
péftO" i U otra Jezabel mu* 
ger dé Achab , de quien he* 
mos hablado en el artículo 
antecedente; 

^JEllER: Hijo-de Galaad, 
pad^s ':dc"la;fiimiUa 'de los 
Jettritas;; 2r«nr; 26^ jó. f< 

JEZÉR: I. Far. 8. U 
\^id Tazer 

JEZONIAS : Hijo deMa- 
chatiVy uno díalos jqfxc se 
pre^átáisoá á Godolía^, Go<* 
berrtador de Judéa por 'do% 
Ghaldeos. 4«Rf^. 2 5»2;. 

JE20NI AS , 6 roas bien 
Jesonías : Hijo .de Jeremías 
Retbáfaitai^já.qmen '<on to« 
da su ^raiilta'^fntroduxoieti 
d Teitipío el Profeta dd 
mismo nombré ,* y . le cpn« 
vldó con vino por orden dé 
Dios, ^er. 35. 3* • -^ -: 
^'>j£20ííl AS ^ Hijo de Sa- 
phánv;Oeft :^ los^israelK 
tas , que ofrecían incienso 
í, los ¡dolos que Ezechiel 
vi6 pintados en 1^. pi^« 
r¿dcs del > TQmpl04\:&kcbé 

Aztrr, Uno de ^ los principa-' 
les Judíos <|QenhaÍM*an que* 
dado e» Jé^Asjrien con Sé^ 
decíass y^ ^^ bi|idaba\íi de las 
Profecías de Jerefttfcrs, quan(^ 
d9 les persuadid se mtrega* 

sea 



9B9 



JE 



sen á los CbaUkos»^^ no 
querían ptncttiJMtcii i. j^ 
JEZONÍAS : Hijo ^d« 
Osaías f de quien habla Je- 
remías 42. I. Parece es /el 
mismo que AEar^S'hijp de 
Osaías , Jet. 45.:Z« quftfnc 
uno .de los priocipak^ qnp 
ioduxeron á los Israelitas que 
habian quedado en Juden 
después de la muerte de Go- 
do lías, á que se pasasen 4 
Egipto conuá el di^men 
de Jeremías t de quiea se ha«^ 
bian valido para que orando 
consultase al Señor si debian 
permanecer en Judea y 6 pa« 
9ar á Egipto 9 obligándose 
con juramento i executar lA 
que Dios le diese i entender» 

JEZRA ; Hijo de Moso^ 
liiun , y. padre de AdíeU u 
Tau 9. 12»., 

r JEZRAEL ! Ciudad de 
la Tribu de Judá, Jos. ifé 
56. Fue patria de Achinoam 
inuger de David, t. Reg^ 
25» 45. 

JEZRAEL i Ciudad de 
la Tribu de Issacbar en los 
confines de la de Manases» 
situada en el gran campo; 
famosa por. haber tenido en 
ella su Corte Acbab Rey de 
Israel. Jos. 99/18.: i . Reg. 
Z9., u Hoy se llama Zere^ 
m. Vid. Jehú. En tiempo 



JE 

de Salomón fue goberna 
por Baña. 3. Heg. 4. i2« 
Josué 17. \6. se-dá el mis«s 
mo nombre al valle en quej^ 
está situada. También se Y^^ 
ce QKncion en U Escrttuní 
dd carneo de : Jczrahel , k 
de/ k viAa de. Naboth Jez;^ 
raelica cerca de los jardínef 
del Rey. 

JEZaAHEL ; H^o d« 
Etham 9 de la Tf ibu de Jii^f 
div.f.:P4r.4,^. 
^ JEZRAHEL : Hijo del 
Profeta Oseas y de Gomer^ 
Ós. r. 4* 

,? JBZRAIA : Gefe dPr/hr 
cipe de los Cantores <leí 
Templo en tiempo de Kdiie-» 
mías. z. Bsá^ 11. 41. ' \ 

JO 

JOAB : Hijo de Sarv¡« 
hermana de David. Fue uoq 
de los mas valerosos y hi« 
biles Generales de su tieoH 
po 9 pero imperioso » cruel 
}r vengativo» Hizo muy con^ 
siderables servicios á Davíd^ 
y le file siempre fiel 9 sien«« 
do ya General de sus tro* 
pas quando solo era Rejr 
de la Tribu de Judá. La pri* 
mera ocasión en que roa« 
nifestd su valor y pericia 
militar 9 fue en el combate 

-de 



de Gaf>dbn contra Abner Ge* 
fe del partido de Isboseth 
hijo de Saúl» Ganó la bata« 
lia ; pero su hermano Asael 
fue muerto plcr Abner del 
modo que diximos en los 
artículos Asael y Abner. 2. 
Heg. z. ii*y sig* Para ven- 

far esta muerte quitó Joab 
traición la vida i Abner 
en Hebron ; lo qjiial sintió 
iMucbo David 9 pero no se 
atrevió i castigar i Joab «a» 
Reg. i. 27. y sig. 
> Fue el primero que subió 
mbre los muros de Jerusa* 
kn que ocupaban los Jebu- 
seos 9 mereciendo por esto 
ser elevado á Príncipe del 
exércico. i.Pat. it.(í. Di- 
rigióse contra los Syrios que 
s^ habian rebelado contra 
David y y los derrotó ; y 
habiéndose apoderado de 
um parte de la Ciudad de 
Rabbath , llamó i David 
^ra' que se hiciese dueño 
de toda ella , y tuviese esta 
gloria. 2. iteg. I2. 1 1. Sir« 
vio i David en la muerte de 
Drías executando sus órde« 
Jiiés.- ZéReg. tii fir r^.&e^ 
concilló á rAbs4ltíd toti si 
padre haciendo volviese i su 
gracia ; peiio habiéndose ré« 
helado , le persiguió, y ven- 
ció ci^ una» batalla* Hab¡en« 



• * 



i « 



do quedado Absaloo pen« 
diente de los cabellos eii una 
encina huyendo de él , fé 
mató Joab^^^ atravesiíndolé 
con tres > lanzas contra el 
expreso mandato de Davidj 
i quien habló con mucha 
avilante! y osadía por el 
gran sentimiento que mani- 
festó de la muerte de sn hn 
jo» 2.Rig. 19» ^. 

En la rebelión de Seba 
hijo de Bochri 9 yendo Joab 
al exército • que mandaba 
Amasa , halló i éste en Ga-^ 
baon 9 y con pretexto de 
abrazarle , le quitó la vida 
alevosamente. Con esto lo« 
gró Joab que los de Abc^^ 
por consejo de una müger^ 
le arrojasen la cabeza del re« 
beldé , acabando la guerra 
sin perder un hombre. Vol« 
vióse i Jerusalen » y fue coa- 
firmado en el mando diel 
exército. 1% Reg. 204 ftr füTi 

Cjiüilílidb- David por una 
especie ^e vanidad quiso ha^ 
cer la numeración de su Pue» 
blo 9 dio esta comisión Á 
Joab V <i -' qi>ar hizo todo 1q 
posible ftorá disuadirle dfí^ 
iakjánte resolución - ;:; : péri» 
vséhdósé obligado ijohééi^ 
cer 9 lo executó de mala 
gana , omiücndo las Tri-^ 
bus de Leví y Benjamio* 

I. 



939 



JP 



1. Pardtip. 21, i« 
Declaróse Joab del Par-T 

ud9 de Adonías quaiidp.prt'r 
lendifS jiacerae ^x.>'eii.-lQ9 
últimos años^ dd ?r^ynadQ 
de David , que quería le 
sucediese SalóoiQP* David 
ofendida. de esto^ previno, i 
Satlomon ;» dc&püe$ Aphs^fs^^ 
küQgidks^ Rey » caniga^c Igs 
excesos de Joab » jái^id^ar-^ 
le llegar á la vejez., j • Reg. 

2. 5.. Sabiendo Joab que Sa- 
loiDQn había mandadp d^r 
muer» á: Adoaf^s p9i3que: te 
pidió á Abisag pucv puger^ 
y que el Sumo Sacc^rdo(e 
Abiacbar habia sido d^stecr 
^o 4 Anachot ; creyen- 
do debia poner su vida en 
salvo y se retiró al Taber- 
oaculo , y se asió del Altar 
para librarse de la muerte* 
£nvió Salomón i Banaías 
hijo de Joiadá con orden de 
<pe le quitase. U: vida i -y 
habiéndole intimado quj^isa- 
liese de allí , respondió Joab 
que no saldria, y moririla.en 
aquel lugar. En eftAp allí 
te le quitó U vida ^fotxi 
presa; orden, deí. R^J^cy 
fiíe sepultado en su casa del 
desierto:^ sucediéndole. .Qá* 
naías en su empleo e^ ^o 
del mundo 2990. 5* Reg.z. 

4^8* ÍÜ fifi» • .1 . 



k « 



JO 

JOACHAZ : Hijo de 
Jehu Rey de Israel. Suce- 
dió á su padre el año del 
mundo 5 148. , y reynó ^7, 
Siguió el mal cxemplo de 
Jerpboam hijo de Nabat» 
por. lo q^al se excitó la ir/i 
del S^ñor contri^ Isr^elj y 
le entregó i Hazael y Qf:« 
nadad Reyes de Syria. VqU 
vio Joacl;az.en lí j y re» 
cyrrió al $eñpr j que qoa^ 
|>adecido.de Israel , \9.P^ 
vio á Joasj qiie lo. resiajil^j- 

dó» y libertó del yugo de 
los Reyes de. Syría. Sploha?? 
bian quedado á Jo9ch.az 4^ 
todas, sus ^tropas 50.. I^pii^- 
brcs dp, caballería « . lo^* ^9 

iiofariterw » y lo^ carros c(c 

guerrea; porque el Rey de 
Syi;t^ habia derrotado su 
exército , disipándolo , di« 
ce la Escritura , como el 
polvo en la era quando se 
aventa el grano. No por «s-i» 
to dexarpn ,los Israelitas^silS 
malas costumbres , supersti-s 
ciónos é idolatnas. Murió 
Joachaz ; y fue sepultado 
con sus* mayores, suc^diin* 
dolé ^i| ^^\ R^t^ SU: biJP 
Jaas, .4.fR^«^ '^t^.y. ü yy^igh 
La. Escritura -hade. Mficp 
de su valor y fíy^taleza « pe- 
ro no consta tuviese feliz su- 
ceso en . sus . batalla con \q$ 

Sy. 



JO 

Syrios » i excépckm' de al- 
gunos reencuentros. 
. JOACHAZ , por otro 
nombré Ochozaas : Rey de 
Judá. Vid. Ochozías« 
^ • JOACHAZ ó Scllum : Hi- 
JO de Josías Rey de Judá, 
y de Amital hija de Jere-' 
9uas^ de Lebna. 4. Reg* z { • 
3 1. Habiendo muerto Jo* 
^'as eo Magedo de las heri- 
das que recibuí en el coni-* 
bate con Nechao Rey de. 
Egipto f fue Jóachaz reco- 
nocido, por Rey i los 2$. 
años de edad ^ aunque no. 
era el mayor de los hijos 
de Josías ; pero solo reynó 
tres meses en Jerusalen ; por* 
que Necbao i la vuelta de 
la expedición de Charcan^iS) 
indignado de que el Pueblo 
de Judá le hubiese puesto 
eú el Trono sin su noticia, 
le aprisiono en Rebblatha de 
£math , y cargado de cade- 
nas lo envió á Egipto en 
donde murió , y puso en su 
lugar i Joaquín ó Eliacim 
su hermano. 4. Reg. 23. 34. 
Jer. 22. ir. Ezechiel 19. 
3. habla de Joachaz baxo, 
de la figura de un cachorro 
de León. 

JOACHIM, Joak¡m,ó 
Eliacim : Hermano y suce- 
sor de Joachaz. Nechao Rey. 



JQ 



«3 a 



dé Egipto después de la pri« 
sien y cautiverio de Joachaz 
le estableció Rey de Judáj^ 
mudándole el nombre dé 
Eliacim en ^Joaquifu 4. Regi 
2j. 34. &c. Impúsole un 
tributo de cien talent-os de 
plata y diez de oro ; y para 
satisfacerlo se vio obligado^ 
á 'Cargar grandes contnbu-^ 
ciooés i sus vasallos í pro^ 
porción de sus haciendas^ 
Era de 2 5« aáos quandot 
ocupó el Trono « y su ma- 
dre se llamaba Zebida hija 
de Ruma. Fue muy malo» 
y como i tal le reprehendió. 
Jeremías con valor, ^er. 22« 
13. 14. y stg. Cumplido el 
año 5? de su reyjiado, Ban^, 
I. I. y al principió del 4« 
7^. 25. I. Nabuchodon.o- 
sor Rey de Babylonia puso 
sitio á Jerusalen : y tomando 
la Ciudad , llevó i Joakini 
cargado de cadenas can Da? 
niel y sus compañeros i Ba* 
bylonia. Habiéndose humi-. 
liado este Rey delante det 
Tyranó , alcanzó su liber- 
tad y el Rcyno, dexandq^ 
en rehenes en. Babylonia i 
muchos déJa principal no- 
bleza de su Corte. Reynó 
después tres años en Jerusa^ 
len feudatario del Rey de 
Babylonia., pagando fieln 

Gg men? 



334 



JO 



mente la contribución esti* 
|)ulada. En este año diStó 
Jeremías las profecías que 
habia pronunciado hasta en- 
tonces , y escritas de mano 
de Baruch , las leyó éste el 
dño siguiente en el Tempíb 
i presencia del Pueblo. Luen- 
go que lo supo Joachin man- 
dó que le llevasen el libro. 
Leyéronse delante de él tres 
ó quatro paginas y y llevado 
del furor tomó el corta-plu- 
mas de su Secretario » rom* 
pió el libro , y lo arrojó i 
un brasero que estaba cer« 
ca , sin atender á lo que le 
representaron Elnathaa, Da- 
laías y Gamarías. Preocupa- 
do de la ira f mandó pren- 
der á .Jeremías y Baruch; 
pero no tuvo efedo porque 
se ocultaron , y no fueron 
hallados. Contra Joachin y 
Jerusalen pronunció después 
el mismo Profeta terribles 
amenazas , que no tardaron 
en ponerse en execucion. 
Jer. 3 6. per tot. 

En efedo , habiendo Joá« 
chin dexado de contribuir 
9egun el pafto ^ i tiempo y 
con la ocasión de hallarse 
Nabuchodónosor enredado 
en otras guerras » envió és- 
te i Judéa la tropa que pu« 
do recoger de Chaldcos^ Sy- 



JO 

ríos ) Moabitas y Amoni- 
tas : y al concluirse el año 

1 1, del reynado de Joakim 
fueron vencidos y sujetados 
los Judios» acabando Jo4« 
kim la vida infamemente , y 
siendo arrojado su cadáver 
fuera de Jerusalen , como el 
de un asno. Jer. zz. ip« 
Vid. Tvr. in 4. Reg. 24. 2. 
Sucedióle su hijo Joachin, 
llamado Jecb9nías. Vid* Je-« 
chonías. 

JO ACHIM ( San ) : £$• 
poso de Santa Ana f padre 
de la Santísima Virgen , y- 
abuelo de Jesu-Christo se- 
gún la carne. Se cree sea 
el Heli 9 de que hace men« 
cion San Lucas 3« 23. ; pues 
Heli y Helidcim^ Iliacimy ^Joá» 
eim y Joacbim son una mis» 
ma cosa. Vid. Heli. 

JOACIM: Hijo de Je- 
sús ó Josué , Sumo Sacer- 
dote de los Judios » el se^ 
gundo después de la cauti* 
vidad de Babylonía. 2. Bsim 

12. lo. 

JOAHA : Hijo de Zcni- 
ma 9 y nieto de Gerson , Le- 
vita. I. Par. 6, 21. 

JOAHE : Hijo de Asaph^ 
Fue enviado por el Rey Eze- 
chías con Eliacim y Sobná 
para responder á las propo«* 
skiones hechas por Rabsa* 

cei 



JO 

ees i nombre de Sennache« 
rib. 4* Reg. i8, i8. 

JOAKIM : Vid. Joachín 
Rey de Judá. 

JOAKIM : Hijo de Joa- 
chin y de Kohesta bija de 
£inathan de Jerusalen. Vid. 
Jechonías. 

JOAKIM : Lo mismo 
que Eliacim hijo de Hel** 
cias , Sumo Sacerdote en el 
reynado de Manases. Vid. 
Éiiacím* 

jOARIBiSJoiaribtGe. 
fe 6 Príncipe de la primera 
de las z^ familias sacerdo- 
tales en tiempo de David. 
I. Par. 24. 7. Los Macha- 
ceos procedían ¿c esta fa- 
milia. I. M4C. 2. I. 

JO AS ; Padre de Gedeon. 
Habiéndole pedido los Ciu- 
dadanos de Ephra les entre-> 
gase su hijo para darle muer* 
te , porque habia cortado el 
bosque 9 y destruido el ara 
de Baal , erigiendo en el pro- 
pio sitio un Altar al Señor» 
di6 aquella admirable res- 
puesta , de que tomó Ge< 
deon el nombre de Jerobaal» 
á saber : si Baal es Dbs, to« 
me por sí mismo renganza 
del que arruinó su ara. Jud» 
6. 29. 3 1. 

JOAS : Hijo de Amelech, 
que tuvo preso al Proíeu 



JO 



«3S 



Mfcheás por mandado del 
Rey Achab. 3. Reg. 2i.z6. 

JOAS: Hijo de Ocho- 
2Ías Rey de Judá , y de Se- 
bia de Bersabe. Fue el úni- 
co de la familia Real que se 
salvó del furor y crueldad 
de la impfa Athalia des* 
pues que Jehú dio muerte X 
Ochozfas y sus hermanos» 
ocultándole con su ama de 
leche en el Templo Josaba 
ó Josabeth su tia , muger 
del Sumo Sacerdote Joiada* 
4. Reg. II. I . Estuvo alK 
seis años » y al séptimo hizo 
Joiada que los Oficiales de 
la Guardia del Templo lé 
reconociesen por Rey, dispo* 
niéndolo de tal modo , que 
Athalia nada llegó i enten- 
der hasta que oyó las acla- 
maciones del Pueblo. A es- 
ta novedad acudió Athalia 
precipitadamente ; pero Joia- 
da mandó la sacasen fuera 
del Templo , y la diesea 
muerte. En efedo acabó sus 
dias en el camino por don» 
de entraban los caballos cer«* 
ca del Palacio. Ib't v. 1 6. 

Joas proclamado Rey en 
el Templo, y hecha por 
Joiada alianza entre el Se- 
ñor, el Rey y el Pueblo, 
se dirigió éste al Templo de 
Baal I a quien adoraba Atha- 
Gg 2 lia, 



?3^ JO 

ilia , y lo arrasaron , habréa- 
.do menudos .pedazos el idcir 
Jo 9 y quiíandp la. vida al 
Sacerdote al pie del Altar. 
Joas fue conducido al Pala* 
CIO » y colocado sobre el 
iTrono de ■ sus padres i los 
siete años de edad , y ney n6 
i^uarenu en Jertisalen« 4. 
^eg. 12^ 1.7 sig. Gobernó 
bien su Pueblo , y fue gra« 
to al Señor mientras tu^* 
yo i su lado-, al Sumo Sá« 
irerdote Jóiada y auaque no 
destruyó los Lugares Al- 
tos , adonde solia aún con- 
currir el Pueblo i e&ecer 
incienso y. sacrificios. 4«Rrg^ 
■12. I. 

! Durante la menop edad 
del Príncipe , se habia dado 
^rden para que las ofren- 
das voluntarias que se haciw 
.al Temf)lo, se empl^sea 
€ñ su reparación ; pero esto 
no se executó hasta e}:aao 
vigésimo tercio del reynádo 
de Jt)as9 que mandó' poner 
un Ga2ofílacie ó Arca fuer- 
te con una pequeña abertu- 
ra i la entrada del TempIpi 
para que se iuese echando 
alií el dinero de Jas oíren-^ 
das , y quando parecía con** 
veniente abrían la arca el 
Secretafio'^ del Rey;,: y el 
^umo Sacerdote ^ ji Áptaoip^ 



*• ^J '* 



JO 

do lo que se hallaba, st 
entregaba con cuenta y raip 
ion á los que tenian á su 
cargo la reparación del Temn 
pío , para que se invirtiest 
^n lo que fuese necesariow 
.4. Reg. 12m.j. Muerto Joia^ 
da j Joas se dexó llevar de 
los consejibs de sus cortesa- 
nos aduladores y que hasta 
entonces^ habían estado con«i 
.tenidos por la autoridad dcá 
Sumo Sacerdote. Comenza;- 
rofi luego á abandonar el 
Templo del Señor , ded& 
cindose al culto de los ido'p 
los y bosques consagradoa 
i \m dioses falsos j.6i h» 
tharte. diosa de los bosques^ 
lo que atraxo. la- ira del Sd^ 
ñor sobre Judá y Jerusalen^ 
2. P4Jf, 24. 1 7, \ 

Inspirado de Dios el Su%» 
mo Sacevdote Zacharías yTep» 
prehendió el Pueblo porque 
violaba' los preceptos del Se« 
ñor 9 afmnciándole que pof 
aquel desprecio experimen* 
taría los rigores de su ]usti<« 
cia , Sufriría .muchas desgra« 
cias y. y sería abandonado^ 
Oidaestü , se arrojaron so<i 
bre él, le apedrearon por 
c5fdcn de Joas ^ y estando 
para morir > pidió al Señof 
yeogmzí de aquella maldad* 
Mo se f aso J&ucho tiempo 

$iá 



10 

•sin que Joa$ págase la pé- 
^a ; porque Hazael Rey de 
Syria puso sitio á la Ciudad 
de Gech y perteneciente al 
Reyno de Judá : y tomá- 
ndola se dirigió después con- 
tra Jerusalen. Joas para li« 
4>rarse del sitio y del pilla- 
je , recogió todo el dinero 
que halló en el Templo ofre- 
cido por Ocbozías ^ Joram, 
y aun por sí mismo, y aña- 
wendo io que había en él 
tesoro Real y lo entregó I 
Hazael para que desistiese 
^e la empresa. 2. Pdr, 24. 
*2o. y sig. 4. Reg. 12. 17, 

£1 año siguiente volvie-* 
ton los Syrios í la Judea, 
lisolaron el país : y derrota- 
do el exército de Joas , en- 
traron en Jerusalen , dieron 
fnnerte á los Príncipes de 
'Judá 9 e hicieron un botín 
muy considerable ; siendo 
de notar , que el exército de 
los Syrios era muy inferior 
en numero al de Judá. Joas 
fue tratado con la mayor ig- 
nominia , acusándole , al 
parecer > de hombre de po-^ 
ca fe , y de no haber cum-^ 
plrdo lo que babia ofrecido. 
Retiráronse dexándoie en las 
mayores aflicciones y con- 
gojas , y por írltimo rebe- 
lándose contra el' $uaiados> 



JO tt^r 

fe dieron muerte en su mis- 
ma cama , para vengar la 
sangre del Sumo Sacerdote 
Zacharías. Fue enterrado en 
Jerusalen ; pero no en los se* 
pulcros de los Reyes. 2« 
Fdr. 24. 23. Sucedióle su 
hijo Amasias el año del mua* 
do 1166. 

JOAS : Rey de Israel, 
hijo y sucesor de Joachaz» 
Reynó dos años juntamen- 
te con su padre ^ y después 
solo catorce. Siguió el mal 
exemplo de Jeroboam hijo 
de Nabat que habiai hecho 
pecar á Israel. Se sabe poco 
de su reynado , pero sí que 
el Señor le había destinado 
para restablecer el Reyno de 
Israel que babia padecido 
mucha en tiempo de su pa* 
dre. 4. jR^^. X $*^ 5» Hallan* 
áosQ el Profeta Elíseo en 
su última enfermedad , Joas 
pasó á visitarle , y. bañados 
sus ojos en lagrimas , le di- 
xo : Padre mió y padre mio^ 
tá eres el carro de Israel, 
y su conduftor. Mandóle, eí 
Profeta le llevase un arco 
y algunas flechas , y habiénr 
dolo hecho el Rey, le mandó 
poner las manos sobre el ar- 
co , y poniendo también Eli- 
seo las suyas sobre las de 
^Joas^ como par» dirigic Ip^ 



«38 JO 

tiros , mandó al Rey abrir 
la ventana del Oriente y y 
disparar. Habiéndolo exe- 
cucado y dixo £liseo : esta 
es ia flecha de la salud del 
Señor : esta flecha es contra 
la Syria : tú alcan^arás la 
vidoria de los Syrios en 
Aphcch y y los consumirás» 
Mandóle después el Profe- 
ta tomase flechas , y dispa- 
rase contra la tierra. Hizolo 
Joas por tres veces » y ce- 
só ; y entonces le dixo Elí- 
seo muy enojado ; si lo hu-^ 
hieras hecho cinco , seis 6 
siete veces , hubieras des- 
truido lá Syria basta arrui- 
narla enteramente^ MuertQ 
Eliseo , recuperó Joas todas 
las plazas y fortalezas que 
los Syrios babian tomado en 
tiempo de su padre , y der« 
rotó tres veces i Benadad 
Rey de Syria. ^. Re^. 13. 
10. y sig. 

Hallándose Joas en pad- 
6ca posesión de todos sus 
estados. Amasias Rey de Ju- 
dá orgulloso por haber con- 
seguido una completa viso- 
ria de los Idumeos , le en- 
vió á decir que fuese i verse 
con él f esto es saliese i pe- 
lear con él. Joas despreció 
su propuesta , aconsejándole 
con el apólogo del Cardo 



JO 

( que pidió por muger Ja hi- 
ja del Cedro , y después fue 
pisado y holladío por lat 
bestias ) á que disfrutase ea 
paz la gloria que habia ad« 
quirido sobre Edon 9 y no 
provocase á otros en per* 
juicio de su vida f y deí 
bien de Judá. Amasias lleno 
de orgullo y de soberbia m« 
3Ístió en que habían de po 
Jear ; y puestos en campaña^ 
Joas derrotó ^ é hizo prisía«i 
ñero i Amasias f y entrando 
con él en Jerusalen » man^ 
dó demoler quatrocientos 
^odos de la muralla de ef« 
ta Ciudad » desde la puertt 
de Epbraim basta la del 
Ángulo ; tomó todos ios te* 
soros del Templo y del Pa« 
lacio ; y volviendo triunfan* 
te á Samaría ^ giurió poco 
tiempo después ^ el año del 
inundo j 178, » y tuvo por 
sucesor i Jeroboam II? 4» 
fieg. 14. 8. jf sig. 2. rsTp 
Z$* 17* Vid Amasias. 

JOATHAM ; Hijo me^ 
nor de Gedeon ^ y iiní* 
co de los setenta de aquel 
caudillo 9 que pudo librarse 
de la crueldad de Abíme« 
lech hijo también de Ge- 
deon , habido en una cria- 
da.- Los de Síchem habian 
establecido por Rey á Abí- 

flie- 



JO 

mtlecli , porque su madre 
era de aquel país; y habién- 
dolo entendido Joatham, su- 
bió al monte Garizim , y 
baxo de una figura muy ex- 
presiva reprehendió desde 
ttlU i los habitadores de Si* 
chem por haber elegido por 
Key a un hijo de una es- 
clava , que habia dado muer- 
te i setenta hijos legítinios 
cíe Gedeon , imprecando la 
justa venganza contra Abi- 
tnelech » y se retiró i Bera 
por no caer en manos de 
Abimelech. Nada mas se sa- 
be de este hombre , sino que 
su imprecación se cumplió 
poco después, ^ud. $. 6.jsig. 
Vid. Abimelech» 

JOATHAM : Hijo y su- 
cesor de Ozías ó Azarías 
'Rey de Judá , y de Jerusa 
hija de Sadoc» Por haberse 
atrevido Ozías i ofrecer in- 
cienso sobre el Altar del Thy- 
sniama ^ lo qual era propio 
y privativo de los Sacerdo- 
tes f vino sobre él la lepra, 
y se encargó Joatham del 
gobierno del Reyno el año 
del mundo 3221. Tenia 2 5* 
años quando entró á rey* 
nar, y reynó 16. años en Je- 
rusalen. 2. Var. 26. 16. y sig. 
La Escritura dice agradó al 
Señor , é imitó la piedad de 



JO 



«39 



su padre Ozías. Sin embar- 
go , no destruyó los Luga- 
res Altos adonde concurría 
el Pueblo á sacrificar. 4. Reg. 
15.52. 

Construyó la puerta prin- 
cipal del Templo ; hizo va- 
rias obras en la muralla de 
Ofheliy edificó Ciudades en 
las montañas de Judá , y 
Fortalezas y Castillos en los 
bosques. Los Amonitas que 
hablan sido vencidos y sub- 
yugados por Oz/as > quisie- 
ron rebelarse , pero los der- 
rotó Joatham , imponiendo^ 
les un tributo de cien ta« 
lentos de plata , diez mil 
coros de trigo , y otros tan- 
tos de cebada. Murió , y fue 
sepultado en la Ciudad de 
David , dexando por suce* 
sor en el Reyno i Achaz 
su Jújo. 2. Par. 27. per tot. 
Ai fin de su rey nado envió 
d Señor contra él i Rasin 
Rey de Syria , y i Phacee 
Rey de Israel. 4. Reg. 15* 
37* Y aunque no se saben 
los sucesos de estas guerras» 
se ve en Isaías i. i. y sig. 
que el país de Judi estaba 
en un estado muy lastimo- 
so al principio del rey^ado 
de Achaz , hijo y sucesor 
de Joatham. 

JOB : Tercer hijo de 

Is- 



á4o 



3fO 



Issachár. Gen» 4^. ij. 
' JOB : Hijo de Zara d« 
Bosra , y nieto de Esaú. Fue 
el 2? Rey de Edon , antes^ 
que los Israelitas tuviesen 
Rey, Gen. 1.6. 5 5. En el li- 
bro I? ^el Paralipomenon 
1, 44. se llama Jobab. Se- 
gún la opinión mas común, 
éste Job 6 Jobab es el fa- 
moso -j cuya historia consta 
del libro del propio título. 
Véase á Tyrino sobre el Gé- 
nesis 164 4. 

JOB: Hombre muy fa* 
moso por su paciencia y 
virtud , que habitaba en la 
tierra de Hus 6 Ausitis en 
la Jdumea Oriental , y cer- 
canías de Bozra. Era un 
hombre lleno de piedad y 
religión , que poseía muchos 
bienes , los quales consis- 
tían en ganados de todas 
especies y esclavos» que eran 
en aquel tiempo las princi- 
pales riquezas , aán de los 
Príncipes, mayormente en 
la Arabia y en la Idumea. 
Su familia era numerosa, 
pues tenia siete hijos y tres 
hijas , y muy ilustre en- 
tre los Orientales de una 
y otra parte del Euphra* 
tes. Sus hijos se convida- 
ban unos á otros alternativa- 
mente $ y concluido el tur- 



JO 

no , prasabá Job í bendecir'^, 
los y purificarlos, ofrecien-* 
do por cada uno de ellor 
holocaustos , para que Dios! 
les perdonase si habian co-»i 
metido alguna culpa. £1 mis** 
mo nos dice de sí , que abor-; 
recia absolutamente no solo* 
la injusticia, la idolatria, eL 
fraude y el adulterio , sino: 
también los malps pensa-^j 
mientos y aspedos peligros- 
sos. Job 51. I. Qiie erana^ 
turalmente compasivo de las 
miserias de los pobres , pa« 
dre del huérfano, ampara 
de la viuda , ojos del ciego» 
y pies del coxo. Job 29. ij.- 

Preguntó el Señor á Sa* 
tan , esto es , al demonio^ 
que como ministro de su jus-: 
ticia debia dar razón de to»\ 
do , si habia considerado U 
reditud, simplicidad y pu*.- 
reza de vida de su siervo 
Job; y habiéndole respoii-»- 
do , no era mucho que Job 
le sirviese , y temiese , pues, 
le habia colmado de bienes 
y riquezas ; pero que si tS'^ 
tendia su mano sobre él , es« 
to es , si se viese atribula- 
do , padeciendo menoscabo 
en su hacienda y familia, 
blasfemaría, y le perdería 
el respeto ; permitió Dio$: 

3W 



JO 

i]ite letentase como ^Isio- 
M ^ sin tocalr h su persom. 
J>escarg6 Satán: toda su ítlr 
ría. sobre Job , dispoQÍeodp 
^ue una tropa jle Salgeos dJC« 
se sobre sus criados d» U- 
faranza » y fiasÍRd<>ios á cut 
chtilo, $eUeKasc9 los hup- 
yes , quj&dafiéci ua s^lp cria- 
do para dar la noticia. Es* 
lando éste re6rtendo lo qu^ 
liabía sucedido á Job , lie- 
fd /Otro 4 : decirle ¿ : había 
eiido fuegp del .^^klo sobre 
4\xs carneros y pastores » re- 
xlqciéndolosi ceniza » y que 
-folo él se había lUlyádo pt- 
#a darle Ciiem««:i í ^i • 

Síq acabar éste de faablar 
€U\ró otro diciendo ^ qju^ ios 
Chaldeos divididoa en tres 
quadrillas se habian echado 
de improviso sobre lOís-came* 
.llois, roiiáfiídolos todos «^ -y 
daodo muerte : á . los.que k»$ 
cuidaban^ yquejiojo ^1 pu- 
do escaparse para poder dar 
•el aviso* Antes que conclu- 
yese éste su relación ^ se prer 
«ntó otro , .y Je dixo i Eír 
tando tus hijos é hijas cbr 
«nicndo y bebiendo en : Casa 
de su hermano mayor , se 
levantó un viento tan impe- 
tuoso 5 que derribó la casa» 
y todos quedaron sepultar 
dos en. sus ruinas» EotoQccj 



JO 



S4X 



JtBh rasgó %úi vestiduras » y 
irbfldbdose'd cabjello^iseipiis 
tr^ eo c¡erra:4>y dtxot J^elH 
mdé salí del vifntre dt úA 
madre » jf desnudo válvet/z 
'Dios mo lo Áio\ Dios, me Ig 
j^téi^dá sucedi mjnpeih 
miso , bendito stá: sm nenibÑ^ 
'Jdbu pir toe. : ■■■■:' I 

Preguntó el Señor ¿S&- 
tan si babia notado la pa- 
ciencia de Job en medio 4c 
-tancas desgradas amo liA* 
•bia padecido sin culpa suf^l 
y Satán le respondió, que el 
hombre lo abandonaría tCh 
do por salvair iu vida ; peílo 
si fe je.hirieselén sus huesos 
«y^cár^e ^ no iiiidaba le mH" 
'decirla con ímpudenciái 0j^ 
le el Señor segunda vez per- 
miso para que hickse k) que 
quisiese con éU cotí tal que 
,so ie quiíaiie ia Yida« Fiíe 
!ta«ka1á^epfaiique cargó stf- 
iirei Job ^ qtJe;todo aú cu¡ee« 
*po era una asquerosa llaga 
que le cubría de pies á ca*» 
iíeza 9 viéndose: reducido. I 
retirarse á na mulftdar , f 
jraer coa üa casco, de c^ 
la podre que destilaba» Su 
muger le insultaba conti^ 
unamente -, persuadiéndole 
4 la desesperación.» tratan- 
do su Virtud y conft)rmidíi4 
4fi n^cdad y ÍMu de.efpí- 

Hh ri- 



B4^ 



JO 



^ífittt ; pero Job Iji repre- 
<hendió, dictehdo , hablaba 
*Mitio una muger insens^Ka; 
^pues así comb se recibían 
los bien^es de la mano de 
^Dtos , debian recibipse can>- 
' bien los males ó trabajos. 
.fot z: u j^ííg. 

Habiendo tenido noücia 
del infeliz estado de Job^ 
fueron á visitarle tres ami^ 
'^os suyos y Elifihaz Thema- 
nika , Baldad Suhíu ,'y So- 
phar Naamathitai ;y era; wt^ 
'ta su miseria , que mirándo- 
le no pudieron conocerle. 
'Empezaron h llorar y rasgá^ 
'Yon síis vestidos , y aito|aif- 
do polvo s(á>reUa cabez^y 
* estuvieron sentados, eu titir- 
' ra por espacio de siete dias 
sin hablar palabra ^ compa- 
deciéndose de la vehemen- 
:c¡á de su dolon Cap, 2« tu 
Por úUimo rompid Job«I 
i^lenck) , quejándose ímací- 
gamente de su desgracia 'y y 
tomando sus amigos, aque-^ 
lias quejas por un efc&o de 
impaciencia ^ ie rqjcehen-»' 
dieroti 3 • aconsejándole se 
•sometiese humildemente ' í 
la justicia de Dios , porque 
creían que nada padecía que 
no mereciesen su$^pas pa^ 
'Sudas. j0b ídf. 5. 

Persuadido Job i que sui 



• i . 



JO 

^^bi^s W4T1- superiores t 
sus culpas^ probó que Dios 
castiga algunas veces á los 
justos para purificarlos y 
perfeccionarlos , 6 por .otras 
razones incomprehensibles á 
1m hombres. Siguieron coa 
ardor esta disputa » en U 
que sufrió Job muchos dtc^ 
terios y desprecios de sus 
amigos, il ^^p. ^.usque 33^ 
Vencidos éstos, ó no pul 
diendo contestar á sus razo^ 
nei, salía el quartoá iá pá^ 
lestra llamado Eliu hijo de 
Barachel Buzita , de la fá* 
milía de Ram. Lisonjeába- 
se deque l&cDn^vencérlácott 
iniífcvós !y " fuertes argumen- 
tos que íc puso^ y oyó Job 
con grande y prudente st- 
* lencio. A cap. 3 2 • usque ai 
up. 38. Para^ terminar está 
controversia apareció Dids 
'^ttí una nube V yidecidió :á 
favor de Job 9 pero sin áprp» 
|)ar las expresiones fuertes 
y duras que se le habían es» 
capado y^ la vehemencia 
tiél dolor , y el ardor de li 
-disputa.' Job reconoció hu^* 
miklemeríte su culpa ,' y pi* 
dio perdón de ella. Cap. 3 9* 
35. £1 Señor reprehendió 
i los amigos de Job , y les 
mandó expiar sus pecados 
<:on vídúsas ofrecidas por 



10. 

manos de Job ; y desápáre* 
eiéndose , reprimió el poder 
del demonio , restituyó i 
Job á sa salud 9 ^ióte do* 
bles bienes de los que te? 
nia antes , y una numero- 
sa familia. Por último mu- 
rió Job santamente con- 
forme habiá sido su vida^ 
Cap. 42* 

Dudase del tiempo en qile 
vivió Job , pero suponiendo* 
lé contemporáneo de Moy«* 
ses 9 pudo haber vivido has* 
ta el de íOchohieL , según 
dice . Calmét* También hay 
lariedad de oproiones sobré 
el autor del libro de Job^ 
Unos dicen Ib escribió él 
níismo en Syriaco ó Árabe, 
y que Moyses ó^lgun otro 
Israelita lo traduxoial He^ 
breo.. Otros 4o atrib¿yeh¿ 
Idbyses. Su, contexto estÜ 
reducida á la qiiestioh : ¿ Si 
solos los pecadores son affi« 
gidos con las: adversidades 
tn leste. mundOi, 6. lo soit' 
también los justoi^Los ami^ 
gos de Job sostienen la pú" 
mera parte que es falsa ; y 
Job defiende la segunida que 
es la verdadera«t Por tatito 
^ la ledura úd libro de 
Job es menester advertir ^ 
que todo lo que dicen Dios 
y Job , y aprueba el mismo 



JOl 145 

Dios en el rapitulo último^ 
es in&üble; y al contrario 
la doArina que siguen loi 
amigos de Jobic San Grega- 
rio , SabrÁgustin V San Chrb- 
lostomo y que afirman esto» 
creen que los tres amigos do 
Job figuraban á los hereges 
<|ue impugnan la Iglesjjf y 
los fieles. » >; . > 

JOBAB: Hijo de Zanb 
I. Par. i. 44. Vid. Job. \ 

jOBAB : Hijo de Jeaart» 
y nieto de Heber hijo de 
Sem. (Sen. lo. 29. : i. P^# 
I. 25. : . : 

' JOBAB : Rey de Madon» 
aliado de Jábin contra Jo« 
Süé./Jos^ II. I. 

JOBAB : Hijo de Gerá 
y Hodes-, de la.Tribii de 
Benjamim t« P4r. 8. 9. 
JOBAB: Hijo de 
phaal» de la ITribu de Ben« 
jamin. uPar. 8. 18. 

JOCHABED^ Prima y es- 
phsa: i dé^ Amcam: y y taiidre 
de María «Mctyscsy Aaron¿ 
IXm^éZó. £h los Numeroü' 
26. 58. se dice era hija dé^ 
Le vi , nacida en Egipta^loi' 
que dá modv^^á varias ^orpi?: 
nioñéssob^e;e^> jurado de parr 
rááeescó que idediaba entre^ 
Amram y Jochabed. 

JOEL : Hijo mayor del 
]R£ofeta Samuel. Hallándose^ 
Hb z és^ 



it44 J^ 

éste muy anciano 9 estable'* 
:i6 á sus dos hijos Joel y 
Abía por Jueces de Israel. 
1. 'Reg. 8, I. ; jí¿. Exer* 
cían ^u ministerio en la Ciu- 
dad de Bersab¿ en h punta 
¿ extremo meridional de la 
Palestina ; pero no imitaron 
ti buen exemplo de su pa- 
dre. Recibían dones , y da- 
ban s^iitennas injustas; y 
esto obligó al Pueblo á pe- 
dir Rey á Samuel, lü. 

jOEL : Hijo de Josabías^ 
de 1a Tribu de Simeón* i; 
Tar. 4. 5 j. 

JOEL : Uno de los mas 
vaferosof soldados del txév^ 
cito de David* i.Far, 11.58^ 

JOEL : Levita de la fa- 
jnlílitf de Gersofi ^y tino de 
los mcaestros 6 direétores de 
lí Musicai ien aeib|>dr de Da- 
vid ^^ qbe asistió á la tran^ 
lacion de! Arca á Jerusakiu 
1. far. I y. 7, 

JOEL r Hijo de Pbattrcí, 
dría Tribu dr Rubén» Fué 
d segundo de ios dote Pron 
:fecar menores 9 naturalde la 
Ciudad de Bfcthor según 
San* Epipbanío y óBetkome-^ 
rün 9 isegún pbrotheo* Piroi^. 
fetiz6 en el Reyno de Judá^ 
sin saberse el año en qué 
dio principio á so mmíste- 
río 9 ni el de su iimerce^: 



JO 

aunque se cree fiíese ya en 
el reynado de Ozías. Baxo 
la figura de uua terrible pía* 
ga deJangostaS) orugas, pul* 
gon y niebla que arruinaría 
los campos » profetiza la des« 
truccíon de la Judea por va« 
rías irrupciones de los Cbai« 
déos : y aconseja la peniten»* 
cia para aplacar la ira de 
Dbs ofendido y y evitar su 
total ruina. C4^. i» Estát 
plagas se verificaron efedii^ 
vamente en la Judea ^ resul* 
tando de- ellas una grande 
hambre ; y aisí,jdebe entena 
derfe también esta jprófecííar 
en ái profio y natural sen«» 
ttdoi» Hace descripción del 
borrof^ que causar/ia el díjl 
de;;la ^truccion de Jeru*-; 
safen r-p^ometiendo la liben 
tad i los penitentes por me« 
día de Cyro , figura del 
verdadero Redentor Jesii-^ 
Christo que babia de sef 
DoAor ík justicia y y en* 
viarles el Espfrjru Santo , por 
cuya virtud profetizarian los 
que le recibiesen. En eí ca» 
pítulo j? que es el ultimo 
de su profecía 9 dice que el 
Seik)r congregara las gen« 
tes es él vaik 'de Josaphar, 
y éxercerá en ellas su jui-' 
cío. Esto puede también en* 
tendease. £u el sentido pro- 



JO 

pío y en el alegiSrico. Co- 
munmente se entiende por el 
Juicio Universal , infiriendo 
de aquí será en el valle de 
Josaphat. r 

' JOELA : Hijo de Jero- 
ham de Gedor ^ uno de los 
que se agregaron á David 
en Siceleg. i. Tdr. 12. 7* 

.JOEZ^R : uno de los 
0I4S> valientes soldados del 
exércíto dt:Dávid , que fue 
i buscarle á Siceleg. i. Par. 
K12. 6. 

i. '.JOHA : Dno de los.mas 
Valerosos soldados de las tto^ 
pas de David. liP^r. 1 1* 45» 
; /> JOHA: Hijo de Joa- 
chaz 9 Secretario del Rey 
Jos/as^ que fue encargado 
de la- reparación del .Tem- 
|rlo«r.2. P»r* 54« 8, 
/ JQHANAN : Hijo de 
Caree ^ uno de los Judios 
que se habían refugiado á 
Moab y otras partes , h quie- 
nes habia asegurado Godo- 
lías Gobernador de Judea 
por Kabuchodonosor , que 
podían vivir con seguridad 
baxo la dominación det Rey 
de Babylonia. 4. Reg. 25* 
22» DÍZQ k Godolías y qué 
Ismahel hijo de Nathan/as 
iba enviado por Baalis Rey 
de Ammon con encargo de 
quitarle ^ h vida a ofrecíear 



*t.^ 



JO 245 

dose aprevenir el lance dan^ 
do muerte i Ismahel antea 
que él pusiese en execucion su 
designio ; pero Godolías no 
se lo permitió. Poco tiem-; 
po después pereció Godo- 
liasl manos de Ismahel. 'Jer. 
40.7 41. per r^r. 

JOHANAN : Hijo pri- 
mogenito de Josías Rey de 
Judá. I. Par» 3. 15. No 
consta que baya reynado, 
ni tenido hijos ; de donde 
se infiere que murió antes 
que su padre. 

JOHANAN : Hijo de 
Elioenaí, pno de los des* 
cendientes de David por Zo* 
robabel. i. Par. 3. 24. 

JOHANAN : Hijo de 
Azarías ^ y padre de otro 
Azarras Sumo Sacerdote de 
los Judios , que : se opuso i 
que Ozias Re^y de Judá ofre- 
ciese incienso en el Templo. 

1. Par. 6. 9. : 2. P^r. z6. 
17. Algunos quieren con 
Josepho que entre el pri« 
mer Azarías y Johanan me- 
diasen seis: Pontífices ^ sien* 
do el último de ellos Julo 
ó Zacharías hijo de Joiada^ 

2. Par. 24. , que dice ser el 
l^adife legítiqío de Johanan. 
TynmCbrün. c. 42. 

JOHANAN; Sexto hijo 
4e Meselemia ^. Portero del 

Tcm- 



Templo nombrado por el 
Rey David, i. Par. 26. 5. 

JOHANAN : Gefe de 
280®^ hombres del exército 
de Josapnar-. 2. P4f. 17. 1 5, 
> JOHEL:HijodcIsráhía, 
cabeza de familia de la Tri- 
bu de Issachar. i. Far.y. j, 
JOIADA : Sumo Sacer- 
dote y padre de Zacharías, 
que también tuvo esta dig- 
nidad. 2. Par. 24* 20. Su 
esposa Josaba 6 Josabet sal- 
vo al niño Joas hijo de Jo* 
ram Rey de Judá del furor 
de su abuela Athaüa , que 
por reynar sola , habia he- 
cho dar muerte á todos sus 
nietos. Vid, Joas y Josaba« 
Joiada no solo aprobó el 
hecho de Josabeth , ocul^ 
tando al Príncipe niño cott 
su ama de leche en el Tem^ 
pío; ^.Reg. cap^ 11. j 12. { 
2. Par. 23. 24. sino que 
cumplidos los siete años le 
hizo reconocer por 'Rey » y 
le estableció sobre el Tro- 
no de David, dando: muer<* 
te á la cruel Atbalia. £xe- 
cutóse esta grande empresa 
con la mayor política , ha- 
bilidad y destreza. * 

Luego que Joas subió al 
Trono mandó derribar el 
Templo de Baal , y romper 
su estatua. £1 Reyno mu- 



JQ 

dó enteramente de semblan-* 
te , así en quanto á la Reli« 
gion , como en orden á los 
asuntos civiles , de moda 
que siguiendo aquel Prínci» 
pe los consejos de Joiada» 
mientras éste vivió , gobef^ 
nó sabia y felizmente. 

Joiada dexó un hijo 1U«« 
mado ZacharíaSy que le su- 
cedió en el Sumo Sacerdot 
ció ) al qual mandó daff 
muerte el mismo Joas , por« 
que reprehendia al Pueblo 
de sus prevaricaciones. Vid* 
Joas y Zacharías. Joiada mii^ 
rió en una dichosa vejez de 
edad de 130. aools , él del 
mundo 3 1 ío. ^ y fue coló« 
cado en el Panteón de los 
Reyes en Jerusalen » dist¡n«» 
cion debida \ su mérito ]f 
servicíoé hechos ial Rey y 
al Estado. 2. Par^ 24. if«> 

JOIADA : Hijo de Elía* 
sib ó Joasib nieto de JósuéL 
Fue Sumo Sacerdote de los 
Judios después de la ¡cautil 
vidad de Babylónia , y pd« 
dre de Jonathan. 2. Isd^ 

12. II. 

JOIARIB: El priúnero 
) quien tocó la suerte entre 
las 24. familias Sacerdotal 
les mandadas sortear por el 
Rey David, i. Par. 24. 7. 
£q tiempo del Rey Joacíit 

ó 



JO 

familia Mathanaí* 2. Esdé 
t2r r^. Hubo otro Saccr* 
doce dd mismo nombre» 
que volvió de Babylonia 
con Zorobabel v Josué. 
K 6. Los Machaceos des* 
cendian de Joiarib. i^Mac. 

• JOK A : Significa paloma» 
y BarJ9ua hijo de la paloma^ 
£ste nombre dtó Jesu-Chrís- 
10 i S. Pcdm. Matb. i6; ijé 
• JOMAD AB : Hijo de 
Semmaa» sobrino de David» 
y primo-hermano de Am- 
non , á quien aconsejó el 
lliodo^ de execatár sa hórii* 
ble- incesto con Thamar. z>» 
Mfg. i^. 3.Vid»Amnon« 
í jOKADABiHijodeRo- 
chab , cabeza de los Kecha- 
bitas. Vivia en tiempo de 
^ehú Rey dé Israel j y se 
cree añadida la antigua aus- 
teridad de los Rechabitás 
la de no beber vino » ni cul- 
tivar heredades , contentan* 
dose con lo que produxese 
el campo y los ganados pa- 
ra su alimento. Se ignora 
quál fuese la mansión ordi- 
naria de Jonadab. Solo cons« 
ta , que habiendo sido Jehú 
^destinado por Dios para cas- 
tigar los delitos de la casa 
de Achab ^ caminando í Sa- 



JO ¿4Sr 

márh á exterminar los falsos 
Profetas , y Sacerdotes de 
Baal» encontró á Jonadab 
hijo de Rechab , y habién- 
dole saludado , le pregun^ 
tó si su corazón era reda» 
y conforme con el suyo* 
•Respondiendo Jonadab que 
sí , le dio Jehu la mano » y 
subiéndole á su carro » le 
llevó consigo para que fuer 
se testigo de su zelo por el 
Señor. Conduxole á Sama^ 
ría » é hizo dar muerte eo 
su presencia i quanus per« 
sonas hablan quedado de la 
familia de Achab » y á todos 
los .Ministros del Templó 
de Baal » año del mundo 
5120. 4« Reg. 10; 15. 2;«4 
JOÑAS : Hijo de Amíl* 
thi; el 3? de los Profetas 
menores » según el órdea 
de tiempo : pues empezó 1 
profetizar al principio del 
rtynado de Ozías. Era Ga* 
lileo natural de GethOpher» 
<)ue se cree ser ^otapatd en 
:el país de Zabulón, 4. Reg^ 
14. 28. Los Hebreos » y 
con ellos S. Epiphanio , Oo- 
rotheo y S, Isidoro creen 
era el hijo de la viuda de 
Sarepta que resucitó Elias. 
5*Re^. 17- 17. El Padrií 
Mariana , siguiendo á algu- 
:ii9S Hebreos» juzga fue aquel 

JO- 



948 JO 

joven que envió Elíseo i, un- 
gir por Rey á Jebú. 4. Reg. 
20. JO. Pero esto no parece 
verosimil , porque seria for- 
zoso darle mucho mas de 
cien años para que profeti* 
2ase en tiempo de Jeroboam, 
según San Agustín , eKAbU' 
lense y otros. 

Mandó Dios á Joñas anun- 
ciase á los de Ninive esta- 
jban amenazados de una pró- 
xima ruina: y en vez de di* 
rigirse ázja aquella Ciudad, 
tan famosa en aquel tiempo 
por su depravación , como 
por su extensión , que era 
de tres leguas , y veinte ;de 
circuito según Diodoro, 
huyó i Tharso de Cilicia, 
embarcándose en Jope. Le* 
yantóse una tempestad tan 
lecia , que atemorizados los 
Marineros , y conocido el 
peligro , fue preciso arrojar 
al mar la carga del navio, 
sin que se minorase el riesr 
go. Jonar estaba durmiendo 
muy descuidado en el fondo 
de la embarcación; y ha- 
biéndole despertado, y echa- 
do suertes para saber quién 
era causa de aquella borras- 
ca , cayó sobre él la suerte. 
Preguntáronle , j quién era, 
qué oficio tenia , y quál la 
causa de aquel trabajo que 



JO 

padecían ? A lo que réspóti<v 
dio: soy Hebreo , que adío? 
ro á Dios del Cielo , y 
uno de sus Profetas que htt« 
ye de su presencia. Pregun^ 
xaronle también ¿ qué de« 
bian hacer para librarse del 
naufragio ? y diciendo que 
lo arrojasen al mar , se hizQ 
así s y al instante cesó la tor^* 
menta. Jon. i. per r#r« 

Arrojado Joñas en el mar^ 
fue tragado vivo por un pes 
grande que la divina Provi- 
dencia habia preparado, que 
según unos , era la Ballena^ 
y según otros la Lamia , 6 
el Perro Marino. Estando 
el Profeta tres dias >y tres 
noches en el vientre de este 
pez sin cesar de clamar al 
Señor , fueron oídas sus ora» 
dones , y le vomitó el pes 
en la ribera. Cép. a. Puekto 
Joñas en tierra , y sin le* 
sion , le mandó Dios seguo» 
da vez fuese á Ninive. Obe« 
deció puntualmente , y ea* 
trando en la Ciudad , andur 
vo un dia entero , anunciati» 
do que dentro de quarenta 
dias sería destruida. Los Ni? 
nivitas creyeron sus amena- 
zas , y se convirtieron , de* 
terminando tener un ayuno 
publico , y vistiéndose de 
sacos desde el mayor al mcr 

ñor» 



JO 

flOr. Sardana! palo Rey deNi- 
nire llevó esta resolución al 
extremo de mandar que 
hombres , mugeres , n¡ños> 
y aún los brutos se abstu- 
viesen de comer y beber, 
haciendo iodos la penitencia^ 
mas rigurosa , y clamando 
si Señor con el mayor fer- 
vor. Agradó tanto á Dios 
esta penitencia , que suspen« 
díó la execucion de su d^cre* 
fO. QAf. 3 • per ut. 
' Temiendo Joñas verse 
burlado de los Ninivitas , si 
eiii fuerza de su penitencia 
dexaba de cumplirse su pro« 
fSficía , pidió al Señor le qui-^ 
tase lá vida x y habiéndole 
respondido que no era justa 
su deseo , salí6 de la Ciu^ 
dáid, y se puso \ la som- 
bra de una yedra al Orien* 
tt para ver desde allí lo que 
resultaba. 

' Era grande su compla- 
cencia por el abrigo que le 
proporcionaba aquella ye« 
dfa; mas esta duró poco^ 
porque quiso Dios que un 
gusano le royese la raíz por 
la noche , y se secase al sa- 
lir el Sol , disponiendo iguaU 
mente soplase un ayre ca- 
Uente, que añadido al calor 
del Sol que recibía en la ca- 
)>eza , le afligió hasu el ex^ 



JO 



949 



tremo de desear la muer^ 
te. Reprehendió el Señor 
otra vez su impaciencia , di« 
ciendo : Tú sientes la per* 
dida de una planta que na«¿ 
da te ha costado , nació eiv 
una noche , y pereció en 
otra i ¿ y te quejas de que 
yo perdone \ la gran Ciu-^ 
dad de Kinive, en donde 
hay mas de i2o@, párvulos 
que aán no conocen el bien 
y el mal ? como si dixese: 
Si es tanta tu angustia por« 
que se secó la yedra , ¿ quál 
sería la mia al ver perecer uot 
Pueblo tan numeroso , con* 
vtl^tido y humillado \ Caf. ^ 
per nt. 

Parece que Joñas volvió 
después á Judea , y San £pt'« 
Fanio dice se retiró con su. 
madre i la Ciudad de Sur, 
eil donde murió siendo se« 
pültado en la caverna de 
Cenezeo Juez de Israel , se-* 
gun Mr. Sim. art. Joñas. En 
riempo de ^an Gerónimo^ 
permanecía su sepulcro eit* 
Geth de la Palestina. Los^ 
Turcos en los últimos tiem- 
pos , según Adríchomiop 
itiuestran su sepulcro eit^ 
Geth-Opher en una especie 
déCapilla subterránea, com»* 
prehendida en una Mezqui- 
ta'. Dicese también que su 

Xi cuer* 



3 50 



JO 



cuerpo está tn Veneclá en 
la Iglesia de San Apolinar; 
que se conservan reliquias 
suyas en Nocera en el Rey- 
no de Ñapóles ; y una cos- 
tilla en la Abadía de Monte 
Casino. 

Los Sancos Padres miran 
i Joñas como un hombre en 
quien todo es misterioso , y 
profécicas todas sus acciones. 
£s el único Profeta enviado 
^ los Gentiles, y su misión 
figuraba la vocación de és- 
tos i la fe. Conoció por re* 
relación que aquellas nacio- 
nes habian de ser preferí** 
das í la suya en algún tiem- 
po ; y sintiendo amargamen- 
te que los Judios fuesen des- 
pojados de su mayor honor 
y gloria , se excusó quanto 
pudo i poner en execucion 
las órdenes de Dio$« Las 
circunstancias de su vlage 
son todas alusivas al miste- 
rio de nuestra redención. Jo* 
oas dormido en el fondo; 
del navio , mientras los de-: 
mis estaban afligidos en lacr 
dio de la tempestad , repre- 
senta al Verbo Eterno go- 
zando del descanso y paz 
eterna en «I seno de su P^^ 
dre , y como olvidado de 
los hombres entregados por 
•el deleite á las peligrosas. 



JO 

olas y tempestades de este 
mundo 9 y amenazados de 
Dios con su total ruina ; / 
Joñas despierto , y arrojado 
al mar i los gritos y clamo- 
res de los que se veían en 
la mayor miseria y último 
peligro , figuraba al mismo 
hijo de Dios , que siendo 
el único justo del mundo, 
cargó con las culpas de to- 
dos para aplacar la ii^igná- 
cion de Dios. Últimamente 
Joñas encerrado en el vien- 
tre de la Ballena , y vomi* 
tado vivo y sano sobre lá 
tierra , representa al Salva- 
dor muerto, sepultado y re* 
sucitado al tercero dia pa- 
ta remedio y consuelo del 
hombre. 

JONATHAN : Levita 
de Bethlehem ^ hijo de Cer- 
son, nieto de Moyses , y- 
de la familia de Judas por 
5U madre. Llegando casual- 
mente al monte Ephraim^ 
en donde habitaba Michés^ 
rogado y ¡asalariado ppr res- 
te , permantóó algdn tiem-» 
po en su casa exerciendo el 
Sacerdocio de sus Ídolos con. 
£phod en una capilla ú ora- 
torio formado «n su misma: 
<rasa. Pasando por allí cincO; 
hombres, de lá familia ó Tri* 
bu de Dan á explorar la 

. ticr- 



tierra , y . buscar en donde 
4iab¡tar ) porque no era bas« 
tante el terreno que les ha*- 
Jbía cabido en suerte entre 
jas demás Tribus ; y ha* 
biéndole pedido consultase 
al Señor sobre el suceso de 
su viage ; les respondió i 
medida de sus deseos. Salió 
cierto su pronóstico , y vol- 
viendo á pasar por allt 600» 
hombres de la misma Tri- 
bu armados para conquistar 
á Lais Cmdad de los Sydo- 
nios , llevaron consigo i 
-Jonathan con el Ephod y 
los Ídolos de Michas ; y 
conquistada Lais , que des- 
pués se llamó Dan » vivió 
en ella siendo Sacerdote de 
aquella Tribu. Jud. cap. 1 7. 
y 18. per tot. 

JONATHAN : Hijo de 
Samaa y sobrino de David. 
Mató un Gigante de una 
altura extraordinaria , que 
tenia seis dedos en cada una 
<le las manos y pies. i. Far* 
2o. 7. 

JONATHAN : Hijo de 
Ozíás , Intendente ó Di- 
rector de las rentas Reales 
en tiempo de David, i. Far» 

27. 25. 

JONATHAN: Hijo de 
A7.ahel , uno de los nom« 

brados por Esdras , i petí- 

i- ■ 



JO ast 

cíon del Pueblo , para po^ 
ner en execucion el decreté 
de separarse de la^ miigere^ 
extrangeras que habian to- 
mado Contra la Ley en la 
cautividad de Babylonia. r^ 
Esd. 10. 15. 

JONATHAN : Escriba 
y Alcayde de las cárceles 
de Jerusalen en tiempo del 
Rey Sedecías. Hizo padecer 
tanto al Profeta Jeremfas,que 
aprovechando éste la ocasíoa 
de hablar al Rey , siendo lia** 
mado de él , le suplicó con 
mucha sumisión que no le 
enviase otra vez i su casa» 
porque estaba á peligro de 
perderla vida. 7^r. 57. 14* 

JONATHAS: Hijo de 
Saúl , Príncipe de bellas y 
excelentes prendas , amigo 
y confidente de David en 
una y otra fortuna. Mani- 
festó su valor y pericia mi- 
litar en todas las guerras de 
Saúl con los Philisteos , y 
en una de estas guerras con 
su escudero solo hizo utt, 
gran destrozo en ellos , po- 
niendo su exército en tant< 
confusión y desorden , qué 
se dieron muerte unos á 
otros. I. Reg. 14. !'• J sígí 
Saúl (que estaba acampa? 
dó con su exércrto no léxot 

li Z del 



del de los PhilisteoO no« 
xando la cpnfusion que ha* 
bia en el campo eocmigOy 
mandiS perseguir i los que 
ÍHi^an , y que baxo la pena 
de maldición nadie comiese 
cosa alguna hasta la tarde 
después de vengar las inju- 
rias de sus enemigos. Joña- 
chas , que se hallaba ausen- 
te , é ignoraba aquella pro*- 
hibicion , llegando i un bos- 
que donde habia mucha miel, 
metió en ella la punta de 
su bastón , y la llegó á la 
boca. Israel consiguió aquel 
dia una completa victoria 
de los Philisteos, y Saúl re- 
suelto i aucarlos nuevamelH 
te por la noche , consultó i 
Dios sobre el éxito de la 
empresa. No le respondió el 
Señor , y conociendo su in- 
dignación , hizo echar suer- 
tes para saber quien habia 
violado la orden , poniéndo- 
se él y Jonathas á un lado, 
y el Pueblo al otro. Cayó 
la suerte sobre los dos : rer 
pitióse la operación entre 
ellos mismos para que se in* 
dividualizase la perdona , y 
habiendo recaído sobre Jo- 
nathas , pronunció Saúl sen-^ 
tencia de muerte< contra él; 
pero el Pu,ebJo se opuso, y 
Íq arrebató de sus manos. 



f. íitg. 14. 24. r . 

Algunos años después , ha* 
hiendo David vencido á Go- 
liat , entabló Jonathas tan 
estrecha amistad con el , que 
le amaba . como a sí mismoj 
y para manifestárselo » se 
despojó de su túnica ^y ^ 
la puso i David , dándole 
también su espada , arco y 
tahali ó cinturon , y mame« 
niendo siempre con él U 
mejor correspondencia sia 
embargo de las persecucio* 
nes de Saúl, i* Reg. 18. i. 
j sig. Saúl 2eIoso de las ala^ 
banzas y honores que pres* 
taban todos i David , man* 
dó i Jonathas y i toda su 
familia le quitasen Ja vida; 
pero Jonathas lexos de co- 
meter aquella violencia , avi- 
só i David , aconsejándole 
se pusiese en salvo , y ha- 
ciendp tan buenos oficios 
con Saúl á su favor , que le 
ofreció con juramento no 
darle muerte, i^ Reg. 19. r, 
y sig. Sin embargo volvió 4 
perseguirle de nuevo coft 
intento de perderle ,. y vien- 
do Jonathas no bastaban sus 
ruegos y súplicas para disua* 
dir i su padre , fue adonde 
su amigo estaba escondido, 
y mediante una señal en que 
estaban convenidos , se yh'' 

ron 



-ron jr haMaron , hatt&cahdo 
۟ ammad y 'alianza con ja- 
ramcnco , obitgánciose Jona- 
4bas á dar cuenca á David 
de quanto se tramase contra 
;cl , y David por.su parte á 
tratar á Jonadbas como su 
-mejor amigo , y usar.de mi- 
sericordia con su familia en 
todo acontecimiento, i • Reg» 
2o« per t9t. 

• . £1 año siguiente escando 
I>ayid en el desierto deZiph, 
y buscándole Saúl con mu- 
cha diligencia , fue Jona- 
thas i visitarle , y le dixo 
^ue no temiese , porque su 
4padre no le hallaría : que se* 
fía Rey de Israel , y él su 
segundo , lo que no ignora- 
ba Saúl ; y renovando su 
lamistad se separaron, i. 'Reg. 
25. 16 «Finalmente movida 
nueva guerra conjos Philis- 
4eos , Saúl y Joaáthas acam^ 
paron con su exército en los 
montes de Gelboe ; y sien • 
do derrotados , murieron eñ 
d combate. i.Rí^.ji, n 
2. Sabida por David la muer^ 
te de Jonáthas , la Uor6 
amargamente , y compuso 
un Epicinio ó Cintico lu- 
cubre 5 manifestando en sus 
expresiones ios maj'orcs ex- 
tremos , y ternura de su 
amor i Jonathas. 2. JU¿. .1^ 



JO ;flS3 

'í%*y síg. Jonatbas dexó üh 
hijo llamado Miphibosetb, 
í quien David trató con 
mucha distinción , dándole 
muchos bienes* Vid. Miphi« 
boseth. 

JONATHAS : Hijo del 
Sumó Sacerdote Abiathar. 
Fue í participar á Adonias 
y sus partidarios que se ha* 
liaban en la fuente de Ro« 
gel 9 que David habia decla^ 
radó sucesor suyo á Salo* 
mon j mandando le recono^ 
ciesen por Rey. Año del 
mundo 2989. ^.Reg. 1.42. 

JONATHAS : Hijo de 
Sage Ararita. Uno de los 
hombres mas esforzados del 
exército de David, i. Par. 
II. $4.: 2. Reg. 2;. 32. 
. JONATHAS : Llamado 
Appho , hijo de Mathathias 
y hermano de Judas Ma-^ 
chabeo, i.Mac.z. j. Muer- 
to Judas , fue íwmbrado Ge- 
fe del Pueblo y Capitán de 
las tropas de Israel, i. Mdc^ 
^. 31. Súpolo BachidesGe-^ 
neraJ de Demetrio , y soli- 
citó quitarle Ja vida ; pero 
habiéndolo entendido Jona- 
tbas y su hermano Simona 
se retiraron al desierto de 
^Thecuéázia el Lago Asphar 
óAsphaltcs, de donde en- 
viaron su hermano Juan i 

lo. 



254 



JO 



los Nabuthéps , j[)id¡endo les 
aprestasen sus máquinas y ar- 
mas. Tuvo Juan la desgra- 
cia de caer con todo en ma- 
.nos de los hijos de Jambri. 
Poco tiempo después supie- 
ron Jonathas y Simón que 
Jos mismos sallan de Meda- 
,ba celebrando unas bodas 
de mucha pompa : los espe- 
raron en una emboscada , y 
•vengaron las injurias hechas 
4 su hermano', matando á 
muchos , y comando sus des- 
pojos. 

Bacchides avisado de to- 
do , dirigió su exército ázia 
el Jordán en donde estaba 
Jonathas con el suyo. £ste 
sabiendo que aquél habia 
pasado el rio , y se acerca- 
ba para pelear en dia de Sá- 
bado 9 colocando su gente 
en la mejor situación que le 
fue posible según el arte 
militar , la exhortó i poner 
su confianza en Dios y pe« 
,dir su auxilio , maniíestán* 
dotes la necesidad en que se 
hallaban de morir ó vencer, 
pues no habia otro medio, 
Dióse la batalla , y habién- 
dose encontrado con Bac- 
chides , alzó la mano para 
herirle ; pero él se retiró 
ázia tras , y evitó el ¿olpe, 
Jonathas y los suyos se ar* 



JO 

rojarón al Jordán , y lo pa- 
saron í nado sin que sus 
enemigos se atreviesen á se- 
guirlos, habiendo Bacchi- 
des perdido mit hombres en 
la acción , y según Jbsepho, 
dos mil. ibi V. 49. 

Bacchides se volvió i Sy- 
ria y y permaneció allí dos 
años y dexando en paz á Is« 
rael. Los apostatas, émulos 
de los Machabeos, no pu* 
diendo sufrir su bien y cran« 
quilidad , solicitaron que 
Bacchides hiciese nueva in* 
cursion en su país , sobre el 
seguro de que Jonathas y 
los suyos vivian enteramen^ 
ce descuidados. Noticioso de 
esto Jonathas , prendió , y 
quitó la vida i cinquenta de 
los principales de aquella 
facción iniqua , retirándose 
con Simón su hermano á la 
fortaleza de Beth Bessen 6 
Bethgala en el desierto de 
Jericó. I. M^f. 9. 59, y sig^ 
Bacchides los sitió , y Jo<« 
nathas después de una viga* 
rosa defensa salió de la fbr^ 
taleza , y venció i Odaren 
y los hijos de Phaseron, ma« 
tándoles mucha gente. En 
otra salida que hizo su her- 
manó Simón quemó las má- 
quinas de guerra , atacó el 
exército de Bacchides , y 

lo 



JQ 

lo' derrotó. Irriíado 6acch¡« 
des contra los que le hablan 
instado á que hiciese la guer- 
ra á ios Machabeos « les hi- 
zo dar muerte ^ disponién- 
dose i volver á Syria con el 
resto de su exército. A este 
tiempo le hizo Jonathas pro- 
posiciones de paz con resti- 
tución de los cautivos : y 
habiéndolas admitido , res- 
tituyó todo Jo <píc había to- 
mado ^n Judea , y se diri- 
gió á Syria , ofreciendo con 
juramento no volver jamás 
á aquel país* Jonathas se 
estableció en Machmas , en 
4onde hizo justicia , y ex» 
terminó los impíos de Israel* 
Ibi in fin. No fixó su residen- 
cía en Jerusakn , porque ila:Sí 
tropas de Demetrk) iüicanor 
Rey d^ Syriá ocupaban la 
Ciudadel^ .. 

Cinco :ano5 después qu(^ 
Bacchides se retiro de Ju- 
dea j- habiéndose coronado 
cp Ptolemaida, AlexandroBa* 
les. y Ihm^do ti No^ble y tñj 
perjuicio de Demetrio So- 
ter , solicitó éste la amistad 
d^ Jonathas para evitar los 
daños que podía hacerle re*- 
sentido de Jó pasado. Fue« 
ron tales las promesas que le: 
hizo , que no dudó darle 
facultad para formar exércl* 



to , fabricar armas , y en- 
tregarle la fortaleza , execu* 
tándose todo sobre la mar- 
cha. Alexandr/o que llegó á 
entenderlo solicitó igualmen- 
te la amistad de Jonathas, 
dándole el título de herma- 
no 6 amigo, constituyéndo- 
le Sumo Sacerdote , y en* 
viindole la purpura y una 
corona de oro , cuyas ofer- 
tas admitió Jonathas , usan- 
do de aquellas insignias en. 
la primera fiesta solemne de 
la renovación del Templo, 
llamada Scenofegia. Repitió 
J>6metrio nueva carta á Jo- 
nathas, haciendo mucho ma« 
yores ofertas , y publicando 
grandes inmunidades i los 
Judios ; pero Jonathas y el 
Pueblo esca^tnentadosde De* 
metrio, se declararon á fa-) 
vor de Alexandro. i • Mac^ 
lo. 1.7% 

Dos años después cele- 
brando Alexandro en Ptolc- 
maidá r sus desposorios coa 
la ¡hija del Rey de Egipto,! 
convidó i jellos i Jonadias^ 
el qual 5e presentó con real 
magnificencia y la mayor 
Oíltentacion ; y habiendo 
<]uerÍdo algunos de sus táiu^i 
los indisponerle <on el Rey,-. 
lcxos.de ser oídos ,.le man- 
dó Alexandro se vistiese de 

pur- 



ajé JO 

purpura ^ y tomase asiento 
i su lado , y que nadie die- 
se la menor queja contra éL 
Jonaihas vuelco á Jerusalen 
vivió pacifícamente algunos 
años. Pero habiendo ido á 
Syría Demetrio Nicanor hijo 
de Demetrio Soter , envió á 
Apolonio General de sus tro- 
pas á Jamnia en Palestina. 
Este desafió á Jonathas, pro- 
vocándole al combate, dán- 
dole en rostro con que te- 
nia toda su confianza en las 
rocas y desfiladeros en don- 
de se abrigaba , sin atrever- 
se á salir i campo raso. PM 
cado de esto Jonathas , elf-' 
gió I o®, hombres de su's: 
tropas, baxó á la llanura!, 
sitio á Joppe , y la tomó sin 
mucha' resiitenciai. De álli se 
dirigió ¿ontrá Apolotrio ^ te 
derrotó, y mató 89. hom- 
bres , volviendo triunfante 
y cargado de despojos á Je- 
rusalen. Alexandro Bales le 
dolmó de honores , dándo^ 
le las mayores muestras de 
su estimación y benevolen- 
ciá. I. Mac ío. 69. 7 sig. 

Muerto Bales , y tres dias 
después Ptolomeo Rey de 
Egipto , subió Demetrio Ni** 
canor al Trono de Syria co*^ 
metiendo todo genero^ de 
crueldades. Aprovechóse Jo« 



JO 

nathas de la ocasión , y sí<» 
tió el Castillo de Jerusaletv 
que antes se le habia pro-- 
metido, A este tiempo reci-<' 
bió cartas de Demetrio en*' 
que le mandaba comparecer 
en Ptolemaida. No se aco- 
bardó Jonathas , y dio ór* 
den de que siguiese el ase- 
dio con todo esfuerzo y vK 
gor , y poniéndose en cami- 
no se presentó en Ptolemaí- ■ 
da , en donde fue recibida 
del Rey con mucho honor, 
aumentando sus dignidades, 
y cdtníándóle de favores y^* 
beneficios. Entonces le conf» 
cedió • la exención de todo 
tribut<l , carga y guarnición 
ejétraoger*; no solo para la^ 
Jüdeá- j sllio^ para sus tres^ 
Tdp^lthía^V Samarla y suS' 
Ctudé^ési confinantes , me^ 
diante la suma de^^ó. talenK 
tosqttlt regaló Jonathas; 
con lo que quedaron escar« 
mentados los apostatas suS' 
enemigos, que habiail' intenta* 
do descomponerle con el Rey' 
con injustas acusaciones. i#: 
Mmc. II. í i. in 38. 

Pasado algún tiempo le 
pidió Jonathas mandase sa- 
Hr de iá Cijudade/a de Je-: 
rusalen' las tropas qlie U^ 
ocupaban. Demetrio le re$« 
pondió|^ ;jae po solo bar/a 



¡o qbe le pedia ^ sinro' qhé 
daría mayor honor y gloria 
iiél y i su Pueblo, si le en» 
viaba socorros para/ sujetar 
á' Jos dé Arinoquia, qu^ se 
iiabian sublevado, contra él* 
Jonathas le envió j9. homr 
bres escogidos , y le saca- 
ron del peligro en qup se 
. hallaba cericado en su mismo 
palacio y obligando i los de 
Anrióquía á recurrir i su' cle- 
mencia f y pedirle la paz. 
. Demetrio no manifestó el 
reconocimiento que corres- 
pondia á tan gran servicia, 
indisponiéndose luego con 
f onathas , y haciéndole todo 
el mal que pudo. Csta ingra- 
titud fue causa de que Jo« 
nathas^ se declarase por el 
joven Antiocho , á quien 
Tryphon puso sobre el Tro- 
no de Syria. Jonathas tuvo 
muchos combates con los 
Generales de Demetrio , sa- 
cando siempre el mejor par* 
f ido , aún habiéndole aban- * 
donado los mas de los su* 
yos cerca del Lago Genesar. 
Cap. II. fer fot. Renovó la 
alianza con los Romanos, 
Lacedemonios , y otras Na- 
ciones: y sabiendo que los 
Generales de Demu:rio se 
dirigían contra él , les salió 
al encuentro i la Región de 
Im. lU 



ÍCk 85? 

Amath ; pero rehusaroin el 
combate , y se retiraron. JoJ 
nathas fue óontra los Árabes 
Zabadeos ó Nabatheos ;^ jr 
derrotáidolos dio la vuelta. 

« 

á Jerusalen cargado de ricos 
despojos. Pedicóse á resta* 
biecer los muros de Jerusa- 
len , y levantó una gran mu- 
ralla entre la fortaleza , que 
estaba aon en poder de los 
Syrios , y la Ciudad. 

Habiendo Tryphon con- 
cebido el bárbaro designio 
de deshacerse del joven An-> 
tiocho , y. usurpar el cetro» 
creyó debia primero asegu- 
rarse de la persona de Joña* 
thas para quitarle la vida. 
Pasó í Bethsah con este ob* 
jeto : y Jonathas concurrió 
al propio lugar <on 4o9« 
hombres escogidos. Temei- 
rosa Tryphon de ser vídi* 
ma de aquel exército , le re- 
cibió con mucho agasajo f 
obsequio, mandando á suis 
tropas que le obedeciesenw 
Luego le preguntó, ip^rii 
qué llevaba tanta tropa' es* 
tando en paz? y engañan- 
dolé con que le quería en* 
tregar i Ptolemaida ' y otros 
Castillos^ le hito despedir 
su'exérctfb 'quedándose cotí 
solos I®, hombres. 
Llegaron juntos ¿Ptolemai* 

1^ da, 



3S8 JO 

¿a y y apenas entraron en h 
Ciudad cerraron las puercas, 
y dando muerte á los que 
Je acompañaban y le pusie* 
ron en una estrecha prisión. 
lé Idác. i^.ttfUt. Hecho 
esto se dirigió Tryphon con- 
tra Simen bermano de Jo- 
nathas , establecido Gefe 
del Pueblo por su ausencia^ 
el qual se dispuso para d&* 
fenderse* ; : pero el pérfido 
Tryphon no queriendo ar- 
riesgar un combate, envió 
á. decir i Simón que é\ soló 
l^abia arrestado i Jonathás 
por ciertas turnas que debía 
al Rey : que le entregase 
cien talentos de plata y los 
dos hijos de Jonathas en re- 
henes , y IC: pondría en li- 
]l«rtad« Simón nodexó de 
]>tnetrarque no eran 6iacé4 
ras estas proposiciones ; pe* 
ro porque no murnmrase el 
Pueblo envió á Tryphon 
quama le habia pedido., y 
isie. lexos de cbmplir su ;pa* 
labra, ,dió onuerte ái jóna»> 
ibas y i 5US hijos poco i tiem-- 
-po después en Bascama (aca^ 
so Besetb> cerca de Beth- 
san el vano deltótuidó 38di# 
Después que salió de allí 
Try phofi>: lomó Simón los 
huesos de su hermano, y 
los se(>ultó eo la Ciudad de 



JO 

Modin én un magmfíco Maa« 
seolo. Todo Israel hizo mu* 
cho duelo por Jonathas. i« 
liác. cap. 1 3 • Vid. Simón. ' 
JONATHAS : Hijo de 
Absalomiy uno de los Msh 
chabeos que fue enviado por 
Simón contra la Ciudad de 
Joppe , y la tomó arrojan^ 
do de allí sus habitadores, u 
Mac. t^. lu ; 

JONIA : Región del Asia 
menor , que se es^iende pov 
el Occidente á lo largo del 
mar £geo , y tiene la Caria 
al Medbdia f y al Norte* la 
£oUdaé Habia antiguamebte 
eH la Jonia doce Ciudadels 
considerares i entre ellas 
Mileto , Epheso y Smirna, 
que estaban. en la tierra fir* 
mé;^ y Chio y Samos en lai 
Islak kie su nombre. No se 
duda que el nombre Jonios 
venga de Ja van hijoiie Ja^ 
phet ; pero se cree que anAi 
tiguamemie comprebendia los 
Pueblos del Ático , y ocrqs 
de laGreciaw. -. 
. JOPPE : Ciudad y Puer* 
co de mar del Mediterráneo 
en la Tribu de Dan : dio* 

sele el nombre dé 7^p>J!^> 7^^ 
fba 6 Jaffa que tiene hoy. Es* 
tá situada sobré una elevada 
roca en medio de una hermo* 
sa llanura entre Jamnia por el 

. Me- 



JO 

Mediodía, yCesareitte^tV 
kstina poi: el Norte, Ra-: 
m^'6 R,anQula por Oriente.^ 
Sá paerto e&pcJigroso por 
los escollos de que abunda»; 
Se hace ivatias veces men-. 
cioQ de esta Ciudad en la^ 
Escritura. En eUa se embar- 
có Joñas para Tharsis. ^on.- 
!• j. Allí aportaron las na- 
ves que Hiram Rey de Ty- 
ix> envía á Salomón carga*^ 
das de madera y marmol pa- 
sa la construcción del Tem- 
plo. 2. Par. 2. 16. Vid. Hi*» 
ram. Allí tuvo San Pedro la 
iísíon de aquel vaso ó lien- 
2a Heno de todo genero de 
j^eptiles y savandijas. Aüi 10. 
1 1. Allí en fin resucitó este* 
santo Aposcol i Tabitha. 
dS. 9. 3 6. Esta Ciudad ftie 
arruinada por los Romanos 
quando sitiaron i Jerusalen.^ 
Fue Episcopal en tiempo de 
los ChristianoS', fortificada 
y bermoseada por Sátv Luis 
Rey de Francia por los años, 
de 1250b Sus habitadores se 
llaman Jofitar. 

JORAM : Hijo de Thou 
Rey de Emath en Syria. Fue 
enviado por su padre á Da- 
vid para felicitarle con mo-' 
civo de la vidoria que habia 
alcanzado de AdáreÉer Rey 
de Syria, Zc. Reg. 8 é 10. En 



ef I ? del Patatf pdibañotí ' r 8 J 
se. se4e di -el tombre' d<^ 
Adoran. - ''' \ 

JORAM : Hijo y sucesor 
de Josapbac Rey de Judi»* 
Naci($ el ^ño át\ mund»- 
3fo8o. Fue asociada al Rey«> 
no por su padre el de } 1 1 2» ■ 
y empezó i reynar solo el - 
de.} 116. según Userio. To« 
mó por muger a Athalia hí-^ 
ja de Achab , Í4 qwt le in-*l 
duxo á la fdoiairía y i^troe> 
muéhos desórd^ifts , ^ y; fiíe^ 
causa de todas hs desgracias 
que experimentó en su rey- 
nado. Luego qc^ se afirmó 
en el Trono biso dar diuer-^ 
te á sus hermanos ^ á' quie^ 
nes Josaphat habia separado* 
de los negocios públicos, dis» 
tribuyendo entre ellos mu* 
cho oro y plata » y asignan^ 
doles pensiones con algunaf 
plazas muy iuierces en Judié 
£1 Seíior para castigar est« 
horrible crueldad permitió 
que los Idumeos , que des<^* 
de el tiempo-^de David ha- 
bian estado sienipre sujetos 
á los Reyes de Judi , se 
rebelasen y quisiesen sacu^^ 
dir el yugo. Joram se d¡r¡«^ 
gió contra ellos » y aunque 
d<rrotó su caballería , iii9^ 
supo aprovecharse de e^tá^ 
ventaja y y los Idumeos sa-^ 

lÜc ;& lie- 



a6o 



JO 



Üeron de la sujeción de lóH 
Hi^breos^ z. : F4r. zi. x. 

I Casi ai mismo tiempo se 
rebeló también Lebna , una 
dp las Ciudades principales 
de. Judá 9 y se substraxo de 
I4 obediencia de Joram. Fre- 
són taronle una carta del Pro-, 
feta Elias , que hacia cerca 
de<>cho años habiasido trans- 
portado del mundo ; sea.que 
d Profesa . la^ escribieise len 
c^iAugar, en <)ue se hallaba, 
6 la aes^áse escrita antes de 
su tfrdnsito » previendo los. 
m^ks que habia de hacer 
Jxi^4m« .Como quiera que. 
sea , eñ esta carta reprehen- 
día el Profeta su impiedad) 
y el asesinato de sus herma- 
nos «^amenazándole de que 
serían, castigados 41 9 sus mu-, 
gcres , sus hijos y . $u P.ue% 
Wo » lyí i qíue .padecería : uDia( 
cnfermedjid q^e le haría ^^ 
lojár las entrañas con Iü$ maa 
urrible^ dolores. JBftas an^er 
Hazas $é;yiec0n luego cum- 
plidas.' (.os Philisteos y los 
Ara}>es que estaban :al Me* 
diodia de la Palestina , hi- 
cieron Mua irrupción en 1;^ 
Judea» y asolando el país 
syaqu^arpn el Palacio del Rey» 
y se It^vafonf^siiSi nuig^res^ 
€ hijos > quedando S9IP }<ki-/ 






JO 

chaz ¿1 menor de todos. Pa^ 
sados dos años de enferme^ 
dad terrible y asquerosa ^■. 
acabó su vida , y no se hw 
cieron sus exequias como era 
costumbre. Fue sepultado en: 
Jerusalen , pero no se le tu- 
vo por digno de: los sepul- 
cros de los Reyes. Murió el 
año del mundo 3119., 2* 
Var; 21. 10. y tuvo por su-- 
cesor i Ochozías , por otro? 
nombre Joachaz « como se^ 
deduie del cap. cit. v« 17.: 
y el cap. sig. v. i. 

JORAM: Hijo de Achab 
Rey de Israel ; sucedió en el 
Reyno i $u hermano Ocho«» 
zías que murió sin hijos. Fue 
malo y aunque no tanto co^ 
mo sus padres f pues quitó 
las esútiias de Baal que . sa 
padre habia mandado coxis- 
t/ujf ; peco siguiendael exeoDH 
pjo de.jeroboam-^ hij0 ;c|o 
Nabat) díó cuko a 16$^ be- 
cerros de oro. Mesa Rey de 
Moab , que contribuía/ ál 
Key no ^e ; Israel con too9# 
corderos y i.oo®^ carnero^ 
CíCM?r$ü$t)elJtíne5 j<^e l^e rebe- 
ló > rehuiáiido pagar este tri^ 
buto después de la muerte 
de Achab. Joram dispuesto 
i :hacerle guerra y convidó i 
Josaphat Rey de Judá ; y 

ést^ k: au2(tlió > llevado 

coa- 



m 

CóWsigQ al Rey de JEBdoro vsti 
tributario'. Habiéndose in-f 
cérnado . los tnés * Príncipes 
con su exército en el desier- 
to de Idumea > estuvieron 
á peligro de perecer por fal- 
ta de agua ; pero el Profeta 
Eliseo les proveyó milagro^ 
samente^^ naañdáhdoles abrir 
pozos en el álveo del tor«> 
senté que estaba seco , los 
quales se llenaron de aguir 
di instante. -Mas esto no lo 
hizo Eliseo Ipor atención á 
Jora Da , ames bien le di6 eñ 
rostro con sus impiedades^ 
diciendo y que si no fuera 
por respeto á: Josaphat Rey 
de }udá 9' por él ni aún se. 
imbiera id^nado de • mirarle 
i la cara. ^..Iteg. ^.ftrioti 
$tB . ¿mbargo Eliseo hizo 
grandes servicios á Joram en 
¡a^^erráK^quít tuñ^o con el 
Rey de; Syria ^.conunioán^ 
dolé . todos^ los proyeAoi d^ 
Bénadad , yi« los medios de 
hacerlos inútiles. Teniendo 
éste :sitiada'ái Samaría , fue 
tan cruel el hambre que .^e 
padedia^en la Ciudad , que 
db» nmgeres se convinieron 
en comer sucesivamente sus 
propios hijos , V comido el 
primero ^ oculto la i segunda 
el suyo* informado Joram 
de esto ^ ,rasgd sus vestida*- 



JO 



d6t 



ras » y se cubrió de cilicios 
á vista de todo el Pueblo, 
mandando al mismo tiempo 
i uno de sus criados fuese í 
cortar la cabeza i Elíseo, 
como si fuera causa de aque« 
líos males , 6 tuviese poder 
para contenerlos ; pero ar^ 
repentido prontamente Jo« 
ram de una orden tan injus-* 
ta y cruel , fue él mismo i 
la habitación del Profeta pa« 
ra impedir la execucion. 4. 
lieg. 6. 26. y sig. 

Llegó el Rey cas! al mis* 
mo tiempo que el criado, y 
dixo i Eliseo que ya vefa la 
extrema misieria i que'esta-^ 
ban reducidos , y sin espe- 
ranza' de remedio. Respón^ 
diéle el Profeta , que el dia 
siguiente á la misma hora 
se vendería el modio de ha- 
rina de trigo por ¿n estater, 
y el de cebada por la mitad 
en la puerta'de Samaría; Du^* 
dando de esto uno de los 
principalesOficialesdel exér- 
dtojkdixo Eliseo ;, que él 
Ib viería , pero no la cpri^rfá; 
Quatro :I&pi;oso9 que viviab 
fuera de Ja Ciudad ^ acosa* 
dos del hambre , se fueron 
aquella mjsma noche al cam« 
po de los Syrios , los quales 
atemorizados de un ruido 
cxtraordÍMTio que* oyeroi) 

de 



s6a 



JQ 



de carros, caballos y mucha 
rropa y se habían puesto en 
fuga precípicadamenxe y de^ 
xando todas las provisiones 
que tenian para el exércíto, 
que eran muy abundantes. 
Los leprosos lo comunica « 
Fon á los centinelas . de. t la 
Ciudad , y llegando í noti- 
cia del Rey » creyó al prín^ 
cipio sería alguna estratage* 
Ría de los Syrios para hacer 
salir á ¡los sitiados , y cor-^ 
tarles la retirada i pero al 
fin mandó salir dos de cinco 
caballos que habia solamen- 
te en la Ciudad , á recono« 
cer el campo. Volvieron lo» 
soldados diciendo hablan ha- 
llado todos ios caminos 11^ 
nos de armas y vestidos que 
los Syrios habían arrojado 
para huir con mayor veloci- 
dad. Saltó todo el Pueblo 
de Samaría , y saqueando el 
campo de los enemigos, se 
vio cumplida la profecía de 
Elíseo sobre el precio de la 
harina y cebada. El Oficial 
del Rey que habia, dudado 
de ello , en cumplimiento de 
la misma profecía , fue atro* 
pellado y muerto en la puer- 
ta de la Ciudad. 4. R€g. cof. 
7. fer tot. > i 

f Algún tiempo después se 
presentó á, Jeraní aijucUa 



10 

muger Sünámite^, cuyo hija 
filé resucitado pOr Elísea de» 
pues de haberle hospedado 
en su casa , pidiendo ai Rey^ 
justicia contra los que le te^ 
nian usurpada su herencia ; y> 
se la mandó restit^iri 4. Regj 
8.. i^ y sig. 

Habiendo Joram .ataca-^ 
do la Ciudad de Ramoth 
de Galaad salió herido del 
combate , y se retiró i Je2< 
rahel para curarse, ibi capi 

8. 28. Siendo Jehu; ungida 
Rey de IsraéF por un Profir^ 
ta para erterminará Joram 
y i toda ia familia de Achab« 
partió en diligencia á Jes^ 
rahei, y sáüásdoje Joraob 
al encuentro acompañado dd 
Ochoeíts Rey de Judá , le 
traspasó Jehá coauna flecha^ 
y quedó muerto.en.su mismQ 
carro; Jch¿' mandó arrojar 
su cadáver en él campo. <Ie 
Nalsócb para qua setumpíie-» 
se la profecía de Elias» M 

9. 24. Vid. Jeliú y Naboth¿ 
Así acabó este infeliz Pria» 
cipe í los doce años de sa 
veynado en cistigo de sii$ 
pecados , y los de su padre 
Achab, que fue elescanda-^ 
io de Israel. 

JORDÁN: Rip célebre 
en los Libros Sagrados , ili^ 
audo en Hebrea Jofdin^ ta 



m 

tin Jordanis» Dicese toma svl 
notnbit de la .vó2 .Hebrea 
J9t qüe-iignifica arroyo » y 
DíMtiqut és una j>eqúdia Ciu» 
dad cerca del nadimento de 
de este rio. Según otros » tie- 
ne este nofnbre , porque se 
forma de dos fuentes llaosa-f 
da la una 7or y la ócra D^; 
peco estlas ttimologías Ison 
muy dudosas y dincfJes de 
comjírcbsíu El Jordán tiene 
su origen al pi^ del monte 
JLihano cerca de Cesárea de 
Pfailipo. Corre izia el Me- 
diodfliJ;por las aguas de Me^* 
ron y el lago>de Genesareth, 
hasta el lago Asphar 6 mar 
muerto, por espacio de 50. le* 
guas. Divide la tierrii de Pro 
mision^dexando k suizquiert 
da 5 esto es v ál C)r]ente > las 
Tribus de Rubén, Gad y 
inedia de Matíases ; y las 
restantes i la otra oriUa« Sus 
citaras est& pobladas ' dé 
fUDCÓs , cañase sauces jr otros 
varios arbustor, á cuyo abri- 
go se recogen los leones en 
tiempo sereiK), viéndose pre« 
cisados i desampararlas en 
el de las crecientes de este 
<r¡o. A^esto hace alusión Je- 
remías quando compara los 
enemigos de Jerusalen i los 
Jeones q;ae huyen del orgu- 



ja 



*é3 



{Ib 6 inündacionesdel Jor- 
dán^ Jer. 49./ 19;:)^ fo, 44; 
^ii6hai!las.ii08 Tüpfesénta^ Igb 
Príncipes de Judá afligidos 
al ver idestrüídri por los Ro- 
manos el Templo reedifican- 
do á tanta costa , como leo^ 
nes que rugen viendo el or* 
güilo 6 inundación djel Joi>^ 
dan.'Zldr. : 1 1.. 3«^'Son mu- 
chos los inila^ros que cons* 
ta de la Escritura haberse 
obriido en el Jordán. Retro* 
cedió una parte de él para 
dar pjtso i los. Hebreos ba*^ 
no el gobierno de Josuc^ 
^ús. 5. 13. Elfas y Eiiseo 
lo pasaron , dividiéndose sus 
aguas al golpe de la capa 
de.Eltas. 4. Kfj'..2..8« Y lo 
<]ue es 'mas que .todo en el 
Jordán fue baütfzado^ el Se^ 
ñdr por inano de su Precur^ 
sor. Matb. 3. i6« 

JOSABAoJosabethtHí* 
ja: dé Jorasá y hermana de 
OehosíasrRey di: Jiidi, es^^ 
posa 'Ulel ^SjUfbo Sacerdote 
(fiofida^ 'Salvó ai niño Joas 
de' la crueldad de su abuela 
Athalia , que había- dado 
muene á iodos los Ptr/odpes 
de la familia Reai para <apo^^ 
derarse ?del Trono. 4. Rfg. 
I iV 2. y sig. Vid. Joas, Atha- 
lia y Jotada. 

. JOSAPHAT : Hijo de 

Ahi- 



{»64 M 

Ahilul. Fue Secretario dé Da* 
vid , 2. Reg^ 8. i6. y des- 
.-pues de Satoraon»^ ^¡^ 'Reg. 

•4.'}. : :-:r: /. ' •: 

JOSAPHAT 1 Hijo de 
■Pharué, Intendente ó Go- 
bernador de la Tribu de Is* 
sachar én tiempo de. Salo^ 
moñ. j^ Regí ^^tj. '■''.' 
- JOSAPHAT : Jtty de 
Judá , hijo de ' Asa y de 
Azuba hija de Salai. Suce- 
dió á su padre de edad de 
.5 5 .años, el del mundo $090. 
y reynó 25. Puso buenas 
guarniciones en- las Cíuda^ 
des de Judá , y en las dé 
JBphraim que su padre habia 
conquistado. El Señor le asis* 
ció siempre porque le fao 
£el. Mandó destruir los Lu-f* 
gares altos y los: bosques^M 
los quales se cometían las 
mayores abominaciones. El 
tercer año de su reynado en- 
vió Ministros de.su .Corre, 
aconipañadós de Sacerdote 
y Levius , i que récotrie* 
sen sus estados » llevando el 
Libro de la Ley para ins« 
truir el Pueblo en la Reli- 
gión ; y agradó tanto al Se* 
ñor su telo ^ que 'era. temí^ 
rfo y respetado de todos los 
Príncipes vecinos. Los Phi- 
listeos y los Árabes se hi- 
cieron sus tributarios» Cons* 



10 

truyó en 'todo el.Réyno mu- 
chos y grandes edificios á 
modo de Castillos. Fortifi* 
có., y puso en estado, de de^^ 
ifehsa vari^s^ Ciudades. Man^ 
tenia ordinariamente un mi^* 
llon ciento y setenta mil 
hombres de tropa reglada, 
si» 'Contar los : que estabatt 
de guamidbn en las plazas 
y fortalezas. 2. Pxr. 17; 
per toW 

Habiendo Josaphat casa^ 
do su hijo Jorara con Atiift> 
lia hija de Achab , 2. Far. 
1 8. I. pasó á visitar, al Rey 
de Israel en Samarla á tíeni* 
po que estaba meditando una 
expedición contra Ramoth 
de Galaad., Instóle Achab 
Rey de Israel i que le acom-» 
pañase e& aquella guíerra, ase» 
gurando la victoria seducida 
de 400. Profetas falsos. Pre- 
guntó Josaphat , { si habiá 
quedado algún Profeta del 
Señor en Israel 2 y habiendo 
llamado á Mkrheas profetizó 
16 contrario. No quiso Achab 
creerle 9 y le mandó, poner 
en dura prisión. Al fin Jor 
saphat obligado de los rué* 
gos de Achab. fue con él i 
Rámoth , habiendo tomado 
Achab la precaución de ^ist* 
frazarse. Luego que los Sy« 
ríos avisuioa á Josaphat coa 

las 



JO 

ks vestidurjis Reales, cre^ 
yendo era Acbab , se diri* 
gVeron contra él según la ár^ 
den que cenian de llevarle 
vivo ó muerto* Fue grande 
el peligro en que se vio Jo^ 
saphac ; pero visco no era el 
Rey de Israel , á quien bus^ 
caban , le dexáron. A este 
tiempo disparó un soldado 
una flecba sin objeto deter-* 
minado i y traspasó con ella 
á Achab que estaba en su 
carro. ;. Iteg. 22. : z. Vdu 

1 8. f€f tot. 

^ Volvió Josaphat en pas 
i Jerusalen , y el Profeta 
Jebú hijo de Hanani le re<^ 
prehendió agriamente por^ 
que había dado socorro i 
Achab , diciendo » que sus 
buenas obras y su zelo por 
el culto del Señor le habia 
librado de la muerte , que 
merecía por haber auxiliado 
á un imp/o* Recorrió el país 
desde Bersabé hasta el mon- 
ee Ephraim , estableciendo 
él mejor orden en sus esta* 
dos , así en las materias ci-* 
viles , eKgiendo buenos Jue« 
ees y Magistrados , como, en 
los negocios eclesiisticos , 
constituyendo en Jerusalen 
Sacerdotes , Levitas y ca^ 
bezas de familia temerosos 
de Dios » mandándoles cuai^ 



JO a 65 

plir exSdamente suminíste^ 
rio ry previniéndoles que en 
tos asuntas pertenecientes )rf 
Señor recurriesen al Sumo 
Sacerdote Amarías , y en 
los que tocasen al Rey i, 
^abdías hijo delsmabel,dia« 
doles; excelentes doeumep* 
tos. Zé Par. 19. per tot:. í 
Los Moabitas y Amonitas 
y otros Pueblos declararon 
guerra I Josaphat^ y seade* 
lámaron hasta Asásoncha^ 
mir ) por otro nombre £n^ 
gaddi. Josaphat recurrió al 
ayuno y la oración ^ entran^ 
do en él Templo con -el Pue« 
blo i pedir auxilio al Señora 
Jeha^siel LifVtta hijo de Zah 
charías , movido del Espírí* 
tu Santo, animó al Rey^ 
prometiéndole que al día si-» 
guíente alcanzaría una com^ 
pleta vi¿loria- sin necesidad 
de pelear. Sn efedo , estas 
naciones congregadas contra 
Judá , poseídas de un espí- 
ritu de furor , dieron prime- 
ro contra los habitadores de 
Seir 9 y después contra sí 
mismos matándose unos á 
otros , de modo que dexa« 
ron la tierra cubierta de ca« 
daveres. Josaphat con su 
exército recogió , y llevó 
sus despojos á Jerusalen , ¡n« 
fundiendo esto tanto terror 

Li en 



V 



ajS.6 JO 

^n todas partes $ ({ub nadie 
(le atrevió á.decUrar la^guerr 
ra Ir un PuebJo por. quien 
peleaba Dios tan notoria- 
mente. Después hizo Josa- 
phat alianza con el ünpíó 
Ocbozías Rey de Israel ; f 
«quiparotí en Assiongabei"» 
Puerto del mar Roxo> una 
esquadra que enviabaa i 
iTharsis. Esta alianza no fue 
át\ : agradp del Señor , que 
iniíitiiizó 9US proyedosfdesf 
trozando k: «squadrá 9 oor 
kno se lo m^ifestó ¿liezer 
hijo de Dodau. 2. Par^ 208 
fer'tot. i. Reg. 2Z» per tot^é 
iConoció JoSapbat su error^ 
f Da : peri^kta que su gente 
4conípañase la de Acbab- en 
Ja expedición. Ibi v. 50; < 
.i.'Este Príncipe caminó lo 
restante de su vida; según los 
|)recepto$ de) Señor sin et* 
sraviarse , aunque no des^ 
cruyó los Lugares ¡altos. Mu- 
^ió el año del mundo 3115.9 
y fue sepultado en Jerusaleh 
icD los sepulcros de los Re- 
yesii A.tin piadoso Rey sw- 
i;ed¡ó, su hijo el impío Jot 
«ro. 2. P4r. 21, 4k : 

• JOSAPHAT(Valíede)! 
JEl Profeta Joel j. 2. y sig^ 
¿ice. que el Señor xroogriega- 
H' todita Jasínáciones ea el 
-Valle d« Josapliat <,.y entrar 



ti eon rellas/cn juicio/ Algu- 
nos dicen c)ue este Valle et 
aquel en que el Rey Josa* 
phat alcanzó la famosa vic-^ 
toria de los Moabitas « Amo« 
nitas , Idumeos y Syríos 9 lla«* 
mado por esto , y por los ri^ 
eos despojos que los Judies 
sacaron de él, Valle^de btndi'^ 
fion. Este Valle estaba ázia 
el mar muerto cerca del de-* 
surto de Thecué en lá Tri-» 
bu de Judá. 2. Par. 2o* 16 4 
Ottíbs.xon mas fundamento 
creen, que el Valle de Josa* 
phat en donde aparecerá «1 Se* 
aorcon toda su magestad, pa» 
ra juzgar ;el universo alfií^d^ 
los siglos, está entre Jerusa» 
len y el monte Olívete por 
donde pasa el Torrente Ce^ 
dron. En este Valle ó á su! 
vista padeció Jésu^Christo 
por la salud de todo el mun*! 
do ; y en verdad y ningún lu*« 
gar es mas oportuno para un 
a^o de tanto honor y justi« 
^ia , como aquel en que el 
mismo Juez Supremo fue 
juzgado, condenado 9 xrucí«( 
ficado y cubierto de afren* 
tas 9 como siente la común 
de los Santos Padres y Doc-^ 
tores. Otros finalmente su- 
poniendo que: los antiguos 
Hebreos no tenían lugar alt 
guno . determinado con ti 

.1 .. ji«m« 



y 



í JO 

nombre de ValU de Josa^ 
fbat , son de sentir que Joel 
-quiso manifestar en general 
-baxo tstc nombre el sitio en 
•que el. Señor ha de »)uz«- 
^r las naciones^ y dexarst 
yer con todo el explendor 
de su magestad. Josap.hat 
en Hebreo significa, el 'Juif- 
M del Señor ^ y. parece , di* 
ce Calmet , x]ue en Joel el 
Valle de Josaphaty 6 del Jui« 
cío del Señor es simbólico* 
; JOSEDECH : Hijo de 
Saraías y Sumo Sacerdote de 
los Judios quando Nabucho» 
d'ODOSor arrutndá Jerusalen. 
U P^r. 6i 14. No se sabe 
hubiese llegado á erercerlas 
funciones del Sumo Sacer-^ 
ddcio ; f ero sí que murió 
er^ Babylonia^ i y que sa hi-^ 
}o Je^us 6 Josué volvió, de 
la cautividad y y entró en 
el exercicio' de esta digni- 
dad después del restableci- 
miento del Templo, i < Eíd. 

- JOSEPH : Hijo 4c Ja- 
cob y RacheU y heroüano 
de Benjamín. Nació en Me- 
sopotamia el año del mun« 
do 22 f 9. Gen. ;p. 24. Fue 
Avbrecido de Dios desde sft^ 
infancia con revelaciones y 
sueños profeticos. Jacob que 
le habjji unido en su ve|éz^ 



<»•' ' w 



Ib amaba mas '^úe á todos 
sus hijos , y Je hizo una tu^ 
nica de , varjos calores. Sus 
hermanos ^e áberrccian ffí€ 
^tr dstas: muestras de predio 
lección en su padre , y se 
aumenxó su odio quando su^ 
pieron que les habia acusa* 
do de un delito muy grave: 
y mucho mas, quando lesre^ 
íirió el sueño que habia te-» 
nido , de que estando* atati^ 
do manojos , no de henof 
como pensaron algunos , si^ 
no de miesesy se levantaba 
el suyo^ y los de sus heriáa'* 
nos rodeándole le- adoraban* 
Menút,'in'(S0f$. 57..Es^e relí* 
cor y envidb' llegó á lo su^ 
mo quando les dixo , que 
en otro sueño habia visto que 
el Sois la Lun^ y once es^ 
trellas le adoraban. Ai decii^ 
esto , entendiendo su padre 
que hablaba "por el , su ma« 
dre y hermanos > le repre*' 
hendió xoD serie^^dj^'y'Sii» 
hermanos' ^maquinaban' en tr» 
síios^ med^s^de perderle. '^^ 
Jacob envió á Joseph i|| 
ver y traer noticia de susher« 
manos que apacentaban sus> 
ganados en Sicbemw Luego» 
que le conócieifon >á lo lexos» 
empezaron i decir í allí vic*^ 
ne el de los ^ sueños : mate^ 
mosle 9 y arrojentpsle en un:|, 

Ll z cis*» 



d6.8 



JO 



cisterna vieja , y después di- 
remos que una fiera le ha 
devorado. Rúbeo para sal* 
var su vida propuso i lot 
otros que .lo mecieseo en 
una cisterna, que habia allí 
sin* agua , con ánimo de sa^ 
carie y restituirle á su pa* 
dre. Siguieroo su didamen, 
y apenas llegó á elld^ le qui« 
caroQ la túnica, y le echa- 
ron en la cisterna. Sentáron- 
se á comer , y viendo que 
pasaban unos Mercaderes Is- 
maelitas 6 Madianitas que 
venían de las moiataáas de 
Galaad con resina y ^iromas 
para £gipto , por consejo de 
Judas , les vendieron i Jo» 
seph en 2o. dineros , y en- 
viaron á Jacob su túnica te» 
liida en la sangre de un ca- 
brito ,; diciendo la habían 
kallado así , que viese si era 
la de su hijo. Jacob lá re- 
conoció , y creyéndole co- 
mido <je aiguna fiera , lloró 
m pérdida sin consuelo* Ue* 
vado i Egipto , fué vendido 
pior los Madianitas. á Puti- 
phar Cunucho de Pharaon, 
Gen. 37. Joseph supo con ^ 
filiarse tanto la benevolen- 
cia y confianza de su amo^ 
que le encargó ¿see> todo el 
gobierno. ji<t i^su. casa. Gtnm 
i^. 1,7 /«. 



JO 

Era Joseph de bello as* 
peá:o ,' y tan amable , que 
la muger de Putiphar fle^ 
vada de una pasión desarre- 
glada , le solicitó varias ve- 
ces h executar sus torpes de-* 
signios ; pero Joseph se re- 
sistió siempre á sus solicita-^ 
ciones. Llegó i tal extremo 
la pasión y desvergüenza de 
aquella muger , que viendo 
despreciados sus halagos y 
caricias , quiso obligarle por 
fuerza i que executase su 
depravado intento, asiéndo- 
le tan fuertemente de la ca- 
pa , que fue preciso dexar- 
la en sus manos , y huir 
para librarse. Viéndose buri- 
lada y con ia capa en Ia$ 
manos ,. empezó á gritar 
y pedir socorro , diciendo 
que el Hebreo habia queri- 
do violentarla >. mostrando 
la capa en testimonio de lo 
que afirmaba. Putiphar cre- 
yendo, facilmen&e á su mu- 
ger ^ hizo poner á Joseph ea 
la cartel del Rey. El Al- 
cayde , conociendo sus bue^ 
ñas prendas , no ;so!o le fió 
la custodia de los otros pre- 
sos, sino que seguiaen. todo 
suA'diAzmtn.Gen. 38. perr«r« 
- Estando. Joseph en la pri-, 
¿on, fueron conducidos áellá 
j puestos ¿su ^rgo dos 

cria* 



feí. 



JO 

criados dt Pharaotí , el uno 
Gcfe de los Coperos , y el 
otro de ios Panaderxx. Pa- 
sado algufi uempo tuvo ca- 
da uno un sueño alusivo al 
suceso de su causa. £1 Co- 
pero soñó <|ue habia cerca 
de él una vid con tr^es sar- 
mientos , que brotando po- 
co a poco pámpanos , ñot^ 
y ubas , llegaron i madurar^ 
y que teniendo j^n su mano 
la copa de Pfaaraon , las ex- 
primió en ella » y se la pre- 
sentó para que bebiese. Ex- 
plicóle Joseph el sueño , di- 
ciendo que dentro de tres 
dias seria reintegrado en su 
empleo 4 y le pidió no se ol- 
vidase de él para proporcio- 
nar su libertad. £.1 Panade- 
ro refirió también su sueño^ 
neducido I qu^e llevando so« 
bre su cabeza tres canasti- 
llos con harina y y ^en el su- 
perior todo genero de pas- 
tas , se las habiati coñudo las 
«vés. Interpretólo Joseph 
diciendo 9 sería degollado y 
puesto en una cniz , y que 
las aves devorarían su cada* 
ver. Ambas predicciones se 
cumplieron puntualmente al 
tercero día ; pero el Copeno 
vuelto ¿ Palacio , se «olvidó 
¿e su interprete y bienhe- 
cbojT* Oen. 40. jprr ^ff • 



JO 269 

Pasados dos años tuvo 
Pharaon un sueño que nin-* 
guno supo explicarle, Par£* 
cióle haber visto salir de un 
rio siete vacas muy gordas, 
y otras síet« muy Bacas , y 
que éstas devoraron y co- 
mieron enteramente aque- 
llas. Volvióse á quedar dor« 
mido 9 y soñó que veía sie- 
te «espigas muy hermosas y 
granadas , que salían de una 
caña , y oirás tamas muy 
desmedradas^ y que l»s pe- 
queñas afeaban y disminuiaa 
las grandes. Viendo el Co-% 
pero el deseo que tenia de sa« 
ber la significación de aquel 
sueño , se acordó de Joseph^ 
y le dixo lo que faabia pa- 
sado 'cn la carmel , y como 
babra explicado su sueño y 
d del Panadero. Mando 
Pharaon llamasen á Josephy 
el quál informado por me- 
nor de la^s circunstancias del 
sueño 9 lo declaró dicien- 
do y que las vacas y las es^» 
pigas significaban «na misma 
cdsat esto es , que vendrían 
siete años seguidos muy fér- 
tiles y abundames , y des- 
pués otros siete tan estériles, 
que no habria que segar ; y 
para prevenir el hambre de 
los úUimos convendría ele- 
gir iuo hombre hábil y ^m^ 

den- 



\ 



2ja. 



JO 



dence , que durante el tiem- 
po de la fertilidad y abun-* 
dancía , cuidase de recoger 
en las troxes del Rey la 
quinta parte.de todo el gra- 
no que produxese la tierra, 
reservándolo para el tiempo 
de la escasez. Gm. 41. i» 

Este consejó fue bien re- 
cibido del Rey y sus Minis- 
tros , y Pharaon le dixo , que 
pues él habia anunciado lo 
que habia de suceder , nin- 
guno podia haber mas á prot^ 
pósito que él mismo para el 
empleo que proponiaé Did- 
le la intendencia 6 gabiemo 
de su casa y de todo Egip- 
to , mandando que todos sus 
vasallos le obedeciesen sin re- 
conocer otro superior después 
del Soberano ; y dándole su 
anillo , le hizo vestir una tu* 
nica de byso 6 lino finísimo» 
le puso un collar de oro., y 
haciéndole montar en su car- 
ro segundo , iba el Pregone-» 
ro publicando que todos se 
arrodillasen delante de é!^ 
como Gobernador que era 
de todo el Egipto. Mudóle 
el nombre dándole otro que 
en lengua Egipcia significa 
S;>Ivador del mundo, según 
San Gerónimo , y por mu- 
ger á Aseneth hija de Puti;; 



JE 

phare , Sacerdote de On , ó 
Heliopolis. Vid. Aseneth. 

Tenia entonces Joseph jo* 
años : y recorriendo todo 
el Egipto durante los siete 
de fertilidad , acopió codo 
el trigo que pudo, guardán- 
dolo en rama ó manojos en 
diferentes almacenes. Pasa* 
dos los siete años de abun^ 
dancia , sucedieron los otros 
siete de escasez y hambiíe^ 
general. De todas partes 
concurrian á comprar trigo 
á Pharaon : Gen» 41 • prr t(kt¿ 
de modo que no solo acav 
dian los Egipcios i Joseph i 
proveerse de granos , sino 
también de otras naciones; 
y con este motivo envió Ja* 
cob los diez hijos que tenii 
en su compañia , quedando* 
se con Benjamin , por ser 
muy cierno , para que coia-« 
prasen con que poder coii^ 
servar la vida por algún: 
tiempo. Acudieron los diez 
hermanos á Joseph', y él los 
conoció Juego; j^ero ell¿ii 
no le conocieron. Hablóles 
con aspereza tratándolos de 
espías , y ellos procuraron 
disculparse diciendo , eran 
doce hermanos, de los qua^ 
les el menor quedaba con su 
padre-, y faltaba el otro. 
De aquí ^ dice Menochio, 

to- 



loino Jbseph pretexto |>ára 
insistir, en que eran espíasi 
porque quienes le engaña-» 
ban en una cosa , también 
le engañarían en lo demás; 
.y mandándolos poner en pri- 
sión hasta que viniese tam^ 
bien su hermano menor , les 
permitió que enviasen uno 
de ellos á buscarle. Pasados 
tres dias los hizo sacar de la 
prisión , y conducir d trigo 
que babian con^prado , que* 
dando uno arrestado mien- 
tras volvian con su herma* 
no , encargándoles mucho 
qué no faltasen á su precep- 
to , por lo que les ingresa- 
ba ^y dándoles algún indi« 
jcio de su religión , aunque 
-no lo entendieron. No pu- 
diendo Joseph contener sus 
lagrimas , se retiró á llorar,. 
Habiéndose desahogado al^ 
guna cosa» volvió i salir, y 
atando á Simeón á vista de 
todos y mandó secretamente 
á sus criados que el importe 
del trigo lo metiesen en ca- 
da saco , dándoles también 
la provisión necesaria para 
el viage. Caniíinaron los nue* 
ve hermanos con sus jumen- 
tos cargados , y habiendo 
llegado á casa de su padre, 
^ quien refirieron todo lo 
acaecido ^ al tiempo de va^ 



JO 



aft 



• V » 



diar los costales vieron qué 
todos llevaban el dinero den^ 
tro. Fue general la admira^ 
cion ; pero no alcanzó á tem« 
piar el dolor de Jacob , que 
lamentándose de Joseph per- 
dido , de Simeón preso , y 
de Benjamín y sus herma*» 
nos reclamados , temia per- 
derlos todos en un dia. Gen. 
42. per tct. 

Jacob rehusó al principio 
enviar á Benjamin á Egipto; 
pero obligado de la necesi** 
dad que era mayor cada 
dia , y de las instancias de 
sus hermanos , primero de 
Rubén , que ofreció sus dos 
hijos en prendas , y después 
de Judas que se ofreció á 
restituírselo baxo la pena de 
hacerse reo de aquella culpa 
toda su vida , condescendió 
á' sus razones no sin-roucho 
dolor. Partieron pues con 
Benjamin , llevando dobla- 
da cantidad de dinero para 
restituir lo que habia vuel*- 
to en los sacos , y pagar la 
partida que iban á comprar; 
según les previno Jacobs que 
les mandó también llevar en 
los sacos de los mejores fru- 
tos del país , miel , resina^ 
estoraque , mirrha destilada» 
therebinto y almendras, pa- 
jra regalar al' Ministro de 

Pha- 



3^3 



JO 



r 



JO 



Pharaon. Presentáronse i 
Joseph , é inmediatamente 
dio orden k su Mayordomo 
que los hospedase en su ca- 
sa y previniese vidimas » y 
dispusiese un gran banquete, 
porque quería comer con 
ellos aquel dia. £1 Mayor- 
domo tos introduxo en la 
casa. Temieron alguna des- 
gracia por haber llevado el 
dinero en los sacos » y mani- 
festando sus recelos al Ma« 
yordomo y éste los sacó «del 
cuidado , diciendo habia si- 
do obra de su Dios. Puso 
én libertad á Simeón , y reu- 
aidos codos en una pieza , les 
pusieron agua para lavárselos 
pies. Entró Joseph á don» 
de estaban , y presentándo- 
le los regalos que llevaban, 
le hicieron su aMcatamiento 
postrados en fierra. Pregun- 
tóles si vivia su padre , y si 
tenia salud i respondieron 
que sí ; y mirando á Benja- 
min , preguntó ¿ si era aquel 
el hermano menor de quien 
le habian hablado ? Respon- 
dieron que sí : y diciendo. 
Dios tenga misericordia de 
tí , se conmovió de tal ma- 
nera , que DO pudicndo con- 
tener las lagrimas , se reti- 
ró i, llorar un poco. Vuelto 
sobre sí» y enjutos sus ojos» 



salió, y mandó cubrir las 
mesas, poniéndose él solo, 
en una , sus hermanos ea 
otra, y en otra los Egip^ 
cios , porque no les era It^ 
cito comer con los Hebreos* 
Sentáronse por su orden $e^ 
gun la edad de cada uno, y 
Joseph hizo plato á todos^ 
singularizándose con.Benja- 
min en darle cinco veces ma- 
yor porción que á los demás 
hermanos. Gen. 4$. per t9U 
Mandó Joseph á su Ma- 
yordomo les llenase los sacos 
quanto pudiesen coger, y 
pusiese en cada uno de ellas 
el dinero que importaba el 
trigo , añadiendo en el dé 
Benjamín su copa de plataw 
Hecho esto, salieron á la ma- 
ñana siguiente. Poco después 
que habian marchado llamó 
Joseph al Mayordomo , y le 
mandó que los siguiese y 
aprehendiese , reprehendien- 
do su temeridad é ingrati- 
tud en robar la copa de pla*^ 
ta en que su amo solia be<* 
ber* Siguiólos , y habiendo*' 
los alcanzado , empezó i in- 
sultarles por el robo de U 
copa. Excusáronse todos pro* 
textando su inocencia , y 
consintiendo en que perdie« 
se la vida aquel en quien se 
hallase , quedando los demás 

es« 



JO 

tscUvos^ El Maybrdomb fbe 
reconociendo lo¿ socos uno 
por uno » y pareció Ja copa 
en el de Qeojamhu Qieda-» 
rdose todo^ atónitos y con^ 
fttsos y y volviendo á la Ciu« 
dad f se ofreciera á quedar 
U>do$ esclavos para evitar lá 
muerte de Benjamín , k 
quien hablan declarado reo 
de ella por haberse baila* 
do ia copa en su saco. No 
quiso Josepfa convenir en es- 
to > sino que se marchasen» 
y quedase solo Benjamín es- 
clavo* Judas convencido del 
¿elíto , y fiador de Benja- 
ftiin para restituirle á Jacob» 
topticó i Jóseph con gran* 
des instancias se sirviese re^ 
dbirle á él por esclavo en 
tugar de su hermano » refi^ 
riendo lo que había pasado» 
y haciéndole presente que 
si volvia á casa de su padre 
sin Benjamín , í quien ama- 
ba tiernamente » moriría de 
dolor. Gen. 44. fer t^t. 

Joseph » que ya no podía 
contenerse , despidió i los 
que le acompañaban ^ y que- 
dándose solo con sus herma- 
nos , prorrumpió en un lian* 
to tan fuerte » que lo oye« 
ron los Egipcios y toda la 
Casa de Pharaon ; y les dixo: 
Xo soj ^ostfbi i vm A^n vi 



JO 8^3 

fAff#? Fae tanta lá turba* 
don y el temor i que no pu^ 
dieron respoifdcrk. Mandón 
les que se acercasen , y re^- 
pítiendo qM él era SU kcr<« 
iwano Jóse^'á qui^n habiait 
vendido > ios conísoló coa 
mucha demencia ^ dkiendd 
que no cerniesen , ni se áfth* 
giesen » pues Dios le habiá 
enviado a aquel país para sti 
amparo y conservación. Par-' 
tid pronto , léi dice » y par- 
ticipad i mi padre la gloria 
en que se halla su hijo Jo- 
sepb » y .encargadle de mi 
parte que sin dibdonse ven- 
ga^ í £gi>pro con, toda su fa^ 
mitia» 9 y t^da lo que posee; 
porque el hambre ha de du-^ 
rar aun cinco años f y quie^ 
ro conservar su vida > seña- 
lándole la ríerra de Gesseft 
para su habitación. Abrazó* 
los i todos tiernamente coa 
particularidad i Benjamín, y 
se despidió de ellos. Corrió 
la voz por él Palacio delRey,* 
y presentándose los Hebreof 
á Pharaon , lo ci^lebró mU-^ 
cho con todos los Príncipei 
de la Casa Real. Pharaon 
mandó se pusiesen luego en 
camino para traer i su pa-« 
d¿e y toda su famiKa » ofre^ 
dendo darles lo ntejof de^ 
Egipto 9 y previniendo i 
Mm Jo* 



3^4 J^ 

Jpseph los proveyese dc^^af- 
rui^ges y tqdo. lo necesario 
pfara el víage; Hizolp así Jo- 
seph y y mandó se diesen á 
c^da uno dos estolas^ (á Ben« 
jaqiin cinco) con. trescieRf- 
eos argénteos, enviando otro 
tanto á SM padre con diez 
jumentos cargados de rique* 
zas de Egipto y y oti;as tan- 
tas jumentas con . las provi^j 
siiMies para el viage. 

Llegados los hermanos de 
Joseph í la tierra, de Cha- 
taaan , dixeron í su padre 
^uc Joseph vivía , y man- 
daba en codo, el Egipto. Jar 
cob al pir que Joseph vivia^ 
Ke conmovió. de tal manera, 
que parecía haber desperta-- 
do. de un profundo sueño, 
pero no . podia persuadirse i 
^e aquello fuese cierto, has- 
ta, que, instruido de todo por 
SKQor , vio los carros y re- 
galos que le llevaban. Con 
fsto revivió su espíritu , y 
^ixo:; Bástame saber que vi-. 
y¿ mi, hijo : iré , y le ver^ 
aiite^ que muera.. Gr/f. 45. 
fet t9U 

Partió Jdcob para Egipto 
<ÍOn coda su familia y todo 
lo que tenia , y Joseph sah*d 
C0ft SH ayÍ5(0 4 recibirJeá la. 
tjerr^ de Go^en. Luego que 
Joseph vio i SU padre le. 



10 

eclió. SUS brazos ' al \ cuello 
Uorando de gozo , y Jacob 
le dixo: ya moriré concentO|^ 
por haber visto tu rostro 
y saber que me sobrevi- 
ves. Joseph después ' de haf 
beir ;saludado i sus hermas 
nos , pa^ó i dar cuenta á Pbar 
raon de su arribo , el de su 
padre y hermanos , previ-» 
niendoles antes que quandó 
íiiksen llamados del Rey , j 
preguntados de su oficio , di» 
xesen , que desde su niñez 
se hablan ocupado en pas* 
torear ganados. Gen. j\6% 
fñ tat. Presentó Joseph ; á 
Pharaon cinco escogidos 4e 
su . fiímilia , y habiéndoles 
preguntado el Rey quál ert 
su oficio , dixeron , que as( 
ellos como sus padres todoa 
eran pastores i, y por falta de 
pastos en la tierra de Cha« 
naan llegaban peregrinando 
i su país , suplicando les per- 
mitiese apacentar sus gana- 
dos en Gessen^ ElRey maii^ 
dó luego i Joseph les diese 
la tierra de Gcssen para su 
habitación 5 y que para cui-» 
dar de sus rebaños eligiese 
los que le pareciese mas i 
propósito. Después incrodu» 
xo á su padt-e delante dt, 
Pharaon , y le estableció con 
aus bijoi eA la tierra de Ge^^ 

.^en. 



JO'. 

feíí 9' en donde edificaron It 
Ciudad deRamescf. 

'Cada día era mayor et 
kambre en Egipto, pero na- 
da fafeaba á Jacob y sn &• 
mílía, porque Joseph les da- 
ba lo necesario. Los Egip*^ 
cios acudían í Joseph : y ¿sce 
les vendía ios granos , y re* 
eogía en el tesoro del Rey 
todos sus caudales. No ha- 
bía ya dinero en todo Egip- 
to que no hubiese entrado 
en el erario ; y siguiendo la 
escasez y miseria , compra- 
ron los Egipcios su susten- 
to, ¿costa de sus ganados 
y haciendas , hasta vender 
sus propias personas quedan* 
do esclavos de Pbaraon. Re* 
ducidos 4 este estado , pero 
con vida por la providencia 
de Joseph , los mantuvo has^ 
ta que llegado el tiempo les 
dicS los granos necesarios pa- 
ra sembrar , baxo la condi- 
ción de que la quinta parte 
de la cosecha habia de ser 
para el Rey , y las quatró 
para su sustento y simiente. 
Desde entonces quedo esta- 
blecida esta ley que aún se 
observa en Egipto. Pero es 
de advertir » que la^ tierras 
Sacerdotales ni fueron ven* 
didas y ni estuvieron jamás 

sujetas i a<3[ueUa ley ; por* 



JD 



m 



i I 



que éstos se mantenian del 
pósito común , y no se vie- 
ron en la necesidad de ven* 
derlas. 

Estuvo Jacob 1 7. años eii 
Egipto, y conociendo se 
acercaba el fin de su vida» 
llamó i Joseph , y le pidió 
encarecidamente le diese pa- 
labra de no sepultarle ea 
Cgip^^ t y llevarte al sepul« 
ero de sus mayores , y Jo- 
seph se obligó í hacerlo ba- 
xo de juramento. G$n. €. 47; 
fn fot» 

Agravóse la ' enfermedad 
de Jacob, y Joseph pasó á 
visitarle , ¡levando consigo 
i sus dos hijos nacidos en 
Egipto antes de entrar allí . 
Jacob : i saber , Maiiaséí / 
£[^raim. Estando Jacob ba^ 
blando con Joseph , vio los 
dos jóvenes que le acompa- 
ñaban , y habiéndole dichp 
eran sus ' hijos nacidos ea 
Egipto , mandó se ios acer*' 
case para echarles la bendi*' 
don. Joseph puso í Mana« 
sés i su izquierda , porque 
era el mayor , para que ca;- 
y ese sobre él la derecha dé 
Jacob , y á Ephraim i la 'de* 
redia en correspondencia de 
la izquierda dé su padre; 
peno al darles éste la ben- 
dición 9 trocó las manost 
Mmz 90- 



^jr6 JO 

fonUnáo la derecha iohtt 
Epbraira «y la izquierda so-^ 
brc Man¿€$. Creyendo Jo- 
seph era equivocación de sa 
padre 9 y lUvafidoi mal se 
trocasen las suertes de sus 
bij<^ > intentó mudar sus 
manos 9 y le dixo Jacob que 
so era engaño 9 sino que el 
menor 3ena vcrdaderanoen- 
te mayor en su descenden* 
«ia&c. Faltándde ya caM to« 
das sus fuerzas, a¿adió : yo 
muero ; Dios será con voso- 
tros, y os restituirá i la 
tlúerra de'vuelstl*os padres : y 
-volviéndose i Josepb, le me-* 
joro sobre sus hermanos, 
dándole el predio 6 posesión 
die Sicbar que babia ganado 
4 los Amor rh eos por sus pví* 
¿OS. <jin. 48, pír tQt. Este 
campo 6 posesión' lo habia 
comprado Jacob por cien 
corderos} 7*/. ult. 54. pe- 
ro habiendo huido quando 
Simeón y Leví hicieroii el 
diísttüQfico de los de Sichem 
(vid/Sii^em) se apoderaron 
de "él los Amorrfaeos , y tu- 
vo que reconquistarlo para 
volvet á su posesión. 
- Muerto Jacob , y embal- 
samado por ^rden de Jo-» 
seph 9 h^o en todo Egipto 
un luto 6 duelo general que 
duró setenta dias. Al fin de 



JO: 

csítos en virtud del permiso 
que Joseph obtuvo de Pha«^ 
raon 9 pasó r^ país de Cha* 
naan-con el c ida ver aconvi 
pa&ado de los principales de 
la Corte 9 y lo colocó en la 
caverna doble que Abraham 
habia comprado á Ephron 
Hetheo , habiendo celebra- 
do antes por de(e dias sut 
exequias en lá era de Atad^ 
que se llamó poc esto L/40«- 
t^ de Egtfío» 

Vuelto Joseph á Egipto^ 
temieroa sus hermanos tu- 
viese fAn algtm resentimiea- 
to contra dios , y procura- 
ron prevenirse diciendo 9^ue 
su padre al tiempo de morir 
les había encargado que en sa 
]U>mbre le pidiesen perdoa 
de lo que hablan hecho con* 
tra ¿1 9 y que asi se lo suplif^ 
caban. Enternecióse Joseph» 
y les dixo 3 no temáis : esto 
iue voluntad de Dios 9 i la 
qual nada puede resistirse* 
Pensasteis hacerme mal 9 y 
Dios lo convirtió en bien 
para exlltarme 9 y dar sa* 
lud y remedio i muchos 
Pueblos. No temáis 9 volvió 
i decir : yo os daré lo loect'* 
sarío para voso(ros y vues^ 
tros hijos; y consolándolos 
con mucha dulzura 9 vivió 
con ellos en Egipto hasta la 

eda4 



ÍO 

fdad'de iio.anoií. Hablen^ 
do visto yá su tercera ge« 
neracion , le sobrevino la 
(útísm enfermedad ^ y Ha- 
Aliando 4 stis tieraianos les 
díxo 5 <{ue Dios los sacaría 
deiiquel país para llevarlos 
á la tierra que habia prome* 
tido á sus padres. Tomóles 
juramento de que conduci* 
rían sus liu esos quando sa*^ 
líesen de Egipto , y «ntre^ 
gó su alma al Criador. 

Muerto Joseph , le embaí- 
sanuron sus hermanos ; y 
puesto en depósito lo trans- 
portó Moyses guando sacó 
i Israel de Egipto , Ex. i j« 
i^. y lo sepultó en aquella 
parte del campo de Sicfaem 
^ue Jacob habia comprado 
i Hemor , y legado en su 
ibuerte ?á Joseph. Gen. $o. 
for tot. 

£1 Autor del Eclesiástico 
49. 17. hace grande elogio 
de este Racriarcha, dándole 
epítetos de mucho honor y 
gloria. 

Toda la vida y sucesos 
de Joseph representan admi- 
rableménte los mistérica de 
JeiuiChristo. Joseph abor-; 
rccido de sus hermanos en 
medio de su inocencia , vi 
i buscarlos por mandato de 
su padre ; y ellos conspiran 



JO S?^f 

/ 

iontra su vida , le arrojan 
en una cisterna , y solo le 
sacan para venderle á unos 
Mercaderes que le conducen! 
á^ Egipto. El hijo de Diof 
enviado por su Padre i los 
Judios sus hermanos^ según 
la carne , apenas di princi- 
pio i su ministerio^ quando 
éstos , sin atender i la san* 
tidad de su vida ,' ni i su 
dodrtna celestial ^ le persi« 
guen con furor » le llenan 
de oprobrios y baldones , y 
es vendido en treinta diñe-» 
ros por uno de sus mismos 
hermanos. Joseph esclavo 
en Egipto , calumniado por 
una muger , puesto en pri* 
sion, colocado entre dos de* 
linqüentes , anundando al 
uno su libertad , y al otro 
sú condenación ) sacado dé 
la cárcel , y elevado sobre 
todo Egipto, distribuyendo 
el trigo con abundancia i 
todos , es la imagen > mas 
propia de Jesu-Christoi, que 
se humilló hasta tomar for^ 
ma de esclavo, siendo tn« 
famado por las acusaciones 
de la Synagoga esposa adul- 
tera V crucificado entre dos 
ladrones , concediendo at 
uno la gracia de la fé , y 
dexando al otro en las tinie- 
blas de su obstinación ; y 

en- 



«f 8 JO 

encerrado en la obscuridad 
del sepulcro , de donde por 
su admirable resurrección sa« 
lió mílagrosaoi^ce , entran*: 
do en una gloria proporcio- 
nada i las injurias que ha 
sufrido. 

JOSEPH (San): Hijo 
de Jacob 9 nieto de MathaU) 
y padre putativo de Jcsu- 
Ghrtsto. Era Justo ^ dite el 
Evangelio ; Aí4íft« i. i6. 19. 
y éste es el mayor elogio 
que se puede hacer de su 
virtud. Tonró por esposa á 
la Santísima Virgen Mariai^ 
honor que Dios habia resera 
vado para él ^ haciéndole 
padre de su hijo unigénito 
en la estimación del mundo, 
y verdadero esposo de su 
Santísima Madre. Su castir 
dad admirable se prueba de 
la de su esposa. Fue natural 
deBethleem, aunque no fal* 
ta quien diga fue de Caphar- 
naum; pero su principal ha-^ 
bitacion la tuvo en Naza- 
reth. También disputan aN 
gunos quál fue su oficio, su- 
poniendo todos fue attesano, 
pero comunmente es tenido 
por Carpintero; 
' Nbhabiéndole sido reVe^ 
lado t^ misterio de la En- 
carnación del Hijo de Dio$i 
y ad virtiendo Joseph,el prc* 



m 

nado de su Santa £sposá sla 
saber i que atribuirlo , qui- 
so dexarla secretamente ; pC" 
ro estando pensando en este 
le apareció un Ángel, y le 
dixo : Joseph , hijo de Dá^ 
vid , no temas tener pcM* es- 
posa á Maria , porque lo que 
ha nacido en ella > esto es^ 
lo que ha concebido , ^s del 
Espiricii Santo : parirá uq: 
hijo , i quien darás el nom*. 
bre de Jesús ó Salvador , por-, 
que salvara su Pueblo , y le 
librará de sus pecados. Des- 
pertó Joseph , y perseveran*, 
do con Maria , la tuvo como^ 
esposa. Math. i. 19. 7 sig^ 

Cerca de seis meses des- 
pués se vio precisado á ir 4 
Bethleem Pueblo de su ori''' 
gen:.pari empadronarse con. 
su esposa ., en virtud del 
Edido del Emperador Au- 
gusto » que mandó nunaerar 
todos los vasallos de su im<^ 
perioi Estando en Bethleem 
parió la Santísima Virgen. á 
su hijo Jesu-Christo ; y cum- 
plidos los quarenta dias des- 
pués del parto , que era el 
tiempo prescrito por la Ley ^ 
paca la purificación derhi 
quehabian parido varooi» Jo^ 
$eph.y María llevaron á Je- 
sús á Jerusalen , y lo pre* 
sentaron ,ea el Templo. Vol^ 

vio 



go 

>yi6 Joseph i Bethleém con 
'María y Jesús, y siendo 
avisado en sueños del peli- 
gro en que estaba el niño 
después de haber sido ado- 
rado por los Magos , y que 
el modo de salvar su vida 
era huir con el á Egipto , y 
perseverar allí hasta que se 
le dixese lo que debia hacer; 
«obedeció i la voz del An<» 
gel , y Jevantindose al ins- 
tante ,: marcharon todos á 
Egipto al abrigo de la no- 
che. Matb. 2. per tot. 

No se sabe fixamente 
quintó tiempo estuvieron en 
iEgipto ; mas no pudo ser 
mucho j porque Herodes 
murió poco después de la 
fiesta de la Pasqua y y de- 
gollación de los inocentes. 
Muerto Herodes , dixo el 
Ángel i Joseph podia ya 
volver i Jadea ; y sin dudar 
se puso en camino con Ma- 
na y Jesús ; pero s«^iendo 
que Archelao reynaba en 
Judea , temió ir allá , y pre- 
venido en sueños, se retiró 
4 Galilea estableciéndose en 
Nazareth , en donde se exer- 
citaba en " su oficio , vivién- 
<do del trabajo de sus man- 
cos en mucha perfección , y 
cumpliendo exádamente con 
Jos preceptos de la Leyt Sien- 



JO 



nf^ 



\ 



^o Jesús de ;doce años ; le 
Jlevó con su Santísima Ma- 
dre i Jerusalen i celebrar 
la Pasqua , y tuvieron el do* 
ior de perderle por espacio 
de tres días. Habiéndole hab- 
itado , voIvió^ Jfsus con Ma* 
ría y Joseph á Nazareth , es« 
tándoles sumiso y obedien* 
Xt^Luu 2. 51. 

' Esto es lo que nos dice 
la Escritura de San Joseph. 
Se cree con mucha probabi- 
lidad , en sentir de San Epi- 
Íhanio, que murió antes que 
esu*Christo diese principio 
á su ministerio ; porque no 
consta , ni se hace mención 
de que asistiese á las bodas 
de Cana , ni se habla de él 
en el resto de la vida de 
Jesu-Christo : y sobre todo^ 
no parece regular que estan- 
do el Señor para espirar en* 
cargase i otro la custodia y 
cuidado de su Santísima Ma- 
dre viviendo aún su esposo. 
Aunque se halla el nombré 
de San Joseph en los Mar- 
tirologios mas antiguos ¿I 
dia 19. de Marzo , pasó mu- 
cho tiempo sin que se cele- 
brase su fiesta en la Iglesia 
del Occidente. La gran de- 
voción que Santa Teresa iú- 
vo á san Joseph contribuyó 
mucho á su culto, Por Dé^ 

ere- 



flSo 



JO 



creto de la Sagrada Congre» 
gacioB de Riciis de 8» de 
Mayo de i6li. fue decla- 
mada esta fiesta de precepto 
{>ara la Iglesia Universal ^ 
y lo conhrmaron Grego* 
rio XV? y Urbano VIU? 
. JOSEPH ó Joses : Hijo 
de María Cleophas y hermas- 
no de Santiago el menor , y 
pariente cercano de Jesu* 
Christo según la carne. Aí^rr; 
4 5 • 40. Algunos sin mucho 
fundamento quieren sea el 
mismo de quien vamos i 
hablar. 

JOSEPH Barsabas, lla- 
mado el Justa t Uno de los 
primeros Discípulos de Je«r 
suChristo, á quien siguió 
desde el principio de su pre- 
dicación. Vid. Barsabas. Los 
Manirologios de Usuardo 
y Adon ponen su fiesta el 
dia 20. de Julio , y dicen 
padeció mucho de los Ju- 
dios , y murió en Judá glo- 
fiosamente. 

JOSEPH : Oriundo de 
Arimathea ó Ramatha » co-* 
mo dice S. Gerónimo ; hom« 
bre poderoso establecido en 
Jerusalen , y Senador , se- 
gen la opinión común. Fue 
Discípulo de Jesu Christa, 
pero oculto , hasta que ha* 
bi«ndo espirado su Maestro» 



lleno de confianza » y itpxm 
algunos i ruego de la Santí- 
sima Virgen » pidió á Pílam- 
eos su cuerpo para darle se* 
pultura. Obtenido el permU 
so , le embalsamó » y en^ 
vuelto en una sabana Um« 
pia y lo colocó en un sepul» 
ero nuevo que habia labra^* 
do en una peña al Occi- 
dente del monte Calvario^ 
cubriéndole con una lápi- 
da grande» Matb. 27. )4« 
Joan. 19. $9* J stg. Los 
Griegos celebran su fiesta el 
dia 3 1, de Julio. 

JOSiAS 2 Hijo de Amon^ 
Rey de Judá 9 y de Idida 
hija de Hadaiah de Besecath» 
Entró á reynar de edad de 
ocho ííkos f el del mundé 
5}74.;y siguió enun tor 
do los pasos y exemplo de 
David sin extravlirse.4.R^« 
zz. I. En el LZ? año de sa 
reynado destruyó los boss 
ques profanos , y los Ídolos 
y figuras supersticiosas. Qiie« 
mó los huesos de. los Sacer* 
dotes de los falsos dioses son 
bre sus mismos altares; y 
no satisfecho cou arruinar 
las reliquias de la idolatría 
en sus estados » se estendu» 
su zelo i las Ciudades de 
Ephraim , Manases , Simeón 
y Nephtali.¿.P4r»5 4. i .j si§. 

Apli- 



J 



JO 

ti Tempk) , qíie habiá esta- 
do muy olvidado cíi los rey-» 
nados precedentes » dando 
cohiisíon para éllo i Saphan 
su Seci^tark> , Má;í5ÍajS Prín- 
cipe de tó Ciudad , y Johá 
su Contador;, los^quales re- 
cibieron- de fñanós del Sú-í 
mo Sacerdote Helcias el di- 
nero que habia en el tesoro 
del Tempío , y fo eiKrcga-; 
ron á lo$ DireAor^ é lo-^ 
tendentes de la obra para? 
h compra de materiales , y 
pagar los obreros, z. ?áT. 
^^. 8. j 4ig. Al sacar el di- 
liero del tesoro 'dci TeinpUv 
haIkS d Sumo Sacerdote 
Helcias d Kbro de la Ltf 
dada por manos de Moyses, 
2. ?Ar. J4. 14*7 itg-. Algu- 
nos quiercti lueso el erigt-> 
nal^ lá £^ , diciendo se 
encontró en ' uñé pared , ^ ^ 
acaso al Iado{ del Área , ht 
qual parece TÁ> estaba enton- 
ces en el'' Santuario , pues 
JcHías mandd^ á' los Sacer\ 
ddt es iaf' pusiesen en su hi-^ 
gar y prohibiéndoles- llevarla 
de una parte á otra. 2. ?m. 
3 5^ 3. San Chrisostomo di* 
ce se halló entre los escom- 
bros 6 basura , 6 en an lu- 
gar subterráneo ) y que és- 
te libro.no ^onteniasino el 



JO 



d8t 



Deü¥¿rptidmío , «fundado sii| 
dodi en que en el Capituló 
51.V. 1(5. se dice qúeMoy* 
sti mandó poner ^1 Deute-^ < 
rodomio de la Ley al lado 
del Arca. . 'í 

Jl^síaij 'tostruído ád. há^ 
Háégo «e iffforoióde^^^on^ 
texto , y penetrado de do-; 
lor rasgó sus vestiduras, man« 
dando al Sumo Sacerdote y 
á' los princip^leís ^ MÍQÍ9Ci^of 
de su Corte que orasen al 
Señor por él y por el Pue-^ 
blo de Israel y de Judáj^ 
reconociéndole justamente^ 
ofendido por no haber ob- 
ser Yadósds Mayores Ibsprie^ 
céptos de aquel' Libro» Con*^ 
s«iItÓ et asunto ^n la Profe* 
tisa Holda muger de Sellum^ 
la qual respondió que el Se^ 
ñor iba i de^argar sobre 
aquel lugar y sus habitadores 
(tkias lais -plagas q^ié refería 
el Libro ;' por haberle aban^ 
donado , y ofrecido sacrifi-^ 
cios á los ¡dolos ó dioses 
es^angetpsí'; pero que en 
atencien^ 4 qo¿>el Rey habían 
ordo 1 'ton respetó el conte*^ 
nido del Libro , ^ esto es»* 
con^nimo de observar sus 
l^eceptos , humillándose de« 
lantén de Dios , y Iforando' 
aquella culpa arrepentido, 
oyendo el Se6or sus ruegos 

Nd y 



98a 



JO 



y gemidos , le habla cpnce* 
4ído el favor de suspender 
la execucion de su decretó 
durante su vida , la que acá- 
baria en paz , esto es , an- 
tes que descargase su ira so- 
bre Judá y Jerusalen , y se* 
r/a sepultado con sus ma- 
yores. 

Noticioso Josias de todo, 
hizo convocar los Ancianos 
y Magistrados » y subiendo 
al Templo con ellos y los 
Sacerdotes y Levitas » estan- 
do presente todo el Pueblo 
desde el mayor al menor, 
se leyó todo el libro , y 
ofreció seguir las sendas del 
Señor , y observar todos 
aquellos preceptos 9 obligan* 
dose á ello baxo de jura- 
mento. Por este medio con« 
siguió expurgar las Provin* 
cias de Israel de sus abomi- 
naciones , sirviendo todos, 
al Señoi* de todo corazón 
mientras vivió Josías. z. Par. 
3 4» per tot. 

Nada le quedó que hacer 
i este Rey.piadoso para bor-. 
rar de su Reyno Ja supers- 
tición y abominaciones a que 
se había entregado. Arrojó 
fuera del Templo los vasos 
que habían servido á Baal, 
á los ídolos de los bosques» 
y i los astros ; y llevando-* 



JO 

'^los al cdnvalle de Cedrón; 
esto es , al valle Tophet ó 
de Ennon, los hizo quemar» 
mandando llevar las cenizas 
i Bethel. Exterminó los adl^ 
vinos puestos en los luga* 
res altos por los Reyes sus 
antecesores » y á los que 
ofrecían incienso i Baal , el 
Sol , la Luna , los Astros &c. 
Sacó del Templo el Luco» 
y lo hizo quemar en el CQn« 
valle que hemos dicho, y. 
echó, sus cenizas sobre los 
sepulcros del populacho. Des- 
truyó las casillas ó chozas 
de enramadas que habían he- 
cho las mugeres cerca del 
Luco para sus prostitucio«> 
nes. Convocó los Sacerdote! 
de todo el Reyno , y ^xo^ 
fanó los lugares excelsos en 
donde sacrificaban ..• Destru« 
yó las aras ó altares que ba^» 
bia.en la entrada de. la puer«« 
ta de Josué, y sobre -el te* 
cho del salón de Achaz he-^ 
chos por los Reyes de Judá» 
y los que habijt erigido Ma-t 
nasés en los dos atrios del 
Templo. Sacó los caballos 
que ios mismos Reyes ha* 
bian ofrecido al Sol , y que- 
mó su carro. En una pala» 
bra , no dexó la menor re^ 
iiquia de . ídolatr/a en to-» 
do su Reyno ^ prohibiendo 



é los Sáterdotes que habiáñ 
sacrificado í los Ídolos la 
asistencia al Alur del Señor. 
- ' Finalmente» desterrada la 
Idolatría y supersticiones in* 
trodacidas en Saavariaí^or los 
Reyes de Israel » di6 muer- 
te á todos los Sacerdotes de 
las alturas que- había en 
aquel país, sacrificándolos 
sobre sus altares profanos en; 
lugar de otros dnimaleS: 
y volviéndose i Jerusalen, 
mandó que todo el Pueblo 
celebrase una Pasqua muy 
sbleainé s^gun Id que ha« 
bian promeiádok' ' - 

'' En tít&xi \ el año 1 8. del 
rey nado de Josías se cele- 
bró esta fiesta con tal so- 
lemnidad y magnificencia^ 
que no tuvo semejante';^ tío 
porque excediese en et ná^ 
ikiero de corderos inmola- 
dos i las ott'as anteriores i 
que habian concurrido todas 
Üís Tribus ; sino porque, áuh^ 
que mucho menor en el nú^' 
iñero de familias , ^habiaá 
contribuido las pocas qué 
eran con mayor porción de 
corderos cada una libre y 
espontáneamente ; pues solo 
Josías dio 3o9. reses, y i 
fíroporcion los demás Prín* 
cipes ) como consta del li- 
bro 2? del Paralipomenoa 



} !• Fue el Rey que se com- 
virtió á Dios mas de cora- 
zón seeunlla expresión de 



lá Esci^ura. 41 ^eg. i' j • ^ 
iw 'in 2^. Mas no por ese 
Se ha de defiraudar el mésl^ 
to de David y Ezechías , de 
quienes se dice casi lo mis- 
mo. £1 que "quiera instruir- 
se ^obre esto< lea á Tyrino 
y otros expositores sobre el 
capítulo 1^. V. f« de este 
mismo libro. 

Sin embargo de la pure« 
2a de corazón y zelo de Jo« 
sías por la causa d^l Señor^ 
ño Se satisfizo su ira provo^ 
cada por sus antecesores conh* 
tra Judá. Queriendo Pha<« 
raon Nechao Rey de Egip- 
to pasar por Judea paraatt^ 
ciEír á Chiireamis sobre el Eil» 
piírateS) salió Josíás contM 
él á Maggedo , y fue heri-^ 
do mortalmente. Dentro de 
pocos dias murió en Jerusar 
leti cotí mucho sentimiento 
del Pueblo ; y éste eligü^ 
pdf sucesor á su hijo Jpa**^ 
chaz , por otro nombre Se^* 
llum. 4. Ktg. 25. 29. 7 iíjf . 
Jeremías compuso ün cánti« 
co lúgubre á su muerte, Vidr 
Pfaaraon Nechao. 

JOSPHIAS í Padre de' 

Selomith , que volvió de la 

cautividad de Babilonia con^ 

Nn2 deo^ 



ff4 JP 

xÁtñto y sesemji hombr?^^ i« 

: JOSÜfi :. H¡j<> -de, Nur, 
tíe ; k . Twb^, de Eptunifi^ 
jLes GriegQs )í= ílaqatn v5^/Mx 
Jbí^V .¿ir J^4t^^. NaciÓ!^el .iioo 
del mundo 2460.. Dedjjcóse 
ai secvicio y obsequio de 
Moyses , y por e$to{ le lla^ 
ima ; la £scritur.ft Criadik ¿0, 

nombre era 0$ee u Oseas^ 
cpmo eon^Ka de los Núme- 
ros 15. 5^. i7# , y pateca 
gu< Moyses se lo: mudd. ea 
¿I 'de Jo^ue. NíWf, 1 5 •, 9»^j[ 
Jkj. La qualidad de siervo ^ 
criado de Moyses lexos d^ 
ser opripbrio > le hace.unhor 
HPT; WW^ pariiciri^r „ porjqnf 
sa^9i;^e$ta ei n^ior y,ie9ti:nji^ 
fior)' que hÍ2€^td« fl-^qud^ 
c^u.dilIodeI Pueblo de Dío$^ 
fligieodole por Minlstrp sur; 
yo 9 como ¿lías á Elíseo*; -; 
r ; Lá priiyiera oca^i>«ii qHíí 
J0s<i4di^prüeba$d<í.s9 yf^j* 
fc^^ filí| en ta g;ueirr^; que b|- 
20 á los A«|aleci;ap^^:def ro- 
tiíndolos y poniéndolos en 
¿igar^sta acción fue tan glo- 
^iopar y; acepta i¡D[m x flM«¿ 
mandó i Mciys^s jiHeH>rj^^; 
stf:er> Dn^lübro»,' y manifes- 
tase á Josui era suvolun-^ 
tad boa:rar la jpaemofia o fa^. 



JO 

Allta ' de Amalee sobre IM 
tierra, líx. 17. 9. iw Ji». Ha- 
biendo subido al monte Sv« 
^aj con..Moy5fsquanda es- 
te caudillo fue á recibir lá 
Ley escrita de mano d^ Diof^ 
£^\ ¿4* 13. al baxar después 
de los quarenta dias que es^ 
tuvieron* allí 9 fue el que oyó 
primerp el tumviko y aJga<« 
^ara d^l Puebla que adora« 
ba el; becerro de 0150, y d¡4 
xfyi Mdyses había mucho 
FumoF en el campamento 
como si estuvieran en bata-» 
lla> £x» 32.1 £7. Gastigd 
Dios el Puebl0;:ppri(el pec4d 
d6 <}ue rhabia,co(netideP(ea 
latMáoracion d^l becerras y 
m,an4<S ^ iMoy^es cacase ílie«^ 
fa :elj:Tííbefiiaculo.í En; yief» 
ipd^de esta ^rdeo siacd Moy^ 
stfsr t\ Ti^ernifceuJo ^y lo pur? 
so fuera del campameiUQ;^ ¡ 
alguna distancia , acudiendo^ 
á él siempre que habia aK 
guna duda qve. resolver ^ y. 
vdlvién^^se. al .campamentos - ^ 
de^p^ejs ^de/.hab^r tratado» . 
los -asuntos con el Señor*; 
Como el Tabernáculo esta-», 
ba separado del Pueblo, se. 
encargo Josué de su cuida-, 
doy custodia^ y .y 1^ hacían 
con ^anta puntualidad que 
nunca se apartaba de éU £x«. 



30 

- En Cádcsbarne fiíe eltgt- 
do por uno de los doce ex- 
ploradores para reconocer la 
cierra de Chanaan ; y de^ 
ide entonces se llamó Josuéi 
ique quiere decir Salvador 6 
iibettadof. Resticaidos los 
doce al campamento, y afir- 
mando diez de ellos era 
imposible la conquista de 
Cbanaaní , losu.é y Caleb» 
protestáronlo toncrario» t^ 
Hiendo por -muy facU ac)ucf« 
4Ia empresa con lá ayuda y 
(iiot át üios.l^ñm. 14. 6, 
f.ugéLz gravedad de la oíen* 
sáMque hicieron A Dios lot 
que dificultaban < la empresa» 
y. el buen' servicio que Jo- 
sué y Caleb hicieron al 
JRifeblo en :;^esta pcasio». se 
demüestca por Ips efedo^; 
pues habiendo determinado 
el Señor que oiiigunoide 
los que habían salido d(^ 
Egipto entrase en la tíer- 
jra de. Promisión , exceptué 
á los dos ; y fueron losi ¿ni^ 
eos que. entraron • Ifjfum. 1 4; 

^» 7^^¿* j-26* 65. 

Estando Moyses para mo- 
rir en el monte Abarim , pt- 
di6 al Señor proveyese al 
Puéblo.de caudillo y d^ndo». 
k un hombre prudente y sa-j 
bio qu« supiese conducirlej 
y habiéndole el Señor re^ 



• -yr 



JO flSs 

pendido que Josué ora á 
propósito para el efedo , le 
nombró por sucesor. Pre^ 
sentóle í Eleazar Sumo Sa-« 
cerdote ; y dándole. Á prc^* 
sencia de todos los mas sa* 
nos consejos para el desem-- 
peña de su obligación , le 
puso la mano sobre la cabe- 
xa 4I teniéndole desde enton« 
cés'no como Ministro » sino 
¿dmo Príncipe y compañe-r 
ro en el gobierno del Pue« 
blo y segUn Dios se lo babia 
ordenado. Num. cap. 27. 1 7% 

I ; : Muerto Móyses el año 
del. mundo 2553. tomó Jo-i» 
sué el mando denlos Israel^* 
tas y.Deut.^^. 5* y Diosle 
favoreció en todas sus em« 
presaj.< Envió espías :ínitie« 
díiaiaimente para rejcfonoc;er 14 
Ciudad* de Jéricbó y y. cóü 
las noticbs que le dieron del 
estado de aquella plaza y 
consternación en que se ha^ 
Habata Jos Cbananéos y pásiíi 
el Jordán; con. todo el cxér?- 
tito. Los Sáceirdotesque coop 
ducian el Área iban al íren-^ 
te i distancia de 2®. co«* 
dos, y luego que pusieron, 
kis pies en el rio se detu^ 
vieron las .aguas que venij^tf 
de arriba 9 haciendo como 
una montaña. Las inferiores 

si- 



986 JO 



Siguieron con precipitación 
su curso ázia el mar muer« 
co , dexando en seco todo 
el espacio intermedio > por 
donde pasaron todos , per-p 
maneciendo entretanto los 
Sacerdotes con el Arca en 
el centro del rio , basta que 
Josué les mandó salir » des- 

fues de haber sacado doce 
ombres uno de cada Tri-* 
bu 9 otras tantas piedras del 
medio del Jordán , y pues- 
to otras doce en el lugar ei| 
que habian estado los Sacer^* 
dotes con el Arca. I^as doc9 
piedras extrahfdas las mandó 
colocar en Galgala para mo« 
oumento perpetuo de aquel 
prodigio, 'jos. cap. ^.& j^ 
per tot. 

Pocos dias después de há« 
ber pasado el Jordán , man^ 
dó Josué se circuncídase el 
Pueblo 9 porque excepto él 
y Caleb ^ habian nacido to-» 
dos en el desierto » y no 
habian sido circuncidados» 
Desde entonces se dio el 
nombra de GalgaU i aquel 
lugar 9 en donde se detuvie- 
ron hasta el 14, de Nisan, 
que empezaron i celebrar la 
Pasqua en las llanuras de 
Jerichó con panes sin le- 
vadura , y polenta ó torta 
del trigo del mismo año. £s« 



JO 

te fiíe cómo un a8:o solem- 
ne de tomar posesión de fa 
tierra de Chanaan , comien^ 
do desde entonces de sus fni^ 
tos , y faltando desde aquel 
dia el Maná que los había 
alimentado en el desierto* 
Jos. y. I. 7 /íf. ' ' 

Josué en el campo de Jei* 
richó vio al frente un hom« 
bre con un;| espada déseme, 
baynada en la mano > y no 
dudando era un Ángel que 
iba á dirigir su ejército, pos« 
trado en fierra le suplicó áw 
pusiese de él lo que gustase» 
Mandóle el Ángel ( San Míi 
guel Príncipe de la Sinago- 
ga > según Daniel io« 2i«) 
que se descalzase por ser 
$anto aquel lugar ; y Jo* 
sué lo executó puntualmen* 
te, Jos. 5. ftr tot. 

Poco después tuvo orden 
del Señor para sitiar i Jeri«i 
chó. Algunos opinan , na 
sin fundamento ^ se hizo ei-í 
te sitio en los siete dias de 
la Pasqua. En los seis prí^ 
meros dieron una vuelta ca^ 
da dia al rededor de la niu- 
ralla en esta forma : Prece« 
dia todo el exército arma-« 
do: s^uianle siete Sacerdo-« 
tes tocando siete bucinas de 
las que usaban en los Jubi- 
leos: detrás de estos iban; 



JO 

los Sacerdotes que Hevabm 
d Arca ; y después todo lo 
demás del Pueblo sin oírse 
mas que las bu ciñas , y con- 
cluida la vuelta se volvían al 
campamento. £1 séptimo dia 
dieron siete vuelus en la 
inisma forma ; y concluidas 
á cierta señal que hicieron 
las trompetas levantaron to- 
dos el grito » y se arruina* 
roo por sí mismas las mura<> 
Uis ; de modo » que entra* 
j^on en la Ciudad por aque^ 
Ha parte i cuyo frente se 
bailaba cada uno. Llevóse 
iodo á sangre y fuego sia 
perdonar i hombres ni ani- 
males , y reservando sola* 
mente los metales para ofre- 
cerlos al Señor. También fue 
prieservada Rahab con sus 
padres i hermanos y par ¡en* 
tes » y toda su homenage» 
fw haber ocultado y salva- 
do i los espías ^ue babian 
ido. antes al reconocimiento 
de la Ciudad. Vid. Rabab.r 
Arrasada y abrasada U 
Ciudad de Jerichó , maldín 
xo Josué al que intentase 
reedificarla , condenando á 
jrerder su primogénito al 
abrir los cimientos 9 y el úl** 
limo de sus hijos al tiempo 
de poner las puertas, ^^s. 6. 
fif t$tk Esu predicción se 



JO ftSjr 

cumplió muchos años des* 
pues. $.Reg. 16. 34. Vidt 
Hiél de Bethel. Desde Jeri^ 
chó envió Josué 3®. hom- 
bres contra Haí , suponien- 
do serían sobrados para cotu- 
quistarla , según habían in- 
formado los exploradores; 
pero habiendo sido rechaza* 
dos con pérdida de ; 6. se 
consterno el Pueblo. Afligi- 
do Josué buscó su consuelo 
en quien solo puede darlo. 
Se postra delante del Arca» 
y ruega al Señor le manifies^ 
te la causa de aquel desas- 
tre para aplicar el remedio; 
y habiendo eiitcndido que 
en Jerichó se habia violado 
el precepto de no tomar co<( 
sa alguna de aquel botín» 
congregó el Pueblo , y 
echafido suertes para averi<« 
guar quien era el delinquen* 
te , se vio habia sido Achai^ 
hijo de Charmi , el qual con^ 
íesó haber ocultado de Ips 
despojos de Jerichó una 
barra ó regla de oro, un 
manto ó capa de escarlata» 
y doscientos sidos de plau 
que estaban enterrados en su 
tienda. Mandó Josué sacar''* 
lo todo al instante ; y lle- 
vándolo c^on Achan , sus hi« 
jos , y todo lo que tenia al 
vaUe de Achor , fueron to^ 

dos 



/ 



itS8 ja 

dos apedreados , y qüenU-¿ 
dos sus muebles* Ccín esto 
se aplacó la justicia divina^ 
Y Haí fue tomada , saquea* 
da y quemada , sus habitan- 
tes pasados i cuchillo , y su- 
Rey puesto en un pátibuió. 
Jos. cap.'j. & S. 

Había mandado el Señoc 
que pasado el Jordán se le 
erigiese un Altar sobre el 
monte Hébal ; Deut. Zj. 4. 
y á conseqUencia de este pi%- 
cepto luego que Josué con- 
quistó las Ciudades de Je- 
richó y Haf ^ conduxo el 
Pueblo á aquel monte , y 
erigió en el un Altar de pie- 
dras toscas ó sin labrar.Ofre- 
¿idos los sacrificios y vídi- 
mas pacificas , y escrito so- 
bre las piedras el Deutcro- 
Aomio o compendio de lá 
Ley , repartió las doce Tri- 
bus , poniendo las seis pri- 
meras en el monte Hebal, 
y las otras seis en el monte 
Garizin ;y colocando el Arca 
en medio de los dds motites^ 
empegaron los que estaban 
en Hebal á bendecir á los 
observadores de la Ley , y 
i cada bendición respondían 
los de Garizim Amem ues- 
tes de las bendiciones etti- 
J)e2aron los de Gárizim i 
maldecir á los que la vioU- 



JOí 

sen , y los de Hebal respón-' 
dian también Amen. En una» 
palabra , nada omitió Josué- 
de lo que Moyses había dis« 
puesto en el lug^r citado» 
Jos. 8. 50. in fifí. 

Noticiosos de todo los 
Reyes que habitaban en el 
país de Chanaan , resol v¡e«- 
ron unirse , y hacer juntos 
la guerra á Josué y al Puc-^ 
blo de Israel. Pero los Ga-» 
baonitas considerando < lo- 
acaecido en Jerichó y Haí, 
enviaron Diputados á Josué 
solicitando su amistad , bzi^ 
xo el supuesto de que sus 
Pueblos estaban muy <liscan** 
res. En prueba de ello mos«« 
traron su ropa y calzadcF 
viejo y estropeado del caihi-^ 
no ) y usaron de otros ardi* 
des. Josué y. los Ancianos los 
recibieron é hicieron allanar 
con ellps sin. Consultar at 
Se&br ; pero á los tres dias se» 
supo eran Chanáneos , y que 
habitaban en las Ciüdáde» 
de Gabáon , Caphifa , Be- 
rótb y Cariatiarim ; y 'cotf 
eslíe motivo nííurmuró el Pueí^ 
blo contra los Principes. Es- 
tos conociendo el engaño de 
los Gabaonitüís , y ateñdieiw 
do á lo que se les ha«' 
bia prometido en el nombre 
del Señor , resolvieron cotí-^ 

Sec 



férvarles la vida', destin^o'-* 
dolos con toda su descen-r 
delicia á la corta de inade* 
ra , y conduccioD del agua 
^lecesaria para el Pueblo y 
^1 Tabernáculo* ^os. 9. 5* 
f stg. Vid. Gabaon* 
- ," Viendo Adonísedec Rey 
de jerusalen lo que habla 
sucedido en Haí y Jerichóy 
y que los Gabaonitas se ha- 
bían entregado í los He* 
breos sin pelear » hizo alian*' 
za con otros quatro Reyes 
Chananeos para vengarse de 
los de Gabaon. Los Gabao* 
Aftas imploraron la protec* 
cion de Josué : éste, salió 
al instante de Galgala con 
su exército 9 y caminando 
toda la nodie atacó con tanr 
ta intrepidez al de los cinco 
Reyes , que lo derrotó , y 
puso en fuga. En ^sta oca* 
ston obró Dios*dos prodi- 
gios muy singulares* i? Pes* 
cargando sobre los enemi- 
gos á ruegos de Josué , co* 
roo afirma el Eclesiástico 
^6. 6. , un granizo tan gran- 
de 9 que. fueren mas los que 
perecieron i los golpes de 
estas piedras , que á los de 
las armas de los Israelitas. 
2? Deteniéndose el Sol y 
k Luna en su carrera por es- 
pacio d? up dia emerp aI 



JO a8^ 

imperio de' la voz de Jor 
sue , para que la obscuridad 
de la noche no cortase los 
progresos de una batalla en 
que Dios peleaba por Israel» 
y fuese completísima la vic« 
toria. > i 

Durante la refriega hu« 
yeron los cinco Reyes, y 
se escondieron en la caver-»> 
na de Maceda. Enterado de 
esto Josué mandó cerrar cocí 
peñascos la boca ó entrada 
de la gruta » y poner cent¡« 
nelas que los custodiasen 
mientras el exército perse- 
guía los fugitivos^ Concluir 
da la función , y restituir 
dos los Israelitas, todos sía 
falcar uno k Macera , en 
donde se habia formado el 
campo ,. y se hallaba Josué» 
mandó éste abrirla cavern^y 
y sacar los cinco Reyes. Lle- 
vados á su. presencia ¿onypi. 
có eJ Pueblo i y mandó i 
los Principes del exércitp 
que los bollasen , poniendo 
los pies sobre sus .cuellos, er\ 
señal ájs^ que Dios habia d^ 
hacer lo mismo con todos 
sus enemigos. Luegales quif 
tó la vida y y expuso sus c^ 
daveres á la vista de todos 
en cinco horcas, en que esr 
tuvieron hasta lá tarde , que 

Iftsihizo atrpiar^tpJia«liQM* 

Oo en 



ugo JO 

en donde se habían dcttka<» 
do , volviéndola á cerrar 
con peñas de una magnitud 
extraordinaria. 

Aprovechándose Josué de 
la consternación en que se 
hallaban los Chananeos y to^ 
tnó en aquel dia y los si- 
guientes muchas Ciudades» 
como Mdíeddy Ltbnáy 14* 
€)ns , Üeglon , Hebron , D4« 
y^r y Asedotb ^ entregando* 
las á las llamas , matando 
9us Reyes , y pasando á cu« 
chillo sus habitadores. De- 
vastó todo el país desde Ca- 
desbarne hasta Gaza , y des- 
de Já tierra de Gosen hasta 
Gabaon , esto es toda la 

})arte Meridional de la Pa? 
estina , volviendo á Galga- 
la con todo su exército. '^os. 
10. fef tot. 

El año siguiente Jabin 
-Rey de Asor convidó á to^ 
dos los Reyes vecinos , ha« 
dendo alianza con ellos » pa- 
ra oprimir de una vez al 
Pueblo de Dios que los ater« 
raba con sus proezas. En 
e£e(Só , formaron un exérci- 
to espantoso bien provisto 
de carros y caballos , y se 
feunieron junto á las aguas 
de Meron. No se debe ex- 
trañar que Josué y el Pue- 
blo se acobardasen 4 vista 



i:> 






JO 

de uña multitud tan prodU 
giosa de hombres bien ar« 
mados ; pero Dios que It 
protegia visiblemente , tu«> 
vo la bondad de esforzarle^ 
diciendo que no temiese ^ 
pues al otro dia y á la mis* 
ma hora estarian todos á dis- 
creción de los Israelitas f 
mandándole que desjarreta^* 
se sus caballos , y les que*» 
mase los carros. Animado 
con esto Josué » se echó 
repentinamente sobre los 
enemigos en -las aguas de 
Meron con tanto ardor que 
hizo el mayor estrago en 
ellos y persiguiéndolos hasta 
Sidon la grande ^ las aguas 
de Maserephotby y el campo 
de Mas]^he. Fueron tantos 
los que perecieron en esta 
acción , que dice el texto 
no quedó ninguno de Jof 
enemigos. Qtiemaron los car<» 
ros , y desjarretaron los ca^ 
ballos ; y volviendo Josué 
sobre Asor , Ciudad la nus 
fuerte y considerable de to« 
das , la tomó » despobló y 
quemó ^ siendo la únia 
abrasada de las que estaban 
edificadas en las montañas 
ó collados. Siguió conquis- 
tando todas las demás , ar« 
rasándolas^ dando muerte i 
sus habitadorts > y saquein¡^ 



\ 



idíolas 9' sin omitir {kkJ« de 
quañto Dios había mandado 
^ Moyses. En estas conquis- 
las gastó Josué Enucho ti^m- 
)?o, porque <ie j T. que fue- 
ron las Ctudadfe$ conquis-* 
tadas 9 sola Gabaon se en* 
tücgó voluncariamente. Ex-* 
germinó, los Gigantes dcEnáT 
c^m , destruyó todas las Ciu- 
dades que poseían en lai 
inoocañas , y puso á los Isr 
xaelitas en posesión pacífica 
4e toda la tierra , distribu- 
yéndola, /encrp las Tribu$> 

. Señaló seis Ciudades d^ 
refugio para los que hubie* 
$en cometido algún homici- 
dio involuntario. A saber» 
^tdts en CaUIea del monte 
Kephtali , Sicbem en el monte 
Ephraim y Cariatharbe 6 He-* 
)>ron en «1 monte de Judá, 
Bosor en las llanuras desier* 
tas al Oriente de Jerichó, 
perteneciente k la Tribu de 
Rubén 9 Ramotb de Galaad 
de la de Gad , y Gaulon de 
|a de Manases en Basan. Vid« 
Homicidio. Echó suertes pa- 
ra señalar las 4^. Ciudades 
<]ue con sus arrabales y de- 
pendencias se dieron á los 
t*evitas. Cap. zo.j zi.per tot. 
Vencidos ya los enemigos 
del Pu«blo de Pios , y po- 



JO 



tgt 



'í ^' 



seyendo éste la tierra de Pro!> 
misión en perfeda paz , Ua^ 
mó Josué las Tribus de Ru« 
beñ , Gad y media de Má-* 
nasés ; y haciéndoles el élo^ 
gio competente por su obe* 
diencia y puntual cumpli* 
miento de sus obligaciones 
tanto en tiempo de Moyses 
como en el suyo , les dio 
su bendición para que fue^ 
sen á vivir al país que se les 
habia señalado á la otra pac- 
te del Jordán , recomendán» 
doles mucho la observancia 
de los preceptos que les ha^ 
bia dado Moyses , y el amor 
á su Dios y Señor , con una 
adhesión perfe&a á su servi- 
cio y y mandándoles que da 
los despojos que llevaban 
partiesen con sus hermanos^ 
esto es t con aquellos qu^ 
habian quedado en la tierra 
de Galaad cuidando de lá% 
mugeres , niños y ganados^ 
según lo que estaba prescri- 
to en los Números 5 1 . 37* 
Puestas en marcha estas Tri^ 
bus , llegaron a la ribera dd 
Jordán en donde habian lé* 
yantado los Israelitas un má> 
numento después que pasa- 
ron aquel rio y y erigieron 
un Altar muy suntuoso en 
memoria de aquel suceso , y 
en señal del derecho que te« 

Oo z nian 



393 



JO 



nian I los sacrificios que s6 
ofreciesen en el Tabernácu- 
lo de la Alianza. Al princi«» 
fio creyeron los Israelitas 
ubiesen cometido un aten** 
tado f y pensaron declarar- 
les la guerra ; pero desenga-' 
fiados , se conformaron con el 
nombre que Je dieron de tes^ 
tim0m0 nuestr»^ de que el Se^^ 
ÍQt es Dios. Cdp. 22. per tot. 
Viéndose Josué muy an* 
ciano y próximo á la muer- 
te y hi20 congregar todas las 
■Tjribus en Sicbem , y des* 
]>ues de haber recapitr^lado 
todos los beneficios y favo* 
res que Dros les había dis- 
pensado y los exhortó coa 
h mayor eficacia á dester- 
rar y aparrar de sí la ¡dola- 
ría y todas las ocasiones de 
incurrir en ella y haciéndo- 
les ver los daños y perjut*' 
Ctos que podran resultar de 
SU iulfidelidad , y los bienes 
a que se hartan acreediDres si 
perseveraban constantes en 
su amor y servicia. Respon* 
dio el Pueblo conforme ¿ los 
designios de Josué; y ha- 
ciendo una alianza mutua 
entre el Señor y el Pueblo» 
escribió su contenido en el 
libro de la Ley , y tornan^ 
do una piedra muy grande 
en ia que estaba grabada es- 



»- . \j 



JO 

ta teí'cera alianza , la puso 
baxo de la encina que esta^ 
ba en el atrio del Santuario» 
para testimonio público y 
perpetuo de lo que habiad 
prometido. Hecho esto , de&^ 
pidió el Pueblo , y murió' 
de edad de i lo. años , et 
del mundo 2570. , siendo 
sepultado en Tbantnatbsari 
Ciudad del monte Ephraim^ 
al Poniente del monte Gaasj 
Cap. 23.724. El Espíritu 
Santo hace un grande elogio 
de Josué. Ecdii 46. i^ysig* ': 
£1 libro de Jdsué se ñ^ 
t¿la asf , no solo porque ¡re<i 
fíere en 2^ capítulos los su-^ 
cesos de este caudillo del 
Pueblo de Dios , sino tam« 
bien porque se cree habéí 
sido el su autor. Contiene 
todo lo acaecido desde ta 
muerte de Moyses hasta U 
suya , y son los 1 7. años 
qtte tuvo ií su cargo el go^ 
bicmo del Pueblo de DiiDS. 
Josué efegido' de Dios 
con exclusión de Moyses y 
Aaron , para introdircir los 
Israelitas en la tierra promCi* 
tida 9 es figura de otro Jo** 
sué ó Jesús que tomó el la-»' 
gár de Moyses para ponef 
los hombres en la posesiona 
del Reyno de los Cielos» 
adpn^e ni la fé sola ^ ni el 

Sa- 



JO 

Sacerdocio , ni los sacrificios 
podían conducirlos sin otro 
auxilio superior que les die- 
se la verdadera justicia » de-^ 
hiendo entrar en él por la fé 
acompañada de buehas obras. 

JOTA : Ciudad de la 
Tribu de Judá, 'Jos. 15. j. 
Vid. Jeta. ^ 

' jpz ABAD : Hijo de So- 
iner ; uno de los que asesit 
naron á Joás Rey de Judá. 
4* Reg. 1 2. 21. 
• JOZABAD : De la Tri* 
bu de Manases , soldado va<^ 
leroso , que se agregó al 
éxército de David en Sice* 
leg. I. Par. 12. 20. 
•^ JOZABAD : Hijo según* 
do de Obededon , Levita y 
Portero (del Tabernáculo, i* 
Váf. 26. 4* 

JOZABAD: Gefe de 
1 8o®. hombres de las tro- 
pas del Rey Josaphat. 2. 
]>4r. 17. i8. 



3Ü 



993 



í « 



i JUAN: Hija de Símconj 
y padre de Mathathias , Sa-^ 
cerdote de la familia de Joia? 
irib. X. Mac. 2. i. 
- JÜAíSr llamado Gaddisfi 
Hijo de Mathathias , y her^ 
«nano de Judas, Jonathas 
y Simón , Machabeos. Fue 
lauerip á traición por los hi^^ 



^s de Jambri quando con* 
ducia las máquinas bélicas 
que sus hermanos habian pe- 
dido i los Nabutfacos. i¿ 
Mac. 9. $6. 

JUAN Hircano : Hijo de 
Simón. Vid. Hircano. 

JUAN Bautista (San) 
Precursor de Jesu-Christo^ 
hijo de Zacharías y Elisabeth 
á Isabel , ppima de la San* 
tísima Virgen. Naci6 el año 
del mundo 4000. Su naci* 
miento y nombre misterioso 
fueron anunciados á su pa-^ 
dre estando en el Templo 
exerciendo las funciones del 
Sacerdocio. Aparecióle el 
Ángel Gabriel^ y le dixo 
tendría un hijo á quien lia» 
maría Juan , cuyo nacimien# 
to causaría gozo y alegría 
i muchos : que seria grande 
delance de Dios : que no be* 
bería vino ni otro licor de 
los que pueden embriagart 
que sería lleno del Espirita 
Santo desde el vientre de sa 
madre : que convertiría al 
Señor muchos de los hijos 
de Israel : y finalmente, que 
vendría delante debelen el 
espíritu y la virtud de Elías^ 
para convertir los corazones 
de los padres á los hijos , y 
los incrédulos á la pruden?- 
cia de los- Justos , .y. pre- 

pa- 



i 



^94 



3U 



parar al Señor un Tüebld 
pcrfedo. 

No entendió Zacharfas 
Aiese aquello posible siendo 
su mugcr estéril , y uno y 
otro muy ancianos ; pero se 
lo aseguró el Ángel , di« 
ciendo : Yo soy Gabriel 
que asisto delante de Dto$, 
y he sido enviado para 
darte esta noticia. £n prue- 
ba de esto quedarás mu-« 
do desde ahora , y lo esta- 
rás hasta que veas cumplido 
lo que dixe. Enmudeció Za* 
charfas , y algún tiempo 
después concibió Isabel, Al 
sexto mes fue enviado et 
mismo Ángel Gabriel í, la 
'Virgen Maria » y la anunció 
sería madre del Mesías ^ y 
que su prima Isabel , sin em«> 
bargo de su vejé^ , se halla* 
ba en el sexto mes de su pre- 
ñado. Maria fue inmediata** 
mente á la Ciudad de Judí 
en la montaña i visitar i 
Santa Isabel. Luego que en-9 
tro en su casa , y la saludó) 
dio saltos de placer el niño 
que Isabel tenia en su vien- 
tre 9 y su madre llena del 
Espíritu Santo exclamó di«> 
riendo : ¡ de dónde i mí 
tanto honor que la madre 
<le mi Señor venga á mí! 
Verificado el parto de 



Santa Isabel , recibió la| 
enhorabuenas de sus patienf 
tes y vecinos. Llegó el caso 
ó tiempo de circuncidd^r e) 
niño , y se empeñaron es 
que se le pusiese por nom* 
bre Zacharias como su pa- 
dre ; mas su madre Jo resís« 
tió diciendo , que no se lU- 
maria sino Juan. HicieponU 
presente que ninguno de %% 
familia tenia semejante nom? 
bre ; y no pudiendo redof 
cirla» preguntaron por se^ 
ñz% \ Zacharías , \ cómo que-t 
ria que se llamase? y escrif 
btó , Juan es su nombre. Ai 
mismo tiempo se desató sii 
lengua , y empezó á alabar 
i Dios , pronunciando uft 
jexcelente cahttco que es c| 
Benediílus ^ en que desp^cy 
de dlabar nuevamente al Se?» 
ñor 9 dixo : Tu niño sei^ 
llamado Profeta del Altísi^ 
mo , porque iris delante d^ 
Señor para prií^ararle los ca-* 
minos , y dar i su Pueblo 
el conbcimieiitó déla $dad 
para conseguir la remisión do 
sus pecados. Luc^ i.ftf nu 
Hasta la edad de 30. años 
se sabe solamente que bábi« 
tó en el desierto , y no co* 
mia ni bebia ; llath* 11. 1 8« 
esto es , vivía con tal mode« 
ración ^ que su vestido f r^ 

te* 



VJ 

texido de pelo de camello 
ceñido con una correa» y 
su alimento uo poco de miel 
silvestre y langostas. Matb» 
5. 4. San Juan Chrisostomo 
y San Gerónimo son de sen-i 
lir que fiíejlevado al de«» 
sierco desde su infancia. 
. A los 30. años de su edad, 
y principio del 15. de Ti- 
berio » 7 3 • de Juliano empe^ 
té ti Precursor k predicar 
en ei desierto el Bautismo 
ele Peiritencia, anunciando 
k próxima venida del Me-í 
s(as , y preparando i las 
gentes con las instrucciones 
convenientes para que le re* 
cibiesen dignamente.^ Estan^* 
do ocupado en este ministe-» 
rio en las riberas del Jor^ 
dan , se acercó á el Jesús 
queriendo ser bautizado co^ 
mo todos. Conoció Juan 1 
Jesús, verdadero Mesías que 
kabia de quitar los pecados 
del mundo, instituyeñdootro 
Bautismo mas perfedo y 
elevado^ que habia de cau^ 
sar la gracia de rembion, que 
no producía el que ¿l.admi^ 
nistraba , por ser solamente 
preparación de aquél. Rehu- 
só San Juan bautizarle, di» 
ciendo , que al contrario el 
era quien debia ser bautiza-» 
do; mas halpiéndole dicho 



Jesús' que convenía cumplir 
en todo la justicia , le bau# 
tizó en el Jordán , y viendo 
baxar del Cielo sobre su ca« 
heza el Espíritu Santo en 
forma de paloma , conoció 
al . que había de bautizan 
eo fl Espíritu Santo , como 
lo testificó djespues al verle 
andar por las riberas del 
Jordán. Matb» 3« 14* J^^n^ 
I. J3. 

• Estendióse tanto por el 
país la fama de la virtud y 
santidad de Juan , que se 
aumentó mucho el número 
de sus discípulos , de los 
quales eran algunos Phari- 
seos. Ya fuese por esio , ya 
porque su vida exemplar da^ 
ba en rostro á loa Judíos^ 
ya porque veían en él cosas 
muy grandes y extf aordi^ 
narias, ómas bien porqu^ 
no podiao sufrir que le sU 
guiesen tantos , le enviaron 
una diputación de Sacerdor 
tes y Levitas Phariseos pre^ 
guntando, j quién era ? Res-! 
pendió en unos términos tan 
generales, que Oooítsaad^ 
la verdad np satisfizo k si| 
curiosidad. Preguntaron!^ 
después, jsí era Elias? j 
fespondió que no, y coQ 
verdad , pues aunque vinp 
en el espíritu y virtud, de 

Elias, 



896 Jü 

Elias , cómo afirmo el hijo 
de Dios , DO era el Elias 
que ellos pensaban. 2 Eres 
Profeta ? le dixeron : y rcS" 
pondió que no , sin que en 
esto faltase á la verdad , por-^ 
que era mucho mas que Pro« 
feta. Finalmente , le pregun- 
taron : qué respuesta habian 
de dar á los que los habian 
enviado ; y respondió : To 
soy la voz, del que clama en 
ti desierto : prevenid el cami^ 
no al Señor , como dice Isaías 4 
Replicaron ellos , ¿ por qué 
bautizas , si no eres Chris* 
to , ni Elias , ni Profeta \ 
To bautiza en el agua , les di- 
xo 9 fero entre vosotros estd 
ti que no conocéis , que vendrd 
después de mí , habiendo sido 
hecho antes que yo : y ese es 
ti que bautiz*a en el espíritu 
y en el fuego. Como si dixera: 
Mi bautismo no es mas que 
preparatorio ; pero el bau- 
tismo de aquél causa la gra- 
cia , por la qual recibe el 
hombre el Espíritu Santo , y 
le enciende en el amor y 
caridad^ Poco tiempo des- 
pués viendo que Jesús se 
acercaba á él dixo á los que 
le acompañaban : Ved alli el 
'que quita los pecados del mun* 
do. joajt. I. per t^. 

Habiendq Hero4cs . Anti^ 



Jü 

pá tomado por muger 3i He^ 
rodias , que lo era de su 
hermano Philipo , viviendo 
éste , le reprehendió San 
Juan de una acción tan abo- 
minable y escandalosa. Ofen* 
dido Herod^ , le manddi 
poner en prisión. Con mo* 
tivo de celebrar éste sus dias» 
danzó delante de él Salomé 
hija de Herodías y Philipo^ 
con tanto placer, y satisfac-* 
cion suya , que tuvo la im^ 
prudencia de ofrecerla quan*» 
to quisiese , hasta partir con 
ella el Reyno. Esta debili- 
dad y ligereza de Herodes 
manifiesta á . todos los con^ 
currentesque habian sidoteSf 
tigos de la promesa , acoooH 
panada del juramento ó pa* 
labra Real , dio bien pron-% 
to en rostro al Príncipe » hja« 
ciéndole conocer.su error« 
Salomé salió al punto ¿ pre- 
guntar i su madre 2 qué pet 
diría al Rey ? y hallanda 
Herodías la ocasión mas opor^ 
tuna que anhelaba , la dixo 
que no pidiese sino la cabe* 
za del Bautista» Hizolo^sí; 
y sin embargo de que Hero** 
des estimaba á Juan , y Iq 
cía con gusto 9 atropellaa^ 
do por todo » dio orden par^ 
ra que al instante se le en^ 
cregase .en uo plato » cqmo 

lo 



Jü 

lo había pedido , y as/ se 
iexecutó el año 3 i. de la era 
vulgar. Marc. 6. 17. 7 sig. 

San Ambrosio en el libro 
^^ de Virg. hace excelentes 
reflexiones sobre quién fue 
degollado , por quiénes , por 
qué causa» de qué n^odo» 
y en qué tiempo , y concluí- 
ye exclamando : ¡ Q¡iántos 
delitos en un solo atentado ! 
San Águstih S^rm» 10. inuí^ 
vis. pinta con los colores mas 
vivos la crueldad de aquel 
éxpedáculo entri: las deli« 
cias del convite. Son muy 
dignos de ser leídos arabos 
lugare^. Nosotros , omitien- 
do las varias reflexiones que 
tocan Jos Santos Padres , y 
8e presentan i la vista , no* 
taipos el valor y fuerza de 
la verdad , que anunciada í 
un Rey. poderoso reprehen- 
diendo su torpeza , no de* 
gradó al * Predicador de ^u 
estimación , como se prueba 
de lo sensible que fue á He* 
rpdes la muerte del Bautis- 
ta , executada en fuerza del 
juramento» 

r. La Iglesia distingue en su 
culto á San Juan Bautista, 
celebrando su nacimiento i 
24. de Junio ( honor que no 
hace sino i Jesu-Christo y 

SU Santísioííi Madre) y.su 



Jü 



297 



Degollación ó martirio á^p« 
de Agosto. 

Luego que los discípulos 
de San Juan supieron su 
muerte , fueron i recoger el 
cadáver , sin que conste del 
Evangelio en dónde le die^ 
ron sepultura. M^rr. 6.29* 
En tiempo de Juliano Apos* 
tata se mostraba su sepulcro 
en Samaria » y los habitan^ 
tes de aquel país lo abrieron» 

L quemaron parte de los 
esos del Precursor. L09 
restantes los tomaron lo$ 
Christianos , y los llevaron^ 
segua Theodoreto 9 i un 
Abad de Jeru^alen ilaniado 
Phelipe. Sobre el Bautismo 
de S« Juan y su virtud \ vid^ 
£aptisn)o^ 

JUAN Evangelisu ( San )5 
Hijo de Zebedco y Salom^ 
y natural de Bethsaida' ed 
Galilea. Fue pescador de prO" 
fesion , y algunos dken ha« 
bia sido discípulo de S. Juaa 
Bautista antes de serlo de 
Jesu-Christo* A éste y ^á s» 
hermano Santiago el Mayor 
les dio J^sus el nombre dé 
Boanerges 6 hijos del trueno,, 
por su fervor , y por la ex- 
celencia de su fe. Créese quo 
San Jtian era el mas joven de 
los Apostóles , y parece pot 

dria. tener z;..,p 2(S..áao3 
Pp ' quan«> 



99^ 



Jü 



guando entró en el número 
de los Discípulos de Jesu- 
Chrisco. Algunos pensaron 
era el esposo de las Bodas de 
Cana ; pero la mas sana y 
común opinión es que guar- 
dó una perfeda virginidad 
por toda su vida.. 

Quánto amó Jesu-Chrís- 
to Á Juan Evangelista se in* 
fiere del titulo que se dá í 
sí mismo» nombrándose el 
Discípulo amado : na por* 
que el Señor dexase de amar* 
los á todos > sino porque» 
coma dice un Santo Padre^ 
ta especial prerc^ativa de 
Castidad le habia hecha dig* 
t)o de mayor amor» Consta 
también esta particular dilec* 
cion del Hijo de Dios ázia 
San Juan » de haberle eiegi* 
da para testigo de su Transr» 
figuración ^ de haberse vt^ 
costada ea la última Cena 
sobre su pecho y y haberle 
confíada quién de los suyos 
tra el que habia de entre^ 
garle aquella noche» Joaiñ 
2 1» 20- La madre de Sa» 
Juan llevada al parecer de 
la particular estimación que 
el Señor hacía de sus hijos» pí-^ 
dio les concediese los prime- 
ros asientos enisuReyno,,sen- 
tando uno á su derecha y otra 
á la izquierda. Preguntóles d 



ju 

Señor , J si podían beber ct 
Cáliz que él habia de beber? 
y respondiendo que sí » les 
dixo : Vosotros beberéis mi 
Cáliz i mas el sentaros á mi 
derecha 6 izquierda en mi 
Rey no , no está i mí disposí* 
cion , sino que ha de darse 
á aquellos para quienes está 
decretado por mi Padre» Co-^ 
mo si dixese: Para conse* 
guir lo que pedis es menes* 
ter padecer > vencer, y tríuo* 
far , y para esta os concede^ 
ré la gracia de un martirio 
por donde merezcáis acompa^ 
&Avmc^Math. 20^21* j sig. 

£n el Huerta na quisa et 
Señor tencf^por testigos de 
su agoníi» y voluntaría tris* 
teza sino í Pedro » Santiago 
y Juan» Mark. 26. 37» Este 
Aposto! fue el única que no 
huyó quando fueroa los sal^ 
-dados i prender í su Maes«* 
era , y se cree haber sida el 
que fe siguió hasta la casa 
de CaíphaSy y facilitóla en* 
trada en ella i Pedro. Joan^ 
i9. tf» 16^ Acompaña al 
Salvador basta la Cruz > y 
viéndole el Señor alU, dixo 
í su Santísima Madre i Mu-* 
ger y ves ahí £ tu hijo ; y al 
Discípulo r esa es tu madre» 
Desde entonces recogió San 
Juai^ i María » acompafiia* 

-do 



doh , cuidáridoU , y respe- 
tándola como i su madire. 
J04n. ip« 26. Después de 
la Kesurrcccion del Salva-? 
dor ^ esundo Juan y otros 
Discípulos pescando en el 
fñar de TiberjadeS9 se les 
apareció el Señor en la ribe*. 
ra , y fue el primero que le 
conoció. Después de haber 
comido Jesús con los Disci«** 
pufos , <díxo i Pedro que le 
siguiese f significándole que 
como Vicario suyo en la 
tierra debia igualmente se-* 
juirle ch ^cuidado pasto^^ 
ral de sus ovqas , y en U 
snisma «specie de inuerte^ 
espirando en una Cruz ; y 
advirtiendo ¿ste que tam« 
bien le seguía Juan , pre-* 
guntó al Señor : ¿ Qyé ha«* 
bia de ser de aquél I A lo 
que respondió el Salvador: 
Si quiero que persevere así 
hasta que yo venga, ^ití 
qué te importa? Las diíe* 
rentes versiones de este lu« 
gar dieron motivo i varias 
interpretaciones. San Agus- 
tín y otros, ¿ quienes sigue 
Tyrino con la común , en- 
tienden que Jesu-Christo sig* 
tificó aquf, que aunque Juan 
padecer?a martirio, no ha- 
bla de- morir de muerte vio- 
lenta como ios otros Aposs. 



jü 



«99 



toles , sino de muerte natu« 

ral.7^^'^* 21. 21. ysig. 

Poco tiempo después que 
los Apostóles recibieron el 
Espíritu Santo , yendo Pe«4 
dro y Juan al Templo sana- 
ron á un hombre tullido da 
nacimiento. AS» 3* <• 7 ^^í^ 
Este milagro fue causa de 
que los pusiesen en prisión» 
aunque ios sacaron de elU 
el dia siguiente , prohibién«i 
doles hablar dt Jesús ; mas 
no por eso dexaron de pre«9 
<iicar i Jesu-Christo como 
antes. il<í. 4. i. j slg. ; 

Luego fue enviado con 
Pedro i Samarla para que 
los convertidos y bautizado! 
por Phelipe el Diácono fue? 
sen confirmados , y recibie« 
sen el Espíritu Santo por la 
imposición de manos. Aítk 
S. 5* Asistió al Concilio de 
Jerusalen , siendo uno de 
los que como principales co^ 
lumnas de la Iglesia coope- 
raron i que San Pablo y. 
San Bernabé fuesen destina? 
dos al Apostolado de laSt 
gentes. Galát. 2. 9. A9:. ifm 
7. y stg. Se cree pasó de allí 
á predicar i los Parthos; pues 
su primera carta tuvo anti- 
guamente el título de Epíx- 
tola d los Parthos. No se du- 
da que predicó en la Asia, 

Pp a y 



3oot 



Jü 



y habité largo tiempo en 
Epheso y sus cercanías con 
la Santísima Virgen. S. Geró- 
nimo dice que fundó, y gober- 
nó todas las iglesias del Asia. 
- Habiendo el Emperador 
Domiciano declarado guerr 
f¡a i la Iglesia el año deChris* 
to ^5*, fue Juan llevado á 
Roma y y echado en una. 
caldera de dceyte hirbien- 
do ; y no solo no recibió da-. 
ño alguno , sino que salid 
inas hermoso y robusto , co* 
Bio refiere Tertuliano. Des*, 
pues fue desterrado á la Isla, 
de Patmos en el mar Egeo^ 
y allí escribió su Apoca lyp^ 
p 6 revelación. Vid. Apa- 
calypsf. 

Nerva sucesor de Domi-* 
ciano dio libertad i bs des-* 
ferrados , y Juan se volvió 
á Epheso el ano de Chris«- 
Co 9^7» , siendo de edad de 
cerca de 90. Suplicáronle los 
Obbpos y fieles del Asia es- 
cribiese el Evangelio de lo. 
que había visto y oído at 
•Salvador , y condescendió & 
sus instancias, preparándose 
con ayunos y publicas ora- 
ciones , y dedicándose prin« 
cipalmente i expresar todo 
lo que puede conducir i es- 
tablecer la divinidad del hi- 
jo contra algunos hereges que 



la negaban, líuieh. lih. 6.c.\^' 
Escribió tres Epístolas. La> 
primera , como hemos di*^ 
cho , tuvo en los principios^ 
el título de Epístola d los 
Parthos. La segunda es diri* 
gtda á una Señora de calW 
dad llamada EliSa y 6 acaso^ 
como algunos discurren , es 
este un nombre simbólico 
para denotar una Iglesia ók 
congregación de iteles i que 
escribia otra Iglesia ;, pueÉ 
se cree que esta Epístola esi 
una carta de recomendación; 
qnrse daba á loi fieles que 
pasabais de. una Iglesia i 
otra f siendo muchas veces^ 
necesario escribir con enig^ 
mas por temor de los Gen«.' 
tiles. La tercera había con 
Cayo ó Gayo ^ á quien ala^ 
ba porque exercia ia hospi* 
talidad con los fieles, exhor-^ 
tándole i continuar esta bue* 
na obra : vitupera lo contra** 
rio en Diotrepbes: recomien^ 
da i Demetrio ,.y le dá espe* 
ranzas de pasar luego á verlev 
Como hubiese llegado 
Juan í una edad tan abanar 
zada que apenas podia con* 
currir á las asambleas de I09 
fieles sino llevado de siis 
discípulos , no pudiendo ha*' 
cer largos discursos , repe-. 
tía íxeqUentemente estas pa^ 



kbfas t Bijos mios , ámaos 
mos d otros» Cansados los 
discípulos de oirU siempre 
tfkia misma cosa , le prégun^i 
tdron , i por qué les repetía 
«íinco aquéllas clausulas ? 
Porque es' precepto del Se- 
ftor , dixo , y si lo curoplis^ 
basta. Asi lo afirma San Ge« 
ItSnimo in EpistoUm aá GíUí 
Knalmeme ^ San Juan £vanr 
gelista acabé so vida felizT" 
^ente en Epbeso i tj. de 
diciembre de edad de 99* 
afños j eñ el 6%. de la muer-? 
te de nuestro Segor Jesu- 
Christo ) 2:8'. después de U 
total ruina de Jerusalen , y 
en el I ? del imperio de Tra* 
jano. Tyr. in Cbron. Fue se- 
pultado en Epbeso , y su 
sepulcro visitado de muchos 
de los Padres* DiSion. Calmm 
Mft. Joanncs, 

r JUAN Marcos : Discípu- 
lo y primo de San Bernabé, 
Fue hijo de una Christiana 
llamada Maria , que tenia 
su casa en Jerusalén ^ y en 
ella se juntaban ordinaria--; 
mente los fieles* En esta ca- 
sa estaban muchos en ora« 
cion quando llamó á )a puer«* 
ta Pedro sacado por un Aa« 

?el de su prisión. >1^. 21. I2« 
uan Marcos , á quien algu- 
nos han con&ndido mala«^ 



3Ü 



á^í 



mente con S. Marcos Evan- * 
gelista , se agregó i Pablo 
y Bernabé , y los siguió 
á Antioquia. También los 
acompañó 9 y sirvió mien« 
tras recorrieron la Isla hasta 
Papbos ; pero viendo que-r 
rían emprehender un viage 
muy largo , los dexó , y se 
vcrfvió á Jerusalén. Aü. 1 3 . 

y.jsig. 

. Algunos años después Pa« 
blo y Bernabé determinaron 
visitar todas las Iglesias que 
hablan fundado ; y querien--] 
do Bernabé que Juan Mar-» 
eos los acompañase , lo re* 
sistió Pablo 9 diciendo que 
ao debía ir, por haberlos 
dexado en Pamphilia : y por 
esta razón se. separaron lof 
dos Apostojes; Pablo sé fuQ 
con Sila i Syria y Ciliqia, 3? 
Bernabé se dirigió á Chif 
prc con Juan Marcos. AHm 
i5« 16. j iig. Se ignora la 
que hizo después . de este 
viage hasta el, año 6^. qnp 
estaba en Roitia , sjrviendcx 
y asistiendo á San Pablo e& 
su prisión. £1 Apóstol ha^ 
bla de él con elogio en U 
Epístola^ á los Coloseftses 
4* 10., y en la dé Phile-* 
mon V. 24. En élaño 65. 
se hallaba en Asia con Ti-, 
motheo ^ y San Pablo escrir 

bien* 



i 



302 



Jtl 



JCT, 



f 



'hiendo á éste , Je dice se lo 
lleve á Roma , porque le 
era útil para el Mioisterio 
Evangélico. z.Tim. 4. ii« 

Las Iglesias Griega y La*» 
tina celebran la fiesta de es« 
te Sanco el dia 27. át Scp« 
tiembre. Dicese que fue 
Obispo deBiblis enPhenicia 
y los Griegos le d^n el tí 
tulo de Apóstol ^ añadiendo 
que su sombra curaba los 
enfermos. Es muy probable 
que murió en Epheso , don- 
de se hizo muy célebre su 
sepulcro. 

' JÜANAsMugcrdcChuw 
^ Mayordomo de la casa de 
Herodes. luc^ 8. 3. Era una 
de aquellas piadosas muge- 
res que servían al Señor en 
^us vtages ^ y le asistían con 
Mis bienes» San Lucas dice 
que estas mugeres habían si- 
do libradas por Jesu-Chrís« 
co de los espíritus malignos, 
6 curadas de las enfermeda* 
des qiie padecían. Los Ja« 
dios que se dedicaban á la» 
predicación llevaban en su 
compañía algunas mugeres 
piadosas que los servían y 
asistían , y esto se hacia sin 
el menor escándalo , dice 
San Gerónimo in Math. 2 jé 

JÜBAL : Hijo de La- 
m€ch y Ada. Inventó los 



rastromentos músicos antMf 
del Diluvio. En el Génesis 
4. 21. se dice fue padre da 
Jos que cantaban con la ct« 
tara y el órgano. 

JUBILEO: En Hebrea 
j9beL El año del Jubileo ert 
de cinquenta en cinquentt 
años , ó de siete en siete se^ 
manas de años. En el año 
del Jubileo descansaba iM 
tierra , estando prohibido stt 
cultivo : se daba libertad Íl 
los esclavos , y se restituíati 
i sus dueños las tierras át 
posesiones ^ue habian sido 
enagenadas. £fr«*25« ^•fsig^ 
%ste estableeímiento se diri« 
gia i impedir que los rícofb 
oprimiesen i los pobres , po^ 
ner términos i la esclavitud 
y miseria de los infelices , f: 
recordar i todos la obliga^» 
cion de vivir en una ab$o«« 
luta dependencia de Dios^ 
como Señor de quien somot 
colonos y verdaderos va«^ 
salios. 

Esta ley era figura dé 
aquel tiempo saludable en 
que Jesu-Chrísto volviendo 
al Cielo después de su glo« 
rrosa Resurrección y abrió 
sus puertas para poner los 
hombres en posesión de los 
bienes y libertad de que los 
había despojado el pecado* 

A 



lU 

' A unitácion de tste Jubí» 
leo » y en virtud de la po-» 
testad que JesuChristo ha 
depositado en su Iglesia» es« 
tableció ésta otro Jubileo 
Eclesiistico , por el qual sé 
conceden muchas gracias y 
privilegios relativos i las cp» 
sas espirituales. Este Jubileo 
tuvo principio el año 1300* 
«n el Pontificado de Boni« 
lacio Vlli? , aunque no se 
fe di<5 €Ste nombre hasta el 
tiempo de Sixto IV? A\ 
principio no se concedian es* 
tos Jubileos sino de cien en 
cien años. Clemente VI? los 
jkduxc» á cinquenta : Grego*- 
rio XI? á treinta y tres ; y 
últimamente Paulo II? á 
veinte y cinco. 

JÜCADAM : Ciudad de 
la Tribu de JudiJJos^ ^ 5 • $ ^ 

JÜCHAL:HíjodcSelo* 
día. El Rey Sedecias le en<» 
vio con Sophonias i pedir al 
Profeta Jeremías rogase al 
Señor por él y por el Pue-* 
bloy estando Jerusalen si* 
tiada por Nabuchodonosor# 
Jer. 57. j. 

JÜD ó Judí -.Ciudad de 

laTribudeDan.7^^» 19. 45» 
JUDAS ó Juda : Quarto 

hijo de Jacob y Lia. Nació 

en Mesopotamia el año del 

mundo 224$^ Persuadió á 



ju 



303 



v.-V 



sus hermanos la venta de Jo« 
seph í los Mercaderes Is^ 
maelitas. Gen. 37. 26. To* 
mó por muger á una hija de 
un Chananeo llamado Sue, 
y tuvo tres hijos Her , Onan 
y $th. Gen, 58. .1.7 sigé 
Casó á Her con una donce- 
lla llamada Thamar » de U 
que no tuvo hijos y quitánr 
dolé Dios la vida por ac* 
dones detestables. Muerto 
éste, se la dio Judas poí'.muí 
ger á su hermano Onan , que 
siendo igualmente malo, aun^ 
que con íin diferente , fnlS 
también privado de la vida 
sin tenerlos. No/le resuba^ é 
Judas otro hijo ;que dar po^ 
marido á Thamar » sino Se* 
la que era de menor edad; 
y temiendo le sucediese ló 
mismo que i Jos otros , U 
díxo se fuese á la, casi de 
su- padre ^ y permanecieso 
viuda hasta que Seta llegase 
í edad competente» Pasó 
Thamar mucho tiempo ea 
la casa de su padre » de ukh 
do que sé le bacía ya nor4^ 
ble injuria ea no darle á Se*? 
la por marido , y habiendo 
entendido que Judas des^ 
pues de la muerte de su mut 
ger y su duelo pasaba 4 
Thamnas ál esquileo de los 
puados con su criado Hí:? 

ias> 



3^4 JÜ 

ras. , dexando los vestidos 
de. viuda , y tomando otros 
profanos se puso cubierto 
cl rostro 9 y simulando lo 
que no era , en el canii*» 
no por donde Judas habia 
de pasar. Llegó éste , y la 
solicitó creyendo fuese una 
ramera. Convenidos en qué 
la daría un cabrito de su re- 
baño , dexó Judas en pren-? 
das el anillo , brazalete y 
báculo que llevaba , y Tba'-> 
mar quedó embarazada. Si* 
guió Judas su camino , y 
Thamar se volvió i su casa, 
en donde habitó con sus par 
¿r^s como viuda t hasta que 
pasados tres meses se ma- 
nifestó su preñado. 
: Luego que llegó Judas al 
lugar en donde estaban sus 
rebaños * envió con el mis- 
mo Hipas i la que creyó ra-^ 
fiaera el cabrito que la ha*** 
bia ofrecido; pero no ha-^ 
biéndola hallado , ni noticia 
de ella , se volvió el pastor 
con el cabrito refiriendo las 
diligencias que había pradi- 
cado. Creyó Judas haber sa-^ 
tisfecho por su parte ; y es- 
tando ya como olvidado de 
lo acaecido , después de los 
tres meses le acusaron á Tha- 
mar de adultera. No dudan- 
do Judas de ua jdelíto de 



que daba el vientre Sobrá-^ 
do testimonio » mandó íxxeit^ 
se quemada según la ley^ 
Ibase ya i poner en execu<^ 
cion este decreto, quando 
Thamar envió á Judas e( 
anillo , brazalete y baculp 
que la habia dado , dicien- 
do que habia concebido de 
aquel de quien eran aquellos 
dones. Conoció Judas las 
alhajas, y exclamó coq^«; 
sando que Thamar era ms^ 
justa que él por do haberla 
dado por esposo á Sela.LIc* 
gó el tiempo del parto , y 
nacieron los dos gemelos 
Pharcsy Zara. Gcif. j8, p^r 
tot. Vid. Thamar. 

Judas fue siempre tenida 
por el primero y principal 
de los hijos de Jacob. Su 
Tribu fue la mayor y mal 
poderosa de todas. Los pri- 
vilegios y prerogativ^s. de 
primogénito, que pertenecían 
a Rubén , pasaron i él por et 
incesto que aquél cometió coa 
Bala. Jacob á la hora de sU 
muerte anunció entre otras 
cosas , que el cetro no se \t 
quitaría i Judá : esto es , no 
saldria de i\x Tribu hasta U 
venida del Mesías. Gm. 49. 
8. j sig. Una de las mayores 
prerogativas de esta Trib<| 

^s haber conservado con la 



la verda4isrá> Rejtgidfi » y d¡ 
axerckio pábitco ¿ti Sádec4 
idocío y ceremonias dt íji 
Lxy en el Tcnoplo de J^ra* 
salen i ^ iiiientn(s hs* otras 
idíez estaban . eooiegadit ^ 
coico dé Josj be¿erro2S éeotfo 
yubomidadónesj de la'iido^ 
latría. ' • i ^ 

, : Et territorio y - porción 
éetju&é úCjifsi^a toda la pan^ 
te Meridional deiái^Ueofiíuu 
£stiirTYtbii. salió <fe £^to 
con '^if^^DO. i hombres ca^ 
pacc^ de tomar las armas; 
'Nüm. T, z6. JBLeetro que 
empezóle;» ii Triba de£en^ 
jamiov de'iax]4ial'e^il>Saiíl 
£ Isbosetfa fjéinró en la> de 
-Judá por David , y persc* 
vero en ella hasta la cautil 
Vidad: de Bat^ionia* Aua« 
que? despue» de la : cautivb» 
dad no reyoó esta. Tribtí, 
ocupó siempre el. primer luf 
gar , retiñiendo en jilgun mo- 
do en sí misma toda la na^- 
ok>n/}de k>s Hebceo^ ^ que 
tomó de ( dla> eh pombre: íSb 
§bi¡i/f0rf ;:Csto és^ , desceñdíeiii» 
tes de Judas.' 

JUDAS Machabeo : Hijo 
de^Mttbathias. Est^iodói su 
padre para morir le eligió 
por General de las tropas^. 
^»:H^^Sid6íSé Habia ya ^^ 



vá»6¥ y aíeteífotí l¿Lty v^t^ 
iiléi»Í6se á •Mp^tí^ abdifdoli 
iiñiídó út SéJíor sacrificaban 
á' ios ¡dolos ; y esto fue 16 
que movió 4 su padre 4 de^ 
dái^áiíte t. sucesor con >preA4 
i<encia ii >si]s faermaiM^ii^^Bt 
cfedé le sucedió en ^-^ 
bfl^rhó en tieinpo^ db Já p)Si^ 
^cocion de AAtiocbo, Ep^ 
pbaneé el alio, del ¿«wd^ 
^Slj'S^ lina > de «iis^pi^idiefái 
^9^f dit^ionesfáe ebntraf lApo» 
Ionio General deks «ropai 
Syrias que estaban en Paíes* 
tÍBdí.<Diríg¡óse coiitra ¿1, dé(* 
rotó su éxércis&v ^quiíó It 
|ifida á Apok>nto , y ^ «óm^ 
^ espada i> usando de- dk 
en todos sus combates. • i» 
Mac^l^^ I o. 1 1. Serón ^ Ca^ 
pitan Syro. cr^yendoadquiN» 
ii# tmcha fan(a en>la derro« 
rta de[|iidas irsastió-^intili^í^ 
íde ]jeme^ foragida-y'^desab» 
mada á darle una baullü; 
pero su orgullo y séberbif 
Áfviónlotq paiu^aiKQemar-li 
gIoriia;de=^udas4''^e^ue Sil 
^iteb Túeveoddp, yosúcfeicr^ 
dto perseguido ' en la 1f>wx9C^ 
da de fiethoron con pérdidl 
de 8004 hombres V htiyend9 
losr dem& :£ los Phiüsteos* 

í. Admirada Amiocho derfs 

Qg va* 



mas resplandecientes* Ari'a» 
járonse cómo leones con la 
mayor intrepidez, sobre los 
coenifgos' ^ y úaÁdt^ n^upne 
Í.JI&: dcií pieiy i 96bo» de 
é caballo , pusieron' los de-» 
jnis en fug»., viéndose el 
snismo Lysias 'obligado i sal* 
V8f. -sú vida por tina fttgi 
i^rgonzosa';. :jr solicitar i¿* 
tet Isí^^faz conjtidas. Evk* 
jHitor qtie sucedió í Amio'* 
chddió enter» libertad í los 
Jiidiós para vivir segun.sus le- 

ÍesVjl csiBinkiiisittiÉriones 
igradaísiitn. el ^em^lo de 

/ 'CofKlnldoi Icstifi ttatadfi^ 
üó Lysiaslft yuekauá^iH 
f tequia r pero^ Timotheo^ 
ApoloDÍft ,, Garateé ,< Dch 
ifippbon > i]^Ii}iiahQrúCapita9 
nes de Eu pátor^^^^ h^aiaii 
^quedado en : él ^^ »joa den 
xaban de molestar i los Ju- 
díos;. y los dJe.;Jopp.e ba*^ 
zo ei pretexta tie dtvef$ÍQii 
Bcvarono al mar Jost.-fju- 
dÍQs que habitaban : eÁ ÍjC 
Ciudad: con sus' hi^s y mu-, 
geres ,. y ](H suniergicron^ 
pereciendo : ba«ta aoo. Luer^ 
go qiíe lo sa(k> Jtidas se di^; 
rigió 4 Joppe , puso fo^o i 
las^ofabaréaciobesiy di Peer* 
to ; y bubiera destruido la 
Ciudad ^ á no haber twá». 



'¿L.n 



L¡¿J 



ivíso de que los de Jamnic 
querían también acabar con 
los Judios que se hallaban ea 
aquella^ Ciudiad ^ viéndosie 
precisado d socorrerlos» Pre>t 
sentóse aiU inopinadamente^ 
y reduxo i cenizas el Puer- 
to y las naves que habia em 
éU De allí se encaminó i I4 
otra parte del Jordán^; yt 
siedda uitacado pdr f ^.jooi 
Arahes» los derrotó y dbli« 
gó á pedir la paz» Tomó y^ 
saqueó á Casphin ó £seboii|¿ 
hacienda tama: mortandad^ 
que^eiCtaeron de. saciare laa 
agms' dlí! uh cstataqit¿ qué 
estaba. leercá. Abanaió hasta^ 
Gbavácá.to ti país de. lot 
7iibiane6s eá busca de.Tíi 
mmhíoi^" yñ no halkíqdaia 
aUÍ f néirocedtóf^ -y, :sV tam 
canteó: coiinél ^hJkaíít db 

un eac&fiitflndQ'^i2o9á'fabaan 
bres^dé iní^ntcríaiy^zd^oo^ 
caballos» Judas po tenia sU. 
ímssñosiCSií^ pero conaaer*^ 
nados Ieafencai^o».con ooi 
praencía'yí y. Imyendboiia 
orden ^ : cayó: Timothto eot . 
manos, de Dpsitheo matán^ 
dolé }ud4S ea: esta.ocasioai 
30^ libmbres* fiasd keg^:^ 
Camión OLCaroaimvy diónt 
muerte á 25®. hombres y é 
otros tantos en Ephron^ apo^* 
de]i;%}os€ do la Ciudad* De 

«ilí 



/ 



3Ü 

allí p2s6 i la Ciudad de los 
Scyihas , y bien informado 
ile la armonía que éstos Ue^ 
vaban con lo6 Judíos que 
kabitaban en ella » la dex6 
en paz , y llegó á Jerusalen 
poco antes de la fiesta de 
t^entecostes. 

• Pasada la festividad se. diri^ 
gió contra Gorgias con j9i 
de infantería y 4po«: dexa<» 
ballcfía ; y aunque: al prín^ 
cipia del' combate nivieroá 
alguna pérdida los Judíos» 
mvocaodo Judas al Señor^* 
huyó c[ ejercito .de Gor- 
gias, y. éste : hubo de qut^ 
dar prisionero en manos dé^ 
Dosith'éo^ Reunido el exérr 
dto de Judas en Odollam> 
celebró atlí la fiesta :det.Sa^ 
badó:, y al <db siguiente^ 
vendo á : . enterrar los Judidl 
i}ué habían laUueirto. en I4 ba« 
alia , se 'haHar4>n . escondió 
das debaxo de ^sus vestidoi 
algunas rosdSe que babíán si^ 
daponsagiadásr á:lda'idoliM 
de (Jamníau^TodospátrÜBaM 
ysrona4ueHa< desgracia á U 
kiicaccioft de la Ley quie 
probibia tomar aquellas^^co*» 
S9s;|66n «sce , méti^atreco^ 
pó. 'ojudas ;i2@¿pcirac{áa«a 
de plata de limosnas 9 y.Jüa 
envié -4 Jerusalen para que 
sfi oftccl^n sacrificios . poi? 



jn 



309 



Stt$ almas , pensando santa y 
religiosamente de la resur- 
rección ; pues si no esperase 
que habían de resucitar al- 
gún día , serían inútiles lóá 
sufragios. 2, Mac. 12. per ton 
'.- Informado A ntiochp £ur 
pator. de los progresos die 
Judas que tenia sitiado el 
Castíüo de Jerusalen , ed^^ 
tro en. .Judea acompañado 
de . Ly sias con un exéfcico 
de 100®. de infantería, 2o®. 
caballos y 32. elefantes, i; 
Mac. 6. 30. ( En el libro 2? 
^cap. 13. V. 2. se dice eraiir 
Y. i o®, hombres de infante-^' 
ría y. 5®/ caballos 9 300. car- 
ros' de guerra y 22. elefan-r 
tes ) Puso sitio á Bethsur 
ra> haciendo, maquinas » ]^ 
molestándola í por --muchos 
tiempb. (Los; Jttdipsr se de^ 
fendieroa'l Coh ! valor; £^ 
um. salida que hicieron que«) 
marón las máquinas, y Ju-^ 
das dexand^í la. fortaleza art 
riiáo stti exénciib áatia BeiHr» 
£t€hani')en donde^ eseabaieV 
de Eupacor» Trabóse el cofUn 
bate entre los dos exérckos^ 
yisin embargo de que pere-r 
cíefon. ei^él -^po. faombfet 
del'íde eI*3Uy ^iGoaoejefidcf 
Jddas.iqué su ^xército* ertí 
muy pequeño > respeflo H 
del.£upator » pm bacer-^ 

le 



gxo 



ja 



le frente , se retiró í Jeru-a- 
salen. Siguióle Eupator, y 
sitió la Ciudad y el Templo 
adonde Judas se habia refu- 
giado ; pero temiendo que 
Pbilipo, que habia sido decla- 
rado Regente del Reyno por 
AntiochoEpiphanes» se apo^ 
derase de Antioquia^ iMsadó 
algún tiempo hizo la paz 
con Judas, y se volvió i 
Syria. I. Mac. 6. per tot, 

Demetrio hijo de Seleüco 
Philopator que habiá sido 
despojado del Reyno por su 
rio Antiocho Epiphanes, ba^ ^ 
hiendo salido de la infancia^ 
pasó á Tripoli , y fue reco^ 
nocido por Rey. 2. Mac^ 
14. I. Juntó un exército 
Correspondiente , y asegu* 
fado del favor del exértíto 
de Syria , entró en Antio* 
quia Capital del Reyno. A 
esta novedad se siguió la re* 
belion del exército que ar«^ 
restó á Antiocho y Lysias 
con ánimo de presentárselos 
i Demetrio ; pero éste róa?! 
nifestó que no queria verlos^ 
y les quitaron la vida. No 
por eso favoreció Demetrio 
i tos Judios ^ ya porque ha-^ 
bian prestado auxilio iAnii 
tiócho , ya también por las 
intrigas de Alcimo que se 
jadabade sec Sumo Sacer<« 



jü. 

dote. Seducido de este ápoi«¿ 
tata envió con él á Bachides 
y un poderoso exército á 
Judea , para que puesto en 
posesión del Sacerdocio, veiH 
gase los agravios que supo* 
nia hechos por Judas. 

Alcimo posesionado en el 
Sacerdocio cometió muchos 
excesos y violencias » hasta 
que Judas juntó algunas. tro* 
pas , y empezó i perseguif 
de muerte i todos los que 
babian abandonado su par« 
tido. Viendo Alcimo el sti^ 
yo muy debilitado ; se reti« 
ró á Amtoquia^y acusó á 
Judas de grandes excesofé 
Densetrio envió i Nicanor 
í Judea con bastante náme« 
ro de tropas ^ y éste antes 
de entrar en Jerusalen^ hizo 
á Judas proposiciones de 
paz t que el Pueblo y Se^ 
nado creyeron admisibles* 
Juntáronse Judas y Nicanor 
en el -campo, y tuvieroa 
una coaferencíi rdt la< qtuá 
resultó que Nicanor ^via en 
k Cindadela » y Judas en 
la Ciudad de Jerusalen. Ni« 
canor hacia mucha esuma^ 
cion de. Judas 9 y istele^pem 
Sttadió;á^qu'e:se ca»ase. Zd 
Mac. 14. 25. 

No pudiendo sufrir Alci<» 
mola intimidad que babiat 

«n- 



thtre }os dos 9 avisó ^De« 
Sfietrio que Nicanor le hacia 
traición. £1 Rey asintiendo 
á esta calumnia , escribió á 
Nicanor, diciendo que no 
era de su agrado la estrecha 
amistad que tema con Judas^ 
y mandándole se lo enviase 
preso á Antioquia. Luego 
que Nicanor recibió esta ór* 
¿en empezó i discurrir los 
jBMrdips de ponerla en exe* 
cucíon , y advirciendo Ju* 
das en él alguna tibieza, 
tntró en desconfianza , jun- 
tó algunas tropas, y salió 
¿bu ellas para ponerse en 
salvo^'2. M4C. 14» 26« ) stgk 
Viéndose Nicanor burlado 
por la prevención de Judas» 
usó de todos los medios que 
ie didó el furor para haber- 
le 4 Jas manos. Vid. Nir 
canor.3 ' . 

^ £ntendió Nicanor que 
Judas estaba en Samarla, 
y pensando sorprehender- 
le en día de Sábado se di^íf 
f igió' á Bethoron , en dont 
ic 'recibió uñ refuerzo ds 
tropas Syrias : y Judas con 
noticia de todo , confiado 
en la protección de Dios, 
á quien pidió le socorriese, 
le atacó con tanto vigor que 
perecieron en la acción 35®, 
de los enemigos y y « entre 



m 



31* 



ellos el mismo Nicanor. Sú 
cabeza , lengua y mano íü^t 
ron cortadas , y llevadas i 
Jerusalen. La cabeza fue co? 
locada en lo mas airo de| 
Castillo, la lengua picada 
menudamente para sustenta 
de las aves , y la mano col^ 
gada delante del Templo, pop 
haberla levantado sacrilegar 
mente contra el. Llenóse e) 
Pueblo de regozijo , y par^ 
perpetuar la memoria de es* 
te suceso estableció una fiesr 
ta anual solemne , que se ce^ 
lebraba el 13. de Adar. i> 
Mác. 7. 25. y sig. y 2. Mof^ 
ultim. ftr tot.Dt la visioii 
qtie Judas tuvo en esta ocar 
sion , en que se le apareció 
el Sumo Sacerdote Onías 
orando por el Pueblo , y e) 
Profeu JeremJas que le dio 
una espada, de oro, hemqi 
hablado en ^1 artículo Jeren 
mías. Vid. ibi. 

Sabido por Demetrio el 
mal suceso de Nicanor , enr 
vio nuevamente i Judea i 
Bacchides y Alcimo con la 
ala derecha de sus tropas» 
Tomaren el cairino de Gal- 
gala, y después de haberse 
apoderado de Masaloth atf* 
rimaron el cxercitp á Jeru- 
salen , y de allí pasaron i 

Berea. Hallábase entonces 

Ju- 



S19 Jü 

Judas en Laísa con j^.boiñ^ 
bres escogidos , los quales 
consternados á vista del 
ezército formidable de Bac- 
chides» fueron desertando^ 
quedándole solos 8oo. No 
iser/a extraño que Judas se 
turbase al verse abandonado 
en tales circunstancias , y 
en efedo padeció alguna 
aflicción en su espíritu ; mas 
teniendo presentes las maraf> 
villas que Dios habia obra« 
ido otras veces , venciendo 
siempre con su auxilio exér«p 
citos muy superiores , se re» 
solvió á probar fortuna con« 
tra el enemigo. En vano pro« 
curaron disuadirle exhortan •• 
dote á que se pusiese en sal- 
vo mientras no juntaba gen- 
te para acometer al enemi* 
go. Afea su temor y cobar^ 
Úh , pondera la ignominia 
que corntraherían con una fu-» 
ga vergonzosa , y los per** 
suade á que prefieran el morir 
valerosamente por sus her-? 
inanos i una vida sin honor. 
Dicho esto ,. levantó el cam« 
po , y disponiendo su poca 
gente en el mejor orden , se 
presentó en batalla , y la 
^obstüvo desde la mañana i 
la tarde. Viendo Judas que 
•el ala derecha del exércico 
^de los Syrios que estaba al 



míndo de Bacchides era 1t 
mas fuerte , la acometió^ 
desordenó , y puso en fuga» 
persiguiéndola hasta el moa? 
te de Azotho. Los del aU 
Izquierda siguieron á JudaSf 
y le rodearon , de modo^ 
que después de un largo y 
sangriento combate en qué 
hubo muchos muertos y hev 
ridos por una y otra parte» 
perdió Judas la vida, hu^ 
yendo los demás. : ^ 

Jonathas y Simón recov 
gieron el cuerpo de su her*» 
mano 9 y lo cobcaron en el 
sepulcro de sus padres. en íá 
Ciudad de Modin«TodoIf-9 
rael hizo mucho duelo por 
su muerte , porque le mira* 
ban como Salvador, i. Mucl 
9* i Vf I. íff . 2 1. Algunol 
dicen tuvo hijos ^ pero nadt 
consta en la Escritura. - > 
La vida de Jiidas es .4ini 
serie de sucesos prodigioso! 
y visorias maravillosas coOp^ 
seguidas con un corto n44 
mero de hombres mal arma-? 
dos sobre poderosos ezcrcí^ 
tos. La Escritora le repre^ 
senta como un Gigante » cu* 
ya espada era la protección 
y defensa de todo el exércif^ 
to, y como un León que 
rugiendo se arroja sobre ía 
presa. ,[ (nosotros fod^mof 

con- 



etnsMera'rlt codionóá taiá«* 
gen 6 £gura de Jesu-Chris* 
U> 9 que con la espada de su 
diviAá) paUbrá > seguida M . 
U9i'f;oret>.A¿(Biíic> de solda«! 
4qs( fieles » i 4i«fcofiS : ÍQspt- 
liaba un valor intrépido » ex-? 
ti^rmimS.el .err/or y ía impie- 
dad que dominaban la tier^ 
ra ^ y iriunfó glarioaauKén* 
%p deloiuodo y del Príochr 
pl^jde las tínieblas* Los ber-^ 
imnos de Jiidas y sus sol* 
dados eran en sus combaces 
y: e3( pediciones los. pcecur^ 

»res ;y 5ifi«a« im4gwfes de 
^(tellos Predicadores zelo* 
sos^ del nombre de Jesu- 
Christo ^ que destituidos de 
todo socorro humano , ^os^ 
i^idp$;de la mano deDios» 
y> l^ntiEca^dos .por >su espírir 
tu , se^ e^púslfcroin á todos 
los tormento^ » y aún á la 
inisma muerte para purifíc^fi 
t\ universo de las sucieda-. 
4$s de la lidolairía y sUpet s«: 
ljcipp« i . '■ ■ ■ • ¡ ^ '"> 
"■ JUDAS Ischaríoce : lila-) 
ipase Judas el traidor «poT'-t 
que habiendo . sido elegido: 
por Jcsu-Chrisio por uno de 
íp^.do^e Apostóles ) y de-: 
pp>i*car¡o de las limosnasque* 
se^frecian al Señor » se cor-' 
rompió de tal modo » que \ 
hizo traición . á su divino 



m 



813 



Maestro > y le totrégó á sus 
enemigos par« que le quita- 
sea la vida. Qjiando Maria 
hermana de Lázaro derra*» 
mó sobre los pies del Salva« 
dar el balsamo precioso ^ Ju«^ 
das murmuró de su liberali«» 
dad. Poco después pasó ÍL 
buscar los Príncipes de ios 
Sacerdotes para tratar dé 
entregarles i Jesusr OfcccieÁ 
roole treinta argénteos xS.si^^ 
dos ., que hacen cerca de 
200. reales» y no dudó €0^ 
meter un atentado can hor-> 
reódo por tan viÜsimo pre^ 
cib 9 Levantándose de la ul^ 
tima Cena » que. celebró el 
Señor con sus Discípulos» 
para tratar de la hora y mo« 
do de prenderle. £n e&¿lo» 
hallándose .el! Señor en ei 
Huerto de Gethsemam' en la 
misma noche » llegó Judas 
acompañado de Ministros y; 
Soldados ; y dándole el ós- 
culo de jpaz ^ iqiie era la se* 
JVi para que lé conociesen», 
le prendietoay ataron. Hor-; 
rprizado-idé sí mismo por sa 
tcaicion ¡y dio cestimonio pu- 
blico de la inocencia de. SU; 
Maestro » volviendo á los^ 
Príncipes de los Sacerdotes , 
el dinero que habia recibí* 
do d¿í ellos ; y desesperado 
se ahorcó. 'Joan. i2. 3. y 

Rr ií¿. 



íh 



m 



síg. Matb. 26. 47. y 27* 5* 
Vid. Iscarioth* 

]UDAS ó Judá , llaman 
do Barsabas. Fue enviado 
desde Jerusalen^ cpn San Pa*^ 
blo y San Bernabé á Antio- 
quia, para hacer saber á aque- 
lia Iglesia la resolución que 
9t habia tomado en el Con- 
cilio de los Apostóles sobre 
las observancias legales. AB:4 
15. 22. Algunos dicen era 
hermano de Joseph llamado 
también Barsabas » que fue 
propuesto con San Mathias 
para ocupar el lugar del 
ti'aidor Judas en el Colegio 
Apostólico. San Lucas dice 
era Profeta , y uno de los 
principales fieles ; y $e cree 
fue del número de los seten- 
y dos discípulos. Habiendo 
permanecido algún tiempo 
en Antioquia , se restituyd 
i Jerusalen. AH. 15. ;2. 

JUDAS ( San ) y llamado 
Thadeoó Lebeo; Fue hcr-^ 
mano de Santiago el Menor^^ 
y uno de los doce Apostóles; 
Dicese hermano del Señor,, 
porque era primo 6 pariente 
suyo muy cercano según la 
c^rne. En la última Cena pre« 
guntó al Salvador , j por qué 
se manifestaba á los Aposto» 
les y no al mundo? Joam 
14. 22. San Paulino dice 



predicó en la Libia , y San 
Gerónimo que después de 
la Ascensión fue enviado i 
«Sdesa al Rey Abgaro ó Aba.^ 
garó. Otrovdicen haber pmu 
dicado en la Judea , Sam^ 
ria , Idumea , Syria , y príiKi 
cipalmente en la Armenk 
y Persia. 

Tenemos de este Santo 
Apóstol una Epístola de uoi 
solo capiftulo y que 1)0 es di«f 
rígida á alguna Iglesia par- 
ticular , sino á los fieles en^ 
común. Por el v. 17. «n. 
qae cita la segunda de Satf 
Pedro y como bien conocido» 
de aquellos á quienes se di'^ 
f>gc > y ^ún por el contexto- 
de la misma Epístola 9 en 
que sigue el estilo de esto 
Príncipe de los- Apostc^s^ 
se vé que su designio fue «^ 
cribir I los Judios convertía- 
dos que estaban dispersos' 
por las Provincias del Orien-^ 
te en Id Asia melior, y 1i it* 
otra parte del Eupbfatesv' 
Combate los &lsoS Dolo- 
res ^ esto es 9 los Gnostiitos»' 
Nicolaitas y otros Hereges 
que corrompian la sana doc<* 
trina , y turbaban la Iglesia*^ 
Establece est¿r verdad Cacó^ 
lica : Ld fi sola no jus^- 
tífica. 

JUDAS : En el libro 2? 

de 



!«,, V» lOé se habU de uiT 
Judas que parece ser Jud9$ 
fl £$eno , <S Judas hijo de 
^irqaDQ Uamado Aristobtt^ 
lo. Ve^se á Tyrinb %obt^ 
este lug^r. ,r , 

JUDAS Gtfulonitá <5 Ga- 
nieo : Cabeza de uoa se<3:4 
que fue raíz y principio d^ 
of ras: jefitre los Judíos , opon 
niésniosfi á. la ^umeráciori 
^^.l^izoCyrino ea|a Judea« 
iHCé 2. 2. Sus sedaños eraír 
tan amantes de la libertad^ 
que pr^feri^n padecer los 
niayprje$ .suplicios al dar et 
nocpbre 'de 5e»4r á ninguna 
potestad de la tierra yqú^U 
quiera que fuese. Es llama-* 
do JjudáS Galileo en los He* 
chos^.ApostplícOs ,. 5. 37. y 
sus sectarios QauUmds , por 
ser natural de la Ciudad do 
Gímala en Galilea ; pero enel 
Evangelio son conocidos por 
Herodianos ^ nombre que les 
dieron los demis Judios por 
haber estado aquel país ba-: 
xp la dominación de He* 
rodes. 

JUDAS : Habitante de 
Damasco , en cuya casa es- 
€|^ba Saulp ( San Pablo ) des* 
pues de sil caída y quando 
mandóel Señor á Ananía$ que 
le buscase. iifft 9* 1 1 •/ si¡. 



: LtJClDEA^ íLa' Provincia 
menpr delí Asía ; pero la más 
sobreisaÜente por su fertili-* 
dad , que pondera la Escrir 
tura, diciendo manaban- ;)í 
corrian por eJla ¡arroyos dt 
leche y mie|. Por el Norte 
está la Syria ; de la qual fiíet 
parte antiguamente ; por c{ 
Oriente confína con la Ará^ 
hia .desierta y Pétrea, .;coní 
la Idumea por Mediodía , yl 
por el Poniente con el mar 
Mediterrafteo » Grande Á 
Syriaco en frase de la Escri* 
tura. Tuvo diferentes oom^ 
brés. Antiguamente se llaiñ^ 
tierra de Chanaan , despueia 
tierra de Promisión , tierr» 
db Israel , tierra de Judá y 
Palestina. Los Romanos ea 
tiempo de. Tiberio la divi'-. 
dieron en tres Palestinas»» 
cómprehendiendo la Pheni- 
ciá y Galilea. Q^iandó en-^ 
traron en ella los Israelitas; 
fue distribuida entrie sus Tri-> 
bus, y después se dividivi 
en seis Regiones ó Provin-^ 
cias , á saber : Galilea , Sa^ : 
maria , Jbdea propiamentie. 
tal dentro del Jordán , Tra« 
chonitis á la otra parte de 
este rio , Icure^ ó. Perea. , jr « 
la Idumea también^ la otr^ 
parte del Jordán. Finahnen- 
te y la Judea es conocida en 
Rr 2 to- 



i 



/ 



3i6 ja 

lodo el Orbe por el ^noíqbre 
de Tierra Santas fi¿)r gime 
baxo la doniinaeion de los 
Tarcos dividida en tres Pm* 
Cipados é grandes Gobíer* 
Dos 9 Seida i antiguamente 
Sidon , Casair^ antes Cesa- 
rea 9 y Gaza que conserva 
su nonabre , con dos Co<- 
biernos subalternos , Jerusa* 
hn y Naplousa j llamada ení 
h> antiguo SicheiD, 
' Por la Jadea muchas ve- 
ces se entiende solo el Rey- 
no de Judá que es la Judea 
propiamente taJ« Los natu- 
rales 6 habitadores de la Ja- 
dease Mamaron Judies , por« 
que la Tribu de Jud¿ fue lai 
principal que después de la 
cautividad de Babylonia con- 
servé el culto y ceremonias 
defa Religión, r 

* La Judea antes del arrr- 
bo de los Hebreos estaba 
gobernada por varios Reyes 
que exercran un imperio Mo- 
narchico cada uno en su 
Ciudad, Luego que Josué 
la conquistó ,- la gobernó 1 7, 
años y como^ enviado de Dios 
y Ministro suyo. A Josué 
sucedieron los Ancianos por 
espacio de 15. año^r Des- 
pués cayeron los Hebreos > 
en ana especie * de Anarquía 
que duró j. u 8. angs. Si- 



lü. 



gúíero» losí Jtaeíeeá , euyo go* 

'bíerno dcsd¿ Othc^ñicl > que 
fue el primero , hasta que 
Salomón empezó á edificar 
el Templo , duró 48t>. años) 
de los quaks si se rebaban 
40. de Samuel y Saál , otros 
40. de David » y 4. de Sa- 
lomón 9 sacaremos que los 
del gobierno de los Ancia- 
nos y de los Jueces í incluí 
sos los 7. é 8. de la: Anar^ 
qiiía , fueron 596. anósu' 
Véase el Chronicoéi Sagra* 
do'de Tyrino cap. 18. 

Últimamente, fuerotí gO¥ 
bertnidos yoy. afiospof^Re*** 
yes desde Sáúlhasta lá^^^u- 
tivrdad de Babykmia/Deii^ 
pues de( regreso de la cair- 
tividad estuvo la Judea su- 
jeta alternatívamenre á loá^ 
Reyes de PersPa , á Alexan** 
dro Magno y sus sucesores^' 
tan pronto k los Reyes de 
Syria , como á los de Egip- 
to ; y todos tUA'ieron muctijl' 
consideración k los Sumos 
Sacerdotes y Gefes , ó Cau- 
drlios de la familia de Da-» 
vid. En este estado pelrma- 
necieroh los Judios cerca de 
^6$. años. Luego que los 
Macha bcos restablecieron la 
Religión , y recobró el Puc-* 
bk) su libertad , quedaron 
en posesión de la suprema 

au*- 



aptorídád hasta él Rcyfiidó 
de Hcrodcs el Grande , poí 
espacio de cerca de i ja. 
años. 

En quanto i la calidad 
flcí paft naidá 'ptíede añadir- 
se i lo que eipresa la Es^ 
entura , qtjfe como hemos 
dicho explica su fertilidad 
y abundancia ^-diciendo cor- 
reír por lél • ari^oy os de leche 
y raid. JS*: j i S^tzjeu 2qí 
e^ifsir.Nké. iji 28. »«ir. 
«.f.ls. 36. Í7. Hoyliay 
inuchos terrenos áridos y 
Pedregosos por falta de ha- 
DÍtatrtes cjue tos cultiven. 5ji 
jgiefneral la judea es mbmcíd- 
¿a^ , pero I6s montea no son 
muy elevados , y casi todos 
estaban bien cáitivados anti*' 
gttamente y Cubiertos devf¿ 
fias j olivos y otros árboles; 
Sus fastos eran e«éleritési' 
y los frutb's niara vfflo^o^.' 
Aunque llueve rara vez , su- 
plen los rocfos de la noche 
^oe humedecen y fertiKzanf 
k)s campóos. 

JÜDE A ( Desierto de ) : 
Estaba en los limites de la 
Tribu dé Judá al Mediodía 
de la Ciudad de Arad y de 

lá Tribu. 7«rf¿ I. r<í. 
' JUDrOS : Nombre- que 
se' dá i los cfescetidíentes' de 
Abraham desde el regreso 



3ü 31^ 

dé lá cat^ivtdad dé kabylo* 
fiia , llamados antes Fttebié 
^e Dioí f por ser los únicos 
que por espacio de muchos 
siglos condcian y adoraban 
al Dios verdadero -, i qüie? 
Des había' proitietido el Se- 
ñor qite de ellos nacerla el 
Mesías. Llamáronse al prin* 
cipio Hebreos. Vid. Hebreo. 
Después Isratlitéts por Ja- 
cob í, quién mando el Se- 
ñor se llamase» Israel; y fiu 
naÜfhénteT^i/f^x, porque desí- 
pues de la cautividad la Tri- 
bu de Judá fue la mas po* 
tferosa y de maryor conside- 
ración éln el pafs.. 
^ Los^ Judios gimieron por 
espado * de ihas de dos si* 
glos baxo el yugo de los 
Egipcios i que después de 
haberlos tratado con la ma* 
yéír crueldafd y dureza» vien^ 
dóie Iban multiplicando ex- 
traordinariamente , los óblr-^ 
garon á: arrojar sus hijos va- 
rones ai Kilo en el instante 
dé su haéimiehro. Calvóse 
mrlagrosamenré Moyses , y 
Dios se sírvid de él para li- 
brar su Pueblo de la tira- 
nía de Pharaon. Kescntósc 
á esté; Prínripe por 6rden 
ecpresh del'Séííor ,y le obli- 
gó con repetidos y grande^ 
prodigios , y terribles plagas 

que 



íl'? 



m 



que padeci(S Egipto 9. k que 
diese libefud á los^^breos^ 
£scos en numero de 6oc@<. 
hombres capaces de tomar 
las armas » sin contar mu- 
geres y niños ^ pasaron ^ pip 
seco el marjo^o, y entrar 
ron en el desierto de la Ara-^ 
bla Pétrea « en donde Dios 
los alimentó maravillosamen- 
te por espacio de 40. años. 
Detuviéronse uno al pie de) 
monte Sinaí , y en este tiem* 
po se hizo la publicacton 
de la Ley llamada de Moy- 
ses 6 escrita 5 y recibió el 
PuebtQ todas las demás ins-^ 
trucciones públicas y partí* 
guiares. 

Muerto Moyses , Josué 
su sucesor en el gobierno del 
Pueblo , por una serie de 
milagrosas expediciones y 
prodigiosas vián^rias 9 puso 
á los Israelitas, en posesión 
de la tierra de Chanaan j y 
la distribuyó entre las Tri- 
bus» Habiendo fallecido Jos 
que habian sido testigos de 
todas estas maravillas , se fue 
borrando su memoria; y el 
Pueblo que había prevarica- 
do ya en el desierto » se de- 
xó arrastrar de la idolatría 
en tiempo de los Jueces. 
Q^antas veces incurrió ta 
ella otras tantas fue casti- 



ga4o por mano de- los ene** 
fnigps que el Señor movía 
contra él; y quando volvió 
sobre sí renunciando á U 
idoliatría y superstición , susi» 
citaba Dios de los mismo^ 
Israelitas héroes famosos qu^ 
los sacaban de la esclavitud* 
Por último 9 este Pueblo ios- 
constante pidió Rey i Sa^ 
mue| , y és^e .le dio í Saúl, 
que ppr $as pepados fue bien 
presto objeto de reprobad 
4;ion i los ojos del Senor> 
Dios que habia determina** 
do establecer una familia 
]9í;eal!» <i^ ja qual naciese eí 
Mesías 9 eligió la Tribu de 
Judá .9 y Samuel; por or- 
den suya ungió i David hi» 
|p de Isaí ó Jessé ; y en 
su rey nado tomó el gobier<? 
po una forma muy augusta^ 
^firmándose así ^1 Trono ea 
h casa de Pavid» 

Este Príncipe guerrero y 
conquistador subyugó los 
enemigos del Pueblo de Dios^, 
haciéndose respetable en to^ 
do el Oriente» Salomion su 
hijo y sucesor , famosq por 
su sabiduría dentro y fuera 
de sus estados , hizo feliz el 
Pueblo con una profunda 
paz. , aunque envileció el 
fin de su reynado con in« 
dignas y vergonzosas flaque- 
zas 



2á$ que él Señor castigo én 
su hijo Roboam. Este Rey 
tan violento como ímpru* 
dente vi6 desmembrar sií; 
Réyiio poif Jeroboám , qu¿ 
Sttbstraxo die¿ Tribus de s¿ 
obediencia ; y para impedir 
volviesen á su dominio las 
hi^o adorar los falsos dio-^ 
ses. Afirmados ya los díir. 
Rey nos i se levatk^ el de^ 
Isi^ael; ibiichas^ Veces ccntilii 

^ JBn el primero triunfáron- 
la 'impiedad -y la idolatría 9 
fnén tm^ihdó tio éi7c6 ¿V 
Céíísetvatsé'ia Religidn, auíAi: 
qtié 'tiBscüfetída. Jósápháf 
hizo revivir én éste el rey- 
nado de David mientras quH& 
Achab y Jézab^l-ábri^abtíiy 
e» Israel 'tódasf lái ítñpitdú^ 
*es Gentílicas V^yita'idtílá-I 
tría de Jeroboáiñé Athaba 
hija de éste llevó los des6f« 
denes de su familia á lá de 
Jésa^hat^^ ' cacando •icótj''^ii 
hijo Jtirzta qüe-imitó la iin^' 
piedad ^ de ^üs suegros. Iih- 
ftstadó el Reynd de Judá 
con la idolatría , procurd el 
Señor atraherle k siy enviañ- 
dolé Profetas que rcprcheri';'^ 
diesen sus desórdenes ^ té- 
amenazasen con terribles caS«l 
tigos. No bastando estos ávi- 
JOS 9 empeíEÓ i poner en exé- 



¥ , , 



cucion su$ aména'^ías y en-» 
víando k Salmanasar Rey do 
los Asyrios cómo seguro ins* 
frutnento^ de su^ véáganzii; 
élquM séf abo^ó m>Td é 
Reyiio de Isra<el » tó^ hi 
diez Tribus , y las transpor-^ 
tó á Ninive, 

* - Algunos buenos Príncipes 
que reynaron en Judá süs-¿ 
^tidier^tí '))ér algan tienipo 
Ibs efedos de la irá de Dios^ 
pero creciendo la impiedad» 
fíie abandonado aquel Rey«-< 
no al soberbia Nabuchodc>¿ 
nosár, <|utf tenfó tres vec^ 

á'Jer^aléti rlá primera eñ«i 
quirtó año del rey nado de 
Joáquin, de donde empie« 
zan á contarse los yo. años 
de la camividad dé Babylo-^ 
nbr señalados -^o^J^remfás^ 
lá s^g^ndá en ti'enflpo de Je^ 
choii/as hijo de Joaquín ; y 
la áltima en el de Sedec/as»' 
én que fuef destruida la Ciu«^ 
dad , el Térñplb reducido i^ 
cenizas ^ y el Key llevadis^ 
ciíutiYó i Babylonia con lo^* 
mejor de su Pueblo. Pasa» 
dos los 70. años de la cau** 
tividad j el Señor y stgun 
su promesa y proporcionó i 
sil Pueblo la libertad de vol* 
ver á su patria. Gyro elegí* 
do de Dios para restaurar su 
Templo , permitió i Zoro^ 

ba^ 



^9? m 

babel pasase i reedificar- 
lo. Después Arcaxerxes Lon-> 
gimaoo di6 el mismo permir 
$0 I, N^bemÍAs y^Esdfaf ppr 
Id tocante á Jerusalepr^Lia^ 
Ciudad y el Templo fueron 
restaurados , el culto de, 
Dios restablecido , y la Ley 
fie Moyses puesta en ob- 
servancia; , '■ "? 
, Los Judíos vivieron jcon 
|>astante tranquilidad bazo 
el dominio de los Reyes de 
de Persia » y en el de Ale- 
xandro el Grande y sus sur. 
cesores hasta el rey/iado 4^ 
Antiocho £p¡phanes que se, 
declaro su perseguidor» £$<- 
ce Pr^cipe cruel preten- 
dió, arruinar el Templo 9 la 
L^y y toda, la Nación ; y 'a 
hubiera Conseguido si; q1 S^-t 
ñpr no hubiese dispuesto ^e 
los Asmoneos ó Machabeos 
se opusiesen i, sus impíos de- 
signios. Simón unQ.de ellos, 
libertií enteram^nti; á lps.7.u-r 
dios del yugo de los. Gípti-, 
les, y íidquirió para^ sí y su, 
familia los honores y auto- 
ridad Real , empezando de 
allí el nuevo Reyno del Pue- 
blo de Dios , y el Princi- 
pado de los Asmoneos que. 
duró 12S. años. 

Hircano hijo de Simón hi- 
20 respetable la Religión 



m 

Judaica ; sometió varios Pue- 
blos á las leyes de los Ju- 
díos , y dexó bien estable^ 
cida su autoridad para. ¡ snSí 
hijos Aristobulo' y Alexao;-^ 
dro , que reynaron sucésw 
yamente. Algún tiempo desri 
pues habiéndose dividido es« 
tar familia , Herodes Idumeo, 
$upp aproy^ch4rsede lá oca« 
sÍGin^ ^pioderiordose del^Rey»^ 
no , que mantuvo con el fií- 
vor de los Romanos. En ei 
reynado de este Príncipe 
i^ació el' Mesías esperado por 
(apto tiempo ,. <^ qui^i^ .los 
Judio.s4^conocierpa, y:die^. 
ron muerte , atrayendo sc^ 
bre sí los mas terribles efec^' 
tos de la ira y maldición di* 
vintf > que expenoi{^ntan aúa^ 
hpy. Los R,p(ndnos ehtieoQ^^ 
po de Veispasijino y Titpai% 
hijo exterminaron un núme» 
ro prodigioso de Judios ,'/ 
arruinaron á Jerusalpiji y el. 
Teo^plp. Loai JudipSjperdicf 
ron ^U Jibenad f «^y: íiieroa 
ven[didQS por esclavos , sin 
b^ber ppdido j^n^ás restable-^' 
cerse de esta ruina. £n tiem- 
po del Emperador Adriano 
sq sublevaron por consejo,, 
de Barcpcheb^s^ffapiosp íni«. 
postor , que decía era el Me^ 
sías; pero solo lograron agrá» 
bar su yugo. Adriano lo!^ 

per-» 



"dc entonces -se derramaron 
por Europa , África 9 y prih- 
•d'paliiientefor la Asia: ^ sién- 
telo fnenospffeciftdos en codas 
•parces ;, ánr Rey , Sacerdo- 
-ok> 9 ni Templo:; pero adhe- 
•ridos t^nasmente á su Ley, 
y tUvididés en dos príndpa- 
iss: se&2s>: iina< dt€¿rakdiy 
jqu^ Jto.adfáitxn sino la Ley 
:cbcríta de Mo)rsÍ£5 ; y otria 
^6 K^ibmuas ^ que añaden 
i¡ e$ca Ley las tradiciones á¿\ 
iTalmud*. \ , 

* La nación ' de Jos, Judíos, 
^ Sacerdocio y su Rey do 
son una prjoíecía idel Pueblo 
•Cliristíano , y del Sacerdo- 
;CÍa y reynado de Jesu-Chris- 
ÜP , según advierte S. Agus- 
tín. I>^ CÍT. DriJií. 74 í4p. 5 a. 
•'iTodps sus sucesos era^n figa- 
^ácivos , <}ice San Pablo, i • 
f^i>r^ io. 6. 10. Su servidum- 
bre en Egipto, su milagro- 
fSL l^l^r^ad;, sil paso, del mar 
xoxo, tu >^dge del desierto, 
^« entrada : en la útxrb pro- 
.fiíeiída, su circuncisión ,^ sus 
ceremonias , sus Sacerdotes 
y sus sacriBcios , todo figu- 
raba la venida de Jesu-Chris- 
to , el establedmiento de k 
Iglesia , las obligaciones y 
prerogativas de los Christia- 
nos , s«.*SacerdQcio , sus Sai» 
. .Tom. II. 



vJÜ 391 

•cráfntfttos y la excelencia^ 
del Evangelio. 

JÜDITH : Hija de Me- 
raci déla Tribu de Simeón^, 
y viuda de Manases-, famo^ 
sa por haber sido destinada 
por Dios para librar i Bethu^ 
üa del furor de Holoferner 
que la tenia sitiada con ua^ 
-poderoso exército. Vid- Ho* 
Ibíernes. Judith luego que 
'se vi6 viuda mandó disponer 
una pequeña habitación en 
' lo . roas alto y retirado de 
su casa • en donde vivia en« 
¡cerrada con sus criadas.. Ves» ^ 
tía un cilicio , y ayunaba to^ 
dos los dias, excepto el Saba- 
dlo y otras fiestas establcci* 
das por la Ley. Era joven 
de singular hermosura y gen* 
tileza , y su marido la ha* 
bia dexado jgrandes rique* 
.2as, muchos criados para si 
servidumbre , y varias here- 
dades 6 pose^ones , en que 
mantenia numerosos reba^ 
ños de toda especie de ga» 
atados , siendo estimada y 
respetada de todo el Pue«i 
bk) por su virtud y piedad, 
shi que nadie hablase de 
ella sino para alabarla. 

Habiendo llegado i no* 
ticia de Judith que Ozías 
babia prometido entregar la 
Ciudad i Holofernes dentro 

Ss de 



i3aa 



JU 



. :de cinco diaS) sr en este ttein- 
po no hallaban arbitrio para 
Ja defensa , envió á llamar 
4 Chabri y Charmi , Pres- 
bíteros , (Ancianos 6 M^* 
^istrados>y les dixb: }C6- 
4no permitís que Ozías haya 
^ofrecido entregar la Ciudad 
Jl los Asyrios dentro de cin- 
<<o diás ) Si no hallamos so* 
ücorro en éste tiempo? ¿Qyie- 
oes sois» vosotros para tentar 
al Señor? Este no es medio 
ode atraher su misericordia, 
Vmo de excitar su ira. Re*- 
curramos á la clemencia del 
•Señor , humillémonos en su 
-acatamiento , reconozcamos 
•que dependemos eiiteramen* 
te de él , y esperemos con 
•paciencia los efeSos de su 
•misericordia. Concluido su 
4Íiscurso , que aplaudieron 
Ozías y Jos Presbíteros , le 
•pidieron éstos rogase h Dios 
por todos ; y Judiih les di- 
•ato : Así como conocéis^ es 
• «de Dios lo que me habéis 
DÍdo, deseo aprobéis cómo 
•cosa de Dios lo que estoy 
resuelta á hacer por la salud 
del Pueblo. Esperadme esta 
noche á la puerta de la Ciu- 
•dad , y abridmela para salir 
con mi criada, sin preguntar* 
me nada , ni hacer otra cosa 
mas que pedir i Dios fa- 



10 

▼oreica al Pueblo. Echóla 
Ozías la bendición , y se re« 
tiraron. 'Juditb 8. ftr t$t. 

Entró Judith en su Orato 
rio , cubrióse de un cilicio^ 
edhó ceniza sobre su cabcp 
za , y postr^ida en tierra hi^ 
zo oración al Señor , pidién^ 
dolé se sirviese humillar ^ 
Holofernes y todos los enci>- 
migos de Israel » librar Sfn 
Pueblo :del ^peligro que le 
amenazaba , nacerla agrada* 
ble á ios ojos de Holofer- 
nes , darla constancia para 
despreciarle , y valor y c$^ 
fuQTZX) para, acabar con éh 
'judith 5. fer tet. 

Hecha esta oración , lla- 
mó á su criada > y se baxó 
á la vivienda principal de sa 
casa. Quitóse d cilicio ^ y 
dexados los* vestidos de viu- 
da , se lavó I ungió y perfb- 
mó , según la costumbre de 
su nación y tiempo. Peinada 
y adornada la cabeza , se 
vistió y calzó de gala , coa 
^ brazaletes, piochaSi pendieD- 
teSy anillos, y todos losadoii- 
nos mas preciosos, que tenia» 
j^sto ,dice el texto, no pro- 
cedía de liviandad , sino dt 
virtud , siendo ^u objeto lá 
libertad del Pueblo ; y por 
lo mismo hizo Dios que sU 
hermosura brillase extraor* 

di- 



m 

dm^iaméntc. Hecha -provi^ 
sion de todo lo que juzgo 
preciso para no verse en la 
necesidad de tomar de las 
viandas de los Gentiles , y 
entregada i su criada , se 
dirigió con ella í Ja puerta 
de la Ciudad en donde Ozías 
y los Ancianos la esperaban. 
Abrieron la puerta sin ha- 
cerla pregunta alguna , con-; 
tehtándose con pedir a Dios ; 
por el buen suceso de su 
viage 9 admirados de su her- 
mosura. 

• Al baxar el monte en que 
estaba situada la Ciudad se 
encontró con las guardias 
abanzadas de los Assyrios, 
y preguntándola adonde iba, 
respondió que huía de Be- 
ihulia 9 creyendo sería lue- 
go tomada y saqueada » y 
queria descubrir á su Gene^ 
ral los secretos de los Ju- 
díos , y el modo de tomar 
la Ciudad sin perder un bom- 
bre. Conduxeronla i la tien- 
da de Holofernes que esta* 
ba sentado baxo de un pa- 
bellón texido de purpura y 
y oro , y bordado de pie- 
dras preciosas. Luego que 
Holofernes vio á Judith , 
quedó rendido de su belle- 
za. No fue menos la admi- 
ración que causó ea los ofi^ 



dates del exército que le 
rodeaban. ¿ Porqué , decian,^ 
se ha de menospreciar la na- 
ción Hebrea , que produce 
mugeres de tanta hermosu*? 
ra , que por ellas solas se 
les- debe hacer la guerra i 
Postróse Judith á los pies de 
Holofernes , y éste mandd 
á sus criados la levantasen» 
Judith lo. fer tot. 

Puesta Judith en pie , la* 
dixo Holofernes: Ten va- 
lor , y no temas » porque, 
jamás hice mal a ninguno qu€ 
se hubiese sometido volun-; 
tariamente á Nabuchodono* 
sor. Dime la causa por qué 
abandonaste los tuyos » y 
veniste i mi presencia. Res-^ 
pondió Judith ponderando, 
el poder de Nabuchodono- 
sor , y el valor de Holofer-? 
nes para conquistar Provin* 
cías ; y dando por causa de 
su resolución lo que consta- 
ba habia dicho y hecho coa 
Achior y no ignoraban lor 
Hebreos que estaban llenos 
de terror » y no dudando dé 
las muchas y graves ofensas 
que hablan cometido contra 
su Dios , atribuían i esto el . 
hambre y sed que padecianí' 
añadiendo que este azote ha- 
bía llegado i tal extremo», 
que estaban determinados i 

S%z ma* 



334 



Jü 



matar sus ganados para 6e* 
ber la sangre', y á gastar el 
pan , vino y aceyte sagrado 
que no debian tocar. Que 
eUa conocia que este aten- 
tado sería bastante pa^ra que 
Dios los castigase , y entre- 
gase i la perdición. £n vis- 
ta de esto huí de Bcthulia, 
le dixo , y vengo á comuni* 
cartelo enviada de Dios ^á 
quien adoro y aún estando 
en tu presencia. Por tanto 
te suplico roe permitas salir 
á hacerle oración , para sa* 
ber quándo determina casti-. 
gaf sus pecados , y avisarte? 
oe modo , que me ofrezco i 
tíiirsíT contigo por medio de 
de la Ciudad , sin que nadk 
k> resista r porque así me lo 
^ha manifestado Dios. Cap^ 
II. per tat. Todos queda- 
ron prendados de la hermo-: 
sura y eloqüencía de Judith> 
y Holofcrnes dixo : Dios 
nos hiza mucho favor tn en-* 
viarte delante dei Pueblo*: si 
vuestro Dios me hace due- 
ño de la Nación de los He- 
breos^ como me lo das á 
entender , será también mi 
Dios : tú serás grande y poh 
derosa en la casa de Nabu- 
ehodonosor ; y tu nombre 
será famoso en toda la tierra. 
Mandó Holofernes que 



Hcviscn í Juajth al qúártíf 
en donde estaban sus teso- 
ros 5 y determina lo que se 
le habia de dar de comer de 
su misma mesa r pero Judith 
le suplicó la permitiese usar 
solamente de los manjares 
y provisión que habia lleva*- 
do , y se k dexase entrar y 
salir libremente de noche y 
antes de amanecer > para ha- 
cer su oración j y todo se lá 
concedió^ Pernsaneció asi 
tresdias, saliendo* libremen- 
te de su alojamiento y y vol^ 
viendo á él después de ha- 
ber orado. Baxaba por la 
noche al valle de BethuUa, 
y después de lavarse en una 
fuente , subra i orar y pedir 
al Señor dirigiese sus pasos 
para la libertad de su Pue- 
blo, y volviéndose i su quar- 
to , se mantenia purificada» 
hasta que comia por la tac-- 
de. Al q«arto dia la conví^p 
do Holofernes por medio dt. 
un Eunucho llamado Vagao^ 
á que fílese á comer y pasar 
con él la noche , persuadién-! 
dola éste á que le diese gusto 
en todo. Convino Judith , y 
concurriendo al convite coa 
todas sus gaías y adornos, 
comió y bebió , no de la me- 
sa de Holofernes y sino de lo 
que su criada la habia pre-. 

^ pa- 



m 

fatiáó;EL AsyríoiésnAi ti» 
prcndacilo de Juditir, y en** 
agenado , que btbió mucho 
mas vino de lo que había 
bebida en el jdísoupsp de bv 
vida* Ltegadá.^av noche sor 
teiirafon k)b criadosi; «Vagad 
cerro la puerta de la cá¿)a^ 
fa y y se ausentó. Judith j 
su criada quedaf oo solas con' 
Holofernesyy cácandcr isw 
€tv su Jecho septelcada;»i um 
profundo sueiíol pov: ch tsx^ 
ceso del vino « mando }ü« 
dhh á su criada se pusiese á 
hi^ puenav observando si lle^*^ 
gabá alguno. Hecha una bre*> 
ve y fervoriza oxacionr á 
Dios imfdoravtdo so auaiilióy 
le acercó á la cabecera de la 
caftu de Holofernes , tomó 
su pufia) Ó espada., 3^ le cór^ 
tó la icabeía de dos pifies* 
Sokó la co!ga4üra> deila can» 
tna , y ^nvolviendo> xñ> ellaí 
-la cabeza de Holofernes , se 
la dtó á la criada para que 
kí metíés^e eo su saco > y^ se 
salt\?ron las dos con^ acos^ 
tumbraban,a|tarentandoiban 
á orar, ; . .- üi 

^ Atravesaron el campo de 
los Ásyrios , y dando la 
vuelta al valle y Ikganoo /á 
la puerta de fiettínltav yi cKm 
Judith en alca voz: Abrídüás 
puertas :. Dios está con aosof* 



JII 



S^S 



zfGf obrando prodigios; 'civ 
Israeh .'Abrieron inmediata^* 
mente j y todo el Pueblo se 
juntó al rededor de ella con 
bie%s;<SubIÓ: J^idith aun lu- 
gttr eminente yy mpsifisnliQ 
la ¿flíbeza de HolóferQfis( rm 
iirsó:en pocas ffaUbfras.todd 
lo que habia hecho» Ozías^ 
y el ''Pueblo la llenaron iSé 
behdiciones y alfbanías.j yi 
Uamarpn á Achíor; Mottisfetí 
itonle la cabeza <k; Holdíer^r 
nes , y fue tal su turbocioRy^ 
que cayó- en tierra desma*^ 
yado. Pasado un breve rai^ 
to volvió en. sí^ j scjartojó" 
ijps pier ¿é Judith y ^beiKi 
^ciéndoli^, y!: dicicovlo qod 
en s« .nombre serta ensalza^-' 
do el Señor, Cap^ i}. fu> 
t4t. V¡4. Achien, 



» • '-r y < 



Díspusbi Jüdftb se; coIgaX 
sek ^abvzaide Hokfferncii 
en Oaf' muralla de^ia ^uidad^ij 
y que al nacer el Sol tomase 
et Pueblo las; armas y y sa« 
Hese' cbn .grai^de estrépito^ 
pero' que nisdteibajK^e-iél 
monte ^ fingiendb cxpiamenté 
qú^ iban á aimcar los ensmi^ 

!;os , para que advertido pof 
os Asyríds , fuesen i desper-< 
taivi^ suiiGeneral ,. y halláii^ 
dolé sin i cabera y abnegado 
tu' sQ pro j^iat' sangre ^ atemo- 
ráados ^evpusiespn en fúgiá} 

y 



3«6 m 

jrquc verificada \é$táV pw* 
Sfgaiesen á su^ eoemígQS coa 
Yalor y esfuerzo y seguro» 
del triunfo. 

* Pasóse en exeeucton esHt 
consejo , y todo sucediiá cor 
00 Jodith lo hkbia aoubcia*; 
dOé Luego que los As/rios 
supieron la muerte de su 
General solo pensaron en 
huin Persiguiéronlos los He-, 
bseos con nuicha algazara»! 
y al mismo tiempo, envid 
Ozías correos á las Ciuda* 
¿es de Israel dando cuenta 
de lo que habia sucedidOf 
l^ra que pQiitodai. partes 
persiguiesen Á los eaémig);>ss 
La éerrota fue grande ):)pí 
todo el país se enriqueció 
con los despojos. £1 Sumo 
Sacerdote Joacim pasó. de 
Jecúsalen* á.BethuUa con ^to- 
dos sai Presbíteros i dar 
gracias y el parabién á.Ju« 
dith, por la viáoria que por 
su medio habia conseguido 
Israel. Salió Juditb. i redr» 
birle 9 y tner¿ci6 oir)de} su 
bbca .aquellas tan grandes 
cómo concisas alabanzas ;.rií 
eres U glms de ^trusáleny 
tá U dUgrid de Isrdel 9^ tá 
el hnor de n»estt0i.PiáeUé$ 
Cdpi 14. / I ;. ^rr Mi ji .b 

• ; Separóse para Juditb^to^ 
do lo que pareció pestcne*? 



cer i Hobfernes ,: yestidos^^ 
ero , piau y piedras precio- 
sas. Para dar gracias al Se-» 
ñor» Autor de cantas mara-^ 
Tillas , pronunció estasanti 
viuda: un; cábttco en su aU« 
baqza; jf^.tompdo las ar nm 
de Holofernes ^ que tarobiea 
se la habían adjudicado , y 
la cortina de su pabellón^ 
Ity consagró todo aLSeñod 
en memoria de tan señalada 
beneficio.^ £1 nombre deju-! 
dith fue muy respetable en 
todo Israel. Los- dias de 
fiesta se presentaba, en pu^ 
blko con mucha t magnífi-*^ 
cencía ^. y despttes de babee 
vivido 105. años en Bethu^ 
lia , y dado libertad a su 
criada , murió y fue sepulr« 
uda con su marido .y llorin'* 
dola el Pueblo siae dias. £I 
de esu • milagrosa . vidona: 
(lie puesto en la clase de las 
fiestas de los Hebreos. 7^* 
dith cap., 1 6. 

£1 liibro de Judith cons<* 
ta de i6i capítulot » y aun* 
que hay variedad de opioio* 
nes sobre su autor , pareca 
nías probable lo fuese el Sup- 
ino Sacerdote £l¡acim » Ila^r 
mado Joacia;i».Tampoco con* 
tienen los Expositores en et 
tiempo; de este maravilloso 
sttcesa;.peni la mas: conoun 

opi- 



UÜ 



f \ 



•epioioa es fasbér )idó efií d 
feynado de Manases, des- 
pués de su regreso de Ba<^ 
bylonta y dcmde había' estft* 
do^f>rísieiyero«. ' fí "'^ 

b're Jl lo^ que gobernaron el 
Pueblo de Dios desde U 
muerte de Josué bisca Saúl^ 
lo&rquales i^nianruna aútoti^ 
dad casi igual i iá'^de 1cí| 
Reyes; É«t«'ittpIeo,' kiín- 
que vitalicio , no el-á heredi^ 
Tário , considerándose los 
^ees de los Israelitas co-^ 
no unos 'Vftarío'^ éttíi&ii 
l|ue era^ -^u* vét^adero y ab« 
Soluto Monairca. 
1 La digmidad de ios Jue- 
ces era vitalicia , como he- 
tilos dicho ; pero sá sucesiófel 
^adetió algunas interi^pcté4 
nes. Hubo en VaWés tieití* 
|>os anarqu/as' o intervalos^ 
en los quales estuvo el Pue-^ 
blo sin Caudillos , ni Juecesj 
y los hubo tdmbt«h bastan w 
ce largos de séi*vid6mbrfe y 
opresión , en que gemían Jos 
Hebreos baxo el yugo de los 
extrangeros sin Jueces , ni 
Gobernadores. Regularmen- 
te suscitaba el mismo Dios 
de ufi modo admirable , y 
"por una declaración expresa 
tic su voluntad^ aquellos qtle 
^eria dar por Jueces á los 



ISMdítKs.Alguñaí veces eW 
gi^ el Pueblo aquel que pa-* 
recia mas i propósito para 
sacarle de la ^ot>resiimv sin 

(tspéttt revelación? ^«epfqsaj 
cdfíio' quandd los Isrtielicai 
de la ocra parte del Jordad 
nombraron á Jephtc para 
qu^ los gobernase en |a |^er^ 
itá^ cernerá los Ámcínitas, Co* 
trii^' ItS opresiones que oblí^ 
g^tíiti í la electionde lo» 
Jueces no siempre com^prc-- 
hetidian í todo Israel , el 
pódér de 'éstdi no se estem 
dia «sobfe ' todb ^" Poeblc% 
"^ó tan solamente-^C^bré d 
país que había padecido la 
opresión ; y así no vemos quer 
Jephté hubiese exercido so 
áüicmdád á lá .partid d«-«cá 
del Jordán , ni Bfatic^i h 
partr de allá'dé ésteTÍ^i 

' El -Verbo ' juzgapj y el 
nombre de 7^'^* "sc^eniiendü 
algunas Veces en la &¿^itu.* 
i-á*pbr TcytiV^- í^ «^xcrcer, la 
suprfetnk ^oítWtVd sobre nú 
PúMó. Los Israelitas pidié* 
ron i Samuel un Rey qué 
los juagase, i. Reg. &• 5. ^2» 
Salomón pidió i Dios las 
Juces necesarias para J«é*'f 
i Israel;* 3 ; Iteg» 5 . s* La 
autoridad de los JucCés^ né 
era inferior i la de los Re- 
yes. E'stendiase sobre todoi 

los 



Ic^ atumos de piz y guéi^ 
jMU Juzgaban y sentenciaban 
los pley.cos absoluta y, deJfi- 
atávamfiQíc » p^ro qo tepi^n 

UlHKosiad J^gísU^iv^t M\ h 
de impQher. tributos 9Í..PM€^ 
bloi». EraBtproteSopf&de las 
Leyes , defensores de la Re- 
ligión y vengadores de los 
cLcrkosí f^incipalmeníte ,d(; 
U idolaerÍ9. No se disti/vr 
gaiaa por la pompa y Qs;enr> 
tacioa: no tenían guardia^ 
trenes, ai equipages, sino 
los que po.diai^,.fmnteíicr¡sc- 
giin d : caudal )^ riques^ d^e 
eada .uiio> I^as ff^tasfíe S}¿ 
chapIeQ consistían : en donesr 
gratuijtos ; pues no habia 
emolumentos establecidj^s y 

áfceglados >.' y íiiacj[ar<;;wgaba4 
al Buíbl^it '■ , ,r ,>v)-^ ^'í 
Lm Jvie<:esf fp<|rpn qu]M?c^ 
fcooipr^ix^ndido Abimelech ,' 
que se arrog¿ este empleo 
por violencia. Unos afuero^ 
elegidos >: pofi G'¥^yt9 cpÁf^ 
Othoniel , .Abad y SaiDgar^ 
Báfcac y Oebóra , Gedeofiy^r 
Samson ; y ptros.^op el Pue« 
blo y como Thola , Jaír« 
Jephte , Abesan , Ahialon^ 
Abdon , Heli y.SaoiueL 
, Eliibfo de ¡os Jueces es 
el séptimo del Viejo Teuar 
mentó , y el último del Hepr 
thateuco» Consta de 2K ca«? 



••i 



|if(ttIoftV -^n los quales-ae' 
iieren, las acciones 6 htstOf 
ri^i de estos hombres famo*> 
sp^ > i exi^epcioii: • d,e k Irfeli jf 
Samuel , de quienes íseici¿ 
t^^l- pfii^eipÍQ del priójero 
de Jos iReye$«iiAlg4Uios : lá 
atribuyen á : Pbinees , otros 
4 &dr|k$ <S;Ezequ/as , y. otros 
á $imu^ r que! f arece^ jkr mas 
fyrpbí|t)lf; c ... ,:; :^ ,:^ 

ríUEQRSfOrdwHo^'áJ&^ 
balternos^;Consta délos cá« 
pítuIoS/.r$. y .i7»; del Dcu* 
tflfpnomiQ, que..Moy$ei es); 
jaJ^ió^ yvM»^ nofohru! 
eg y cadik . ifiíuíUdií Jucce^^ : jr 
Magistrados. • para lermirtaff 
Us diferencias y litigios del 
Pueblo ; y que.quandoocurt 
fíe(e alguiL^asMntp d^ mw:hñ 
gravedad ,.¡loi/re(|iitie$<rQf «| 
lagar. qu0 el Señ^r eligiese^ 
para que lo jqtgasea y re« 
solviesen los Sacerdotes de 
la, familia de Aaron, y el 
J*f«íá tC^MdÜJp del Pue- 
blo que for tiempo fueset 
fluya sentencia efa i<-r evoca? 
ble , y debía admitirse bazo 
la pena de muerte, 

QiJando Josaphat Rey de 
Judá quiso reformar sus£s<* 
4adqs estableció Jueqes eti 
todas las Ciudades , encara 
gándplesmuy particularmen- 
te la, vigilancia y la justicia» 

co- 



50 



I V • 



tomor que cxer cisn U «uto* 
rídad del mismo Dios.Érir 
gió cambien en Jerusalen dos 
Tribanaks ^ el uno de Sa>^ 
eerdotes y Levitas y V el otro 
4e Príncipes 4&<icabé2sts de 
ks familias. £1 pimero co<f 
iibcia de los asuntos concer-^ 
Dientes á la Ley y cereíao* 
iñas.' de la Religión , que l^s 
remitihn: los Jueces Ordtni* 
ríos; y e) segundo de U que 
i^CAbd'ál ifficio del nej , esto 
es 9 de los negocios civiles 
é intereses de los partícula*^ 
j!es« iTal era la policía de los 
{i^i^cos antes de la cautivi^ 
dad de fiaby loma* 
. JUGAR < En iatiní«¿f- 
fy» Este verbo se pone co- 
manmi^nte por divertirse, 
alegrarse » retozar &c.4>erd 
también se entiende <por{>e^ 
kar,. burlarse^ caer en la 
disolución y/en la idolatría; 
'£n el Génesis 2i. 9. sedi- 
^ :que Ismael jugaba con 
Isaac ; y quiere decir , que 
k maltrataba , <S se burlaba 
de él con . insolencia? y des« 

pvecio. Joab dixo á Abner 
ZkKeg. Zé 14, que saliesen 
los soldados i jogar delante 
«b ellos^y'jesco es , quepeléa^ 
i^nunos con otros seriamen-* 
te/ Los HebréoS' dts^uespdo 
Jiaber . a^cadd el becerro de 



i]3o/y ibel>ido y Somido se 

levantaron para jugar ; E^¡ 
'32. 6. esto est para entren 
garse/á 1^ disolución y ál 
desorden. , í / 

rjÜIClO: En Hébi-eo 
Uiscbfhat , en QriegóKnl 
sis f y en Latín ^udkiumn Es* 
U palabra tiene muchas y» 
vanas significaciones en la 
Escritura. Tómase lo pi;¡me¿ 
ro por el derecho de juzgafi 
absoltxamente. Drur. x. 17J 
9a4ii. 5, 27. Lo: 2? por U 
reótitud, equidad y orra< 
buenas : quáiÚ^ades de ^.un 
Juez. P/J 71. 4, : 9^8. 4; 9 
88, I y. Lo 3?'porU''justi^ 
cia vindicativa , y' el figor 
de los juicios de Dios. Ex» 
i2« 12. Pi. ii8»84r Jx.2¿; 
9^ Lo 4? pdr las ley es y pre-» 
ceptos del Señor , y ^píarti J 
dilarmehte por lo/judkiales* 
Bx. 24/ 3. Uf. 18. 4. PiJ 
147. 20. Lo 5? por la ley 
6 modo regular y ordinario 
que Dios observa' -con mi 
amibos. P/.' ii 84 V. ,1 3 2J 
Lo^ por la: disicrecíon v sá^^ 
biduría y prudencia. Pjr¿ nr li^ 
5. Lo 7? por el Juicio final» 

Hacer juicio y justicia /te 
misriidiqu'^exirch/rié'en to« 
das^iaí viriiidés^de justicias^ 
equidad ^ fidi&lidaid ¿cc^Gew^ 

Tt 18. 



18. 19. F/. 118. 1 21 • El 
PcAoral que llevaba el Su- 
mo Sacerdote se llamaba R^ 
éi$ttal iel juicio y y algunas 
veces Juicio. 

f JUICIO (Fueoic del): 
Lo mismo que fuente de Ca« 
des y Gen. 14. 7» 6 aguas de 
cpmradíccion 9 al Mediodía 
lie la tierra de Promisión, 
VíMm. 2o. ij. Disele este 
nombre porque el Señor ma- 
ptfestó allí su enojo contra 
Moyses por su desconfianza 
)r poca fe. 

}. JULIA 6 Juliam : Algu- 
Bos creen haber sido muger 
de. Philologo , i quien nom* 
bra San Pablo antes que i 
Julia en su Epístola á los 
Komanos i6. ij. ; pero 
otros dudan si es nombre de 
hombre. 

.^ JULIO : Centurión de la 
Cohorte Augusta , i quien 
encargó Festo Gobernador 
ée Judea que conduxese i 
San Pablo á Roma por ha- 
ber apelado al Cesar. Julio 
tuvo siempre mucha jateo'? 
cion con el Apóstol t y en 
yUexandría le transbordó i 
Otro navio que iba á Roma» 

•-^ jUNIA : De quien hace 

qȎncion San Pablo despuei 

.4e Androoico en la Epísto-* 



A 



m 

la i los RonianoSi 1 6. 7. Er% 
pariente del Apóstol. Algu-^ 
nos creen que uno y otro 
son nombres de hombresií 
pero la común opinión es 
haber sido marido y mt^er^ 
y así los celebran las Igle-^ 
sias Griega y Latina el dÍA 
1 7. de Mayo* 
JUNÍPERO : Vid.Enebro. 

JURAMENTO: Prohi^ 
be Dios expresamente ios 
juramentos falsos , Uv* 19* 
12. y los no necesarios; Exi 
20. 7* pero quiere que quan«* 
do la necesidad y justicia lo 
exigen se jure en* su nombre¿ 
y no en el de ios dioses exu 
tráños » Deut. £0 13. Jor* 
4. 2» Ex. 23. 13. ni en las 
cosas inanimadas y ierres^ 
tres, ni en el cielo y los aS"% 
tros , ni en la vida de álgu^ 
na criatura qualquiera qué 
sea . Cathé Jdcob. y . 1 2. 

Nuestro Redentor que v¡«i 
no, como dixo él mismo^ 
no i destruir la Ley , sina 
i perfeccionarla , prohibe 
todas estas especies de jura^ 
mentos. Mátb. 5. 35. Loe 
primeros Christianos obser«4 
vahan esto & la letra , concidi 
refieren Tertuliano, Eusei» 
bio , San Chrisostomo jt 
otros. Pero ni los Apostóle^ 
ni los Santos Padres 9 ni ^t^ 



lu^hrísto prohiben ab¿ola«i 
Umence ti juramento ; pues 
hay ocasiones en que es in« 
fiispensable y aunque nunca 
áebe hacerse sin verdad, jus* 
tícia y necesidad , circuñs** 
tíiicias únicas que lo hacen 
Ucito* I Qtiánta es nuestra de* 
bilidadj pues debiendo ser 
creídos en juicio y. fuera de 
^ por ja respuesta sencilla 
que nos .enseña Jesu^Chris* 
10 diciendo //6 wf^Matbi 
t¿ J7» ¿staroos algunas ve-: 
fes precisados á jurar para 
hacer fé. Mas tengan encen* 
^lido Jos que juran sin las 
circunstancias que diximos, 
que sobre el pecado que co* 
meten jurando en yano , nun- 
ca serán creídos ; porque no 
merece crédito aquel que en 
d zAo mismo de afirmarla 
fieca^ 

" JUSTO ; Nombre que se 
di í, Joseph Barsabas en los 
(lechos Apostólicos t. 33. 
yid,, Joséph Barsabas. 
?. JUSTO: Judio llamado 
Cambien/ Jesús. £staba en 
HolnaiisoÉ San Pablo quan- 
do escribió J^ l^íscola i los; 
Golosenses , en la qual dice 
era uno de sus pocos com- 
pañeros fíeles en los traba- 
jos por el Reyno de los 
Cielos* €«<«/• 4. II» 



: JUSTO Tito : Gentil de 
Corintho temeroso de Dios^ 
que recibió en su casa i Saii 
Pablo quando salió de aque« 
Ha Sinagoga. A^. 18. 7. 
San Chrisostomo y otros le 
tuvieron por aquel Tito , á 
quien el Apóstol dirigió UM 
dé sus Epístolas ; pero esta 
no es la mas común opinión^ 
JUSTO y Justicia : Lt 
Justicia se entiende ordinal 
riamente por la bondad yr 
equidad , que dá á cada una 
lo que le es debido , y mu^ 
chas veces por la virtud jft 
piedad en general ; y fináis 
mente, por el conjunto de 
todas las qualidades qu4í 
constituyen al hombre de 
bien y timorato. Ex^cb» 1 8* 
5. ií. ^ 

La Justicia se entiende 
también por una virtud conir 
traria en cierto modo i la 
misericordia, esto es, que 
desentendiéndose de la cle«» 
mencia, venga ó castiga cof¿ 
rigor las ' ofensas hechas ¿ 
Dios por el pecado. Otra^ 
veces se tbma por ia misert*. 
cordia é indulgencia de que> 
usa Dios coa los pecac^ores^ 
y en este sentido se habla 
de ella freqüentemente en 
Isaías , y en los Salmos i« 
v« 6. Y 142» !• &c. Llima« 

Tt2 se 



33» 3^. 

sé> tambiéti: justo Ü Üóáhré 
Imeno » beoigno , piadoso ó 
indulgente , y así dice Sao 
Macheo, i. 19. que como 
S^n Joseph era justo , qui-* 
96 ausentarse ocultamente 
^or no diiFamar á su Santísi- 
ma Esposa* 

i Justificar á alguno es lo 
mismo que declararle justo y. 
absolverle. Fror. 17. x^^fs. 
5^ :2^)* Justificar se toma 
también por instruir y ense- 
■ar las vias^ de la. justician 
li. y I, 8. DapK 12. j. y fi^ 
nalmente , por manifestar d 
hacer ver que otra es me-^ 
nos culpable que nosotros.: 
Jerusaleh por sus errores jus-> 
tífico á Samaría y Sodoma; 
esto es f hizo ver podian lle- 
gar i mas los excesos y dl* 
sdluciones de estas dos Ciu- 
dades* Ez»ech. 1 6. 51. 52. ; 
Justificar en sentido Teo^ 
tógico es lo mismo que 
hacer á un hombre justo, 
lo que es propio de sola 
X>ios y stt gracia. La vetda-t 
dera justificación no consiste 
eii solo el perdón de los pe- 
cados , sino en la santifica-/ 
don y renovacioa del hom*^i 



m 

bré interior por la recepci^lf 
voluntaria de la gracia y do^ 
nes , que trasladan al hom^ 
bre del estado de injusto al 
de justo , y de la enemistad 
á la amistad de Dios> hu 
ciéndole heredero de la vi^ 
da eterna por la esperanza* 
Son varias las causas de \i 
justificación ; pero la únicaí 
fórmal es la jasticia de Diof j 
no en quanto es justo el mis^ 
oto Dios^ sino en 4udnt€( 
nos hace justos ; á saber , ea 
quanto somos renovados es 
el espíritu por su fiívor » que- 
dando verdaderamente Jus^ 
tos por la justicia que veci-t 
bimos dentro de nosotros^ 
según la voluntad de Dios^ 
que reiparte estos dones i su 
arbitrio , y con proporcioa 
á nuestras disposiciones. Fi«^ 
nalmente , la justificación e^ 
este sentida solamente se ve- 
rifica en los pecadores quaii«< 
dp renacen por el Bautismoyí 
6 se renuevan. por la yerda^^ 
dera penitétacia j excitados 
y auxátados dck divina gra^ 
cia. Vid. Cene. Trid« Sctí 



; i V .•- ♦/ 



• . 



r 



Vi 



•^ .\ 






/-T 



^ T 



( ■ 



mLi-'" 



^3S 



■i 






LA 



. 1 



i( 



i LAABIM 6 Ldhabím t 
Tercer hijo de Mesraim, , y 
nieto de Chain. Gr»« to* i j. 
ii LAADA:Hijo de Selá^ 
y padre de Maresa > de la 
Tribu de Judá, ú Tari, 

* lÁbAN : Hijo de Bá- 
fhuel , nieto de Nachor y 
hermano de Rebeca. Fue ps*^ 
dre de Lia y Racheh Sett. 
30. 3 1. Quando Isaac ehvicS 
á Jacob i Mesopotamia fue 
bien recibido de s\x tio La-» 
ban , y despulas de haberes^ 
tado un mes en su: casa \^ cbú^ 
siderahdo no erai Justó )que 
por razón del parentesco le 
sirviese d'e valde , je pregun^ 
16,, ¿qué redompensa que^ 
rb* por sus' secvrcioi ? .Pro# 
«letió Jacob servirle siete 
lAós si le * daba por müger 
i^su hija i menor Kachel;y 
convertidos en ello , le sir-^ 
tío Jacob. el tiempo señala*^ 
do. Cumplióse éste , y Ja-* 
06b pidió se le diese i Ra- 
chel| según .el paólo qqe h¿i 



! » 



»•...» 



bían hecho. Hizo Laban d 
fbstin y banquete de las bot 
das ; pero llegada la noche^ 
introduxo i Lia en el ap&f 
sentó de Jacob » sin que ésr 
te Jo advirtiese < hasta el dk 
siguióte. Oye jóse Jacob vi« 
vamcnte del engaño , y Ldr 
ban le satisfizo diciendo , no 
ser costumbre en aquel país 
casar las bijas menores aólies 
que Jas !may ores , y que ú 
ie servia otnos siete a^os ^ dte 
daría también áRacheLCote» 
descendió Jacob » y recibiá 
áRachel por mugerdespuei 
de ia. SjDniáot i "de Jas. bodas 
tie Lia ^ (véase i BuhámekJ 
sirviendo por ella «otros' si¿9 
te años. Gen^ 29. per t$n . -;; 
/Estuvo Jacob catorce años 
6ii::casa^de.:Laban , y^qufi4 
riendo al íin.de ellos voB? 
frerse £ la tierra de Cbandan,^ 
k detuvo Lában ^ ofrecien^ 
do darle lo que quisiese sí 
continuaba en servirle. Com 
icenidos caqué ¿toda leí quo 
naci^e manchado:» óu de va? 
rios colores de : los /rebaño) 
de Lában serít de Jacob.» y 

lo 



334 LA 

lóMgto 6 hlifíctídtm Só- 
lo color de Laban , separó 
éste todas las reses de un co^ 
lor , y se las entregó á Ja- 
cob , e^icargando el cuidada 
de las otras á sus hijos , y 
énviinddlos con ellas a dís^ 
tancia de tres dias de cami- 
no de las de Jacob » par4 
evitar todo fraude. Nunc4 
prevalecieron los consejos de 
los hombres contra los dc 
Dios. £1 Señor que queri^ 
hacer poderoso í Jacob » le 
inspiró el pensamiento de 
poner en los canales del abre* 
vadero algunas v^ras de cho* 
fo y otros árboles descortés 
údas por algunas partes ei| 
<1 primer tiempo de juntar- 
se los animales ^ quitándo- 
las en el segundo^ Con este 
trtifício consiguió que todd 
la primera cria saliese nlan-r 
cbada ó dé varios colores^ 
y la segunda de uno solo^ 
y aumentó sus rebaños ex- 
traordinariamente^ ^Ctt. ^Qp 

ir, ji.í» finp 
, Conoci^do Jacob que 
Laban y sus hijos no le mi- 
raban como antes , é inspi- 
rado de Dios 9 tomó la re- 
solución de absentarse secre- 
tamente con sus mugcrcs, 
hijos 9 y todo lo que tenia; 

y dispusp las cosas de- cal 



(.,. 



LA 

Vüttttá 7^qtfé ntíMlegírott^ 
-entenderlo hasta el tercer dia 
de su absencia. Salió Laban 
con sus parientes en segut<« 
miento dr Jffcob^^^ y:^-»l sép- 
timo dia le alcanzó en los 
montes de Galaad ; pero ha- 
biéndole prohibido el Señor 
hablar 'con aspereza i Jaíob» 
le dio á entender con bué* 
ñas razones su sentimiento 
de que antes de su partida 
no le hubiera dado el con^ 
suelo de abrazar sus hijas f 
nietos 9 y despedirlos xoql 
Cánticos al son de insltru^ 
meneos músicos*. Sobre to# 
do le dio grandes quejas dé 
que le hubiese robado sus 
ídolos. Jacob ignorando qw 
Rachel los hubiese hurtadc^ 
respondió.) que desde luego 
consentid en que perdiese. lá 
vida el que hubiese cometí» 
do el robo» Regbtró Labaia 
todas las tiendas de Jacd>^ 
%ixí haber podido hallarlos^ 
porque Rachel tuvo la pnM 
caución de loculiarlos útbí^ 
9CO de los aparejos de úojcin» 
mello, y sentarse sobre ellos^ 
excusándose í levantarse 
quando entró su padre ba^ 
xb del pretexto de hallarse 
indispuesta. >. 

También Jacob irritado 
dc' que se Iq aitribuyesie cui 

hitf-í 



LA 

llt]rn> que ignoraba^ > aló 
graneles quejas i Laban de 
k conduda que habia teni^ 
do con élasíén esto^ co* 
mo en alterar muchas vecet 
sa salario 9 diciendo que: si 
Dios no le hubiera ayiida«<. 
do, saldría denudo de sE 
casa. Respondió Laban,, es-* 
tas son mis hijas , escos soo 
¿lis hijos , estos son. mis. re-*: 
bastos, y: todo lo que ves 
ts mío : § Qpé podré hacei! 
yo contra mis hijos y nús 
Bietos ? Hagamos , pues, 
4^í al]anza^< entre los dos^ 
£¿vantó Jacob una piiedra» 
Remandando i sus parientes 
que arríinasen otras , htde* 
ion un támulo, sobre el qual 
comieron , y se juraron mu- 
tua fidelidad de no pasarle, 
jamás ni él uno ^ ni el ótro; 
cpn mal .fin.^ Laban: UsomS: 
il' aquel montón, según sii 
lengua, Tiínur/tf de tistigo'^ 
y Jacob en Hebreo , Uontiií. 
de testimottiüé HechoS: alguff 
■os: sacrificios en el naoote^- 
después 'de fhaber cOmtdo: y^> 
descansado , se despidió La^ 
ban de sus hijas y nietos i y> 
cebándoles sa bendición ^ae> 
Tolvió. á su piíís j .stn qu^ 
bailemos mas noticif de el 
en la Escritura. Gm, 31» fe¥ 
m. Vid. Jacob. 



V ■ ■*> 



- tABANs Lug3í desfco* 
nocido de las llanuras de 
Moab á la otra parte del 
Jordán. Entre, fiaban ^ Ha^ 
serocb:^ ^Phaca^ y! Xo^él 
promulgó Moysés>eL DeutM 
rontamio. Drgr^ i¿^u Puede 
ser lo mismo que UbtiáéNumi 

:: LABANAi 7tfA.'«i5*«<4a¿ 
Ló mismo qué . Lefatna. 1 'iü 
tOrV^z^. Primero' fue CiiH 
dad Real : después cayó en 
suerte i la Tribu de Judáf 
se llamé Lohnáiy ítie cedi^ 
da á los Levitas. 7^/1 zi. li^i 
En el lib. 4. délos Reycs?&í 
22. se dice^qiie .se.subjstraxa 
del dominio de Judá en el 
reynado de Joram. !• Pan 
6. 57« En tiempo de Saní 
6eréoimoi no . subsiacia sino 
iinal aldea con ; este nombre^ 
Eusebto 'dice ^,. qué enm 
tiem^ habia en las inmc*' 
díacíones de Eleutheropolia 
una aldea llamada Lebna» 
Caimét. cijdlr/optmon,.quc[ 
acámparoanJoscishie&as ccí^ 
ca de esta>iCttiklailten sil yu4 
gedel désíercó. Nu»» 35. 21.. 
LABANATH.:; Lftgar ^ 
paísudé h TiEÍbtt <k ^^«1é 
Jkfé Mif^¿)6^ SegunriGabnét^ 
ts;:tl PriMiomodá; jbbúcd 
síttiado entré rEccdipo y 

Tyr<>* ' ■ ' ,- • , -i 

LA. 



83$ A.A' 

« cüABiQ: Se tdfbftlrtidbá» 
TJBces por el borde de un íioy 
Viso,; mesa &ei Bf; 25. 24.: 
5&.&ff ;>7. :2^ .:Sfgoifíca;taiiKr 
Ueh el Ivnguageó idcomai 

oracióiuli:.' 57. Iji.'CrW /<• 
^;««. /riirá ií^ /« x /4¿Í0X ; esta 
es , concedí la paz en fuer^ 
u;6 jnovido de' lá oración. 
Fhito dé.los Jabios : son laü 
ptilabras buenas 6 malas que 
poducen los efedos corres-, 
pondientes á la bondad ó 
niáliciaqbe las anima. Pron 
i8¿ 20; Pagar al Señor los 
bécerrol de nuestros labios: 
Of. 14^ ^* ts lo mismo que 
cumplir lo que se ha prome-t 
tidoí. S^gun el Hebreo de- 
be leerse este lugar así?- Te 
sacrificaremos los becerros^ 
y: otros frutos : de animales^' 
que te ofrecomos, y<prome- 
ten ahora nuestros labio^' 
O de otro modo : Te ofre- 
ceréhíiós con nuestros labios' 
hs ialabaínzas» /'dicción deigra^ 
cUmp 4}ii!e>4lebeniosopar^-los 
beneficias» i^ecibídós;:" > ^ 
< LAGEDEMONIA , por 
¿ero nombre Sparta: Ciu- 
dad 4na)9 antigua ly famosii[ 
del^Peldponesó y "Cap»»' d< 
Wj Gfdcia berca'xict ¡tio í £0*4 
tptav príméto foe: Episcopal 
sufragánea de Corintha 9 ^]^* 
'¿'. 4 



últimamente r Arzobispal* dé 
la Morca. Hoy se llama Mh 
sitfd. í ^ .1 

- Los ' Lacedemottios ocuh 
pan iin lugar distioiguido cea 
la Historia Griega ; pero so», 
lo diremos lo '^ufe se ;habhl 
de ellos en los Libros Svf^ 
grados. Aréo Rey de . Spam 
ta ¿ Laceden^ohia aviso al 
Sumó Sacerdote O^ías I1I& 
daño del itaundo 382C.que 
habiendo hallado noticia eo 
sus archivos de que losLace^ 
demonios y Judios eran bem 
manos , descendientes ; de 
Abraham 9 deseaba le 4tese 
cuenta del estado, en que^se 
hallaban. Onías recibió. bico. 
i los enviados.de Areo » y: 
respondió- l^aber celebrado 
li' noticia del parentesco :qtter 
mediaba entre las :dosnac!0>r 
ne$; ( Este :paientéscó es moy» 
dudoso y difícil . de; compro^ 
bar. ) Enviando Jonathas 
M^hábfO' muchos anos des* 
pu^ 'Embiaxadorés á Roma 
para innovar la alianza con 
aquella República , ;les maii« 
dó llevar de paso á los La*-* 
cedemonios una carta , eni 
que^copiando literalm^te 1^ 
de Areot» teiid^ciaeni^e otray 
cosa» que les enviaba aque4 
Nar. eoib^uda f palia renovao 
su amistad y^alian'p^ y dat^ 

Jes 



Ir' etfenu dú éstidode sxf 

ífdc habían estado expues-. 
Mvsrá mochas persccttcióne&»' 
I«shabía Jibrado elSeñotiDi-, 
UgrosanuenteJ íkiii/ÜUf iZéj^i 
Ji'rig^ Ho coQsia^^pié i>espAicf«) 
r; dieron loriLatecfettooioss^ 
pero se sabe qi(@ Jasón vién^ 
dose obligado i dexar la pft« 
^a' por: SUS' delícosi y exce- 
sos i<se ktfké i JtísLai^ede'^: 
OKoiuDs ».r esperando ihailar 
asiló en «éUoc por la alianluí 
que teniao cqñ k>s^ Judíos^ 
«ero sabido b1*iiiocív9 de sw 
fitga i:le íabafidQitarQB « y-^ 
oüirió sen que hubiese qui^ 
le diese sepultura. Z^ MáQ 

. LACHIS t Ciudad en 
donde reyñaba Japhía , uno 
de ios aHados de Adoniséf 
éecRéy dle' JerusaleQ. 7^« 
no. 3Í.' Estaba cbmprehendi- 
da en la Tribu de Judá. li. 
15. 39. Después fue cour 
quistada por la Tribu de 
Dan, y, se llamó Lesen y, 
Lessndjtn» ^os. i^* 47, En 
óempo de Oseas Rey de 
Israel » el año 6. de £ze«> 
quías Rey de Jüdá , tomó 
Salm^nasar ia Samaría , y 
en el 14. se apoderó Senna- 
cherib de todas ks Ciudades 
fuertes de Judi. Ezechías te. 



mx\6 :£fabaxádores i La-; 
chir pidiendo lá paz; pero^^ 
no hr consiguió ^ en medio 
de haber sacado algurtas co^. 
sa» preciosas )dei. Templo^ 
para^^atisíkcer ^«u/ cpdicúi¿ 

LADRILLO ! Mandó; 
Dios á Esechiél predícase al 
Pueblo iel :aiedi6; qjue Jera^ 
salea faftbt^ :.tl9r)padecerfrryi 
que y leu ^eífeAo-:; sufrió- -«eU 
años después ei|.|eL <!• de» 
Sededas 9 figurando en uní 
ladrillo ia Ciudad ;^'.(1 .^tcta 
y Jas ¡.maquinas qüeibalMaÁ 
de servir para defrtbiti^uf 

muros«-£^c^. 4ir 1; J iigf 
LADRÓN: En h E8-> 
entura es muyfreqíkate dair 
el nombre de . la/kcnes y Ut? 
dponcillos ii los soldados^ fQt 
io qw.convicQead vertir» qttq 
antiguamente se . . llamaban 
así » especialmente los Preñ 
toriaiios^ tomando el latirá 
Uñones de. Utfrenes , que 
significa iSudriias dejos €ikS4 
t4¡Íos. ámb. Gal. Verk^ LanoM. 
ms^ Tjrin. tu 2. Reg. 4, 2«t 
y 4. Rf^", 24. 2, Jesu^Cbrís-k 
to fue crucificado entre dof$; 
ladrones , de los quales el 
uno blasFemaba del Señofi* 
y el rotró por el contrario 
reprehendió la tenierifiad; de^ 

yv aquél, 



3r3« 



LA 



aquel , y volviéndole -^Eil 
el Salvador , le pidió sé acor- 
dase de él eo su Reyno, me*, 
redendo oír i Hoy estarás 
eonoiigó en «1 Paraíso, luí^ 
23. }^. y /if é-En el Oricn^ 
te se celebra ^u ¿esta el 25^ 
de Marzo, y es conocido 
por el Buen Ladrón. Algu- 
nos creea se; llamaba Dimas. 
' LACASIl : Se habla freqüen-i 
Kmente de los Lagares en la¿ 
Escritura ^ pero no solo s^ 
^tiendea por este nombre 
las prensas 6 máquinas con 
^ue st exprime la uba » sino* 
fámbiM l^s cubas , tina jasr 
y otras vaMjas grandes eii 
^ue se deposita el mosto , f^ 
conserva el vino, según Cal-* 
Stiet. En Isaías 5* 2., Ma-* 
teozí. 33. y Marcos 12» 
t« en donde se pone la pa»^ 
rabola del Padre de familias 
que plantó y cercó una vi* 
fia, edificando en medio de 
ella una torre y un lagar; 
por la torre entienden los 
Expositores el Templo de 
la Iglesia edificada por Je- 
su-Christo , y por el lagar 
el Altar sobre que se ofrece 
ál Padre todos los dias el sa- 
crificio del cuerpo y sangre 
de su hijo» 

Hay muchos Salmos con 
d título : Pr9 tarcuUribHf^ 



LA 

que 4uicSre decir ) finr los tdM 
gAHs. Esto se explica de va-* 
rios modos* Unos creen que 
aquellos Salmos son cáoti* 
eos de regocijó , que se can* 
tában principalmente en la- 
fiesta de los Tabernáculos» 
y después de la cosecha y 
vendimia. Otros , que la 
V02; Hebrea Gitthin significa 
un instrumento músico. Los 
Santos Padres lo explican en 
el' éecitido espiritual de la 
iglesia que es la viña- mistí- 
ca. Catmet dice puede ea« 
tenderse por Salmo dirigida 
al Maestro de Másica qué 
presidia en el coio^ik vándl 
Gethea. ."' ' . ^ ^ i 

LAGAR de Zeb : Cueb^ 
subterránea , bodega ó lagar 
en las riberas del Jordan« 
Tomó ei nombre de Zeb ó 
Zebe 9 por haber Gedeoit 
quitado en el la vida alReyr 
de Madian del propio nom* 
bre. 7«¿- ?• 25. 

LAGARTIJA : RcptU 
muy conocido. Hay varias 
especies de lagartijas , que 
se distinguen principalmente 
por sus tamaños. Su comida 
estaba prohibida por la ley 
como animal impuro» Le% 
II. 50. 

LAGO ó Laguna ; Ha- 
bía en ia Judea tres grandes 

La*T 



LA 



339 



lagos ^^ el Lago Asf^háf & 
Asphaltes, el de Tiberiades, 
llamado también mar , y el 
Semechon , de los quales sq 
habla en sus propios luga* 
res. Además de estos Lagos 
había también grandes es*- 
tanques , i los quales se Jes 
daba el nombre de Lagos9 
como el Lago Cendevia , de 
donde sale el pequeño rio 
Bel US al Oriente de Ptolc- 
maida : el Lago de Cesárea 
de Palestina ; el PhiaU al pie 
del monte Libano : d de 
J^tcer : y el de Heseion i la 
iKrá parte del Jcrdatu Isaías 
22. 11. habla también de 
€tro Lago ^ntre los muros 
de Jerusalen que puede ser 
la piscina y aqüedudo que 
Ezequfas mandó hacer par^ 
introducir en Jerusalen las 
aguas de la fuente Ohon, 
como se refiere en el libro 
4? de los Reyes cap. 2o« 
V. 2o. , y en el 2? del Para- 
Üpomenon 32* 50. 

También se habla en el 
I? de los Reyes , cap. 30, 
V. 30. del Lago de Asan» 
que parece estaba cerca de 
b Ciudad de Asan , perte- 
tiecrente á la Tribu de Ju- 
ái , ^os. 1 5* 42. la qual fue 
asignada á esta Tribu , y 
cedida después i la de Si- 



4 « 



meon. ^os. 19. 7. La Vul« 
gata usa del nombre Lág9 
para significar el sepulcro* 
Ts. z-j. 1. froy. i# 1 2a 
Para señalar el lugar adoii-5 
de van las almas de los muer«« 
tos f llamado también infíer« 
no. ^z,ec. 26. 20. Para indi"* 
car tma cárcel. Gen. 40. 14* 
Para denotar una cueva de 
leones y otras fieras. Dan. 60 

7. y 14. 39. 
LAGRIMAS: Vid. Llanto. 

LAHELA : País i la oirá: 
parte del Jordán , adonde 
Teglatpba1a5ar transportólas. 
Tribus de Rubén y Gad i y 
media de Manases, i. Par^ 
5. 26. Puede ser lo mismo 
^ue Hala » de la que se habla;> 
en el libro 4? de los Reyes 
17. 6. y 18. .ti«, y acaso 
el país de Havila y ChoU 
ázia la Cholchida. y Arme- 
nia , de que se hace mm-m 
Clon en el Génesis 2. 2. Vidé 
Chale. 

LAHEMí Lo mismo que 
Bethleem. 1. Par, ^. zz. 

L AIS . Ciudad que con- 
quistaron los de la Tribu de 
Dan con 600. hombres , y 
en la que pusieron el Ephod 
de Michas , mudándola el 
nombre desde entonces , y 
dándola el de Dan. Jos. i8« 
Z^.Es lo mismo que Laisa* 

Vv z is. 



Is. 10* ';• Lesa) étn. \o% 
19.6 Lesem. £s famosa en 
Ift Escritura por haber sido 
Ltvitica y patria^ del Profe- 
ta Isaías. Bstaba en la Trí-* 
bu de Nephtali i la parte 
Septentrional de la tierra de 
Promisión* Los Griegos la» 
llamaron Faneas y Diosfolis. 
En el Nuevo Testamento se 
nombra C$s4pea de Fbilipo y 
Heronías. Pcolomeo la tiróla 
Cesárea di Fania y FmAfy y 
It pone cerca de las fuentes 
d>el Jordán en los términos 
de Celesyria i la falda del 
Ziibano. Fue Episcopal su* 
fraganea de Tyro. Es bas- 
tante grande , y de mucho 
Comercio » y aunque se lla- 
mó vulgarmente BilifM , B«« 
Unas^ y Bolbec ^ hoy lé dan 
}o9 Turcos el nombre de 
Jáz^baj/a» Según el mismo 
Ptolomeo se juntan cerca de 
Ids puertas de esta Ciudad 
los dos rios Jor y Dan , de 
los ^ales , según la opi- 
nión común , se forma el 
Jordán. 

LAIS : Padre de Phalri 
de la' Ciudad de Gallim , á 
quien dio Saúl por muger i 
su hijr Michfol > quitiindíbse^^ 
lá á David, t^ Reg. 25. 44. 

LAISA : Pueblo de la 
Tribu de Benjamín cerca it 



íuAí 

ú Cíudacf de Berea: es conor 

* 

ctdo en la Escritura por U 
batalla c[ae Judas Machabeo 
di<S í E^cchides y Alcimo, 
perdiendo allí la vida. r. 
jMrfc. 5^. 5* y sig. Vid» Ju- 
das Macha beOi 

LAMECHrHijodeMá- 
thusalá y padre de Noe. V¡r 
vi6 1 8^2. atk>s antes del na*^ 
cimiento de Noe j y des-* 
pues 59^5. 9 que hacen eil 
todo 777. años^, habiendo^ 
nacido el del mundo 874.^ 
y muerto el de 16 fi. Gsn, ^4 

LAM£CH : DescenrdSetiw 
14 de Cáin , hijo de Mathu,-^ 
salen, y padre de Jabef^' 
Jubal , Thubalcain y Noe»- 
ma. Es- célebre en la Escri*» 
tura por la Poligamia de que 
fue autor. Tomo por mu-* 
ger á Ada y Sella^ Aquella 
ftie madre de Jabel y Ju-' 
bal; y Sella de Thubalcain 
y Noema. Gen. 4. 1 8, ' 
LAMENTACIONES i 
l^oemas' 6 cantos lúgubres 
de que usaban los Hebreos 
en la muerre de los Príncw 
pes y Héroes militares , y 
en las calamidades páblícasJ 
Según lo que se dice en et 
libro 2? del Paralípomenon» 
3.5. 25. parece habia una 
colección de es^os-Poemat 

que 



LA 

tpicse perdió, según 'Cal* 
iñti CD su Diccionario. En 
los fíbros sagrados se ha- 
llan las que escribió David 
éofi motivo de la muerte de 
Abner y Jonathas. 2. Reg^ 
t. 18.7 sig. Ib. 5. 33. Las 
de Isaías sobre la ruina de 
Babylonia por Cyro que ha- 
bía de.dar libertad á los Ju^ 
dios. Is. 14. I. jF sig. Y las 
de Jeremías , Ezechiel &c. 
' De las que compuso Je- 
remías sobre la muerte del 
Rey Josías se dice en el la^ 
gar citado del Paralipome-^ 
lifón que hasta el tiempo 
ctel eutor de éste libro eran 
imiy usadas. Las mas famo-f 
sas son las de Jeremías» que 
jaún subsisten con el título 
de Threnos ó Lamentacio- 
nes. Todo es grande en ellas; 
y se considera como la par- 
te mas pathetrca y afectuosa 
de toda la Escritura. Qiian- 
to puede conducir i mover 
el espíritu i llanto , compa*^ 
sien y lagrimas » está reü- 
Bido en esta composición. 
Comparada con las trage- 
dias de Séneca y otros au<- 
sores profanos brilla entre 
ellas como el Sol en medio 
de las tinieblas. Está divt^ 
dida en cinco capítulos to- 
do^ en verso Hebrea ; pcfo 



LA' 



34» 



los quatro primeros tienen 
la qualidad de ser acrósti- 
cos : esto es» empiezan todcñ 
sus versos por las letras del 
Alphabéto Hebreo según sa 
orden. Y es de notar que ei| 
los capítulos z. 3 . y 4« st 
halla la letra Vhe antes que 
Átn y siendo así que en el cá^ 
pítulo 1? y en todos los Sal- 
mos acrósticos precede él 
Atn al The y lo que pudo ser 
descuido de los copistas. 
' En los dos capítulos prt* 
meros Hora la desolación de 
Jerusalen por los Chaldeos^. 
haciendo por antithesis una 
pintura viva de su expkn- 
dor y felicidad pasada , y 
del estado infeliz y deplora* 
ble de su ruina*. Alegorícs^ 
mente representa el Uanto 
de Jesu-Christo sobre la mis- 
ma Ciudad , que habiá de 
ser destruida por Tito. En 
el tercera se queja de lascar-* 
lamidades » miserias , carce-S» 
les , prisiones , hambres y 
azotes que sufrió é\ mismo 
de sus conciudadanos duraii<* 
te el sitio de Jerusalen. Do 
paso representa ensimismo 
la aflicción de los Judios 
causada por los Cbaldeos) 
y alegóricamente la Pasión 
de nuestro Señor Jesu-Chris- 
to y de los.Martires Cbfisi^ 

tia- 



34» 



LA 



cíanos. En el quarto se Ia« 
menca de la ruina de la Ciu«- 
dad ^ del Templo y de to- 
da h naicion : primero por 
Kabuchodonosór, y después 
por Tico y Vespasiano* Fi- 
nalmente los threnos 6 la- 
mentaciones de Jeremías tie- 
nen otro objeto muy eleva- 
do y digno de nuestra aten* 
cion. Llora » y pone á la vis- 
ta los trabajos y miserias 
que el Redentor del mundo 
habia de padecer por noso- 
tros en Jerusalen ^ y se h^ 
menta de la ceguedad y per- 
fidia de la* Sinagoga ^ que 
debia ser castigada con el 
mas terrible azote , y de U 
insensatez del Pueblo esco-<> 
gido « que habia de venir i 
ser por su endurecimiento 
ti oprobrio de las gentes y 
el odio de todo el mundo, 
como se está viendo hace 
mas de diez y siete siglos» 
El último capítulo se intitu- 
la : Oración de ^ertmUs. En 
ella recopila breve y suma- 
riamente los trabajos y aflic- 
ciones que habían de venir 
sobre el Pueblo por -5us-^e- 
cados; y ruega a Dios le 
restituya i su antiguo es- 
plendor y felicidad, 

LAMENTATRICES 2 
Vid. Plaaideras« 



tA 

LAMIA : Monstruo ma« 
riño muy feroz , voraz , y 
de una corpulencia tan ex- 
traordinaria , que afirman 
algunos los hay de 2o* y 
JO®, libras de peso , y que 
$us fauces 6 gaznate es taa 
ancho » que puede entrar poc 
él un hombre armado. Dis- 
curren mucho los Expositor 
res sobre la especie de estos 
animales; pero ninguno se 
atreve á fixarla. Los modcr- 
nos quieren dar este nom^ 
bre á ciertos Cetáceos raros 
y disformes que se han visto 
en nuestros tiempos » mas 
nada pasa de' conjetura. El 
Padre Jacobo Tyrino en sus 
Comentarios sobre los chre« 
nos 4. 3 • se inclina con otros 
i que la Lamia es una espe* 
cié de Dragón con rostro» 
pechos y toda la parte su^ 
perior del cuerpo de muger 
hermosa , y lo restante de 
serpiente con escamas. Dice 
también que Aristóteles, Pli*^ 
nio y Solino la llaman 2¿at$^ 
ticoTA. Alberto Magno , libm 
26. de Animal, y otros afir« 
man haber visto un mons-^ 
truo semejante en Alemania* 
Tyr. ubi sttprk. La credulidad 
de los antiguos sobre estos 
y otros espedros semejantes 
hizo que las mugeres usasen 

de 



LA 

de la f>alabra laniíd para aca- 
llar los niños 9 no sin grave 
perjnicio de las criaturas tier* 
ñas que se abaten , y crían 
Cobardes y sin espíritu» £1 
mi^mo Tyrino sobre el ca- 
pítulo 34* de Islaías v« 14» 
dá otras nociones de la La- 
mia y aunque siempre se in- 
clina á lo dicho arriba. 

LAMPARA : La palabra 
Lámpara es muy freqüent^ 
ta lú fiíc'rimra. Los anti- 
guos no se servian comun- 
mente de cera , ni sebo pa* 
ra^ alumbrarse , y gastaban 
aceyte en sus lamparas. La 
lampara 6 candelero coi) 
Áúe ramas qué Moyses pu- 
so en el Santuario , y el que 
Salomón colocó después en 
el Templo > no eran sino 
unos mecheros que se llenan 
ban de aceyte y se ponían' 
en las ramas del candelero. 
' Las lamparas ó candele- 
ros de que se usaba en las 
casas particulares estaban por 
lo común puestos sobre un 
palo fixado en tierra ^ pero 
bastante alto. Las lamparas 
de los soldados de Gedeon 
Judé 7. 16, eran palos de 
pino 9 cedro 6 ciprés tosta- 
dos y untados de pez » cera 
¿resina , según Arias y Se- 
rario* Las de las Vírgenes 



LA 343 

prudentes y fatuas del Evan-» 
gelio Math. 25. i. / sig. son 
enigmáticas ; y para que se 
entienda aquella parábola en 
que se trata de la caridad 
y demás virtudes del alma 
Christiana y llamada con ra- 
zón esposa de JesuChristo» 
será bastante decir , que alu- 
den á lasque los Judios usa- 
ban en sus bodas quando 
iban por la noche acompa- 
ñando la novia i casa dei 
esposo , 6 adonde se babiaa 
de celebrar los desposorios* 
Estas eran unos hachones 
de hierro 6 de barro rodea* 
dos de trapos » que humen 
decían á menudo con acey« 
te 9 por el qual se figuraba 
la caridad. 

La Escritura usa muchas 
veces de la palabra lamparét^ 
en lugar dq luz« Juákb 3« 
lOr- Los sentidos figurados 
que tiene esta palabra en los 
libros sagrados son tan cía- 
ros y notorios > que sería 
molesto citar aquí los la- 
gares. 

LAMPSACO: i. Mdc. 
15.23. Ciudad marítima de 
Mysia en la Asia menor ázia 
los confines de Lycia y Pam^ 
philia y llamada antiguamen- 
te Pityusa , y hoy Lampsico. 

LAMUEL : Este nombre 

se 



344 



LA 



se halla en el libro de los 
Proverbios de Salomón 3 1 • 
!• 4* y significa d que es ig 
Diof , 6 el que posee á Dios. 
l^a opinión mas conscailce y. 
mejor recibida es que La? 
muel es eí mismo Salomón^ 
^ucor de aquel libro > supo-. 
Hiendo que este nombre se 
lo di6 su madre para deno- 
tar le consagraba á D¡os« 
^ LANGOSTA : Inse^o, 
cuyos estragos son bien nor 
torios. En la Palestina son 
mayores que en España , y 

Earece que su comida esu* 
a en uso en aquel país , pues 
Moyses se la permitió i los 
Hebreos. Lev. 11. 2Z. Hay» 
quatro especies de Langosta: 
Oruga , Attaco , Ophioma- 
co y Langosta. Dios casti- 
gó á Egipto con una plaga 
de Langostas que aiolároa 
todas las mieses.' Ex. lo. 4. 
j sig. El Profeta Joel refi- 
riendo una grande esterili- 
dad que padeció la Judea 
por una multitud inmensa 
de Langostas y habla de 
ellas como de un exército 
enemigo que cometió todo 
genero de vejaciones y es- 
tragos, ^oel \.6,j sig.y z. 
5. j síg. Isaías 5J. 4« ha* 
blando del exterminio que 
hizo el Ángel en el exército 



de Sennacherib , diee , ^ué 
recogieron los depojos como; 
se recoge la Langosta > alu«. 
diendo i que quando \¿ 
Langosta es arrojada por el 
viento al mar 1 y después éu 
te 1a. arroja i montones sd-r 
bre los arenales » es precisa 
abrir grandes pozos ó zan*» 
jas para enterrarla» 

¿os Hereges y Sjeftaríos 
son comparados i e^tps ía-^ 
se(^os que asplan.lo^ caoK 
pos. Afee. p. 3« San Juan en. 
el desierto no usaba de otro 
alimento mas que jLangps«i 
tas y miel sylveistre. iUtb^^ 
5# 4. "^ \ 

LAODIC^A ó Uodtda^ 
Ciudad de Lydia en la Asta 
menor á las riberas del rio. 
Lico que entra á poca d¡sr> 
tancia en el Meandro cerot 
de Philadelphia , Hieropa-i 
lis, y Colosa.. Según Piínía 
se llamó antiguamente D¿px-> 
folis y y después Rohas. Esi 
Ciudad Arzobispal. San Pa-^ 
blo hace memoria de esta 
Ciudad en su carta i los Co« 
losenses 2. t. manifestando 
su solicitud y cuidado por 
los habitadores de Lapdicea, 
sin embargo de que no le 
habian visto jamás. En el 
capítulo 4. 13. repite la 
mismo |. y wcargaálos d^ 

Cu* 



LA 

Colosa que lefda su carta 
hagan que se lea ¡gualmeQ-- 
te en la Iglesia de Laodiceat 
añadiendo lean ellos tainiieu 
la de los de Laodiced. V. 1 6. 
Esta expresión dio moti* 
vo i varias disputas. Unos 
creen que San Pablo escri- 
bió también una carta á los 
4e Laódicea; en eíedo se 
halla esta carea en algunas 
Biblias impresas en Ambe« 
res y Alemania; pero está 
reputada por apócrifa , y 
Dada autorizada su opinión. 
Otros creen habla San Pa* 
Uo de una carta que los 
Laodicenses le escribieron, 
y éste envió á los Colosen- 
ie$ para que recibiesen su 
«JoArina y siguiesen su exem* 
^« De esta carta no hay 
otra noticia ; y sin embargo 
es la opinión mas recibida 
que sigue Tyrino con San 
Chrisostomo , TheodoretQ 
y Baronio. 

. LAOMIM: Vidfe Loo- 

mim» 

LAPIDACIÓN : La la- 
pidación era un suplicio muy 
común entre los Hebreos. 
Los Rabinps ponen un gran 
número de dielicos que se 
castigaban con esta pena» 
que son todos los que la ley 
condena al últipoo suplicio 



I^ 345; 

sin expresar el genero de 
muerte que el delinqüente 
debia sufrir. Y aunque di- 
cen los mismos Rabinos que 
el reo era sacado al campa, 
para la execucion , debe en-^: 
tenderse de los que eran coa« 
denados por sentencia de 
Juez , precedidas las forma- 
lidades de un juicio y pro* 
ceso criminal , en cuyo caso 
mandaba la ley Deut. 1 7. 7. 
arrojasen las primeras piedrai 
los testigos que habian de<» 
puesto en la causa , y des« 
pues siguiese el Pueblo ;puef 
muchas veces executaban es* 
te castigo los Judios en quaU 
quier lugar que se haliasens 
como quando , diciendo lot 
Phariseos que el Señor ha- 
bia blasfemado , cogieronü 
piedras en el Templo para 
apedrearle. Joan. 8. $9. La 
mismo hicieron en otra oca- 
sión que le oyeron decir que 
su Padre y el eran una mts« 
ma cosa. Joan. lo. $ i« 

LAPIDOTH; Marido de 
la Profetisa Debora. Juás 
4* 4. Aunque el texto pare« 
ce bastantemente claro 9 cre^ 
yeron algunos que Lapidoth 
era el lugar .del nacimiento 
6 habitación de Debora; ^ 

LASA : Vid. Lais. 

LASTHENES: Gobcr- 



$4^ tK 

najor 6 Virrey de Judea , y 
tal vez del Rey no de Syria» 
en tiempo de Demetrio el 
Júnior. Habiendo Jonathas^ 
hecho la» paces con Deme« 
trio , y alcanzado de él co« 
da la libertad é ¡ninunidade& 
que le pidió para la Judea» 
extendiendo su distrito á las 
tres Tpparcfaias que i leesiu*^ 
ban cnexas coa ia Samaría' y 
sus Ciudades convecinas, e8>^ 
cribid Demetrio una carca á 
Laschenes^ dándole cuenta 
de las gríHiiasi que habia con*i 
cedido á' los Judíosí» para.' 
que^les diese el debido com-^ 
plimiento. i^ ifaté. f i» ^u 
TLk Escritura no hace ma^r* 
ttencion de LASthenes» 
•LA/rHana^ Vid.Pta-l 
Joüíeo^o.» . ." .• i « 

y EjATI^:! A^ r Palabra del 
i|ué U54 lailgresi^ y losTheo* 
logos para «ignificar- el cuU 
toi soberano que se debe i 
aolO'Dio^.. 'En-el- texto Gvie**^ 
go L^irl^A significa mtfthás^ 
^Gcei^blb&b de^ los Sacer- 
dotes en^ ef Tiempld ,. las ce^ 
remojnías , el^ culto y toda 
k Religión <íe Ic^ JudioSi. 
1 :í; A,TErSíM>^H¡}í> scgaat 
d^ defi'Dflklaf»), y viznt^Oh 
de MMhám y GeturÍ.^G«;^ 

^ULVATORIQde k» pícst 



Era costumbre entre los 
Orientales lavar los pies i 
los huespedes y peregrinos^ 
porque por lo común se ca« 
minabar con las piernas des- 
nudas y sandalias. Abraham 
dixoi los tres Angeles k% 
llevaría agua para que se la* 
vasen los pies» Gen^ i8» 4,. 
También se lavaron los piel- 
Eliezer y los que le acom* 
panaban quando lleigaroD: £ 
casa de Laban , Gf»» 24^ 32» 
y los hermanos de Josepb 
quando fueron con. Benj^ 
mili á Egipto.. Geir. 4;.. ¿4^ 
Esto regutarmeme lo hadaia 
los criados» Al oir* Abigall 
que David queria tomarla 
por nniger % respondid». st 
tendría por dtcbost de Tavar 
fos píes á tos criados de 9H 
Señor, r. Reg;. 2f » 4r» 
■ El Salvador del muádo^ 
acabada la -ál tima Cena €Oif 
sus Apostóles^ tes diá ettna* 
yor exemplo de'hümíildatt 
fenráridoles ío^ pf¿s ,: y-eriju- 
gándolos con una toalta cbfl 

que estaba cén4dbv7<^^^«^< $- 
5^* San Pablo recomendando 

la hospitalidad ,'<^í¿r€fK> 

se elija por Diatronis^^^ úai 

tg q^5e-hiiít>íese^"exéfcfeadd 

en táyat^ los ]>íé8 á-'los: Saii^ 

tos , esto es i á los fielesi t* 



«i. * »\"\v 



^Z.a 



LA 

' La loable y santa ieostúni'* 
hvt de lavar los pies i los 
ihuespedes y peregrinos «e 
conserv<5 mucho tiempo en'la 
Iglesia Católica ; pues en la 
Regla de S. Benito que se es* 
^ribJó por los años de 5 1 1; 
•sb previene que i todos lols 
que llegutn 4il Monasterio^ 
después de la oración y lec'^ 
clon espiritual , deslávenlos 
|>ies«l Abad y. Mongos. Reg^ 
£. Bek.4af. 53. 
^ Lavarse los pies «n el men- 
tido moral ts lo mismo que 
purificarse de las afecciones 
y deseos terrenosy ^cariiales. 
Usando Job de li'hgúisa Me^ 
tarepsfs ^ ^explica la ^abÉii^^ 
dánck* de rebaños qutethabiá 
tenido , diciendoT) qvando tk^ 
ifákd ms fUs ^0níuhe)yman^ 
U¡ca.^db 29. é';:A^Io mismo 
•lúílec 4a^ue ^ixó J^ícob 
e6htfnflo(^Uf bendieíon )í rju^ 
daie Lutrnií su ntold^n^ 4I 
^0. "Gen. 49r ^ 1 . • Como si 
dixese , >posb€fá lo mas fértil 
de la Jirdea. ' Pero ' los San^ 
tos Paidres le ^di tiha evpo¿ 
Sicton m^ «lefvada i tenfein 
dó presente d nacimiento dé 
Jesu-Christo de esta TribUf 
Y su pawon^fiti el Sttlmo |7« 
X I. en donde se dice-4|ife et; 
jusft lávará'msnmatíos^'erf la 
sangre del ¡{necgdor ^ <se ^ái 



LA 347 

i entender que el trliinfb que 
consiga de SUS enemigos seri 

tan completo , quenada ie 
quede que desear^ 

Acostunibraban los Jbdios 
lavarse 1^ manos antes de 
ísentarse^ la mesa , y está 
{>rá¿lica la tentaiY los Phari* 
^eos por ceremasnia religiosa 
muy precisa. Jesü-Chri^to 
no la reprehende , pero de^ 
clara no «ér necesaria , <p^ 
mo coAsCa del Evangelios 
3í4r^;'7. ^^. Lavaban sus hi->' 
•jos luego que nadan: Ct^^rl 
'1 6. 4. y también los muer*^ 
tos, -como sebfzocoti Ta« 
bitha. Ji£t. '^J 3 7.1gtiá1m^ti 
hvabán 9Us* ve^ridós paM 
]impiárs¿<de^gtiiaá impuiie^ 
t^ que hubiesen contn^idój 
6 disponerse -para atgünif 
<)brá*qne requiriese una paf«> 
tícutar isantidadí Ttí&ái ^si 
tas Idtioms exteriores ^aM 
sinlbbtos de -k ptiteiía Irtte^ 
rior, que pide Dios 4 IM 
que iikn de llegarse iíhtf 
cosas'sámasi y^tte eke^éett 
sü mhtiitekío; ^ '" ' ^ ; 

! LAZARLO? Iflefásanó de 
Maria^ Mattha; Habitaba' 
en Bethania á *i5é estádior 
de^Jérusaled^ y eii sil casii' 
solM '1i(>$ptdM<^ ' él Setítír' 
qnándo' iba á aquella CiuM 
dad; S^aÁdo 7e$ui íiétíítá' 
Xx z par- 



34B LA 

parte del Jordán enfernió 
Lázaro , y avisado de sus 
hermanas , dixo que su en«- 
fermedad no era mortal » sL- 
,no para manifestación de la 
gloria de Dios y de su hijo** 
JPasados dos dias dixo i sus 
X>iscipuloss Nuestro amigo 
^azaro duerme : vamos á 
Judea , y le despertaremos; 
queriendo significar habia 
muerto I y que le resucita- 
jría. Llegó Jesús á Bethania 
quatro dias después que le 
Rabian puesto en el sepulr 
ero , y Martha q|ie salió Í 
jeciÑrle 9 le dixo ^ que si 
iwhi^r^^ esta^ allí no hab(e« 
la mueriO: su Wmano ; pe* 
jro que sabia que alcanzaría 
fie Dios todo lo que le pidie-* 
^: á lo que respondió Je? 
S^s s Tu; hermai^o re^ucitar^* 
Avisó Martba^ áMaria déla 
yenida de su Maestro en se« 
creto ; y saliendo ésta á to* 
^a prisa seguida de }os Ju- 
lios qu<^ la acompañaban en 
fj (juelg r y^no sabian el ob- 
jeto de su salida» llegó adon- 
de estaba; el Señor antes de 
^trar en* la rasa , y se echó 
4 sus píes llorando , y di-> 
qiendo . Ip mi'sipo que Mar« 
t^a-^.xstft es>, qucí no hubícr 
tt nnjfrip jsp beriHiano sléjl 

^uyiera^ allí, Moyi4Q «1 Sal* 



i- / /. 



LA 

vador del llanto de María y 
los que la acompañaban » sé 
.compadeció de tal manera» 
que manifestó mucho sentid 
miento, llorando como ellos* 
•Preguntó en dónde le bar- 
bián puesto , y habiéndole 
Jlevado al lugar del sepul?!- 
ero , manifestando nueva^ 
mente su compasión » mandó 
quitar la losa que cerraba la 
sepultura. Dixole Martha: Se** 
ñor, está hediondo. Repl& 
có Jesús : j No te dixe) ya 
que si tienes fé verás la glái» 
ría ó poder de Dios ? i 
. Quitaron la {>iedra , yJe* 
yantando el Señor los ojoÉ 
al Cielo, dixo; Padre ^ te 
doy gracias porque me has 
oído. Sé que . siempre me 
oyes; pero esto lo digo para 
que el Pueblo crea q^ue tú 
me has enviadOéDicbojdfaO» 
levantó la voz , xUdendos 
Laz^ara , S4l á fu^á^ Salió 
Lázaro del sepi^lcro atado 
de pies y manos , cubierto 
el rostro , y faxado seguQ 
acostumbraban los JudioSé 
Mandó el Señor le .quitasen 
las ligaduras y le dexasen, 
y en el instante quedó per« 
feétamente sano* 7^^? ' ^* 
per tn. 

Seis dias antes de la Pas^^ 
qua ^^ yojivió , Jesu-Cbristo i 

Ibe^ 



LA 

t 

-Bcthania , y cenó con 
-tato. Con esta noticia coa- 
Cúrrieron muchos Judios á 
á casa de Lázaro , no solo 
por ver i Jesús , sino tam- 
*bíen á Lázaro , cuya resur- 
-rcccion hecha ( pbr decirlo 
^i } á las puertas dejerusan 
Jen , habiai sido notoria i 
«todos , y motivo para qu€ 
muchos de los Judios dexa- 
sen sus Sacerdotes por Jesu- 
-Christo , creyendo ea ehdpa 
•envidia y rabia^dei l^'PríA^ 
'cipes de los Sacerdotes fue 
tan grande » que resolvieron 
i|Uttar también la vida á La^ 
-atara ^ iconpoiiiClíqiie ie ba^ 
d>ia' resucitado no )bu<^ie$ere- 
fEstir este prodigio tn st.y 
«n otrb^ siempre ique qiiísre" 
%t. Joan. 12. i.jsig^' 
! JEl J^vangelio no;.liabb 
-de^e5<'de Lázaro 9'^ y^pcRr 
idmsiguientrTiD cenemos más 
noticasvauftéotica^ > de sa vi«» 
da^yini de su muerte. San 
Epifanio refiere la tradición 
de' que Lazará, i tenia yoi 
añps !> quando le resticilé^ c¡l 
^ñor i 'y- y\ qu€ ' viy íó despu fcs 
t>trbs 36. Los Griegos dicen 
murió en Chipre , en donde 
se mosuaba su sepulcro cer- 
ca de los muros de la Ciu4 
<bid*y.)qíúi6 enOaqudhJsla 
había muchas Iglesias de(}i^ 



LA 349 

éadas á San Lázaro. Otros 
*dicen 'i qué después de la 
-muerte dé Jesit-Christo 'Itís 
Judios pusieron i Lázaro» 
Martha y Maria , Joseph de 
Arimathea , y algunos otros 
^n una nav<s desmantelada» 
detdndolos expuestos á lafs 
X)hs ' del Mediterráneo , y 
que por especial providencia 
de Dios aportaron á Marse- 
(Ua , eii donde empezaron i 
*íj>arcir^^la ta2'{ del Evange- 
lio t yi^ue 'L<íí zaro fme Obi^ 
po >de Marsella ¿ y padeció 
martirio en aquella Ciudad; 
pero hay pocas pruebas de 

y^ Lósf SSy^^PPi. ecmi^derati % 

•fliuefte y resQtteéctoñ de L#* 
aarocomó figura de la muerte 
'del pecador^ y su resurrección 
ÁU 'gracia, ¿aaaro níueito^ 
«pallado de ' qcra trd días ^^ 
lleno de corrupcibü'y cdW 
^riferb J es sitnbofo de bna 
alma sumergida en la cos^ 
tumbre de pecar » sepultada 
en las tinieblas de 'Itf cegu^ 
dad del entendimiento^ í^ 
oprimida con el peso <ít 
los pecados , qoe inficiona á 
otras con su mal exemplo^ 
El grito 6 vos alta con que 
le;Uam6 el Señor ts'simbold 
de laigracia poderosa !q^ sé 
necesita ^paraiincar 4) frtioMá 

dor 



.35<> LA 

dor del sepulcro^de 5us maU* 
dades. Lázaro Sfle del sepul- 
cro, á esta voz » y permaii^* 
ce sin movimieoto hasta que 
es desatado « y puesto en li- 
bertad , para significar Jos 
aáos diferej^tes /q^e ^00 i»- 

: dispeosablos para r ^Awv^tr 
sion 4c los pecadones* IgiiQS 
soo la excitación de la gr%- 

.da, que es de Dios ;.la aver- 
$¡OjD al pecado' ile par^e d!4l 

- pec^dcr .; y, la eabsf>jiicíoo 

4á¿f aittíf^írf^ por llar fluaí ^^ 
vive ,. y se * restituye :>á.. la 
ámtsud de, Dios. Pues, cor 
'liio^diceSaaj^gusriii.^ mai|- 
dando Jesu-Chrisco áosiis 
JPíwípi^^uirífscn: il,i2a- 
4[PlUll iig^Ufas , dio 4 «flr 
pender la potestad que ha^- 
JbU de <lar i jus Ministráis 
j>ar<a> absolver ! á los pefado^ 
fes i:y daf4cs^>la viádíjí^ip^ 
fyal 4de} a^mft^;.' ;L (>:- .í 
l LAZARQ ; ^El Evange- 
lio habla )de un pobre, cu* 
Cierto de llagas llamado Lat 
^rp,$ que.tstaba.iá la fioerr 
^ deJa )casii de UQ rico ává* 
ftento^^ {esperando satisfacer 
ku hambre con las miajas que 
caían de ^u mesa. El rico 
víyia en la^mayor opuIefKiat 
teniendo, grandes banquktei 
l9dliO!^)lo» días tr pefx>;|mlnCa 

buba teitmcdiesei Xazaro 



LA 

loi desperdicios qué dése^ 
•ba« Muerto Lázaro fue llor 
vado por los Angeles al se- 
no de Abraham ; esto es , á 
la Gloria. Murió cambien el 
•rico ^ y fue sepultado en el 
rikifierno. fscando en los:toa* 
4D^ntOS'VÍó i Lázaro a Iq 1er 
bcQS en el seno de Abraham» 
y empezó á clamar pidiendo 
á Abraham se iapiadase de 
Á\ , y ¿enviase á Lázaro part 
flqUc ron el . extremo ^deí do- 
<io;me^o>>en tagua refrigo» 
Tase su lengua, áibráfaam te 
respondió : Acuérdate bij^ 
4el regalo con que has víyí- 
-áxk en el míundo iquaad<^ La^ 
-2aro^|>adecta jlasii:fflí^orelr 
calamidades 'y> miserias irpor 
4q que es justo que Xazaro 
sea ahora consolado » y ts 
flftoráientado.^Los^qfue ú%iin 
tiq|ií |]Q {medeii pasar acfoó* 
detécstátv lurvoiverfdsattí 

Hay variedad deopioionés 
entre los iateq>retes sobre; á 
esto eérverdadera^ístoria^á 
|>arabola.v Loí dérto 'cs >qae 
el ;Señbp qbisot en/;ello>áa¿ 
tiná gran lectíon á los ricos 
y poderosos del mundo. \ 
: LABAOTH t yid. Beth^ 
lebaotb. > ^ > 



'Í'\ I 



LABBEOs Vid. Judas 



A^scoli 



^ I 



I • ' * 



* iiJ 



LEB- 



<. , • I ■■■ 



LE 

1- » 



I 4 



-' tEBNA t Cinbpa«6ento 

át\os Isráeltu^ en el'desieN 

tt> entre Rcmnoi» Phares y 

Ressa» Nuri»» ;$• 21» Vid» 

Labatí» 

. LERNA : Gii^kd ReaU 

Vid^Laban*.. 

LEBNI r Hijade Gerson 
y nieto de Levf» N"»»!,^ $• 1 8^ 
- LEBONA: En los Jue- 
ees 2|» 19"* se dice- que Silo 
Cfuba-ai «Se^ceritiíoil^jde BJ^ 
thet » y at Mediadít kl^lLe^^ 
bbnb» Lo& vÍ2i^ir¿^dí¿eá es 
s&iPtieblo Uaaiado <^4tP^')e^ 
tañé quatro' fegüai' de S^ 
c&em^ázia^ ^ek^Medícdy^'^^J^ 
i dos leguas de Bedvef;I^ssJ 
cénecia ^ la^Trib^i{e£^rUnt 
•egun ^d^fiáhomíoj^oqne If 
dií tcrñbMen«'kis:oombi«s.:de 

V '. IxECHAi^ri HJj<r de^ Hé# 
dieisceodienpe:^ déi i Judas*. .ci> 
P¿r. 4;:'2PF4-* < a. i- fofio-í;] ,74 
. L£€H£ : Panr signifidar 
vin país SQinamente^ fártiV 
¿ice< bi:;Escrti!iRu quirícóiw 
rcnl poTiét^arfoyos dbdiecbr 

enxitros h^rcs^.^HioyseS'prol 
bitíia » coi¿er él jcatttico ^oa 
leche de su madre. Ex» 2 3^» 
f ^v J 3i4« z¿*^ Úeufé^ i4,.2i- 



Este lugar lo explican Htc- 
ralnaente los Hebreos , y no 
permiten comer carné y quc^ 
so en una nusma comida» 
Afgunos k> entíendeh^ en sen. 
tido metafórico y como si la 
ley prohibiese solamente la 
crueldad y ast como en d 
'Deuterodomio 22» 6» há^ 
blando de la$ aves , se pro- 
hibe coger la madre éh el 
nido con sus hijuelos» 

Baxo* la figura de ía le^ 
che y micí se eacpresan mu^ 
chai coí5a$l eíi hr ESct'itui^r 
V» gi lá abundancia de bie^ 
lies espfrituárés y témpora^ 
iel^ que {labia de traer el Me- 
sías con su Venida^ a! nranw 

diov^(>kl-^¿ ^ 8.fáy dulzura 

Hái'Verdadeía I Aflte y sana 
déftfifia^clel' E^rigeHót il 
Pet^ 2» 2» £1 ajhúento eipi^ 
fftaat'pfop^^^^ónadoá lade<» 
mdwd def^uét&kcXt'J^'k 

ovLTECMl^l-O^aí del f^& 
de Judá en doádc* acaífiijíSfl 
r^ri íos'Pbilisteos, quando ir- 
ritado^Uet^datto quf le^ hP- 

#w^<cfedu^'¥«f mtm 

conáintoiíeb»^eiii?enfdrdaiip|l 
dieron con antena z^dís* st^lú 
entregase et agre.sor»}^^- X J* 
9^ Vut^Samson^ - - -^ • 

LE- 



3Sa 



LE 



LECHUGA : Hortaliza 
jbien común y conocida , de 
que hay dos especies ; una 
silvestre y otra domestica. 
Quando los Israelitas comie- 
ron el cordero antes de sa- 
lir de Egipto 9 les mandó 
Pios que lo comiesen con 
lechugas silvestres. Ex. \z. 8. 

LECHUZA : Ave noc- 
turna , especie de Buho » que 
tiene la cabeza muy grande» 
y semejante á la del Mo- 
jchuelo. Gusta mucho oir la 
voz humana. » y persigue lo^ 
ratones , lagartijas, y otras 
^vandíjas. Estaba declaradji 
impura por la ley de Moy-^ 
^es. Deut. 14. ij. 

LEpl?M ^ Ciudad de h 
Tribu de Nephtali ,ázÍ9 ^j 
Jordán cerc^ de Capharr 
naum, si no es la misma» 
jos. 19. 5j. 

LEPAN : Hijo 6 descefir 
«^ieiue de Gerson , Levita 
y Cantor .4^1^Teaoplo. .-I* 
Jfar. z^.j. y z^; 21. Tuvo 
muchos hijps, 

LEGIÓN : La legión Ro- 
jsiana constaba de diez cp* 
bortesf la cobc^-te 4€ cinr 
quenta manipulps ; y cada 
inanipulo de quince hom^ 
bres. Por consiguiente la le- 
gión formaba un cuerpo de 

?®« hombres ^ aunque ao 



siempre tuvo este número» 
Las tropas llatnadas Cere- 
thos y Phelethos en tiempo 
de David se.dividian tam* 
bien en legiones. 2. Reg. 15* 
|8. j 4* Reg. !!• 19. Saa 
Marcos 5* 9. dice que el Se<- 
ñor curó un hombre que te- 
fiia una legión de demonios» 
El Señor dixo i San Pedro, 
quando sacó la espada |>arai 
defenderle en el Huerto , que 
podia pedir á su Padre le en- 
viase mas de doce legiones 
de Angeles para so defeim# 
Math.2$. 55, . .: j 

LEHEM AN : Ciudad de 
la Tribu de Judá. 7o^* if» 
40, Los Setenta tradiicea 
iünddul dt Jndd en lugar de 
Lehemafi> 

. LENGUA: Se toma lo 
primero por la lengua matC'i 
rial como suena. 2? Por la 
lengua ó idioma que se lia^ 
blá eo cada país; y lo 3? 
por .las. palabras que con elle 
se pronuncian ^ tomando .dft 
clUs la denominación de bue- 
na ó mala. Por esto se dice 
del que murmura » que tiene 
una.mala leogua y una leo-! 

fuá. maldiciente; y del. que 
abla mucho f que 00 tiene 
sino lengua. La diversidad 
de lenguas procedió de la 
Torre de Babel i pues no 

hay 



káy- noticia , ni Aindamipnn 
tQ para creer hubiese iiábt' 
4o mas que un lenguage 
hfíH3L. aquella época » <)icien-^ 
d^k, C^rjtüray <jue jcn %qqcl; 
(iempp coda la. tieun tm^; 
una sola ^lengua. ^ idioma^ 
Gen» II. I. Hay varias opi-; 
9Íone$ sobre el modo como 
ÍUCcdíp esta CQOÍ^sjoo»;/. 
el o4q;iiero de íefiguas^qu^risi? 
£bm^ron; .CntrQ ' todas rS<^ 
cree.gue la miis antigua y: 
común. fue la Hebrea, con- 
servada al parecer ept la (a^ 
milwridt tíeb^r ,: y d?c$pties 
ceJ^fde/Tbaré y^sus despeí;!-» 
4ÍQiUe^s ; bji^ta ; U . cautividad 
de Babylonia. Entonces se 
hhouQf^ jpftezda d& la ChaU 
4^ y Hfibjreaj» :qué se l^ara^ 
Syr^cai y aV L? Hebr^ea pu-> 
tz y, prppiaqaente tai .no fe 
{ralla sitip en rlp^ Jibrosdel 
Viejo Testamento. Comer 
«H IfBfQgua es prueba de; fi^- 
«or¡ , ^^^peri^cion y . ^ntír 

? Lengua, d9 mar j. lengijia 
de tierra ., es loi mísmp que 
fxtreixio ó punta del mar, 
ffc. l>i ,tie/r:í^<&c. ^H^fif >^f 

rr Aguaar su Jengua .^pmo 
1} de jas serpientes :P/, 139. 

4/iniúrtar » maldecir y blas^ 
Ifcmar, _^ _ 



5.15. La que, habla bien d<| 
tpdos , y concilla su bener; 
vpÍeofi^„ maote^nlendo , 1« 
«»«<(«- yH!f»r»44 j?Píre.:lpf 
h^uhbrf s {, i ^isfiaqtfXk ^ 1a 
mordaz y iDaU.{ ^mccausa 
b ruina y- división de. la^ 
familias. .. , ^ 

^ > ^Uaoi« de Ia:lengua.«:sQii 
U§i /nalaf |>a^bi^a$ jflast mal-^ 
diciqpe^; , jl^ cajijiilinift? , y. 
dfscursós ofensivos. £1 $ibío 
dice que la mug-er zelosa e^ 
un azote de ; lengua. Ectlh 
z6. 9. :}Qiuerf decir >t , La 
^ttger zelow todo Jo^^abltl 
sin rjc^j^ar 4; nadie* M?lla«f 
ga que- abre una cuerda^ 
v^rf j^ria^ápostema 6 pus; pe« 
na la heí^4^ quq hace; ia leiH 

PfiHu :^8. ;& I • £s:t«Dtp el.da? 
fio que b)cc clw^rniura^ 
con su lengua » que ^ita 
loda$ las fuerzas de alaia y 
^erporal quq^coge debfxo^ 
;,^, dQn.^e,,kngúas^ qua 
PJos> concedió ^ '% Apps^ 
toles y Discipulos^ congre^ 
gados eñjerusalen^l día d^ 
Pentecostés iláf, 2. 3. / fijf. 
Ip^flRuinicpc taparen á :lo« 
¿r^rpfi í}f'í$., I. Car, i«» 
jo. San Pablo deseaba que 
todos tuviesen el don de len« 
guas 9 pero quería <mp, ha- 



Í54 t^ 

le era viitgé^^* poli^uibío'd^ 
más^rk ostenta r> y, m> cdí-í 
fitar U íglcsÜv IW w^. 14; 4/ 
jr rir¿ Ertc írfdn subsistió m 
te fgíeWi'-'tbdo ' cf tiem|J«Í 
^oépítíí lo jtsígó n^sa-í 
fió para la conversión dt'ldsí 
Cennles» y confírmaéton dé^ 
fcí'fidfefe-Sánllfft>cb^ibi^ 5. 
cáf)¿ «• ílicc q¿€ afirt -íc t<3^ 
flufíicibá Cfi sit'tíempd. •' ^* 
^ LENTEJA: Espifcíe dé 
legumbre muy eomnn y or-^ 
diñaría V inferior al gáhrart- 
k&y ae^diftreh*e^chcír^,^y 
Mlictíó^biá^ fléqñlífiá ; cfttVa^ 
y^tíc^ cblér ptfrdo d^ceoicicft-' 
fo , annifue las hay tambiéA 
blancas» qiié soh las meío^ 

re*. Esafiiitñtí¡64 Jacob ítf 

«Ibrécfktir üé prhtabgetitio f^ 
bW jífeitó at leátejas. mní'n il 
JTíjQ^I/af Vül¿ita^ dice' Ptói 
Éíemím^ < - " • 

LENTIClTLArSediíeii 
li ^VWgawfe este nombrtí 
éftftaíis; •WtS!>r>de-barr<>i de 
figúliá^dfe• ícm^afV^stcí é^I 
c6jlras f réddntfíi, paré de- 
^sítarargun licor* 1. Reg., 
ioi r. ¿4»~Rrf¿ jf^^ r^ 

-' LENTISCO^ AVbtíStó'^ 
céjras'h2>|a^^só»de Qñi'V«^^ 
^bácuTOj. y^fifcireral» tod6 
vt atio; Sti frut'd es áf puicí^ 
fld roxa>, y Itíego se^n vi 



X* 



0ft|^fátídic^ ¿é" vutWé rifegf o J 
Junto £ las hojas producé 
Vaynas llenas de un licor que 
se- contiene en mse^bs cíh¿ 
áks coiúo Oíosquítds y seihe^ 
jantes á^los qtk st ¿rf an en 
el Olmo» Su' icbrtéza desiilt 
la goma llamada almáciga 6 
almástiga» Llamase en latina 
Sth'íHuty y etfi'griégo Scéi^4i^¿ 
ü^6 de léi; Viejos tálúmnia^ 
dbrés 'dé Susana diiío fe ^^ 
Ma visto hablar con un -^ 
ven debaxo de un Lentiscos 
Dofti. r^. iy4< '' ' ■ -•'''"• -i ' 
LEÓN : Animal fercfitfíiía 
tíkh^ pero geírterdíé y cfehtH^ 
tile condidion ; -^ór t<:v ^UiÁ 
sé íe dá el titwte dé/Rey de 
los animales.; Es dt ttitdiátíé 
tíiixtSL ; péramtfy A)trfe íhch» 
nfé'-ti^ cela ^árgá ; ^ ^etitueH^ 
ád6fnad6 d^^bfta «elenaeH^ 
iiórtifadflf^qcifé' lé distingue dé 
fa hembra : los* dientes IsoÁ 
c6m6 de sierra ^ y táileil^t 
tari' iafSptra qtíc^-pártbetüM 
lima» Eif las garraT6'tDán¿9 
fícnfe cinc6 u&ls , y ett 'los 
pies qnatra» Se dice que 
duerme con los ojos abiertói 
y m¿rteamU>sieinp^f^ 'éotat 
pera muchos lo tÍtoei¿'{io( 
ftbufe. 'Dáí uhdsrrufgkTósí tan 
ítiertes y espantosos', qué 
amedrenta-i las demás fieras^ 
y es tan generoso,» <^ue nun^ 



sa f desando alguna parte 
ipara ios otros animales. 

Los leches parece eran 
.muy comunes en la Palcsti'- 
.pa ) porque los Autores S^- 
.grados babUfidp ellos fnp- 
-qüentemeiue , sacando simi- 
Jes y comparaciones de estos 
nmrnales. Los Hebreos te^^ 
,nia4 siete vqcá^lo^ ^jifer^eor 
^$^ p^r^'SJgtíH^car el íepn js$t- 
^.o.«l edad y pp^^stéz., ,; j 
Por el león, d^ la Tribu 
iié Judi^ deIq^e>e tüábla cp 
,^^l AjKKfllíp» :5»,5. :SC cof 
íl^d^ i^IesuT<3ir¡st9.fj,i c^ 

»foR4^í4Q íJía.^ppjTjtiaK^ 

fflioy el mundpt j ÉA teoq 
iqu/ejsc, Jev^íPta/ 6 $stk d«i|? 
^be^ l;»ili del Jpr4i^n J^rr49* 

ii9 # 1 sígnUicft Á Nabuif hod.^^ 
4ioso%q|if 4trjivf^n4ftaquíi[ 

•rió en eLtieiQQpotle la cosecha» 
4 quaodQ está mas crecido, 
4Darch^ enviado de píos con- 
^r^ la JiU(k# , cpap Mtkh99 
ijup sak furioso der.su gruia> 
áT/r.v S^iriSoa ; d^stjrp?^;i con 
jius fnaivos:ui)Jrur¡ofO:^achorT 
fo de león yenqo^ Tbam/* 

Hjata con sus pa4reSf.^Mrf-^íi4í 
4^4 /iMí^Qavid p^rArpj^Míh 

flelelr con jQoIiath » je dixo^ 
^uc kabia.j¡dtíidQ can:^s 



«-•»•.• 



%3 ms 

brazos AHÍ león y, un oso. (. 

^^S* ' 7* 3 4« £' Eclesüstico 
.47. 3. dice., que este Pjrii^* 
cipe jugabaj 6 lifcbaba coa 
Jpspspsiy.los; lepnes^ cpp 
ino pqdiera liac^rlpr con Iqi 
xorderos. 

£1 Profeta Isaías ii». €¡m 
para oiapitestar la armonía y 
j>a{ con que hfbjan .de vi^ 
3r,ir tqdas^-,^ naciójnes.efi |l^ 
Iglesia <^er Jesu-CfaM'isto t dif 
ce, que con su venida ¡i 
inundo t el león» el oso • el 
ttracf il^P y la;9uqa pa<?priai| 

vmp^.y. y. filie . WTj «?¡fi9;il9f 
gP^^mm i Jf.eí.ispn cpm^ 
r(a U paja .óJ[ieno conio tjl 
¡b^ey^» El per^o vivo vale maf 
ijueHI^oD muej-tp, dice 4 
Sabio , querieqdq ^gnificaj^ 
igue^jL^.mi^erte fa^^fideipre- 
c^bleíri^aíps .nías goMides, 
jnás ppd^ro^psy ro^s territ 
]I^U^. Ecclejf 9. 4« ; 7 t 
. LEOPARpp^ : AnimaJ 

ícrw. :K> qv ^Icuiíost rdicc^ 

prpcecl^ ide.íPariíp y L$Qn^ 
y pt(rosde J^fOA y Pamffi. 
45fP.uy par?ci4;0 al í^cog^ 
fT^t^q^al ¡s<^o fí^distiog^jc,^ 

PW1}J5ííIP«??4a4^ iín^f/9í|p7 
ffeía^ Bígr^S3,jrjii«!i |aoH^ 
ipuy-vi^tosa^/fr. 75. 2{. . 

i. Lík. y^Jg*í? Ronc si^^A^r* 
Yy * Parí 



Tardo ^ch lugar "dé Icópí?- 
áq i pero el Pardo parece 
ser animal distinto, y muy 
semejante at Tigre. Según 
íse infiere de la Escritura no 
'^éti muy' rard en 'la Palesti- 
na. Isaías' r t. '(5v refiriendo 
los felices tiempos de la ve- 
nida del Mesías , dice , que 
Itl Leopardo habítala con el 
caWltoi'j;etemíás'5Í'<í¿ qtífc 
*1 ÍJcbpkt'dó^'e^ricri em¿ 
bóscacíá circa tíe lai Giuda^ 
^cs de los ttialos y pecado- 
i"cs ,' y qiie todos los q\xc si^ 
Hesén ^ierín" ídgfdos por cs- 
li-fíe^i? Oséas4^ ;^. áfim 
t^'tl S^ñor^s<írá ^coiílo^^ 
teoná y üñ 'Lebpa<*da iciiíi 
bóscadosr en ^el camino de los 
Asyrk)s <pá ra devorar á qttao^ 

-' tÉPRAí r Etíftrmedáa 
qué fídnre cf xutí¿ nfuy áip^ 
Tó , y cubriéndolo dé coi- 
tras feas y ail5[uerosasi eii 
Jíátté'^ne'gris i' y en par- 
te Waircas j|'; va rayendo iaS 
tórilescórt rnucho'cóme^otí'^ 
• ' 'Móyscl ert>l Lévitico 1 3 i 
ftr tet. pone basta siete esi» 
JfecicS'.die léprá i 'ó más ■ bien 
títiVéiiiébs 6 gi^adb^ de élb^ 

ftj^cíjosl ^Due't^ijg^n']^ 
vestidos desi^sidCs': HtLU 

Cabeza 'descubierta^: jfv'La 



/Le! 

1)ó¿í bj^adá ! 4? Que vayan 
diciendo siempre que son le- 
prosos : Y 5. que habiteq 
Tuera de poblado. 

En el capítulo 14. pres- 
'cribe las ceremoniiás para ptw 
rificat al leproso én sí mi$- 
mo , en los vestidos y en lá 
casa después de haberse cu- 
rado. Todo leproso deb^ 
l)resentarse á los Saceréot^ 
kíegó qué se- cdn'oéiá enfer- 
mo V para qué le reconoció 
sen ,' y prescribiesen lé ^ue 
debía hacer; porque Wntrc 
las sféte lespecfes 6 ^ih¿ús 
dti' lepi'i^ halbia ^ al¿uné^> qut 
Í?rá^¿óraí(^.^ Si éÍ>Sáéerdóte 
dudaba de Ba cáHdád^méf- 
raba al énfernÉo' por-siett 
^iás , y !e'e]táí)iiríaba en fgl 
^tihio : SFéñ.este dia no se 
fawába ;'aü«aéntadli lá lept^ 
)é ' iétieerhiba pot oifúé símt 
<)ias ; y si alKín dé ellos hit- 
Haba que la lepra era mas 
x)bscura , y ño hdbíá tomai- 
dogmas -extensión eií el ct^ 
tisj declaraba ser sarna , y 
purifiiCabá^ al piícrente y- ^ 
Vestidos ; pero si volv^ia á 
padecer aquella enfermedad^ 
sé le {Reputaba por iñtnUDdé 
per(>i»^aft^nee.' Vid. Purifi^ 
éki5n;^Los>yéi:dádé^os |^ 
p'fósós eraií' 'sepmdos de' 4i 
sociedad para que no cont^^ 



LE 

•tamo el rigor de la ícy en 
esto V que San Gerónimo, 
S. Juan Chrisoscotno y otros 
atribuyen la falta de Profe* 

•tás^en el Putblo Judio de*- 
de la muerte del Rey OinaSf 

^ qué siendo este Rey le- 
proso , no le echaron fuera 
como debían » aunque él se 
retiró' viviendo sok> en su 
<«^4. R<5f; 15^, J I Véase ¡á 

'TyríiKy sobrt el £?*dcl Pá- 
ralipomenon 26. 2;. ' 

LEPROSO : Como esta 
enferiifedjld privaba áJosqtít 
1á ; ^^ecián d^ 4o ' i^ieá^á 
coftmti y IdsTJ^pi^^fr íkjvíh-' 
tábaft^n ¿1 iéjkiiípo y^'l¿s~ic4- 
minos )> cídttid^ lo clem^estrisii 
jos ^i)tíárfo <|ue diérbn la' no-* 
itítb'^e qiíe el -exércko^ 
Senádád K^ydé'Syi^ia ^ cfút 
«tenia sStiádiiá^ Samarla v>h#- 
bial^vantado-et campby'dt- 
*Xátidó abundancia^ dt vive- 
•res y riquezas^ en las ciendiás 
y cam.itk>s j por la precipita- 
ción cótk qué habíafi' huido* 
u^. ^Ji¿f ;^ 7. j. ;jr- stg. Tam- 
l)ien^ran diez los leprosos 
qu4' al entrar Jesu-Christo 
ien un CastHlo ^ le pre« 
^«eptaron ^ ^pidiendo los H-^ 
nase^^-tómo' lo> hizo. Ln¿. 
\ij. tz/^ '■■■ • ■ r- 

Luego ^ue el lep:oso te 



LE 357 

hallaba sano «se^^jire^éntaba 
en la .puerca de la Ciudad» 
esperando que • el Sacerdote 
reconociese si ^verdaderamen- 
te estaba curado y limpio de 
Ifcpra ,• y- después • de varias 

* ctrenK>mas» que pueden ver* 
•se en •el -Levitico cap.* 14. ^ 

y referiremos en -el artículo 
Paxaro » volvia i la- sociedad 
común y uso de. las ^ cosas 

* sagradas como todos los de« 
mas.Así se vio en Marta heÑ 
-mana- de Aaron, que des* 

pues de los siete dias* que es* 

'tuvo separada^del Pueblo vol- 

^i64 su ministerioi Num^ fͫ 

•i-^» Vid* Lepra. • • • ^ - 

LESA : 'Moyses en el Gfc 

nesis le. ^i^i señalando los 

* límites de- la tierra de Cha- 
naan , dice «se entiende por 

4ú p^rte • del • Mediodía haS^ 
•Lesa/ Unos* lo ennenden áe 
Callirhoe al Septentrión del 
-mar muerto , y otros de la 
Ciudad de Lesa , Lusa ó 
Elusá , qué está poco 'mas- ó 
inenoS á iguéíl distancia entfe 
el mar' muerto y el róxo» 
Vid. Lais, 

LESEM y Lesemdatt: 
^Vid. Lachís. ' 

LETRA >í Los Hebreos 

'tícÁ«n veinte y dos -letras, 

' cuyo alphabeto y correspon* 

dencia con el latino es co« 

inp 



05« LE LE 

mo $e $íguc. lenguas. El Alepb , tlVM ; el 

Jod y cl Aijn son vocales; 

Aleph •••••••• A* el H/ es solo aspiración. Los 

Beth •«••••«« B* puntos vocales son nuevos» 

Gimcl • • • « • « • Gh« inventados por los Massore- 

Dalech •••••• «^ D* tas casi al fia del siglo UC? 

Mé • • • • ^ * •^ • • H* ,A$íCalmci;. 

Vau . . . • • • ;• • • V» . Hay varías obras acr^stir 

Zaijn « Z 6 ^. cas» llamadas así» porque 

Cheth • « • • • Hh ó X. principian sus. versos siguien* 

Teth T« dO;.el ^rden alphábeóco id^s 

Jod 9 . 1 6¡. las letras JLa mas larga de 

.Qph •«•«#«#* Cb« esusobtras esel Salmo iitr* 

Lamed • » • « «^ < I^. el qual coatiene veinte j 

Mem « « « « « « * M. dos odavas de versos acros- 

íi\xn ^' # *: • *• « • H* ticos i lie modo que loa 

.5an?ech ^ ,;• ^ «i f . • •(;§. iochí) .primpros em^ie%a^ pflT 

Aijn • • •.•. m . fr'h guc. Al^pd » /4as^di^. • s¡g»ij^«ef 

.pé. •- ♦ • ^, • . • P j6tPh. por Beth » y así de.^tos der 

Tsade •«•••« Ts. májs, YÁd* Lalnen^a^ipn^i : 

Coph •••••• Ó.6 k* Los Judios se . sirven di: 

Resch «••-••• • 1^* sus caraSires no solo|MDt 

: Schin ó Scin lé • . V Sch 6 Se. jpscriblr » ^siiip , lambien pj(Ca 

' Tau « ;. • #* • • «; ^ Th. aiiipertart^icdnoójipsii^iegai^ 

? .' 1 . h:^ 4JUC dan i laS)leiras de su ál'» 

Se dice comunmente que pbabcco cierto valor iviiQ^ 

los Hebricos no tienen voca- rico paraJas , operaciones de 

les» y que para suplirlas in- U Aritmética r£n k £serv^ 

ventarqnips puntos de que tura no sd Hallaipcueba áV* 

.anelen;6eryii;se en íus libros; guna de que .Ip pra¿);ic;as.«l 

pero lo cierto es que las ti^- los antiguos Hebreos. Así nd 

nen como todos los idiomas» se ba podido hallaren la 

aunque no siempre las $eñar- lengua Hebrea la cifra átl 

;]en en sus escritos , y su sor 4iombre de. la Bestia «, que 

^nidp » valor y quantidad rio hace el número 664* «segué 

. aea constantemente Cino mis- San Juan en el Apacal^i 

mo j CQOÍQ sucede cq otras j y. ij. kS« Parece loasLve- 



rosifnil > AxCt Calmct , sé ha* 
He en ]aGr¡eg3» ea cuyos 
caredéres fue escrtca aquel 

' QikriufQ Sátt Pablo ( S^nr» 
¿4 27*) dice que el Judio 
es prevaricador de la ley^ 
por la fetra y lisi circunchiont 
jr cft el capíttflo'7^ ($i qu^ 
porc lá: gracia d^ Je$li-Ghris¿ 
témíd^'^rvíiBOs ya4 Mo^ef) 
la Vc^rá ^Atiigíiedad de lá 
letra > sino eii la > novedad 
dcí espíricu> se debes entena 
c{$r p6r l^imík f k» círcut)^ 
cisi^i^U fe)r^n^gUd <$ escr^ 
tá dg^Mdyse^y kf qtíétnun^ 
ca tuto tnafs^iefefta que de^- 
cubtífry^tnaiiif^star fli^s cut^ 
pras <sfii c;itrarkisi ,.^Oi^que eü^ 
¿lU íl^huidftHde tddo» áu^ 
Jritia ^¿ fií gwcíár'i^y póir 
ttons^trieiíte em^ioikbds v^ 
Mscausade mayor peed dd; 
$«£ coma. por la; n^oved'ad'xlet 
cspítittt se Qsnttiendev fa; \tf 
niMíVá^; d^:gcacmi,. qtfe' tk 
ai^ímff (f« por «etilspítriuilSan^ 
€0 ^ ^ l»i'gfaciai ique^ádsai» 
sus: Sacramentos,. Pbr.estb 
^ice ^I mrstno' Apcsfot 2.. 

ée; J^suMDhristonpar^ pred^ 
¿jj^ m Evapgelro ,. fundsfi- 
IglesSirj y administra^ los Sa^ 
Ctamentós i y nó para anun-^ 
par uns^ ley ostei^ill'^ g^a^vo-^ 

-3J 



tB 



ás^ 



sá y perjudicial » qual era la 
escrita. La letra dice » esto 
ts» la ley escrita , maca; pe« 
ro el espilfitu^ e5to>es, í^. 
nue^a y <)ue vi acompañada 
de la gracia ^ inspiraciones é 
impulsos que l>ios pone ea 
nuestras palabras ^ en nues- 
tra boca^ y en nuestros ce* 
razooes quando laanunbía- 
Aios y vmlíca. i los que la 
recibenv Asf San (Serénimo^ 
San Agustín, San Ambro^^ 
sio' y San An$elmo» Dfcese^ 
flues^^ que la tetrao mata y por 
l^ue^fa ley sola y s|m di aw* 
^ílio de la gracia no soío na 
aprovecha y sino que ipata,. 
aunque ocasionarmente;: pue$ 
na dando fiierzas para cúm^ 
fWrh romo se debev. opra^ 
*ine con la multitud y pes4 
<fe sus preceptos, y se ha^ 
ce el hombre reo de la if>i» 
observancia ;: al contrario,. la 
ley del iespiritu. iS" de^acia; 
«fó COR lofr preceptos una v^ 
«da sobrei^tor^Si y los^auxJE» 
lios riecesaríos paráobrar»* :^ 
LEVADORA : En Griew 
*go JÜmé\.*cn Latín Vitmetí^ 
itum^y en Hebreo Sion Li 
4ey prohibían loS' Hebreos; 
comer pan ú otra qualquie^ 
ra cosa én que hubiese let 
vadurai en los siete dias de 
Ü BwiVí^^Bxytz^ 1$^ Los; 



360 



LE 



Judies ceaian gran cuidado 
de purifícotr sus casas de to- 
da levadura- desde la vísr 
p^ra de esta festividad , por-* 
iqué po quería el. Señor 
$c ofreciese en su Templo 
levadura ^ ni miel ; Lev. 2; 
4 1. esto es f pan con levar 
dmra i ni amasado con.mie.U 
Vid. Azymos. 
: Qpando San Pablo dice 
^en su primera carta i los de 
Corintho 5. 6.^ue velen 
^obrje si » porque un poco de 
levadura corrooKpe toda U 
4Dasa , quiere hacernos ver 
.que como una pequeña parr 
le de levadura es bastante 
para corromper 6 fermentar 
toda la masa » as( también 
lá; tolerancia de un. escanda* 
loso en un Pueblo ó Conr 
grjegacion es^ cápate de per- 
•vertir á todos con su mal 
jexemplo ; especialmente si 
/á persona muy visible^ por 
Já propensión que tenernds 
4 smJtar aquello que vemójs 
disimulado en otros. Jgualr 
jnente puede decirse que el 
^^scandalo de uno de estoJ 
basta para corromper ;á todo 
el pueblo , porque un delir 
-tó enorme tolerado en los 
primeros del pueblo basta 
para que Dios descargué su 

ira sobre todos I como lo 



afirman los Santos Padrea* r 

LEV ANTAR : Este ver^ 

bo varía su significación yse- 

;un las cosas de que spi^r 

}hy materias í que se apli« 

ca. Qaando se trata de mover 

alguna cosa corpórea t como 

de levantar una piedra , una 

plun\a ^r. Levantar es lo 

misHiro «que suspender 9, (^éi 

ppneír en aItpiS en re^^oip^t 

ro en la Escrituí^ en^ dl^ndei 

te usa freqüenteménte, del 

verbo Uyantar fíguradam^n«r 

te , stJvi d« buscar Wkj síjg» 

nificado en el comleitto /CSb 

respondiente á la > 7%8raf 

V. gr« quandó Abrabaffi ítisr? 

tádp del Rey de.SodQQK á 

qqe tomase los despój^^ df 

CQdoriahoQior.j^ i^espjoqdHSi 

itvj/inpo mimmo 4' iHés ^',^, 

no ucik¡r¿c0S4 ie in^qntt^ 

tujfOy^ Geiu 14* 22.; se deb^ 

entender eh levantar, ia ma^p 

fio á Dios i por protest9^ r^oip 

Jemnemente ó coa jürameft^ 

4:o«DeI misíDó.modo.quftii^Q 

en elExódo i5¿8. dice Dips i 

.Moyses que ba de introdueir 

.su Pueblo, en la tierra v $0?^ 

hffi lá quai habia Jeyantad^ 

4U iDanoi ; quiere decir ¿ }qm 

le pondría en posesión d<^ 

paiSf que con juramento ha* 

bia prometido í AbrahafUi 

Isaacyjawh. . .^ 

• ¿e-i 



LE 

- - * Levantar hs máno$ , los 

ojos , el ahna y el corazón 

á Diost Convertirse, orar 

y pedir i Dios auxilio en la 

[tribulación. Levantar las roa- 

-nos contra alguno : 2. Rf¿. 

,i8. 28, acometer 6 decís- 

-rar la guerra ^ y hacer craí'- 

•cion ó rebelarse. 2* Reg. 20. 

21. / ;• Reg. II. z6. Le>- 

-Yantar la cara delante de otro: 
w2..J(r¿'.2. 22. : i.Esi\ 9. 6. 
.Job II. 15. presentarse con 
satisfacción , sin rubor , ni 
miedo. 

- Levantar el alma ízia al- 
guna cosa : 7^r. 22. 27. 16 
«msmo que aficionarse , ape- 
tecerla» 6 desearla con an- 
sia. Esta expresión es muy 
familiar en los Salmos. Le>* 
vantar el carcañal contra al> 

guno: 7^»* ij* 1 8. hacerle 
traición. 

LE VI : Hijo de Jacob y 
Lia. Nació en Mesopotamia 
el año del mundo 2248. SU 
€hem hijo de Hemor des^ 
pues de haber violado áDi? 
Bá hermana, de Levf y Si- 
jneon , consiguió de su pa^ 
dre se la pidiese á Jacob por 
muger » y habiendo convenid 
do los. dos hermanos y toV 
da la familia en que se la 
diese baxo la condición de 
que Sichem y todos los va* 
. f9m.ll. 



LE 



361 



^rónes de la Ciudad se cir- 
cuncidasen 9 cumplieron los 
Sicbimitas aqueste pado; mas 
Levfy Simeón no olvidaron 
la injuria hecha i su herma- 
na , y al tercero dia quando 
•los dolores! son mas vivos» 
aprovechando la ocasión db 
•vengar aquel agravio, entra* 
•ron en Sichem , los pasaron 
i todos á cuchillo , llevaron 
á Dina , y saquearon la Ciu* 
dad sin noticia de Jacob, 
Esta acción , que i lo meó- 
nos inchtye seis pecados 
graves , la desaprobó Jacob, 
manifestando mucho dolor 
y sentimiento porque le haf 
bian hecho odioso á los Cha* 
naneos. Gen. 34. ter tote 
Leví baxó después a Egipto 
con sü padre teniendo yt 
tres hijos Gerson , Caath y^ 
Mérari. GSe)f. 46. íi. - 

La Tribu de Leví no tu* 
vo porción ó suerte separa* 
da de las otras Tribus en el 
país de Chanaan , sino algu« 
ñas Ciudades que se le asig^ 
harón entre ellas. Fue elegir 
da dé Dios para servir en el 
Templo , y exercer las fun¿ 
clones Sacerdotales » y se le 
concedieron muchos y gran* 
des privilegios , que la hi- 
elan muy superior á las otráS 
Tribus y así.por sudignidadi 

Z5 co-, 



gda 



LE 



^coxno porque la pet^tenecian 
todos los diezmos » primicias 
. y ofrendas que se haciah en 
el Templo , y mucha parte 
-¿c las vídimas que se ofr¿« 
cían al Señor. 

, LEVI ATH AN : Está pá- 
iabra se halla muchas veces 
en la Escritura , y los San« 
;tos Padres la entienden or- 
.binariamente en el sentido 
4BQoral por el demonio ^ que 
.es la. serpiente engañadora 
y enemiga del genero huma- 
no. Leviathan según su eti- 
mología significa un pez dis^ 
ioriíie ó monstruo marino» 
y según Calmee es el Coco* 
<lrilo. C^ros lo entienden 
ác la Ballena > y algunos ex« 
plican baxo este nombre los 
peces de extraordinaria mag- 
Ijitud» 

LE YÍTAS : .Aunque bai- 
Ko este nombre pueden com- 
prehenderse todos los des* 
cendientes de Leví » se en- 
tienden principalmente los 
que estaban empleados en 
los ministerios inferiores del 
Templo y í distinción de los 
Sacerdotes descendientes de 
Aaron y que también proce- 
dían de Leví por Caath, y te* 
nian i su cargo tos mas al-» 
tos ministerios. Eran Levt- 
tas I y son conocidos por 



LE 

tales todos lósdescenSien- 
tes de Leví, por Gersón, 
Caath y Merari y excepto 
Aaron y sus hijos que eran 
Sacerdotes ; pues ni aún los 
hijos de Moyses tenían paiu 
te alguna en el Sacerdocio» 
ni eran mas que meros Le- 
vitas. Eligió Dios los Levi- 
tas en lugar de los primoge* 
nitos de Israel para el servi- 
cio, dé. su Tabernáculo ,. y 
después del Templo»2f ain • \m 
j6. y ^6. Estaban encarjga*» 
dos de guardar las puerus» 
conducir los vasos y otehsi- 
lios , velos 9 coranas y todo 
lo perteneciente al ^zhttuz^ 
culo. Servían á los Sacerdo^^ 
tes en el ministerio » llevan^ 
do la ieña> el agua y lo de* 
más necesario para los sacrí^ 
ficios : cantaban y tañian va^ 
ríos instrumentos en el Teno^ 
pío : dedicábanse at estudio 
de la ley ; y eran los }ue« 
ees ordinarios del Pueblo^ 
aunque siempre subordíiu^ 
dos á los Sacerdotes. 

Proveyó -Dios á la subsis*^ 
tencia de los Levitas, dándo^ 
les las decimas de los granos^ 
frutos y animales en todo 
Israel ; pero debían contri- 
buir i los Sacerdotes con el 
diezmo de estas mismas de-* 
cimas ; y como los Levitas 

iHO 



JLiL 

liO| posiún bienes raices , los 
diezmos que daban á los Sa« 
rerdotes eran coma unas 
primicias que ofrecían al Se- 
•ñor . Num^ 1 8 . z i . / sig. Tam- 
bién st les asignaron qua<r 
renca y ochó Ciudades para 
su habitación. Jos. zi. j. y 
4ig. De estas quarenca y 
ocho Ciudades se dieron tre« 
ce í . los Sacerdotes , : de las 
quáles se eligieron seis pai- 
ra Ciudades de refugio. Vid. 
Homicidio. Mientras los Le- 
vitas estaban ocupados en el 
servicio del Templo se man- 
teóiaii de las provisiones que 
babia en él , y de las ofren* 
das que se hacian diaria- 
mente. 

' Los Levitas no parece lle- 
vaban vestido distinto del 
de los demís Israelitas. Su 
consagración era muy senci- 
lla 9 como puede verse en el 
capítulo 8? de los Números. 
Bstaban divididos en dife-- 
rentes clases , Gersonitas, 
Caathitas , Meraritas y Aro- 
Bitas 6 sacrificadores. En la 
primera numeración que hizo. 
Moyses de los Levitas Num. 
;• 22. se hallaron 7^500. de 
la familia de Gerson , y su 
oficio era llevar en el de- 
serto los velos y cortinas 
del Tabernáculo: su Gefe 



era Eltása^h hfjb tle LaéL 
Kum. 3. 18. 7 sig. Los de 
Caath estaban encargados de 
conducir el Arca y los va^ 
sos del Tabernáculo ,' siendo 
su número 8®¿oo», y su 
Gefe£lisaphan hijo deOziel» 
F. 27. 7 sig. Los de Merari 
eran 6®2oo. , los quales con- 
duelan varias piezas del Ta- 
bernáculo , y teniaa por Ge^ 
fe á Suriel hijo de AbihaiU 
F. 3 3* La cabeza 6 Gefe 
principal de todos era £lea« 
zar hijo de Aaron. F. 32» 
En los campamentos del 
desierto estaban repartidos 
las Levitas al rededor del Ta* 
bernaculo. Maysés y Aaroa 
estaban al Oriente , los Ger^ 
sonitas al Occidente 9 los 
Caathitas al MecRodia » y los 
Meraritas al Septentrión. Eraí 
ley que los Levitas no sir^ 
viesen, en el Tabernáculo 
basta la edad de 2 5.años9 
ni después de los jo. , Num»' 
8. 24. sirviendo después de^ 
los 50. en lo que les orde-» 
nasen los otros Levitas , sin' 
propasarse á hacer nada por 
sí mismos ; pero viendo Da« 
vid que ya no lenian que 
Qcuparse cri los trabajos pe* 
nosos de transportar los va* 
sos y alhajas del Taberná- 
culo , dispuso entrasen á ser* 

Zzz vir 



3^4 ^ 

.▼ir- desde la edad de veinte 
años. Orando algún Israeli^ 
ta hacía algún banquete dé 
devoción en el Templo man^ 
daba 1^ ley que no echase 
en olvido i los Levitas. Deur. 
.12. i8. y sig. Esto es ; que 
Jos convidase á éU 
. LE VITICO: Título del ter^ 
cer libro del Pentateuco, lla- 
mado así porque <omprehen^ 
de principalmente las leyes 
y ordenanzas pertenecientes 
a los Sacerdotes y Levitas^ 
y i los sacrificios ; y poc 
esto le dan los Hebreos el 
título de. Lej de l$s SAcer'^ 
dotes. 

. En los siete primeros ca- 
i>{tulos del Levitico prescri- 
De Dios i Moyses las cere- 
inonias que debían obser- 
varse en los holocaustos, 
ofrendas de panes y tortas, 
sacrificios pacíficos 6 de ac-"^ 
^ion de gracias, y hostias por 
c! pecado , señalando la par- 
tie de estas vídimas que de- 
lúa consumirse sobre el Al- 
tar , y la que habia de darse 
al Sacerdote que las ofrecia, 
Bn los capítulos 8. 9. y lo. 
Infiere Moyses cómo fueron 
consagrado;»; los Sacerdotes, 
los sacrificios que seofrecie^ 
ron , y él castigo que expe- 
rimentaron Kadab y Abíu^ 



LE 

que fueron .abrasacíos por 
haber querido ofrecer el iñ^ 
cienso con fuego extrañow 
Con este motivo prescribe 
Moyses algunas reglas to« 
cantes í los duelos y lutos 
con respedo i los Sacerdo^ 
tes , prohibiéndoles él uso 
del vino mientas estaban sir- 
viendo. * 
En los capítulos i !• I2é 
13. 14. I j. 16. &c. se dan 
reglas para la distinción de 
los animales puros é iropu- 
ros, de la lepra de los hom<« 
bres , casas y . vestidos , y 
para la purificación de los 
que padeciesen gonorrhea, 
y de las mugeres después del 
parto. Luego prescribe las 
ceremonias del diá de la £x« 
piacion solemne. Arregla los 
grados de parentesco en que 
es 6 no licito casarse. Protu-* 
be las alianzascon los Chana-, 
neos, la idolatría, el hurto, eL 
perjurio, la calumnia, eLodio^ 
las supersticiones gentilicas, 
la magia , las adivinaciones^' 
los augures , las prostitucick 
nes y el adulterio. Previene 
no se coman los frutos de. 
los arboles en los cinco pri*' 
meros. años 9 y qt^^ se de*;^ 
xen algunas espigas para los* 
pobres al tiempo de la ste*" 
ga« Explica también los de- 

fcc 



LE 

ticbás indignas de ser ofre- 
cidas al Seño^. £n el capí- 
tulo 2) ^señala )a^ principa^ 
tes fiestas del iaño,; quejón 
da Pasqua , Pei»teccstiErs , l^ 
Tabernáculos » ^ k Expiación 
solemne , y ta %e$ca de lá!^ 
trompetas, 6 del principió 
del ano civil* Se prescribe 
k>x)tte;se habia «d^ obserVát 
en el «^ño $ab'ati(:Á>'y"én d^ 
del Jubileo. Cap. 25. 3. y 
slg. Concluye- con varios 
preceptos sobre los votos y 
décimas que* detMan*' bfre- 
c'ene*' en el -Tabef^acntoi 
Cap^ ¿7.. "■'■<'■.'■ ■'• 
- ' Nadie dudandela^catiohící- 
dad del Levftfco , convi- 
niendo todos en que es obra 
dt Móyses , como pjáhe del 
PétitateiMfo. Contiene ikiiihíí 
toria de Jo que :sticet}i4idii<^- 
raote ios ocho dias át lái 
consagración de Aaron y sus 
hijps^lañó delmubdo25i4; 
íás teyes quci(se hplhmitné^ 
•obreasuntos dístimos de twf 
orificios' nó'tienen :señal al-^ 
gaóa deCronoloigfa,qQepiie> 
da dar idea cabal del tiempo 
en que se establecieron; \ 

* LEY :y£st3pakbra«n ge-1 
nerat signiíicA'qiúilquierá pre^ 
ceptb superidr y general, que 

^dttce obligación en io$ sab- 



u: 



%^ 



4kó%. 1Eti 4ft^ E^ntura se t<S!> 
Ida por i la- Líey de ^ Aíoy ^es, 
y algunas veces por lá relí» 
giórr'de lo¡í Judíos , cómo 
distinta del Evangelio 6 de 
la Religión Cbtiétiatía. Moy« 
sés fue e) prlúíei^Iiegisladói^» 
y su Ley lá mas antigua qiíe 
conocemos ; porque quandb 
se dio estaban los hombreüi 
eii tal igAoi^da^><qfié É6 
eran- ca^pa^és^ de 'recibir l¿^ 
yes , y lAucha menós^tle da^ 
las. No hubo , puífes , ñaciofi 
alguna que tuviese cuerpo dt 
leyes antes^ de ios Het>reo^;^ 
La Ley se 'divide ordinal 
riamenee en natUraty poisii 
tiva :' W primera ét lá qué 
diAa la naturaleza misma ea 
el alma del hombre , como 
ia obligáciotí de adorar Utl 
Ser Supremo , honrar )óspa¿ 
dres y'nó hacera otro lo quie 
no quisiéramos que nos hi¿ 
ciesen á nosotros mismos &c« 
La positiva se subdivide ge« 
neralmenie en moral , civil 
y ceremonial. Las leyíssimP 
rales son como conseqüenciá' 
ó declaraciones de la ley na- 
tural ; las civiles tratan de 
las obligaciones de tos hom* 
bresr , como sociables ; té^M^ 
bletfendo el buen ' ¿rden y 
policía del estado ; y fínát* 
mente las ceremoniales re- 

gUn 



^q el ottlco exterior ájiM* 
^do a la Divinidad, Todas es- 
jcas diferencias de leyes se ha- 
JI411 en los libros de Moysés. 
La Ley fue d4da ^. les He* 
' breos, por fltmno de Mqyses 
^eQ.elmQQFdJSioaí; cinq^epu 
<}ia5 despueide. sil salida de 
'Egipto , en el dia 5. del mes 
^c^r^erb. Eq tpemoFia de esr 
Ae suceso f ] que/ Sut fel 2 año 
xlül .4píid4o;^:;(5i.j, cejebran 
Jf fiesta de. Pentecostés. Pro- 
.mulgóse con el itias terrible 
aparato entre relámpagos y 
Cfueop^.f daddo el Señor i 
mtender «efi estOü el rigor con 
que habja .de celar su obserr 
yancia \ y castigar, i los transr 
gresores* También puede de- 
cirse> que todo aquel apa-? 
f^^o se dirigía i : manifestad 
s)^ infinito poder de un mo^ 
fío sensible i ui)os hoipbre's 
carnales acostumbrados á las 
piaterialidades de los £gip* 
cios ) y propensos á la ido* 
fftíria^ que esilo mas eseorí 
cia^.que les pr.obibia la leyt 
pero lo que; principalmente 
significaba aquel terror es-^ 
paiitoso es la severidad coa 
que el bijo de Dios huma-í 
n^do vendd al>fin deJ onin-' 
4oiá juagar los hombres so«' 
bre el trono de: su magestad* 
eQ todo el rigox de su justicia^ 



3LI 

-.•^; Cpm4 h ley ^MofsSs 

4)o era mas que una sombra 
de lo futuro , y no condu* 
cia.á la perfección , fue ab^ 
ípgaidfj ppr. el E^ogelió ^ Jr 
jifíc^sario que Jcsu-^Cbrlsto 
iciiipplje^e Jo , que :eila : slolcl 
proaittiay. figuraba.. Por es- 
to dixo el mismo faiio de 
l>ÍQSf no habia venido a des<^ 
IF.V^ Mi^y , sihoi á:períeo^ 
CjoQarla. M'tU^h* $.. 17» i ? < > 

•- • ' ' I . < r • ♦ 

LI 

- LIA: Hija mayor^deLif« 
hMy que /ésteldid ¿ Jacolv 
por muger j introdueb^ndo^ 
i¡a de nocbe ' en su áposen-> 
to en lugar dé Kacbel, por 
quien le habia servido siete 
iiSos. enejóse Jacob del ei^ 
ffafío ál diársigiiiente y y l.a^ 
DftiíJempondiiS, quejpo^ra 
costumbre en^élpafs disarias 
hijas menores 'antes que las 
mayores. De. mbdo que Ja«^ 
líobtucvo qtie obligarse á serí 
vif otros siésé años para. dé»! 
posarse con Rachel. Vid. Jt^ 
cob. Rachel hermosa fue 
siempre el objeto del amor 
de Jacob ^ pero era esterib 
Lia por el contrario legaño- 
sa 6 tierna de ojos, aunque* 
menos amada , la hizo ei^Se* 
¿or tan fecunda 9 que. fue 



na 

tsnadre' defRbbeh^:Sím^oii, 
Leví ) Judas ^ Isachar , Zj^> 
bulon y Dina , sin contar' i 
Gad.y Kstr y qué le dio Jau 
jcohtví su criada Zelphal Nb 
5e sabe qué año murió-; pero 
sS:que fallecid;en la! cierna 
de Chanaan , y que fue so- 
pujada en ia caverna eoque 
Jo estabádiSa^^Abrahanné 
Isa^c' Gtik. 49; j^x. i Vid:* 
k'acheh.- '. :• ":;' :•- / '.: .> \ 
• iLIBAGION : V02 dedi- 
cada en la Escritura para 
significar cierto aderezo que 
keináadiá aá lasví&tfnasiüri^ 

• ■ 

- :I).iB!ANQi Mpntt £amo^ 
50 pól: sus ' elevados cedros 
de cuyo simil usa la Escrí'* 
lüra repetidas veces para pin^ 
XMt cosas jgeáhdes y: xisterito^ 
^«uu: Dte io quese i^íceicncil 
]>e]a tefcónocáio ! i » ' : 1 7J er saf^ 
2 \i.y 1 1 • 24* !> y. efi c Jdsu^é 
^, 24. 1 9. I. y II. 17W , y 
ot^DS snucbds fugares:»: sé ih.^ 
fiereque el Liban6 deique 
babU Ja EscriéuraL es Jorque 
Ptolomco / llana .inf^ifw^ 
]NonÍ6ndo -el í lAionte Oband 
mas aUií de /Damasco izia 
el PofiÍQn&*i £1 monte. JJ«9 
bafu) > de/quié. bablaipós } \\á^ 
niado : píbKPtolónieo ^ptill4 
baoo.» tiene,sui ótrgeh iiXk 
el aiac jde( Syria;^ : y sigue 



r ?. 



*<i&Í3el OrítfR» lt¿5ttfi4^ AtJh- 
-bia ^desic^ta , -sirviendo de 
término i la sierra de Prd« 
misión ; i .s4bei< , < á las Tri^- 
busv3^ A'sersy-'Nefittit^li péfr 
jeL Otf):nrer^(j|x>si'Ak*abe!:S'^b 
llaman £0(114^ -y bs Sy¥id!s 
iUbnén.Viú. Anulibano. Jt«- 
semfas i8« I4^iiablá át% 
-nieve, del Ltbanov^fil 9ro(t^ 
tb 2acharíaii''iT<í ivip^ra ^^- 
^ificicr la desfrucdon • d^l 
-Templo, de Jerusalen por 
los Romanos y usa de la ex- 
presión de Libano en lugalr 
de ^'emplo; De la «isma sfc 
sirve £zécbiet' if^ ^«^ pái^ 
•anunciar la;jixifnaidet) milmo 
Templo p6r ; Nabuchodonori- 
sor» con alusión á la mocha 
madera que se babia^ emplea* 
doxnél, asicomo {X)r lorfnii* 
ixiose^ilamaal Rakci&de Satí^ 
monCus^^dribofíiaelitomoí -^ 
:>.£n la d^ripcíon del mon¿ 
té Libano/ qué hace Calmee 
en su Diccionario; » dicey qitc 
CDm|>rehendvijen fsta^éírcuite 
€ercat.dé :cieri legbas ^^y^tie^ 
ntí su Oriente já> MesbpOK 
tamia*, al Mediodía la tier¿ 
ra de Promisión 9 al Ponien«* 
te el . mar Aiqdíterraheo , y 
al -l&rteí la < AtmAüav Salen 
¿G<é\ quatnooYio^ V 'el Jor^ 
dañv'Rócham> Nahar Ro-* 
siem» y Kahar^Cadicha. Se 

com- 



^compone 4€ qiMthó c^díHe- 
ras de montea , que se ele« 
van unos sobre otros. £1 prr- 
inero es muy fértil en. gra- 
nos y frutos. : ol , segundo 
'f|[iuy:lesterily<|Ue^t)o pmdulce 
;$iiK> abrojos : el cerdera,'aQH- 
que mas alto , goza de uúa 
.primavera continua , estaa^- 
4a los '.arboles siempre ver- 
deis ^ y loe jardines llenen de 
ilruta3;'y. es can agradable, 
•que algunos le llaman el Pa- 
raíso tetrenaU £1 quartó es 
un elevado , que está siem* 
ore culMerto de nieve , ty es 
inhabi^ble poc el frió. 
1 «. En d libro de los Cant^ 
4res se compara ia nariz dé 
la £sposa i la torre del Li« 
i>atio que mira á Damasco. 
£s€a torre servia á los Jtú 
ddK3S para .observar los too* 
vimientos de los Syrios sus 
«nemigós irreconciliables. Se 
compara í ella la nariz de 
Ja £sposa . para ponderar su 
sagacidad , astucia y tino eo 
precaver . las incursiones é 
insultos; de ;sus éneraigor. 
Veáse Á S. Ambrosio lib.^. 
de Virg. y San Juan Chrisos^ 
tomo hoto,. ^9* ddfop'^. 
i LIBERTAD: La libera 
ud y mirada: coma un (esta- 
do opuesto a. la servidumbre 
y esclavitud |.sigQi6ca la ixh 



.deperiáe^eia de; utt hombre 
que no recoooce superiori- 
dad en otro. . Moy ses procu- 
-ró éñ sü ley precaver! que 
Jos Israelitas cayesen en una 
(Servidumbre rigurosa ^ d» 
^Nmtendo.jque si fuese ; a!b- 
funo vendido^ ó se hallase 
.en esclavitud . por qualquier 
ifltoiivoy pbdieseL éfeÁi vamen- 
«te! s^r .re;|catado dt ^lla ^ . y 
puesto en libertad en el^é 
Sabático 6 del Jubileo. To- 
da la nación era igualmente 
noble y libre. Sául , David 
y Jeroboam que subieron ^ 
Trono . no eran de * mejor 
condición qiife eláüimo pas« 
tor de Israel. Domus Mera^ 
casa libre» se llama la que es« 
cá como aislada 6 separada 
de. las demis. Tal era aque^ 
lk.en que. estuvo ell Rey 
Azarías .haciendo vida^ pr^ 
vada , por. haber .sido toca<^ 
do de la lepra* 4. Reg. 15^ f» 
£1 Salmista 87. 6. dice , que 
estaba, como ' ün hpmbré 
•bandoaado dé todo iso£or^ 
ft> , libre entve los muertoft 
Los Santos Padres explican 
esto de Jesu-Christo , que 
descendió á los infiernos coa 
libertad para, salir y sacar £ 
los que estaban allí detenía 
dbs. También puede enten- 
derse ddjSalvj(dor encerrar 

da 



u 

/ 

do en el sepalcro i y siem- 
pre con la libertad de salir 
quando quisiese. Theodore- 
to y el Padre Sá exponen 
aquel pasage de este modo: 
Reputado como muerto , se<< 
pulcado y libre de todos los 
oficios y cuidados de esu 
vida. 

La libertad que nos lia 
dado Jesu*Christo , Gd^ 4. 
3 I. consiste en la ley del * 
Evangelio 6 de Gracia , por 
la que sacudimos ei yugo 
die las ceremonias , la obli* 
gacion de observar las puri* 
Scaciones , la distinción de 
«viandas y otras muchas du* 
Yez^s^á que estaban sujetos 
los Judios por la ley de 
Af oyses. De esta libertad hai- 
bla el Apóstol en el lugar 
chado , quando dice, que 
no somos hijos de la criada 
6 esclava, esto es la Syna* 
gogá , sino de la libre , esto 
es la Iglesia , esposa de Je* 
su-Christo , quien por su 
adopción y gracia nos hace 
hijos de Dios y herederos 
de su gloria , en donde es- 
peramos gozar la verdadera 
libertad de la corrupi:ion« 
Rom» p« 2 !• 

La libertad de justicia es 
en to\^o opuesta i la servi- 
da mbr'é del pecado j y con** 
lom. II. 



LI 369 

síste én ta justificación , que 
conseguimos por la gracia 
del Bautismo , conservamos 
por la buena vida y la prác- 
tica de las virtudes Chris- 
tianas , y recuperamos por 
la penitencia , quando he*- 
mos tenido la desgraciaide 
perderla , haciéndonos escla* 
vos del demonio y del pe« 
cado. 

LIBERTAD 6 libre al- 
vidrio : La explicación de 
esta palabra , y lo que sig^ 
flificamos por ella no es po- 
sible darla en este Dicciona- 
rio según corresponde , por 
ser una < tna^ria theologicA 
que ocupa muchos volúme- 
nes , y no pueden compren» 
hender los que carecen de 
principios , o no están bien 
impuestos en las varias no» 
cioaes y efedos de la graci4# 
£1 que quieira instruirse en 
este punto consulte buenos 
Theologos , y hallará que 
esta libertad se perfecciona 
quando la voluntad obra se* 
gun los impulsos y direc-> 
cion de Ja gracia ; y es tan- 
to mayor , quantamasefi*» 
caz es ^sta. 

LIBERTINO: En lot 
Hechos Apostólicos 6. 9. se 
habla de la Synagoga de los 
Libertinos » que se levanta- 

Aa coQ 



370 



U 



ron contra San Esteban,: di- 
putando con él, y pidien- 
do su nouerte. Los Exposi* 
tores no están acordes en se^ 
ñalar quiénes eran estos Li- 
bertinos : San Juan Cbri- 
•sostomo , Beda y otros quie* 
•ren sean aquellos que habian 
•nacido de Judíos esclavos 
<le otras naciones , aunque 
puestos ya en libertad , ios 
•guales formaban Syna^oga * 
separada , porque no eran 
«dn^itidos en la de los libres* 
Otros entienden por Liber* 
iinos los oriundos de L))bia» 
^ LIBERTOS : Hombres 
que Consiguieron su libertad 
después de haber sido cai|!^ 
tivos ó esclavo»» 

LIBRO: Baxo de éste 
nombre se entiende toda 
carta , escrito ó colección de 
afiotaciohes » sea en papel» 
cabla 9 vitela ó corteza dé 
trbol; porque los antiguos 
no conocieron el papel , y 
usaron de todo esto antes de 
sn invención. 

* El Profeta Ezechiel ha* 
liándose entre los cautivos 
de Babilonia;, cerca del rio 
Chobar , tuvo una visión en 
q;ne, entre otras cosas miste^ 
riosas, vi6 una mano que se 
'iba acercando áeia él con un 
libro arrollado > y al mis- 



t ^ 



LI 

mo tiempo oyó una voz que 
le mandaba comer aquel li- 
bro ; y habiéndolo gustado, 
le pareció tan dulce como 
la miel. E^afc. 2. $)• En es* 
to quiso el Señor dar á en« 
tender á Ezechiel , que de* 
bia nutrirse y fortificarse íi;h 
teriormente con la divina pa^ 
labra antes de ir i anunciar- 
la. La dulzura del libro ma* 
nifíesta hi suavidades ineac* 
plicables de que sé siente 
penetrado un corazón que 
ama i Dios quando lee ó 
medita su palabra. 

LIBRO de las^uerrás del 
Señor : Lo cita Moyses Nfijín. 
21 • 14* hablando del paso 
idel rió Arnon, y hadadd 
mucho qué discurrirá los Co- 
mentadores. Algunos creen 
era obra . aas antigua que 
Moyses , en que se referían 
las guerras de los Israelitas 
antes de su salida de Egipto^ 
Otros pretenden sea el mis^ 
mo libro de los Números; 
y otros finalmente» el de 
Josué ó el de los Jueces » ó 
todos los de Moyses. Lo 
cierto es que na tenemos U* 
bro con este título. 

£1 libro de los justos ci* 
lado en Josué 10. 1 j. y en 
el 2? de los Reyes i • iJS^ 
padece lAs mismas dificulta* 

..del 



Lt 

<!es que el de las guerras del 
Señor y pareciendo bascante 
probabíe que uno y otro» 
como cambietí el de los dtas» 
sesLa uno mismo , titulado 
diversamente, según la di- 
ferencia de los tiempos. Los 
Hebreos desde el principio 
de su República tu vieron ptt' 
sonas destinadas para escrf- 
bir los anales de su nacionj 
Estos escritos se colddábaít 
en d Tabernáculo o en el 
Tenáplo > y se recurrid á 
ellos quando era necésaricu 
Antes de los Re^es tenian e( 
título? de Libro de las gúer- 
rts del Señor , ó Libro de 
tos justos 9 y desde eJ rey- 
hadó de Saúl se le d\& é 
nombre de íibr^ df los dtdf 
de loí ítefii de Israel j / rfr^ 
Juil 

LIBRO dé la vida', Libró; 
.de lo^ vivos, y Libró deí^ 
Señor : Son expresiones bas-* 
tame fteiquenifes en la Escrr* 
tura. Ex. 5*2. 32.' Ps. 6%J' 
19. f 158. 16. drc. Quan-* 
do Moyses Ex. {2. }'2. pi- 
dió al Señor le boiYaüe de' 
SQ libro antes' que abando«« 
nase su PueBla» quiso- de- 
cir poéó inas 6^ menos lo 
mismo que San Pablo quan- 
do deseaba ser anathehaa , 6 
ieparado 'de JesuChristo 



3?» 

( no de la ^acia y caridacf» 
sino de la gloria ) si por es^ 
ce medro se salvasen los Jtr^ 
dios, Rom.y. 3, Esta expre^ 
síon que procede de un ex^ 
ceso dé caridad del Apos^ 
tol , será temeraria en aque- 
llos que no están tan poseía 
áo$ cóii)o él de aquella vir-* 
tüd sublime. Quando se afír^ 
ftia que alguno esti escrito 
tú el Libro de la vida , ei 
decir , que pertenece á Dios 
de un modo especial , 6 t% 
del harnero' de sus fíeles, ami* 
gos y siervos ; y al contra^ 
rió, quando se di¿e que al^' 
guno es' borrado ' del Libra 
de la vida. En üh sentido* 
mias c elevada, el Libro d¿ 
h vida sigtiifiica el libró de' 
Ka prédestinaciofn á la gloría»^ 
i la fe iái ii gracia, Ps.' 
«8. 19. 

LI6RO sellado con siete 
sellos : Afüc. y . i . No es ptrt 
CDsa ()ue ló!s misterios que 
(fóntiéne el libro del Apoca*' 
lipsi. Del rey no y persecu- 
ción del Anti-Christo : dé 
lá constancia dé Elfas , He- 
ifoch , y dé los fieles que le, 
han de contradecir ; de It 
ruina de los enemigos de lt 
Iglesia : del Juicio universala 
dé la felicidad y gloria de 
los bienaventurados. Eh su- 
Aaa z ma: 



sr» 



u 



ma : de los misterios 6 de- 
cretos eternos de la prescien- 
cia y providencia de Dios^ 
representados como escritos 
en un libro todo misterioso» 
para cuya inteligencia tuvo 
el Apóstol siete visiones de 
otras tanus calamidades que 
ban de preceder á la venida 
de aquel malvado. Estas ocu- 
pan los once capítulos , pri- 
meros del libro. Ezechiel 
2. 9* vio otro libro seme- 
jante. 

. LIBRO volante : El Pro- 
feta Zacharías 5. i« y sig. 
y\6 un libro ó pergamino vo- 
lante, que tenia veinte codos 
de largo y diez de anchoj 
y concenia las desgracias, mi- 
serias y trabajos que habían 
de pade^cer ¡os Judios. Su 
largura y anchura. extraordi- 
naria significaba el exceso de 
los delitos , y los males de 
que estaban amenazados, 

LIBRO de la generación, 
de Adán: Gen. 5. i. Signi- 
fica la historia de su vida, 
así como el de la generación 
de Noé ó de Jesu-Christo, 
según el estilo de los He- 
breos i significan su historia, 

LIBRO del censo: 2. E/á. 
7. 5. Lista ó catalogo de los 
que habian vuelto de la cau- 
tividad de Babylonia* 



LI 

LIBROS sagrados s Vid« 
Biblia. 

LIBYA: Región del Afri. 
ca , que se cree haber sido 
poblada por Laabim hijo de 
Misrain. G^»« lo, 13. Estar 
ba entre el Egipto inferior 
y la Cirena , y se dividía en 
interior y exterior. Aquella 
tiene hoy el nombre de de- 
sierto de Barca , y ésta el de 
Bildeiulgerib. 

LIEBRE : Animal qua-; 
drupedp algo mas grande 
que el Conejo : tiene los 
ojos grandes y sin pestañas: 
duerme con ellos abiertos^ 
corre con suma ligereza , y 
es muy medrosa y cobarde. 
Moyses Lfv. ii. 6Az pone 
entre los animales inmundos» 
porque aunque rumia , no 
tiene ta; pata hendida. Lor 
Naturalistas asientan quelá 
Liebre no rumia. Muchos 
Médicos aseguran que la car« 
ne de Liebre es seca y^ me?- 
lancólica , que vicia ^as enr, 
trañas , y quita el sueño ; pe- 
ro entre los Romanos , sc:- 
gun Marcial lib. 1 5 • cap. 92* 
era estimada por el mejor de 
los quadrupedos. . 
, UGÜRO : Piedra precio^ 
sa llamada en el Hebreo Les^ 
cbem. Algunos dicen es se* 
mejante al Carbunclo. Saa 

Epi- 



w 

Epifanio y San Gerónimo 
la tienen por especie de Ja^ 
cinto. £1 Liguro era la prÍT 
inera piedra del tercer ósr 
den del racional del Sumo 
Sacerdote , y en ella es;a^ 
ba grabado el nombre de 
Gad. 

. i JLIMITES 6 mojptiesp Eja 
el Deuteronomio. 19. 14. s^ 
prohibe .tocar 4 los Irn^ites 
de las heredades 6 posesio-p 
Des del próximo. Todo el 
Pueblo maldecia al que vior 
laba aquella l^y. Deííf.. ^7^ 
17. Job pone esicdelito , y 
el de los x]ue oprimen 6 
snaltratan á sus padres» en* 
tre los de los ladrones» J^ 
:^4. 2..£n efedo , los mor 
jpnes deben mirarse como 
cosas sagradas , y parte del 
derecho público. CJna de la$ 
gt andes p|jueb^s de la Om- 
Dí potencia de Dios es haber 
fixado líiDÍtes al mar. Ps. 
lQ:i\9*-jQh2,6. tp. En Je»7 
temías 5. 22. hace e^ Señor 
una fuerte reconvención a 
$u Putblo » arguyéndole con 
que hizo su poder que una 
cjpsa tan débil j^ ligefacpmot 
^^j^rena siu el priioer Hmit¿ 
d^ mar. 



'■ / . •■■ 



_L^NO( San )r Sucesor in- 
mediato de San Pedro en el 

Suma ?9^(ificadf>,^ segfia 



miichos Santos Padres » aun- 
que no faltan autores que 
ai^t^ponenjí San. .Clennente» 
IJíe iVConstifuciopes Aposr 
tólicas lib. 7. cap. 46. cons^ 
tr', qoc Sanr Pablo le orde- 
ind Obispo de Roma ante| 
de la muerte de San Pedro. 
Algiunos; ct^n por cierjto qoe 
.^te Santo Apóstol, y, cabeza 
ae la Iglesia nombró por su 
sucesor i San Clemente y y 
que San Lino, de quien San 
Pablo hace memoria enf su 
epístola 2Í ailhim. 4. zu 
fue hijo de Claudia r, iioai- 
brada en el mismo lugar$ 
pero nada conjsta. Gobernó 
la Iglesia 12. años , y ei» 
SU lie^pq fuq a^ruin^a Je* 
rusalen el añade Jesü-Cbris* 
ta 70t Los Gr.iegos celebran 
su fiesta á 5é de Noviembre, 
y la Iglesia Latina á 25. de 
Septiembre. 

LIRIO : Planta muy eo«s 
nocida, de qire hay varias 
especie&y que se distinguen 
poF los colores diferentes de 
sus flores V siendo en unos 
blancas, en otros encarna^ 
das y amarillas , mocadas , y 
á veces como^ jaspeadas. Jer 
surChristo ^ sirve del simil 
del Lirio para mostrar que de 
nada descuida la divina pro- 
videncia.^ Hath. 6t2S> £.1- 

rio 



rio , adorno mugeríl dé que 
se hace mención en Judith^ 
<io. }. parece era una joya 
-en forma de-Lirid » esíto ésí^ 
de $u flor* 

LITHOSTROTOS : Pk- 

flabra Griega equivalente al 

Hebreo Gabbatha , que sig^ 

Düficá lugar empedrado 6 só» 

lado de piedras, ^üdíí. i>.^3 • 

* LLAGA : Además de su 
«pro[Ha significación tiene 
también ft dé castigo ó azéf 
U de la ítttn^ de Dio% 6Ail 
12. 17* La llaga del cora*^ 
2on 3» R^;. 8. }8. significa 
el pecado y la iniquidad y U 
pasron de Áñiíoo» El Señor 
castigó Á Adtiocho con iiM 
incurable é invisible llaga. 
1. Ma€. 9i 5. Según Tyrinó 
con una profunda melan^ 
eolia, 

LLANTO, kgriíriasí 
Los antiguos Hebreos- haeiáti' 
grandes llanto» en siis düeltísi 
y aflicciones , teniendo^ por 
mucha desgracia no ser llo- 
rados en SU' muerte , como 
dice Job' del im;:lfó. Job'iy:' 
1 j. El Salmista 77.^4. pon- 
dera la desgracia de las viu- 
das de Ophni y Phineci , di- 
ciendo que nádié fue á con« 



LL 

dolarlas , ni llorar su muer- 
te. El Señor prohibió á Eze* 
chfel llorar y hacer duelo 
por su esposa , pata mani- 
'fciúíT que los Judíos serían 
reducidos á un estado tan 
miserable , que ni aún ten- 
drían libertad para poder 
quejarse 'y librar su des^a- 

^^ El valle ile bS'lagrimas¿ 
de qué se habla eh el Salmo 
85. 7. significa en el senti- 
do moral este mundo » que 
tío ofrecb sino mótiVos dé 
llanto i por los muchos dés>* 
tSrdeties que reyrtati e» cí; 
y los continuos peligros i 
que estamos expuestos , pri<¿ 
vados de los bienes eternos 
()ue deb^itib^ aplctetér. £n^ 
¿1 sentido Uteral se di tM 
nombre aún valle muy este^ 
ril y árido no lekds dé Gal-I 
gala , en donde conrhovido 
el Pueblo al oir referir af 
Aiígeí los ben efícios qué Dios 
léi' habia hecho , y Ib nial 
qué le habian corresponcfi'^ 
do » lloró su ingratitud ha^ 
cierido penitencia. Este lu^ 
gar ó- Valle del llanto estaba' 
cfcrcíá dé Silo , ■ iegün se xói 
lige del texto ; pues dice»^ 
que el Puet>ro ofreció en él 
hostias al Señor , lo qual 
jaquel tiempo nd podía 

ha- 



<*tiaceF$é sino . en Silo ;, « 
donde. escab» el Tabert>actt* 
lo. 'Jud. z. I. yslg^ 

Pan de lagrimas : ?s. 79. 
6. 7 .41. 4* Es expresión 
^ue maniíle^u admirable- 
mente; la aqiargura, de un;i 
alma, anegada ^n septjtpien* 
to » que no se mueve ni ha- 
ce cosa en quQ np le aflixa 
Ja pena que padece. £sce 
d^lor ype^a.». quapdó naée 
•de un. corazón síensible i las 
«fensds d^ £>i.os ».y quéisus^ 
pira por su presencia , es 
para él verdadero pan que IjC 
•sustenta » y proporciona los 
^nayores. coosueios y dc^ 
Jicias* -j •.'_'.' •''>i^\\''i w>. 
- LLAV£. : {ns^umento 
para abrir y cerrar U$ puer- 
ctas. Las.de los Orí encales son 
jnuy» diferentes át^h% Hlie^ 
•cra^ BuJa Escriiura ^$^ ^$^ 
«ucitós; Vece* de ik p^Wif* 
41áve) ya en su dignificación 
propia 9 ya con alguna ak^ 
•goría» OmitiendjO. |q$ pa]sa* 
«ges ea que se lOma la lía vis 
•según .su plopia signijíicar 
dbn.9 explicarlos algunos 
;dé aquellos que tteeoo; sed^ 
•tidojfiguwdo^ . 

Hablando el Profeta Isaías 
J22. 22. del .piadoso Eliacim, 
dice en persona del Señor, 
.^ue pondrá^ sobre - sus pm- 



Xí. 



m 



» ,■ 



>rAS k illav^ de k casa.de 
David , y él sólp podrá ab^ir- 
.la y ccr^rarla. Esta IlavQ na- 
die duda significa la supre- 
ma potestad sacerdotal y pre- 
positura 4<^ Templo , lla^- 
D9ad.o.<;aia de p.avi4 ppr.ha* 
;ber ^dp fiíbñcadp con Jos 
caudales que este Santo Rey 
habiá recogido. Por £lia^ 
cím sc: entiende; ^n ^ncidp 
alegórico el Mes(asi d& qai^ 
se^dice en el Appcalipsi 5. 
.ig« que tiene las llaves .dis 
la muerte y del infierno; 
porque todo está en su ima- 
no , preservando i. iyw)s , y 
sacando* árOiroSfd& aquellas 
¡miserias pox Vp propia yk- 
tud. En el propio libro 3, 
7. explica el plena y supre* 
mo dominio que tiene,e( Me- 
^BlV^ol>f^^i ^^ynO), ^asaiy 
. Tem.pl0 de. Dnvíd , esto es, 
de la Iglesia , .diciendo que 
tfj^e la \ Ihive de Da*vid y y 
abre i quien quiere , y. cier- 
ra sin ique gadie. pu^da abrir, 
£M»: ípoieíiad í -que , J^ssu- 
iCbrísto. dld i San Pedro, y 
^us sucesores » se explica 
ea el Evangelio ppr la mis- 
ma frase , diciendo que le 
dará las llaves del Rey no de 
los Cielos , para que entrcR 
en él aquellos á quienes ab^ 
solviese , y sean excluidos 

los 



^{r^ 



LL 



Aós' que juagase iiK]ignt>$, 
íiatb. 6. 19. 

Quaado Jesu-Christo Luc. 
11. 52. reprehende á los Es- 
cribas y Phariseos por haber 
cogida la llave de la cieneU, 
* sin entrar en el Rey no de 
-Dios y ni dexar ttíitat i 
otros ) puede entenderse por 
llave de la ciencia la verda- 
'dera inteligencia y cumpli- 
-flliéhco de la ley que habían 
'Corrompido con sus tradi- 
ciones fútiles y ridiculas, se- 
'gun S.Cyrilo y otros. Tam- 
bién puede entenderse el es- 
tudio de las Santas E^criui-. 
ras , que no p^hnitiiin á tos 
'deniákAif puede dársé el 
•nombre de llave de la cien- 
cia á la facultad y oficio de 
interpretarlos libros sagr^» 
dos , que nos enseñan , y 
^bren el camino del Reyiío 
de los Cielos. '■■■■, • 

LLEVAR : Este verbo 
tiene varias significaciones 
•en la Escritura. Quamlo se di- 
' ce <}ue el Sacerdote lleva los 
^ecádo^ del Pueblo en fuerza 
de los sacrificios que ofre- 
cieron £x. 28. }8. Lev. fo. 
17.: i.Reg. 1 5. 2 5.1a palabra 
W^v^r equivale á cargar ; por 
^quedar en la obligación de 
implorar su perdón de Dios. 
Al contrario ; quando en el 



LL 

•Levitico j. I. se dice , qtté 
si alguno fiíese llamado Á 
juicio para declarar sobre al- 
guna cosa de que ha sido 
testigo , si no lo quisiere 
manifestar , llevará su iní- 
*q[QÍdad ; quiere decir » será 
tto de culpa y esto es , cas^ 
tigado con pena de muerte. 
€af. 19. 8. Generalmente 
hablando, llevar su iniqui« 
dad 6 pecado*, es lo mismo 
que pecar 6 ser reo de cul- 
pa ; Nnfii. 9* I}, aunque 
quando se trata de cosas 
ocultas y de poca entidad, 
{>ara cuya expiación ordena- 
ba la ley ciertos^ sacrifictos, 
se entiende por expiar ^ú 
pecado y ser absúelto y'per* 
donado. 

LLUVIA : Según algunas 
expresiones de la Escritura 
parece que los antiguos He- 
breos creían que las lluvias 
procedían de ciertos grandes 
depósitos de agua que habia 
sobre los cielos, y que por? es- 
to Moyses fós llama superior 
i^s , a distinción de las ia« 
feriores ó del mar , funda- 
dos en que hablando de las 
aguas del Diluvio , dice que 
se abrieron las cataratas del 
Cielo. Gen. y. ii« P/. 32» 
7^ y 41. 8. 

Es omy fireqüente en U 



LO 

Escritura comparar las' pa- 
labras y discursos í la llu- 
via i por la anal«)gía qu£ tie- 
nen en los efedds» Drur. jz. 
z. EccU. J9« 9« 

LO 

- JLOBNAi : Vid. Lában».] 
' LOBO : Aninial^ivescre 
quad^upedo muy conocido. 
Es carnívoro y cruel y per« 
nicioso para toda especie de 
:ganados , y aun para elhom* 
£re y á quién no perdona 
qu^nckiestl barobriencb. Tie* 
üe k figura del perro mas* 
tin, del qual se distingue 
por:la oreja, que es mas pe- 
queña. La Escritura u^ út 

k Bgura delíLobo'^araL sig- 
nificar i ya la past y dégría 
éA Reyno del Mesías ^ áU 
riendo que entonces el Lo^ 
l>o y el Cordero pacerían 
juntos , dormirían juntos 9 y 
tiQ ■ ni&o los. gobehiaría ; lu 
II. ¿.r/ $[5. 25. ya la per- 
secución Y furor de los ene» 
migos del . nombre de Jesu* 
Christo ^ diciendo este divi* 
mo' Maeitro i sus «Apostóle^ 
que ios en^iatíá dcwaqorw 
deros entre los lobos^ Uatt. 
io« 16.^ Luc. 10. 3» Bendi^ 
riendo Jacob i sus hijos , di« 
xo de BeD|UDÍQ > que sei4 



10 :3}r)r 

un lobo feroz, que cazara 
por la mañana , y repartiría 
.su pr^sa por, la {ard^. Aljgu- 
nos]u^fi\iqueiaqucIla pró* 
ítciz tenia por objeto el Át« 
iCar de ios holocaustos erigí- 
do en Jerusalen sobre el ter« 
ricorio de la Tribu de Ben« 
.janún. Esta ppiníon es de los 
.intérpretes ;Cfaalde6s, Óteos 
Ja entienden de Mardodie^ 
y de San Pablo , que fueron 
de aquella Tribu. La con^ua 
de los interpretes Christia- 
nos está por San Pablo* Ge^ 
.ner^menteise di:jel nombre 
de loh9S i todos los que per* 
siguen la Iglesia 6 la. pertur- 
ban , como los falsos Doc« 
tor^s t Pseudo-Profetas ^ T^ 
rano!; , -&C. .^ • - :-> -• r^ . ■ -. 
. LOD :.En el i? del Píf- 
ralipomeríoa' 8.. iz. se diere 
que Elphaal tuvo porihijos k 
Heber» Misaam y. Samad» 
y que éste edificó Jí OiK>.^ 
Lod if y sbs Üijas 6 Pueblos 

dependientes. Adrichomio k 
pone en la Tribu de> Beqja^v 
min ; porque su fundadcir 
era Benjamita ; pero no sac- 
hemos por que cerca ^ del 
Jordán. ' ' , 

LODABAÜ : Nomtoedi^ 

un Pueblo de la Tribu de 

Gad 9 cuya verdadera sitúa* 

cian se ignogí , jiunme se 

Sbb dk^ 



^f LO 

discurre estaba i h otra ^a»- 
»te del Jordán. £n el a? de 
-los Reyes 9. 4* sf dice que 
'Mtpbibosetb Jxí ja de Jooft- 
•Ibas habf taba., en Lodábár 
-después de la muerte de su 
-padre y quando David le bl- 
-zo ir á la Corte. Véase el 
¿mismo libro capitulo 17. 5^. 
cjosepbo la nombra Labatham. 
r LOG : Medida Hebrea» 
iquarta parte del cabo. 4.1 
iReg. 6. 25. Vid. Cabo. 
- . LOIDE : Abuela de San 
*»Thfia&ochto<^ cuya íé alaba 
^nixcfao San^ VabloyZi T/unau 
•l*,f.ij;/ -.í • ■' : .- ^ > ■. ■} 
• i LOOMIM t Tercer hijo 
4e Dadah , y viznieto dt 
•JHübi^bam y. Cetbur.at G^v^ 
25. ;• Se cree fuete, padee 
«debsi ^náBÍo^,:cuyo..^aí$ 
se extendía düsát Petra bai^ 
ia< I4SÍ riberas del JBupbrates. 
JEb el i?,del Paratippmenod 
^. ^Iwsedbima Laomim.y 
; f> ÍjOT ¿ tí^jp <dc NAraiD jr 
sobrina tla^ /Abraba iti. jLdt 
Abraham.y Sara ftieroacon 
%rharé desde Ur de los Chai- 
déos i la tierra de C^hanaan» 
Habiendo vivido.} Ahraham 
algún tiempo en Harán en 
dbndecimtdrid^íTlíáré yi salM 
fbraEg^toipoc diisposicion 
divina i. 3? Lor le acompá-^ 
&S c» su^fc/^rin^cioo has^. 



LO 

•ta; la ^vuelta á su primeria 
-residencia entre Beihel y 
-Hat« Eráiii^ muchos k>s ga- 
.B^os'.jde Lot ly Abraham; 
de modo quev^ faltando 4>as- 
tos para todos , habia riñas 
y contiendas ^tre los pas-> 
tores. Para evitarlas, pro- 
puso Abraham . á Lot él%ie- 
tse la región, que le ^aretie- 
.se , baxo el supuesto de qi^ 
ai escogía lo que estaba á sú 
derecha > él toiparía U iz^ 
quierda 9 y al contrario. Lpt 
joligiiS.d país >.de Socfema^en 
•las! riberas del Jocdasn^^ y 
Abraham.se pasó al valle de 
Manibre en las inniedia^iót 
nes ^6 Hebron. Gf»* I2« jf 
i^.^fcr tote \. < i 

-l. iPasaEdos^' ocho iaños Cop# 
jcto^Ukofnor Rey íde los Ela^ 
flüta^ysi»' aliados declarad 
foñ k guerra i los de Sodo» 
ma» y á otros tres que no piw 
dieron resistirles. Puestos eé 
fiíga los!Sodo(pitas ^iGodorf 
4abomor .y. sus /áliadc^ .sa^ 
quearon a Sodoma > llevan* 
<io un gran húmero de cat» 
tivos» y entre ellos áLota 
Abrabam., infco'mado dé tOf« 
¿XKy xrmá> 3 ií8^:de:su^;cdat» 
dbsv y^siguiendaálos-vtm 
cedores y los alcanzo en .iae 
fuentes del Jordán » y allí 
los.deri^t^^ lei^obrando ú 



xo 

i Lbt y^ los demás prulone^ 
ros con todo etbotíti; 6e/li 
i^. per tot. > -^ 

Algunos años después 
acompañando Abraham í 
eres >Ang6les:én figura de 
pvenes^ que había hospedáis 
do en; su: casá^ ínforniárdo' 
de que ¡ba:n á Sodoma para^ 
excerminarla, y cuidadoso de; 
su sobrino , preguncó si Qn*f 
volvería Dios ' ¿ • inoceftt^ 
con el culpado en lü ruhM 
de aquella Ciudad 9 '7 5Íhí^ 
excérminarfa en caso de ha- 
llarse á lo menos diez justos 
en ella : respondiendo el 
Ángel que la perdonaríais! se; 
verificase tener diez inocen- 
tes, se voIvió^Abraham con- 
fiado en que í lo menos ha- 
bría este número en una 
Ciudad tan. populosa 9 y:quéí 
Lx)t ^ería udo^ de^dhos; O0M/1 

\' Ai ! anochecer d6s ife r lost 
Angeles ( el terceifo faabia. 
desaparecido ) llegaron áSo-i 
doma!, y Lot que estaba sen«-> 
udo & la puerta de U Cm-^i 
dad IcíégD ic^ueJos uloainizá i^ 
vtr 'i salló :> á) sír edcaentroí'f 
postrándose en tierra , >y su^' 
pilcándoles con muchas Ins-"' 
tanciais se sirviesen^ fr.^< tal 
casa. 'Los Angeles :se/ re^is^ - 
ttan 'dicteodov q^fíraa^p(Wi 



toe 3{r:st 

sariff i¥oché en tá plaz^ <^á^ 

entraírod ái SU' cafsa'i ^1 Ici 

díó de cenar.'Aqtés -que sd 

retirasen I descansar rodeS 

el lPtté'bl0 la t^sk^á)^ Lót p¡^ 

dle^dé^Jei (encreg^se*- íSs^^ 

Hós jóvenes páf 11^ abiUar 4¿ 

ellcís» procuró Lcft rtducir^ 

los con buenas razones , Ue^ 

g^ndo á ofrecerles* ^(is do^ 

hí ja^ ^ i i?vkai' 4) n iasonidato 

tan gránd«^ Etiáixttááw jK 

obstinado)» en- et desórdeil^ 

le correspondieiDn con in-^ 

jurias y amenazas , y que^ 

riendo romper la puerta qu¿ 

ct>n' 0uUaw>hi^iá^Gefrj(dai 

Lot ni latir^i#háyarles ,íesii¿ 

taban^^detx^ de ¡conseguir Wj 

intento , quando cogienda 

los Atrg^ies á Lot de;Ia iDa«< 

iifo; le^jntj^odboteron en ^a 

casáf^^yeebfáiiotir/la pt^eUfá^/ 

dexánd&^'iá^ Iw/argreson^icn^i 

titita cicdnfo^Soit y ^inieblati ^ 

que ninguno veía la puertaf^ 

aán de su propia! casa. > 

' Aívisardó LiúT por los An«^i 

gd» ^ I0 qubhábia 4e^sii^ 

celfert ,^ ^Ut^^eíii rtn^nfisttfcd 

sá}ÍQsft^ qij^ntb^ untes? Át'W 
Ciudad con sus hijas y los' 
que estaban destinados para' 
sttS ^spoistís p«irá tevitaír ilar 
r^á v'sétoboniunicó sin de-^ 
tc»tioni; {)ercii.«U¿s ocdfiüii^ 

6bb2 do^ 



áiAo á chanta ^ bitícrofilque 
LQt $c descuidare alguna iO-i 
sa; Llegada la ma&ana ^ y an<^ 
dando Loe perezoso para sa- 
lir, le tomaron los Angeles dct 
la mano con su ¡Díittger é hi-> 
}as ^ y los sacaron fuera de lá 
Ciudad' ,r cMargindote^ se 
pusiesen en salvo huyendo 
al monte aprisa sin mirar 
atrás y porque iban i abrasar 
lodá iftcomarca. Pidióles Ldi . 
1^ permitiesen refugiarse en 
^egor , Ciudad pequeña % y 
una de las que estaban con- 
denadas i las llamas , y ha- 
hijcndo cond(escendido á sus. 
mtigos > se sfrlvd tn elk coa 
SUS: hi)as i^ ^eidandoju tam^i 
ger Convertida tn «statua de: 
sal, por haberse vuelto á ver 
lo qpe pasaba !en JSodoma*. 
r No creyíéndos^ Xoi co»< 
l^iut^anae seguridad $n,; Segor^ 
ár^isUr de íp qu¿ sliicei}i<i leii; 
l^s otras Ciiiidades » s^bió al ? 
iQonte f y se metió en una 
cueva con sus hijas» Persua-f 
didaf$ «stas í que no hajbia 
quedado! eb elv mund/^^ mis 
bombee quft :sii .j^df e. , dsc* 
tfrmjtaar^n en^ríagfirle» Jf- 
dormir cdrt él ^ i fin de qur 
np se extinguiese su nombre 
)% .fmi\ut)j y 2 ;t^ vieron, cada 
U9ft sú^ hiji>.i£l)de la mayor r 
sQ¡:]Jamo ? M9ab> .:)^ ;f»e ipa?; 



'V 



LO 

df e de los Moabitas , y^el de 
la menor Ammon que lo fue 
de los Ammonitas. Gtn. i^ 
per t§i. Q|iinto desagradase 
al Se^or esta acción abomi* 
nable de las bijas de Lot se 
demuestra de los mismos 
nombres de Moabitas y Am* 
mónitas con que quiso Dios 
perpetuar la infamia de aquel 
incesto nunca oído hasta en* 
t<»ices« i Qtié conseqüencia» 
tan funestas irae consigo la^ 
embriaguez! 

- LOtAN : Hijo de Seie 
Hdrreo y y uno de los cau-^ 
dillos de los Hórreos ea el 
país de £dom. Gen. i<S« zcv 

m 

1 LUCAS ( San ) Evánge^ 
lista : Algunos antiguos le 
nombran Luch 6 iMcanft. Era 
natural de Antioqnia de Sy-^ 
ría ', :Medieo .de profesión y 
Pintor. C0/0i^4» 14, Si co^ 
rao pretenden algunos fuese 
t^ Lucio citado en la Epís^ 
tola i los Romanos x&, 2i« 
sérÉi paribnte de San Pabloé^ 
I^ consta si era^ Judip Á 
P^no. Los que opinan lii^ 
del n4mero de Jos Discipu«» 
los ,. creen*. era Judto de re^ 
ligioniyvori^to ; pues el. Se*^ 
BQ»|no¿eUgio Qttros. Saa Epf» 

pha« 



Lü 

phanío cree fue nno de los 
que dexaron á Jesu-Christo 
quando le oyeron decir que 
el que no comiese su carne y 
bebiese su sangre no era d)g« 
no de él ; pero que volvió 
á la fé por la predicación de 
San Pablo en Antioquia^ 
San Gregorio el Grande y 
algunos otros entienden ha- 
ber sido el que iba con Cleo^ 
phas quando el Señor se les 
dgreg¿ en el camino de 
£maus* 

San Lucas acompañó á 
San Pablo en sus víages y 
predicaciones , 2» Thhnat^ 4. 
I r . Philem. 24. j Cohs. 4; 
14. aunque se ignora en 
dónde se agregó al Aposto). 
San Epipbanio es de sentir, 
que predicó el Evangelio ea 
la Dalmacia , la Gaita , Ita« 
lía f Mácedonia ; j otros que 
tn Egipto » la Lybia y It 
iTbebaida» Se dice sobre vi«; 
vio mucho á S» Pablo, y que 
murió en Achaya de edad de 
0ias de 8o. años potros que 
CQ.Xhebas deBoeda: mas 
Sf gun el Martirologio Rq-í 
mano , padeció martiáo ení 
Bithim'a» 

% Además del Evangelio y 
los Hechos Apostólicos se le 
atribuyen otras varias obras,í 
y eneré .^5 h .Epístola i 



LU 



381 



los Hebreos , ó á lo menos 
su versión al Griego. El es« 
tilo de San Lucas es mas pu* 
ro que el de los otros £van« 
celistas* 

LUCHA de Jacob. Vid. 
Jacob. 

LUCIO : En la Epístola 
i los Romanos i6. 2 1 . se ha* 
ce mención de un Lucio pa- 
riente de San Pablo; pero 
se duda si este Lucio es el 
de. Cyrerva , ó San Lucas 
Evangelista» 

LUCIO de Cyrena : Uno 
de los Profetas de la Iglesia 
de Antioquia. Aft. i^, i. 
Estando exerciendo so mi« 
nisterio con sus compañeros^ 
les «mandó el Espíritu Santo 
separasen i Pablo y Bernabé 
para la obra' á que los tenia 
destinados : y después de ha- 
ber ayunado y orado , les 
impusieron las manos, y los 
despidieron, ibid. r. 2»;. Se 
cree fue uno de los Discí- 
pulos del Señor , y que los 
Apostóles le ordenaron prv* 
mer Obispa de Cyrena. La 
Iglesia Latina celebra su fies» 
ta el dia 6. de Mayo» 

LUD : Quarto hija de 
Seni. Gen. lOr zz. Se cree 
que pobló la Lidia, Provincia 
del Asia menor. Arias Mon* 
tono , ppne loa Ludinos so* 

bre 



38a 



LU 



¿re el confluente del Eu« 
phrates y el Tigris, 

LÜDIM : Hijo de Mes- 
i'aim. Gen. io« ij. 

LUGARES altos : En 
Hebreo Ráí^oth , y e43 Latin 
Excelsa. Por este non>bre se 
entienden en la Escritura 
ciertas alturas ó collados 
adonde concurrían los Israe- 
litas á ofrecer á Dios sus sa? 
crificios. Antes de la edlBr 
cacion del Templo era per^ 
mitido ofrecerlos en aque* 
líos lugares » como se vé en 
el libro de los Jueces , ea 
donde se dice que Samuel 
ofreció sacrificios no solo 
fuera 9 sino á mucha distan^ 
cia del = Arca* David los ofre-r 
ci6 también en| Silo, Ga« 
baon , &c. Pero edificado el 
Templo, y colocada en él la 
Arca , se reputaban ilícitos 
todos los sacrificios que , se 
ofrecían fuera de él» Saúl ea 
el principio de su rey nado 
fue á ofrecer á Gabaon ^ mas 
no después. 

i La elección de los luga* 
res altos para los sacrificios^ 
empezó por veneración í los. 
domicilios de lo$ Patriarcas 
y Profetas , y memoria de 
ks visiones que alK habían^ 
tenido ; de modo ^ que los 
del Reyho. de Israel^ ^ pniM 



tu 

cítales autores de esta adó* 
ración , no obraban contra 
la Religión , sino por no faa^ 
cerlo en el lugar que Dios 
habia elegido» hasta que po« 
co á poco se íntroduxo tam^ 
bien el culto de los ídolos 
£n los lucos ó bosques ^ cue- 
vas y tiendas. De aquí viene 
que los Profetas declamaron 
tanto contra Israel , ftorque 
sacrificaba en los lugares al «> 
tos: y que. sean ^ui alaba*. 
dos los Príncipes que los des? 
truyeron^como Josías ^Reg. 
25. y. 

. LÜITH: Aldea, en eí 
país de MoafaL.» situada. en 
un monte del distrito 1 de la 
Tribu dé Rubén - cerca do 
Oronaim» Is.i^. 5- 7^* 4'^* 
5« En tiempo de San Geró^ 
nímo se llamaba luithd^ . 
. LUNA t Dios crió lá Ln^ 
ná el quartb dia 4^1 muynda 
para que presidiese á Ja ooh 
che. Gen. i. 15. 16. Moy^ 
ses habla de la Luna cómoi 
de un ctierpo luminoso casti 
igual al Sol V llamandaiíleSHi 
te aKro Luminan mdjus ^vJa 
á : la Luna . LmúnAu mlmuj- 
Así como el Sol fue criada! 
para presidir el día y reglar 
el curso del año » tanibíeit 
lo file la Luna . para presidir. 
k noche;, iy arreglar los me-*; 

ses. 



LU 

ses. Cos antigaos adoraban 
al Sol como Rey del exér- 
cito del Cielo , esto es , de 
los Astros y Planetas , y á 
Ja Luna como Reyna. Los 
Orientales 9 esptecialmente los 
Hebreos , adoraban la. Luna 
baxo de varios nombres.: 
Menij Astdtte ^.Dlotade hs 
:b$^ques ^ Rejna del cUh &c. 
tíacianla varios géneros de 
sacrifícips en las bocas calles 
>y terrados de las. casas, co- 
mo sq vé en Isaías 65. ii« 
y en. Jeremías 7.. 18. 

LUNÁTICO :M4/ír,i4b 
Z^.'iDisQ este nombre í cierv- 
tos enfermos ». cuyos insui* 
tos siguen por lo común las 
lunaciones 9 como los epi^ 
JeSicos , maniáticos 6 po^ 
fieídos del e demonio ; bien 
^ue muchas veces se tomai; 
por verdaderos poseídos los 
que no padecen sino una 
grande melancolía. San Gei- 
¿6nimo sobre el capítulo ^ 
Xt4. de San Matbeo* dice, 
que los Lunáticos del ^van^ 
gelio eran Energúmenos , y 
que el Pueblo |>or error les 
daba el nombre de Luna- 



Lü 



383 






: WHÜLA t Adorno eh 
forma de media luna, que 
usaban las mugeres para la 
cabeza » el cuello 4^l4)echa 



'■^^ 



Según Planto in Eptdic. era 
una especie de lazo ó cvilla 
para ajusur los brazaletes. 
Otros quieren sea adorno 
de los pies , que se ponia 
sobre el tobillo. Entre las 
cosas que dice Isaías 3.18. 
babia de quitar Dios á las 
bijas de Sion , se bace men- 
ción de las Lúnulas. 

LÜSSA : Vid. Luza. 

LÜSTRACIONES : Loi 
autores que tratan de los ri<* 
tos sagrados , usan de esta 
palabra para significar las as- 
persiones, fumigaciones, y 
otras ceremonias que se prac« 
ticaban para purificar los 
lugares y las personas. Dios 
liíandó í Moyses purificase 
Jos Levitas con el agua de 
Justracion. Nuw. 8. 6. En 
el mismo libro cap. 1 9. v. 2ú. 
ordenó también que el que 
hubiese tocado un muerto 6 
asistido á sus funerales , se 
purificase rociándose con lá 
misma agua. Esta agua era 
una especie de legía que ^ 
hacia echahdo en el agua 
natural como un polvo de 
tabaco de la ceniza de una 
yaca roxa que se sacrificaba 
ei día de la Expiación ,sO'^ 
lemne. También puede Mla^ 
marse Lustradon lo que se 
pra&icaba con los leprosos 

des« 



384 



LU 



después de curados , y con 
las mugeres quando se pre- 
sentaban en el Templo des- 
pues del parco. 

Usase asimismo del verbo 
lustrar para signiñcar la con- 
sagración que los padres ha* 
cian de sus hijos en honor 
de Moloch , hadendolos pa- 
sar por las llamas según unos, 
d entre dos fuegos según 
-Otros 9 6 quemándolos , se- 
gún la mas común opinión. 
Esto estaba prohibido ex- 
presamente en el Deutero- 
nomio 1 8. lo»; pero no por 
eso dexaban de pradicar* 
lo freqUentemente los Israe* 
litas. 

LUZ : La luz fue criada 
por Dios en el primero dia 
de la creación del mundo. 
Gen. T. 3. Si esta luz criada 
en el dia primero es distinta 
de la luz del Sol criado en 
el dia quarto , es una ques* 
tion difícil. Los Rabinos lle- 
van la negativa. Por la luz 
se entiende muchas veces la 
prosperidad, así como por la 
noche la adversidad. 'Job zz. 
28. La luz de los vivos sig^ 
nifíca una vida feliz y llena 
de prosperidades ; P/. 5 5 . i ; . 
j i}8. 12. pero en el seati- 
do espiritual y mistico signi- 
fica la felicidad de la vida 



Lü 

eterna ; asf como la desgra- 
cia de los malos se signiíica 
por las tinieblas de la muer- 
te. Dios es llamado fáindc 
U$ luc€Syá^\xtot de todas las 
gracias , y Jesu-Christo luz 
del mundo , luz de justicia, 
luzdevida. 74^0^ í.ij.JúáH. 
I. 8.7 8. 12. Los Apostóles 
son también llamados Iqt 
del mundo con alusión i su 
predicación. Math. $.14. 

LUZA : Nombre antiguo 
de Bethel. Gen. 28. 19. 

LUZA:7itt<. z. 2$.Ciue 
dad edificada en el país de 
Hethim ó Herthim por na 
hombre de Bethel » i quiev 
los de las Tribus de Ephraim 
y Manases diccon libertad 
con toda su familia > quando 
conquistaron i Bethel , :ea 
premio de haberles manifes* 
fado la entrada de la.Cátt* 
dad. £1 país de Hethim* es 
lo mismo que Cethim » tS la 
isla de Chipre. Vid. Cethim, 
£ste Luza sé llama tambica 
iHsa I Lasa y Lesa. 

LY 

LYCAONIA: Províncit 
del Asia menor » y parte de 
la Capadocia austral. Confi« 
na por el Poniente con. la 

Isaurtii 9 por Mediodía coa 



Cilicia , y con la Armenia 
menor por el Oriente. Su 
Capital es Iconio , de dpndt 
.toiíDÓ la región el nombra 
yulgar ^e Cogni » q^e tiene 
iioy. San Pablo y San Ber- 
nabé predicaron el Santo 
Evangelio en Iconio. £rá 
mucho el fruto que sacaban 
de su predicación » pera ha? 
biéndosé alborptado el pue^ 
blo dividido en dos partid 
dos» uno de Judios incré-» 
dulos unidos con los Gen* 
tiles que aún no habían re* 
cibíiio la fe , y otro de 1^^ 
personas convertidas de las 
dos naciones , conocieron los 
Apostóles el fin de los pri- 
meros, p que era ^apedrearlos^ 
y se huy^rpp i J^y^vi^ y. 
perben , , Ciudades M Ly-, 
caonia » evangelizando por, 
toda la región. Estando San 
Pablo predicando un dia ob- 
servó qijtg un ^ombre de Lys-, 
tris,' coxo 4esde su Jiaqmien-^ 
tp , le ofa cop mucha ^aten^., 
cion y f¿ ; y considerando ' 
el deseo que tendria de sa- 
nar» le dixp en alta voz i, 
presencia ^ de codos ;» que se, 
pusiese derecho en pie.^Le- . 
vantóse el hombre ', y dan- 
do saltos de contento » em«, , 
p^zó i andar sin dificultad^ 
ni trabajo» 



Al ver el Pueblo tan gran 
prodigio , exclamó diciendp 
.en lenguage Lycaonicp , qu^ 
^{q^eilo^,¿ San Pablo y- San 
Bernabé ) eran dioses en fí« 
gura de hombres. A San 
Bernabé le daban el nombre 
de Júpiter , y á San Pablo 
el de Mercurio , por ser él 
quien llevaba la palabra. Llcf 
gó 4 ^^^10 extremo el an- 
thusiasipo de aquellas gen« 
tes , que hasta el Sacerdote 
de Júpiter , que tenia su 
Templo y Altar en . un ar- 
rabal de^ . la Ciudad , traxo 
hasta la puerta^ parasacrifi* 
caries con todo el Pueblo, los 
toros y coronas : esto es, 
lo» toros coronados qse ofr£< 
qa i Júpiter en recpnqct*; 
miento de; Aa gloria y felici- 
dad que recibían de su pro*; 
teccion. Estos toros con co« 
roñas eran símbolo de li 
perfecdpn t . y cúmujo de- 
bjwes. , ; ; 

Avisados los Apostóles 
del atentado sacrilego que 
meditaban aquellos hombres^^ 
rasgaron sus vestidos y y fa«, 
lieroaal i<^t4Pte ^claqaan^o^ . 
v.^Hcicndp^ j,Qiié>hícsis. 
honabres \ Vais í^ cometer la , 
mayor torpeza» Nosotros no . 
somos dioses como pensáis: 
SQi|v>s hqmbres jnqífalfiscp-., 

ma 



:^6 't¥ 

sno vosotros ,' y vertimos i 
anunciaros, y persuadiros i 
que abandonando vuestros 
^antiguos errores os convir- 
táis al Dios VIVÓ y verdade- 
ro , que crió el cielo \ lá 
tierra » el mar , y todo lo 
que en ellos se contiene. Con 
estas y otras razones pudie* 
ron con trabajo impedir los 
sacrificios que- les iban í 
ofrecer. ¡ Quánta es la in- 
constancia del hombre ! Es- 
tos mismos que se empeña- 
ban en ofrecer sacrificios^ á 
Ibs Apostóles } teniéndofésf 
pdf dibiés i -estos hombres- 
que fue ne¿esarió tanto para 
convencerlos , y hacerles de- 
ihtir de.sútf idéás'fávoráblés- 
itrá; los - Santfoí ; ál primer 
chisine 'y acfisaclbi^ dé álguf 
flós Jüffids^ qtté llcgaftth dé 
I^io y Antiochia , ape*' 
dafearon luego á San Pablo,' 
/ Ic íácaron' fiücr» de lá QV: 
dad creyéndole muerto» if^é' 
ij^:prm. ^^'■ 

'^Quál fuese el idioma Ly- 
caonico , en que la turba 
disco de tós A()0Stbfes que 
efah ditíies fcn figdí'a'- dé 
Kbmbres i^nb cs^ tbsa filtil 
dt' iiéñüYÍ'h^ itiáybr parte 
dfe'''lós'íairtoí'és és de sentir 
que Ta loigua Lycaonicaho' 
crá sino' úü Griiégo ^orrt'áof- ^ 



pido; porque se- sabe qué 
en la Asia menor se habla- 
ba un Griego míiy vulgar y 
^rójék'o con mezcla 'd¿ tna- 
chas Voces extrañas. 'Paulo 
Ernesto Jablonski pretende 
probar en una disertación» 
que la lengua Lycaonica es 
la Capadocia , e^to eS , uá 
chapurrado de Griego y Sy* 
riaco.Grocio lleva lá' mis* 
ma opinión , y no nos des^ 
agrada ; porque los idiomar 
degeneran mucho á propor- 
cíoh 'de lo qué sie aciertan: 
los puebldr de «no i ló^dei 
otfo ; pues así 'Mnímo én lar 
aldeas se habla ;poir ló co- 
mún un lenguage nHÉSgro*-" 
9¿fo;por la falta de céttu^' 
mcacióa con los eiiid!tó^ y' 
Cültbs de líos' püAloS' gran-' 
dfes:, por un *é3ítrcmo^*6fti^* 
trarló , sé vicia mucho uh' 
idioma con lá fr equéitté; Cgk 
niunicacton^cón otros eictrjí|«' 
ñóS^ í y &«r ^V^tí^^íHa»8^' 
pt^^üe'én Ilj^ónia', -^fÓ^' 
xfiíiá ¿ Capkdocia y Syñb,^ 
se hablaba un 'Griego i^nt>i^ 
qtae ni era verdaderamente'' 
Griego 3 ^niSyroj ni'Cá|Íá<^' 
dodó.'"- ■ -■ • -•''*'! 

-tYOA : Prtívrncíáiiíáií-; 
tima del Asia menor, qti^ 
confína por el Nb'rté y Por ' 
siente con la Asia propia-^ 



LY 

, inente lalyJt Gam.SpOr 
. Mediodía con rí- mar llama- 
do Lyrcioi que es ' pane dLel 
Mediterráneo , y por el 
Oriente coaPampbilia* Hoy 
se llama Ald'mdli* San Pablo 
abordó al Puerto de Lyí- 
tris deJLycia quando iba ?á 
Jfloola á presentarle á Neroo. 
A^. 27. 5. 

LYDA ó Lydda : En He- 
breo lud 6 l0d. Una de Us 
xres Ciudades que d Rey 
Demetrio cedió í los Judíos. 
.!• Mac. 1 1. J4^ Es lo mis- 
jmo queXidiá Ciudad de la 
Tribu de JBphraim y que. se 
Jtkmó^^^ues, Dipspplis 1. y 
era una ¿e las once Top^fr 
chías tk: la ; Judeá.^ Sái\ Ge* 
riSfiimo dice se lUmó. támr 
bien Trigida. Fue Episcopal 
sufragánea del. Patriarca de 
Jeóisaleni;CO(i|!J¡noi)bbrje( dis 
^n Jorge ^ Cerca (ie e$ta CiíjL? 
dad edificaron ^ ; losi. Árabes 
después de M ahorna otra lia* 
madá . Rama según SanutOé 
En Lidia cunó S. Pedro uApá^ 
raliticb ilamado £neaa¿ AS¿ 

LYPIA : Una ituiger de 
Thyatira, Mercadera de: pur- 
pura en PhiHpo;^ de Macedo* 
nh.Aff^'i6. i^ ,j 4o.^on<! 
arirtióse á la fe por. la predi- 
cación id& San Pabla > y fuer 



xy 387 

-ibaúiftada Con toda su fami- 
lia. Ofreció su casa al .Após- 
tol ^ y le bizQ tantas insia9* 
cias para que se hospedase en 
ella 9 que no se. pudo re$if« 
tir- Esta quger np era . Ji|* 
día de nacimienio , sino Pr^ 

.selita. Es tenida por Santa» 

Íel Martirologio Romai|t> 
ace mención de ella el día 
{•de Agosto. Lydia pudo 
también ser el nombre^ d!B 
su patria , y llamarse as^psC 
.ella» ♦ . ' 

LYDI A : Provincia de ti 
Asia menor poblada por loi 
hi^os de . Lud hijo dt Seob 
Confinapor el Mediodii con 
lá Garíi?^ por el Poniente con 
ia'Asia propriamente tal» por 
el Oriente con la Pbrygia » y 
lo mismo por elNorte* Hoy 
se llama ;yqlgarmente S4t4 
cbám. , £n; Isaías 66. i si« ; sg 
cita una Lyú\9n, que ei^ H69 
breó se llsmi.Uastcbe ; ^ji m 
.vista de que el Griego conW 
serva el mismo nombre, afir?! 
maibeon ¿de.Caltrc^ ^tie es 
la .Mos¿ovia¿ Algunols quie*^ 
reniluys ó hubiese otraLy^i 
dia en. Egipto, ¿pobladaipor 
Ludim hijo de Mesraim. 
. Es tradición, de los- Ja<i 
dJo$ qiie después de, lá\ ri^c 
lü d^JefusaJep se fiúldarf^ 
rcfí : mochas v Academias, ctt ^ 
Ccc z va« 



388 LY 

vanos lógalas de ía I^atesn« ' 
- na I especialmente en Lydia, 
en donde fue profesor dé la 
' Sagrada Escritura el famoso 
' Kabino Akiba , í quien su* 
' cedió Gamalicl > que le obK- 
'%& í retirarse á Japbne. A 
tfscos se signió Tasphon á 
Tryphon otro ilustre Rabi- 
no 9 que algunos confunden 
con el Trypbon Judio que 
^n Justino pone por ínter* 
locutor en su DiáU^o. 

LYDIOS : Ex,eí. 27. 10. 
£n Judith 2. 1 3. fhud^ que 
es la verdadera África, y' 
lud. Pueblos Africanos en* 
fire lá Lybia y la África ri- 
gurosa. San Gerdoimo^ iu 
tx^ch. 30. 5 • cree ' que loí 
Lydios de que habla Jere* 
niías 4^. ^. SOR unos pue- 
blos de U Asia $ que fueron 
fobernado^ por Creso. Po^ 
ü¿ ser lor aiiiiBGís de- que 
se hace mención en «1 K« 
bro 1? de los Machabeos, 
8. 8. 

' LYR A : Instrumento^ mú* 
stco ,' de que se habla- fre^ 
qqeñtemente en la Bscritu- 
nu :z. Rig. 6. j. : 3. Rfjv 
10. 12.: I. P4r. 15. 16. / 
>6. y. í^.'5» Í2. Amos 5. 
:i3¿> &ic. Lyra ^ Latipi » y. 
eft' -Griego «oWespdnde' al' 
Hebreo ' Ünn^ 6 ci$mQU 



' -• 



LY 

iiisirtmieñto^de cuchadas , co- 
mo se vé' en algunas meda- 
llas y pinturas antiguas. 

LYSÁNIAS : Tctrarchá 
de Abilina , de quien habla 
San Lucas 3.1. Algunos le 
hacen hijo de Herodes ; pe-* 
ro Josepbo dice era de la 
familia de Jos Dinastas de 
Chalcedonia. Parece verosi* 
mil fuese hijo de Ly sanias el 
mayor que gobernaba cerck 
del Llibano, y fiíe muerto 
por Antonio i impulsos de 
Cleopc^tra. La Abilína es una 
pequeña Provincia situada 
entre el Libano y Antili-» 
baño y cuya Capital er^ 
Abila^ 

LYSIAS : Pariente y Pri- 
vado del Rey Antiocho £pi- 
phanes. Habiendo pasado es» 
te Pi^fnctpe á la otra parte 
del£upbrates^encarg¿ éíy- 
sks^la Regencia del Reynb^ 
y él cuidado de so hijo Ká* 
tiocho Eupator , con érden 
de que hiciese guerra á los 
Judios ) y los cixtermidiasei 
£» virtud dk esta ¿rden; 
envió Lysias á Judea á Pto^. 
lomeo hijo dé •DorynñiñOy 
Nicanor y Gorgias con 40®/ 
infantes y 7®« caballos, á lot 
quales sie ' agregaron hiega 
dos exétcitos auxiliares w 
Syriosyx exira'ngeros» 1 • MUé 



Habiéndose malogrado es* 
ta eTcpedicion por las acerta* 
das providencias y valor de 
Judas Machabeo, que des- 
hizo aquel exército matando 
í unos y ahuyentando á otros, 
se irritó tanto Lysiás , que 
el año siguiente junta un 
exército de 6o®. hombres 
escogidos y 5 $• caballos » y 
'volviendo sobre la Judeá , al 
llegar á Bethoron le salió ál 
encuentro Judas con lo®. 
hombres. Dióse la batalla, 
y murieron 5®. del exército 
de Lysias, huyendo los de- 
snás , y viéndose obligado i 
jpasár a Antiotbia á rehacer 
y aumentar su exército* #• 
3á4€. 4. 28. y sig. 
\- Amiocho Epiphanes que 
estaba en Elymaida á la otra 
{HirEé- del Jordán , instituyó 
ipór heredero del Réynó i 
tu -hfjo Antiocho Eut^ator^ 
encargando i un confidente 
suyo llamado Pbilipo , le lle- 
vase k' corona , estola y ani- 
lló V y tómase í su cargo el 
C^idadli y los negocios de) 
Rey no. Muerto Epiphanesi 
su hijo Eupator siguiendo 
las fde^s de Lysias , y apro^ 
véchiikfose; dé * h^[ noticiad 
que algunos Judiós >pa$tai 
(ás k dl^bt^ de;los progrc^ 



LY '389 

SOS que hacia Judas en Jeru* 
saleii , salió contra él con 
loo®, hombres de infante-- 
ría , 2oS). de caballería , y 
32. Elephantes. Llegaron á 
las manos los- dos exercitos 
de Judas y Enpator cerca 
de Btthzaeh'ara :* y sin em- 
bargo de haber muerto 600. 
de los del exército del Rey, 
viendo los Judíos el exceso 
de sus íuerxas , se retiraron 
en- buen orden. Sígniólcis el 
?éxérctto de Eupator dirigi- 
do por Lysias , y habiendo 
puesto sitio í Bethsura , que 
padecia mucha escasez de 
Víveres poif ser ano Sabático, 
viendo los Judios que nó po«« 
dian resistir í los enemigos, 
se entregaron al Rey baxo de 
algunas condiciones. Eupa- 
tor después de haber tomar 
do posesión dé Bethsura ,' y 
puesto guarnición en ella^, 
dirigió su exército ázia Je- 
rusalen , y puso sitio al mot>- 
te Santo en donde se hallaba 
Judas con los suyos , poco^ 
en numero , y muy escasos 
de víveres , por lo qiie de^ 
oíamos dicho. Estaban ya los 
Judios en el mayor conflic- 
to, quandó llegó i Ffoticia ét 
Lysií^'quie Phi4¡p^ ,-lf qiikii 
Epiphtanes hábia encargada. 
los negocios del Rey áo en 

lá 



39» 



LY 



]a menor edad de Eupator, 
había vuelco de Persia y 
Medía con el exército que 
habia llevado Epiphanes» con 
ánimo de apoderarse del go- 
bierno del Rey no ; y para 
prevenir las conseqüencias, 
y asegurarse en la Regencia» 
persuadió al Rey y i lo^Ca- 

Eicanes del . exército que se 
iciese la paz con los Judíos, 
atento á que era injusta la 
guerra que les hacían , y que 
esto los animaba mucho^ 
añadiendo que la Ciudad era 
muy fuerte , faluban vive- 
res , y Judas iba . minoraa- 
do el exército del Rey con 
sus visorias. En vista de e$* 
to pidieron la paz , y con- 
cluida con codas las solemni- 
dades y juramentos del Rey 
y de los Generales de $u 
exército , salieron los Judios 
del Castillo. Entró e) Rey 
en el monte Sion , vio 1^ 
guarnición t y faltando al 
juramento » mandó arrasar 
todas las murallas 9 y se di- 
jrigió i toda prisa í Antior 
quía y en donde hajló i 
Philipo que la domioabat 
Atacóle , y se hizo dueño 
de la Ciudad. i.Hac. 6. 17* 
y Hg. £n el libro 2? f $• 25. 
H dice » que habjendp he^ 
cho Eup^tor Ja paz con Jgt* 



LY 

das Machabeo , dando ilot 
Judios las franquicias que 
pedían , y confiando á Ju- 
das todo el gobierno políti- 
co y militar desde Ptole* 
maida hasta el país de los 
.Gerrenos » se quejaron, éstQS 
agriamente , y subiendo Ly« 
sias al Solio ó Tribunal , les 
hizo ver quinto les impon- 
taba í ellos y al Rey la pa^ 
y amistad con una nación 
tan poderosa. 

Tres años después cíe U 
muerte de Antio^rho Ep^*- 
phanes , y uno de. U aliaa- 
a^a hecha con Eupatpr » Der 
metrlo Selei^co here^cfo \tf 
gítimo del Rey no ^ del qui^l 
.había ; ^dp privado ppr., s¿ 
tío Antiocho , habiendo s^ 
lidode su menor edad» par« 
tío de Roma» en dond^h^? 
.bia estadp oculto qe/cii de 
14. añp$ y con w pcoueñQ 
^exército , y aportando lTr¿ 
poli » Ciudad maritiqna de 
Phemcia» fue reccmcHrido pQi( 
Rey , y reyn/S jlüí h|SK|i Sl»9 
asegurado d$] modQ.^le p^ll? 
sar de los Genérale; dri ^^fétj 
cito de Syriá » entró .eo An^ 
tiochja Capiul del Reyno,, 
y ycon su auxilio $t apoder^i 
de ella » y de la^ persogas d^ 
Eupator y Lysias» á'.qiue^ 
o^ mtndp quifajr U y)d«: sin 

per* 



LY 



LY 



391 



• • 



peroiicir se pusiesen en su 
presencia. i.Mac. 7» i*jsig* 
j 2. Mac. 14. I. j síg. 

lYSIMACO : Hijo de 
Pcolomeo , natural de Je* 
rusalen , que traduxo el Ii« 
bro de ¿scher del Hebreo al 
Griego. Estb. 11. i. 

LYSIMACO : Hermano 
de Menelao 9 y sn sucesor 
en el sumo Sacerdocio de 
los Judios. Obtuvo el Pon- 
tificado con igual simonía, 
y acaso por los mismos me* 
dios fraudulentos que su 
hermano. Fueron tantos sus 
excesos y sacrilegios come- 
tidos en el Templo por con* 
sejo de Mentlao , que se 
amotinó el Pueblo contra 
Lysimaco. Este para ven- 
garse arm6 como unos 3®. 
hombres , confiando el man* 
do de aquella tropa á cier- 
to tirano , tan anciano , co- 
mo loco. Luego que los 
amotinados conocieron la in* 
tención de Lysimaco , to* 
jnaron los unos piedras, otros 
se armaron con palos , y 
otros arrojaban ceniza sobre 
Lysimaco. Travesé el com* 



bate entre los dos parti- 
dos , y prevaleciendo el de 
los amotinados, hirieron i 
unos , mataron i otros , y 
cogiendo i Lysimaco , le 
quitaron la vida cerca del 
tesoro. 2. Mac. 4. 29.7 sig. 
El principal motivo que tu* 
vo el Pueblo para levantar* 
se contra Lysimaco , fue 
ver que saqueaba el Tem- 
plo para cubrir los créditos 
de su hermano Menelao. 

LYSTRISóLystra:Cíu. 
dad de Lycaonia , Episcopal 
sufragánea de Iconio. Hoy 
está arruinada. Fue patria 
de San Timotheo , y en 
donde San Pablo y San Ber- 
nabé fueron tenidos por dio* 
ses. Áñ. 14. 6. ; sig. Vid. 
Lycaonia. 

En el mismo libro 27. 5. 
$e dice , que Lystris ó Lystra 
pertenece i la Lycia ; para 
lo que se debe tener presen* 
te que la Lycia en general 
comprehende la Lycaonia y 
otras varias Regiones , y por 
consiguiente se puede decir, 
que Lystra es Ciudad de Ly* 
cia y de Lycaonia. 



HN DEL TOMO SEGUNDO. 



V 



t 



•• -m 



■••-*